sábado, 28 de marzo de 2009

Málaga y el mar




Ahora ando preparando un pps sobre la Málaga antigua, donde quiero conjugar fotos, música y poesía. Adelanto el poema que ando fraguando para compartirlo con todos vosotros, amigos lectores.


-------------------------

Háblame del mar marinero.
Marinero, háblame del mar…

Me llaga su aroma,
se baña en mi falda
y observo a lo lejos a su infinidad.
Yo sé de su vida y de sus hazañas,
puesto que las olas vienen susurrando,
y con el susurro me van desvelando
toda la verdad.

Desde mi atalaya le acecho,
entre las almenas me escondo
para vislumbrar sus cambios de luz.
Me lanza sus guiños
jugando las aguas entre la salobre brisa
y el plácido ritmo de su ondulación.
Mis ojos se pierden sobre el horizonte
y mi fantasía en un vuelo ignoto,
busca otros lugares de imaginación.

Él es mi compinche
y en las noches blancas me lanza destellos de luna
que doran mi falda y adornan mi cara
hasta la núbil llegada del alba.
Y yo, plateada, sueño con amores de otras dimensiones,
amores de allende junto a lunas claras.

Dame tú la nuevas que yo necesito,
dime cosas lindas que vieras allá.
Háblame del porte y de su tronío,
de su feroz fuerza y su dulce calma,
de su vida interna que lleva preñada
entre sus entrañas miles de esperanzas.
Pues yo, Malaka,
desde que naciera vivo de su savia,
miro por sus ojos,
siento que da vida a todos mis hijos,
mientras que sus olas, su brisa y su canto,
me colman de gozo y se van mezclando
entre las biznagas de suave perfume
que impregna mis calles
desde el mismo Palo hasta los Percheles,
en la calle Larios, la Constitución,
desde el Molinillo hasta la Estación.

Háblame del mar marinero.
Marinero, háblame del mar
que si no me muero.






7 comentarios:

Sílice dijo...

¡Qué bella letra y qué bella música! En mi novela "Por matar tiempo", la protagonísta Regine, cantaba en el metro y aunque la mayor parte de canciones que cantaba eran en francés, yo la conocí cantando precisamente esa. Me senté en el suelo con ella y hablamos. De ahí surgió la idea para mi novela. Así que esa canción me trae muchos recuerdos.
¡Gracias por ponerla!

Inma

Antonio dijo...

A mí me fascina la canción, sobre todo, cantada por Pepa Flores, a la que respeto mucho por su trayectoria evolutiva. Además es una mujer cargada de enigmática seducción, sus ojos son ventanas a una fantasía fresca que te abduce. Si ello lo juntas al mar policromado al jugar con la luz, todo se eleva aun más.

Hasta otra, Inma

Anónimo dijo...

me habian hablado de tu blog

efectivamente no se equivocaron,hay

vivencias en la vida que no se puede

uno perder,una de ellas conocer personas como tu,este blog permite acceder a parte de ti a traves de esta ventana.gracias por dejarnos asomar a ella.
paz

Antonio dijo...

Para anónimo (paz). Gracias por tus palabras y por querer asomarte a mi ventana, eso nos permite una mayor identificación y compartir visiones.
No te tengo identificada personalmente pero cuantas con mis simpatía.

losangelesone1 dijo...

La foto de Malaga mirando en mar y la plaza de toros, tambien la tengo yo, la saque, recuerdo, en una elevacion que hay en Malaga donde hay un bar y fuimos a tomar un refrigerio. Hermosa ciudad.
Dios quiera que pronto ande otra vez entre sus calles y viendo su mar........Teresa

Antonio dijo...

Teresa, el monte es Gibralfaro. Allí está el castillo y el parador nacional de turismo (es el bar al que haces referencia), desde allí se domina una excelente vista de gran parte de la ciudad y se aprecia la brisa que suavemente se eleva entre los pinares para conectarte al mar...

Un cordial saludo que salta de Málaga a Montevideo

Anónimo dijo...

Amigo Antonio:
Me ha gustado este poema, su música y el marco incomparable de Málaga como fondo ¡mi Málaga¡ ¡Málaga de mi alma¡