miércoles, 15 de mayo de 2013

Siento el dulzor de tus besos en mis labios

Imagen tomada de internet

Hoy, huyendo de la odiosa realidad que he denunciado en entradas anteriores, quiero ofreceros un poema, de esos que surgen de la nada, cuando uno toma la pluma y deja volar el pensamiento en pura fantasía, cantando un recuerdo o un deseo de compartir la vida con la persona amada. Ahora cada cual que le ponga cara a esa persona y disfrute del sentir y la pasión que desborda el amor:

--------------------

Siento el dulzor de tus besos en mis labios,
el vuelo de las aves que retornan,
la flor de primavera que eclosiona,
la vida que presenta sus encantos.

Canto a la esperanza que de nuevo surge
pues de nuevo me has mirado
con tus nítidos y sensuales ojos.

Tu pupila, posada en mi mejilla,
ruborizó mi cara.

El roce de tu piel sembró el deseo
y mi mente voló como posesa
en busca del encuentro
que emana vida nueva.

Hoy, como siempre que te tengo,
has vuelto a deshojar la margarita de mi vida
llevándome al sí quiero,
al perpetuo paraíso del amor eterno,
a ese que los años nos fueron conduciendo.

4 comentarios:

releante dijo...

Muy bueno, jolín para el momento de inspiración...Un abrazo

KRT dijo...

Un poema excelente, Antonio. Lo bueno que tiene la poesía (la buena poesía) es que te permite participar en lo que expresa el poeta, entrar en el poema y hacerlo tuyo, como tú dices: poniéndole las caras que cada uno quiera, e incluso buscándole continuaciones imprevistas por el autor.

Un poema es como el sombrero de copa de un mago, de donde cada uno puede sacar sus propios conejos y ayudar a conformar la realidad a la medida de los propios sueños.

Un poema también puede ser "un arma cargada de futuro", pero eso a veces parece utópico, y más ahora, que vivimos "malos tiempos para la lírica". Pero no hay que desanimarse, sino seguir escribiendo.

Un abrazo.
KRT

Antonio dijo...

Gracias Releante.
Un abrazo

Antonio dijo...

Yo creo, amigo KRT, que el poema es un medio, un vehículo, que te ofrece el poeta para sentir mejor lo que se siente, para ir más allá de la sensibilidad propia proyectándote en la suya...
El lector verá mejor o peor ese poema según despierte emociones en él y le lleve a la belleza y la sensibilidad.
Un abrazo