lunes, 19 de junio de 2017

Todo lo imaginable es potencialmente realizable


Todo lo que pueda imaginar un ser humano es realizable, lo que pasa es que aún no se han desarrollado la tecnología y el conocimiento necesarios para hacerlo” (Antonio Porras).

Me va a costar, seguramente, hacerme entender en la defensa de esta afirmación tan contundente. Posiblemente despierte rechazo en muchos pragmáticos y racionales que no abren su mente al más allá. Me refiero al más allá del conocimiento actual, al campo de las potencialidades del ser humano en la dimensión incalculable de su inteligencia, no al más allá que nos viene mostrando la concepción religiosa que, bajo mi opinión y en muchos casos, solo sabe poner palos en las ruedas y bloquear el acercamiento a la verdad desde el conocimiento, atando las manos con dogmas y credos irracionales irreductibles a la argumentación lógica y solo soportados por la fe, que no deja de ser ciega en su sentido más crédulo.  Por tanto, en este ejercicio, cabalgando sobre la metafísica con su dosis especulativa, solo pretendo compartir pensamientos utópicos de consideración poco científica, pero amparados por concepciones que, aunque poco sólidas desde el punto de vista de su contrastación, se fundamenten en la existencia de la "ciencia infusa", de la intuición y clarividencia de nuestra mente.

Es cierto que el conocimiento y la tecnología son elementos indispensables para conseguir el objetivo propuesto, desde un punto de vista operativo, y que los adelantos científicos y el proceso evolutivo de la sociedad van amarrados a la evolución de ese desarrollo. Pero, siempre, antes de la ejecución de los procesos aparece la etapa de planificación, donde la imaginación y la razón se conjugan para determinar el diseño realizable en función de los recursos disponibles. Por tanto, hablamos de imaginación, de sueño o utopía, sobre el que se trabaja ajustándolo a la realidad en que nos enmarca el limitado conocimiento que tenemos en ese momento preciso. Una visión retrospectiva nos puede hacer pensar sobre el asunto: Si en el mundo de los romanos, por ejemplo, alguien hubiera manifestado que existiría la luz eléctrica, se podría viajar en avión, llegar a la luna, etc. le habrían tachado de loco de atar. Luego llegaron los visionarios como Leonardo da Vinci con su amplísimo diseño de máquinas inimaginables que se han materializado, o la fantasía novelística de Julio Verne fundamentada sobre su capacidad imaginativa, donde concibió armas de destrucción masiva, helicópteros, naves espaciales, grandes transatlánticos, muñecas parlantes, submarinos, motores eléctricos, ascensores, incluso, motores de explosión e internet.

Mi pregunta fundamental sobre este tipo de imaginaria creatividad extemporánea sería si determinadas mentes privilegiadas, mediante los conocimientos del momento, junto a su profunda capacidad observacional y un componente filogenético que le diera a su cerebro determinadas cualidades para conjugar y comprender, desde la metafísica especulativa, los diferentes estímulos que la propia naturaleza nos ofrece, si con todo esto, pienso, ese genio sería capaz de componer un constructo hipotético, dando forma razonable a una situación inimaginable para las mentes normales y empíricamente sostenidas desde su limitada observación racional. 

Mi otra pregunta, sería: 
¿El mundo se desarrolla según lo que va descubriendo u orienta su investigación en función del componente imaginativo del visionario? 

En todo caso: 
¿Hasta qué punto influye la aportación del visionario en la orientación del proceso investigador?

En los últimos años se ha producido un salto cualitativo importantísimo en el desarrollo de la mente humana y en su capacidad de aplicación práctica del conocimiento. El vertiginoso desarrollo abre puertas y más puertas a nuevas invenciones y tecnologías que acaban sobrepasando la capacidad asimiladora de los individuos, quedando muchas cosas fuera del conocimiento popular. La masiva afluencia de cerebros pensantes, de visionarios y teóricos de la metafísica, a través de una mayor socialización del conocimiento, nos ha permitido ir más lejos de lo imaginado y nos llevará aún a otras dimensiones inimaginables para el sujeto de a pie.

Dicho esto, tal vez quepa reflexionar algo sobre el proceso cognitivo del sujeto; ese proceso que le hace sustentar una opinión, una visión interpretativa de la realidad que le envuelve, mediante la computación de los diferentes estímulos percibidos y su capacidad de análisis y tratamiento de los datos que recibe. Pero también cabría hacerlo sobre si los sentidos del ser humano son exclusivamente los clásicos, ya descritos, o si existen otros niveles de contacto con la realidad, desde el subconsciente, que permite ver algo más de lo que constatamos desde el realismo interpretativo racional. 

Entonces nos preguntamos: 
¿Solo percibimos lo que nos ofertan los sentidos, o hay un influjo cósmico energético que nos ofrece conocimientos infusos que influyen en el proceso cognitivo, en función de la singularidad y la capacidad intelectual del perceptor para asimilarlos?

¿Existen otros sentidos de la percepción que nos permiten llegar, sin tener conciencia de ello, a informaciones de forma inconsciente?

Ya sabemos que otros animales no racionales tienen un desarrollo superior de sus sentidos, bien sea la vista, el oído, olfato, etc. De ser así, la cosa cambia y mucho. Esto explicaría el razonamiento y la inventiva del visionario, pues su análisis cognitivo mediante una profunda observación del entorno en conjunción con sensaciones, intuiciones y clarividencias, le permite detectar las potencialidades del ser humano para desarrollar una ciencia, ficción en este momento, pero futurible en cuanto se trabaje y descubra el conocimiento para poder ejecutarla.

Entonces podríamos pensar que la imaginación es la fuente del saber y el desarrollo, a la vez que todo lo imaginable es, hipotéticamente, posible considerando que abre la puerta a la investigación para que esa circunstancia se pueda dar. Newton descubre y formula la ley de la gravedad, y yo me hago la pregunta:

¿Por qué, a través de ese mismo principio y planteando la inversión de esa ley, no es posible pensar que en un momento dado se pueda conseguir la tecnología para realizar esa inversión mediante un proceso controlado, permitiendo el despegue y aterrizaje de aparatos sin ningún tipo de gasto energético?

Esto me lleva a otras preguntas más terribles aún: 
¿El sistema capitalista, que solo pretende beneficio para sus accionistas y obvia los intereses de la sociedad en su conjunto si no le aportan ganancias, está en disposición de avalar un desarrollo que no les lleve a conseguir esos beneficios?

¿Estarán dispuestos a acabar con los recursos del planeta obviando la existencia de otras energías no rentables para ellos, aunque sean sostenibles y ecológicamente aconsejables, con tal de seguir ganando dinero y poder?

¿Existen ya descubrimientos, ocultos por las grandes entidades perjudicadas por su uso, que nos llevarían a una mayor cuota de desarrollo en un mundo en equilibrio?

¿Se han desarrollado tecnologías aplicables a una mejora de vida pero se mantienen en secreto por la paranoia de los países ante las guerras y con la intención de potenciar el poder y la defensa militar? 

Y lo que es peor: 
¿Nos están sustrayendo el derecho al uso de tecnologías donde la fusión entre el hombre y la tierra, entre el ser humano y la naturaleza, podría llevarnos a un mundo mejor, donde la madre tierra garantizara el sustento físico y el ser humano pudiera desarrollar mejor su capacidad intelectiva de forma sostenida? 

Es, pues, evidente el desconocimiento que tenemos los sujetos de a pie sobre el conocimiento real de los grandes pensadores, científicos, eruditos e ilustres autoridades del saber y/o sobre el desarrollo de tecnologías ocultas, lo que nos lleva a fantasear sobre esa realidad escondida que se nos detrae, especulando sobre extraterrestres, armas secretas, viajes astrales y mil cosas más en función de la propia fantasía y orientación de credos y de fe, de disponibilidad y mente abierta y permeable a las influencias de planteamientos medianamente consistentes. Esto pudiera refutar lo ya mencionado, pero, en realidad, lo que hace es confirmar la actitud visionaria de la gente mediante mentes abiertas a lo desconocido que, como decía Albert Einstein, son las que funcionan de verdad (Sic: La mente es como un paracaídas, solo funciona cuando se abre).

Pero volviendo el tema y tras reflexionar sobre estas cuestiones, me permito remarcar algunas ideas o consideraciones que, bajo mi opinión, se desprenden de mis reflexiones a modo de conclusiones:
a) La imaginación del ser humano es una fuente de donde ha de beber la ciencia.
b) El pensamiento racional está sujeto a la consideración del conocimiento del momento.
c) El visionario abre las puertas del mañana y pones las bases del desarrollo, mediante sus planteamientos metafísicos, al amparo, también, de la vieja y denostada concepción de ciencia infusa y la metafísica.
d) La ciencia ficción puede ser la utopía que orienta la investigación hacia el futuro o, al menos, permite valorar sus posibilidades más o menos inmediatas.
e) En el desarrollo de nuestra sociedad estamos implicados todos y es imprescindible socializar el conocimiento para compartir las capacidades intelectuales de cada cual mediante sinergias que confluyan en mayor beneficio social.
f) El poder debe someterse a los intereses de la sociedad para elevar el nivel de desarrollo y socializar sus efectos.
g) El sistema que se apropia del conocimiento debe ser erradicado para permitir que este y el conjunto de la ciencia esté al servicio de la sociedad en su conjunto.
h) La propiedad privada no debe aplicarse al conocimiento que conlleve mejoría en la vida de la gente, sea en su salud, en la tecnología o en todo lo relacionado con la cobertura de sus necesidades básicas.

Por tanto, si eres capaz de imaginar algo es porque ya has considerado y valorado las circunstancias imaginarias que lo pueden hacer posible, dentro de tu proceso de razonamiento mental.

Llegados a este punto y como colofón a estas reflexiones, me permito retrotraerme a mis escritos del pasado, ofrecidos en mi blog, y sugerir la lectura de unas reflexiones publicadas el 31 de enero de 2011, tituladas: “La adulteración del conocimiento” (http://antoniopc.blogspot.com.es/2011/01/la-adulteracion-del-conocimiento.html) tal vez pueda aportar algo más a esta visión que planteo en este micro-ensayo que os ofrezco.



jueves, 15 de junio de 2017

Visitando Berlín


El Reichsteg
Tras colgar algunas fotos en mi muro de facebook, he recibido la petición, por parte de amigos y amigas que nos acompañaron al viaje, para que cuelgue más, sin llegar a las más de mil que he hecho, por lo que me permito crear un álbum en facebook con algunas que abarquen el conjunto del viaje, desde la salida hasta el regreso, y dejar este relato en mi blog, enlazado desde el muro del Facebook, con algunas anotaciones sobre el propio viaje y referencia a los lugares visitados para una mejor ubicación de la foto.

El viaje a Berlín se realizó del 3 al 7 de junio a través de la agencia Ivaliz, de la mano del amigo Antonio Serón. Salida desde Málaga con Vueling y conexión en Barcelona para volar a Berlín. A mí siempre me gustó viajar en la ventanilla para tener desde arriba una perspectiva inmejorable de la superficie terráquea y constatar el milagro de la ciencia, que permite convertirnos en aves y, a través de los artefactos voladores que el ser humano ha creado, surcar los cielos y jugar con las nubes al amparo de los vientos; tal vez sea una frustración infantil o una megalomanía oculta que pretende comprender, desde mi tendencia holística, al conjunto y el entorno para contextualizar la nimiedad del ser humano desde su unicidad.

Plaza Sonny
Vuelo agradable con vista aérea de una Barcelona cuadriculada, en forma de tableta de chocolate, a la que Cerdá dio su impronta singular en el ensanche. Los Alpes nevados, con un Montblanc identificable desde el avión, que transitó por los cielos de Suiza mostrando sus lagos y ciudades ribereñas, que ya visitamos hace un par de años, cosa que facilitó su identificación. La llegada a Berlín sin incidentes, si bien el tiempo, acostumbrados a nuestra estabilidad, nos resultó impredecible dado que era un continuo juego entre nubes, sol y agua, aunque la temperatura no dejó nunca de ser agradable.
 
Puerta del mercado de Mileto
Tres días completos, descontando los de ida y vuelta, nos permitieron visitar la ciudad de la mano de guías cualificados de habla hispana. Mañanas programadas de intensa actividad, comida y alguna otra visita por la tarde, para luego descansar o disponer de tiempo libre para que cada cual obrara en plena libertad hasta la temprana hora de la cena. Ya se sabe que en Europa Central la cena es tempranera y no como aquí que cenamos a las tantas. El hotel Holliday inn excelente, aunque de habitaciones no muy holgadas, cerca de Alexanderplatz. Buen referente, para no perderse, era la torre de comunicaciones Fernsehturm (el pirulí berlinés), que con sus 368 metros de altura es visible desde cualquier lugar de la ciudad.
 
Cúpula del Reichstag
La visita panorámica nocturna nos fue descubriendo imágenes cargadas de luz y de contrastes. No es Berlín una ciudad iluminada a la usanza mediterránea, por lo que, comparativamente, se observa un déficit lumínico que se puede justificar en la evitación del derroche energético con todas sus implicaciones. No obstante, impresiona la cúpula de la sinagoga, la puerta de Brandenburgo, el centro Sonny construido en la zona abandonada o neutral existente entre los dos berlines de la posguerra, el Reichstag, la catedral evangélica, el memorial del holocausto, etc. Visto todo ello de noche te incita a visitarlos de día para observarlos en todo su esplendor desde la claridad.
 
Puerta de Istar
Como puntos más relevantes visitamos la isla de los museos, donde no pudimos ver, lamentablemente, el Altar de Pérgamo dado que siguen las obras de acondicionamiento del edificio para dar cobertura adecuada a su grandiosidad, pero sí la sorprendente Puerta de Istar de la antigua Babilonia o la puerta del Mercado de Mileto. No es menos impresionante la esfinge de Nefertiti, de una belleza sin par y perfección inusitada, donde se aprecian los rasgos faciales con total precisión en la faz de una bella mujer como, al parecer, fue ella (la foto que os pongo es sacada de internet, pues allí es imposible hacer fotos de esa imagen al estar totalmente prohibido). Por tanto, restos arqueológicos que dan testimonio del antiguo Egipto, de la cultura babilónica y las obras del gran Nabucodonosor II, de la Grecia clásica y de otras muchas culturas y etapas de la historia que requieren bastante más tiempo para ser vistos con detalle.

Puerta de Brandenburgo
En la Puerta de Brandenburgo nos encontramos con unos fastos que impidieron el acceso y nos debimos conformar con verla desde lejos, pasando a la plaza de la Gendarmenmarkt, el Monumento al Holocausto, o los restos testimoniales del muro de Berlín. La parte respetada del muro, a modo de recordatorio de la división, se ha convertido en un paramento donde artistas invitados de todo el mundo fueron dejando sus grafitis alegóricos a la paz, al entendimiento entre los pueblos y todo tipo de manifestación libre que facilite la convivencia. Reseño el beso fraternal entre Leonidas Breznev y Erich Honecker en 1979, al estilo ruso, al que alguno le llamó el beso de Judas por ser ese el momento en que Rusia va dejando de apoyar a Erich Honecker hasta que 10 años después cae el muro y el régimen de la RDA. A lo largo del muro podrás encontrar una considerable cantidad de dibujos sobre todo tipo de temas sociales que te pueden exigir un buen tiempo de dedicación.  El edificio del ayuntamiento en tiempos de la RDA es de ladrillo rojo con un friso alegórico al trabajo y una torre esbelta de planta cuadrada en la calle Rathausstraße, frente al monumento a Neptuno. En esta zona, además del referido monumento a Neptuno, podemos encontrar la iglesia evangélica de Marienkirche, con su campanario al que hace sombra la inmensa torre de comunicaciones, y algo más abajo el monumento a Lutero.


Ya cerca de la Isla de los Museos, encontraremos un conjunto escultórico, de considerables dimensiones, en memoria a Carlos Marx y Engels, justo al lado del muelle para darnos un paseo en barco por los canales que rodean parte de la ciudad al estilo parisino.
 
Torre bombardeada. La muela picada
La puerta de Brandenburgo, de día tiene otro aspecto y la gente se agolpa, no solo para verla, sino como lugar de encuentro, en este caso, para ver y disfrutar unos fastos deportivos de diversos grupos de jóvenes, por lo que, dado el atentado que se había producido en Londres, se tomaron medidas extraordinarias de control, lo que nos impidió transitar libremente por la zona.
 
Nefertiti
Hay otro lugar que nos impresionaron, sobre todo al poder visitar su interior, dado que Antonio Serón había conseguido el permiso para todo el grupo, eso sí solo vimos la cúpula diseñada por Norman Foster para su reconstrucción tras la unificación alemana. Estoy hablando del Reichstag o parlamento alemán. Habéis de saber que el edifico fue construido entre 1884 y 1894 por el arquitecto Paul Wallot en un estilo neorrenacentista. En 1933 fue víctima de un incendio provocado cuya autoría no llegó a esclarecerse del todo, aunque se sospecha como responsables a los nazis, que consideraban que no era necesario un parlamento democrático. No obstante, acusaron al comunista holandés Marinus van der Lubbe, por lo que fue condenado y decapitado posteriormente. Sin embargo, pronto se empezó a dudar de que fuese el verdadero culpable. El caso continuó durante años después de su muerte, y en 2007, Van der Lubbe fue finalmente absuelto de los cargos e indultado. Se dice que el incendio fue ordenado por Hermann Göring, ministro del gobierno nazi y presidente del Reichstag. La verdad es que este incendio benefició enormemente al partido nazi, que acababa de llegar al poder. Hitler culpó a los comunistas, declaró el estado de emergencia y ordenó la detención y encarcelamiento de los miembros de la oposición en todo el país, usándolo como casus belli contra los comunistas al acusarlos de terrorismo… ya se sabe como son algunos belicosos gobernantes que buscan o provocan agresiones contra sí mismos para usarlas como declaración de guerra al enemigo. Al final de la Segunda Guerra Mundial, durante la Batalla de Berlín, fue escenario de cruentos combates y resultó seriamente dañado.
 
Vista desde el Reichstag. Al fondo la Cancillería
Lo sorprendente de esta construcción mutilada es cómo se ha rehabilitado conjugando el modernismo arquitectónico y tecnología punta para conseguir un edificio funcional donde ubicar un parlamento moderno. La cúpula de acero y cristal, está formada por espejos y espacios lumínicos que aprovechan la luz natural para iluminar el interior, donde los parlamentarios realizan su actividad. Aparte de ello ofrece al visitante el espectáculo de una panorámica circular que abarca a toda la ciudad, por lo que se pueden apreciar sus edificaciones, avenidas, monumentos sobresalientes, parques, jardines y bosques periféricos y la propia Cancillería, donde habita la señora Merkel como canciller del gobierno.
 
Palacio de Bellevue
El parque Tiergarten acoge a un inmenso bosque ajardinado en el que campan a sus anchas multitud de pequeños animales en libertad; donde la gente se permite tomar el sol desnudos (ya sabemos el espíritu naturista de muchos alemanes) y donde encontramos algunos de los monumentos importantes conmemorativos de la grandeza del imperio alemán previo a la Primera Guerra Mundial, como la columna de la Victoria (Siegessäule) o el monumento a Bismarck-Nationaldenkmal y otras construcciones muy influenciadas por los aliados, dado que esta parte quedó en su lado. Por esta zona se localiza el palacio de Bellevue donde habita el presidente de la república y el pabellón americano que fue regalado a Alemania, al que apodan la sonrisa de Cartel, la silla de montar o la ostra preñada, dada su peculiar forma. Encontraremos también el gran zoológico de Berlín y no muy lejos localizamos el palacio de Charlottenburg, construido a finales del siglo XVII, que debe su nombre a Sofía Carlota de Hannover, segunda esposa de Federico I,  que se proclamó primer rey de Prusia allá por 1701. El palacio fue destruido por los bombardeos y en su reconstrucción se ha intentado la máxima fidelidad, aunque la ausencia de documentación sobre determinados frescos y obras no lo ha permitido en su totalidad.
 
Interior palacio Charlottenburg
A lo largo de la visita en autocar por las diversas calles y plazas de la ciudad se pueden ver interesantes construcciones y edificios oficiales, iglesias, etc. como el Budesrat o Consejo Federal que representa a los 16 estados federados de Alemania; la universidad de Humboldt por donde pasaron importantes científicos e intelectuales como Hegel, Karl Marx, el gran cirujano Johann Friedrich y el propio Albert Einstein, con un cómputo total de 29 premios Nobel. Frente a ella, en la antigua plaza de la Ópera, hoy Bebelplatz, se encuentra la Biblioteca; en esa plaza los nazis quemaron multitud de libros de los autores proscritos por su ideología el 10 de mayo de 1933. En su memoria, subterráneas y bajo cristales, se observan unas estanterías vacías, sin libros, a modo de denuncia por tamaña agresión al mundo de las letras, la filosofía y la ciencia. Algunas de las imágenes más impactantes como testimonio de los desastres de la II Guerra Mundial la podemos encontrar en el memorial de Holocausto, que te deja con una sensación de desasosiego, tristeza y el corazón encogido al recordar la barbarie de unos sujetos que se dejaron llevar por la ideología nazi; o la torre de la Iglesia neorrománica Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche, construida bajo el mandato del Káiser Guillermo II, que quedó destrozada por las bombas de los ataques aliados durante la II Guerra Mundial, aparentando su torre una muela cariada. Actualmente, esta torre se mantiene como testimonio de los efectos de los bombardeos.
 
Monumento a la Victoria 
Resalta, si acaso, la adusta, sobria y fría construcción de la Alemania comunista (RDA) con una arquitectura neoclásica y ornamental, de grandes fachadas y entradas porticadas con columnas y patios interiores.  Eran los edificios catalogados como palacios para el pueblo, donde habitaban, básicamente, las élites del partido y el funcionariado, sobre todo en la avenida Karl-Marx, donde algunos hablan de fósiles faraónicos comunistas para referirse a esas monumentales construcciones. Con la Avenida Karl-Marx se reproducía, en una sobriedad megalómana, el atractivo de una zona comercial capitalista en clara competencia con el Berlín de los aliados. Los bloques faraónicos, de hasta 13 pisos, eran propios de la grandeza de Moscú en una avenida más indicada para desfiles militares y conmemoraciones que pensados para el tráfico, y eso es lo que despierta en tu interior cuando la ves, una regresión al pasado de la guerra fría con la idea de los grandes desfiles y las exhibiciones de poder al que solo le falta un arco del triunfo a modo romano. Por otro lado era habitual una ornamentación exaltando al mundo del trabajo, con representación de diferentes actividades laborales en consonancia con su ideología, tal como se puede ver en un friso del antiguo ayuntamiento rojo, al que ya me he referido, o en un edifico próximo a la Alexanderplatz del que capté unas imágenes.
 
Memorial del Holocausto
Ahora bien, las residencias más comunes eran bloques de pisos de reducidas dimensiones, construidas mayoritariamente mediante un proceso de prefabricación y montaje posterior en obra, algo similar a los edificios que se construyeron en Bellvitge (Hospitalet de Llobregat) y otras ciudades europeas, en los años 60 y 70. El sistema de prefabricados tuvo mucho éxito en esos tiempos para construir viviendas sociales, de unos 60 metros cuadrados, y dar cobertura a los flujos migratorios tan intensos. En el caso de Berlín se siguen viendo, como es lógico, este tipo de viviendas, aunque las fachadas han sido tratadas para darles un toque de distinción singular, si bien la línea arquitectónica es inapelable.
 
Muro de Berlín. Grafiti con el beso de Breznev y Honecke
La visita a Potsdam fue también bastante interesante. El puente de los espías, donde se producía el intercambio de los mismos entre los aliados y los soviéticos; el palacio Cecilienhof, donde se firma el tratado de Potsdam entre los aliados para repartirse las zonas de influencia en la Alemania derrotada, el palacio y jardines de Sanssouci (que se puede traducir por: sin preocupaciones) construido en 1745-1747 como lugar de ocio y retiro del rey Federido el Grande, los lagos y los bosques de la zona y la propia ciudad de Potsdam con sus calles residenciales, su iglesia católica y otra puerta de Brandenburgo propia. Tiendas, bares y lugares de ocio hacen del lugar zona residencial para una vida tranquila y sosegada, con bonitos palacetes y construcciones que se han ido recuperando con la unificación alemana.

Jardines del Palacio Sanssouci
No debería olvidar los aspectos gastronómicos y las buenas cervecerías, como la HB (Hofbrau Munchen Berlin), con un excelente ambiente, música en directo, gente bailando y cantando sentados en bancos de madera, donde degustamos una excelente cerveza, tanto Pilsen como negra, y ofrecen un amplio surtido de salchichas y excelentes codillos, eso sí la patata, a la que llaman kartoffel, es omnipresente en todas las comidas y de muy variada condimentación. No me resultó especialmente atractiva la comida alemana, dejando claro que la oferta mediterránea es inmejorable, digan lo que digan los teutones, aunque el Strudent relleno de manzana me encantó como postre o para merendar.
 
Torre de comunicaciones
La vuelta, de nuevo vía Barcelona, se dio sin incidencias significativas, salvo el celo de la policía en los controles del aeropuerto tras el ataque terrorista a Londres, pero sin mayores consecuencias. Vuelo sobre Suiza de nuevo, con vistas a sus montañas y lagos y una muy especial a Ginebra que apareció con total nitidez a orillas del lago Lemán, con un caudaloso Ródano y vistas de diversas ciudades francesas hasta la aparición del golfo de León, la bahía de Rosas y la costa catalana que nos condujo a Barcelona. Un par de horas allá para tomar café y hacer pasar el tiempo, y vuelta a Málaga, pero, en esta ocasión, me tocó pasillo y no pude gozar de las vistas de mi pueblo y el embalse de Iznajar. Al final, nubes y agua en Berlín, sol y calor en Málaga… pero como la casa de uno no hay nada mejor.
 
Catedral evangélica
Bueno, dejo aquí mi relato, aunque material para comentar hay para rato, pero no debo desvelar demasiado y dejar que vosotros por propia iniciativa vayáis a vivirlo y visitarlo…

Volviendo. Ginebra desde el aire





domingo, 7 de mayo de 2017

El PSOE se la juega


El PSOE se juega mucho en estas primarias a la Secretaria General. Lo malo es que no solo es el PSOE sino todo el sistema político, incluyendo la derecha del PP. El ataque descarado y fulminante que ha realizado Podemos por la Izquierda ha arrollado a la agónica socialdemocracia en la que González reconvirtió el socialismo heredado de Pablo Iglesias, pero del fundador del PSOE, no del Pablo Manuel Iglesias Turrión de Podemos. Tal vez el aparato del partido se ha alejado demasiado de sus bases y no ha sido capaz de ver cómo Podemos colonizaba el vacío ideológico que iban dejando, conforme se aliaban con el neoliberalismo de la mano de grandes empresas que acogían en su regazo a los líderes socialdemócratas que dejaban los gobiernos, aunque no la política. Esa sospecha de traición a los principios ideológicos del Iglesias histórico y fundador, ha ido calando en la ciudadanía y muchos militantes que, en un goteo continuado, han ido abandonando el partido desde los viejos tiempos. Han sido la mitad de sus militantes los que abandonaron la organización desde 2004 hasta ahora. El movimiento de los indignados acabó dando la puntilla a un partido que se estaba desangrando y era incapaz de ver la realidad, incluso, que se estaba dando en toda Europa, sobre todo en Grecia.

Parece que según el resultado que se obtenga en estas primarias las cosas podrán ir a peor o a mucho peor. La cuestión está en conseguir captar a los votantes perdidos en un giro a la izquierda o querer pescar en un cercado con dueño, como es el PP y CS, que son su elección natural, salvo que el PSOE se quite la careta y aparezca un partido neoliberal al uso. Lo absurdo es que en estos momentos anden echando la culpa al pobre Pedro, víctima propiciatoria, o chivo expiatorio en el altar sacrificial, para muchos. Pedro heredó un partido “partido”, roto, y en declive cuando zapatero, que ahora aparece de cuando en cuando para dar su crédito a Susana, sufrió el descalabro proyectado en Rubalcaba. Era difícil mantener el tipo ante Podemos en las elecciones de 2015, dada la evolución de la cosa.

Podemos representaba lo prohibido para el sistema, el cuestionador de la solución de la crisis y un elemento al que no se lo podía permitir llagar al poder hasta que se hubiera reconvertido en una partido leal y manejable… o sea, que abandonara el populismo del que se le acusó. Los poderes fácticos no tuvieron la habilidad suficiente para ver que el problema se les escapaba de las manos y les iba a dar más de un quebradero de cabeza. Por ello empezaron a tomar medidas ejemplarizantes pasando de la tolerancia al acoso y derribo de los movimientos de los indignados. Por un lado machacaron al podemos griego para acojonar a los seguidores de la movida. Por otro, demonizaron a Podemos y lo venezolaron  (no creo que exista el verbo venezolar, pero me lo permito como licencia propia) incluso lo “iranizaron” en una alocada carrera del periodismo venal; además, y dado que la indignación era transversal, o sea que afectaba también a los votantes de derecha, crearon su propio partido para que desembarcaran allí sus indignados y apareció con fuerza un partido insignificante hasta ese momento, como era Ciudadanos. En fin, gestionaron la cosa para cambiar sin cambiar nada.

A todo esto, el PSOE desorientado y temeroso del sorpasso que no consiguiera Anguita pero que podía conseguir Iglesias, no daba pie con bola. ¿Jugamos a la izquierda o nos derivamos a la derecha cargados del pragmatismo que se desprende de la convicción de que esto va para donde va y no hay quien lo pare; es decir, que hay una globalización que arrasará con todo e impondrá sus normas queramos o no, que la democracia está descafeinada desde hace tiempo y jugamos a un nuevo sistema donde la elección no será libre sino condicionada por lo que hay, te guste o no? O sea, ¿Nos entregamos definitivamente? Al final estalló todo, el partido explosionó y el dramatismo se adueñó de Ferraz entre gritos, señora del sur, colega de Susana, reivindicando la máxima autoridad, etc, y amenazas y poco debate y nada de acuerdo… la suerte estaba echada y solo había que articular la forma de cargarse al Secretario General que, aunque hubiera olfateado el problema y la desafección, estaba carente de recursos para parar al aparato. La Gestora pasó a dominar la situación con la connivencia andaluza. Pongamos un asturiano al frente para liberar la presión sobre el sur, aunque el pacto estaba hecho y había que reconducir la situación con garantías de éxito… ¿Cuándo? cuando sea posible, dejemos que se enfríe la cosa y mientras vayamos construyendo el edifico del futuro.

En todo este batiburrillo, un manto de sospecha se ha instalado sobre Susana por su forma de provocar y gestionar la crisis del partido, sospechosa de ser la actora principal, incluso de hacer el descosido para ofrecerse a coserlo de nuevo. Los cantos de sirenas de los barones y prohombres forjados en el ejercicio del poder, de los factótums del partido, sobre los que se cierne, también, la sospecha y la desconfianza de las bases y, lo que es peor, de la ciudadanía en general que es quien vota, se evidenciaba y se siguen evidenciando. No parece que el haberse rodeado de ellos en su presentación en Madrid le haya sido de gran provecho, pues hay mucho militante, y más ciudadanos que no lo son, que empiezan a rechazar a las viejas glorias, o ya las rechazaban por cómo han desarrollado su proceso evolutivo en el poder y la sociedad, enriqueciéndose en algunos casos de forma poco clara.

Para muchos militantes, al menos de los que yo conozco, no digo para todos, claro está, y para una inmensa cantidad de votantes no militantes, la actuación permitiendo el gobierno del PP ha sido lamentable, ya que se han sentido traicionados, facilitando el acceso al poder del PP con su abstención o pasividad, cuando prometieron en campaña que no lo apoyarían nunca.  La Gestora, en esa lucha interna, a veces irracional al cambiar su posición programática inicial y castigar a quien votó lo prometido al ciudadano, se ha lucido para muchos y ha perdido credibilidad, si es que la tuvo alguna vez, salvo de los que apoyaron el “cuartelazo”. Este “automayazo” es incomprensible para todos los que ahora defienden a Pedro, que no es que sea el sumun de las capacidades como líder, pero sí el que más se ajusta a los defensores de la esencia socialista, según ellos.

En estas circunstancias, las bases se revuelven sabedores de que el lazo que les viene desde la izquierda puede estrangularlos, de que el tan cacareado rearme ideológico, que se viene reivindicando desde hace años, no será posible si no se busca una alternativa nueva y creíble para renovar a los barones y el aparato dominado por los históricos, que generan rechazo en la izquierda política, incluso en la socialdemocracia. Piensan que si se quiere defender la existencia del PSOE se ha de cambiar para evitar ser fagocitados por la izquierda y derecha. ¿Pero cómo defenderse del acoso? Si nos paramos a pensar veremos que el discurso de Iglesias y los suyos es casi una copia del que tenían González y Guerra en los años 80 para desbancar a la derecha heredera del franquismo. Si es que se vuelven a remover conciencias, ideologías fundacionales, posicionamientos sociales y políticos que habían perdido su vigencia por la actuación y acomodo al poder. Podemos puede hacer daño… o hay rearme ideológico o todo se va al garete. El amante del PSOE a toda costa, se pregunta qué hacer para evitar la hecatombe y muchos creen, como decía antes, que se ha de hacer un rearme ideológico sin los actores del pasado, que deben retirarse o ejercer de jarrón chino, como dijo González en una ocasión.

La cosa se complica cuando alguno de los otros históricos, como Pepe Borrell, plantea la necesidad imperiosa de entenderse con Podemos a medio y largo plazo para aglutinar a la izquierda, puesto que esa realidad ya no se puede obviar, dado que ahí militan hasta los propios hijos, formando un movimiento de futuro. Estos hijos rechazan que la España intransigente y nacionalista se siga fundamentando conceptualmente en súbditos y no en la soberanía de los ciudadanos libres; lo que lleva al PSOE a plantearse tomar partido por la soberanía popular y su ejercicio.

Por tanto, el PSOE está condenado o a entenderse con un Podemos más o menos suavizado, sin la osadía, chulesca para algunos, de Pablo Iglesias y sus incondicionales. Tal vez Errejón con su pragmatismo y estrategia fuera más afín a un PSOE renovador y facilitara el encuentro. La cuestión está en que si no hay entendimiento con la izquierda que representa Podemos, si no aparece un líder que pilote el nuevo PSOE para frenar la sangría, estará condenado a la oposición o a apoyar un gobierno de la derecha jugando siempre en el margen derecho de la política, sabiendo que allí solo le queda ser la muleta donde se apoyen el PP y CS.

¿Qué pasará si gana Susana y deja el vacío a su izquierda? ¿Qué pasará, si gana Pedro, con la posición del aparato, la gestora y las viejas glorias?

Nosotros, a pesar de los análisis que se puedan hacer ahora, solo nos queda esperar a ver que deciden los señores y señoras militantes y obrar en conciencia. Al fin y al cabo son cosas del PSOE y sus militantes… De todas formas siempre será complicado gobernar a un país tan diverso, que tiene 62 denominaciones de origen de vinos…


sábado, 6 de mayo de 2017

La nieta y la abuela


Foto tomada de internet
He de reconocer que no suelo salir a andar. Ya se sabe que es un sano ejercicio a mi edad. Pero, tal vez por vagancia, por estar haciendo otras cosas o preferir dedicar el tiempo a otros quehaceres, un día por otro, a pesar de ser consciente de la necesidad de caminar, sigo sin hacerlo.

No obstante, de cuando en cuando, me gusta despejarme, hacer volar el pensamiento a otras esferas y, al ritmo sosegado del paseo, dar rienda suelta a la imaginación. Digo eso porque si dejas la mente suelta, abierta a los estímulos del entorno, ella divagará en función de lo que prefiera o le sea más impactante o interesante entre todo aquello que se ofrece a sus sentidos.

Hoy, en uno de esos escasos paseos, observé delante de mí a una pareja formada por una chica joven y una señora mayor. La joven tenía un tipo impresionante, una figura seductora de belleza 10, y con matrícula de honor. Aflojé mi ritmo para no adelantarlas y seguir disfrutando de la maravillosa visión. Se me vino a la mente lo de viejo verde y recordé lo que suele decir un amigo mío, que prefiere ser viejo verde a estar muerte y carente de deseos. La chica debía medir algo más de 1,70 m. Llevaba una especie de top corto mostrando una fina línea de su cintura entre la falda y el top. La falda, ligeramente por encima de la rodilla, mostraba algunos centímetros de los muslos, dejando a la fantasía una morfología ideal, a la par que le daba frescura a la imagen y un cierto encanto con el rítmico bamboleo al caminar. El pelo rubio y abundante le caía sobre la espalda formando una melena juguetona con la suave y casi imperceptible brisa de la mañana. Zapatos de tacones moderadamente altos, lo suficiente para elevar los glúteos en su justa medida, exhibiendo un trasero seductor. Piernas bien formadas, con caderas perfectas que se iban ajustando armoniosamente a la dimensión de la cintura, que, sin ser de abeja, ofrecía un diámetro de película, formando una figura ejemplar, de modelo, que me hizo pensar por qué es un placer subliminal el toque de guitarra.

Aquella chica tenía todos los encantos necesarios para llamar la atención, para despertar admiración al observarla. Ciertamente, el mundo nos ofrece bellezas por doquier, bien sean naturales o artificiales. Lindas panorámicas, maravillosas construcciones, exuberantes floraciones en primavera, etc. Y cómo no, la natural belleza del sexo contrario o, por qué no decirlo, para algunos y algunas, los del propio sexo. Esto de la belleza parece que no es una cuestión perfectamente definida y baremable, aunque hay ciertas tipologías que serían los modelos matizables según cada cual. En todo caso, yo suelo decir, cuando se ve una mujer bella, que es como una obra de arte expuesta en el museo natural de la vida para ser observada y admirada pero, como en los museos, queda prohibido tocar.

Reconozco, como hombre, que ante estos estímulos afloran sensaciones, sentimientos y deseos esporádicos que bullen en el interior, produciéndose una batalla entre el deseo y la razón que, al final, acaba venciendo. Para ello se nos ha educado en esta sociedad que nos encorseta a normas, no siempre bien interpretadas. Porque, digo yo, ¿no quedaría bonito que cuando un hombre o una mujer, ve a otra persona de belleza y encanto se lo dijera? Sería lindo que alguien te parara por la calle, cuando a veces necesitas un chute de energía positiva, y te dijera: “perdone pero al verle he sentido en mi interior la necesidad de decirle lo bella que es usted, me encanta su pelo, sus ojos o su…” lo que fuere, sin que ello significara que esa otra persona te está agrediendo o invadiendo tu intimidad, sino reconociendo y realzando tu valor. Tenemos miedo a que la gente nos malinterprete cuando decimos algo que pueda sonar a piropo intencionado, a que se viva como una agresión y se nos mande a freír espárragos con cajas destempladas, desde la suspicacia y paranoia que nos ha creado este mundo de oscuras pretensiones. A mí, a veces, me sale del alma y, en más de una ocasión, le he dicho a una chica, amparado tal vez en la diferencia de edad, lo bonitos que tiene los ojos, la luminosidad que proyectan y le otorgan a su cara, o la esbelta y modélica figura de su cuerpo. Evidentemente, mis pretensiones son las del visitante del museo, solo observar y disfrutar de la belleza de la obra creada, sin tocarla, claro está.

Pero volvamos al caso de la chica y la señora que nos ocupan. ¡Qué maravilla! La suerte dotó a la joven, sin ni siquiera hacer nada, con toda su belleza. Ella lo sabía, ¿cómo no? si solo al mirarse al espejo debía recibir una chorro de autoafirmación, y satisfacción personal, con el riesgo de llevarla a la pedantería y el engreimiento. Y mirándolo bien, me dio la sensación de que así era. Pienso que, como se suele decir, se lo tenía creído. Sin comerlo ni beberlo, la naturaleza le regaló la belleza; el mérito no era suyo, en cierto sentido. De todas formas, a mí, me arrebató, sintiendo en mi interior las alteraciones naturales del deseo, porque no nos engañemos, la edad es la edad cronológica, pero la juventud y el deseo afloran sin remisión… otra cosa es el autocontrol y la represión que ejercemos a lo largo de nuestra vida sobre esos deseos de inapropiada exhibición pública.

Luego, cuando se pararon en el escaparate de una librería, no pude menos que imitarlas. No eran los libros expuesto mi motivación, lógicamente y ante el susodicho arrebato. De soslayo observé más detenidamente su cara, su torso, ojos, etc. que la reafirmaban. Linda chica, me dije… y entonces miré a la señora mayor. Debía ser su abuela.

Cambié el chip al ver su cara, cargada de arrugas, el pelo blanco, sus ojos cansados pero no apagados, y todo su ser marcado por el tiempo, por la vida vivida y sufrida, por las experiencias traumatizantes y enriquecedoras, por el acúmulo del conocimiento y saber estar. Yo creo que superaba con holgura los 70 años, pero a mí nunca se me dió bien el calcular las edades, sobre todo en el caso de las mujeres. Eso sí, aquella señora exhalaba encanto por los cuatro costados, hasta tal punto que borró de mi mente a la joven y mi pensamiento voló a otros campos. En ella vi el valor de la persona que a lo largo de su vida se va fraguando, que se crea a sí misma y su belleza y valía es una autocreación, un cúmulo de riqueza acumulada en su ejercicio vital, en su esfuerzo y dedicación a lo largo de la vida.

La obra de arte que portaba su nieta era de otro artista, siendo ella un mero soporte de la belleza; en el caso de la abuela, era ella la artista, la que había creado su obra. La belleza de la joven era un regalo divino, no una creación propia, mientras la belleza de la abuela era el producto de una conformación personal, una creación exclusiva realizada a lo largo de su existencia donde fue modulando sus sentires, emociones, convicciones, valores, etc. hasta resultar el cúmulo de encantos que emanaban de su ser. Se veía una persona culta, sosegada, inteligente, irradiando paz. Ese era su atractivo precisamente. Tal vez despertara cierta envidia en mí, pues a estas edades uno de los elementos básicos que deben movernos en la vida es, precisamente, el encuentro con esa sosegada paz que nos permita transitar por el estadio final de nuestra existencia, hasta llevarnos a un final tranquilo, apacible, dulce y afable. La paz interior se refleja en la sonrisa, en la mirada y los gestos. Se muestra desde la tranquilidad del espíritu, desde el equilibrio interno y la madurez psicológica. A esas edades, si se alcanza esa madurez, se comprende casi todo, se entiende a la gente y se acepta la nimiedad personal, dejando de ser insoportable la levedad del ser, como diría Milan Kundera. A esa edad ya no ha de haber envidias, ni vanidades, ni codicia y avaricias sobre el mundo material, sino sosiego, ternura y nobles sentimientos que se puedan ofrecer a los jóvenes como guía para alcanzar en su mañana esas cotas de desarrollo cercanas a la autorrealización personal.

Curiosamente, la joven pasó a segundo término eclipsada por su (presumible) abuela. Mi instinto reproductor, mi deseo sexual, quedó superado por mi otro deseo de maduración psicológica, de identificación generacional y de modelo proyectivo, sabedor de que mi camino se alejaba de aquella juventud ostentosa de la chica y se acercaba al sereno tránsito de su abuela. Entonces prefería el valor nutriente de la experiencia, a la bacanal impulsiva de deseos con matices de sensualidad lasciva. Tal vez se comprenda esto al entender que el deseo sexual es una necesidad perentoria que una vez satisfecha pierde su poder, como el hambre desaparece después de haber comido.

Hay instintos importantísimos en el ser humano, y todas las especies animales, que permiten su perpetuación a través de la gestación y nacimiento de sus crías, para ello, el acto de inseminación se acompaña de uno de los placeres de mayor intensidad, porque de lo contrario no estaría estimulada esa reproducción y la especie desaparecería. Por tanto, la sexualidad es hedonista y placentera hasta tal punto que, mientras el resto de las especies la usan, por lo general, en los momentos de receptividad de le hembra para la reproducción, el ser humano, dotado de inteligencia, la busca por puro placer. Mientras que las otras especies detectan esa receptividad por el olfato, nosotros usamos más el conjunto de sentidos, la vista, el oído, etc. junto a la interpretación del mensaje verbal y no verbal con todas sus ambigüedades para valorar la receptividad del sexo contrario y la afinidad, feeling o química, que se pueda dar entre ambos.

De ahí que la sexualidad de las personas mayores sufran un declive con la edad, porque la naturaleza es sabia. Los jóvenes, desde su fortaleza, garantizan una mayor calidad de las crías. A los mayores, en todo caso, les compete aportar su cúmulo de saber en lo vivido actuando como nutrientes del conocimiento, como aporte de la sensatez y el equilibrio que otorgó la experiencia, aunque en los últimos tiempos la tecnología nos ande arrebatando el derecho a transmitir las actitudes y el conocimiento intergeneracional. Ello no quiere decir que en la madurez el sexo no exista, sino que se vive de otra forma más sosegada, donde el coito y penetración no es el objetivo principal, sino el contacto, la caricia, el sentimiento de acompañamiento y comprensión. En suma la aparición del amor verdadero y no del amor pasional que prevalece más en la juventud por imperativo subliminal de reproducción.


Si, la abuela era la verdadera obra de arte en el sentido humano integral, con las marcas y arrugas que dejan los tiempos; la nieta era apariencia sublime, de piel virginal, sin el contenido humano de la abuela. ¿Me estaré haciendo viejo?

De todas formas, dado que mañana es el día de la madre, ¿qué mejor madre que la abuela? por eso se llama en algunos idiomas gran madre... va por ellas.


domingo, 23 de abril de 2017

Día Mundial del Libro

  
El libro es la ventana por la que los seres humanos ven el mundo de los otros o como lo ven los otros, por donde nos intercambiamos alimento del alma, del intelecto, y desarrollamos nuestras potencialidades de creatividad, evolución ideológica, visión de la vida con la sensibilidad que nos permite madurar como humanos, por el que se nos rescata de la ignorancia y nos lleva al conocimiento, a la luz del pensamiento propio.

El libro nos hace libres, tal vez por eso, sin quererlo o queriendo, se llame libro, porque nos libra de la esclavitud que conlleva el desconocimiento y la ignorancia. El libro ha sido perseguido por los poderosos, y también usado para manipular, para someter a los débiles de pensamiento, a los crédulos carentes de ideas propias, hasta el punto de acabar dominado, controlado y censurado cuando el poder es totalitario.

Las religiones, en un acto de barbarie, quemaron libros… aquellos que cuestionaban en libertad sus credos, los que ponían en entredicho sus dogmas y podían abrir los ojos de los fieles, aquellos que eran expresión de herejes o críticos. Solo los sacerdotes, imanes, rabinos, etc. podían leer e interpretar el mensaje de las escrituras y estudiarlas bajo la dirección de eruditos doctores de la iglesia. El libro era un arma peligrosa que había que neutralizar y controlar para ser usada en beneficio de la fe, guiados por la mano del pastor. Entonces fueron los monasterios los garantes del libro, pero, sobre todo, de aquellos que les interesaban y reforzaban la fe y el dogma… “El conocimiento y el pensamiento estaban controlados”.

Luego, la imprenta rompió ese poder, la burguesía reivindicó su activo papel social y surgieron los librepensadores para que la fortaleza donde se controlaba todo se desmoronara. El siglo de las luces a través del libro, el enciclopedismo y del librepensar, cambió el escenario acorralando al poder establecido y abriendo las mentes a otras dimensiones que nos llevaron a esta situación donde el analfabetismo es casi ausente, aunque haya mucho analfabeto funcional o ideológico.

Los libros adoctrinan, socializan, imparten conocimiento, matan la ignorancia, distraen como medio de ocio… en los libros puedes vivir mil historias y aventuras, a la vez, que exponer la tuya y tu propio proceso evolutivo, tu pensar y entender de la vida, tu aprendizaje y conclusiones en ese contacto continuo con el entorno del que te alimentaste.

El libro es un arma muy poderosa. Por eso lo quieren controlar los que ostentan el poder. Ellos, con sus empresas, determinan cuales publican, a qué libros apoyan, o puede o debe ser un best seller… El libro modula, conforma (da forma) a la gente, por experiencias vicarias (de otros) o proyección en sus protagonistas, en una línea determinada, creando un perfil social, un sujeto modélico o ajustado a los principios y valores que se siembran en esa sociedad mediante la cultura social que le caracteriza, bajo el dominio de su estructura de poder. Pero el libro también ofrece la oportunidad de pensar, analizar, conocer y vivir distintas visiones de la vida, lo que te lleva a la ingesta del alimento intelectual al que has de saber digerir para que el nutriente sea aprovechable, mandando las heces al sistema evacuador y el alimento a la sangre que corre por tu mente y te hace crecer.

Cuando uno lee un libro mira quién es el cocinero que condimentó ese alimento y si es de tu agrado el autor; o sea si te gusta la comida que te ofrece y la consideras nutriente para tu espíritu. Pero, siempre, absolutamente siempre, se ha de someter a ese proceso de digestión, al que ya me referí, para no tragarse nada sin desmenuzarlo y separar las heces del nutriente, porque en todo alimento hay restos que formarán esas heces, salvo situaciones excepcionales. En todo caso, enseñar a leer no es mostrar qué dice la B con A, sino adiestrar para que el sujeto entienda, discuta y asimile en libertad crítica lo que lee, sin tragárselo de corrida.

Es más, cuando alguien le diga, al leer un libro, “palabra de Dios” (entiéndase Dios o líder social o político si lo desea) para que usted no la discuta y la acepte sin rechistar, piensa que las palabras siempre son de los hombres y, por tanto, siempre llevan una intención, más o menos buena, para imponer o mostrar su verdad subjetiva, por lo que debe analizarse bajo el manto de la duda hasta racionalizarla y comprenderla… luego, cada cual  es muy dueño de fraguar su pensamiento sin imponerlo a nadie, claro está; pero, en todo caso, yo aconsejo que elabore su propio juicio para sentirse en plena coherencia interior.

Por tanto, hoy más que nunca, vale la pena reflexionar sobre el libro y su papel en el proceso evolutivo de la sociedad y, cómo no, en nuestro propio progreso individual. Yo le dediqué hace unos años este poema en un día como hay, donde intenté plasmar mi visión del libro expresada en forma poética, recurriendo al verso para darle un sentido más lirico.


Homenaje al libro

Líbreme el libro del mal de la incultura
hágame libre, de pensamiento libre,
no me atrape el libro en dogmas ni credos
no me encorsete en normas leguleyas
ni me oprima con leyes represoras.

El libro es la estrella del camino
que te guía en su deriva hasta ser libre
por la senda de la grandeza del espíritu,
del conocimiento y desarrollo personal,
hacia nuevos horizontes del futuro.

El libro es un lugar de encuentro
un campo de cultivo compartido
el surco en sementera de la vida
el abono de una promesa del fruto del mañana
letra, sílaba, palabra, verbo de papel…
para llevarnos siempre al libro de la vida
rompiendo las miserias y prejuicios
haciendo germinar un novel marco
que dé sentido a un nuevo mañana
que hoy nos quieren yugular
para llevarnos a la nada
mientras otros, en mísera codicia,
se suben al tren de la abundancia
dejando sumidos en pérfida ruindad
a la inmensa mayoría desesperada.

Hoy canto al libro redentor de mi mañana
que traiga nuevas formas y alianzas
a través de la lectura y su palabra
para que surja un nuevo mundo
para que se imponga la justicia
para que los ojos se nos abran
para que sembremos en su campo
el huerto que traiga el alimento en alborada.

Autor: Antonio Porras Cabrera

Málaga, 23 de abril