martes, 30 de marzo de 2010

Qué hacemos con la crisis (Parte II)


Pero qué es lo que impide que los gobiernos puedan decidir y tomar libremente las medidas correctas para adecuar el sistema. Yo creo que hay varias cuestiones a considerar, que se escapan y condicionan el juego de las decisiones políticas y administrativas. En primer lugar el poder del dinero, que es el motor del mundo. El dinero lo gestiona la banca, controla su flujo y determina el nivel crediticio, enfriando o calentando la economía. Su cinismo es evidente, pues haciéndose depositaria de los bienes de la gente, los usa para su enriquecimiento desmedido, procurando su propio beneficio en preeminencia sobre el cliente y dueño real del recurso. Después encontramos las estructuras políticas, los partidos, que necesitan de ese flujo nutriente, del dinero, para mantener su actividad. Están sujetos a los créditos de la banca y cogidos por ella. Sus deudas pueden condonarse subrepticiamente o ser exigida su cancelación, lo que les llevaría a la banca rota… Poderoso caballero es don dinero, ante él nos humillamos y claudicamos. Por otro lado, el mundo político tiene una estrecha relación con el mundo económico, compartiendo muchos intereses respecto a la actividad productiva y de empleo, cuando no de beneficios directos compartidos. También nos encontramos con que los países no son sistemas aislados sino que están inmersos en un conjunto amplio, en un sistema de interacción que irradia todo desde la transversalidad. Si vas en el barco has de remar en el mismo sentido, de lo contrario te tiran por la borda. El almirante (el capital) dirige y manda el rumbo y los capitanes (los gobiernos) a obedecer. El margen de maniobra es limitado, sobretodo una vez que el almirantazgo ha retomado el mando con más fuerza, si cabe, que antes de la crisis. Se les intuye decir: “Señor Zapatero, no se me mueva de la hoja de ruta para solucionar el problema, el señor Montoro sabe muy bien lo que hay que hacer por nuestros intereses y, si usted se desvía, crearemos opinión pública para largarlo del gobierno antes de lo que se piensa… señor Yorgos Papandreu, usted a obedecer y a ajustar su economía para que podamos volver a invertir con garantía de ganancia en su Grecia corrompida y debilucha. Entonces le daremos credibilidad... Si ustedes no hacen lo que se les dice, les retiraremos el crédito, el capital restringirá las inversiones y le ahogaremos económicamente…” ¡¡¡Han hablados los organismos internacionales que velan por el sistema!!! Entre líneas uno se pregunta: ¿Quién gana con la crisis? De momento el año pasado se incrementó el número de milmillonarios en dólares en un 27%, mientras el paro y la pobreza se dispararon en el mundo del trabajador, según algunas fuentes. Y uno piensa que, realmente, la están controlando ellos… ¿No la habrán planificado también?


Mientras tanto, el pueblo carente de criterio y de hábito crítico, se deja llevar por los medios de comunicación, por los periodistas especializados al servicio del dinero, por las gestión y administración intencionada de noticias para crear opinión y apoyar a los Berlusconi descarados, a esos especuladores hipotéticos que pescan en río revuelto y que, si es menester, lo remueven para sacar más peces.


Por otro lado, la ética y la moral se siguen apoyando en los mismos principios. Son los sustentados por una ideología política y religiosa, de componente histórico, que ha demostrado su inutilidad, su injusticia social, su interés exclusivo en todo lo que significa ganancia económica. La herramienta de la caridad reviste al ladrón de buena gente, de bondadoso y justo, cuando solo da las migajas que caen de su mesa. La caridad reparadora existe porque existe la injusticia.


Por último, entiendo que el poder del ser humano es su inteligencia. Hasta ahora han controlado el sistema educativo y creado cierto nivel de sumisión, de conformismo, de dejación de funciones y responsabilidades sociales en manos de los poderosos, de los inteligentes gestores de los recursos. Manos libres, pues, para hacer y deshacer, para gobernar y enriquecerse con el consentimiento, por activo o por pasivo, del ciudadano de a pie. Pero estas cosas actúan de revulsivo, crean conciencia ciudadana y despiertan las mentes dormidas. Querrán seguir adoctrinándonos en sus principios, pero la luz de la inteligencia no se apaga salvo con la mediocridad, el atraso y la ignorancia.


La solución sigue estando en nuestras manos. Primero hay que crecer en conocimientos, principios y valores justos. Desarrollar capacidades de discernimiento crítico, erradicar la ignorancia, crear voluntades y compromiso social responsable y después luchar por cambiar el sistema sin venderse al mejor postor. Los tiempos de los cambios violentos, de las revoluciones sangrientas, han pasado, pues en ellos se movían las masas por las sensaciones, por la visceralidad y las emociones que generan la injusticia, siguiendo a un líder carismático que, al final, con el ejercicio del poder, siempre traiciona los principios que iniciaron la acción.
Es el tiempo del cambio lento, continuo, profundo y personal, donde cada uno introyecte otros principios que se orienten a la mejora del ser humano de forma integral e integrado en su entorno. Solo desde una nueva conciencia social se puede hacer pivotar el ejercicio del poder hacia los intereses generales de los pueblos, hacia una ciudadanía de excelencia, libre y responsable desde la solvencia de su conocimiento. El crecimiento intelectual del pueblo tiene una alianza importante en las nuevas tecnologías, en los medios de comunicación no manipulados por el poder, en la libertad real de expresión sin someterse a intereses del amo. En ello estamos con Internet y los recursos que pone a nuestro alcance.


¿Conseguiremos alguna vez enfocar el mundo hacia una doctrina humanista y abandonar el materialismo salvaje del capitalismo?

30 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Están demasiado asentados y es más cómodo dejarse llevar que tener que pensar.
Desgraciadamente.

MAJECARMU dijo...

Tú lo dices Antonio,la situación requiere un cambio profundo personal y social..Hemos de ser conscientes de que los sistemas políticos,sea el que sea ha encumbrado al hombre al poder y se ha "cegado".Por tanto,hemos de erradicar todos los componentes del "ego"(orgullo,avaricia,envidia..etc) Laverdadera "revolución"viene desde el interior del espíritu.El hombre con humildad,claridad y generosidad ha de tomar las riendas de su vida,desde el verdadero sentido espiritual,que ya nos marcó Cristo y sigue marcando cada año(y aún no vemos,ni entendemos..)El hombre debe ayudar a su hermano en el camino con la finalidad de perfeccionarnos y crear entre todos un mundo mejor.(y no hablo de religiones e instituciones..)Y lo ha de hacer desde su renovación interior con amor y generosidad.
Si no somos capaces de mejorar por dentro y volcarnos en los demás,estaremos siempre dando vueltas a la misma noria..!

Mi felicitación por tu visión responsable y entregada.Te deseo una feliz Semana Santa,amigo.
Mi abrazo grande y mi ánimo.
M.Jesús

Olga i Carles dijo...

El cambio ha de venir desde dentro.
El sistema político es un fraude, aúnque haya algunos hombres y mujeres leales, por vocación.
El sistema sólo es un reflejo de la mayioría de la humanidad, que sólo piensa en que no le falte nada de nada, osea vivir bien y comódamente, sin sacrífico.
La humanidad ha de empezar a vivir como grupo y para bien del grupo en todos los aspectos de la vida. La Salvación viene por ahí.
Hay que morir y resucitar, estar dispuesto a estar en equilibrio entre la tierra y el cielo con los brazos extendidos. LIBRE para AMAR y ser AMADO.

Un abrazo.
Gracias.

emejota dijo...

Siento ser pesimista, los cambios no se producen, y eso con mucha suerte, hasta que se derrumban las estructuras mas sólidas. Es como en la medicina, apenas si existe la preventiva y si lo propones te consideran un bicho raro. Sin embargo sería un sistema mucho más económico a medio y largo plazo. Es la miopía del mamífero que nos ocupa. Pagaremos el justiprecio de nuestra ceguera y vuelta a empezar, esperando que esta vez la experiencia sirva de algo, que soñar es gratis. Mientras tanto mucho me temo que prevalecerá el sistema salvesequienpueda y tontoelúltimo. Esto no es pesimismo, es desesperación y falta de fe en la globalidad que nos ocupa. Un abrazo.

Txema dijo...

Dudo de que en realidad la solución esté en nuestras manos.

saludos

__MARÍA__ dijo...

El nivel de sumisión y conformismo, está en "def con dos"
Yo me parezco al del chiste de Forges que dice ¡Sabíamos que llegaría este momento! ¿A que sí?
Por eso es que me apunto a todo lo que sean iniciativas, como las de entre todos podemos y cosas así.
¿Qué vamos a hacer? ¿Echar la culpa al que sea y dejar que todo se venga abajo? Claro...y luego poder decir: yo no he sido, yo no he sido...
Pues, si se puede, habrá que llamar a los pintores, a los albañiles o a los que hagan falta, y que se gasten los dineros los que puedan.
(El dinero tendría que ser como los ajos, al año, podridos)
En fin, como bien dices, esto requiere un cambio brutal, pero desde todos los niveles.

Besos

Felipe dijo...

Antonio,la educación es unos de los pilares básicos del hombre.Un hombre culto es más ser humano y más libre porque tiene mayor capacidad de discernimiento

No obstante,el individuo por si ismo poco puede hacer ante el capital

Necesitamos la unión de todos nosotros para que los que nos representan adopten las medidas de interés general.

Gobiernos que no atienden el interés general y que entran en connivencia con el capital nos pone al borde del sistema,y sí nos convertimos en antisistema porque no nos dejan otra salida

Un abrazo

Antonio dijo...

María Jesús, es cierto, la comodidad humana es una manifestación de egoísmo que anula todo cambio hacia la mejoría del mundo de los demás. Pensar significa tomar conciencia y eso duele, porque nos demuestra nuestra propia incongruencia.

Antonio dijo...

Majecarmu, estoy bastante de acuerdo, pero un solo pero., el mensaje de Cristo, bajo mi modesto punto de vista, ha sido manipulado y orientado hacia la convivencia con el poderoso, con la injustita y la desigualdad. Se ha robado la espiritualidad a los seres humanos para encorsetarla en unos dogmas y principios religiosos incuestionables, tutelados por sujetos, muchas veces nada ejemplares. La jerarquía eclesiástica, que gestiona la fe, está vendida y aliada con el poder terrenal que emanó de las injusticias históricas, al amparo de guerras e imposiciones de unos seres sobre otros. Ahora, después de tanta manipulación se ha de redescubrir ese mensaje por parte de los creyentes. Ese mensaje, que es el de todos los grandes pensadores de la historia, está en el interior del ser humano, ya lo practicaron los gnósticos del siglo III hasta que fueron eliminados por el oficialismo papal.
Un afectuoso abrazo y gracias, como siempre, por tu constructivo comentario.

Antonio dijo...

Hola Olga y Carles. Yo no diría morir y resucitar. Más en Semana Santa. Pero deduzco que planteáis dejar esta forma de entender la vida y pasar a otra de más solidaridad y humanismo. Cambiar el sistema para que todo pivote sobre el ser humano a nivel general, buscando su autorrealización y no sobre el valor de lo material, para llegar a la fusión con la naturaleza y el equilibrio pacífico y convivencial con el entorno en su sentido más amplio. Si es así ando de vuestra mano.
Un abrazo

Antonio dijo...

Emejota, yo no soy tan pesimista. Yo creo que los cambios se fraguan por la educación y evolución de los sujetos, por elevar su nivel de análisis racional y razonable para con lo que le rodea. Así podremos tener conciencia de qué somos y cual es nuestro papel en el caminar por esta vida y adaptar el sistema organizativo a ese fin. Sí creo que la cosa es dificultosa, pues hay demasiados intereses y medios para manipular a la ciudadanía y no revertir la estructura social. En todo caso, al cambio empieza por uno mismo, como gota de agua que forma el río de la vida.
Un abrazo

Antonio dijo...

Txema, creo que el mundo es dinámico y los cambios los provocan quienes se implican en ellos.
Espero que podamos hacer algo, aunque sea a largo plazo y los vean nuestros nietos.
Saludos

Antonio dijo...

María, qué buena expresión sobre el dinero. Si no lo gastas se pudre…
Pienso que la solución se ha de dar entre todos, pero luego que no me vengan quienes crearon la crisis diciendo que quieren volver a tener el poder que tenían. Si me implico exijo responsabilidades a los demás y no que se vayan de rositas los culpables. Pido que se cambie el sistema para que no vuelva a suceder esto. La solución requiere un cambio estructural.
Besos

Antonio dijo...

Amigo Felipe, no puedo estar más de acuerdo contigo. Es un planteamiento del que estoy convencido. La educación es la base del cambio, por eso no quiere soltar el adoctrinamiento la iglesia en sus escuelas.
Luego existe otra cuestión básica: la gente se une mediante la comunicación, por tanto se han de crear cauces que comuniquen para el debate y la aproximación de ideas. Hoy día los medios de comunicación son usados como herramientas de manipulación en muchos casos. Tal vez este medio sea el único que permite el contacto y la comunicación en libertad de expresión.
Un abrazo

Peter Pantoja Santiago dijo...

...Una bueba sugerencia para neustros politicos es quitarles o embargarles el sueldo por lo menos 6 meses haber si van a resistir, porque de seguro no sobrevirian ni uno porque ya su jactarse es tanto que lamentablemente ven como parte de sus programas politicos el saquear a los pueblos y francamente como opino Maria Jesus "es más cómodo dejarse llevar que tener que pensar" porque para mi ellos solo piensan cuando salen a la calle a buscar o mejor dicho a pescar el voto, luego, alzheimers politico con el ciudadano y sus promesas, y la crisis; "bien gracias".

Peter

Flor dijo...

Si todos reflexionaramos y pondriamos un poco de cordura,seria facil resolver los problemas,pero estamos demasiado acostumbrados a que nos los resuelvan los demas y a quejarnos,no dudes que en esta crisis no todos perdemos,hay mucha gente que se esta enriqueciendo en silencio.

Antonio dijo...

Hola Peter, gracias por tu comentario. La conducta política puede formar parte de su propio rol. El nepotismo, la prepotencia, soberbia, jactancia, etc. son propios de su comportamiento históricamente. Algunos dicen que lo cambiarán y cuando llegan al poder acaban atrapados en esa conducta sin la menor resistencia. Al político deberíamos ir moldeándolo nosotros con el propio voto, premiando y castigando conductas según el caso, pero esa comodidad de que dices acaba imponiéndose y ellos lo saben.
Un abrazo

Antonio dijo...

Ciertamente, Flor, hay quien se está enriqueciendo y no en silencio, sino a grito pelado. La banca y el 27% más de milmillonarios que hay por ahí lo saben muy bien. La cordura tiene una relación directa con el interés de cada uno. Cuando la cordura no existe se ha de exigir. Para eso están los gobiernos y las leyes. Pero un pueblo poco cuerdo poco puede exigirla. Empecemos a sembrar cordura en nosotros mismos.
Un saludo y gracias por tu visita y comentario.

roxana dijo...

creo que de a poco se esta debilitando este sistema, la gente ya está muy cansada y hasta los políticos a veces no saben como salir de ello.
Ningun gobierno ya es querido y respetado por su pueblo!
tiende a caMbiar. ESTAMOS EN ESE PROCESO Y POR AHI NOS LLEVA MUCHOS AÑOS MAS, PERO DEJAME ILUSIONARME EN QUE CAMBIARÁ!!!
FELICES PASCUAS!

MarianGardi dijo...

Antonio, yo creo que si mejorásemos todos como humanos podríamos tener un gobierno mundial y equiparar las riquezas, es vergonzoso cuando se hablan de cifras multimillonarias para ayudar a la banca y con menos repartido entre todos nos podríamos apañar si nos diera la gana.
Vergonzoso, esos macacos!!
Yo es que me indigno toa, toa, toa,
Besos

Antonio dijo...

Roxana, yo creo que este sistema es malo porque está imponiéndose la codicia y la insolidaridad, la corrupción política y la avaricia del capital. Es depredante del más fuerte hacia el más débil. Si se consigue controlar ese impulso violentamente egoísta y se piensa en el ser humano como objeto de la vida y no en el materialismo más puro, empezaremos a ir por otro camino.
Gracias por tu visita y comentario.
Un saludo

Antonio dijo...

Marian, es verdad. Estamos en un sistema donde el poder final lo tiene la banca. La banca no tiene sentimientos, no es una persona con conciencia, aunque esté regida por personas, diluyen sus responsabilidad y culpa en los consejos de administración, que son impersonales.
Deberá venir el momento en que el espíritu de los tiempos sea otro, en que los hombres y mujeres de este mundo seamos capaces de ser dueños de nuestra propia existencia y enfocar la vida hacia la construcción común de un nuevo orden más justo.
Besos

Mercedes dijo...

Me has dejado perpleja, menudo resumen del panorama actual. Cierto, todo es una cuestión de dinero; todo se compra y se vende; todo tiene un precio. Nuestra única salvación es recuperar el pensamiento humanista y sus valores, para recuperar nuestra libertad de pensamiento y el control de nuestras vida. Pero mientras la educación esté secuestrada por el gobierno de turno...
Un saludo.

Antonio dijo...

Gracias, Mercedes, por tu visita y comentario. Bienvenida a esta tu casa donde siempre serás bien recibida.
Te sigo.
Un saludo afectuoso

Ramon.Eastriver dijo...

Das en el clavo. Por buenas intenciones que haya detrás es imposible remar en otra dirección (tampoco lo permitiría el global de nuestra sociedad). Por eso el camino es el que es, no pueden hacerse ni esperarse milagros. Sin embargo no todo el mundo es lo mismo: derechas e izquierdas siguen siendo diferentes, ya no en esos grandes bloques revolucionarios, pero al menos sí en la forma de enfrentar los problemas, en su sensibilidad ante el problema social.

Tus entradas son tan densas, Antonio, que son entradas para un café o una cerveza. Como la valoración de la crisis que haces, que muchos pensamos cuando empezó que la crisis era una oportunidad y al final se ve que se han preocupado básicamente de salvar el sistema y no de cambiarlo, ni siquiera de corregirlo. Un abrazo.

Antonio dijo...

Gracias Ramón, por tu aportación. Celebro que estés de acuerdo conmigo en el análisis. La crisis tiene diferentes lecturas según los intereses del lector. La derecha quiere usar la salida para consolidar su sistema de mercado ultraliberal, la izquierda debería usarla para orientar el mundo hacia un nuevo orden de justicia social y de derechos antes que de mercado.
Un abrazo

m.eugènia creus-piqué dijo...

Paso a dejarte un abrazo en estos días de media fiesta para mí.Petons.

Antonio dijo...

Geni, llévate otro abrazo de mi parte y disfruta del relax de estas fiestas.

Maria dijo...

ME QUEDO con esto que ha dicho...La solución sigue estando en nuestras manos. Primero hay que crecer en conocimientos, principios y valores justos. Desarrollar capacidades de discernimiento crítico, erradicar la ignorancia, crear voluntades y compromiso social responsable y después luchar por cambiar el sistema sin venderse al mejor postor.
Hermoso pensamiento pero muy pero que muy dificil de poner en practica. El mundo esta corrompido hasta extremos inimaginables.
Perdone que haya irrumpido en su espacio y haya opinado sobre sus palabras
saludos

Antonio dijo...

Gracias María, por tu visita y comentario. Es un placer recibirte en esta casa. Veo que somos muchos los que pensamos en la línea que describes y eso es prometedor.
Mi espacio es un espacio abierto para quien quiera opinar desde el respeto a las ideas de los demás y con la mente abierta, con ganas de crecer.
Un abrazo