lunes, 19 de agosto de 2013

Al universal Federico García Lorca


Este poema, que compuse en homenaje a Federico en el 75 aniversario de su muerte, vengo a revitalizarlo y compartirlo con todos vosotros en recuerdo de aquel trágico suceso, cometido por asesinos desalmados al servicio de un régimen dictatorial que implantó la política de matar las ideas que divergieran de las propias. Necios ellos, no sabían que las ideas no se matan, en todo caso se reprimen... si bien luego surgen con mayor fuerza.

-------------------------------------------------------

Hace 77 años se produjo uno de los hechos más luctuosos que acarrearon la contienda civil en España. Las pistolas, en un intento de matar a la palabra, a las ideas y al sentido común, asesinaron a Federico García Lorca. Fue un crimen de lesa humanidad, pues el poeta había dejado de ser un sujeto particular para convertirse en patrimonio de todos los que amamos la poesía.

Era grande y la muerte no pudo con él. Su sangre fortaleció la semilla de una tierra yerma para trascender a las generaciones venideras con más fuerza, si cabe. Hoy, después de 77 años, sus ideas y personalidad están vigentes a pesar de los trogloditas que intentaron neutralizarlas, de las rencillas personales de sus asesinos, de quienes no soportaron sus convicciones republicanas, su homosexualidad y su poesía clara, precisa y preciosa; la poesía que canta al pueblo y manifiesta su marginalidad con singular sensibilidad. 

Mi poema, saltando por entre los personajes de su obra, intenta darles vida para hacerlos partícipes de la muerte de su creador. Preciosa es la encargada de dar la alarma y movilizar a los demás personajes para el duelo en la casa de Bernarda...



A Federico García Lorca
en el aniversario de su muerte.
------------------
Entre los olivos verdes
marcha la verde guadaña
con cabezas de charol
y la hiel en las entrañas.

Humillado Federico
por sufrir tanta patraña
con su paso ensimismado
va hacia la muerte anunciada.

Gritos, blasfemias y golpes
y un disparo que le mata,
sus infames asesinos
muestran su mísera alma…

Entre los olivos verdes
corre Preciosa espantada
mesándose lo cabellos
gritando desesperada.

Llama a Antoñito el Camborio,
busca por todas las plazas
a Ignacio Sánchez Mejías
y ve a Soledad Montoya
con la faz desencajada
semblando un cuadro de Goya.

Hasta Paquiro y su hermano
dejaron de discutir,
en este mundo gitano,
que es día de luto y sufrir.

Y Preciosa con sus gritos
va llamando en la alborada
para plañir en el duelo
en la casa de Bernarda.

Lloran estrellas fugaces
en lluvia desesperada,
la luna de los gitanos
va gimiendo la desgracia
asomándose al barranco
dejando enlutada el alba.

Ay luna de pergamino,
luna de frígida plata,
escóndete entre las nubes
escóndete entre la jara,
no le des luz a los campos
en esta noche tan trágica.

Tragedia,
Bodas de sangre
en la tierra derramada
que ha dejado de ser Yerma
para preñarse en su savia,
para acoger la semilla
que dé su fruto mañana.

Mientras,
Mariana Pineda,
banderas de libertad
sigue bordando en su casa
sin enterarse siquiera
de tanta y tanta desgracia.

La muerte se fue contenta
y a Federico llevaba,
se lo arrebató a la vida
la fuerza de su guadaña.

Desde entonces en el cielo
la alegría es desbordada,
la pena y el sufrimiento
en la tierra se quedaba.

Y entre los olivos verdes
corre Preciosa espantada
mesándose los cabellos
gritando desesperada,
a casa de los ingleses
para ver sí ellos le salvan…




11 comentarios:

emejota dijo...

Muy bueno, Antonio.
No me olvido aunque no veas mis comentarios, es que no estoy casi ni para mi misma. Bs. familiar.

JUAN dijo...

Buenísimo, Antonio. me ha gustado mucho.Abrazos

Josep dijo...

Su muerte debería ser un estigma permanente para la ideología de quienes lo mataron, pero los herederos ideológicos de los criminales quisieron apropiarse después de su figura, como la obra de Picasso, Buñuel ... Con la Transición se olvidaron muchos "pequeños detalles", pero no podemos separar nunca del todo el arte y la vida, ni olvidar que dijeron, qué hicieron y cómo pensaban los artistas que hoy parecen indiscutibles, pero que un día fueron discutidos, atacados y perseguidos, en algún caso hasta la muerte. Vergüenza no sólo para los que lo mataron. Recordemos las palabras de Raimon: "Manos de los que matan, sucias, / manos finas, que mandan matar".

Un abrazo.

Josefita dijo...

me encanto leerte como siempre eres genial espero estes bien un abrasito andalus

Antonio dijo...

Querida emejota, gracias por tu comentario y sobretodo por seguir estando ahí, como siempre, cargada de vitalidad. Besoss

Antonio dijo...

Gracias, Juan. Un abrazo para ti y para Carmen

Antonio dijo...

Mi buen amigo Josep, la poesía y el arte de las letras (no las del banco)siguen sembrando en los corazones para hacer al hombre más libre y más desarrollado intelectualmente. Los garrulos mediocres y borregos siempre pretenderán matarlas para no verse retratados.
Un abrazo

Antonio dijo...

Gracias, Josefita. Tus palabras me motivan más a escribir y compartir ideas.
Un abrazo

Myriam dijo...

¡¡Bello homenaje a un grande!!

Un abrazo muy grande

Anónimo dijo...

Antonio, realmente este poema da tu gran dimensión de Poeta. Me he quedado asombrado y maravillado. Imposible hacerlo mejor.
Con tu permiso intentaré memorizarlo para recitarlo cuando entre amigos haga de rapsoda.
Un fuerte ABRAZO.
PEDRO JESÚS CORTÉS ZAFRA.

KRT dijo...

Un poco tarde porque regreso de vacaciones, he leído tu poema, y te felicito: me ha gustado mucho. Y totalmente de acuerdo con Josep: hoy los herederos ideológicos de sus asesinos se apropian de su figura universal. Piensan que los muertos son inofensivos, pero en el caso de los escritores no es cierto, porque su obra sigua hablándonos, tan actual como entonces. Ayer mismo, un portavoz del PP se descolgaba diciendo que "la República trajo un millón de muertos". Pues eso: un heredero ideológico más de aquellos facciosos que se levantaron contra la legitimidad nacida de las urnas. Gracias, Antonio, un abrazo.