miércoles, 10 de marzo de 2010

El papel del Estado en el tránsito hacia un nuevo sistema.


He planteado en otras entradas cómo el poder se ejerce desde la sombra, desde la manipulación y amenaza soterrada del dinero, de la inversión y del desarrollo empresarial. Se amparan en la fuerza que da la información, los medios de comunicación y el dominio sobre la mayoría de ellos, para imponer, sembrar o diseñar las ideas que sostengan un orden afín a las políticas monetarias, en las que atrapan a los gobiernos mediante el chantaje de la deuda, de la retracción inversora o de la deslocalización empresarial, con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo. El sistema próspero y estable del capital se convierte en incertidumbre, desasosiego y preocupación cuando queda en entredicho… ellos se encargan de sembrar y cultivar la idea y el miedo consiguiente, lo que hace que se imponga el egoísmo y se eviten las situaciones de cambio por la inseguridad que generan.

La cuestión está en comprender que estamos, ante todo, en un sistema democrático. Entendiendo por tal que la soberanía radica en el pueblo, y se ejerce mediante el voto. El voto decide quien gobierna, pero no quien es el dueño de los dineros, que desde la sombra ejercen su poder. Si el ciudadano es soberano, quiere decir que todo ha de estar a su servicio, incluido los medios de producción, la tierra (cuesta pensar que la tierra tenga dueño, cuando estaba antes que nosotros) y los sistema de gobierno, que deberían estar enfocados a anteponer los intereses generales a los particulares.

Si todos nacemos desnudos, cargados de potencialidades a desarrollar y con el mensaje genético de descubrirlas, lo lógico es que se nos faciliten los recursos para hacerlo y den las mismas oportunidades y, a la vez, el mismo influjo sobre lo que el entorno pone a nuestra disposición para ejecutarlo, es decir, para vivir.

Esto nos lleva a entender el Estado como una alianza entre iguales, entre los ciudadanos, que mediante el voto y el respeto mutuo, basado en unas normas de convivencia manifestadas en las leyes, acuerdan elegir a sus representantes para que, en su nombre, ejerzan el poder y tomen las decisiones adecuadas para el buen gobierno del país. Por tanto, no hay cosa más digna que gozar de la confianza del conjunto de los ciudadanos para ejercer la responsabilidad de gobierno.

Hay una realidad incuestionable, es la igualdad inicial de todos los seres humanos. Lo justo sería seguir manteniendo a lo largo de la vida esa premisa. Pero no, alguien se adueñó de los bienes y recursos necesarios para subsistir, y sometió a los demás, a través de la necesidad de satisfacción de sus demandas básicas para sobrevivir, que al fin y al cabo es el mensaje prevalente que llevamos en nuestro interior, la supervivencia de la especie. Con ello jugaron y juegan los dueños de los recursos. Dichoso el que nace entre los poderosos porque será poderoso, y pobre del que nace entre los pobres porque será pobre. Como dicen Les Luthiers: “El que nace pobre y feo, tiene muchas posibilidades de que al crecer… se le desarrollen ambas cualidades”.

En este caso, los recursos de la tierra pueden estar en manos de unos cuantos, pero no son suyos, sino de la sociedad en su conjunto y de todo ser viviente que la habita, que son los hijos reales de la tierra fraguados a través de los tiempos. Es más, ni siquiera de ellos, sino de la madre naturaleza que los ofrece como nutrientes para que subsistan todas las creaciones. En ese sentido el gestor del recurso, el “dueño” actual, debería comprender que lo tiene, digamos, en arrendamiento para gestionarlo y hacerlo producir por el bien del conjunto social. Él es un advenedizo que, cuando nació, llegó en cueros, igual que todos. Por tanto, todo gestor de recursos debe tener un compromiso social que justifique esa gestión, sin olvidar que esa actividad ha de ser sostenible en el tiempo para no agotar los recursos de la naturaleza, por tanto, conjugando producción y consumo de forma racional. El no cumplimiento del contrato de compromiso social implicaría su desautorización para seguir gestionando el recurso.

En nuestra cultura es complejo, no solo de hacer esto, sino aceptarlo por parte de muchos, pues entiende que su capital, fraguado con el trabajo y sudor de otros, es legítimo en tanto las leyes, aunque fueran injustas, se lo han otorgado al darle mayor incidencia en la producción al factor dinero que al factor trabajo. Que sus tierras fueron conquistadas al enemigo por las armas o, en su defecto, compradas con la explotación de otros recursos identificados en la variable anterior.

En conclusión, si el Estado se fragua por acuerdo entre iguales para organizar y distribuir las riquezas materiales e intelectuales que produce la sociedad, buscando el bien general, lógico es que sean sometidos todos los componentes de esa sociedad a los designios de los gobernantes. Estamos hablando de gobernantes de buena voluntad, dignos de la confianza de aquellos que se la han de otorgar; es decir, de los ciudadanos votantes.

Para ello tenemos que tener políticos competentes, honrados y con las ideas claras de servir al colectivo social en lugar de al señor de los recursos. Un contrato social, o compromiso social, que determine los principios y valores que han de prevalecer para poder estructurar una sociedad orientada a esta filosofía. Unos ciudadanos, maduros y formados, libres de injerencias y manipulación que sean capaces de identificar y otorgar su confianza a los representantes adecuados. Unas constituciones o leyes que defiendan al ser humano en desarrollo antes que a la propiedad privada de los medios de producción. Que acepten la idea de la privacidad de los medios siempre que estos estén al servicio del bien común y su dueño sea un gestor competente y beneficioso para la colectividad.

Para ello el Estado debería controlar los recursos básicos, como la educación, la sanidad, las fuentes energéticas, el mantenimiento de las vías de comunicación, la alimentación, el agua y todos aquellos recursos que incidan en la sostenibilidad y mejoramiento del sistema. Este ejercicio es de los gobiernos, que son los elegidos y representantes de la soberanía popular. Si no lo hacen bien, a las siguientes elecciones a la calle.

Pero… ¿Qué sociedad es capaz de asumir la responsabilidad de elegir a sus representantes con acierto? Primero habrá que cambiar esta civilización en sus principios, pues es bien sabido que tenemos los políticos que merecemos, ya que estos son hijos de la misma sociedad que el resto de ciudadanos, de esos ciudadanos que defraudan al erario público, que chalanean, manipulan, engañan y tienen las mismas conductas punitivas que sus políticos.

Para crear, pues, un Estado que gobierne el timón del barco en el tránsito hacia un nuevo sistema más justo, solo se hará cuando cambie la mentalidad de todos y cada uno de nosotros, tomando conciencia de ello y aglutinando y compartiendo en nuestro interior los valores y principios que lo sustente. En este tránsito, o nos acompañan nuestro políticos o los mandamos al garete.

Una vez más me ando en la utopía, pero la utopía es el punto al que nunca llegaremos, aunque siempre caminaremos hacia él. El horizonte al que pretendes llegar, pero cuando llegas al punto previsto ves que hay otra vista tentadora más lejos, otro horizonte. Lo importante es el camino que has hecho o que vas haciendo.
-------

13 comentarios:

emejota dijo...

La tendencia a la mejora continua, y al equilibrio ideal, a la optimización, entre otras cosas, se le llama utopía. Ay Antonio, cuanto me recuerdas a mi padre, a quien le tengo dedicado mi blog y por ser su hija he llegado al mundo cojeando del mismo píe. Qué sería del este pobre mundo sin los utópicos que luchan aun sabiendo que el final resultará inalcanzable. ¿Será por esto que va avanzando algo, según las rachas? Un abrazo.

Sergio dijo...

Es bueno que nos movamos en la utopía, porque mientras estemos en esos territorios habrá una voz que haga de Pepito Grillo para aquellos que se sienten cómodos en el status actual y lo quieren hacer inamovible.
Es mejor que entre los utópicos haya quien sea capaz de plasmar por escrito ese anhelo de "remar hacia el horizonte".
Y es aún mejor que lo haga público, porque así es posible que "pesque" a alguien y lo fiche para el bando de los utópicos.
Un abrazo.

Flor dijo...

Escalofriante video que visto despues de tus palabras,deben hacernos reflexionar.¿Tan dificil sera ponernos todos de acuerdo e intentar hacer un mundo mejor?

Peter Pantoja Santiago dijo...

...¡Gracias Antonio!

Sinceramente cada nueva entrada es un mundo de sabiduría para continuar enfocándonos en las diferentes áreas de la vida...

...Esta reflexión llega en un momento de esos en los cuales tu te encuentras evaluando tantas áreas de la vida y sinceramente son buenas para mantener el ritmo de todo ese trajín diario.

¡Gracias!

Peter

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Buenos días antonio... mi imprimo la entrada para leerla en el bus
buen día

Ramon.Eastriver dijo...

Antonio, siempre dando en el clavo, pero a veces con una contundencia especial, como hoy. Es un texto para resumir y tener en cuenta. Bueno, un verdadero grito a tener en cuenta.

No te preocupe en cualquier caso andarte en la utopía. Es necesario. Hablas de tener políticos eficaces y nobles... igual eso forma parte de la utopía para algunos. Yo considero que es una exigencia a la que no podemos renunciar. No, no es utopía. Utopía es lo que no podrá ser. Y lo que tú dices es exigible. Seguramente es cierto que el ser humano conlleva errores pero el sistema debe permitir depurarlos y no enquistarnos en el error perpetuo. Es como para imprimir y subrayarte. Un abrazo.

Abuela Ciber dijo...

Si es perfecto en palabras pero.....en el momento de votar el ser parece que se queda conjelado, permitiendo que la propaganda o invada y lleve a rastras como un manso corderito a votar lo que subliminalmente le han mandado.

Siempre es grato leerte, recibe mis cariños.

MarianGardi dijo...

Totalmente de acuerdo con los poderes en la Sombra!!
Un abrazo

Alejandro Kreiner dijo...

La mayoría de las guerras son por cuestiones económicas...
Las armas también hay que gastarlas o venderlas para volver a producir más.

Saludos.

Antonio dijo...

Gracias amigos y amigas por vuestra visita y siempre interesantes comentarios.
Coincido con todos los que comparan la utopía con un deseo a conseguir, aunque sepamos que nunca se logrará, si bien nos vamos acercando a ello. La esperanza racionalizada es lo último que se pierde, la irracional acaba quemada por la frustración. La parte racional de la utopía nos hace avanzar.
Todos hablamos de amor, de tolerancia, de solidaridad, de entrega, de justicia, de ... ¡y una M.!
Este mundo anda cargado de hipocresía y para conseguir el equilibrio interno, desde el punto de vista psicológico, emocional, tenemos que compensar nuestras maldades reales, aunque sea con posiciones bondadosa imaginarias.
Nuestra cultura social y religiosa es, en parte, un mal caldo de cultivo. Hay que cambiar los principios y valores que sustentan esa parte, dando entrada a posiciones más humanistas, anteponiendo el ser humano al dinero y al materialismo puro y duro.
Un abrazo para todos/as

salvadorpliego dijo...

El problema es que la “democracia” no se aplica a todos por igual… El poder manda.

Un placer leerte.
Saludos.

Belkis dijo...

La esperanza en lograr un mundo mejor nunca se debe perder. Fomentando los valores y ampliando nuestra concepción y visión de la realidad y de los ideales, podemos ir logrando cosas poquito a poquito. Siempre aprendo mucho en tu espacio Antonio.
Gracias y un feliz fin de semana

Camino a Gaia dijo...

Suscribo todo Antonio, pero especialmente la audacia y la honradez a la hora de ejercer la autocrítica, porque sin ella no vamos a ningún lado, en todo caso a repetir los errores de los que renegamos.
Reivindico contigo la defensa de lo utópico, porque no puedo admitir el rechazo de lo hermoso por irrealizable, y no por pasión idealista sino por simple lógica, porque ¿hay algo mas irrealizable que la justicia, siguiendo el camino de la parcialidad en favor de los poderosos? ¿hay algo mas irrealizable que la dignidad sin dignidad? ¿hay algo mas irrealizable que el progreso sin utopías?