miércoles, 27 de marzo de 2013

Frases sobre la religión


En estos días de penitencia y reflexión, creo que es prudente, bueno y razonable, ir algo más lejos de lo que se nos dicta, y reflexionar y razonar sobre el hecho que está impregnando toda esta semana la dinámica de parte del pueblo español en particular y del católico en general; sobre la religión, su verdad incomprensible y el cuestionamiento de ese fenómeno sociológico, así como el agnosticismo y el ateísmo como contrapartida a esa fe, etc… Hoy me llegó un correo con estas geniales frases que pueden servir de punto de partida para esa reflexión personal. Luego cada cual que llegue a las conclusiones que fueren según su proceso cognitivo particular. Son estas:
·         Cuando una persona padece delirios se le llama locura. Cuando muchas personas padecen de un delirio, se le llama religión.
Robert M. Pirsig
·         No es dureza de corazón o pasiones malignas lo que conduce a ciertos individuos al ateísmo, sino más bien una escrupulosa honestidad intelectual.
Steve Allen
·         La idea de Dios implica la abdicación de la razón humana y de la justicia humana; es la negación más decisiva de la libertad humana y lleva necesariamente a la esclavitud de los hombres, tanto en la teoría como en la práctica.
Mijaíl Bakunin
·         Todos somos ateos respecto a la mayoría de dioses en los que la humanidad ha creído alguna vez. Algunos de nosotros simplemente vamos un dios más allá.
Richard Dawkins
·         Los misioneros salen al mundo a cristianizar a los salvajes — como si los salvajes no fueran ya suficientemente peligrosos.
Edward Abbey
·         Debemos cuestionar la lógica del argumento de tener un dios omnisapiente y todopoderoso que crea humanos defectuosos y luego los culpa por sus propios errores.
Gene Roddenberry
·         Si sólo hay un Creador que hizo al tigre y al cordero, al guepardo y a la gacela, ¿a qué está jugando? ¿Es un sádico que disfruta siendo espectador de deportes sangrientos?
Richard Dawkins

martes, 26 de marzo de 2013

La cruz de la injusticia

La justicia está herida de muerte

No solo el Cristo lleva la cruz a cuestas en estos días. Habrá que acordarse de aquellos que ya la llevan desde hace tiempo y que lloran su pena cada día. A ellos les dedico este soneto:

La cruz de la injusticia

Portando sobre el maltrecho hombro
la cruz de la injusticia y desvarío
mi cuerpo flagelado en desafío
resiste tanta pena con asombro.

Doliente y compungido, mi alma abro
a la amargura que llena este vacío
de un plañir de duelo intenso y mío
que me está llevando al descalabro.

No vengas a hablar de sufrimiento
a un pueblo que el poder tiene oprimido
pues ya andamos marcados de escarmiento

por tonta explotación que hemos sufrido,
sufrir que nos llevó al abatimiento
a todo un pueblo de maltrato herido.

lunes, 25 de marzo de 2013

La negra sombra se cierne sobre la gente...


La negra sombra, amparada en la guadaña, se cierne sobre la gente, sobre la clase humilde, que ve ante sus ojos el teatro incomprensible de la injusticia y el engaño. Desnortados y confundidos, asistimos al baile macabro de los poderosos, de la Merkel y sus secuaces que le bailan al son, según el ritmo que ella marca. Ella, la servidora de la banca y de los intereses del poder establecido, del sistema capitalista en su más impúdico sentido, dirige con su batuta los actos de los gobiernos europeos. Es el euro, su moneda, más que la nuestra, el que manda. Hemos caído en la trampa sin conseguir nada a cambio, sin comprometerla a ella y su sólida economía en la defensa a ultranza de los intereses generales de la UE y de su ciudadanía. La UE es una unión económica, de mercado, de comerciantes y sus intereses. Ante todo, sobreponen el rédito  y la usura del salvaje sistema capitalista a los intereses de las personas. La UE no es la de los pueblos, la de la gente, es la del capital y de sus interés.

Los rescates  son un chantaje que lleva a la sumisión de los gobiernos a los designios de la banca. Si quieres dinero deberás hacer lo que ellos te digan, aunque tu pueblo fenezca, aunque el hambre y la pobreza se cierna sobre la masa ciudadana y lleves a la ruina al conjunto de la ciudadanía. El dinero se ha de dar, prioritariamente, a la banca, que hizo malos negocios en la construcción con las hipotecas subprime, para evitar la banca rota, no a los hipotecados que lo harían llegar a ella, igualmente, por la vía de la liquidación de la hipoteca. Y uno se pregunta: ¿Por qué no dieron el aval del Estado a la gente para pagar a la banca sus hipotecas y seguir en sus viviendas  y se lo dieron a las instituciones financieras que seguían ejerciendo el poder del desahucio sobre el hipotecado? Se desprende que querían salvar a los poderosos, a aquellos que especularon con las finanzas, con las inversiones, los que juegan a la corrupción y se aprovecharon del dominio del dinero, del flujo de los préstamos, de los sueldos millonarios, de las comisiones y pagos fraudulentos y amorales. Son esos mismos que ejercen el poder, que son amigos del banquero, del capital y del acaudalado, de los poderes fácticos que hilan en la sobra la alfombra que les facilite el tránsito de sus proyectos sobre el cadáver, metafóricamente hablando, de la masa indefensa. Son la misma cosa. Les han convencido que las ideologías no caben en este sistema y que han de arrodillarse ante el rodillo del dinero que, inapelablemente, será el dueño del mundo, el dios al que se ha de servir y ante el que se ha de morir, incluso, si es necesario.

Aparece y se va instaurando un nuevo sistema de colonialismo, el neocolonialismo del norte sobre el sur. El poder alemán, teutónico y férreo, sobre la  mentalidad mediterránea, más volátil y liviana, más lábil y voluble. Tal vez más humana y menos obstinada, más libertaria y menos disciplinada. La vieja cultura del Mediterráneo es, para ellos, excesivamente permisiva, indolente y despreocupada, cuando no holgazana y negligente. El complejo de superioridad teutón sigue blandiendo su espada para conquistar al mundo inferior, a los pueblos haraganes del sur que, siendo la cuna de nuestra civilización, se han quedado anclados en un pasado cuya organización deja mucho que desear para ser competitiva en este nuevo mundo de disputa desleal entre el capitalismo comercial y la filosofía de vida más ociosa, que trabaja para vivir y no vive para trabajar.

La quita. Y ahora, con el asunto de Chipre, quieren instaurar la quita. Es ladrón el que roba y cómplice el que legisla para legalizar ese robo. Quitar es sinónimo de robar, de hurtar, usurpar, estafar, despojar, saquear, confiscar, expropiar, etc. y si eso lo hace un gobierno democrático está robando a la ciudadanía que le voto y confirmó mediante su beneplácito a un programa, un contrato de cesión de la soberanía popular para que ejecutara ese programa de gobierno. En el supuesto que el gobernante elegido no pudiera llevar a término ese proyecto debería volver a presentar otro y pedir el voto. Si se ha de hacer una quita que la refrenden mediante unas nuevas elecciones o un referéndum, pues, de lo contrario estarían robando el dinero al ciudadano que no ha dado permiso para llevar a término esa actuación con quita incluida. De ello se desprende que nuestro gobierno está deslegitimado por incumplimiento de contrato electoral a tenor de sus decisiones.

Se dice que quien roba a un ladrón tiene cien años de perdón. Pues que le quiten a quien quitó. A aquellos que hicieron su capital de forma fraudulenta, engañando, y explotando al ciudadano, a los especuladores de las finanzas, a la banca que produjo la crisis. ¿O acaso el señor Bárcenas consiguió los millones de Suiza de forma legal, moral y éticamente hablando? Que no nos vengan con amnistías fiscales que premian al que oculta capitales, cuando no los distrajo o hurtó de forma más o menos alegal. No ayudemos a blanquear el dinero, pues eso está considerado como delito.

Hay gente que entiende que la economía la mueven las empresas y a ellas se ha de dar todo, pero olvidan que en las empresas quien produce es el trabajador el que implementa la planificación. Es decir, hay quien antepone los intereses empresariales al ser humano, y quien entiende que lo importante es el ser humano, lo prioritario es el desarrollo de la gente y la empresa ha de estar a su servicio. Dos formas contrapuestas de ver las cosas que son difícilmente conciliables en este momento para dinamizar la economía. Una es el dios dinero y otra el humanismo, la visión cósmica de los seres que conforman la existencia y que son la esencia de la vida.

Por lo que seguimos viendo cómo la negra sombra se cierne sobre nosotros y el futuro de nuestros hijos. Cómo la apatía hunde a un pueblo al que se siguen distrayendo con el futbol y demás deportes de masas que solo pretenden alienar y desviar impulsos y emociones para soslayar los verdaderos problemas que nos aquejan. Juegan con nosotros. Hay discursos políticos cargados de cinismo que nos quieren hacer comulgar con ruedas de molino, hacernos ver blanco lo que es negro ocultando la mierda en medias verdades, cuando no en falacias evidentes. Es patético ver a un gobierno intentando explicar lo inexplicable, los chanchullos y tejemanejes de sobres, de los EREs, de extrañas relaciones laborales con sus tesoreros o funcionarios, tipo Bárcenas y  el esposo de la señora Mato, de sus corrupciones y cambalaches.

Ahora hay que posicionarse. En qué lado estamos y cuál es la mejor forma de salir, con proyección de futuro y beneficio para la sociedad, de esta crisis. Yo sigo votando porque el ser humano está por encima del dinero y no podemos seguir engordando la panza de unos cuantos a costa de los muchos. El mundo es algo más que cuatro impresentables que copan las finanzas y el poder económico y empresarial. El mundo somos siete mil millones de personas, de seres humanos y su entorno ecológico, o sea, el planeta Tierra.

Luego encuentra uno en internet videos como este, que te dejan estupefacto y meditabundo:



jueves, 21 de marzo de 2013

Ser poeta

Foto tomada de internet

Hoy día internacional de la poesía y, por ende, del poeta, quiero dedicar estos versos a todos mis amigos y amigas  poetas y a todo el que ame la poesía.

Ser poeta

Ser poeta es ver la vida desde el alma.

Es sentir el entorno y su belleza
como un canto de amor y de esperanza.

Es palpar el humanismo de los hombres
como camino que busca el infinito.

Es dar la mano en compañía.

Es amar en demasía.

Es sentir la bondad que dignifica
al hombre en su porfía
por encontrar la verdad de entre las cosas,
la verdad que mueve nuestra vida.

Ser poeta es algo más que vivir
la vida rutinaria que nos venden.

Es buscar la conexión del alma
con la esencia natural
de un cosmos que nos guarda.

miércoles, 20 de marzo de 2013

Siguiendo en el camino


Llevo una semana ausente, sin escribir nada para colgarlo en mi blog, pero es que he andado muy ocupado. El sábado día 16 tuve la satisfacción de participar en un recital poético (III  Festival Internacional,  Gritos de mujer, en Cájar, Granada) de la mano de Ivonne Sánchez Barea, poeta, pintora y anfitriona del acto. Fue un agradable encuentro donde nos dimos cita amigos y amigas amantes de la poesía, como:
·        Sergio Briceño Gonzalez (México – Poeta Ausente) leído por Juan María Jiménez López
·        Mª Luisa García-Ochoa Roldán (Madrid)
·        Emilio Ballesteros (Granada)
·        Remedios Álvarez Díaz (Málaga)
·        Antonio Porras Cabrera (Málaga)
·        Carmen Escohotado (Madrid)
·        Juan María Jiménez López (Loja, Granada)
·        Maria Sangüesa (Madrid)
·        Antonio José Royuela (Málaga)
·        Ivonne Sánchez Barea (Granada)
Desde aquí quiero agradecer a la propia Ivonne, al ayuntamiento y, especialmente, a las concejalas de cultura e igualdad, por su  afectuosa recepción y acogida.
Presentación
Algunos participantes
Mi lectura
Los participantes con los representantes municipales

Por si fuera poco, el día 18, lunes, tuve el honor de recitar algunos de mis poemas, en el Liceo de Málaga, de la mano de Francisco Muñoz, consagrado poeta y organizador de estos encuentros. Compartí espacio con Mercedes Verdugo, Mariano Fernández Cornejo y Fuensanta Martín, con los que viví una buena hora de poesía y amistad. Quiero agradecer a mis amigos su asistencia y al nutrido público que acudió. Cada día se consolidan más estos encuentros, donde se dan la mano muchos e importantes poetas de esta ciudad de Málaga y de toda Andalucía.
Presnetación
Mi lectura
Leyendo
Los poetas y el organizador
Otra de las ocupaciones que me han tenido algo desconectado es la maquetación de mi próximo libro, el primer poemario que publicaré, titulado Eclosión, donde plasmo 54 de mis poemas de diversa orientación. Su título responde al espíritu que me ha llevado a publicar estos poemas, que son como una eclosión de poesía de alguien, como yo, que no ha tenido antes ninguna otra publicación y difusión de sus creaciones poéticas. En el momento en que sea publicado os lo haré saber por si estáis interesados en el mismo. Espero poder presentarlo en los próximos meses.


miércoles, 13 de marzo de 2013

Habemus papam

Fumata blanca

“Habemus papam”. Ahora veremos hacia donde tira. Hay dos iglesias: La que se inicia con Constantino aliada con el poder, que ha ido derramando su influencia por el mundo, haciéndolo tremendamente injusto de la mano de ese poder. Ha sido una iglesia enormemente conservadora, opuesta, muchas veces, al progreso de la ciencia, controladora de la educación y siempre adoctrinando en la obediencia y la sumisión, corrompiéndose con el uso de ese poder y alejándose de la doctrina de Cristo. Concubina del poder civil, se vendió y lo ejerció sin paliativos, condenando cualquier idea que se saliera de su doctrina, a la calificó de herejía. Cubierta de boato y dando la espalda al pueblo llano, se olvidó de la injusticia social y solo ejerció la caridad para justificar su poca implicación en el cambio hacia un mundo más justo. La caridad resultó un "lavaconciencias" que perpetuó la injusticia. Esta iglesia, salpicada de corrupción, de aberraciones, de oscuras financias e intrigas palaciegas, no puede ser nunca la intermediaria de Dios al que dicen representar. Estoy convencido de que si Cristo viniera de nuevo, arrojaría del templo a los jerarcas fariséicos que dominan la cúpula de esta iglesia. Claro, que lo más probables es que acabara crucificado nuevamente de la mano de estos mismos que dicen representar a Dios, como ya le ocurrió en Israel hace dos mil años.

La otra iglesia, que sigue caminando en algunos lugares donde los creyentes de base tienen conciencia de la necesidad de humanizar el mundo, de luchar por la igualdad, la justicia  y ayudar al que lo necesita, está casi olvidada, por no decir jerárquicamente muerta. Cuando liquidaron la teología de la liberación, a la que identificaron muchos con las ideas marxistas, se cargaron de un plumazo la esencia del mensaje que dice defender la iglesia y que, a la vista está, queda muy lejos de cumplirlo. Había ganado el poder establecido, el conservadurismo de los privilegios de una sociedad injusta desde tiempo inmemorial. 

La parafernalia vista estos días en el Vaticano, de tinte ancestral, machista y dogmática, se aleja mucho de un mundo como el actual donde la mujer tiene un papel primordial, y los valores y principios están globalizándose. Prefiero a la iglesia denunciante, luchadora, la que anda caminando por el sendero de la justicia social, de la libertad de culto, de ideas y de credos, la no integrista ni impositora, a la iglesia que sigue gobernando el mundo católico. Ojalá aparezca de nuevo la energía que haga surgir la teología de la liberación, con la que nos identificamos tantos en mi juventud y cuya represión nos alejó definitivamente del credo eclesiástico y nos hizo agnósticos, cuando no ateos. Eso sí, no podemos olvidar que la iglesia siempre jugó con varias barajas metiendo en el mismo saco a unos y otros… todo es iglesia. Así cualquiera gana la partida.  

Ahora solo queda esperar a ver por dónde nos sale el tal Francisco I, el nuevo papa jesuita (con ellos estudié hasta COU), pues aunque uno ya no sea creyente, es sabedor del poder que ejerce la iglesia en el mundo político y social que nos rodea. A los credos integristas, dogmáticos y excluyentes hay que tenerles mucho miedo. 

sábado, 9 de marzo de 2013

A la mujer maltratada

Mi sufrida abuela
Este poema es mi pequeño homenaje a la mujer en este día 8 de marzo. 


A la mujer maltratada por la vida
(8 de marzo de 2013)

Es mujer la tierra
o la pachamama
es mujer el agua
es mujer la vida
es mujer al alma.

Y también las diosas
heridas de muerte
a manos del hombre
que creó los dioses
a su semejanza.

Dejan de lado el alma de la vida
que lleva en sementara la mujer
y siembran la tierra de injusticia
de dolor, opresión y despotismo
tratándola como objeto de placer.

Objeto de placer y servidumbre
de confusos y equívocos sentires
entre la amada y servil madre
y la oprimida y sumisa hembra.

¿Qué es el hombre sin el vientre que le fragua?
¿Qué es el mundo sin la tierra que alimenta?
¿Qué es la flor sin el agua que la riega?
¿Qué es la vida sin el seno que la nutre?
¿Qué será de los hombres si no tienen alma?

lunes, 4 de marzo de 2013

La inevitable globalización

¿Globalización?

Siempre hemos querido y publicado la igualdad entre los seres humanos. Hemos denunciados las injusticias y expolios de las potencias respecto al tercer mundo y los países subdesarrollados. De pequeños dábamos nuestras limosnas para el Domund con la intención de ayudar a los negritos africanos, de la mano de la Santa Madre Iglesia y sus misiones. Nos repele ver a los niños de ese tercer mundo trabajando, siendo explotados por los usureros o buscando su sustento en la basura, sufriendo enfermedades y hambre. En resumen, es un suplicio, para toda la gente de una real  buena voluntad, ver la injusticia y las diferencias que hay en este mundo; sobre todo para los que pregonamos la igualdad, la solidaridad y la justicia social, entre otros valores humanistas. Por tanto, la tendencia a globalizar el mundo, a hacer de él una unidad equitativa e igualitaria, sería un propósito sano y coherente con estas ideas. La globalización, pues, ha de ser una buena cosa. Eso querría decir que el principal objetivo de la misma deberían ser las personas, el conseguir un equilibrio racional en el uso de recursos del planeta y el consumo de los mismos.

Bien, pues no es ese el enfoque que se le dio a esa globalización humanista que propongo y defiendo, sino el tumbar fronteras para las mercancías y poder vender y comprar de todo en todos los sitios; o lo que es lo mismo, liberalizar el mercado de aranceles e impuestos que condicionaban las exportaciones y las importaciones. Este planteamiento se enmarca en un proyecto del Nuevo Orden Mundial. Ya sabréis lo escrito sobre ese concepto… conspiración, illuminatis (iluminados), masonería, mundo financiero, el Club Bilderberg, los Neoconservadores, etc… Todo ello lleva a una gran confusión sobre esa idea del nuevo orden mundial, pero a la vista de cómo se van desarrollando las cosas, podemos deducir o inferir que es el dios dinero el que la está realizando.

La globalización implicaría que los que tenemos mucho hemos de perder algo y los que no tienen nada han de ganar mucho, hasta conseguir un justo reparto de las riquezas y recursos que nos ofrece el  planeta.  Lo que se establece es un sistema de vasos comunicantes que por la propia presión tiende a equilibrase. De donde hay un mayor nivel de vida, con el consiguiente coste de producción elevado, se producirá un flujo hacia el otro lugar de bajo nivel siempre que la producción se establezca allá a un menor coste. Es el caso evidente de lo que está pasando con China y los países emergentes, donde los salarios son más baratos.

La gran mentira y explotación, lo impresentable, incluso morboso,  del sistema, lo injusto y recriminable moral y éticamente, es la actuación y el objetivo de las multinacionales. Suelen deslocalizar empresas rentables para llevarlas a lugares donde el coste de la mano de obra es ridículo, donde trabajan por una miseria y se explota, incluso, a los niños. Después venden el producto elaborado en los países desarrollados a precios muy superiores al coste, como si se hubieran producido acá.

¿Qué es lo que ha pasado? Siguiendo con el símil de los vasos comunicantes, estos señores han colocado una espita o llave de paso en la tubería que une los dos puestos y han hecho una derivación hacia sus bolsillos, o lo que es lo mismo, han robado al que produce y al que compra, a la vista de la diferencia entre el coste y el precio final. Así el mísero seguirá siendo mísero y pobre y el rico se irá enriqueciendo, mientras el paro en los países desarrollados se incrementa y el trabajo en los países pobres también. Este desequilibrio traumático se da, y se seguirá dando en el futuro, hasta empobrecer a la ciudadanía media y aparecer nuevos ricos, rayando en lo mafioso, en los países pobres, que son los testaferros y valedores del sistema empresarial multinacional. Obsérvese los nuevos ricos chinos con su ostentación y opulencia mientras se siguen explotando a la clase productora y socialmente baja, incluso a la infancia, cosa incomprensible en un Estado que se llama comunista, pero que usa un control férreo sobre la sociedad, propio de estos sistemas, para permitir esta situación.

No, esta no es la globalización humanista que requiere el mundo. En todo caso, debería ser aquella que racionalmente delimitara el uso de recursos, ajustado a las necesidades verdaderas del ser humano y no a la de los mercaderes, para hacer sostenible un progreso paulatino y sólido de la humanidad. Mientras tanto es el mundo financiero el que manda en el orbe, en todo el planeta, tal como se puede ver. Nosotros estamos de rodillas ante él. Nuestro políticos plegados a sus designios e hipotecados en un juego morboso que nos lleva a la pobreza como colectivo social y de Estado. Si no lo evitamos el futuro no es democrático, nuestro voto no servirá para nada y el gobierno mundial dependerá de los dictámenes de las multinacionales y del mundo financiero, o sea, del dinero, mientras el ser humano vale una mierda, con perdón, y solo se le reconocerá si es útil para el sistema productivo y consumista, como ya he dicho en otras ocasiones.