miércoles, 12 de octubre de 2011

Parándome a pensar ( parte II)



(Indignación)

Nota: Seguimos… y aconsejo que antes de leer esta parte se lea la entrada anterior pues esta es una continuación de aquella, que dejamos en el punto 5:

6.- Los sueldos de los políticos

Es tremendamente peligroso el político corrupto que se pone él mismo su sueldo y se otorga las prebendas. Al funcionariado se le da por ley un sueldo inamovible… Por qué no fijarlo también para los alcaldes, concejales y demás en función de la población. No se puede ser juez y parte, de lo contrario cobrará vigencia le dicho: “No me des dinero ponme donde haya”. Si el político no es honrado y sigue medrando hundirá la democracia…

7.- La banca y el gran capital

Pero creo que hay que ir más lejos. Existe un juego perverso con la banca y el gran capital. Ellos saben que tienen al mundo político atrapado por los huevos. No hay ni un partido que no tenga deudas millonarias en euros con la banca. También saben que el motor de la economía es el dinero y ellos lo tienen y mueven a su antojo. La cosa está clara o le ayudan a la banca o estos los hunden en la miseria, cuando no en la cárcel, al retirarle los préstamos o chantajearles con historias nada presentables, o dejar de invertir para crear puestos de trabajo. Ese juego lo hacen con los propios estados; véase si no el ejemplo de Grecia que acabará siendo deglutida por la banca en función de la deuda que se está creando; he aquí un campo de ensayo para actuaciones futuras.

Los banqueros todavía son más sofisticados. Hacen ver que el banco es suyo, que es una empresa privada y que el mercado les da derecho a manipular los intereses y los beneficios, sus elevados sueldos blindados y sus primas y jubilaciones… a la vista está cómo se han adjudicado cantidades inmensas en empresas que se han ido a la quiebra y han tenido que ser reflotadas por el dinero público. Pero la realidad es que son depositarios de un dinero de la ciudadanía, con la que deben establecer un compromiso, para que ese dinero ejerza de motor del desarrollo, sin que la codicia les lleve a las situaciones que han provocado esta crisis. Sus sueldos inmensos salen de los intereses del impositor o de los beneficios del accionista, a quienes de una u otra forma engañan, cuando no estafan. Por otro lado está el asunto de la contingencia, se le puede dar a un sujeto parte de las ganancias que ha provocado, pero no beneficiarlo cuando lo que ha hecho es hundir a la empresa… en todo caso habría que pedirle responsabilidades y mandarle a la cárcel si fuera menester.

8.- Democracia secuestrada

Todo esto nos ha situado en una democracia secuestrada, en una situación ficticia, donde parece que el voto es libre, cuando realmente está sometido a la influencia manipulativas de los medios de comunicación y de las campañas de marketing que, usando técnicas precisas, nos inoculan las ideas y, por ende, orienta el voto en su propio beneficio, secuestrando la voluntad de una inmensa mayoría engañada por esos medios expertos en la manipulación al servicio de sus amos. ¿Quién domina los medios? Pues quien los paga… El pobre nunca tendrá medios, mientras que el rico los tiene de una forma apabullante.

9.- El poder del dinero

El poder del dinero, pues, se ha impuesto en el mundo. Domina al político, al periodista, al gestor, al profesional que fuere, hasta las propias religiones que olvidaron sus prédicas y se sometieron al boato y el oropel antes que a sus ideales dogmáticos… Estamos hartos de ver una lucha singular e imperceptible para quien no observe detenidamente la jugada. Algunos políticos entran arrasando, acojonando a quien tiene el dinero, pero una vez puesta sobre la mesa su capacidad y fuerza se produce un acercamiento al trato final. El dinero sopesa este poder, esta situación y los beneficios o perjuicios que puede acarrear y pasa al contraataque de la compra. Al final no es nada de extrañar que finalicen los dos en la misma cama. Es curioso ver cuantos políticos acaban trabajando con sueldos impresionantes en la empresa privada después de haber ejercido como tales. Mi sospecha está en saber si antes no hubo un pacto para beneficiar a esa empresa en sus decisiones. La verdad es que todo el mundo tiene un precio, la cuestión es saber cual es el de cada uno…

10.- La estrategia del deterioro político

Por último existe una estrategia del deterioro político que se orquesta desde muy diversas fuentes. El gran capital ha conseguido deteriorar la imagen del político hasta hacernos creer que no hay un político honrado, que los males que nos aquejan son todos producidos por la gestión de los políticos, sin meterse ellos en el saco; cuando la realidad es que son ellos y sus movimientos especulativos, de bolsa e ingeniería financiera, los que nos han llevado a esta crisis. Sobre el político podemos echar la incompetencia, su incapacidad para ver y resolver el problema, su sumisión a los poderes fácticos y su connivencia con esta jugada atroz que nos está costando tanto a la clase baja y media, mientras se forran los de arriba.

En este juego al deterioro político entramos casi todos y damos crédito a los rumores, a las falacias y participamos en las estrategias de deterioro del oponente. Estoy harto de recibir correos hablando de los catalanes, de los andaluces, de los vascos, de los políticos de uno u otro partido, cargados de mentiras, rumores malévolos y mal intencionados que solo pretenden la confrontación entre los pueblos de España, reconducir emociones nacionalistas o de grupo, que tiene nefastos presagios en un mundo que ha de tender a la homogeneidad sobre la convivencia en la diversidad. Divide y vencerás. Mientras se globaliza el mercado para controlar el mundo desde esos poderes económicos, que merece una reflexión especial aparte, se divide al sistema político, a los gestores sociales, a los pueblos, para neutralizar su efecto y atraparlos en el poder financiero. Mientras más división haya en el conjunto social más posibilidades de controlarlos habrá…

No suelo hacer de correa de transmisión de estas estrategias en el mundo cibernético, es más, me duele y siento cierto malestar en ver que determinadas personas a las que tengo afecto se enrolen en esas campañas donde el argumento es inexistente y la calumnia sospechosa. Creo que antes de elevar a público un escrito ajeno se debería considerar el contenido y la veracidad del mismo, a la par que ser conscientes de que estamos siendo utilizados, salvo que estemos jugando a gregarios del líder del partido y su equipo…

En conclusión, creo que el objetivo final que tienen es conseguir que el pueblo se haga a la idea de que todos los políticos son iguales, de que se ha de conformar y asumir la imposibilidad de cambiar el sistema y seguir votando, aun sabiendo que no se cumplirán los programas, que cada vez son más imprecisos y dejan más maniobrabilidad al político, al que se vota por ideología y no por su compromiso programático. Esa idea de que los gobiernos están para servir y mantener la estructura del sistema, de que la alternativa es el caos y de que más vale malo conocido que bueno por conocer, se va imponiendo y lleva al conformismo regresivo, a aceptar salarios de risa, explotación laboral y diferencias de clases, antes que seguir mordiendo el polvo de la miseria, del paro y de la insolvencia, de la pobreza. Pretenden que el legislador esté al servicio del mercado y sea este el que decida y determine las cosas, y dado que, a su vez, está dominado por el dinero, el poder lo ostenten quienes tienen ese dinero.

Por otro lado, ya sabemos, el ser humano antepone, como es lógico, la cobertura de las necesidades básicas a cualquier otra cuestión, es pura de supervivencia, trabajará aunque sea solo para alimentarse… Véase la teoría motivacional de Maslow y su pirámide clarificadora. Si te atosigan y controlan el grifo alimentario estarás dispuesto a cualquier cosa antes que dejarte morir de hambre junto a los tuyos, incluyendo renunciar a tu desarrollo personal e intelectual. El ser humano es comprable, el precio varía en función de las expectativas que el sistema te ofrezca, puede oscilar entre el bíblico plato de lentejas y una millonada. Eso lo saben ellos y andan dispuestos a controlar el mercado donde se trafica con la cobertura de las necesidades del personal, hasta someterlos, o utilizarlos, para hacer crecer la empresa y su poderío económico.

Hay otra cuestión que no me gustaría dejar en el tintero. Nos queda el resorte de la política, de la buena política, de usar el sistema para hacer valer nuestra opinión, de influir en la gobernabilidad de los pueblos, el hacer una piña para establecer sinergias, confluencia de fuerzas y esfuerzos para llevar el cántaro a la fuente que nos interesa como seres humanos. Aunque ellos, los poderosos, tanto de los gobiernos como de los poderes fácticos, sepan que si consiguen dividir a la ciudadanía, si los enfrentan mediante el despertar de emociones grupales y tribales, si bloquean el entendimiento entre los pueblos, etc. estarán ganando la partida; a nosotros nos cabe la posibilidad de madurar, de universalizarnos y luchar contra su globalización mercantil mediante otra globalización de las ideas y de la confluencia. La cuestión estará en saber distinguir cuales son los principios y valores que deberían regir en un nuevo mundo, donde no quepa la confrontación y la intolerancia doctrinal, donde desaparezca la manipulación desde las religiones, los medios de comunicación, los profetas y salvadores que nos ofrecen someternos a ellos para salir adelante...

El hándicap está en conseguir una civilización madura, idealista, responsable, capaz de exigir, desde la convicción, las conductas adecuadas y rechazar y neutralizar a las políticas que no se ajusten a un modelo social humanista. Para ello retomo la idea ya mencionada de crear una sociedad honrada y ética que exija a los políticos una acción coherente con esas ideas, donde se aplique que cada pueblo tiene el gobierno que se merece, pero, en este caso, el que se merece una sociedad de este tipo, será consecuente con sus propios principios. En resumen, si queremos una democracia real, deberemos educarnos en el ejercicio de esa democracia ya… pero desde el primero al último de los ciudadanos, de los niños en las escuelas, aunque haya que mandar al carajo a viejos adoctrinadores (incluyendo las religiones) que han ejercido esa función desde tiempos inmemoriales y que siguen siendo resistentes a renunciar a sus privilegios o, al menos, a aceptar la competitividad de otros que los puedan superar en base a su mejor calidad.

Como he dicho en otras ocasiones, la lucha está servida… o nos dejamos arrastrar por este sistema miope, en una fuga suicida hacia delante, donde nos espera el precipicio a la mayoría de la sociedad, salvo los que ostentan el poder, o decidimos cambiar los valores y las ideas por otros nuevos que desplacen a los anacrónicos, que nos han situado en la injusticia institucionalizada que nos dirige. La crisis de valores no se resuelve volviendo a los antiguos, a aquellos que nos inocularon de pequeños, sino buscando otros, además de los que podamos seleccionar de los antiguos, que se adapten al nuevo contexto, a los nuevos escenarios, de lo contrario estaremos condenados a repetir la experiencia y volver al pasado que ya debería estar superado.

He de dejar aquí mi disertación, pues estos mis apuntes están condicionados por el espacio operativo del blog y puede que me haya pasado… es necesaria una mayor amplitud para poder desmadejar el ovillo del complejo mundo político y social que nos ha tocado vivir… por tanto lo único que pretendo es aclarar mis ideas y compartir con el lector estas reflexiones para que cada cual saque sus propias conclusiones, como lo hago yo mismo, a ver si entre todos somos capaces de ver la luz que nos ilumine el horizonte y el camino a seguir para salir de este túnel…

32 comentarios:

Eastriver dijo...

Bueno, claro, es una aproximación condicionada por la amplitud lógica de una entrada, por el medio, etc. Pero no creo que vayas muy desencaminado.

¿Sabes qué pienso tras leer estas dos entradas tuyas? Que el gran problema del ser humano no son los otros, sino uno mismo. En el fondo, quizá, el infierno no sean los otros, como decía Sartre, sino el infierno podemos ser cada uno para nosotros mismos. Quiero decir, sabemos o intuimos todo o parte de lo que dices. Quien más quien menos, seguramente con menos nivel de análisis, intuye algunos de los puntos. Pero ya ves, seguimos igual. Por un lado no nos movemos. Por el otro somos incapaces de tomar distancia y, todos tan listos, no observamos en realidad la mentira cotidiana a la que estamos siendo sometidos. Es más, caemos de cuatro patas ante la manipulación que nosotros mismos denunciamos. Yo me quejo, por un decir: las marcas comerciales no implican necesariamente calidad, cuando las compras estás pagando carísimas campañas publicitarias. Lo sé. Pero en el súper no hago nada por evitarlo: lleno mi carro con lo que sale más en la tele. Podemos extrapolar este ejemplo.

El gran problema es el supino egoísmo humano y la imperdonable estupidez.

El otro día, en la tele, entrevistaban a una modelo que quería ser actriz. Le pregunta el locutor: ¿qué prefieres, ganar el óscar o que se acabe el hambre en el mundo? La chica frunce el ceño, parece pensar durante unos segundos, y al final responde, convencida: Ganar un óscar. Vale, podemos pensar que por lo menos era sincera, que muchos otros hubieran optado por la mentira, otro de los grandes males humanos. Bueno, yo no lo veo así: hoy por hoy, a los males que decía antes, se suma la frescura olímpica. No sólo soy un egoísta de campeonato; lo reconozco y no pasa nada. Hemos perdido la vergüenza (o eso, o me estoy haciendo mayor, jajajaja).

Antonio, gracias por seguir pensando. Es nuestra única esperanza.

Antonio dijo...

Aplaudo tu reflexión amigo Ramón.Tú sabes cual es la línea de mi pensamiento y la importancia que doy al egoísmo miope como motor de este sistema, en contraposición al que va más allá y piensa en la propia especie y su entorno, dentro de un acto solidario, cuando se da con una visión amplia con proyección de futuro del grupo y no del sujeto singular..
Un abrazo

emejota dijo...

Tras el extenso y preclaro comentario de Ramón no me queda más que adherirme, eso si, con una excepción, algunas viejillas no compramos lo que se anuncia en la tele, sino todo lo contrario, la experiencia nos avala.
Bueno, es un pequeño guiño. Lo cierto es que todo lo que escribes es algo que me tortura desde hace tiempo. El mismo que tomé decisiones drásticas con respecto a mi vida. Beso.

Txema dijo...

Lógicamente desprestigiar a los políticos es una tarea primordial porque de esa forma, se aniquila la posibilidad de que se vea la resistencia activa contra la falsificación de la democracia.

Los políticos son la parte más visible de la llamada democracia porque los ciudadanos delegan en ellos su soberanía.

La cuestión se complica, empieza a deteriorarse cuando esos políticos pierden su sentido de representatividad y sustituyen la soberanía y creen que son reyezuelos y cuando son corruptos.

Claramente esto es el pan nuestro de cada día y los medios se enecargan de magnificarlo para mantener "sano" el sistema.

De nada sirve que la mayor parte sean honrados si los corruptps tienen tal trascendencia que lo ensucian todo.

Entiendo por mantener "sano" el sistema, alejarlo de cualquier intento renovador. Por eso de desprestigia sistemáticamente a cualquier movimiento social que apele a la mayor participación popular: antisistema o radicales o violentos.

saludos

María dijo...

Hoy que se escucha decir en las altas esferas políticas que la crisis es sistémica, leo con agrado en tu entrada, los motivos por lo que el sistema está como está.
Las soluciones deben ser imaginativas.
Aunque lo que nos viene encima a partir de Noviembre en España, no es agradable.
¡Ojalá me equivoque!

Saludos

Antonio dijo...

Emejota, es cierto que la madurez cronológica, que no tiene por que ser la psicológica, nos suele llevar a ser más críticos con el consumismo, aunque sea por tener los hábitos más o menos instaurados...
También empiezas a valorar lo que has hecho a lo largo de tu vida y lo que deben hacer los más jóvenes y acabas decidiendo que deben ser ellos quienes actúen y determinen el camino que, al fin y al cabo, han de completar ellos, pues el de uno está llegando a su fin... eso sí, tu experiencia la pones a su servicio por si les fuera de interés...
Un beso

RGAlmazán dijo...

Antonio, es amplio el tema y estoy bastante de acuerdo con tus entradas. Quisiera insistir en que muchas veces se hace caldo gordo de emails que recibimos donde se trata de jugar al tiro al plato con las instituciones y se trata de enfrentar a los pueblos.
No debemos, como bien dices, caer en ello. Las críticas han de ser contra cuestiones concretas sin generalizaciones, contra un político determinado y no contra todos los políticos, contra un catalán, un madrileño o un andaluz, y no contra todos. Esa división les interesa, por aquello de divide y vencerás y les viene al pelo que haya pugnas regionalistas. No debemos colaborar.

Salud y República

Antonio dijo...

Txema, lógicamente, no eximo de responsabilidad a los políticos en esta crisis y su evolución, pero los que la han provocado han conseguido revertir la culpa intentando salir ellos de rositas y usar a los políticos como chivos expiatorios que, al fin y al cabo, significa desautorizarlos en la gestión por incompetentes y reivindicar el arbitraje del mercado como regulador del sistema, que es donde ellos tienen el poder...
Un saludo

Antonio dijo...

Hola María. Hace bastante tiempo que comenté en una entrada que la crisis ha dejado de ser coyuntural, incluso, estructural para convertirse en cultural, que tiene más consonancia con lo sistémico.
Estos señores, como siempre, llegan tarde y mal. El problema es que si se han de buscar soluciones a fuerza de empujones del pueblo y de la sociedad no se ejerce de gestor con visión de futuro y siempre se acaba poniendo parches...
Ahora andamos en la tesitura de echar del poder a un PSOE que hizo una política neoliberal para colocar a otro que todavía lo es más y que anda con programa relativamente oculto, pero defendiendo el mercado por encima de los intereses de la ciudadanía... Conmigo que no cuenten.
Un saludo

Antonio dijo...

Rafa, celebro compartir contigo esa visión. La crítica si no es argumentada, pasa a ser calumnia y denostación.
Un saludo

Txema dijo...

Claro Amtonio es que las decisiones las toman los políticos.

Saludos

Isabel Martínez Barquero dijo...

Me adherí a la anterior entrada y me adhiero a esta, Antonio. Debemos generar esos valores que tantos sentimos como urgentes, como creadores que somos, tantear y avanzar. Lo que está claro es que, con los actuales no vamos a ninguna parte.
Sí a la fijación de un sueldo para políticos.
Sí a la idea de que no todos los políticos son iguales.
Sí a todo, querido pensador.
Un beso.

Antonio dijo...

Txema, es cierto que las decisiones las toman los políticos, pero también están sujetos a influencias y a variabilidad según que casos…
Saludos

Antonio dijo...

Gracias, Isabel, me encanta compartir contigo ideas… Hace unos días andaba yo pensando en cómo conseguir cambiar los valores desde la educación, como es lógico, y tal vez deberíamos iniciar unas reflexiones sobre esos valores. Valoraba iniciar un apartado en este blog al que llamaría catarsis social y que iría encaminado a ese fin.
Besos

Txema dijo...

Influencias? De los mercados, de las bancos, de los promotores inmobiliarios, de las agencias de calificación, del FMI etc.

Y los ciudadanos, no se pupone que son los que los eligen?

saludos

Antonio dijo...

Txema, a eso me refiero con lo de variabilidad según los casos...
La cuestión está en ejercer esa influencia natural en la democracia que es del que vota, pero a veces son otros los que influyen con medios poco hortoxos y les seguimos dando la confianza cuando han traicionado al votante...
Saludos

MarianGardi dijo...

Creo que todo esto ya lo sabemos.
Todo lo que sean palabras no solucionan los problemas de un País.
Ahora bien, comprendo que hay personas que gustan de divagar y especular sobre estas conversaciones que atañen a la sociedad y a sus políticos. Otros, en la intimidad, despotrican contra ellos y les insultan. Hoy aman a la derecha y mañana cuando no les conviene aman a la izquierda y van cambiando como las mareas. Es muy divertido observarles.
Un abrazo y sigan con sus especulaciones que el mundo se soluciona criticando a los corruptos.

MarianGardi dijo...

Sobre política se ha hablado tanto ya que no hay nada nuevo bajo el Sol
de los partidos, cuando lo único que buscan es alcanzar poder y posición social. Aquí y en cualquier País.
Es cierto que hablando sobre ello, uno se culturiza mucho y se eleva todavía más. A mi me resulta divertido unas veces cuando los veo despotricando u otras aburrido cuando escucho lo mismo de siempre.

MarianGardi dijo...

Perdonen mi tono,ya ven que la política no es lo mío, yo veo al País tan desmotivado que creo que en las próximas elecciones, muchos no irán a votar, igual ignoran que al no ir le están regalando el voto al partido que está en el poder. Este tipo de información sí me parece interesante.
Debemos darnos cuenta de que la única salida que hay contra los abusos del poder, son las manifestaciones.
Así en este sentido, nos convertiremos en un País como es Francia,donde todos los días hay huelgas, manifestándose por desacuerdos políticos.
Saludos cordiales a todos

MarianGardi dijo...

Y estoy de acuerdo en informar al pueblo, aunque el pueblo ha perdido la credibilidad y la confianza y recuperarla y reeducar es un trabajo que me parece de titanes y muy deseable por cierto.
Reeducar al pueblo no sólo en política nacional e internacional, si no, en todos los valores que ha perdido la sociedad. Ya que una sociedad no es sólo política y cultura, o intelecto, hay principios básicos como en cualquier trabajo de construcción donde lo primero que hay que poner son buenos cimientos y buenas columnas de sujeción.
Cuando las sociedades construyen desde el tejado, se caen y fracasan.
Saludos

Josep dijo...

Antonio estoy de acuerdo contigo y con el resto de amigos. Es cierto que debemos generar los valores que son urgentes y los que se han perdido, porque con los actuales estamos perdidos. Pero como hacemos esto? Leyendo a Marian, veo bastantes cosas que tiene razón. Por supuesto que tenemos que empezar por la educación, pero como ponemos estos grandes pilares a un pueblo desmotivado o acomplejado y totalmente apático?
Un abrazo, y muchas gracias.

Antonio dijo...

Amiga Marian, gracias por tus cuatro comentarios. Puede ser cierto que las palabras no solucionan los problemas, sino los actos, pero los actos se realizan en función de las convicciones y las acciones y actitudes consecuentes, a la vez son las ideas las que crean esas convicciones y actitudes y en la génesis y la comunicación de esas ideas están las palabras y los conceptos que las fraguan.

Ahora bien las palabras tienen autoridad y trascendencia cuando existen una consistencia argumental, cuando se divaga, como tú bien dices, solo se critica y se imputan maldades, responsabilidades y culpas a los políticos, o los demás, y no se asume el papel que debe representar uno, solo estamos haciendo una fuga que es equiparable a la externalidad defensiva. En todo caso, una de las “obligaciones” democráticas es poner sobre la mesa lo que uno piensa para que pueda ser tenido en cuento o rebatido…

Por otro lado, creo que el mundo tiene un alto nivel de dinamismo, de cambio continuo y de evolución, como todo sistema abierto, por lo que nunca está dicho todo de nada, sino que en cada momento es conveniente reconsiderar las cosas, adaptarlas y reconducir ese dinamismo hacia el mejor de los objetivos, para eso es conveniente el debate entre gente con capacidad para argumentar y discernir, procurando que cada vez sean más los sujetos que la tienen. La educación desde la libertad y para la libertad, que implica siempre responsabilidad, es el camino, bajo mi punto de vista.

Respecto a ir o no ir a votar, difiero de que si no vas a votar favoreces al partido en el poder. En todo caso desfavoreces al que votaste en las elecciones anteriores, al retirarle tu confianza, quedando favorecidos por ello los partidos opositores al que ya votaste.

Por lo demás, solo reiterarte la importante aportación que has hecho

Saludos

Antonio dijo...

Josep, el gran problema, bajo mi punto de vista, es que los poderes fácticos, los que dirigen el mundo desde el poder del dinero, siempre buscarán un pueblo desmotivado salvo por tonterías, por el futbol, por el deporte y los conflictos, por la vida de este o de aquel famoso… En todo caso, una motivación política responsable y luchadora o reivindicadora no es bien recibida cuando los pone en tela de juicio. El Barça gana la liga y se monta la dios es cristo, con infinidad de mobiliario urbano destrozado, y todo es comprensión por la alegría y la satisfacción que ha provocado el hecho, pero si eso, o muchísimo menos de eso, lo hace un grupo de manifestantes en paro o que reivindican algo político, la cosa cambia, se magnifican los destrozos, se catalogan de bárbaros y se les mete en chirona, si fuera menester, desprestigiando el movimiento… véase la acción impresentable de los Mossos en la Plaza de Cataluña con los del 15M.. Adoctrinar en la obediencia, en los credos y los valores del sistema para seguir sosteniéndolo es más fácil que cambiar a otros, el cambio siempre crea resistencia (más vale malo conocido que bueno por conocer).

Claro que nos podemos preguntar cuales son los valores buenos, e incluso nuevos. Pongo un ejemplo: Casi todos estamos de acuerdo, por no decir todos, que hace falta reinstaurar el respeto por los demás… OK. Pero habría que ver como se instaura, cuál es el mecanismo por el que se introyecta ese respeto. Nuestros padres, cuando faltábamos al respeto o no obedecíamos a un mayor nos sacudían si mayores explicaciones… “Se ha de respetar al mayor porque sí”. Hablo en términos generales, incluso he conocido casos de azotar con la correa en una situación injusta, de pegar al hijo en una perversa proyección por un conflicto o frustración que haya tenido el padre.

Yo sigo pensando que lo mejor es usar el razonamiento y el poder que da la autoridad moral e intelectual sobre los hijos para hacerles ver cual es el comportamiento adecuado y hacerlos libres y responsables, sin llevarles a la obediencia ciega, a la culpa y la sumisión. Habría mucho que hablar sobre cómo se lleva esto a término, pues no educa solo una persona, sino la propia sociedad en su conjunto y ahí es donde está la gran falacia, con teles interfiriendo, con amigos, escuelas, vecinos y un amplio etc. los padres concienciados deben hacer de educadores y protectores de sus hijos… pero ellos están preparados realmente para educar en esta nueva era, en los valores que necesitamos de verdad y no en los que les impusieron a ellos? He aquí le dilema…

Josep, es un campo a debate, hay gente, como psicólogos, pedagogos, filósofos, docentes, etc, que son fuentes de información y formación de padres, pero, por desgracia, la gente hablamos y no buscamos solución a los problemas…Como dice Marian sobre la gente que despotrica, hasta que no se cambie e impliquen de verdad todos ellos en lo que critican, no habrá una salida adecuada a la situación

Me pasé en la extensión del texto. Gracias por tu paciencia y un abrazo afectuoso

MarianGardi dijo...

Antonio, en España, la abstención no significa que estés en contra del sistema. En España el no-voto se va a tomar como un voto a la mayoría.
Un abrazo

m.eugènia creus-piqué dijo...

Paso a dejarte un fuerte abrazo querido Antonio.

Antonio dijo...

Marian, veo que no me he explicado bien o no me has entendido. Verás, en el sistema democrático, yo entiendo que hay dos formas de no implicación, que son el voto en blanco y la abstención, sin hablar del voto nulo que conlleva otras apreciaciones en función de la causa que lo determine, pudiendo ser la inscripción ene el boleto de alguna reivindicación.
El voto en blanco significa dar la confianza a lo que decida la mayoría, por no haber ningún partido que convenza, pero apoyando el sistema de votación; mientras que la abstención, además de no encontrar ningún programa digno de ser votado, puede ser interpretado como despreciativo del propio sistema, pero nunca como un voto a la mayoría, aunque, como tú dices, en la practica en el proceso matemático de adjudicación de diputados una y otra tengan el mismo resultado, la lectura política no es la misma, si voto en blanco apoyo el sistema pero si no voto puede que está rechazando el propio sistema. De ahí la importancia que se le da a la participación, aunque sea votando en blanco.
Lo que pasa es que la mayoría la puede sacar un partido de la oposición o el propio gobierno, con lo cual tu afirmación de que “igual ignoran que al no ir le están regalando el voto al partido que está en el poder” no se ajustaría a esta visión que planteo.
Un abrazo

Antonio dijo...

Geni, otro gran abrazo con mi mayor afecto y espero que todo vaya bien.
Besos

Thornton dijo...

Los políticos se enfrentan a una fuerte contradicción. Prefieren a ciudadanoslos pasivos en lugar de activos -es mucho más fácil dominar a súbditos dóciles o indiferentes- pero la democracia necesita de los ciudadanos activos.
Nos enfrentamos a algo que puede ser peor incluso que el clientelismo y es la apatía política, a que el ciudadano no esté interesado en lo que sucede.

Ellos sabrán.

Antonio dijo...

Thornton, creo que esa es la estrategia, desacreditar al político para que el ciudadano no tenga en quien confiar y aparezca la apatía.
Los buenos políticos siguen ocultos mientras la TV nos muestra a los impresentables...
Saludos

LUNA LLENA dijo...

Si Antonio, los buenos políticos estan ocultos y marginados. Parándome a pensar... no comprendo como, Bernardino De León o Jordi Sevilla o otros muchos buenos y grandes del PSOE, no han participado en ningún gobierno de este funesto y traidor partido.La envidia es la sombra de los que no tienen luz.
Sin palabras, sin manifestaciones, si no nos rebelamos contra este sistema corrupto, aunque sea sin saber a donde vamos, nada cambiara. ¿Que podemos perder? el que crea que esta guerra no es la suya, se equivoca.
El que critiquemos y denunciemos a los políticos corruptos, es un principio para corregir su mala actuación.
Es tiempo de despertar, de salir a la calle, de perder el miedo.
Antonio, sabes que soy una ciudadana corriente y no tan culta como muchos de tus seguidores, mi opinion esta sacada de la experiencia del día a día,de ser madre de cuatro hijos(ya adultos)que se enfrentan a un futuro incierto.
Un abrazo.

Antonio dijo...

Luna Llena el conocimiento forma parte de la sabiduría, pero no lo es todo. Hay tanta o más sabiduría en un pueblo sabio que en una universidad, aunque haya menos conocimientos científicos... Yo invoco a ese sentido común que hace a la gente sabia para que el pueblo cultive su nivel y capacidad de discernimiento sin dejarse llevar por esas “autoridades académicas” que se muestran en prensa y medios de comunicación y nos conducen, a veces, a posiciones poco aconsejables para los intereses del pueblo…
Gracias por tus aportaciones siempre interesantes.
Un abrazo

Myriam dijo...

Hola Antonio:

Ya estoy de regreso y poniéndome al dia con los blogs. Veo que has estado muy prolífero, también con recitales poéticos. Te contesto solo aquí porque como bien imaginas, debo un millón de visitas a blogs amigos.

Nuevamente, mil gracias por la invitación a tu bodeguilla. Te haré saber con tiempo cuando ande por tu zona.

Gracias por todas las PPP (Presentaciones de Power5 Point) a mi correo.

Y ahora sí te comento estas dos entradas que he leído con la calma que te mereces. Me parece muy bien que te pongas a pensar y nos hagas pensar de cara a las próximas elecciones en España -y por qué no- también en Argentina, así que gracias.

Estoy de acuerdo en términos generales con tu planteamiento, por eso creo que el movimiento 15M debe seguir vivo y activo.

Un beso muy grande para tí y otro para Loli.