viernes, 31 de agosto de 2012

Ensayo en haiku


El haiku  es una forma de poesía tradicional japonesa. Consiste en un poema breve, generalmente formado por tres versos, de cinco, siete y cinco moras respectivamente. Comúnmente se sustituyen las moras por sílabas cuando se traducen o componen en otras lenguas. La poética del haiku generalmente se basa en el asombro y el arrobo que produce en el poeta la contemplación de la naturaleza.
En lingüística, la mora es una unidad que mide el peso silábico, es decir, la duración de los segmentos fonológicos que componen la sílaba. Gobierna la distribución temporal y la acentuación en algunas lenguas, aunque no en todos el nivel moraico es relevante; en las que no, el concepto de mora se confunde con el de sílaba.

Es la primera vez que escribo haikus. Es por tanto un ensayo donde no juego con moras, sino con sílabas. Estos están dedicados a las cuatro estaciones del año

Las cuatros estaciones

I
Fuego maldito
Que arrasas arboledas
Yo te detesto

II
Luz del otoño
Que das toda la vida
Decadencia

III
Sol invernal
Alumbra las mañanas
De esperanza

IV
Flor perfumada
Con destello de vida
En primavera


12 comentarios:

Eastriver dijo...

La mora no existe en nuestra lengua: se ha perdido la noción de vocal larga y vocal breve que fue reducida a vocal tónica y vocal átona. Creo que otra de las normas del Haiku es expresar siempre una imagen poetizada que remita a una sensación. Por eso el primero de los cuatro me ha llamado tanto la atención; es muy potente, y por desgracia muy actual. Las otras tres también están bien, pues se inician con una imagen muy clara.

Franziska dijo...

El primero me ha producido un impacto que me ha hecho pensar en los incendios que estamos sufriendo. Pero ¿quién sabe lo que había en tu cabeza o que imágenes estabas proyectando?

Con todos mis respetos y admiración por quienes componeis haikus, a mí me producen una sensación de agobio, de falta de espacio, algo así como si quien escribe se hubiera quedado sin palabras o no dispusiera de espacio o de tiempo para expresarse. Es decir,

No tengo aire
me falta el espacio
en que apoyarme.

Perdona la improvisación porque, seguramente, habré cometido algún error.

Lo intentaré
podrá ser divertido
podar mi prosa.

Mi admiración
confieso sin rubor
al tierno haiku.

Silenciariame
deberá marcharse ya
la voz sonora.

Eso de no querer ajustarme a las normas forma parte de mi carácter desde que yo me recuerdo como personita. Aunque puede que en esta ocasión sea sólo una excusa, un no querer reconocer, de entrada, mi ignorancia y mi falta de conocimiento en este tema. Así que voy a dejarlo porque prestarme tanta atención, la verdad, me aburre.

Gracias por el espacio y por la ocasión que me has brindado. Tengo 78 años ¿te parece mal que te trate de tú como si nos conociéramos de toda la vida?

Saludos cordiales. Franziska

Antonio dijo...

Ramón, como digo ando aprendiendo y no tenía ni idea de lo que era una mora. He visto por ahí que algunos descomponen las sílabas en función de su segmento fonológico dejando dos moras en una sílaba que termina en consonante; por ejemplo del (de-l), por (po-r), pero es la intuición lo que me lleva a pensar así.
El primer haiku tiene más fuerza porque está hecho pensando en el fuego que anda arrasando las sierras del entorno de Coín, que son, o eran, de gran belleza, donde yo iba a recoger níscalos en otoño. Me duele mucho ese incendio, amigo mío.
Un abrazo

Antonio dijo...

Franziska, veo que eres valiente y te atreves con los haikus también.
El primero, como le he referido a Ramón, está pensando en el incendio que asola parte de la provincia de Málaga y que parece controlado tras el esfuerzo hecho por tantos medios aéreos y personales, pero que ha dejado un balance de destrucción y muerte. De ser provocado no se le ocurre a uno en qué mente cabe provocar tanta desgracia.
Me puedes decir de tú, claro que sí, yo se lo digo a todo el mundo con el que pretendo tener una relación de amistad y entendimiento. Si tu tienes 78 yo tengo 61, o sea, que cuando yo nací tú debías ser una chica de buen ver y mejor desear, jejeje
Un saludo afectuoso

RGAlmazán dijo...

Un intento exitoso. Me gustan.

Salud y República

Myriam dijo...

Me gusta que experimentes con cosas nuevas, creo que es algo muy positivo porque desarrollamos así nuestros aspectos lúdicos. El primero tiene mucha fuerza.

Personalmente y en general, a mi los haykus que están ahora tan de moda no me llegan porque los percibo como un sistema que tiene que ver con una cultura y una concepción del mundo muy distinta a la nuestra y mira que soy abierta a otras culturas, pero creo que para nosotros, nuestras formas siempre van a tener más fuerza en la expresividad.

Besos

Franziska dijo...

¿Ha sido mucho el atrevimiento? Pues, si es necesario, lo retiro.
Franziska

Prudencio dijo...

No sabía nada de Haiku. Me ha recordado al conceptismo barroco nuestro. Mayor concisión en las palabras y mayor fuerza semántica.
Las tres últimas parecen definiciones de las estaciones. La primera es más sentimental.
No creo mucho en las citas literarias, aunque me gustan y las considero. Ana Mª Matute dijo: ¨Quien no crea no vive¨.
Felicidades Antonio, porque son bonitas.

Antonio dijo...

Gracias, Rafa. El intento no deja de ser eso, pero con la intención de aprender.
Saludos

Antonio dijo...

Myriam, la verdad es que atarme a normas siempre me costó cuando te coarta la posibilidad de decir las cosas y te somete a versos, rimas y métricas. Pero puestos a versar me gusta más le uso de cuartetos, redondillas, quintetos o sonetos... o cualquier tipo del verso clásico, aunque la rima blanca te da más libertad para decir y expresar.
El haiku, para mí es un ensayo, como un intento de ver si soy capaz de hacerlo y buscarle la parte de sentencia que pudiera trascender.
Besosss

Antonio dijo...

Franziska, el atrevimiento es la madre del progreso, no lo retires por favor...

Antonio dijo...

Prudencio, sin ser experto en esto del haiku creo que su sentido se encuentra en esa fuerza que refieres.
Saludos