martes, 11 de octubre de 2011

Parándome a pensar (I)


Nota: Dada la amplitud de esta reflexión he decidido colgarla en dos entradas para no ser demasiada agobiante su lectura.

Hace algunos días que no cuelgo ninguna entrada con mi espíritu crítico, con mis reflexiones sobre temas de actualidad, pero es que ya no puede uno aguantarse más, y son tantos los temas que nos quieren colar como a tontos que acabas rebelándote contra los imbéciles que intentan practicar el adoctrinamiento a través de la falacia y la hipocresía. Desde hace tiempo vemos la evolución de la opinión pública y se observa un alarmante deterioro político y cada vez se tiene más claro que estamos en una democracia ficticia, por lo que tiene más cabida la frase anarquista: “Si votar sirviera de algo no nos dejarían votar”. Si no obsérvese que cuando aparecen movimientos democráticos que se escapan al orden establecido se produce una reacción que lo bloquea y reintegra en el sistema a través, incluso, de una dictadura o una democracia falaz sometida a los poderes fácticos.

Para entendernos habría que decir que aquí se enfrentan dos tendencias muy diferentes, una materialista de fuga hacia delante que va arrasando con todo y le importa un bledo la sostenibilidad del mundo y su mañana y otra humanistas que pretende centrarse en el ser humano, su desarrollo personal y en una justicia distributiva de los recursos acorde con sus necesidades reales. De aquí que me pregunte: ¿Cuál ha de ser la prioridad de los gobiernos, sanear la banca o sanear la vida d los ciudadanos? Es evidente que la primera tendencia defenderá a la banca y la segunda al ciudadano.

De todas formas, y a modo de reflexión personal, me he parado en los diez puntos que desarrollo a continuación como elementos significativos de la situación a que me refiero:

1.- El PP.

La hipocresía del PP, que está al servicio de la ideología neoliberal y quiere hacernos pensar que son defensores del sector público, cuando lo que se pretende es acabar privatizando todos los servicios bajo el manto del Estado, en la línea norteamericana y sus neocons, donde el mercado sea el arbitro. Es patético el discurso conciliador, ahora que ve la puerta del gobierno abierta y puede estar en el lugar de quienes ha criticado y han negado colaboración en lo más mínimo, pero que le han allanado el camino con sus reformas. Tienen una habilidad retórica especial para presentar sus posiciones impresentables como buenas y saludables, a la par que plantean lo malo del otro sin comprometer y aflorar su propio programa.

2.- El PSOE.

Traición del PSOE, que ha llevado a efecto reformas que se escapan a su programa, cuando se le votó para ejecutar dicho programa y no el que ha hecho. Si no lo iba a llevar a término debió convocar elecciones anticipadas y ver si le apoyaba la ciudadanía en ese ajuste o nuevo programa. Ya estamos habituados a estas traiciones que se revisten de imperativos por las circunstancias que se dan. Por tanto, podemos deducir que el político no te pide el visto bueno a su programa, como debería de ser, sino que delegues el poder en él para que haga lo que mejor le parezca, pasándose por el arco del triunfo el contrato del voto y haciendo de su capa un sayo. Todos recordamos la prepotencia de Zapatero cuando pedía la anulación de los paraísos fiscales y otras lindezas, y cómo volvió, con el rabo entre las piernas, cuando tuvo que asumir los requisitos que le exigían en Europa y se puso manos a la obra para conseguir un equilibrio en la caída libre del tobogán de la economía española.

3.- Un ERE político ayudaría en la solución.

¿Para cuándo un ERE justo y responsable? ¿Para cuándo un ERE político? Ahora es el momento, ahora empiezan a hablar de reducir el tamaño de la administración… No sé si se refieren a los representantes políticos o al mundo funcionarial… miedo me da. Para las nuevas elecciones debería de reducirse en un porcentaje significativo el número de diputados, disminuir o eliminar el Senado y/o darle contenido práctico que lo justifique, que no haya ningún político que cobre más de un sueldo, que sus dietas sean las propias de cualquier ciudadano medio cuando se desplaza, comprometerse en un programa serio de reducción de los ayuntamientos, las diputaciones, los gobiernos autonómicos, gestores de empresas públicas y puestos políticos y de confianza que son la gatera por donde se cuelan los suyos, etc…

4.- Dignificación de la política

Parece mentira que los propios políticos sean tan groseros en sus intervenciones, que muestren tanta falta de respeto hacia los contrincantes que son representantes de ciudadanos españoles igual que sus votantes. Al igual que proponen la creación de una asignatura de Educación para la ciudadanía, deberíamos exigir al político esa educación, evitando las conductas deplorables que observamos; es necesaria una formación en el ejercicio de la política, pues no todo vale en ella, por lo que anda uno harto de muñecas parlantes, de sujetos de gomina en el pelo y conductas chulescas que a cualquier demócrata le hace sonrojar la cara, con su verbo falaz y manipulador. En suma, dar ejemplo ellos mismos, así podrían redimir el noble oficio de la política hasta llevarla a su verdaderas función de representación ciudadana y evitar la ruptura con el pueblo. Reclamo un político de verdad, defensor convencido y practicante de la democracia, antes de que acaben hundiéndola.

5.- Clientelismo y pesebre

Pero hay un problema de pesebre. El clientelismo político es una enfermedad endémica en nuestro país. Hay que repartir y darle a aquellos que nos apoyaron. De ahí el concepto de Nepotismo que forma parte del deporte nacional: yo doy trabajo a los míos, a mi familia natural y política, usando todas mis influencias. Hubo buenos tiempos, muchos medraron en la abundancia de la ficticia expansión que crearon los especuladores de guante blanco. Inflaron plantillas con sus adeptos en ayuntamientos, funcionariado, empresas semipúblicas, etc… crearon gastos fijos que ahora son insostenibles en tiempos de crisis y eso lleva al incremento inexorable de la deuda pública. Desde los tiempos faraónicos se conocen los ciclos de las vacas gordas y las vacas flacas…


(Seguiremos mañana, para no atosigar, aún queda otros cinco puntos interesantes)

24 comentarios:

MAJECARMU dijo...

Antonio,estoy completamente de acuerdo contigo.Los políticos necesitan una renovación interior,ser honrados,generosos y humildes.Deben servir al pueblo y no servirse de él para sus fines personales.
¿Hacia dónde vamos con políticos de tal calibre...?-Vamos a repetir la misma historia de siempre,mantener las diferencias económicas y sociales,porque ello es lo que interesa al "poderoso dinero".
Mi felicitación,mi abrazo y mi ánimo...Confiemos en que el hombre despierte y vea con claridad su realidad.
M.Jesús

Juan dijo...

Antonio, me encanta lo que has escrito. Se puede decir más alto, pero no más claro.
La traición del PSOE hace tiempo que la notamos los de abajo:incluso un auténtico demócrata como Nicolás Redondo se opuso a Felipe Gonzalez, secretario de su mismo partido, y lo enfrentó a la 1ª huelga general de la democracia, temeridad que no le perdonaron y ello le costó el puesto al estilo americano: sacaron los trapos sucios de la UGT y se lo cargaron a él como Secretario por haber confiado en algunos miembros de su ejecutiva.
Desde aque´día 14D de 1988, el Gobierno de Felipe aplicó el dicho:"Si no puedes con tu enemigo únete a él", y comenzó a ofrecerle gratuitamente a los sindicatos principales los locales de la antigua CNS,a pagar sus nóminas y gastos a base de subvenciones multimillonarias y la gestión de cursos de Formación, en los que el dinero se queda a mitad del camino.
Todo este rollazo,estimado Antonio, es para decirte que la mayor parte de la sociedad ya hace tiempo que está desorientada y sin líderes a quienes votar, pues se han dado cuenta de que tanto el PSOE como el PP son los mismos defensores del sistema capitalista salvaje que ha causado la crisis y que desea acabar con el bienestar social conseguido durante una generación completa. Los demás partidos son nacionalistas y van por otro camino, que nada tiene que ver con la solución de nuestros problemas, más bien lo agravan.Y está IU, el mío, el que yo votaba siempre antes de que se llenara de grillos y se apuntaran a cualquier bombardeo defendiendo en Catalunya una cosa, en Euskadi otra y en Andalucía otra; ayudando al PP a gobernar o defendiendo a Euskoalcatasuna. La verdad es que hace una década que voto en blanco porque no me siento representado en el Parlamento ni siento que a ellos les importe lo que yo piense, ni mucho menos que le cuente mis problemas. Un abrazo y perdona por abusar de tu espacio.

mariajesusparadela dijo...

Hasta los que presumen de "limpios", acaban dando de comer a los que, de alguna manera "los mantienen"

Dar de comer y mantener...

Antonio dijo...

Majecarmu, creo que los políticos son un reflejo de los valores y principios que hay en la sociedad, hasta que no renovemos los valores de la ciudadanía no se cambiará el político. Si no educamos en democracia y en el respeto a las ideas de los demás, en la honradez y en la responsabilidad nadie tendrá el valor moral de exigirles a ellos lo que no practica. Ya sabes aquello de la primera piedra...
Un abrazo afectuoso

Antonio dijo...

Gracias, Juan, por explayarte en tu comentario, ya sabes que este espacio es para quien quiera exponer sus ideas razonable y razonadamente, sin ofender y desde el respeto, como tú haces.
No hay mucho que añadir a lo que dices tan claramente, desde tu experiencia.
Un abrazo

Antonio dijo...

Eso, María Jesús, lo podemos incluir en el clientelismo político al que me refiero.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Me encanta cuando te paras a pensar y lo viertes por escrito, porque pones en estas entradas lo que muchos pensamos y sentimos. ¿Cómo no estar de acuerdo? Ese PSOE no sé a qué ideología obedece, el PP enmascara la suya, los políticos se colocan muy bien y aquí estamos todos aguantando. ¡Qué desastre, Antonio! Como esto no cambie de veras, desde sus mismos cimientos...
Un abrazo.

JUAN dijo...

Antonio, gracias por tus amables palabras.
Quiero añadir a lo anteriormente dicho que en estos días mucha gente, entre las que me incluyo, debe preguntarse: ¿Qué ha podido suceder para que un partido que en 1982 ganó las elecciones, llevando en su campaña el lema:"OTAN, de entrada ¡NO!", no sólo nos metiera en ella al año siguiente sino que ahora, con la coraza antimisiles, nos convierte en su principal bastión defensivo de Europa?
Nos quieren convencer de la bondad de esa importante decisión, tomada unilateralmente sin consultar previamente al Parlamento, de que va a traer unos centenares de puestos de trabajo a la zona; pero a qué precio, ¿convirtiéndonos en primer objetivo militar de cualquier país antiamericano? ¿soportando vuelos rasantes de los cazas por encima de las ciudades de la Bahía tal como hacían antes de la llegada de la Democracia? ¿Reparando los submarinos nucleares en la base y poniendo en peligro de radiación a toda la zona?
Creo que esa decisión era merecedora de un referendun tanto como el cambio de la Constitución. Y sin embargo ni siquiera han debatido en el Congreso. Eso da una idea de lo que le importamos a quienes gobiernan, del caso que hace de las peticiones ciudadanas y del vasallaje que pagamos a los USA. ¿Pero quién o quienes mandan en España?

El Joven llamado Cuervo dijo...

La política es un arte dignísimo. Algunos hombres la pudren. Los que defienden ciertos intereses sectarios, los que traicionan. Tiempo de renacer.

ana dijo...

Muy buenas reflexiones y muy acertadas, nos han dejado solos ante el peligro y ante la crisis que es lo mismo, son los mismos perros con distintos collares. Eso de que votar no sirve de nada y por eso nos dejan que votemos me ha gustado mucho por todo lo de verdad que lleva esta apreciación.

Un abrazo.

Cayetano dijo...

Muy buena reflexión. No podría estar más de acuerdo.
Nos tratan como a idiotas estos politiquillos sin ideología real. Lo único que les importa es el mercado, el dios mercado. Y en su altar se sacrifica el bienestar de los ciudadanos. Yo no tengo ninguna duda de que si el sistema democrático estorbara a sus intereses, acabarían con él, como en el modelo chino: hacia el capitalismo sin libertades.
Un saludo.

MarianGardi dijo...

Antonio, de momento lo único que sabe el pueblo es despotricar y criticar. Lo comprendo, cuando observan asombrados que sus ídolos son de barro no saben hacer otra cosa que especular.
Por mí que sigan especulando y pasando el tiempo entretenidos dándole al coco.
Si no se aburrirían mucho pues parece que no saben hacer otra cosa.
Antes eran los partidistas los defensas de cada partido ahora parece que están despistados o mareados y no saben qué pensar o si deciden cambiarse de chaqueta.
Por mucho que le demos a la tete o a la sinhueso no vamos a adelantar nada. Eso si mentalizarse siempre es conveniente, gracias por tus reflexiones.
Un abrazo relexivo
Un abrazo

Eastriver dijo...

Ya espero los otros cinco puntos, pero espera un poco, que más gente se irá pasando, no lo quites todavía.

Estoy totalmente de acuerdo. Primero en esa división entre materialismo y humanismo (está claro quien va a ganar... vencerán aunque obviamente no van a convencer, pero a ellos les da igual mientras puedan seguir llenándose los bolsillos. Un asco y una pena).

Totalmente de acuerdo, también, en los cinco puntos. A los del PP ya les conocemos. El PSOE, es cierto, nos falló a todos cuando se pasó el programa y los votos del NO NOS FALLES por el arco del triunfo, para poder fallarnos a lo grande. Y sí, convendría dignificar la política. Existirían diversos métodos para hacerlo, seguramente el punto 3 podría ser uno de esos métodos.

Intuyo que los cinco puntos siguientes hablan justamente de eso, de dignificar el ejercicio político. Porque esa es nuestra única esperanza.

Antonio dijo...

Gracias Isabel, espero que la segunda parte también te guste y la compartas.
Un abrazo

Antonio dijo...

Anigo Juan, lo que dices no hace más que confirmar lo que decíamos antes del juego político.
Un abrazo

Antonio dijo...

Joven Cuervo, gracias por tu comentario. Hace ya año y medio colgué en este blog tres entradas sobre lo que llamé “De noble arte a oficio de la política, donde plasmo mi pensamiento sobre la evolución de la política, defendiendo su dignidad y apoyo la idea del renacer, del rearme ideológico y de la dignificación de la política. Pienso que andamos de acuerdo…

Antonio dijo...

Ciertamente, Ana, aunque sea una máxima anarquista, do deja de ser una verdad como un templo. El poder los ostentan ellos y nosotros somos la comparsa o el bicho raro que se presenta como contestatario…
Un abrazo

Antonio dijo...

Cayetano, gracias por tu aportación. Les importa el mercado porque en el mercado medran, se enriquecen, manipulan y engañan controlando la materia y los productos con los que mercadean…
Un saludo

Antonio dijo...

El problema, amiga Marian, al menos para mí, está en que este pueblo es el padre de los políticos, que son a su imagen y semejanza. Hasta que no se cambie el chip de la ciudadanía no se cambiará el de los políticos.
Un abrazo

Antonio dijo...

Gracias, Ramón. Está claro quien va a ganar de momento, lo malo es que esto es finito, que la tierra se defenderá y el sistema se irá al garete, salvo que la tecnología salve a los opulentos y los proteja, dejando en la cuneta a la morralla que se bate en la miseria, que es una posibilidad plausible, por desgracia.
Otra posibilidad es que todo se vaya a la mierda y desde la mierda se construya algo diferente, aunque el nutriente nos haga pasar, de momento, por bacterias en desarrollo hasta conseguir la plenitud como seres humanos…
Un abrazo y nos vemos en la próxima entrada si te apetece.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

me gusta leerte Antonio por varias causas: 1 por lo bien que expresas 2 porque me haces pensar 3 porque tienes una verdad que muchos se niegan a aceptarla por cobardía
un besote

Belkis dijo...

Muy acertados pensamientos Antonio. Tantos quieren dedicarse a la política no por afàn de servir a los demás sino con la intención de servirse de los privilegios y si cada uno solo se interesa por "primero yo, segundo yo y si queda algo para mí" no llegamos a ninguna parte. Es realmente lamentable los derroteros que están tomando nuestros destinos a este ritmo de falta de valores y de compromisos serios. Muy bueno como siempre tu escrito Antonio.
Un abrazo

Antonio dijo...

Querida Mª Ángeles, gracias por tus motivantes palabras. Solo pretendo ser asertivo desde la argumentación lógica…
Un besote para ti también y sigue disfrutando del verano, que parece que este año no quiere dejarnos…

Antonio dijo...

Hola amiga Belkis, creo que conceptos como prepotencia, egoísmo, miopía y otros muchos son aplicables a los políticos, claro que ellos surgen de la propia ciudadanía, ese es el problema y no se cambiarán hasta que no se cambie la base de la que se nutren.
Un abrazo