viernes, 30 de octubre de 2009

Contraste de luna


Hablaba yo, en un post anterior, de nuestra característica de ciclotimia, ese cambio cíclico de humor y estado de ánimo que suele acompañarnos a todos en el devenir de la vida. Yo siento, no se si vosotros también, que hay veces en que me apetece escribir poesía, otras ensayo o reflexiones, otra relatos, ocurrencias, etc. Luego están los temas. El amor, la política, la religión, la psicología, sociología, etc. Al fin y al cabo, todo ello forma parte importante de la vida y merece nuestra atención. La inspiración es algo que aparece y desaparece, las ganas de escribir son variables y no siempre anda uno en condiciones de plasmar una idea sobre el papel, bueno sobre la pantalla con estas tecnologías.

La poesía, al menos para mí, que siempre me definí como polifacético (polifacético es aquel sujeto que abarca mucho, aunque poco aprieta), pero sobre todo como librepensador, conlleva el arte de la empatía. Contiene esa capacidad de ponerse en un lugar determinado, en unas circunstancias específicas, con vivencias imaginarias y fantásticas o fantasiosas, que te hagan vivir lo no vivido, o lo vivido, según te apetezca expresar. Hablar de amor o desamor, de encanto o desencanto, de belleza, de todo aquello que te produce desazón, alegría o despierta emociones. La forma de transmitirlas es la clave, pues el asunto está en conseguir que la persona que te lea, u oiga, sienta lo mismo que tú. Por tanto, es el sublime arte de compartir emociones.
Si hurgamos en nuestro interior encontraremos el universo, el cosmos de la energía concentrado en tan poco espacio. Las leyes universales se dan de forma macro o micro, pero son las mismas. Buscar en nuestro interior es descubrirnos, sacar a relucir las potencialidades que tenemos y, sobre todo, elicitar la proyección universal que nos hace inmensos, integrantes natos de un todo incuestionable que se da en la naturaleza, en el conjunto y la integridad de la vida. Ser poeta es buscar en ese interior y sacar a flote todo ese mundo concentrado, escondido, marginado y oprimido, de los sentimientos, de las emociones, de las ideas y percepciones que nuestro entorno nos produce, que nuestra vida nos otorga, que nuestra mente nos presenta elaborado. Sacarlo en libertad, sin prejuicios ni rémoras condicionantes, porque la verdad de nuestro interior no puede ser cuestionada, tutelada o modulada por el exterior. Si lo fuera perderíamos nuestra esencia.

Por eso, hoy quiero colgar otro poema. Es diferente, es una vivencia imaginaria de una noche de luna con cielo juguetón de nubes y claros. Espero conseguir la transmisión de esta vivencia imaginaria a caballo de la propia fantasía del receptor.


Contraste de luna

Sublimes retazos de luna penetran la alcoba
queriendo poseerla desde la ventana.
La oscuridad resiste el envite
y no se retira, solo se agazapa
buscando el momento oportuno
para, con su fuerza, neutralizarla.

Las nubes actúan de compinches
frenando la luz de la luna,
y entonces se lanza como una posesa
sembrando penumbra por toda la casa.
La lucha nocturna entre luz y sombra
de nuevo se entabla.

Yo, tumbado en mi cama,
me siente expectante ante tal hazaña.
El sin par combate se alarga en la noche
y en la madrugada.

La luna se aleja como derrotada
y la sombra, orgullosamente,
se da a la bravata por haber vencido,
llenando la casa con su manto lúgubre
de muerte, tinieblas y sombras
que dejan helada hasta el alma.

De golpe, por el horizonte,
promesas de luz cegadora
se asoman sobre la montaña.
El gallo ya canta.
Y un rayo de luz penetra en la casa
hiriendo de muerte a la sombra
que huyendo se marcha.

Destellos de sol danzan sobre la ventana
dando el esplendor que trae la mañana.
Inunda la alcoba con su resplandor
y de nuevo surgen tumultos de vida
por toda la casa

Y yo me levanto saludando al día
y dando las gracias por haber vivido,
en mi fantasía, toda la aventura
de la lucha intensa entre las tinieblas
y la luz de luna que me iluminara.

45 comentarios:

María dijo...

Yo creo que los cambios de humor en las personas tienen que ver algo con la luna, aunque nunca me doy cuenta en qué fase está, pero dependiendo, unas veces estamos más inspirados que otras.

Veo que tus poemas son bellos, Antonio, es una faceta que me encanta haber descubierto de tí, tienes mucho arte para escribir, muchas gracias por compartirlo.

Un beso.

JUAN dijo...

A mí también me afecta la Luna, con el ciclo mensual, inevitable y esperado (Cobro la pensión casi siempre en la misma fase lunar. ¿Ustedes no?).

También me inspira a veces a escribir poemas.No tan buenos como el tuyo, por supuesto, pero que salen del alma.
La Luna es una buena musa para los que escriben poemas o prosa.
Me maravillo ante tu creatividad y facilidad para expresarla.
Un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

También yo soy lunática.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Hola Antonio, paso a dejarte un saludo.

JAVIER dijo...

Cierto, la inspiración es como una linda mujer que aveces nos sonrie y otra simplemente se muestra un poco indifente, va y viene. Y a muchos como a ti de ese jueguito les brota poemas como el que nos entregas, esta vez dedicado a la luna.

Un abrazo desde Japón.

Ciberculturalia dijo...

Tanto tu reflexión como tu poema me han gustado mucho, Antonio. Es una manera estupenda de empezar el sábado. Un beso

Lola Mariné dijo...

Un poema precioso. Envidio a los que sois capaces de escribirlos; yo me siento totalmente inutil para eso. Lo mio es enrollarme con la prosa, jajaja, pero disfruto leyendoos.
Saludos.

RGAlmazán dijo...

Bello poema. Descripción impecable entre luz y tiniebla. Entre claridad y oscuridad. Entre vida y muerte.

Salud y República

Abuela Ciber dijo...

Si creo que la luna afecta, sin ir mas lejos vemos los ciclos de las mujeres y tamien sus embarazos.
El carácter de los hombres tambien, doy fe , he pasado la mayor parte de mi vida rodeada de ellos. (hermano, marido y tres hijos)

Me encanto la batalla nocturna ,me llevas a las próxima noches veraniegas y la luna entrando en casa.

Saludos

Peter Pantoja Santiago dijo...

...Sin duda alguna la luna llena crea un efecto diferente en todos, en lo personal hay dias de luna llena en los cuales aflora el sentimiento y la musa para escribir, para exponer todo lo que siento en mi interior, es una sensibilidad extrema, captando todo aquello que me rodea al máximo, pero en otras ocasiones surge un efecto en mi de simplemente "pasar de todo", digo pasar de todo en el sentido de no desear estar cerca si ahy alguna dificultad laboral, o alguien que sea negativo y se este expresando, esto como ejemplo, pero mayormente surge esa sensibilidad extrema, son las mejores noches en las cuales ese don bendito de escribir y plasmar mi esencia aflora aún más.

Peter

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Pues ya ves auqnue siempre lo he oido, nunca he pensado si era la luna quien me mutaba el humor, no lo creo.
me gustó el poema
buen domingo

Susana dijo...

El poema me parece un canto al espíritu del poeta, a la creatividad, a la mirada desde el lado del que observa de veras las cosas. Me ha gustado mucho ese juego de tu luna en tus sábanas. Pero la intro, esa intro en prosa tiene una potencia para hacernos mirar hacia adentro que... Me atraen tus ciclotimias y tus poliedros pensantes; la versatilidad (en ambos sentidos) creo que aporta y sorprende y abarca (!) apretando en sitios inesperados. Tengo una sola objeción: no todo el mundo funciona así, no todo el mundo tiene esas facetas activas, ni ve de forma tan completa. Puede que se apriete a fondo, puede incluso que no sea una peor fórmula, pero en todo caso es más esperable.

Besos de géminis (por fin) comprendida. Ea.

MarianGardi dijo...

Yo no soy lunatica, me he librado de su influjo, sólo me pone de mal humor la telefonia y los bancos jejeje
Tu poesía va del oscuro la sombra a la luz y una siente (al menso yo lo he sentido) ese juego de luces en su trayectoria y me ha gustado sentirlo, lo he vivido.
Besos

Sílice dijo...

¡Jesús! Qué cantidad de comentarios... ¿qué te puedo decir yo? Sólo que la poesía es una enfermedad cardiovascular (jeje)
Casi no tengo tiempo de leerte, Antonio, escribes mucho y bien y tienes muchísimos seguidores con lo cual es bastante difícil la comunicación. Tendré que escribirte por correo electrónico.
Necesito tu dirección para envíarte mi libro si no lo consigues por ahí.
Y también necesito más poemas tuyos para leer por la radio, pero si puede ser más cortitos, porque la lástima es que al ser la mayoría tan extensos no da tiempo a leerlos (si no tienes cortos, mejor, así te obligo a escribirlos...:-)
Si entras en mi blog, cuando tengas un rato, podrás ver alguna foto de la presentación.
Un beso.

Shanty dijo...

Antonio:
No sólo el poema es de una belleza que cautiva, sino el preámbulo. Leerte siempre es un placer, tus ideas flotan en el aire y las acaparas haciéndolas arte.
Muchos abrazos.

escribes conmigo dijo...

Ayer por la noche traté de entrar para dejarte un comentario pero no me fue posible me dejo esperando y no se abrió pero al fin lo dejo:
bella forma de presentar la eterna entre el bien y el mal.
un gusto leerte


mario

MAJECARMU dijo...

Bella lucha entre luces y sombras,metáfora que personifica a los elementos de la naturaleza,como son la luna,las nubes y la penumbra.
Ellos reflejan nuestra lucha interior en brazos de la noche,los contrastes matizados entre mente y corazón,que esperan la luz del día,que comienza en el punto más alto de la oscuridad..
Bello y sugerente. La noche simboliza el despertar de la conciencia. El enfrentamiento con uno mismo en soledad,atisbando la luz del espíritu.

Mi felicitación por las imagenes y la belleza del conjunto.
M.Jesús

Antonio dijo...

Gracias María, por tus palabras de aliento. Ciertamente, cada día me gusta más escribir y hurgar en mi interior a ver lo que realmente hay dentro. La luna siempre me atrajo. En el blog tengo colgado un poema que se llama La tormenta y un relato sobre mi alianza con la luna par vencerla.
Siempre fui muy lunático, aunque eso se asocie un poco a lo descentrado y la locura, yo creo que es más bien idealista.
Un beso

Antonio dijo...

Gracias Juan. Eres un tipo cojonudo y de una versatilidad sorprendente. Por cierto al fin me ha conseguido mi librero tu libro y pasaré a recogerlo mañana o pasado.
No podemos escapar al efecto de la luna…
Un abrazo

Antonio dijo...

María Jesús, como le decía a María, me siento lunático pero bajo la acepción de idealista y de estar, a veces, en la luna.
Ya somos dos lunáticos, por lo menos…
Un abrazo

Antonio dijo...

Hola Geni. Recojo tu saludo y te lo viceverso multiplicado por n.
Un beso

Antonio dijo...

Cierto Javier. Es caprichosa la inspiración y se confabula para aparecer cuando menos te lo esperas…
Un abrazo

Antonio dijo...

Carmen, me alegra que te haya dado pie a empezar bien el sábado. Para mí la reflexión tiene su calado. Es una forma de entender la vida, la que subyace.
Un beso

Antonio dijo...

Amiga Lola, lo bello, como tú bien sabes, se puede expresar en verso o en prosa, como tú haces. La reflexión que hago previamente al poema, también se la aplico a la prosa.
Un saludo afectuoso

Antonio dijo...

Gracias Rafa, por tus palabras. Estamos un mundo demasiado dicotómico que necesita los claroscuros.
Un saludo

Antonio dijo...

Sí Abu. La luna nos afecta de una u otra forma, tanto a los hombres como a las mujeres.
A veces pienso que debimos bajar de ese cielo estrellado y que por eso nos llama tanto.
A mí me encanta observarlo en las claras noches veraniegas y hacer mis viajes espaciales imaginarios, pensando que puede haber vida en otros lugares.
Saludos

Antonio dijo...

Sí Abu. La luna nos afecta de una u otra forma, tanto a los hombres como a las mujeres.
A veces pienso que debimos bajar de ese cielo estrellado y que por eso nos llama tanto.
A mí me encanta observarlo en las claras noches veraniegas y hacer mis viajes espaciales imaginarios, pensando que puede haber vida en otros lugares.
Saludos

Antonio dijo...

Amigo Peter. La suave luz de la luna, que lanza los destellos tomados al sol, me causó siempre una sensación de bienestar, de paz, y de fantasía incomparable. Debo ser lunático.
Un abrazo

Antonio dijo...

Gracias, Mª Ángeles. Está comprobado que la luna influye en muchas cosas, no solo en las mareas, pero a mí siempre me despertó una especial sensibilidad.
Un abrazo

Antonio dijo...

Gracias Susana. Veo que has compenetrado conmigo en esa lectura que haces de la introducción y el poema.
Por otro lado, prefiero seguir siendo polifacético y versátil, creo que eso se acerca más al humanismo que la especialización aislada.
Besos a géminis

Antonio dijo...

Gracias Marian, por acompañarme en la vivencia, en ese recorrido emocional de la luz a la sombra, donde al final surge de nuevo la vida del día a día.
La luna y Granada son dos espléndidas aliadas en las noches veraniegas en que juega al escondite con la Alambra.
Besos

Antonio dijo...

Hola Inma. Tú sabes que esta es tu casa también. Tus comentarios siempre serán bien recibidos y si hablamos de poesía yo me quito el sombrero ante ti.
Gracias por la magnífica lectura que hiciste en la radio de mi poema a Málaga. Procuraré mandarte más y cortos. Lo que pasa es que cuando me pongo a escribir se me van los dedos y no puedo parar de hacerlo… es como una enfermedad cardiovascular, jejeje… intentaré frenar o al menos fragmentar para poder parcelar el poema.
Me voy ahora a tu blog.
Mil besos

Antonio dijo...

Shanty, eres un sol. Ese sol que al final vence a la sombra de la noche e ilumina con sus rayos la mañana. Gracias por tus palabras. Para mí es un placer compartir lo que pienso, que es lo que escribo.
Mil abrazos

Antonio dijo...

Gracias Mario. El mensaje ha llegado a buen término. Pero lo bueno es que al final vence la luz del sol al amanecer… lo malos, o lo bueno, es que la noche, con su oscuridad, siempre vuelve.
Un abrazo

Antonio dijo...

M.Jesús, me ha encantado la interpretación que has hecho. Creo que tu comentario complementa sabiamente al poema.
Un abrazo

marian dijo...

La luna que simbología más bella has utilizado en este precioso poema, me gusta por su doble sentido...
un saludo poeta
Marian

Antonio dijo...

Gracias amiga Marian. La poesía tiene dos vertientes, la sensibilidad de quien la escribe y la de quien la lee. De esa forma las dos sensibilidades de acercan en la interpretación.
Un saludo

Alondra dijo...

En nuestro estado de ánimo soy de las que pienso que influye la luna, la niebla, la lluvia, el sol,etc., esos fenómenos metereológicos que son arte y parte de la vida en el planeta...
El poema es hermoso, porque a veces el insomnio nos lleva a imaginar cuadros de luz y de sombra.
Saludos afectuosos

Belkis dijo...

Así como los contrastes de la luna, la luz, sombra, nubes, claridad, así somos los humanos, con nuestras altas y nuestras bajas, nuestras inspiraciones, o falta de motivación para escribir. Lo importante es que tu cuando lo haces, lo haces estupendamente no importa si es poesía, prosa, política, ocurrencias o reflexiones.
Es un placer pasar por aquí. Aunque el tiempo me traiciona con más frecuencia de lo que quisiera, pero mejor tarde que nunca.
Un cariñoso abrazo Antonio

Antonio dijo...

Querida Alondra, formamos parte del cosmos, como digo en la introducción. ¿Cómo vamos a escapar de su influencia?
Un saludo afectuoso

Antonio dijo...

Amiga Belkis, siempre es un placer encontrarte por esta casa. Gracias por tus palabras de ánimo.
Sí, así somos los humanos, con nuestros claroscuros. Siempre buscando la luz, o al menos intentándolo. Algún día amanecerá y nos encontraremos con esa luz interior que nos afanamos en buscar.
Un abrazo afectuoso

roxana dijo...

cOMO LA LUNA VARIA TODOS LOS DIAS IGUAL VARIAMOS NOSOTROS!
SOMOS PARTE DEL UNIVERSO!
¿CUANDO NOS DAREMOS CUENTA QUE LOS HUMANOS NOS HEMOS PUESTO BARRERAS MUY CORTAS???? COMO DICE LEVY STRAUSS, GENIO TOTAL QUE ACABA DE MORIR.
TU POEMA UNA DELICIA! GRACIAS

Antonio dijo...

Gracias Roxana, por reafirmar y compartir mi idea de integración en el cosmos. La luna y todo en el universo está concatenado, unido en un macrosistema en interacción cargado de influencias en mayor o menor medida.
Un abrazo

LUNA LLENA dijo...

Me gusta la luna, las noches de luna llena sobre todo, desde la terraza de mi casa a orillas del mediterraneo esas noches magicas contemplo la luna y por segundos me sobra todo, soy feliz, contenplando tal belleza, son esas cosas que la Naturaleza nos regala, estan por doquier y no las vemos. En tu poema he visto la luz de luna que tanto me gusta.

Estoy encantada de conocer tu blog, Azul me lo recomendo.

Saludos

Antonio dijo...

Gracias, Luna Llena, por tus palabras. A mí me encanta la luna. Léete el relato de "Mi alianza con la luna" que tengo colgado en este blog el 8 de febrero pasado: http://antoniopc.blogspot.com/2009/02/mi-alianza-con-la-luna.html También puedes leer el poema La Tormenta del 1 del mismo mes: http://antoniopc.blogspot.com/2009/02/la-tormenta.html Si eres una amante de la luna seguro que te gustará.
Un saludo afectuoso