miércoles, 28 de octubre de 2009

A mi nieto


Posiblemente, este poema, tenga una mayor comprensión por parte de quienes son abuelos. Yo quiero homenajear a mi nieto expresando, aunque él no lo pueda entender aún, las emociones que me genera. Es esa dicha plena, parecida al sentimiento del enamorado, que te embarga cuando lo ves, te sonríe y te dice: “Hola abuelo, un besito”, en su idioma.
_________________________________

Vuelven a escucharse risas infantiles,
palabras cortadas de extraños idiomas
que no se comprenden,
pero con su gracia te llenan de gozo.

Los hijos se fueron,
llegaron los nietos
y, en su alforja cargada,
traen el alborozo,
dichas de la vida,
júbilo de abuelos,
risa incontenida,
luz de primavera
que brilla en sus ojos.

Fuerza diminuta
que agota a su antojo,
que pide más marcha,
pero nuestro cuerpo
cansado y dolido
ya no da la talla.

Solo con mirarlo
se corre una lágrima
al verlo tan ágil
cargado de vida
lleno de pujanza.
Su cara de ángel,
o bien de diablillo
según se mirara,
te llena hasta el alma.

Que extraño te es todo.
Los hijos te crearon dilemas,
los nietos te dieron la calma
que premia la savia de abuelo
de infantil ternura,
que da a tu madurez alas
y apacible sentido a la vida

hasta el final de la singladura.

26 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Hermosisimo nieto, que ojazos!!!!

Realmente se los vive con más paz que los hijos, detras de quienes siempre estuvimos corriendo.
Se los disfruta de una manera my especial y grata.
Claro que nos hace recordar los años que tenemos , pero igual vale la pena tenerlos.
Es algo inexplicable en las nietas me veo proyectada en futuro.
Y pienso que valio la penas tantos afanes para gozarlas a veces simplemente mirándolas de lejos jugar.
Son parte de mis gracias cada día que me levanto.
Vivir de nuevo la inocencia es algo....impagable.

Tu Antonio con tu estupenda forma de expresarte has escrito estos versos tan bonitos, ya él te los retribuirá!!!!

Cariños

María dijo...

Antonio, me parece precioso el homenaje que le has dedicado a tu pequeño nieto, son versos preciosos, que lo expresan todo, que dicen mucho, y que te han quedado divinos, de verdad, te felicito por este poema tan bello.

Un beso.

Felipe dijo...

Bonito poema para ese nieto que te tiene chifladito.

¡Ay los abuelos!

Naveganterojo dijo...

Precioso poema amigo mio, has conseguido que se me llenen los ojos de lagrimas, pues a mis futuros nietos quiza no les pueda conocer.
Gracias por la ternura que rezuma este poema.
Salud y felicidad

Peter Pantoja Santiago dijo...

...El pasado 13 de agosto de 2009 nosotros como familia nos "despedimos" en el Aereopuerto de mi sobrina, que el pasado lunes 26 de octubre cumplio sus 13 años, para mi madre fue un golpe duro, pues en 2003 cuando cumpliria sus 3 años mi hermano (su padre) fallecia, y desde entonces mas que tio y padrino adopte un rol importante en su vida, y ver que se radicaba tan lejos fue algo para lo cual no estaba preparado, imaginate una abu que ama tanto a su nieta.

Son una bendicion los peques, asi que gracias por compartir esa esencia especial con nosotros y hacernos reflexionar tanto en ese hermoso poema.

Dios guarde a tu nietecito y que puedas disfrutar de su crecimiento y el de tu familia, que en cada experiencia nos nutrimos y crecemos.

Peter

MAJECARMU dijo...

Mi felicitación por esa inspirada ternura, que viertes con ritmo y soltura y te honra, como persona y abuelo ciertamente "enamorado".

La poesía cuando sale del corazón es mágica y directa.. nos eleva espititualmente, nos hace casi divinos.. amigo Antonio..!!

Mi felicitación por esa variedad de temas, que nos ayudan a crecer juntos.
Mi abrazo siempre.
M.Jesús

Cris Gª. Barreto dijo...

Querido Antonio:

Que poema tan dulce, temporal y sentido.
Felicidades por tu lindo nieto, me encanta su carita.

Me recuerdas a cuando yo escribía a mis hijos, a los niños en general, pero más a los míos.

Que gusto entrar en tu blog y sentir siempre ternura. Eso es lo que transmites inmensa ternura.

Tu amiga,
Cris.
Besos "Bodas de Oro"

Para recordar....

Infantes

Infantes, bellos, infantes
como muñequitos de las
fiestas, juntando todos los
colores de este planeta.
Con sus juegos y jaleas,
corren el patio haciendo
peleas. Inocencias de
niños sin felonía que
ponen todo de vuelta o
lo averían. Cóctel de mi
pasión, beberles un poco
de su alegría. Y qué nos
sería de no tenerles
un día, tras otro día.

mariajesusparadela dijo...

Me quedo con las dos cosas: con el niño y con los versos...

Ciberculturalia dijo...

Preciosa dedicatoria Antonio.Seguro que tu nieto la entenderá.
Un beso y enhorabuena por ese guapo nieto.

izara dijo...

Precioso Antonio . Me gusto mucho tu respuesta el el blog de navegante y vine a conocer tu sitio. Y me gusto.
Un saludo.

vida dijo...

Preciosas palabras Antonio, y que bonito recuerdo le quedará cada ves que lo lea :)

Un abrazo grande

JAVIER dijo...

Ser abuelo -segun dicen- es la segunda oportunidad que te da la vida para ser buen padre, y si lo fuiste entonces para reafirmarlo. Todo niño en casa trae alegría y nos despierta un sentimiento especial.

Realmente un poema lleno de ternura.

Un abrazo desde Japón.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

mi querido antonio, buenos días... siempre es un placer leerte pero es que encima hoy me has enternecido en lo más hondo.

Lola Mariné dijo...

Bonito poema y precioso nieto ¡felicidades!
A mi todavia me queda para ser abuela (espero...) pero el "niño" ya se fue y me hará ilusión cuando lleguen los nietos. Por lo que entiendo tus sentimientos aunque no los haya vivido.
Tiene que ser maravilloso volver a oir la risa de un niño, verle corretear, sus charlas inocentes.
Imagino que será un poco como revivir la infancia de los hijos, qu es algo que añoro a veces.
Saludos.

JUAN dijo...

Precioso homenaje a tu nieto, él se alegrará un día cuando lo lea y lo guarde con esmero.
te envidio porque yo los míos los tengo lejos, y hasta Navidad no vendrán a verme.Pero sentirlos por telefono y verlo en Messenguer es maravilloso.
Un abrazo.

MarianGardi dijo...

Que dulce, yo aún no soy abuela pero estoy deseando serlo.
Me ha gustado mucho y tu nieto también es relindo.
Un abrazo

Susana dijo...

Tengo la infancia de mi niña (hijita) suficientemente cerca como para identificarme con casi todo lo que cuentas. Incluso he utilizado en más de una ocasión el símil del enamoramiento para quien no tiene hijos... Resumiendo: me ha llegado al alma, te imagino arrobado ante ese roba-corazones y veo una imagen tierna y única. Los niños agotan, roban tiempo y energía, pero lo que te entregan tiene un resorte mágico que se palpa al leerte. Me ha gustado mucho. Un abrazo.

Antonio dijo...

Gracias a todos y todas por haberos sumada a ese homenaje a los nietos. Veo que mis sentimientos son compartidos tanto por lo abuelos como por los que no los son.

Gracias Abuela Caber, yo también creo que nos proyectamos en ello.

A ti, María, por tu sensibilidad solidaria.

A Felipe, por su visión poética y comprometida de la vida.

A Navegante, que me deja preocupado por no entender eso de que “quizá no les pueda conocer”. La sensibilidad llena los ojos de lágrimas.
Un abrazo afectuoso.

A Peter, porque en su sobrina proyecta un sentimiento similar y comprende a su madre y el amor de abuela.
Gracias por tus buenos deseos, Peter.

A M.Jesús, siempre constructiva y receptiva, compartiendo y entendiendo los sentimientos ajenos.

A mi amiga nº 50, Cris, de una riquísima expresión poética. Gracias por compartir tu poema a los infantes.

A María Jesús, que se pretende quedar con las dos cosas, pero yo espero compartirlas.

A Carmen, de Ciberculturalia, por su visita y sus buenos deseos.

A izara, a quien doy la bienvenida y le ofrezco esta casa para participar con sus comentarios en el enriquecimiento de todos nosotros.

A vida, por su lindo nombre y su actitud en dar sentido a la misma.

A Javier, que saltando por los continentes llega desde Japón para ofrecernos su blog y compartir sus cosas…

A Mª Ángeles, con la que comparto el placer de leernos y disfruto del remanso de paz que suelen ser sus escritos…

A Lola, con cuyos escritos disfruto y a la que le deseo ser una excelente y divertida abuela cuando le llegue esa hora a que se refiere.

A Juan, por el que siento un gran afecto desde el primer día que contactamos, esperando que pueda seguir mucho tiempo disfrutando de sus nietos, aunque sea en la distancia.

A MarianGardi, ciudadana del mundo y viajera incansable, que espera ser abuela con ilusión. Si tus nietas salen tan guapas como tu hija Mireia, será una gozada…

A Susana, enamorada de su hijita, y dispuesta a dejarse arrobar por los infantes roba-corazones.

A todos en general, los que escribís y visitáis este lugar, gracias por estar ahí, junto a la pantalla, pero trascendiendo a la vida propia…
Un abrazo o como yo suelo decir:
Sírvete la expresión afectiva que más te apetezca en buffet libre…

Circe La Hechicera dijo...

Querido Antonio, tienes un nieto hermoso!!!!! que palabras tan dulces y tiernas, la vivencia de ser abuelo es una experiencia alucinante que se disfruta enormemente. Bello!!!! Besosssss

Antonio dijo...

Gracias Circe. Se suele decir que lo malo de ser abuelo es que se acuesta uno con una abuela o viceversa, jejeje...
Lo cierto es que los nietos te vuelven a dar vida joven...
Un beso caribeño...

Belkis dijo...

Hermosísimo Antonio, que maravilloso debe ser el sentimiento que genera un nieto, porque son hijos por partida doble. Yo conozco la belleza de ser madre, pero aún no sé lo que significa ser abuela, aunque lo intuyo. Es muy bello el peque. Besitos a los dos.

Antonio dijo...

Gracias Belkis. De verdad es un encanto el peque. A mí me trae loco. Es una experiencia que solo se puede valorar cuando se tiene. Es como el sentimiento de padre o madre, se ha de tener...
Un beso

Cris dijo...

Hermoso niño, cálidos y expresivos versos cargados de sentimiento, un saludo cariñoso

Antonio dijo...

Gracias, Cris, por tus palabras de afecto. A mí me ha encantado el poema que le has dedicado a tu hijo.
Un saludo afectuoso

Maribel dijo...

Hola, Antonio, acabo de leer esta bella poesía dedicada a nuestro nieto y me he emocionado. Comparto contigo los sentimientos que me embargan cuando estoy con él o cuando lo oigo por teléfono, es algo tan grande que no sé como explicarlo. Envidio (de manera sana) el don que tienes para expresar tus sentimientos a través de la escritura, esto es algo de lo que yo siempre he carecido.
Espero que nuestro nieto se dé cuenta, cuando sea algo más mayor, de lo mucho que lo quieren sus abuelos y lo felices que nos hace con sólo pensar en él.
Un abrazo muy fuerte.
Maribel

Antonio dijo...

Gracias, Maribel. Quién mejor que tú, como su abuela paterna, para comprender y compartir el poema. Tú lo vives y lo sientes como nosotros, le conoces y disfrutas de su gracia y desparpajo y se te ilumina la cara cuando ves esa preciosa carita que hay debajo de ese sombrero.
Un abrazo para ti y su otro abuelo.