viernes, 6 de septiembre de 2013

Viaje a Italia


El banquete de boda
Acabo de volver de un interesante viaje a Italia y observo que se han superado las 120.000 visitas a mi blog y se han consultado más de 163.000 páginas. Quiero agradecer esas visitas a todos y todas los que han pasado por esta casa y han compartido mis reflexiones, poemas  y escritos en general.
 
Venecia. Santa María de Frari


El motivo de mi viaje a Italia, en este caso, ha sido que Luis, el hijo de mis amigos Frank y Eva, residente en Filadelfia, se ha casado con Beatrice, una encantadora italiana de Monselice. La boda se celebró en Venecia, en la basílica Santa María de Frari, un precioso marco. Venecia, espléndida y palaciega, con sus calles estrechas, saturadas de turistas, máquina fotográfica en mano, que la patean recorriendo sus rincones, saltando sus canales por infinidad de puentes, observando las góndolas, atrapándose en los innumerables escaparates de las tiendas con máscaras y cristales de murano, sorprendiéndose al volver cada esquina con majestuosos edificios, transitando con el vaporeto por el Gran Canal, cercado de construcciones con ricas fachadas renacentistas que dan testimonio del poderío que tuvo la Ciudad Estado de Venecia.

Monselice
 
Venecia. El puente de los suspiros

Venecia. Plaza de San Marcos y el palacio ducal

Venecia. Puente de Rialto

Venecia, Plaza San Marcos con la catedral y el palacio ducal

Mención aparte merece el afamado puente de Rialto, rebosante de turistas procurando observar y fotografiar la imagen del Gran Canal y el tránsito que lo ocupa, y, cómo no, la plaza de San Marcos, con la basílica de San Marcos, el majestuoso Campanile y el palacio del ducal. En suma, es un marco incomparable esta tierra de Marco Polo. Su singularidad hace de ella un atractivo cargado de magnetismo que invita e incita a visitarle. Es una de las ciudades del mundo que no debe perderse quien pueda permitírselo. Después de la boda, callejeamos por la ciudad hasta embarcar en un vaporeto (el vaporeto es un barco que actúa como un autobús transitando por el canal) que nos llevó a la estación de autobuses, y de allí nos desplazamos a Mira, lugar de la celebración del banquete. El ágape tuvo lugar en Villa Franceschi, y nos alojamos en la Villa Padronale, un palacete del siglo XVI esplendoroso, decorado haciendo honor a su historia, con sus jardines adornados por estatuas, fuentes y cargados de colorido. Yo aprovecho para establecer los hipervínculos que os lleven a más información sobre estos lugares.
 
Jardines de Villa Franceschi

Villa Padronale


Pero el viaje fue aprovechado. Visitamos, además, entre otros lugares de menor importancia:
1.     Milán, con su espléndido duomo (catedral), las galerías Victor Emmanuel II, la Escala de Milán, etc.
Catedral de Milán
La Scala de Milán

Galerias Victor Emmanuel II

2.     El Lago Como, la propia ciudad de Como, y sus alrededores, al que bordeamos hasta Menaggio para pasar a Lugano.
Catedral de Como

Vista de Como desde el lago

Lago Como

3.     Lugano en Suiza, donde disfrutamos de preciosas vistas del lago y la ciudad en el atardecer.


Lago Lugano. Suiza

Vista de Lugano al atardecer

4.     El lago Garda. Comimos en un restaurante típico a orilla del lago, llamado Vecchio Mulino.

Lago Garda

5.     Verona. Tras darnos una vuelta con el tren turísticos, paseamos por la ciudad, visitando sus calles y plazas y, cómo no, la casa y el balcón de Julieta (Romeo no apareció por ningún lugar).
Verona

Verona

Verona

6.     Turín. No conocía Turín y he de reconocer que me impresionó por su arquitectura, su luminosidad y espaciosidad, sus zonas verdes y su majestuosidad. El Duomo, donde se guarda la Sábana Santa, no es especialmente significativo en su arquitectura, al menos bajo mi modesta opinión.
 
Turín

Turín

Turín. Plaza San Carlos con gente cantando 


Bien amigos, este ha sido el viaje que quiero compartir con vosotros mediante las innumerables enlaces que hago a Google para que podías tener mayor información de la zona visitada. Han sido pocos días para conocer tanto, y solo se ha podido establecer un leve contacto con ese entorno tan maravilloso que nos ofreció el norte de Italia.



6 comentarios:

Myriam dijo...

En primer lugar, mil felicidades a los recién casados. Un encuadre maravilloso para la boda, sin duda alguna.

Han hecho un viaje encantador, muchísimas gracias por todos los enlaces. Los veré cuando pueda, ahora estoy oficiando de abuela a tiempo completo jajajajaja.

Bienvenidos de regreso a casa.

RGAlmazán dijo...

Un precioso viaje. Conozco la parte norte de Italia y es, como el resto, digno de visitar. Lo recordaréis siempre.

Salud y República

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Buenos días Antonio, precioso viaje y normal que tu blog tenga tantas visitas: es ameno, comprometido, serio... Un beso grande

Antonio dijo...

Gracias Myriam. Ciertamente el viaje ha sido maravilloso, tanto por lo visto como por lo vivido con los amigos.
Besoss y disfruta de los nietos

Antonio dijo...

Rafa, es la segunda vez que vamos por el norte de Italia, aunque en Venecia esta es la cuarta vez que vamos, y cada vez que voy descubro algo nuevo. En este caso han sido los lagos y Turín, que no los conocía y diversos rincones y pueblos de especial atractivo. Tiene solera, historia y arte esta Italia.
Saludos

Antonio dijo...

Mª Ángeles, es un placer poder verte por esta casa de nuevo. Aunque ando algo desconectado del mundo bloguero te recuerdo a menudo por tus escritos y tu valía personal.
Un beso cargado de afecto y amistad