martes, 21 de mayo de 2013

LOMCE. Lo que hay que Wert…

Imagen tomada de internet


No, no es solamente un juego de palabras con el apellido del tan cuestionado ministro Wert. La ley que ha fraguado tiene mucho que ver con la ideología y el adoctrinamiento, con la segregación y el sistema neoliberal que defienden en el gobierno y su partido. La ley Wert cuestiona muchas cosas cuestionables, pero no da soluciones a ellas, sino que las pueden complicar; es decir, si bien es cierto que el fracaso escolar en España es de tinte cultural, o sea, que está instalado en las conductas y formas de actuación de la ciudadanía, en su tolerancia y el asentamiento de los valores de la diferencia de clases (cultura para el de arriba, ignorancia para el de abajo), no es menos cierto que es imprescindible una salida consensuada a esta situación, pues seguimos estableciendo modelos educativos a conveniencia de cada partido que llaga al poder, lo que nos garantiza que cuando lleguen otros volveremos a sumirnos en el caos de otro cambio como este. Evidentemente ello es porque no se tiene en cuenta el interés en un modelo educativo libre y enfocado a las personas y su capacidad de desarrollo intelectual.

El problema de la educación en España no es el valor de una ley, que acaban pasándosela por el forro las partes implicadas, incluyendo a los padres que ya fracasaron en su escolarización, sino crear la cultura educacional que siembre la semilla en el niño desde su casa a la escuela, desde la calle a la TV, desde los amigos al ocio, desde la lectura al debate… Eso es cambiar esa cultura social, hacer a los sujetos más libres, no adoctrinarlos en valores religiosos, credos y dogmas opresores de la mente, sino en el desarrollo del libre albedrío responsable, en el discernimiento y la razón, en la investigación y el cuestionamiento sistemático de todo lo palpable, en la búsqueda de la verdad y de la ciencia.  

No vayamos de nuevo a dejar en manos del clero ese adoctrinamiento, al que solo ellos se sienten llamados a realizar, al que solo ellos pueden proceder. Si dejamos en la escuela la religión, esta o la otra, la católica o la musulmana, la evangelista o adventista, la judía o la budista (me es igual), estaremos sirviendo a intereses espurios de cualquier creencia. Y si alguien considera que con el dinero de la comunidad tiene derecho a que le formen en su fe, está cometiendo un error de bulto, pues la siembra colectiva de la fe se ha de dar en los lugares diseñados para ello, en las iglesias, en las mezquitas, en las sinagogas o en los salones del reino. Las escuelas no han de estar, bajo mi opinión, para adoctrinar en religión, sino para formar ciudadanos con principios y valores desarrollados desde la laicidad, desde los órganos de poder democráticos establecidos por la ciudadanía en las propias constituciones de los países. Sí es bueno, y lo defenderé invariablemente, que el ciudadano tenga un conocimiento de las religiones, de su historia y sus credos, de sus estructuras y funcionamiento, siempre bajo el sentido del respeto a las creencias ajenas. Pero la religión es patrimonio del creyente nada más y no ha de hacerse proselitismo institucional desde los órganos del Estado. Que evangelicen ellos con sus misiones…

Si llevamos la educación al campo religioso, si sometemos a valores doctrinales y dogmáticos la enseñanza, podremos acabar como el mundo musulmán, formando a la gente es las madrazas y estableciendo un tipo de sharia católica, donde ellos establecen la moral, las conductas, las reglas, lo que está bien y está mal; en suma, lo que se debe hacer… Y eso ya está lejos de nuestra civilización, ya quedó atrás, desbancado por la democracia, que tiene su sentido en un pueblo adulto y capaz de discernir… Tal vez por eso no quieran llevar la educación hacia el campo de la libertad y persisten en su adoctrinamiento. Y ojo, que no estoy en contra de que cada cual intente decir su verdad, sino al contrario, pero sí lo estoy de imponerla con el adoctrinamiento. La constitución es de todos, la religión de unos pocos. Si se ha de “adoctrinar”, de educar en valores sociales, estos han de ser los derechos humanos, los derechos constitucionales, cívicos, de las personas, sean de la religión que sean, sin importar la raza, su credo o procedencia. En suma, educar en el humanismo laico y respetuoso, que sume y no reste, que incluya y no excluya, que ponga al ser humano, en su desarrollo personal, por encima de intereses de grupo, un humanismo laico que no busca la destrucción de la religión, sino el respeto y la libertad de pensamiento. Si alguien cree o no cree que sea por convicción personal.

La fe y la ciencia, diga lo que diga el señor Rouco, no son muy compatibles. La fe es ciega, emanante de un credo, de una convicción intangible, de una verdad hipotética;  la ciencia es luz que se desprende de la razón, de contrastar y evaluar hipótesis, de la experiencia y la experimentación, de leyes contrastadas. La ciencia es empírica, la fe la podemos definir como “la aceptación de un enunciado declarado por alguien con determinada autoridad, conocimiento o experiencia, o como la suposición de que algo reflexionado por uno mismo es correcto aunque falten pruebas para llegar a una certeza sobre ese algo”. La fe va de la mano con la confianza, la ciencia de la contrastación.

Por tanto, la ciencia no es adoctrinamiento sino enseñanza, formación y desarrollo del conocimiento. A ello deben llevar las asignaturas que se den en las escuelas, a ello debe tender el proceso educativo. El adoctrinamiento es un proceso manipulativo del sujeto para formarlo en unos valores sociales, para socializarlo, para integrarlo en la sociedad a la que pertenece y que se sustenta en esos valores. Los valores de una sociedad moderna no son los de las religiones, que quedan para los propios creyentes, sino los que emanan de una evolución social de proyección hacia un futuro más justo y humano, en armonía y convivencia, en paz y alianza para establecer sinergias.

No señor Wert, el problema no lo va arreglar, sino complicar. Esta involucionando, yendo hacia atrás. Fusionando viejos intereses de corte religioso, con los de corte social, que nos recuerdan años pretéritos. La religión debe salir de la escuela y que cada credo se lo monte como mejor vea. Usted es el responsable de forjar sujetos racionales, ciudadanos justos, críticos, respetuosos  y comprometidos con la sociedad, no de sembrar dogmas y credos. Para ello es necesario un consenso final entre partidos políticos para que, de una vez por todas, se despolitice la enseñanza y se piense en las personas y no en los idearios de partidos ni los credos, de unos contra otros. Los españoles tenemos derecho a ser educados desde la asepsia, desde la limpieza y nitidez de las cosas, sin sentirnos manipulados en ese proceso por sus ideas e intereses. Es la única forma de acabar con las dos Españas, esas que se siguen enfrentando, dándose la espalda, cambiando leyes con cada llegada al poder. Hay leyes que se han de sostener en el tiempo para que den su fruto. Si hay fracaso escolar es porque ustedes no saben organizar la educación, porque son unos incompetentes y siempre andan echando pelotas fuera… la culpa siempre es de los demás. Pero a la hora de hacer otra ley no consideran la opinión de esos demás, lo que garantiza el fracaso, la interinidad de esa ley y, lo que es peor, la continuación y siembre de las dos Españas enfrentadas. Una centrípeta, centralista, impositiva, dictatorial, tradicionalista y retrógrada, en alianza y al amparo del palio religioso; otra centrífuga, descontenta, inconformista, con ansias de libertad, de corte humanista y laico… Ustedes quieren un tipo de ciudadano, ellos otro… Mientras, en ese bamboleo, todos perdemos y nuestros hijos son proclives al fracaso escolar, los padres andan despistados, el profesorado desorientado y ustedes, y los otros, verdaderos incompetentes y responsables del desaguisado, dando palos de ciego, cuando no de idiota por no comprender lo que realmente pasa.

No señor ministro, por ahí no vamos bien, es más, vamos al fracaso y la perpetuación de las dos Españas; o lo que es lo mismo, sembramos la desmembración y la falta de identidad común; eso sí, si somos obedientes y sumisos ganaremos el cielo que, al fin y al cabo, es lo importante, la salvación del alma, aunque la miseria, el sometimiento y el sufrimiento del pueblo sea el precio a pagar; a pagar por el pueblo, claro… ¿No cree?

Hagamos una sociedad justa, leal, menos corrupta, con sujetos libres y responsables, solidarios, respetuosos, empáticos, comprometidos con el buen funcionamiento del Estado, críticos y constructivos, más racionales, ecuánimes y lógicos… más humanos. Así tendremos mejores políticos, mejor cuna para que nazcan ustedes con menos fracaso profesional, por el bien de la sociedad... Pues esto es lo que hay que Wert, señor ministro.


Imagen tomada de internet

14 comentarios:

Roberto R Bravo dijo...

Con la gente que tenemos en el gobierno, ¿qué cabe esperar? De gente incompetente, incompetencia. De gente ignorante, ignorancia, incluso presuntuosa. De gente dogmática, imposiciones, verdades absolutas, sumisión. Son los limitados "principios" que los gobiernan a ellos, sin que ni siquiera se den cuenta, y que quieren imponer a los demás.

Cayetano dijo...

¡Heil! Volvemos al nacionalcatolicismo del rezo y el catecismo. Sólo falta la asignatura de Formación del Espíritu Nacional.
Un saludo.

Chelo Buriz dijo...

Viva el ingenio¡¡¡¡ educación es lo contrario del fundamentalismo de la intolerancia, del sectarismo, de las imposiciones, de la arrogancia, etc, etc,etc,etc,etc...................

JUAN dijo...

Ya hemos recuperado el NO-DO, el Nacionalcatolicismo, hemos perdido todo lo conquistado durante décadas... ya no valen las buenas palabras,ni las protestas (se las pasan por la entrepierna y encima condenan a los lideres que las convocan) Sólo una revolución tipo la Bastille tendría posibilidades de cambiar las cosas. Pero eso nadie lo contempla. Un abrazo, Antonio.

Antonio dijo...

Roberto, por eso digo que los fracasados realmente son ellos y nos siguen llevando al fracaso al no tener un modelo educativo que realce el valor de las personas, sino que sustente el adoctrinamiento religioso.
Un abrazo

Antonio dijo...

Cayetano, la derecha española no luchó contra el nazismo, como la europea, sino que se nutrió de él y creo el nacionalcatolicismo que perdura en sus valores intrínsecos, no nos engañemos, están agazapados para seguir con esa ideología...
Un saludo

Antonio dijo...

Chelo, para mi educación es conformar sujetos libres, con capacidad de pensar por sí mismos y aportar todo su valor a la sociedad, no ser esclavos sino agentes del desarrollo con su inteligencia. Educar es humanizar y, como bien dices, no crear intolerancia, sectarismo mediante la imposición y el atontamiento.

Antonio dijo...

Juan, estamos gobernados por los mismos perros con distinto collar que en tiempos pretéritos del caudillo. De ahí la engañifa en su programa vestido de demócrata, cuando son totalitarios y despectivos con la oposición, que sigue siendo para ellos el enemigo y no los aliados para hacer una España mejor.
Un abrazo

KRT dijo...

Me viene a la memoria una canción de Ovidi Montllor (1942-1995), ‘L’escola de Ribera’. Volvemos a aquella escuela, a aquellos años grises. Ahí va la traducción de Gustavo Sierra al castellano:

La suma era dos más dos./ El resultado era cuatro./ La pregunta era ¿Quién es?/ La respuesta era Dios./ La consigna era patria./ La respuesta era alzar el brazo./ La clase era a las nueve./ El maestro estaba a las diez./ El water estaba al fondo./ La mierda estaba a la entrada./ Los amigos éramos todos./ Los diplomas eran grises./ Los diplomados eran (¿estaban?) verdes./ El Cristo era de madera./ Los cristianos de cartón./ Los pupitres eran bastos./ Los que nos sentábamos éramos pobres./ La regla era para la mano./ La mano era para cerrarla./ El castigo era severo./ El castigo era miedo./ La misa era muy seria./ Los asistentes no lo sabíamos./ El capellán era viejo./ Los niños tampoco lo sabíamos./ Los corredores eran largos./ Los que corrían huían./ El reloj era bonito./ Las horas eran largas./ La enseñanza era como era./ Los enseñados lo que somos./ Los maestros./ El Cristo./ El capellán./ El pupitre./ Los compañeros./ Los libros./ La pizarra./ La infancia./ La ternura./ La fe./ El miedo./ El cariño./ Todo perdido para siempre.// El resultado era uno,/ la jugada era perfecta.

[Versión castellana de Gustavo Sierra Fernández, del blog La zamarra de Gustavo. http://albokari2.wordpress.com/2006/10/22/lescola-de-ribera/ ]

Y aquí se puede ver y oír a Ovidi:

http://www.youtube.com/watch?v=pUIpJneuCJc

Un abrazo!

Antonio dijo...

Lo recuerdo de mis tiempos en Barcelona, KRT. Ovidi fue un gran cantautor de la nova cançó. La canción viene punto.
Un saludo

Prudencio dijo...

Cuando algo se elige y se toma se hace con agrado. Cuando se es obligado se genera rechazo.Es lo que logrará la ley Wert.Es la forma más rápida de generar agnostiscimo y ateismo.La religión debe ser propio de la unidad familiar y de las iglesias. No de las escuelas, donde se enseñan ciencias.
Ni siquiera hay una demanda social que la justifique. Antonio, un abrazo.

Antonio dijo...

Cierto, Prudencio. De aquellas lluvias vinieron estos lodos... La fe no se impone ni se enseña por la fuerza... Quien tenga fe que la cultive en las iglesias...
Un abrazo

luna llena dijo...

Hola Antonio,soy creyente y no me gusta que se imponga la religión en las escuelas,tampoco me gusta la Ley Wert. Por otra parte, pienso...¿Que han conseguido los socialistas, después de 30 años gobernando en Andalucia? cuando los niños andaluces van a la cabeza en fracaso escolar.
Algo habrá que cambiar,si se aplica esta ley no sera para favorecer a las clases donde se produce mas fracaso escolar. Si obligaran a los políticos a llevar a sus hijos a la escuela pública, seguro que no recortarían como lo están haciendo.
un saludo.

Antonio dijo...

Amiga Luna llena, sigo pensando que la educación es un problema de Estado y no se resolverá hasta que se consensue una política y objetivo común. La idea no esa doctrinar para que l agente piense como el político de urno, sino forjar sujetos libres, independientes y capaces de razonar desde la responsabilidad.
A partir de aquí critico a todos los partidos políticos del signo que sean, pues le fracaso no es del ciudadano solamente, sino, principalmente, del político de turno que es incapaz de fraguar una ley exitosa.
UN saludo