lunes, 31 de octubre de 2011

Derecho a la información versus libertad de prensa

Algunas consideraciones previas

Derecho a la información:

Lo entiendo como el derecho que todo sujeto tiene a recibir información veraz, contrastada y de calidad para poder formar su propia opinión sobre un tema, sin ser manipulado, y bajo el exclusivo criterio de su capacidad de discernimiento, al amparo de la libertad de expresión y la responsabilidad del emisor.

Libertad de expresión:

Para mí consiste en el derecho que tiene cada uno a expresar su pensamiento, ideas y opiniones de forma asertiva y libre, sin miedo a ser reprimido. Para filósofos como Pach, Montesquieu, Voltaire y Rousseau la posibilidad del disenso fomenta el avance de las artes y las ciencias y la auténtica participación política, además de ser esencial para descubrimiento de la verdad, lo que implica la condición del uso responsable de la libertad de expresión. Y aun así, el que unas ideas tengan mayores medios de difusión las impondría sobre otras, al margen de la verdad.

Libertad de prensa:

Se deriva de la libertad de expresión. “Es la existencia de garantías con las que los ciudadanos tengan el derecho de organizarse para la edición de medios de comunicación cuyos contenidos no estén controlados ni censurados por los poderes del Estado” (Tomado de Wikipedia). Conlleva, pues, la elaboración y gestión de los medios de comunicación.

Entiendo, por tanto, que quien gestiona la prensa al amparo de la libertad de expresión puede estar desinformando, manipulando o creando estados de opinión que no se ajusten a la verdad, por lo cual estaría conculcando el derecho a la información. Por ello se debe exigir corrección a las desviaciones de la libre expresión cuando no se ajuste a esa verdad y se observe tendencias maliciosas o manipulativas que tergiverse la información en beneficio del emisor. En este sentido, la libertad de prensa ha de estar condicionada por su propia misión, y esta consiste en informar y en ejercer la libre expresión respetando el “derecho a la información” de la ciudadanía, que es la máxima expresión de los intereses de una sociedad democrática.

------------------------------




Posiblemente me esté metiendo en un berenjenal con esta reflexión pero, como todas, tiene este riesgo. Eso sí, siempre pretendes salir del berenjenal con las ideas más claras, o al menos lo intentas.

El otro día, cuando volvía con mi amigo Pablo de ver la exposición de Alberto Giacometti: Una retrospectiva, en el Museo Picasso de Málaga, nos encontramos con que, en la fundación Cajamar, conferenciaba Rosa María Calaf, periodista avezada y fraguada en mil batallas como reportera de televisión a lo largo y ancho del mundo, por lo que entramos a escuchar sus planteamientos.

Hizo alusión al criterio con el que se eligen las noticias y cómo una guerra puntual pasa a ser olvidada, dejando de ser noticia aunque persista, incluso, con mayor violencia. De todos es sabido que la información crea opinión y que las noticias conforman esa información, por lo que el criterio de selección de estas va en función del interés que se tenga en fraguar una determinada opinión. Decía Joaquín Arozamena, en una charla de un curso sobre comunicación al que acudí hace años, que el que determina la línea de información es el dueño del cotarro, el que paga, vamos… Si un periodista quiere trabajar en ese medio en concreto sabe que tendrá que someterse a las directrices del consejo de redacción… y esas las determina quien paga.

Esto es obvio, pues si analizamos la prensa de nuestro país, sin ir más lejos, veremos donde se encuadran los distintos periódicos y como tratan una misma noticia. A veces parece que nos tienen por tontos y nos colocan informaciones tendenciosas para orientar nuestra opinión en una línea determinada. No es lo mismo leer una misma noticia en La Razón, ABC, El País, El Mundo, Público, etc… lo matices tendenciosos orientan la opinión. Eso no quiere decir que no existan periodistas honrados y de alta cualificación profesional.

Pero, volviendo al tema de Rosa María Calaf, los medios de comunicación, especialmente la televisión, en nuestro sistema económico de corte mercantilista, están pensados para hacer dinero, para ser productivos, pues son una empresa que busca beneficios monetarios, sin dejar de lado que crear opinión es un medio de garantizar adhesiones a intereses políticos y económicos. El primer objetivo sería, pues, conseguir audiencia para ampliar el mercado del marketing y, de camino, difundir pensamientos afines, cuando no a la inversa.

Por otro lado, aparte de la distracción, de lo lúdico y el entretenimiento que aporta la TV, están dos pilares de especial trascendencia, como son la información y la formación. La primera pretendería dotar al sujeto de los máximos conocimientos sobre un tema para que libremente fundamente su opinión en base a su capacidad de discernimiento; en el segundo caso hablaríamos de conformar, de dar forma a la personalidad del sujeto, de fraguar determinado tipo de personas en base a la influencia que el medio tenga sobre ella; en este sentido nos referimos a orientar esa capacidad de discernimiento a la que aludía, por tanto incluye el aspecto educacional, algo que hasta ahora era patrimonio de la escuela y los entes específicos dedicados a esta función, por lo que estaban sometidos a programas educacionales concretos. La TV, al amparo de la libertad de expresión, se ha metido en nuestras casas y, sin ton ni son, sueltan aquello que les apetece, sea una chorrada impresentable, una falacia “salsarosera” o lo que fuere. Su ética no es muy de fiar, por lo que más vale no dejarse llevar por sus olas. “Yo, por mi hija, mato…” (sic) Belén Esteban.

Dado que el interés de la TV está en incrementar su audiencia, busca la forma de atraer espectadores sin importarles demasiado el contenido del programa, sino más bien la capacidad de seducir al público. Pero, como diría el amigo Punset, los seres humanos nos movemos por emociones, y son estas emociones las que nos llevan al campo del interés. Mientras más emocionante sea el programa más llamará la atención del televidente. De eso se trata. Por tanto, la aburrida vida del espectador la confrontamos con la azarosa y morbosa vida de determinados sujetos y sujetas, donde proyectar nuestras propias vivencias, frustraciones y deseos, amén del cotilleo que conlleva la vida social en su aspecto comparativo “inter pares”.

Pero la emoción y la razón son dos formas de enfrentar la vida que se han de conjugar. Al componente infantiloide de la emoción se suma el de la razón, más propia del adulto, del sujeto maduro que sabe gestionar sus emociones para no caer en la trampa que suele tender el impulso irracional de la emoción.

Un sujeto que se deje llevar por la emoción pierde capacidad de razonar. Si formamos sujetos impulsados por ellas conseguiremos respuestas emotivas o emocionales manejables desde la propia información. Lo único que habría que hacer es identificar cuales son los estimulantes de las emociones y usarlos en su momento. Esto se da en el manejo de las masas con relación a ideas o principios introducidos como inalienables, en planteamientos de pertenencia a grupos o tribus, en seguidores de futbol y otros deportes, en las religiones, en la política… Por tanto, el sujeto es más manipulable desde las emociones que desde la razón. De ahí que los medios que pretenden esa manipulación usen más el aspecto emocional, sabedores de que, por lo general, los sujetos tendemos a llevarnos por lo emocional más que por la razón.

No quiero mencionar a ninguno o ninguna de los/as impresentables presentadores o tertulianos que pululan por la TV y que gestionan las emociones paras embrutecernos, pero sí diré que cada día me considero más desafecto a estos medios. El estilo berlusconiano, donde el respeto brilla por su ausencia, donde la masa se distrae de la vida cotidiana y la verdad del entorno, de la problemática real y de las exigencias participativas de toda sociedad, a base de banalidades, entrando en la dinámica autocomplaciente de que los otros son más malos que yo, por lo que me queda margen de maldad hasta ser como ellos, hace de esta sociedad un ente mediocre y digno de ser rescatado, a través de la educación y formación, para no dejarse atrapar en situaciones alienables que lo lleven a la sumisión. Pero, al fin y al cabo, quien tiene la capacidad formativa, el control de los medios de educación, siempre hizo lo mismo, por lo que, en los tiempos que corren, solo se puede salir de esta dinámica desde la redefinición del proceso educativo y el control y responsabilidad de las influencias. Cosa harto difícil, pues se revolverán como gato panza arriba para seguir con sus privilegios, además de dudar de que nuestros políticos sean capaces de hacerlo si no se fuerza la situación… El botón de muestra es como ha quedado la asignatura de EpC.

En fin, os dejo con este proceso divagante, que solo pretende aclararse un poco, pero que se basa en mi exigencia personal para ser informado con lo más próximo a la verdad sin tintes manipulativos… Por eso, mientras no se me demuestre lo contrario, empiezo a pasarme por el forro (con perdón de la expresión) muchos programas, incluidos de opinión, que pretenden embrutecer mi pensamiento… Al parecer el trabajo de la maduración psicológica pasa por ser autodidacta, para llegar al desarrollo personal de la capacidad de razonar, dejando de lado las emociones que son las que abren la puerta a los intrusos manipuladores…


miércoles, 12 de octubre de 2011

Parándome a pensar ( parte II)



(Indignación)

Nota: Seguimos… y aconsejo que antes de leer esta parte se lea la entrada anterior pues esta es una continuación de aquella, que dejamos en el punto 5:

6.- Los sueldos de los políticos

Es tremendamente peligroso el político corrupto que se pone él mismo su sueldo y se otorga las prebendas. Al funcionariado se le da por ley un sueldo inamovible… Por qué no fijarlo también para los alcaldes, concejales y demás en función de la población. No se puede ser juez y parte, de lo contrario cobrará vigencia le dicho: “No me des dinero ponme donde haya”. Si el político no es honrado y sigue medrando hundirá la democracia…

7.- La banca y el gran capital

Pero creo que hay que ir más lejos. Existe un juego perverso con la banca y el gran capital. Ellos saben que tienen al mundo político atrapado por los huevos. No hay ni un partido que no tenga deudas millonarias en euros con la banca. También saben que el motor de la economía es el dinero y ellos lo tienen y mueven a su antojo. La cosa está clara o le ayudan a la banca o estos los hunden en la miseria, cuando no en la cárcel, al retirarle los préstamos o chantajearles con historias nada presentables, o dejar de invertir para crear puestos de trabajo. Ese juego lo hacen con los propios estados; véase si no el ejemplo de Grecia que acabará siendo deglutida por la banca en función de la deuda que se está creando; he aquí un campo de ensayo para actuaciones futuras.

Los banqueros todavía son más sofisticados. Hacen ver que el banco es suyo, que es una empresa privada y que el mercado les da derecho a manipular los intereses y los beneficios, sus elevados sueldos blindados y sus primas y jubilaciones… a la vista está cómo se han adjudicado cantidades inmensas en empresas que se han ido a la quiebra y han tenido que ser reflotadas por el dinero público. Pero la realidad es que son depositarios de un dinero de la ciudadanía, con la que deben establecer un compromiso, para que ese dinero ejerza de motor del desarrollo, sin que la codicia les lleve a las situaciones que han provocado esta crisis. Sus sueldos inmensos salen de los intereses del impositor o de los beneficios del accionista, a quienes de una u otra forma engañan, cuando no estafan. Por otro lado está el asunto de la contingencia, se le puede dar a un sujeto parte de las ganancias que ha provocado, pero no beneficiarlo cuando lo que ha hecho es hundir a la empresa… en todo caso habría que pedirle responsabilidades y mandarle a la cárcel si fuera menester.

8.- Democracia secuestrada

Todo esto nos ha situado en una democracia secuestrada, en una situación ficticia, donde parece que el voto es libre, cuando realmente está sometido a la influencia manipulativas de los medios de comunicación y de las campañas de marketing que, usando técnicas precisas, nos inoculan las ideas y, por ende, orienta el voto en su propio beneficio, secuestrando la voluntad de una inmensa mayoría engañada por esos medios expertos en la manipulación al servicio de sus amos. ¿Quién domina los medios? Pues quien los paga… El pobre nunca tendrá medios, mientras que el rico los tiene de una forma apabullante.

9.- El poder del dinero

El poder del dinero, pues, se ha impuesto en el mundo. Domina al político, al periodista, al gestor, al profesional que fuere, hasta las propias religiones que olvidaron sus prédicas y se sometieron al boato y el oropel antes que a sus ideales dogmáticos… Estamos hartos de ver una lucha singular e imperceptible para quien no observe detenidamente la jugada. Algunos políticos entran arrasando, acojonando a quien tiene el dinero, pero una vez puesta sobre la mesa su capacidad y fuerza se produce un acercamiento al trato final. El dinero sopesa este poder, esta situación y los beneficios o perjuicios que puede acarrear y pasa al contraataque de la compra. Al final no es nada de extrañar que finalicen los dos en la misma cama. Es curioso ver cuantos políticos acaban trabajando con sueldos impresionantes en la empresa privada después de haber ejercido como tales. Mi sospecha está en saber si antes no hubo un pacto para beneficiar a esa empresa en sus decisiones. La verdad es que todo el mundo tiene un precio, la cuestión es saber cual es el de cada uno…

10.- La estrategia del deterioro político

Por último existe una estrategia del deterioro político que se orquesta desde muy diversas fuentes. El gran capital ha conseguido deteriorar la imagen del político hasta hacernos creer que no hay un político honrado, que los males que nos aquejan son todos producidos por la gestión de los políticos, sin meterse ellos en el saco; cuando la realidad es que son ellos y sus movimientos especulativos, de bolsa e ingeniería financiera, los que nos han llevado a esta crisis. Sobre el político podemos echar la incompetencia, su incapacidad para ver y resolver el problema, su sumisión a los poderes fácticos y su connivencia con esta jugada atroz que nos está costando tanto a la clase baja y media, mientras se forran los de arriba.

En este juego al deterioro político entramos casi todos y damos crédito a los rumores, a las falacias y participamos en las estrategias de deterioro del oponente. Estoy harto de recibir correos hablando de los catalanes, de los andaluces, de los vascos, de los políticos de uno u otro partido, cargados de mentiras, rumores malévolos y mal intencionados que solo pretenden la confrontación entre los pueblos de España, reconducir emociones nacionalistas o de grupo, que tiene nefastos presagios en un mundo que ha de tender a la homogeneidad sobre la convivencia en la diversidad. Divide y vencerás. Mientras se globaliza el mercado para controlar el mundo desde esos poderes económicos, que merece una reflexión especial aparte, se divide al sistema político, a los gestores sociales, a los pueblos, para neutralizar su efecto y atraparlos en el poder financiero. Mientras más división haya en el conjunto social más posibilidades de controlarlos habrá…

No suelo hacer de correa de transmisión de estas estrategias en el mundo cibernético, es más, me duele y siento cierto malestar en ver que determinadas personas a las que tengo afecto se enrolen en esas campañas donde el argumento es inexistente y la calumnia sospechosa. Creo que antes de elevar a público un escrito ajeno se debería considerar el contenido y la veracidad del mismo, a la par que ser conscientes de que estamos siendo utilizados, salvo que estemos jugando a gregarios del líder del partido y su equipo…

En conclusión, creo que el objetivo final que tienen es conseguir que el pueblo se haga a la idea de que todos los políticos son iguales, de que se ha de conformar y asumir la imposibilidad de cambiar el sistema y seguir votando, aun sabiendo que no se cumplirán los programas, que cada vez son más imprecisos y dejan más maniobrabilidad al político, al que se vota por ideología y no por su compromiso programático. Esa idea de que los gobiernos están para servir y mantener la estructura del sistema, de que la alternativa es el caos y de que más vale malo conocido que bueno por conocer, se va imponiendo y lleva al conformismo regresivo, a aceptar salarios de risa, explotación laboral y diferencias de clases, antes que seguir mordiendo el polvo de la miseria, del paro y de la insolvencia, de la pobreza. Pretenden que el legislador esté al servicio del mercado y sea este el que decida y determine las cosas, y dado que, a su vez, está dominado por el dinero, el poder lo ostenten quienes tienen ese dinero.

Por otro lado, ya sabemos, el ser humano antepone, como es lógico, la cobertura de las necesidades básicas a cualquier otra cuestión, es pura de supervivencia, trabajará aunque sea solo para alimentarse… Véase la teoría motivacional de Maslow y su pirámide clarificadora. Si te atosigan y controlan el grifo alimentario estarás dispuesto a cualquier cosa antes que dejarte morir de hambre junto a los tuyos, incluyendo renunciar a tu desarrollo personal e intelectual. El ser humano es comprable, el precio varía en función de las expectativas que el sistema te ofrezca, puede oscilar entre el bíblico plato de lentejas y una millonada. Eso lo saben ellos y andan dispuestos a controlar el mercado donde se trafica con la cobertura de las necesidades del personal, hasta someterlos, o utilizarlos, para hacer crecer la empresa y su poderío económico.

Hay otra cuestión que no me gustaría dejar en el tintero. Nos queda el resorte de la política, de la buena política, de usar el sistema para hacer valer nuestra opinión, de influir en la gobernabilidad de los pueblos, el hacer una piña para establecer sinergias, confluencia de fuerzas y esfuerzos para llevar el cántaro a la fuente que nos interesa como seres humanos. Aunque ellos, los poderosos, tanto de los gobiernos como de los poderes fácticos, sepan que si consiguen dividir a la ciudadanía, si los enfrentan mediante el despertar de emociones grupales y tribales, si bloquean el entendimiento entre los pueblos, etc. estarán ganando la partida; a nosotros nos cabe la posibilidad de madurar, de universalizarnos y luchar contra su globalización mercantil mediante otra globalización de las ideas y de la confluencia. La cuestión estará en saber distinguir cuales son los principios y valores que deberían regir en un nuevo mundo, donde no quepa la confrontación y la intolerancia doctrinal, donde desaparezca la manipulación desde las religiones, los medios de comunicación, los profetas y salvadores que nos ofrecen someternos a ellos para salir adelante...

El hándicap está en conseguir una civilización madura, idealista, responsable, capaz de exigir, desde la convicción, las conductas adecuadas y rechazar y neutralizar a las políticas que no se ajusten a un modelo social humanista. Para ello retomo la idea ya mencionada de crear una sociedad honrada y ética que exija a los políticos una acción coherente con esas ideas, donde se aplique que cada pueblo tiene el gobierno que se merece, pero, en este caso, el que se merece una sociedad de este tipo, será consecuente con sus propios principios. En resumen, si queremos una democracia real, deberemos educarnos en el ejercicio de esa democracia ya… pero desde el primero al último de los ciudadanos, de los niños en las escuelas, aunque haya que mandar al carajo a viejos adoctrinadores (incluyendo las religiones) que han ejercido esa función desde tiempos inmemoriales y que siguen siendo resistentes a renunciar a sus privilegios o, al menos, a aceptar la competitividad de otros que los puedan superar en base a su mejor calidad.

Como he dicho en otras ocasiones, la lucha está servida… o nos dejamos arrastrar por este sistema miope, en una fuga suicida hacia delante, donde nos espera el precipicio a la mayoría de la sociedad, salvo los que ostentan el poder, o decidimos cambiar los valores y las ideas por otros nuevos que desplacen a los anacrónicos, que nos han situado en la injusticia institucionalizada que nos dirige. La crisis de valores no se resuelve volviendo a los antiguos, a aquellos que nos inocularon de pequeños, sino buscando otros, además de los que podamos seleccionar de los antiguos, que se adapten al nuevo contexto, a los nuevos escenarios, de lo contrario estaremos condenados a repetir la experiencia y volver al pasado que ya debería estar superado.

He de dejar aquí mi disertación, pues estos mis apuntes están condicionados por el espacio operativo del blog y puede que me haya pasado… es necesaria una mayor amplitud para poder desmadejar el ovillo del complejo mundo político y social que nos ha tocado vivir… por tanto lo único que pretendo es aclarar mis ideas y compartir con el lector estas reflexiones para que cada cual saque sus propias conclusiones, como lo hago yo mismo, a ver si entre todos somos capaces de ver la luz que nos ilumine el horizonte y el camino a seguir para salir de este túnel…

martes, 11 de octubre de 2011

Parándome a pensar (I)


Nota: Dada la amplitud de esta reflexión he decidido colgarla en dos entradas para no ser demasiada agobiante su lectura.

Hace algunos días que no cuelgo ninguna entrada con mi espíritu crítico, con mis reflexiones sobre temas de actualidad, pero es que ya no puede uno aguantarse más, y son tantos los temas que nos quieren colar como a tontos que acabas rebelándote contra los imbéciles que intentan practicar el adoctrinamiento a través de la falacia y la hipocresía. Desde hace tiempo vemos la evolución de la opinión pública y se observa un alarmante deterioro político y cada vez se tiene más claro que estamos en una democracia ficticia, por lo que tiene más cabida la frase anarquista: “Si votar sirviera de algo no nos dejarían votar”. Si no obsérvese que cuando aparecen movimientos democráticos que se escapan al orden establecido se produce una reacción que lo bloquea y reintegra en el sistema a través, incluso, de una dictadura o una democracia falaz sometida a los poderes fácticos.

Para entendernos habría que decir que aquí se enfrentan dos tendencias muy diferentes, una materialista de fuga hacia delante que va arrasando con todo y le importa un bledo la sostenibilidad del mundo y su mañana y otra humanistas que pretende centrarse en el ser humano, su desarrollo personal y en una justicia distributiva de los recursos acorde con sus necesidades reales. De aquí que me pregunte: ¿Cuál ha de ser la prioridad de los gobiernos, sanear la banca o sanear la vida d los ciudadanos? Es evidente que la primera tendencia defenderá a la banca y la segunda al ciudadano.

De todas formas, y a modo de reflexión personal, me he parado en los diez puntos que desarrollo a continuación como elementos significativos de la situación a que me refiero:

1.- El PP.

La hipocresía del PP, que está al servicio de la ideología neoliberal y quiere hacernos pensar que son defensores del sector público, cuando lo que se pretende es acabar privatizando todos los servicios bajo el manto del Estado, en la línea norteamericana y sus neocons, donde el mercado sea el arbitro. Es patético el discurso conciliador, ahora que ve la puerta del gobierno abierta y puede estar en el lugar de quienes ha criticado y han negado colaboración en lo más mínimo, pero que le han allanado el camino con sus reformas. Tienen una habilidad retórica especial para presentar sus posiciones impresentables como buenas y saludables, a la par que plantean lo malo del otro sin comprometer y aflorar su propio programa.

2.- El PSOE.

Traición del PSOE, que ha llevado a efecto reformas que se escapan a su programa, cuando se le votó para ejecutar dicho programa y no el que ha hecho. Si no lo iba a llevar a término debió convocar elecciones anticipadas y ver si le apoyaba la ciudadanía en ese ajuste o nuevo programa. Ya estamos habituados a estas traiciones que se revisten de imperativos por las circunstancias que se dan. Por tanto, podemos deducir que el político no te pide el visto bueno a su programa, como debería de ser, sino que delegues el poder en él para que haga lo que mejor le parezca, pasándose por el arco del triunfo el contrato del voto y haciendo de su capa un sayo. Todos recordamos la prepotencia de Zapatero cuando pedía la anulación de los paraísos fiscales y otras lindezas, y cómo volvió, con el rabo entre las piernas, cuando tuvo que asumir los requisitos que le exigían en Europa y se puso manos a la obra para conseguir un equilibrio en la caída libre del tobogán de la economía española.

3.- Un ERE político ayudaría en la solución.

¿Para cuándo un ERE justo y responsable? ¿Para cuándo un ERE político? Ahora es el momento, ahora empiezan a hablar de reducir el tamaño de la administración… No sé si se refieren a los representantes políticos o al mundo funcionarial… miedo me da. Para las nuevas elecciones debería de reducirse en un porcentaje significativo el número de diputados, disminuir o eliminar el Senado y/o darle contenido práctico que lo justifique, que no haya ningún político que cobre más de un sueldo, que sus dietas sean las propias de cualquier ciudadano medio cuando se desplaza, comprometerse en un programa serio de reducción de los ayuntamientos, las diputaciones, los gobiernos autonómicos, gestores de empresas públicas y puestos políticos y de confianza que son la gatera por donde se cuelan los suyos, etc…

4.- Dignificación de la política

Parece mentira que los propios políticos sean tan groseros en sus intervenciones, que muestren tanta falta de respeto hacia los contrincantes que son representantes de ciudadanos españoles igual que sus votantes. Al igual que proponen la creación de una asignatura de Educación para la ciudadanía, deberíamos exigir al político esa educación, evitando las conductas deplorables que observamos; es necesaria una formación en el ejercicio de la política, pues no todo vale en ella, por lo que anda uno harto de muñecas parlantes, de sujetos de gomina en el pelo y conductas chulescas que a cualquier demócrata le hace sonrojar la cara, con su verbo falaz y manipulador. En suma, dar ejemplo ellos mismos, así podrían redimir el noble oficio de la política hasta llevarla a su verdaderas función de representación ciudadana y evitar la ruptura con el pueblo. Reclamo un político de verdad, defensor convencido y practicante de la democracia, antes de que acaben hundiéndola.

5.- Clientelismo y pesebre

Pero hay un problema de pesebre. El clientelismo político es una enfermedad endémica en nuestro país. Hay que repartir y darle a aquellos que nos apoyaron. De ahí el concepto de Nepotismo que forma parte del deporte nacional: yo doy trabajo a los míos, a mi familia natural y política, usando todas mis influencias. Hubo buenos tiempos, muchos medraron en la abundancia de la ficticia expansión que crearon los especuladores de guante blanco. Inflaron plantillas con sus adeptos en ayuntamientos, funcionariado, empresas semipúblicas, etc… crearon gastos fijos que ahora son insostenibles en tiempos de crisis y eso lleva al incremento inexorable de la deuda pública. Desde los tiempos faraónicos se conocen los ciclos de las vacas gordas y las vacas flacas…


(Seguiremos mañana, para no atosigar, aún queda otros cinco puntos interesantes)

jueves, 6 de octubre de 2011

Poema de amor


Me desperté de madruga con versos en los labios, con ganas de escribir algún poema y luego, tras dar algunas vueltas a los versos ya perdidos, afloraron estos otros que os presento y que a Loli le dedico…

(Foto tomada de internet)



Te veo en el horizonte

y a caballo de la brisa

me llega tu perfume,

las olas se presentan con tu canto

y el abrazo de su espuma

me cubre con el manto de tu piel.

No sé si el agua es el destino,

no sé si el amor se nos diluye,

no sé si el mañana está contigo.

Pero sé que navegas en tu barca

a la par que navego en mi velero,

que en la distancia tan extensa

ya no hay montes, ni siquiera oteros,

solo el suave manto de la mar

que ondula su cuerpo en primavera

allanando el camino que me espera

para conjuga contigo el verbo amar.

lunes, 3 de octubre de 2011

V Encuentro de poetas en la red y viaje por Castilla


Portada y contraportada de la antología

A propósito de encuentro, quiero agradeceros, a todos y todas, las más de 50.000 visitas que habéis hecho a este humilde blog en los últimos dos años, además de las entradas por facebook. Gracias por el interés que mostráis en él y por honrarme con vuestra visita y comentarios. Pero vayamos al tema, pues quiero compartir con vosotros mi último encuentro poético y el viaje…

En el recital

El pasado fin de semana, 24 de septiembre, hemos celebrado en Sigüenza un importante encuentro de poetas en la red, es el 5º, y se ha editado por primera vez una antología con los poemas presentados por cada uno de los participantes. Yo, aprovechando la circunstancia, me he dado un “voltio” por otros lugares para disfrutar de una turné turística por la zona acompañado, lógicamente, de Loli. Pero vayamos por partes.

Catedral de Sigüenza

El encuentro, después del celebrado en Granada hace 6 meses, ha sido todo un éxito, no solo por los poemas que se han aportado y editado en la antología, sino por el propio concepto de encuentro, aunque, tal vez, deberíamos hablar de reencuentro, puesto que no es la primera vez que se lleva a efecto esta especie de hermanamiento.

Sigüenza es un lugar singular. En él te sientes identificado con la historia, entras en el debate de los conflicto que generaron esta España que nos cobija y, como andaluz, observas la fuerza de la Castilla que conquistó Granada. No entro, pues, en la cultura adusta y guerrera castellana que aniquiló a la hedonista nazarí y de la que quedó el gran testigo y sacrificado doncel, Martín Vázquez de Arce, que dejó su vida en la vega granadina a los 25 años, cuando corría 1486, en la acción de la Acequia Gorda. El doncel no deja de ser una excepción, junto a Jorge Manrique y otros pocos, con el libro entre las manos, pues la guerra y la pluma son difícilmente conciliables, antes, ahora y siempre…


Sigüenza. Plaza Mayor

Para un sujeto del sur, Sigüenza no es un buen lugar para vivir, pero sí para visitar y maravillarse de su pasado esplendor, de su majestuosidad y monumentalidad. Hay dos elementos básicos que denotan la cultura castellana y cristiana; por un lado está el castillo, una fortaleza inexpugnable que habla de su poderío militar (donde se ubica el parador de turismo), ya se sabe, una organización férrea, como la militar, acaba sumando esfuerzos impresionantes bajo la sumisión de sus miembros y expandiendo el poder de sus gestores. Y por otro encontramos la magnificencia de su catedral. La otra gran organización, en este caso religiosa, que sostuvo, para lo bueno y para lo malo, a esta cultura nuestra que nos lleva hoy día a ser tan críticos con ella, donde el poder se antepone al humanismo.

Decía que no es buen sitio para vivir un andaluz acostumbrado a la brisa del mar, a la atemperada meteorología y al dulzor de su cálido invierno. El clima continental nos resulta bastante enclaustrante, en sus crudos inviernos, a los expansivos sujetos sureños. No veo, pues, a Sigüenza como una ciudad para vivir, pero sí para visitar y disfrutar de su singularidad y de su estación estival… por favor no se me ofendan los seguntinos, pues cada lugar tiene sus pros y sus contras…

Pero volvamos a la causa de esta entrada. Bajo mi opinión, el encuentro fue todo un éxito pues ya se encargó Ana de su organización y de que todos nos sintiéramos como en casa. Gastronómicamente buena cena en la Taberna Seguntina el viernes; emotivo recital el sábado, con lectura de dos poemas por parte de cada participante, con su variabilidad, su temática diversa y la singularidad de cada cual, que nos abrió el campo de la poesía, de la que yo, humildemente, me siento un alumno interesado, y la cena del propio sábado con algunos problemillas por la poca calidad y vista de los gestores del Asador de Sigüenza, que mostraron su ineficacia en el saber y entender de marketing y clientes. Pero en resumen, nos encontramos una espléndida ciudad que nos otorgó un magnífico marco para el encuentro.




Sigüenza. Plaza Mayor y Catedral

Volver a encontrarnos con amistades fraguadas en el encuentro de Granada, descubrir otras y conocer en persona a amigas del mundo bloguero, como es el caso de mi estimada Cristina Gracia Barreto, ha sido un verdadero placer. Es esa magia de Internet, que te conecta con gente con la que compartes motivaciones y al final te facilita el encuentro con la faena ya hecha, la criba y selección de amistad está fraguada… ello te da garantía de cierta afinidad.

Ya estamos trabajando para el próximo encuentro en Bilbao, de la mano de Santiago Liberal, que hace honor a su apellido liberando toda la energía necesaria para la organización del evento siguiente.

Pero como el mundo es poesía, también os quiero contar los efectos colaterales del viaje. Aprovechando tan importante motivo adornamos el viaje con otros desplazamientos, de los que nos gusta hacer, por este impresionante país que tenemos a bien disfrutar y, a veces, padecer, como es España.

Valdepeñas

Para no cansarnos mucho en el viaje, pues la edad y las limitaciones propias se han de considerar, hicimos noche en Valdepeñas, hotel Veracruz, un **** que a través de Booking.com, con quien solemos trabajar en las reservas vía Internet, nos salió con una excelente relación calidad precio. Valdepeñas, al que habíamos visitado de pasada y visto algunas bodegas y museos, nos sorprendió en esta ocasión con su iglesia mayor, la plaza aneja y sus bien cuidadas calles del casco antiguo. No se queda a la zaga la Venta del Comendador (no el de Fuenteovejuna), recomendada y recomendable, donde por 9 euros nos atizamos 6 copas de buen vino y doce buenas tapas (entre los dos, claro está); bonito lugar bien ambientado.

Ayllón

El domingo, terminado el encuentro poético, tras desayunar con Juan Pan y Carmen, nos dirigimos a Carrión de los Condes, en Palencia, donde nos esperaban nuestros amigos Pablo y Marisa. En ruta paramos a tomar café en Ayllón (Segovia), de donde es mi amiga y compañera Petri, para hacer alguna foto y darle un poco de envidia. Bonito lugar... valió la pena la parada. Después, Aranda de Duero fue un buen sitito para comer… a resaltar un exquisito foie de pato sobre lecho de cebolla caramelizada, presentado en tosta, que era una verdadera delicatessen… son de aquellos productos que solo la calidad justifica su exigüidad.

Carrión. Pantocrator

Llegada a Carrión de los Condes, pequeña siesta reparadora, que ya no tiene uno 30 años, y a saludar y departir con los amigos, además de Pablo y Marisa, Ana, Carmina, Celes, Ricardo, etc… Unas copas y una buena sopa castellana en la cervecería “J.M.” de Belén, de esas que ella sabe, a la que le mando un abrazo con mi agradecimiento por sus detalles, y después… a retirarse.

Orbaneja. El beso de los camellos y vista del pueblo

Al día siguiente visitamos Orbaneja del castillo, en la provincia de Burgos. Singular y preciosa villa que ofrece espléndidas vistas de sus caprichosas figuras en un entorno kárstico modelado por el alto Ebro y sus manantiales, como la Cueva del agua, con techos modulados por el agua que creó caprichosas oquedades, en ausencia de las fálicas estalactitas, semejando otros órganos reproductores complementarios a ellas (ver foto). De esta cueva mana abundantemente agua, que atraviesa el pueblo y huye en cascada hacia el cauce del Ebro… Sólidas casas de piedra, bien cuidadas calles y espléndidas panorámicas. Un excelente lugar para tomar una cerveza en plan bucólico, antes del buen cocido montañés.

Cueva del Agua. Esta oquedad está en el techo, puede que nuestra madre naturaleza se haya subido la falda... Al lado, por si acaso, la cascada. (Orbaneja)

Dejamos otro día para visitar la villa romana de La Olmeda y Saldaña. Aunque ya conocíamos ambos lugares, los cambios habidos nos permitieron encontrarnos con bastantes novedades, sobre todo en la primera. De La Olmeda hay que resaltar, singularmente, sus mosaicos romanos, su magnitud como villa residencial de los patricios o señores romanos dueños del entorno y el importante yacimiento que presenta para conocer la vida en la zona durante los últimos tiempos del imperio romano.

La Olmeda. Mosaico con motivo de caza

Saldaña es una villa que me atrapa con su monumental Plaza Vieja, la Casa Torcida, convertida en bar restaurante en la actualidad, el Bodegón, sus gitanillas, cargadas de colorido primaveral en su otoñal resistencia, colgando de los balcones, su mercadillo de martes y el complemento museístico de La Olmeda en su Iglesia de San Pedro. Una cerveza en la plaza, al amparo de los soportales, acompañada de una buena tapa, crea el entorno perfecto para sentirse de maravilla.

Saldaña

He dejado Carrión de los Condes para el final, pues es donde pernoctamos, en casa de nuestros amigos Marisa y Pablo. Habría mucho que hablar de esta villa de gran solera histórica y núcleo importante en el Camino de Santiago y, ya se sabe, el románico palentino tiene su máxima expresión en esta zona del camino, empezando por la joya de San Martín de Frómista. Pero en Carrión os vais a encontrar con un espléndido monasterio de San Zoila, convertido hoy en hotel, que muestra distintos estilos o influencias arquitectónicas a lo largo de su existencia, desde el románico de su fachada occidental al barroco más esplendoroso de su fachada norte, incluso, el plateresco de su claustro es una joya.

Carrión. Fachada de San Zoilo.

No podemos olvidar el monasterio de las Clarisas, que como bien se sabe son las monjas que mejor manejan los huevos (entiéndaseme y no vayamos a pollillas, como dicen los granadinos), al menos en sus claras, con espléndida repostería. Es costumbre llevar huevos a estas monjas antes de casarse para garantizar un matrimonio feliz, lo que te llevaría a decir que eres feliz por los huevos… Dejemos las sutilezas picaronas y vayamos al tema… Tienen también un buen museo.

Maravilla veréis en los restos de la iglesia de Santiago, del siglo XII, quemada en tiempos de la invasión francesa, con su Pantocrator de la fachada de exquisita y magistral realización, que se rodea del Tetramorfos, los emblemas de los cuatro evangelistas, a la par que se puede observar en su pórtico la representación escultórica de distintos oficios de su tiempo. Santa María del Camino, iglesias de Belén, San Julián, San Andrés, etc. dejan de manifiesto el papel de la religión y el peregrinar por estas tierras camino de Santiago. El propio río Carrión, su puente del siglo XVI, sobre otro del XI, la plaza del Ayuntamiento, y el refrescante Plantío, arbolado al margen izquierdo del río, son también dignos de tener en cuenta.

Carrión. Plaza del Ayuntamiento

No dejaré de nombrar la casa de los Lomana, donde se crió mi amigo Pablo, y de la que conocí su patio porticado y el pozo brocado en el centro. Por cierto, por allí pasaba, de cuando en cuando, la famosa Carmen Lomana en su infancia, prima, aunque muy distinta, de Pablo que es carente del más mínimo histrionismo.

Bueno, como he sido un poco tostón y nunca sabe uno hasta donde llega la paciencia de cada cual, os dejo enlaces o hipervínculos en cada lugar para que podáis conocer más en profundidad la localidad en cuestión y si os apetece ver las fotos podéis visitar mi album picasa cliqueando aquí.

Adiós, Carrión...