sábado, 2 de agosto de 2014

Entre mentira y verdad


Hoy, una vez más, hemos de convivir con la mentira, con la falacia, de quienes nos creen idiotas, de aquellos que por estar donde están, por ostentar el poder aquí o allá, se siente con la capacidad de manipular, con el cinismo de tergiversar, falsear, desnaturalizar, adulterar, corromper y alterar la verdad. Su verdad no deja de ser una entelequia goebbeliana, es decir una mentira repetida hasta la saciedad para convertirla en verdad percibida por quien no quiere devanarse los sesos con su propio pensamiento y razonamiento, en discernir libremente, leyendo entre líneas y desmontando argumentos insostenibles.

Miente el político rastrero que sirve a otro señor que no es quien le vota, el cínico corrupto, el gobierno con su demagogia sobre la crisis, el periodista vendido, el tertuliano torticero cuando no mercenario que quiere manipular la opinión pública.  Mienten Israel y Hamás en el conflicto, pero no las imágenes en general que se ven con los muertos y heridos, con la destrucción y la debacle. Miente y manipula, en función de su interés, todo el que ostenta el poder y quiere arrimar el ascua a su sardina.

Estamos en un mundo de mentira y manipulación y ellos lo saben, por eso tienen el poder y el control sobre la información y sus medios. Las mentes mediocres caerán ante sus “verdades” sujetadas por miedos y egoísmos, por la indolencia de esas mentes alienadas que solo verán su entorno inmediato, su bienestar relativo, proyectando frustraciones en el fútbol o en su credo. Emplean la técnica del palo y la zanahoria… si andas hacia donde ellos dicen te darán la zanahoria, o sea un pequeño sueldo para poder subsistir, pero si no lo haces acabarás apaleado… apaleado por la miseria, la pobreza, el paro, la desigualdad y la injusticia.

Ahora, estamos saliendo de la crisis, nos dicen. Qué cinismo más aberrante. Nos han metido en ella hasta conseguir que los sueldos sean una miseria que devengan en ventajas para la empresa y el capital. En todo caso nos están instaurando en ella definitivamente. Nos vamos a quedar aquí porque ya no podemos ir más abajo sin que salten las alarmas de la tolerancia social y la gente se rebele. Nos han dejado caer al abismo sin hacer valer los derechos constitucionales básicos. Derecho a la vivienda, a la educación, a la salud, etc. Nos están desmontando el Estado del Bienestar ganado durante tantos años de lucha y trabajo para entregar las empresas públicas, que son de todos, a la privada, a las de sus amigos donde serán recogidos y admitidos en sus consejos de administración mañana, como premio a su trabajo de caballo de Troya.

La masa se controla y tienen medios y conocimiento para ello. Solo quedarán cuatro chalados que claman en el desierto, pero cuando empieza a calar el discurso del desencanto y afloran grupos que pueden arrebatarles el poder, se echan a temblar y solo saben seguir manipulando con sus mentiras para denostar al contrincante, como está pasando con la cabeza visible de Podemos. “Podemos” crece y eso es alarmante. Si vieran que pierden el poder, posiblemente, llamarían a los salvadores de la patria para evitar que el “populismo” (despectivamente “populacho”) se adueñe de la calle. Mientras tanto dirán que el pueblo descontento es bolivariano, castrista e, incluso, iraní, en un acto de desmesura antidemocrática que deja al descubierto su verdadera catadura política.

Y yo me pregunto: ¿Tendremos que aguantar estoicamente sus excesos, sus falacias y engaños, sus corrupciones y manipulaciones? ¿Cuándo se acabarán los Pujoles, los Bárcenas, los EREs, los Fabras y demás? ¿Cuándo tendremos unos políticos de convicción democrática real que nos representen y dirijan dignamente? ¿Cuándo contaremos con gobiernos que nos digan la verdad, que nos informen de las cosas como a adultos, que no siembren la sospecha con sus actos, que cumplan sus programas y gobiernen para el pueblo y no para sus amigos? Tal vez no los tengamos hasta que no seamos capaces de crearlos, sostenerlos y controlarlos.

Concluyo con que no se es librepensador si no tienes la capacidad y la actitud de serlo. Los grandes librepensadores fueron los que tuvieron una visión humanista del mundo y no ejercieron como gregarios en grupos de poder, sino que fueron críticos con ellos dificultando su manipulación. Pensar libremente no solo es un derecho, sino una obligación del ser humano que viene a este mundo a desarrollar sus potencialidades a pesar de quienes quieran poner zancadillas y reconducirlos como un rebaño, bien desde el punto de vista político o religioso.


No estamos muertos: ¡PIENSO, LUEGO EXISTO!

VE LOS INFORMATIVOS CON CRITERIO


No hay comentarios: