martes, 4 de septiembre de 2012

Esperpéntica actuación de Esperanza Aguirre.



Hoy me ha sorprendido, una vez más, la forma, el tono y estilo de la Presidenta de la Comunidad de Madrid en su actuación ante los medios de comunicación que estaban en el centro de control del incendio en Valdemaqueda. Cuando ve uno estas cosas se le tambalean aún más, si cabe, la fe y la confianza en el mundo político y más en concreto en la ideología de esta señora, que deja mucho que desear para acercarse a la concepción democrática, pues la democracia no es elegir mediante votos, sino una forma y una ética de conducta con y hacia los demás, sobre todo con aquellos que garantizan la información o la transmiten a la ciudadanía.

Creo, sinceramente, que un político debería tener siempre una actuación clara, permeable, trasparente, sin temor a que en ese momento hubiera algún medio de comunicación que diera fe de lo que estaba haciendo. Ahora, tras la pitada en la inauguración del curso académico den la Universidad Complutense de Madrid, parece que andan huyendo del pueblo para no ser abucheados, en lugar de interesarse por la verdadera causa de ese abucheo y tomar las medidas para resolverla. La traición del político al programa presentado, la falta de confianza que ello ha generado, el deterioro imparable que se va produciendo en su prestigio y el cabreo general de la ciudadanía por sus prebendas ante la crisis y su insidiosa insistencia en que sea la clase popular, la ciudadanía menos pudiente, la que cargue con el mochuelo que crearon otros, sin perder ellos sus sobresueldos, sus pluriempleos, su ventajas y privilegios, es evidente.

Esta puede ser la agonía de la democracia, pero a la mayoría del mundo político en el poder le importa un bledo la democracia, si no, andaría dignificándose con conductas ejemplares, sembrando confianza y actuando con justicia, pero se andan vendiendo a la banca, al dinero y capital que va colocando, poco a poco, sus piezas en el juego de ajedrez que hay sobre la mesa, hasta conseguir dar jaque al rey (este rey no es el Borbón, sino la democracia popular). El mundo que nos preparan, a la americana, es una democracia falaz, donde el voto está manipulado por campañas especulativas y manipuladoras para conseguirlo y después hacer lo que le impongan las grandes empresas que le pagan las campañas.

Es un error de dimensiones considerables el asimilar el progreso a la producción, al derroche y el mercado desordenado de cosas y bienes que te atrapan en un mundo mercantil que nos lleva a vivir para trabajar si quieres comer y subsistir, cuando lo que debería ser en trabajar para vivir dignamente. No hay, o te dan, trabajo si no te sometes al vivir para trabajar y solo algunos privilegiados pueden trabajar para vivir.

Desde un punto de ética humana el trabajo debería servir para que el hombre se realizara, elevara su conocimiento y pudiera autorrealizarse en el desarrollo de sus potencialidades en función de esas capacidades singulares de cada cual. El trabajo, pues, sería un medio o vía por donde circular en el camino de la realización personal y no un ejercicio forzado y sometido a condiciones inhumanas donde se trabaja para conseguir el trozo de pan y las elementos básicos para sobrevivir y seguir produciendo. A ese objetivo debería estar enfocado el político y no al de consolidar un sistema injusto donde unos pocos explotan a unos muchísimos con el beneplácito de la ley que conforman los políticos que embaucan y engañan a la ciudadanía en general.

Pero volviendo de los cerros de Úbeda y yendo al asunto con el que inicié esta reflexión, cuando uno ve esto, acaba preguntándose: ¿Pero en manos de quien estamos? ¿Cómo puede ser un profesional de la política un sujeto que muestra su desafecto por los medios de comunicación que andan buscando la noticia para transmitirla? Sobre todo cuando lleva en su séquito al perrito faldero que le hará el reportaje a medida para seguir engatusando al personal. Esa es su prensa, la oficial, la amarilla, la que pueden manipular a través de sus obedientes siervos.

En fin, puede que tenga unos días aciagos, jejeje… ya se discute con el Rajoy sobre la excarcelación de Bolinaga, ya se cabrea con los medios de comunicación porque está allí, donde deben estar… Pero sus espías le siguen funcionando, se supone, pues no acudió a la apertura del curso en UCM evitándose el abucheo… alguien se lo diría.

17 comentarios:

emejota dijo...

Querido amigo, "en manos de quien estamos".... ese me parece el error, el mayor, el que tengamos que ponernos en manos de... y esperar que algo bueno salga de ellas. ¿O será que hoy estoy algo negativa, pesimista y demás? Bs. familiar.

Eastriver dijo...

Buenísimo. Y el último párrafo muy agudo...

Hay políticos que funcionan con la estrategia y la política de la rabia. Cuanta más rabia demuestran (en cualquiera de sus formas: ironía lacerante, agresividad manifiesta, desfachatez, demagogia hiriente) más conectan con un electorado que está enfermo de esa misma rabia. Es una teoría muy peregrina que ni he leído ni puedo confirmar. Es más bien una sensación...

Lo cual me lleva a formular una segunda parte. Si es cierto, entonces el número de personas rabiosas en nuestra sociedad es enorme, y probablemente está creciendo. La rabia, que podría acabar con personajes como ella, cuando está mal canalizada puede acabar dando más alas precisamente a la gente que la ha provocado...

El problema final es de realización del ser humano. Casi te diría que un problema espiritual. No sé...

RGAlmazán dijo...

ES un personaje vergonzoso, pero ya ves, la votan por mayoría absoluta.
Y llevas razón, la democracia no es votar cada cuatro años, eso es un medio, el fin ha de tener un componente ético que hoy carece en la mayoría de los políticos que nos gobiernan.

Salud y República

JUAN dijo...

Es increíble lo que está pasando; nos la están metiendo doblada y sin gel. Durante cuarenta años Europa luchando por las 35 horas semanales para convertir la condena del medievo de vivir para trabajar en trabajar para vivir. Y ahora vienen estos mal nacidos y exigen que en Grecia(luego iremos nosotros) trabajen también los sábados. O sea:la vuelta a las jornadas de 48 horas semanales de los años 50, en que sólo se descansaba el domingo para ir a misa.
Lo malo es que nadie hace nada, y los que hablan con verdades como puños, como Julio Anguita o Gordillo, son tachados de utópicos o de locos. No sé adonde vamos a llegar, la gente aguanta lo inimaginable, ya se demostró en Auswicht y en el Gulag. Un abrazo, Antonio.

Josep dijo...

A esta mujer ya la conocemos Antonio. No nos tendría que venir de nuevo, pero y la gente que la vota sistematicamente?

Un abrazo.

Myriam dijo...

Entiendo a lo que te refieres, la vi en las noticias del canal internacional de Es.

Es lamentable. ES hora de que la política SEA otra cosa. Depende de la ciudadanía, de nosotros.

Besos

Prudencio dijo...

Antonio, has expresado muy claro la desfachatez de esta señora y de estas maneras de hacer política.
Esto es lo que tenemos , ¿y ahora qué?. ¿Qué podemos hacer los ciudadanos?. Porque lo que no podemos hacer es no hacer nada. Tú ya haces algo,desesmascarando una actitud política, que ha encontrado hueco en la democracia, y para la que no se inventó ésta.
Nos queda, al menos,el pequeño acto de suscribir lo que dices, y tomar nota para próximas elecciones.
No debe sorprender que esta señora sea votada masivamente en Madrid. Como capital administractiva del Estado está llena de herederos del franquismo. Durante muchos años el régimen sembró, precisamente, con eso que dices privilegiados que trabajaban para vivir, otros ni eso. Bueno, es solo mi teoría basada en los años que viví allí, y la gente que conocí, poca, pero representativa. Saludos.

Antonio dijo...

Emejota, al realismo, en muchos casos, le puedes llamar pesimismo, pero la realidad puede superar el peor de los pronósticos…
Besosss

AURORA dijo...

Estoy de acuerdo Antonio, hay que evidenciar los malos modos y los verdaderos propósitos de políticos y políticas mentirosas. Tiene que haber una manera de salir con dignidad de todo esto pero hay que encontrarla. Lo tenemos difícil compañero.
Un abrazo, Auroa

Antonio dijo...

Esa teoria de la rabia me parece interesante. La rabia es una emoción y como tal está muy lejos de la razón, del razonamiento. Lo lamentable es que en política sigue jugando más la emoción y la pertenencia al grupo que la propia razón y la supremacía del macrogrupo.
Un abrazo, amigo Ramón.

Antonio dijo...

Amigo Rafa, la ideología del siervo sumiso no se ha perdido. Hay mucha gente hija del antiguo régimen y de su ideología, que buscan caudillos para que piensen por ellos y mostrarles pleitesía.
Saludos

Antonio dijo...

Juan, la regresión es hija de la globalización. Los vasos comunicantes en lugar de dignificar el trabajo de los paises en desarrollo acabarán humillando el trabajo de los paises desarrollados. Todo por un mayor beneficio del capital.
Un abrazo

Antonio dijo...

Josep, lo malo es que esta mujer crea escuela y son muchos los que aplauden su actitud como forma de irrespeto al mundo de la democracia y sus representantes.
Un abrazo

Antonio dijo...

Ciertamente, Myriam, el político suele ser un sujeto que responde a lo que le exige la ciudadanía en general y si no exigimos una ética distinta y se rechaza a quien no la cumpla, acabaremos en manos de estos impresentables.
Besosss

Antonio dijo...

Prudencio, poco podemos hacer los ciudadanos salvo el uso de nuestra voz y nuestro voto para crear conciencia de lo que son las cosas. En ello estamos, pero los medios de comunicación que dominan ellos son más poderosos.
Saludos

Antonio dijo...

Creo, amiga Aurora, que la educación del político es un reflejo de la educación del pueblo en general que es quien le vota. Un pueblo desvergonzado votará a un político desvergonzado.
Un abrazo

ana dijo...

A esta impresentable lo único que le interesa es figurar y que se haga lo ella diga, cual dictadura, pero sólo dice gilipolleces.

UN SALUDO.