martes, 27 de marzo de 2012

Andalucía y la España patética


El poder de la TV, según como se utilice,
puede ser muy peligroso

A uno, persona sosegada, reflexiva, con una cierta dosis de sentido común, con algo de idealismo social y humanista, que cree en la vida desde una perspectiva holística e integradora, se le empieza a calentar la sangre escuchando a la España patética, esa que se cree en poder de la verdad absoluta, la que se autocalifica como modélica y patriota, la que define y cataloga el concepto de traición y de españolidad, la que sabe de inteligencia, de política, de religión, de gestión del Estado, etc…. Esa España que antes de reconocer la soberanía de la opinión pública, de la ciudadanía, es capaz de levantarse contra el sistema establecido porque no es de su agrado, que tiene la habilidad de justificar sus atrocidades como salvación de la patria. Sí, esa España patética heredera del franquismo totalitario y homicida de los divergentes, anda suelta por determinados medios clamando al cielo, llorando su desesperanza por no haber ganado por mayoría absoluta las elecciones en Andalucía, por no haberse cumplido sus expectativas de victoria. Sus insultos al pueblo andaluz, a su gente que no votó al PP, son lacerantes.

Leyendo en la prensa infinidad de comentarios descalificativos para nosotros, los andaluces, manifestaciones despectivas e insultantes, solo nos queda la opción al rechazo a semejantes energúmenos de mediocre intelecto, a la vista de la estulticia exhibida en sus argumentaciones. No sé cómo se pueden denominar, muchos de ellos, periodista, cómo se permiten denigrar a tan importante profesión de contenido social y fuente de información equilibrada y neutral para que cada ciudadano pueda tener los conocimientos sobre la realidad y, así, determinar su voto. Llega uno a la conclusión, ya sospechada, de que hay medios cuyo objetivo no es informar sino desinformar, desformar y manipular mediante un proceso de alienación que atrape al ciudadano en el servilismo y la sumisión al patrón de sus ideas, a su líder falaz que pilota la barca al amparo del remo de sus fieles seguidores.

Hoy, leyendo el blod de José María Izquierdo “El ojo izquierdo”, encuentro un artículo titulado Rebelión en el cortijo, que no tiene desperdicio. Lo pueden ver en: http://blogs.elpais.com/ojo-izquierdo/2012/03/rebelion-en-el-cortijo.html#more Luego, sentado ante la tele, me relajé con Wyoming y su Intermedio, que sabe darle ese toque de humor a lo patético. No se lo pierdan. Llego a la conclusión de que mucha gente de la derecha no tiene tolerancia a la frustración, no sabe perder o mal ganar y se le calienta la boca fácilmente con descalificaciones.

No puedo creer que toda esta derecha española sea de la misma calaña, tan patética como digo, aunque cohabiten la extrema derecha, la derecha heredera del franquismo y la derecha moderada de corte europeo en un mismo partido, cosa que cuesta comprender, pienso que debe haber divergencias en la forma de afrontar estas cuestiones. No creo que todos compartan esta forma antidemocrática de analizar los resultados, de tachar a los andaluces de incultos, subsidiarios, clientelistas, corruptos, etc. Esta España corrupta, cargada de nepotismo es más obra de una derecha que ancestralmente nos forjó en ello, que de una izquierda que pueda sucumbir a la tentación putrefacta del corruptor. Aquí se enarbola la corrupción de la izquierda, que no justifico, pero se obvia la de la derecha, los Mata, Camps, Gurtel, sus alcaldes y demás. No, esto no es serio. Si ustedes, señores del PP, quieren pedir limpieza empiecen por barrer su casa, pero no me vengan acusando a un pueblo de forma falaz y tendenciosa porque ustedes no son capaces de soportar la frustración de su fracaso.

El gran engaño está servido
Bajo mi punto de vista, Andalucía ha dado un ejemplo de coherencia política. El votante descontento del PSOE o se ha abstenido o votó a I. U. mientras el PP perdió número de votos con relación a 2008. Eso sí, salió ventajoso por la gran abstención y la mayor pérdida de votos de los socialistas. I. U. es la única que ganó en número de votos respecto a 2008. Y tienen ustedes razón, señores del PP, el ciudadano empieza a tener miedo cuando ha visto su reforma laboral, cuando están entregándose al más salvaje neoliberalismo mercantilista de la mano de la Merkel y el oscuro poder entre bambalinas, en contraposición a una economía más humanista. La ciudadanía, en general, quiere una economía de corte humanista, como digo, pretende que haya una más justa distribución de las plusvalías que se generan y que un Estado fuerte y solvente administre los bienes públicos en beneficio de todos, dando preferencia a los elementos básicos que garanticen una vida mínimamente decente para todos y cada uno de los ciudadanos. Un Estado que ponga en su sitio a la banca, al capital especulativo y canalice al productivo hacia le crecimiento del país. Son dos modelos que se enfrentan y que, aun siendo conscientes de que la legislación vigente, con la constitución a la cabeza, es beneficiosa para los especuladores y manipuladores del mercado libre, tenemos el derecho y la obligación de ser coherentes con nuestra ideas y votar en conciencia, no como quiera el “tontuliano” de turno (perdón, quiero decir tertuliano) que deambula por los platós de TV y que actúa como perro de presa y caza en beneficio de intereses espurios, más acordes con la voz de su amo.

Por tanto, señores insultadores, sigan autodescalificándose con ese patetismo tragicómico hasta quedar en la más absoluta de las evidencias. Al pueblo que se le da la opción de ir a las urnas no se le descalifica, cuando se hace eso se demuestra el sentido antidemocrático que se tiene de la política y se acaba exteriorizando una ideología fascistoide que desautoriza, cuando no margina clasistamente, a colectivos sociales que no se les reconoce la capacidad de pensar y decidir, pues solo se le otorga esa capacidad a los convergentes con esas ideas dictatoriales, a los del propio bando.

Los andaluces, hartos ya de estar hartos, cansados de la chulería señoritil y de la prepotencia de una clase dominante hija ideológica de la aristocracia y del totalitarismo trasnochado del antiguo régimen, cuando no de los colonizadores que nos fueron negando el pan y la sal, que nos sumieron en el analfabetismo histórico para poder dominarnos mejor; esos andaluces, insisto, hijos del campo donde el sudor y el sufrir era la danza macabra que te ayudaba a vivir, hemos levantado la cabeza, hemos estudiado, no una sino dos carreras, compaginando el estudio con el trabajo imprescindible para poder comer mientras tanto, reivindicamos hoy esa libertad para decidir razonadamente y en libre albedrío, a quien le damos nuestro voto sin que ningún gilipollas de turno, y perdón por la expresión, venga a valorar nuestra decisión, según sus interesadas creencias, desde un medio de comunicación de oscuras motivaciones. Respetemos, pues, a quien vota a la derecha, al centro, a la izquierda o a quien decida, eso es reconocer la soberanía del pueblo. Su alguien es un frustrado porque no salió lo que él quería que aprenda a ser demócrata en un cursillo acelerado para que no le vuelva  a ocurrir en la próxima ocasión y palie así su sufrimiento interior…  Aunque siempre cabe decir aquello de “agua y ajo”… pues el ser humano, por definición, tiene la sangre roja y el corazón ligeramente inclinado hacia la izquierda.
Las paredes o los blogs


29 comentarios:

Josep dijo...

Como me gusta que lo hayas dicho! Pero no es Rajoy, es la España de los Reyes Católicos, es la España rancia y feudal que no permite otra cosa que no sea de su gusto, No lo dudeis andaluces.
"Jaén, levántate brava
sobre tus piedras lunares,
no vayas a ser esclava
con todos tus olivares".

Muchas felicidades!
Un abrazo.

Eastriver dijo...

Antonio, cómo no voy a entenderte. He seguido la polémica, y algún compañero andaluz hoy lo comentaba horrorizado en el trabajo. Se os ha llamado retrasados mentales: que sois retrasados y por eso no habéis apoyado con más fuerza a sus amigos. Es denigrante. No hay palabras.

Así, justamente así, es como nos sentimos los catalanes cada dos por tres.

Ojalá esto sirviera para algo: para que muchos andaluces que desprecian Catalunya se sientan ahora un poco como nos sentimos nosotros bastante a menudo. Y se despierten mayores líneas de afecto. Ahora, Antonio, te dirán lo que siempre nos dicen a nosotros: ese no es el sentir general, es una minoría, etc. Eso es lo que nos dicen siempre gente que, en lugar de enfadarse con esa derecha, viene a decir que es minoritaria, y se quedan tan tranquilitos. Y que por ese motivo, no es necesario que nos enfademos. Y no es verdad que sea minoritaria. No es verdad, te lo digo yo.

En el caso de los catalanes, súmale luego un PSOE cargadito de Bonos y demás amigos.

¿Alguien en su sano juicio puede extrañarse que los siempre centrados convergentes acabaran el otro día su congreso gritando a voz partida lo de Independencia? ¿Puedes entenderlo un poco más, Antonio?

Lo que ya no me extrañaría, viendo cómo las gastan, es que se vaya sumando más gente a ese grito. Por ejemplo, estoy notando un crecimiento de una cierta desafección española en algunos sectores andaluces. Súper tímida, de momento, como una semilla... No sé si estaré equivocado.

Tu indignación es la mía, Antonio. Pero la mía viene de lejísimos.

Eastriver dijo...

jajja, Josep y yo colgando casi a la vez, jaja. Cómo somos estos catalanes, chico. Bueno, y cómo eres tú, que ya ves que vamos deprisa a leerte enseguida porque empatizamos mutuamente, claro. Saludos

Antonio dijo...

Bueno, gracias, Josep y Ramón. Para mí lo importante es no perder la perspectiva y que estos pobres imbéciles no me obnubilen y me hagan perder el "seny" que decís vosotros en Cataluña y que, por otra parte, es patrimonio de las personas sensatas de cualquier procedencia.
La realidad de esta España es que sigue el litigio entre las dos, la de los Reyes Católicos y el absolutismo impositor frente a la diversa y de la ciudadanía.
Hasta que la democracia no cuaje y se introyecte en el corazón de la gente ese problema se dará, pues es producto de la alienación histórica que fueron sembrando en el mal llamado "Imperio hacia Dios", una conjunción ideológica contraria a la gente y defensora del poder centralista.
Un saludo

alma dijo...

Pues a mi no me ha indignado, Antonio, la verdad, a mí lo que me ha hecho es una gracia...verlos retratarse así, que criaturas patéticas, darle la razón a cada uno de los andaluces que fue a votar por cualquier opción que no fuera la suya y también a cada andaluz que sintiendo que la suya era esa opción decidió quedarse en casa porque ya los habían insultado bastante... esa lección de dignidad que les han dado los andaluces a esa bola de inútiles que se han atrevido a llamarle a todo un pueblo cosas que solo son ellos... que ladren, ladran porque que cabalgáis :)

A galopar, a galopar ;

Un abrazo

Victoria dijo...

Nos han llamado de todo,desde vagos a incultos, pasando por una larga lista de agravios por parte de personas que son "supuestamente inteligentes". Están que arden, que trinan porque les han fallado sus pronósticos. Nunca he hecho demasiado caso a esos vapuleos que los andaluces soportamos, pero ahora, menos que nunca. Gracias.

MAMÉ VALDÉS dijo...

Un saludo desde el sur del sur democrático...

Camino a Gaia dijo...

Recurre al insulto quien se queda sin argumentos.
La indignación la dejo para otro día.
Ver al fascismo mas visceral y retrógrado echando espumarajos de rabia por la boca, parado a las puertas de Andalucía me produce cierto orgullo como andaluz.
Nos han subestimado, a pesar de ser un "pueblo ignorante" no hemos caído en el engaño. Tanto retrasar los presupuestos para nada. Tantos insultos para descalificarse a sí mismos. Pero ahora los andaluces saben lo que realmente piensan los del PP de Andalucía. Convendría hacer un recopilación de estas declaraciones para cuando vuelvan a pedirnos ladinamente el voto.

Un abrazo

emejota dijo...

Chico, quien habla se define a si mismo, ya se sabe, a palabras necias oídos sordos. Si es que donde no hay.....
Besos familiares.

Antonio dijo...

Alma, yo no sé muy bien si lo mío es cabreo o pena. Pena por este país que no funcionará mientras determinados sujetos se adjudiquen su propiedad y se les vea el talante antidemocrático que rezuman.
El problema es que pueden ladrar, eso no me importa, pero sí el cultivo que van haciendo de la estulticia entre aquellos que les escuchan.
Un abrazo

Antonio dijo...

Victoria, ellos se autodescalifican con su discurso, pero, al menos yo, pienso que hay que dejarlos en evidencia, o lo que es lo mismo, ayudar a abrir los ojos, al menso algo, de los que siguen si manifestar un criterio claro y se dejan llevar por ellos.
Gracias a ti por tu comentario

Antonio dijo...

Un saludo para ti también, Mamé…

Antonio dijo...

Camino a Gaia, es cierto el insulto es el arma de quien no tiene nada que argumentar, pero también el de la impotencia de los chulos de barrio que andan cargados de complejos porque no les salen las cosas como ellos quieren y se creen en poder de la verdad contra cualquier otra opinión… ¿Habrá algo más antidemocrático que eso?
Un abrazo

Antonio dijo...

Pues sí, emejota, por la boca muere el pez..
Besosss

JUAN dijo...

A mí hace tiempo que me indigna escuchar al señorito andaluz Paco Herrera, un facha de esos de chaqueta azul cruzada y brillantina en el pelo, decir en Onda cero que los de izquierda somos poco menos que imbéciles. Esta mañana mismo, cuando pongo la radio del despertador sale él diciendo que "los de IU son unos pamplinas que vienen ahora hablando de República Federal de Andalucía y de la propiedad de la tierra". Pues no sabe él cuánta gente aquí en el Sur apoyaría una República. Yo creo que cuando el otro día el Rey alababa la Constitución de Las Cortes de Cádiz la estaba apoyando.

Roberto R Bravo dijo...

Muy bien dicho, Antonio. Me ha gustado en especial una frase: "el ser humano, por definición, tiene la sangre roja y el corazón ligeramente inclinado hacia la izquierda." (¿Es tuya? Si lo es, te felicito por lo original y por lo genial también.) Se desprende de ello que quien no tiene tales características de genuino altruismo e inclinación al progreso es poco menos que inhumano. Y aunque suene duro, hemos de reconocer que así es: lo demuestra cada día la habitual pandilla de fachas.

Antonio dijo...

Amigo Juan, el que recurre al insulto solo demuestra su incapacidad para argumentar en contra del insultado. Esa es la mayor imbecilidad que puede mostrar un ser humano, pues no solo es incapaz de argumentar sino incapaz de tolerar ideas aunque no las comparta.
Pero en una cultura como la nuestra donde la verdad a través del religión fue incuestionable nos hace intolerantes en esas cuestiones.
Un abrazo

Antonio dijo...

Roberto, la frase no es exactamente mía, si bien la acomodé. Hace años había una pintada que me gustó y decía: "Facha, jódete que tienes la sangre roja y el corazón a la izquierda". De ahí detrae la mía que ya colgué hace tiempo en mi blog, donde puedes encontrarla en: http://www.antoniopc.blogspot.com.es/2009/11/mi-color-preferido.html titulada Ll color preferido
Un abrazo y gracias por tu comentario

ROSSY dijo...

Antonio, ¡ Como llevas razón, amigo !
Efectivamente la derecha en España sigue sin tolerar la libertad de decidir con nuestro propio criterio y sin que a fuerza de amenazas, humillaciones, metidas de miedo masivas y de intentar quitarnos la dignidad, de que la democracia consiste en la tolerancia, en el respeto, en la libertad, y un largo etcétera que muchos no aplican porque lo que les interesa es la manipulación, ocultar, reprimir, denigrar y limosnearnos. Qué razón llevas en todo y cuanto has escrito. Te doy en todo la razón y apoyo. Eres genial expresándote y haciendo que los que no sabemos transmitir lo mismo que sentimos, a través tuya, sea nuestro agente transmisor. Gracias por intentar hacer saber a tod@s los que llevamos algunos añitos reivindicando que la humanidad no es pelea sino compartir y tolerar. Espero que much@s como yo acudamos mañana a la huelga general y así hacer saber al Gobierno que no se pueden cargar de un plumazo 3 décadas de negociaciones laborales y de lucha por tener un trabajo digno y unas condiciones humanas acordes a cada profesión, que todas son necesarias para el buen funcionamiento de nuestra sociedad.
Saludos de nuevo afectuosos, Antonio.
Rosa Porras.

Antonio dijo...

Gracias, Rossy, por tus amables palabras. Yo creo que no está solo en juego el Estado del Bienestar, que ya es mucho, sino la dignidad de la clase trabajadora y las leyes y normas que la amparen ante el abuso del capital y el egoísmo avaricioso de la clase dirigente. Volver atrás es su propósito y ello implica perder muchas de las cosas que se ganaron con la lucha de años pasados.
Un abrazo afectuoso

Cayetano dijo...

Tendrías que oír a la derecha mediática de este país llamando paniaguados y conniventes con la corrupción a los andaluces. De pena. Creen que el único modelo posible de sociedad es aquella que se somete a los dictados de los mercados.
Un saludo.

Myriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Myriam dijo...

¡Madre mía, Antonio, si que te hirvió la sangre!. Me gustó eso de "la estulticia exhibida en sus argumentaciones", es que hay mucho tonto por ahí que habla y escribe sin pensar... Una buena argumentación requiere del don del habla, pero también de una solida base conceptual.

Besos
Me alegro de que los resultados salieran como salieron.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola!
Andalucia quiere ser libre, para su gente y la humanidad.

Saludos de J.M. Ojeda.
A la Huelga General por los derechos del pueblo y sus obreros.

Antonio dijo...

Amigo Cayetano, por eso les digo patéticos, porque no hay mayor patetismo que apoyar a sus corruptos mientras se acusa a los demás de hacer lo mismo. El desvío del voto del PSOE hacia I. U. es un merecido castigo a las corrupciones socialistas, el colmo sería que le dieran el voto a otros más corruptos aún, como han demostrado donde gobiernan los políticos del PP.
Un saludo

Antonio dijo...

Ciertamente, amiga Myriam, me irrita sobremanera estas descalificaciones por no votar a lo que ellos consideran justo. La democracia consiste en otorgar el poder soberano al pueblo, cuyo voto se pueden entender como equivocado según cada cual, pero nunca se debe insultar a nadie y debe ser respetado. Otra cosa es hacer autocrítica para ver por qué no se ha conseguido llegar a la opinión pública y mostrar nuestras razones hasta convencerles de nuestros planteamientos. Tal vez los ineptos sean ellos por como han actuado.
Besos

Antonio dijo...

Querido amigo M.J. Ojeda, creo que la libertad en su sentido más amplio no existe en Andalucía, ni en España o el mundo dominado por este sistema injusto, estamos sometidos, cuando no chantajeados para poder subsistir… “Si no haces esto estará perdido…” Eso no es un chantaje de corte mafioso?
Saludos

Myriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Myriam dijo...

Muy de acuerdo con tu planteamiento. Un beso