domingo, 23 de abril de 2017

Día Mundial del Libro

  
El libro es la ventana por la que los seres humanos ven el mundo de los otros o como lo ven los otros, por donde nos intercambiamos alimento del alma, del intelecto, y desarrollamos nuestras potencialidades de creatividad, evolución ideológica, visión de la vida con la sensibilidad que nos permite madurar como humanos, por el que se nos rescata de la ignorancia y nos lleva al conocimiento, a la luz del pensamiento propio.

El libro nos hace libres, tal vez por eso, sin quererlo o queriendo, se llame libro, porque nos libra de la esclavitud que conlleva el desconocimiento y la ignorancia. El libro ha sido perseguido por los poderosos, y también usado para manipular, para someter a los débiles de pensamiento, a los crédulos carentes de ideas propias, hasta el punto de acabar dominado, controlado y censurado cuando el poder es totalitario.

Las religiones, en un acto de barbarie, quemaron libros… aquellos que cuestionaban en libertad sus credos, los que ponían en entredicho sus dogmas y podían abrir los ojos de los fieles, aquellos que eran expresión de herejes o críticos. Solo los sacerdotes, imanes, rabinos, etc. podían leer e interpretar el mensaje de las escrituras y estudiarlas bajo la dirección de eruditos doctores de la iglesia. El libro era un arma peligrosa que había que neutralizar y controlar para ser usada en beneficio de la fe, guiados por la mano del pastor. Entonces fueron los monasterios los garantes del libro, pero, sobre todo, de aquellos que les interesaban y reforzaban la fe y el dogma… “El conocimiento y el pensamiento estaban controlados”.

Luego, la imprenta rompió ese poder, la burguesía reivindicó su activo papel social y surgieron los librepensadores para que la fortaleza donde se controlaba todo se desmoronara. El siglo de las luces a través del libro, el enciclopedismo y del librepensar, cambió el escenario acorralando al poder establecido y abriendo las mentes a otras dimensiones que nos llevaron a esta situación donde el analfabetismo es casi ausente, aunque haya mucho analfabeto funcional o ideológico.

Los libros adoctrinan, socializan, imparten conocimiento, matan la ignorancia, distraen como medio de ocio… en los libros puedes vivir mil historias y aventuras, a la vez, que exponer la tuya y tu propio proceso evolutivo, tu pensar y entender de la vida, tu aprendizaje y conclusiones en ese contacto continuo con el entorno del que te alimentaste.

El libro es un arma muy poderosa. Por eso lo quieren controlar los que ostentan el poder. Ellos, con sus empresas, determinan cuales publican, a qué libros apoyan, o puede o debe ser un best seller… El libro modula, conforma (da forma) a la gente, por experiencias vicarias (de otros) o proyección en sus protagonistas, en una línea determinada, creando un perfil social, un sujeto modélico o ajustado a los principios y valores que se siembran en esa sociedad mediante la cultura social que le caracteriza, bajo el dominio de su estructura de poder. Pero el libro también ofrece la oportunidad de pensar, analizar, conocer y vivir distintas visiones de la vida, lo que te lleva a la ingesta del alimento intelectual al que has de saber digerir para que el nutriente sea aprovechable, mandando las heces al sistema evacuador y el alimento a la sangre que corre por tu mente y te hace crecer.

Cuando uno lee un libro mira quién es el cocinero que condimentó ese alimento y si es de tu agrado el autor; o sea si te gusta la comida que te ofrece y la consideras nutriente para tu espíritu. Pero, siempre, absolutamente siempre, se ha de someter a ese proceso de digestión, al que ya me referí, para no tragarse nada sin desmenuzarlo y separar las heces del nutriente, porque en todo alimento hay restos que formarán esas heces, salvo situaciones excepcionales. En todo caso, enseñar a leer no es mostrar qué dice la B con A, sino adiestrar para que el sujeto entienda, discuta y asimile en libertad crítica lo que lee, sin tragárselo de corrida.

Es más, cuando alguien le diga, al leer un libro, “palabra de Dios” (entiéndase Dios o líder social o político si lo desea) para que usted no la discuta y la acepte sin rechistar, piensa que las palabras siempre son de los hombres y, por tanto, siempre llevan una intención, más o menos buena, para imponer o mostrar su verdad subjetiva, por lo que debe analizarse bajo el manto de la duda hasta racionalizarla y comprenderla… luego, cada cual  es muy dueño de fraguar su pensamiento sin imponerlo a nadie, claro está; pero, en todo caso, yo aconsejo que elabore su propio juicio para sentirse en plena coherencia interior.

Por tanto, hoy más que nunca, vale la pena reflexionar sobre el libro y su papel en el proceso evolutivo de la sociedad y, cómo no, en nuestro propio progreso individual. Yo le dediqué hace unos años este poema en un día como hay, donde intenté plasmar mi visión del libro expresada en forma poética, recurriendo al verso para darle un sentido más lirico.


Homenaje al libro

Líbreme el libro del mal de la incultura
hágame libre, de pensamiento libre,
no me atrape el libro en dogmas ni credos
no me encorsete en normas leguleyas
ni me oprima con leyes represoras.

El libro es la estrella del camino
que te guía en su deriva hasta ser libre
por la senda de la grandeza del espíritu,
del conocimiento y desarrollo personal,
hacia nuevos horizontes del futuro.

El libro es un lugar de encuentro
un campo de cultivo compartido
el surco en sementera de la vida
el abono de una promesa del fruto del mañana
letra, sílaba, palabra, verbo de papel…
para llevarnos siempre al libro de la vida
rompiendo las miserias y prejuicios
haciendo germinar un novel marco
que dé sentido a un nuevo mañana
que hoy nos quieren yugular
para llevarnos a la nada
mientras otros, en mísera codicia,
se suben al tren de la abundancia
dejando sumidos en pérfida ruindad
a la inmensa mayoría desesperada.

Hoy canto al libro redentor de mi mañana
que traiga nuevas formas y alianzas
a través de la lectura y su palabra
para que surja un nuevo mundo
para que se imponga la justicia
para que los ojos se nos abran
para que sembremos en su campo
el huerto que traiga el alimento en alborada.

Autor: Antonio Porras Cabrera

Málaga, 23 de abril



viernes, 31 de marzo de 2017

Los lesivos twitters de Casandra y otras historias…


La nieta de Carrero Blanco consideró “un disparate” la petición de prisión de la Fiscalía para Cassandra Vera. 
(La Vanguardia)

Dentro del mundo esperpéntico que se está instaurando es nuestro país de la mano de lo absurdo, la intolerancia, la hipocresía, los malos modales, la falta de respeto, la chulería de algunos medios y sus “periodistas”, etc.,  estamos asistiendo al sumun a través de la, para muchos, irracional aplicación de la justicia, fundamentada en la ley mordaza, en un sistema cada vez más disparatado e insensato donde la sociedad ha entrado en la dinámica del dislate, perdiendo la verdadera esencia donde se enmarca la libertad del ciudadano en un plano de equidad. Se entiende como desmedido el castigo por hacer unos chistes cuando pululan por ahí, libremente, sujetos que han causado muchos más daño con sus actos que un Twitter más o menos irrespetuoso o, incluso, ofensivo.

Mientras determinados medios y sus mentores pueden insultar y amenazar o referir que les despierta el instinto asesino la vista de un representante del pueblo, como es el caso de Jiménez los Santos en referencia a Podemos y otros, se acaba condenando a prisión a una chica por hacer chistes, o si quieren mofa, de un hecho acaecido hace más de cuarenta años. La ley debería tener en cuenta el equilibrio entre el delito y la pena, la proporcionalidad en este sentido es básica. ¿Acabarán prohibiendo o censurando los carnavales por las letras de las chirigotas gaditanas ofensivas a los mangantes insertados en el gobierno o los partidos políticos?

Ven esto pero no el desprecio a las víctimas del franquismo y a los muertos que no son afines a los que gobiernan, por lo que no se castiga ese ultraje y se sigue menospreciando a esas víctimas que permanecen en las fosas comunes y cunetas desde hace 80 años; eso sí, a los suyos se le llevó a sus mausoleos de gloria, incluso a los altares, se rebuscaron sus restos para dignificarlos y se proclamaron a los cuatro vientos los hechos criminales de las hordas rojas con cierta morbosidad ejemplarizante, vendido sus propios crímenes como hechos heroicos. Luego quieren dejar todo como está, no mentar la bicha para evitar volver a la confrontación reviviendo esas injusticias, corriendo un estúpido, sí estúpido, velo sobre los crímenes de la pasada dictadura, dejando impune a la ideología responsable de ellos. La otra, la ideología contraria, ya fue juzgada y condenada durante los 40 años. Si se pide pasar página, no es conveniente hacerlo desde el olvido sino desde la reconstrucción de una realidad histórica manipulada y tergiversada por el vencedor, que, al parecer y siendo todos demócratas, sería el enemigo a criticar como un sistema dictatorial, al que condenamos como defensores de la libertad… o tal vez es que hay demasiados demócratas conversos que guardan bajo su piel la camisa azul de un pasado oculto. No, no me hablen de justicia por condenar a un Twittero que hace chistes sobre Carrero, cuando lo que pasa con esas víctimas del franquismo es más humillante para ellas y sus familias, que demandan de continuo localizarlas. La democracia no se alcanzará hasta que en España no reinen los partidos verdaderamente demócratas, lo otro será manipulación intencionada a caballo de la engañifa.

Somos muchos los españoles que nos sentimos asqueados al ver cómo se tratan los casos según de quien se trate, ya sea por esta u otra causa de instrucción.  Esta sociedad cada vez más corrompida, putrefacta desde los principios que deberían consolidar la democracia y los valores de lealtad hacia el pueblo, no pretende la justicia sino la sumisión y el mantenimiento en el poder de las oligarquías dominantes, aunque sea a base de leyes mordaza suficientemente ambiguas y atentadoras contra la libertad, para condenar a unos y salvar a otros. El responsable primero es el legislador que otorga la ley con la que el juez condena al aplicarla, luego estará la interpretación de la misma según el magistrado que te toque y su imparcialidad, muchas veces cuestionada.

Aquí quiero hacer un paréntesis y volar hacia el pasado, pues el detonante de esta reflexión ha sido el caso Carrero y los twitter de Cassandra. La muerte de Carrero a mí me jodió y no porque fuera afín a sus ideas. Me explico: En 1973 estaba haciendo la mili y el 21 de diciembre de ese año me iba de permiso de Navidad para no volver, pues me licenciaba el 15 de enero: Navidad en familia, mi novia me esperaba, perdía de vista la jodida mili y esa mañana, cuando tenía el petate preparado para largarme al día siguiente, me sorprende la noticia de que habían volado el coche de Carrero con él y dos personas más dentro. Eso me jodió y debí permanecer allí hasta enero. En el campamento reinaba el desconcierto, no se sabía si era por una explosión de gas o qué podía haber sido, pero el mundo militar andaba desasosegado, expectante y en estado de máxima alerta. Yo estaba en San Clemente, por encima de Figueras y a 7 kilómetros de Francia. Ya corría el rumor de acuartelamiento, de peligros indefinidos, etc. que nos condenaban a estar allá toda la Navidad, como así fue. Fueron momentos de zozobra e inquietud. En algunos casos se recibió la noticia con satisfacción manifiesta, sobre todo en aquellos jóvenes más críticos con el régimen. Pero permitidme un repaso a los hechos, y sus antecedentes, que se dieron aquel 20 de diciembre.

Carrero Blanco, para quien no sepa la historia o no haya vivido aquellos tiempos, era el heredero de Franco, Presidente del Gobierno (o primer ministro) bajo la batuta del Jefe del Estado que, a la sazón, era el mismo Franco. La dictadura se mantuvo tanto tiempo por eso, por definición, dicta-dura, un dictado de la voluntad del dictador sin considerar la del pueblo llano, impuesta a la fuera, por la dureza de sus métodos represores… duramente. El disidente, siguiendo la tendencia establecida desde la famosa guerra civil, era considerado traidor a la patria, ya que España era Una (la que ellos quería), Grande (según el criterio) y Libre (para los que se plegaban o comulgaban con la voluntad del amo). Esa España, donde no se soportaban las diferencias, la diversidad de opinión, la libertad incluso de pensamiento, estaba regida por la doctrina Católica como religión oficial y por sus valores dogmáticos, totalitarios, impuestos, hasta hacer a la gente sumisa (su misa), dejando claro cuál era su misión (sumisión). El juego de palabras encaja perfectamente, pues a través de la misa se hacía a la gente sumisa, y la sumisión era el objetivo o misión de ese adoctrinamiento.

Y tú, querido amigo lector que no viviste aquellos tiempos, has de saber que la Iglesia acabó cambiando a través del Concilio Vaticano II, de la mano de Juan XXIII. Ello creó un conflicto dentro de la misma, donde los reaccionarios obispos y clérigos defensores del régimen se enfrentaron a los innovadores que defendían el tránsito hacia la democracia. Recuerdo el grito de los franquistas: “¡TARANCÓN AL PAREDÓN!” porque el arzobispo de Madrid, monseñor Tarancón, defendía ese tránsito. Todo el mundo sabía que era imprescindible el cambio para reintegrarnos al mundo europeo, que estaba allende los Pirineos, que nos separaban de Francia y de algo más. Pero, en su proceso soberbio de trascendencia post mortem, el caudillo había previsto seguir secuestrando la voluntad popular, dejando a un rey monigote como Jefe de Estado, mientras ejercía el poder su delfín como Presidente del Gobierno. Aquello estaba atado y bien atado, se decía por aquellos tiempos. Lo que pasa es que no todo el mundo tenía la voluntad de seguir el camino marcado, desde los partidos políticos en el exilio, apoyados por las democracias europeas, hasta los intereses económicos de dentro y fuera del país. Había que cambiar, era evidente, si se quería volver al redil de los ganadores de la guerra mundial, que derrotaron a los amigos de los vencedores en España, y que soportaron al régimen franquista porque sacaron tajada de ello, bien con las bases americanas, bien con el chantaje comercial.

Si se quería cambiar había que modificar el escenario y los actores. Juan Carlos, el futuro rey, era influenciable a través de su propio padre y de los intereses de los monárquicos españoles, que habían colaborado con Franco por puro pragmatismo. Su papel podía ser históricamente trascendente o dejarse llevar por el proyecto franquista y pasar a ser, posiblemente, Juan Carlos el Breve. Optó por lo primero y esa renta le ha permitido seguir durante tantos años al frente del reino, siendo inimputable, o sea con las manos bastante sueltas para hacer y deshacer, lo que deja una sombra de duda sobre ciertas actuaciones.

El caso de Carrero era diferente. Franquista convencido, militar con su almirantazgo, fraguado políticamente en la cuna de la dictadura, era un hueso duro de roer. Sus convicciones, su lealtad al "sagrado" Movimiento, su inquebrantable credo en el Nacional-Catolicismo, etc., era un hándicap muy importante. Estorbaba, sobraba, a los intereses del cambio, pero no solo al mundo interno de la sufrida España, sino al mundo externo del marco político y económico mundial. Por tanto, un manto de ambigua sospecha se extendió sobre su muerte. Es cierto que a Carrero Blanco le dinamitaron el coche de una forma un poco extraña, dado el trabajo que realizaron los ejecutores del atentado sin ser detectados por las fuerzas de seguridad, sabiendo que todos los días iba a misa, a una hora y por la misma ruta, lo que demuestra la incapacidad de los servicios secretos para detectarlos, bien por incompetencia, por prepotencia o, incluso se dijo, por connivencia. La tesis de la CIA parece descartada, pero en aquellos tiempos se especulaba con que la Inteligencia Americana estaba tras el atentado o, al menos, lo supo y dejó hacer. El hecho es que el 20 de diciembre de 1973, el coche de Carrero, voló a 35 metros de altura con sus tres ocupantes dentro, saltó la fachada del colegio de los Jesuitas y dio con sus huesos en el patio, hasta tal punto que, en un primer instante de estupor no encontraban el Dodge Dart blindado hasta que lo descubrieron destrozado con sus tres ocupantes dentro. (VER AQUI).


La muerte de Carrero Blanco, de alguna forma, rompió la atadura del futuro con el pasado y condicionó la posterioridad del país. Abrió la puerta a una mayor influencia de las fuerzas a fines al cambio y conmocionó a los leales al caudillo que vieron como se les iba de las manos el delfín ideológico de Franco. Luego, con mayor o menor acierto, se gestionaría le cambio sin la figura de un Carrero Blanco para tutorizarlo o condicionar a Juan Carlos y sus seguidores en el proceso. El presente de España, sin entrar en valorarlo cualitativamente, quedó condicionado un 20 de diciembre de 1973 con el vuelo forzado del Dodge Dart de Carrero. 

Luego vino lo que vino y estamos donde estamos. Lo malo es que en lugar de condenar a los que nos sumieron en el ostracismo y en la dictadura, parece que volvemos a ensalzarlos y arremetemos contra quienes los critican. De aquí a volver a convertir en héroes a los golpistas solo hay un paso, el paso de cargarse el espíritu demócrata y alabar al dictador. No quiero decir con esto que no se exijan a la ciudadanía buenas y educadas formas de actuar, pero ¿quién pone el límite y a quienes afecta?

jueves, 30 de marzo de 2017

Fábula de los Ríos.


Mirador Pico Tres Mares
Hoy retomo una fábula que escribí allá por 1988, publicada por el diario SUR el de 17 de septiembre de ese año, que me ha vuelto a despertar la inquietud que en aquellos tiempos sentía respecto a la suerte de los hombres y mujeres de este mundo, que nacen coronados o condenados según su cuna. Espero que os guste...
----------------
Se cuenta que en tiempos pretéritos, cuando los ríos, árboles y demás creaciones tenían vida interior basada en la inteligencia, se dio el caso de dos ríos (a los que llamaremos rico y pobre) que surgiendo de una misma montaña, uno fue al norte y otro hacia el sur. Ambos nacieron con gran ilusión, pensando que con el tiempo irían recogiendo el agua de sus afluentes, de la lluvia, y la vida de su entorno se enriquecería con su paso.

El río Rico, que se dirigió al norte, se encauzó por un precioso y verde valle, lleno de fuentes que fluían a su paso enriqueciéndolo. Su cauce era cada vez más ancho, numerosos arroyuelos apoyaban su expansión. Su cuenca, amplia, gozaba de abundante lluvia, que de forma intermitente regaba sus montañas y sus valles. La vida crecía entre sus aguas, formando un ecosistema del que se enorgullecía, con lo cual se incrementaba su soberbia y confianza en sí mismo. Despreciaba a los otros por no tener su presencia, su fuerza rompedora y una vida como la suya. Estaba plenamente realizado; ya regaba huertas en sus valles dando preciados frutos, ya le visitaban para ver con qué gracia saltaba en sus grandiosas cascadas. En su cauce bajo, los barcos transitaban haciendo de él una vía de comercio y prosperidad. Figuraba inscrito en los libros de geografía como el Gran Río. Todo esto le llenaba de felicidad, se sentía respetado, querido por todos y tenido como modelo.

Un día, cuando su cauce era más ancho y sus aguas discurrían mansamente, empezó a notar algo extraño… los peces nadaban contra corriente, sus aguas iban perdiendo la dulzura y un sabor desconocido le inundaba, estaba entrando en una masa que le hacía perder su propia identidad. El mar le estaba recibiendo y diluyendo en su inmensidad. Quiso resistirse, pero no pudo. Luchó desesperadamente, empujando, queriendo atravesarlo, pero le faltó fuerza para ello. Al final, rendido y agotado, se entregó llorando por lo que fue, porque allí terminaba su grandeza, concluían su soberbia y sus placeres; moría, dejaba su existencia.

Mientras tanto, su hermano que había ido hacia el sur, encontró otro valle, pero seco. Solo recibía agua con la lluvia, que por lo general era torrencial, dejándolo cargado de troncos, ramas, hierbajos, barro y piedras. Sentía miedo por su vida, ya que los hombres intentaban aprovechar el agua de su cauce para el riego. A veces se encontraba preso sin saber por qué, almacenado en un dique del que se le permitía salir al antojo de otros seres. Temía cuando el tórrido sol del verano evaporaba sus aguas y haciéndolas volar por los aires las llevaba al norte para enriquecer a otro río extraño; evitaba saltos y cascadas. Cuando asomaban nubes por el horizonte, una profunda alegría le inundaba, aparecía la esperanza, y la ilusión de vitalizar su existencia hacía brillar sus ojos; pero siempre pasaban de largo, caminando hacia otros lugares, para regar y fortalecer a lejanos desconocidos. Quedaba sumido en una profunda tristeza entrecortada con rabia, quería rebelarse contra ello, escapar de su cauce, mas era imposible, su sino estaba servido. Se quejaba de su maldita suerte y de la ladera del monte donde naciera, que le condujo hacia el sur. Luchaba desesperadamente por mantener su existencia. Él sabía que era un río sin importancia, todas sus ilusiones infantiles fueron borrándose a golpes de cruda realidad. No era capaz de engendrar vida en su interior como él hubiera querido. La gente lo cruzaba, pisoteando su cauce sin respeto y hasta le llamaban “arroyuelo”, haciéndole morir de vergüenza. Con tal de crecer aceptaba toda clase de aguas sucias y putrefactas, aunque ello le descompusiera y enfermera… quería seguir viviendo.

Un día, cansado de luchar, recibió una fresca sensación. Era otra agua, con otro sabor, en la que aparecían inmensidad de peces y de vida. Suavemente se fue diluyendo en ella. Aquello era un reposo, al fin encontraba su descanso, ya no tenía que luchar más, ahora formaba parte de una inmensa masa. Había dejado de existir como individualidad, pero también de sufrir y pelear. Por el mar supo de su hermano, de su grandeza y bravura, de su titánica lucha con la muerte. Y pensó: “Él nació con más suerte”.

Esta fábula la escribí tras unas vacaciones en Palencia (Alto Campoo), donde descubrí la singularidad del “Pico Tres Mares”, del cual parten las tres vertientes que desembocan en los tres mares que bañan las costas españolas: Mediterráneo, Cantábrico y Atlántico. Esto me hizo pensar cuan diferente sería la suerte del agua según cayera en uno u otro lado del pico. Observé cierta similitud con los lugares de nacimiento de las personas y su destino, su cultura y los avatares de la vida.


lunes, 27 de marzo de 2017

La crisis del PSOE, un síntoma más...


La democracia implica el valor de expresar lo que se piensa, sabedor de que la soberanía está en el pueblo, pero cuando el votante de ese pueblo tiene miedo de perder beneficios, cuando se actúa bajo coacción de los jefes o de los líderes que inducen y exigen nuestro propio voto, la democracia queda descafeinada, anulada, por un sentimiento de pesebrismo o clientelismo político donde el voto va unido a prebendas. Solo nos queda la esperanza de que eso sea remendado por el llamado voto oculto, para vencer el miedo...

En estos días se habla mucho de la movilización que desde el aparato y las viejas glorias del PSOE se viene haciendo en beneficio de Susana Díaz, profeta mesiánica para unos y golpista cuartelera para otros. Los cierto es que, a la vista de lo ocurrido en los últimos tiempos, un manto de sospecha se cierne sobre el partido, su gestora y los llamados barones, que son los jefes y mandatarios que ocupan el poder y la responsabilidad de gestión del complejo sistema del partido, tras el asalto al mismo mediante estrategias “refinadas” que, en algún caso, fueron groseras. Hay quien vio un golpe de estado, ¿o deberíamos llamarlo de partido?, en la maniobra que apeó a Pedro Sánchez del poder. Una vez más se sospecha que el partido es controlado y dirigido, entre bambalinas, por el propio aparato, obviando el sentir de las bases. Felipe, el jarrón chino que todo el mundo sabe dónde está colocado, en un acto sospechoso con su entrevista en la SER, dio el pistoletazo para desbancar a Sánchez allá por octubre pasado. Fue la “Grândola, Vila Morena”, del 25 de abril en la revolución de los claves portuguesa. Su apuesta fue clara, ya que su evolución desde un socialismo que cuestionó el marxismo, hasta un neoliberalismo de puertas giratorias, dejaba en crisis ideológica a un PSOE marxista fundado por Pablo Iglesias en el XIX. El desconcierto en aquellos momentos llevó a la confrontación con los sindicatos, a políticas de implantación del mercado con sus privatizaciones, a la descomposición ideológica a través de un llamado ajuste a la realidad, donde se pasó del NO a la entrada en la OTAN, al OTAN de entrada NO. Esa ambigüedad se mantuve en el tiempo hasta la disgregación de la idea fundacional del partido. Llevando al electorado a una catarsis forzada que dejó muchas dudas entre los propios afiliados.

Felipe y su guardia pretoriana del anterior siglo (el XX) son reminiscencias de un pasado que mostró una transición desde una izquierda humanista y comprometida con la ciudadanía a un centro, casi derecha, neoliberal, comprometido con el mundo empresarial y el mercado antes que con la ciudadanía, al entender que se ha de consolidar la economía empresarial para que fluya el bienestar al ciudadano; o lo que es lo mismo, llenar la mesa del señor para que las sobras o migajas caigan al plato del servidor.

En esa tesitura se ha descompuesto el PSOE, se ha fragmentado, atomizado, aglutinando gente desde una derecha casi neofranquista, con un centro indefinido ideológicamente y una izquierda confusa y desorientada que se ve atrapada entre en el doble mensaje de sus siglas con su ideología inicial y una realidad actual que están en otra dimensión. Claro que todo esto se enmarca en una tendencia, o intento, de poner en marcha una especie de espíritu del 12 de febrero (recordad ese concepto de los tiempos del posfranquismo, en tiempos de Arias Navarro) pero bajo el manto del neoliberalismo en lugar del tardofranquismo. En cierto sentido es lo que se pretendía con el 23F. Ese PSOE que aglutina una ideología derechona, un centro descafeinado ideológicamente y una izquierda confusa, o se rearma ideológicamente o será pasto de las llamas en una combustión provocada por la intraconfrontación en su esencia incompatible.

Hay síntomas terribles de regresión al pasado para domesticar al ciudadano y ponerlo a los pies de los caballos del mercado. La crisis así lo manifiesta y para eso fue creada. La Europa de la postguerra, defensora del pueblo llano, el que derramó su sangre en cruentas batallas, dignificó a ese pueblo garantizando unos derechos que son ahora cuestionados, cuando la política neoliberal americana pasa como un rodillo por el mundo capitalista, cuando la URRS ha sido desmantelada y no hay riesgo de que el enemigo gane la batalla y nos desmonte el chiringuito. Acojonar a la ciudadanía, asustarlos con un futuro incierto, con el terrorismo, con la pobreza y la miseria, con los populismos malvados, con la ruptura del sistema por los antisistema, como si esa ruptura no estuviera ya planificada por el propio sistema en un acto antisistema de suicidio o reconversión para pasar a otra situación o Nuevo Orden Mudial. Quieren otro mundo donde el Estado del Bienestar esté sometido al mercado, donde el poder de ese Estado sea limitado y todo se sojuzgue a las leyes de ese mercado, dejando la solidaridad y la concepción humanista de esos Estados en la nada.

He ahí el dilema de la ciudadanía. O nos acercamos al egoísmo de un nacionalismo aislacionistas tipo Trump donde solo se piensa en los nuestros a través de la economía, o seguimos con una ideología humanista donde el ser humano es el protagonista, desde la vieja concepción revolucionaria donde caben los marxismos y el propio cristianismo en su esencia inicial.

Pero volviendo al tema, el PSOE está en la encrucijada entre una Susana heredera y un Sánchez reconvertido hacia la izquierda. ¿Podrá encontrar su nueva línea o estará condenado a lo residual? En estos momentos de confusión, de desorientación política y social, de falta de implicación en la política de la ciudadanía por hartazgo y desilusión, todo es imprevisible, todo es posibles y todo es preocupante.

La izquierda huérfana, que ya definí en su día, sigue huérfana, sin partido con que identificarse, sin nadie que lidere un proyecto sólido ideológicamente y con posibilidades reales de llevarlo a cabo mediante estrategias claras y concisas que calen en el pueblo. Entre el PSOE de Susana con sus viejos amigos y el Podemos de Iglesias, hay un vacío, un hueco, por donde va cayendo un reguero de votos de gente con una ideología huérfana de líderes, que solo sirve para consolidar a un PP soberbio y déspota, incapaz de reconducir su putrefacta corrupción al no temer por su permanencia en el poder.

Esta guerra, porque es una guerra de intereses como todas las guerras, está en marcha. Es una guerra de ideas y de programas, de valores sociales y de estructuras organizacionales para gestionar el mundo, donde los medios manipulan las actitudes y las opiniones y, mediante la engañifa, se confunden los intereses de los grupos de poder con los del pueblo llano. Ahora más que nunca debemos implicarnos en la política, en la elección de nuestros gobernantes para que no nos lleven donde no queremos, para establecer una ética limpia, de rechazo a la corrupción y al choriceo de los que usan el poder en propio beneficio, para sentar las bases de un futuro de lealtad y limpieza en el ejercicio de la política, para perfilar un mañana enfocado al servicio de la ciudadanía y no del mundo mercantil (primero la gente, después el mercado) si no lo hacemos nos habremos merecido lo que nos venga…

Estará el PSOE en esa nueva dinámica, o seguirá en el tobogán del ostracismo alejado de los intereses de la ciudadanía y al lado de las grandes y poderosas corporaciones que nos llevan a ese futuro incierto, donde el poder lo ejercerán ellas y los Estados serán meros recaudadores y gestores de los limitados intereses y derechos de una ciudadanía decadente y sin influencia. 

jueves, 2 de marzo de 2017

Encuentro de infancia


El 28 de febrero se celebraba el día de Andalucía, pero siendo sinceros, eso de los días de no sé qué no deja de ser un montaje convencional para, cuando se considera que hay algo olvidado o no suficientemente recordado, se le dedica esa jornada para realzarlo y evidenciar ese olvido o necesidad de mostrar sentimientos que habitualmente no se muestran. O sea, que si cada día tienes conciencia de esa realidad a la que se homenajea en esa fecha, vas muy por delante de los demás. Por tanto, para mí, ese día no deja de ser un día normal, aunque por sistema le dedique alguna cosilla, sea poema, reflexión o comentario a Andalucía. En todo caso, siendo un día festivo, se puede emplear en actividades lúdicas o de sociedad para mayor disfrute de la familia y amigos.

Tanto preámbulo viene a cuento porque este 28 de febrero sí ha tenido algo especial. Es curioso, pero cuando se es mayor, anda uno desconectando de amigos y compañeros de escuela o de diferentes situaciones del entorno social que se daba en la infancia. En este caso, hace unos meses redescubrí accidentalmente a un antiguo compañero de seminario, allá por los años 63 al 65, del que, al igual que de otros muchos, me había preguntado dónde andaría. Pero San facebook nos puso en contacto, como me ha ocurrido con más gente a los que les tenía perdida la pista y afloran de golpe por estos andurriales dándote una alegría.

El caso de Paco Bravo, con el que compartía puesto en la defensa del equipo del curso por ser los dos más altos de la pandilla, ha sido providencial, pues a través de él he conseguido contactar con otros amigos de la infancia con los que compartí curso en aquellos años, lo que nos ha permitido compartir, también, mesa y mantel en este día 28 de febrero. Curiosamente, cuando te encuentras con aquellos chavales cuya imagen se ancló en un pasado lejano, contrastas tus hipótesis de evolución de cada cual y te sorprende, cómo no, su evolución, aunque luego lo piensas y era previsible que acabaran donde están.

En aquel curso del 63 éramos 104 alumnos en primero, supongo que todos, con la intencionalidad de ser curas… 104 chavales era una hornada importante. Pues resulta que ninguno de ellos ha salido cura… caray, os preguntaréis cómo puede ser eso. En aquellos tiempos el escapar de los campos, del pueblo y de la condena al duro trabajo labriego al que estábamos condenados por herencia, era un deseo irrefrenable de muchos niños que queríamos estudiar y no teníamos recursos para ello. Ir al seminario era una forma de huir de aquella situación y los curas lo sabían. Tal vez por eso, pasado un tiempo, cada cual se fue decantando por una vocación diferente, que fue surgiendo conforme ese escape se hacía más patente.

Hoy nos encontramos 5 de ellos, uno catedrático en Granada, otro en Málaga, otro profesor de filología inglesa, otro… bueno no viene al caso. Todos hemos ido evolucionando en función de unas circunstancias diferentes y, a veces, azarosas que han determinado nuestra posición presente. El hecho es que, independientemente de la ubicación actual nuestra mente se volcó en el pasado y, dado que yo llevé unas fotos antiguas donde aparecemos en aquellos tiempos infantiles, todo fueron recuerdos y comentarios sobre los viejos tiempos, lo que vivimos y cómo nos identificábamos, amén de elicitar las opiniones o visiones que teníamos los unos de los otros. Detalle tras detalle fuimos desgranado la historia a través de remembranzas en sus mínimos detalles, viviendo de nuevo un pasado casi oculto en la memoria retrógrada, cuando se anclaron y escondieron en nuestros infantiles cerebros. Echamos de menos a algunos, a los que se había invitado a participar y que, por diversas causas, no pudieron estar presentes.

Mientras nosotros nos dábamos al recuerdo, nuestras compañeras fueron encajando y creando otro espacio de encuentro al amparo de aquella plataforma memorística de nuestra etapa infantil. Ellas se lo pasaron tan bien como nosotros. Claro que yo era el único novato en el grupo, pues los demás se solían ver más a menudo y no como en mi caso, que los encontraba tras 52 años de total desconocimiento del cauce por donde fluyeron sus vidas.

Luego, la foto de recuerdo, las despedidas y el deseo de repetir otro encuentro donde se reviva el pasado, que es una forma de retrotraerse a estadios anteriores y volver a ser niños. Es curioso como los niños del ayer siguen presentes en nuestras maduras y racionales mentes de adultos académicos y forjados en mil batallas de la vida, que afloran nada más rascar en la superficie del recuerdo. Es un placer redescubrir al niño que llevamos dentro y que la sociedad nos ha ido tapando, resituando o escondiendo a través de la cultura social que nos condiciona en lo más mínimo. ¡Viva el niño que emana del pasado para presentificar el ayer y sus vivencias!


Este 28 de febrero ha sido diferente, el día de Andalucía y el día de unos niños andaluces que vivieron el ayer desde el presente. Vaya mi agradecimiento a ellos, a mis viejos... o mejor dicho, a mis jóvenes amigos del pasado. Espero que en otra ocasión seamos más para poder rejuvenecer juntos. Gracias, amigos, nos vemos pronto… 

Vista de Málaga desde el Parador de Gibralfaro

Todos y todas

Los jóvenes del ayer

domingo, 26 de febrero de 2017

Carta a Pablo Ráez: Luchador por la vida hasta la muerte…


Querido paisano Pablo:

Yo no te conocía, salvo por los medios de comunicación, por internet y sus redes sociales. Sabía de ti por esa lucha que planteaste, ese reto con cierto descaro propio de la juventud, a la siempre amenazante parca. Todos tenemos esa guerra perdida y lo sabemos, pero también sabemos que nuestro ser se fragua en un campo de batalla donde el enemigo, que intuimos triunfador, nos irá permitiendo sentir la vida hasta el propio momento de su éxito, cuando nos segará con su guadaña de este huerto, donde se nos vino a sembrar para crecer y morir, haciéndonos notar esa nimiedad que somos, a pesar de nuestro orgullo y soberbia tan propia de los seres humanos. Todo tiene su tiempo y es justo que a cada cual se le de ese tiempo que el dios Cronos le otorga para lidiar con la parca, para burlarla y engañarla, hasta que nos gane el combate final. Eso sí, el final tiene sentido cuando ya hemos crecido, aprendido, procreado y dejado justo testimonio de nuestra existencia y trascendencia, que, en cierto sentido, es una forma de burlarla, pues nos morimos cuando queda de nosotros un testimonio de vida, cuando tras nuestra partida dejamos un legado, a modo de notario, que da fe de nuestra existencia pasada.

A veces y a traición, la parca no respeta nuestro tiempo y, urdiendo mil engaños o trapisondas, con sus artimañas, nos tiende celadas para arrebatarnos de este infausto mundo, robarnos nuestro tiempo y llevarnos a Hades de la mano de extraños Carontes que, en su barca, nos trasladen al inframundo donde habita. A ti, amigo ausente de cuerpo y presente de espíritu, te envió a un Caronte singular, que enmascarado en la Leucemia, quiso aprisionarte en sus garras, subirte en su barca y diluirte en los brazos de Hades, ese dios mitológico hijo de Cronos y de Rea que reina en el inframundo, mientras sus hermanos Zeus lo hace en los cielos y Poseidón en los mares.

Pero no se percató de que eras un rebelde, de que querías bailar en los cielos de Zeus y navegar en los mares de Poseidón, junto a tu Marbella querida.  Te infravaloró sabedor que el poder del inframundo es omnímodo y que al final todo acaba allí mediante el eterno contrato existencial que firma el ser humano cuando nace. La Leucemia entró en tu vida queriendo rescindir ese contrato, como suele hacer a su antojo en tantos casos. No supo, en el tuyo, con quien se la jugaba y en lugar de encontrar a un joven sumiso y resignado, se topó con un luchador, con alguien que le exigía su tiempo, que injustamente querían arrebatarle.

Le plantaste cara, sí. En plan amenazante procuraste burlarla y dejar escuela para que otros la burlaran. Aliado con la medicina buscaste soluciones que desarmaran a la parca, que le privaran de su pérfida guadaña. En un acto sobrehumano comprendiste que a la muerte, aunque no se le pueda vencer definitivamente, se le puede pedir y arrebatar el derecho que tenemos a vivir hasta que el dios Cronos nos lleve a la senectud que da la sabiduría de lo vivido, hasta recorrer el camino que nos llene de vida en un tránsito enriquecedor que nos haga dignos de una muerte sosegada, al amparo del cansancio y la fatiga de los cuerpos que fueron soportando tanto avatares en el tránsito. La muerte, aunque nunca le encontremos sentido, lo tiene por agotamiento, por haber transitado el camino de la vida en todo su recorrido experimental y haber acumulado y desarrollado nuestro saber dejando testimonio de nuestra existencia.

Luchar contra un espíritu joven, marcado por las ansias de la vida, no le es fácil ni a la parca. Te revolviste como una fiera acorralada por la injusticia del cazador asesino, y te rebelaste contra sus designios. Es más, sabedor del riesgo que conlleva la batalla, formaste un ejército de afectados y amenazados de leucemia y, en un clamor solidario, pediste a la gente su ayuda para acometer la lucha y ganar la batalla o, al menos, ayudar a que otros la pudieran ganar si tu caías en el combate.

Hoy, a esta hora, deben estar dando sepultura a tus restos. Tu cuerpo ha muerto. Las células de tu organismo, tocadas por el pérfido veneno de tu cáncer, han claudicado y no darán soporte ya a ese espíritu de lucha que mostraste, la parca ha vencido y Caronte en su tétrica barca, te hace cruzar el río hacia el inframundo lejos de los cielos celestes que iluminaron tus ojos y de los mares azules que te embelesaron con sus olas y brisas cargadas de perfume marinero. Caronte está contento, cobrará su moneda y te entregará al insaciable Hades como símbolo de su poder sobre la vida.

Él, Caronte, en su terquedad y obtusa mente, no comprende que solo lleva la nada en su bajel, que tú no has muerto, que solo te has desprendido de lo material que soportaba tu esencia y te has quedado libre en los pensamientos y el recuerdo de la gente. Miles y miles de ciudadanos se han aliado contigo, se han hecho donantes de vida mediante sus médulas, para que la batalla, que tú perdiste ahora, se convierta en la victoria de una guerra de cara al futuro. Un ejército de gente se ha implicado en esa lucha y los otros afectados, los que deberán batirse en primera fila en el futuro, podrán contar con más recursos para afrontar esa batalla y poder ganarla. Tu fuerza, tu decisión y combatividad han sembrado escuela y estarás presente en todos y cada uno de los luchadores, de los que se rebelan contra la injusticia de un dios que no respeta el contrato existencial y pretende yugular el proyecto de vida al que todo ser humano tiene su derecho.

Tal vez tu batalla y tu guerra, aunque la hayas perdido, te ha convertido en un dios menor que, desde ese poder acumulado en la experiencia vivida y la solidaridad y apoyo recibido del conjunto de la ciudadanía, sea la que te otorgue la capacidad de enfrentarte a ese otro dios del inframundo que no respeta el tránsito sosegado y constructivo del ser humano por el largo camino de la vida. Tú, pequeño dios, no has muerto, vives en la memoria de los vivos como ejemplo de tesón y lucha contra el sino inmisericorde que nos amenaza a caballo del cáncer, de la enfermedad y la miseria. Tu fuerza ha estado en aglutinar la energía de los demás, en establecer sinergias que confluyan en la batalla definitiva contra la injusticia de la temprana muerte.

Descansa en paz, que en tu lucha hay relevos para coger esa antorcha del derecho a la vida contra lo injusto de la prematura muerte.

Autor: Antonio Porras Cabrera
Psicólogo y enfermero, profesor jubilado de la UMA

martes, 14 de febrero de 2017

El futuro se acerca a la vuelta de la esquina


Es curioso, cuando empecé a escribir este post quería titularlo “Solo nos salvará el amor”, pero antes de entrar en profundidades quise hacer una pequeña introducción sobre la situación actual y, cuando me di cuenta, estaba inmerso en una serie de consideraciones que iban mucho más allá de mis planteamientos iniciales. Luego vi que si quería hablar de una salida a la situación debería clarificarla y evidenciarla para tener una idea más precisa de dónde estamos y de dónde partimos. Entonces decidí cambiar el título, hacer una primera parte para enmarcar el escenario actual y después tratar el tema en otra segunda.

Realmente, queridos lectores, estamos en un momento muy difícil y trascendente. El mundo evoluciona a tal ritmo que el vértigo no nos deja pensar. La tecnología nos agobia en una relación perversa de amor odio, pues si bien nos enamora facilitando la comunicación y divulgando el conocimiento, también nos amenaza con controlarlo todo, con ser un instrumento perverso en manos de desaprensivos que lo pueden usar para dominar y fiscalizar a la gente. La amenaza del Gran Hermano que todo lo controla y domina está a la vuelta de la esquina. Nuestros datos más íntimos en cuanto a hábitos, pensamientos, deseos, compras, nivel adquisitivo y de gastos en general, etc. los tienen disponibles en sus bases de datos alimentadas mediante el uso de tarjetas de crédito, de nuestros celulares o teléfonos móviles, de los bancos o nuestros movimientos en viajes y desplazamientos de ocio. Ya no es posible cobrar un salario sin pasar por el banco, sin que sea sometido a control por el sistema. Hemos pasado del sobrecito con la pasta contante y sonante (qué placer era contar el dinerito del sobre cuando se cobraba) a la tarjeta del banco; sí, ese banco que lo controla todo y lo chivatea a hacienda, que te cobra comisiones y que no te da ningún rédito por el dinero que tienes allí, pero te cruje con unos intereses tremendos si te lo deja él. Sí, ese banco que paga a sus directivos inmensos sueldos, bastante menos a sus trabajadores y desahucia a sus deudores; que gana dinero a espuertas, pero cuando pierde tenemos que darle nosotros para que salga a flote en lugar de renunciar a sus prebendas. Socializan las pérdidas y privatizan las ganancias. Pero sus defensores, los que están en el gobierno para consolidar sus intereses, incluso atreviéndose a cambiar el artículo 135 de la Constitución de forma furtiva, usan eufemismos para disimular con rodeos una realidad, por ejemplo: La banca no ha sido rescatada con el dinero de los españoles, que avalan y pagan su deuda, sino que se le llama “apoyo financiero” o “línea de crédito en condiciones muy favorables”. Thomas Jefferson, el visionario presidente de los EE. UU. en 1802 ya advertía sobre la banca: “Pienso que las entidades bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que todos los ejércitos listos para el combate...”. Es bueno que, visto lo visto, empecemos a pensar que los gobiernos democráticos, y los no democráticos, están al servicio de sus intereses económicos, en tanto el progreso se ha confundido con el desarrollo económico y, para más inri, lo controla la banca y el mundo de las grandes corporaciones que expanden sus tentáculos por doquier. Progresar un país parece que es enriquecerse sus grandes corporaciones y multinacionales, aunque el pueblo esté sumido en la miseria. El poder económico, visto desde las macrocifras, es lo importante; lo malo es que se van adueñando de todo a través del libre mercado y acabarán controlando, con sus bases de datos, toda nuestra existencia.

Pero, volviendo al tema y desarrollando algo más lo último dicho, cada vez más se recurre al control de los desplazamientos, de las actividades que realizamos, de nuestras vidas, para conseguir el control y dominio sobre la gente. Estamos aceptando intromisiones en nuestra vida privada que eran impensables hace unos años. Hemos renunciado a parte de nuestra privacidad en aras de la seguridad y el miedo al terrorismo. El miedo está siendo el gran aliado de los que quieren controlarnos, de los que pretenden establecer un sistema de dominio centralizado para definir quienes se adaptan y quienes no a las normas de convivencia, a la ética y moral, a los criterios mercantilistas de la sociedad de consumo, para determinar el perfil de ciudadano ejemplar que será potenciado como modelo en un futuro no muy lejano. Si renunciamos a las leyes que nos protegen de los abusos de autoridad, si dejamos en manos de un colectivo político administrativo el control de nuestras vidas, estaremos renunciando a la libertad, a la dignidad, al derecho individual frente al poder.


El miedo, sí, el miedo es el gran aliado de nuestros enemigos, de quienes quieren someternos a su dominio validando la instrumentalización de los datos que acumulan en sus bases, de quienes pretenden imponernos un nuevo orden donde se rompa el esquema funcional actual para poner otro de calado más universal. El miedo es el arma más poderosa para someter a la gente, pues nosotros mismos renunciamos a nuestros derechos en aras de la seguridad, como bien decía el insigne José Luis Sampedro. Despertar el miedo es fácil, sobre todo en las personas inseguras, más dependientes, de bajo discernimiento, pues todo hecho tiene diferentes prismas por donde verlo y valorarlo, solo es necesario hacer hincapié en aquello que sea lesivo para los intereses de la gente, en despertar el recelo, la duda, la turbación, el desasosiego en la frágil mente humana. En sujetos líquidos, incluso gaseosos, por usar la idea del recientemente fallecido Zygmunt Bauman, donde define la sociedad contemporánea bajo el concepto de “modernidad líquida”, es aún más factible ya que no tienen principios y valores claros y sólidos, o un proyecto de vida estructurado, viviendo al día en todo, llevados por la corriente del rio con rumbo impreciso hacia el mar, que es el morir, parafraseando a Jorge Manrique… estos sujetos son más permeables a la influencia de los mensajes manipuladores y buscan en el líder la salvación, aunque tengan que asumir el coste de la sumisión. Es la vieja teoría de la ética del amo y el esclavo, tal como ya se dio en la etapa feudal que, en el fondo, sigue existiendo de forma más o menos solapada en el alma y disposición de algunos.

Y para implantar el miedo, qué cosa mejor que el terrorismo, como su propio nombre indica. El terrorismo usado de forma inteligente como inductor del miedo es de gran efectividad. Al terrorista le interesa sembrar el terror y para ello lo ejerce, pero la sociedad no gestiona adecuadamente estos actos y, mediante el trato y la alarma social, lo eleva aún más. Determinadas tendencias políticas, gobiernos o intereses de poder, se acaban aprovechando para, en un clima social de demanda de protección, consolidar y modificar las normas y leyes en beneficio propio o de un ejercicio del poder más absoluto.

Lo curioso es que en EE. UU. mueren al año más de 11.000 personas por el uso de armas de fuego, mientras que por el terrorismo el promedio es de 31 fallecidos (excluyendo el 11S). Con estos datos lo lógico sería que el pueblo americano votara a quien propusiera eliminar el uso de estas armas, pero, curiosamente, se vota a un señor que hace de la lucha contra ese eximio terrorismo, su bandera. No hablemos ya de accidentes de tráfico, laborales, etc. a cuya previsión se le dedican presupuestos económicos ridículos, proporcionalmente muy inferiores, y no nos causa terror salir a la carretera, cuando tenemos mil veces más posibilidades de morir en ella que en un acto terrorista.

Ciertamente el problema del terrorismo se da, sobre todo, en los países en guerra donde se combate por su dominio. Allí se vive el terror en las calles, en el día a día, y son cientos de miles los muertos que se han llevado, y siguen llevándose, por delante esos conflictos de intereses espurios difícilmente identificables. El cultivo del miedo siembra el odio y el cultivo del odio lleva a la guerra, a la confrontación y la muerte, denigrando a los seres humanos y elevándolos a sus más altas cotas de perversión, de egoísmo codicioso insolidario. Es terrible ver cómo los países que se rasgan las vestiduras cuando hay un acto terrorista en su territorio, muestran una absoluta pasividad ante el terror que se vive en esas guerras y cómo cierran sus puertas a los que huyen de ellas, muchas veces con la excusa de que entre los refugiados pueden venir terroristas. Todo esto se traduce en una desconfianza absoluta, en inseguridad manifiesta, en desasosiego… en suma en miedo.

Pero hay otros factores más que consolidad ese miedo, como son el miedo a quedarse parado, miedo a no poder pagar la hipoteca, miedo a la pobreza, la miseria y la imposibilidad de dar techo, alimento y cuidados a los hijos, miedo a perder esa dignidad que nos arrebata la pobreza. Contra el miedo, y algunos poderosos lo saben cultivar, puede aparecer la receta de una elevación de la autoestima, de una manifestación de poder y el convencimiento subjetivo de nuestra superioridad grupal, lo que lleva a una dependencia y asunción de las estructuras de poder que conforman ese grupo ideológico, país o cultura, capaz de acabar con el enemigo sin piedad ni escrúpulos. Todo ello echa por tierra los valores y derechos humanos que tanto han costado instaurar en las sociedades libres… en aras de la seguridad entregamos los derechos, para que el miedo no vaya a más nos acabamos sometiendo al poder de quien dice defendernos, a nuestro mesías particular.


Hasta ahora parecía que teníamos un contrato social firme, que el Estado del Bienestar estaba garantizado y que el sistema democrático nos permitiría elegir a aquellos gobernantes adecuados para enfrentarse a las crisis y sacar adelante a la sociedad. Pero de golpe se presentificó el terrorismo, después la crisis, con ella el paro, los sueldos de miseria, los desahucios, el incremento de la pobreza de los pobres y de la riqueza de los ricos… en suma, el caos. Pero un caos controlado y enfocado para el cambio, para que ganaran los de siempre.

En este contexto, los muy ladinos, supieron jugar con la teoría de las expectativas de la gente. Ante una caída libre al abismo sabían que afloraría el temor a perderlo todo y se conformaría con perder solo parte, esa parte que ellos tomarían para enriquecerse más, creando un nuevo marco que modificaría el teatro de operaciones. Miedo, más miedo, miedo hasta que pidan a gritos que vengan un Trump, un Hitler o un mesías que les conduzca a la salvación, eso sí, a la suya aunque dejen el camino lleno de cadáveres, pero en otro lugar, fuera de su casa. Solo oyeron palabras, promesas de soluciones inviables, de acciones que embrollarían más las cosas. Se creyeron que los 11.000 muertos por armas de fuego las producían los inmigrantes, que todos los musulmanes eran terroristas, que había razas inferiores que eran un impedimento para el buen funcionamiento del país, que el mundo empresarial estaba corrompido e instalado en el establishment enriqueciéndose a manos llenas, que lo era en buena medida en ese mundo de los gatos que gobernaban a los ratones, pero, lo curioso es que quien decía eso también era un gato redomadamente rico, con una vida sospechosamente infecta, con infinidad de recursos comunicacionales a su servicio para modificar y crear opiniones, para manipular y falsear las verdades relativas que existen en esto mundo, con un discurso agresivo, prepotente, descalificador. Tomaron cuerpo los manifiestos y actos histriónicos, con gran parafernalia, en discursos infantiloides sin contenido racional, aunque sí emocional. Y la gente, como en los años 20 y 30 del pasado siglo, se aferró al clavo ardiendo, se entregó ante los mesías que los harían más grandes, más ricos, y protegería sus intereses aunque fuera mediante una guerra que los llevaría a dominar el mundo, a eliminar el terrorismo, a volver a ser los más poderosos, como si ya no lo fueran.



En ese interdicho fueron apareciendo confrontaciones con los viejos aliados, se instauró el descontento, la falta de respeto a la libertad de los demás, se cambió la diplomacia por las bravuconadas, la negociación por las amenazas y el chantaje; y el pueblo llano, confundido, empezó a ver a sus amigos y aliados como enemigos potenciales, y perdieron la confianza y afloró el desencuentro. Lo que antes era bello y gratificante ahora se cuestionaba y el valor de la amistad se confundió con la lealtad a intereses comunes del grupo, acabando sometido a sus normas impositivas, cosa preferible antes que terminar segregado y arrojado a la gélida sombra de la marginación y la indiferencia. Ahora el nuevo y mesiánico líder, al sembrar la desconfianza, los hizo más suspicaces, hasta llevarlos a la paranoia que cultiva el odio y desencuentro. Se convirtieron en dogmáticos para aglutinar sus filas, en integristas intransigentes e irracionales para defender sus principios inalienables y solo veían por los medios que hablaba el líder, la otras televisiones eran corruptas, regentadas por periodistas venales, que solo pretendían denostar al adalid del proyecto para hacerlo fracasar y seguir ellos controlando el mundo.

Y se fue cerrando el círculo. Ya no debías fiarte de tu vecino porque podía ser un infiltrado. Tenías que acudir a las reuniones del partido para no levantar sospecha de que fueras un traidor, acudir a sus actos, vestir según sus normas, mostrar las conductas e ideas adecuadas en defensa del grupo sin fisuras, incluso ejercer la violencia contra aquellos que no apoyaran la ideología del grupo, acusándolos de traidores a la patria y al orden, para darles el escarmiento merecido. Entonces, inmersos en una espiral de locura, se abolió la conciencia individual y se supeditó a la colectiva, ya no eras responsable de tus actos pues el líder era el que asumía la responsabilidad de las decisiones, tú solo eras un mero ejecutor para sostener el buen funcionamiento del sistema y veías con muy buenos ojos todo lo que fuera establecer controles, usar la más alta tecnología y procesos formativos para conseguir ciudadanos ejemplares como el modelo definido.


Ya puestos, pidamos que se identifique a la gente con un chip para evitar que nadie atente contra nadie, y de camino conocer lo que hacen y piensan esos locos que se aprestan a romper el sistema, los que siembran ideologías del caos, los enemigos del orden establecido y la convivencia… Es fácil, pongamos cámaras en las calles para vigilar, lectores de códigos de barras o chip para saber en cada momento dónde está y qué hace cada cual, eso facilitará el tránsito de la gente de bien, el pase por los aeropuertos, las compra en los supermercados, los viajes, la identificación para cualquier trámite… todo será para preservar la seguridad, el beneficio y progreso de esta sociedad enferma de paranoia y desconfianza que se va cultivando desde la propia escuela, la familia o la tele con su selección de noticias tendenciosas. Queremos un sujeto que solo confíe en el Gran Hermano y ya hay conocimientos científicos que permiten influir en el pensamiento, las actitudes y conductas de la gente, la ciencias nos avala y la ciencia es de la empresas porque se la hemos robado a la universidad. Además, el Gran Hermano, tiene de su parte a los medios de comunicación, que son suyos y puestos astutamente a su servicio…

Este mundo, que yo planteo como imaginario, aún no existe, amigo lector, pero si no nos espabilamos acabarán imponiéndolo y nosotros, o nuestros hijos o nietos, defendiéndolo. Hemos subido la escalera y se nos ha situado arriba del tobogán que, con velocidad de vértigo, puede llevarnos al barro de esa miseria humana de la mano de la tecnología y la  manipulación interesada, donde la sumisión sea un hecho incuestionable, el orden el estado superior, el idealismo un anatema, el ser humano un mero instrumento de producción y consumo, la tierra una masa a explotar hasta acabar con todos sus recursos, la ciencia un instrumento que tutele la fuga hacia adelante encontrando medios de resolver hasta los desastres más grandes mediante cambios de vida, producir y comercializar oxígeno para combatir la contaminación, crear alimentación sintética, medicinas selectivas para cada enfermedad según el genoma (eso sí caras y solo al alcance de unos pocos) que, además, depurará la raza, etc. etc. etc.

Y ahora, finalmente, si la función de la tierra es la nutrición de la vida, tanto humana como animal, lo coherente sería procurar el desarrollo de las personas sin excepción dentro de un ecosistema facilitador del mismo, buscando su creatividad y su elevación intelectual o espiritual, acercándolos al conocimiento y a la autorrealización. Pero, por lo dicho, parece que no van por ahí los tiros, sino por crear herramientas o instrumentos de la mayor perfección que les vayan sustituyendo en sus labores (robótica), lo cual sería magnífico siempre que se liberara al ser humano para centrarse en esa autorrealización. Aunque parece que tampoco vayamos por ahí, y ciertas tendencias de futuro se orienten más a considerarlo un mero elemento más del mercado, consumidor irracional que satisface la codicia del sistema capitalista consumista. Si el sujeto entra, o cabe en el juego, les sirve, pero si no, les sobra… o sea, si es productivo vale y si no lo es ya le pueden ir dando muchos por donde amargan los pepinos…

Por tanto, si se andan potenciando los valores humanos negativos, como la codicia, la insolidaridad, el desencuentro, el desprecio a lo diferente, la intolerancia, la avaricia, el dogmatismo y los credos que encapsulan el pensamiento, etc. tal vez “solo nos salvará el amor”, pero ese es otro tema para reflexionar.





martes, 7 de febrero de 2017

El cóndor pasa


Hoy, mientras navegaba por internet, me deleitaba con los sones de la América profunda, con las imágenes de sus montes, ríos y bosques mientras el espíritu de sus antiguos pobladores danzaba por los aires a caballo de las notas musicales de la música andina. Llevado por ese baile, volando con la brisa, en una caricia imaginaria con el cóndor, que surcaba por los cielos de los Andes, quedé suspendido en ese extraño éxtasis que te arrebata del mundanal ruido y te devuelve a la esencia de la naturaleza, de la madre tierra que nos da la vida, el sostén y los sentires y emociones del espíritu ancestral de nuestra génesis. Y me acordé de los primitivos habitantes de América en toda su extensión, de su filosofía de vida, de cómo asumen como hermano a todo ser viviente o no, pero presente en su mundo. Ellos, siguiendo el espíritu de sus dioses, en una identificación cósmica, estaban en comunión con la naturaleza, con el hermano sol, la hermana luna, la hermana águila, etc. pues todo formaba parte de la creación donde fueron evolucionando juntos, de la mano y en armonía, haciendo el camino de la vida que a cada uno le tocó vivir, pero con el respeto y el rol de cada cual.

Y mientras esta melodía me sumía en la dulzura de un pensamiento sosegado, dejando volar mi mente como si de un viaje astral se tratara, irrumpió, en la tele, la imagen de un sujeto agresivo, verborreico e histriónico, que me devolvió a la realidad. Un sujeto elegido recientemente presidente, que quería hacer muros, impedir la llegada de otra gente a aquella tierra que en su día les fue arrebatada, por sus ascendientes, a los nativos que tanto la querían y respetaban.  Entonces comprendí cuán diferente concepción de la vida y su armonía con el mundo que los rodeaba, tenían los nativos americanos en comparación con quienes les invadieron para dominar su hábitat y reducir su cultura y sus dioses a la nada.  

América fue un mundo de sorpresas, de riquezas incalculables, de tierra no explotada, y eso sorprendió y asombró a los europeos, a los que fueron desde aquí para enriquecerse, para dominar la tierra y sus productos, para explotarla y sangrarla hasta agotarla, para conquistarla. Los inmigrantes de este lado del Atlántico no tenían esa visión cósmica y sagrada de la vida, veían las cosas con otro prisma.  Su credo religioso llevaba implícita la soberbia y el dominio sobre todo. Tenían fe ciega en que su Dios creador les había otorgado el poder sobre todo bicho viviente y la totalidad de la creación. Al sexto día dijo Dios: «Ahora hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza. Tendrá poder sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y en toda la tierra. Reinará sobre los animales terrestres, y sobre todos los que se arrastran por el suelo».  Qué curioso, no dijo que los eliminaran, que los explotaran, que los masacrara… Dijo que reinaría, que tendría poder sobre ellos. Pero el hombre, en su falaz interpretación, como hace siempre en beneficio propio, quiso ponerlos a su servicio, esclavizarlos y explotarlos como seres inferiores, dando rienda suelta a su codicia y egoísmo dentro de una cultura estratificada de dominio de todo el entorno. El indio gestionaba bien la relación sostenida con el entorno, el blanco no, pues a medio y largo plazo resultaría como el caballo de Atila.

Me quedé reflexionando si vale la pena esta tecnología para usarla como se está usando. Si tiene sentido este ritmo endiablado de consumismo atentatorio contra la propia naturaleza. Si no estaremos perdiendo la esencia del ser humano equilibrado para convertirnos en meros saprofitos, que se alimenta de un mundo en plena descomposición al que secan y destruyen. Sí, es la soberbia del dominio tecnológico, del poder de las armas de guerra, de delirio megalómano de gente inmadura psicológicamente, que solo pretende reafirmarse desde su inseguridad manifiesta, desde su analfabetismo existencial, desde su puerilidad inmersa en una cultura de confrontación que busca el poder de unos sobre otros para dar satisfacción insaciable a su codicia.

Trump ha reavivado las conciencias de mucha gente de bien. Ahora nos preguntamos, tanto o más que antes, dónde nos lleva esa política egocéntrica de dominancia. ¿No estaremos abocados a un conflicto irresoluble, o de muy mala solución, donde el desencuentro acabe con el más mínimo atisbo de paz entre esos pueblos que, en su día, convivieron pacíficamente? Si queremos un mundo de paz, coherente y en respetuosa convivencia no podemos prescindir de la sensatez en nuestros dirigentes, de la madurez psicológica, del sentido común que es el que defiendo los intereses comunes de todos los hombres y mujeres de la tierra en relación con su entorno. Los dirigentes impulsivos, cuyo vínculo predominante con sus votantes es el emocional y no el racional, ejercen la demagogia y la engañifa para conseguir sus objetivos personales, que en muchos casos no dejan de ser superar sus frustraciones y dar satisfacción a sus ansias de poder…

Creo que voy a volver a escuchar esa linda música y dejarme llevar por sus notas para volar como el cóndor sobre valles y montañas, ciudades, pueblos, ríos y lagos antes de que esta gente irracional acabe destrozándolo todo. Soy una gota de agua en este inmenso océano que no puede cambiar nada, solo la gota de agua, mientras ayuda a las otras gotas, con las que tiene contacto, a buscar también su camino de purificación intelectual y espiritual en comunión con todo el universo. ¿Me acompañas?