lunes, 30 de julio de 2012

Réquiem por la democracia o regeneración política

Y ahora en prosa...
El sistema es perverso


Hace bastante tiempo, dos o más años, que vengo sosteniendo que esta crisis es una guerra de intereses, que la estamos perdiendo. También digo que la política es un arte que se debe recuperar como medio de gobierno democrático de los pueblos. O lo que es lo mismo, estamos en tránsito hacia la muerte de la democracia, herida por la nefasta gestión del mundo político y su sumisión a los intereses de grupos de poder económico y financiero. El voto ha dejado de servir a los intereses del votante, si alguna vez sirvió de algo, y el programa votado se lo pasan por el forro alegando intereses generales y de Estado.

Bien, pues hoy vengo a dar un repaso a este asunto. Empezaré diciendo que el sistema es perverso, porque el propio mercado ya lo es, sus intereses económicos rigen el sistema y eso lleva a una dejación de valores de solidaridad, de respeto; a un nefasto reparto de riquezas generadas, donde el mercader se lleva la mejor parte, gestando así la explotación del hombre por el propio hombre. Luego está el supramercado, que es el mundo financiero, donde se determina si se apoya o no a un proyecto empresarial y mediante el cual se juega a la bolsa y a las finanzas especulativas en lugar de la producción de bienes que mejoren la calidad de vida del ciudadano. Por tanto hay que buscar alternativas viables a este mercado, obviando las testimoniales que son inviables desde la perspectiva general y sí sirven para reavivar las dormidas conciencias.

El mercado, en la actualidad, tiene un poder imparable. Compra y vende mercancías, mano de obra, maquinaria, etc.. y para colmo, cada vez más, voluntades. Los valores humanos cayeron en picado cuando se ensalzaron a los “yuppies” y sus formas agresivas de gestión, ese estilo de triunfo arrollador que dejaba tanta gente en la cuneta. Eran gente admirada, triunfadores valerosos que conseguían éxito y prestigio personal sin mirar a qué precio. Se usaba el descrédito del contrincante, la droga para rendir y estimularse, el chantaje y toda técnica que hundiera al competidor y enriqueciera a la propia empresa. Juego sucio, manipulación, inducción al consumo, propaganda subliminal, expertos en marketing y apoyos cognitivos para seducir al cliente. En suma, deslealtad humana, maldad y generación de frustración en la misma proporción que éxito del susodicho.

Lo malo es que ese perverso mercado es el que manda. Al que se refieren los políticos cuando hablan de ganar su confianza. O lo que es lo mismo, hacer lo que ellos quieren para que inviertan su dinero (inciso: creo que debería estar prohibido superar una cantidad de dinero como propiedad). Podríamos decir que, sutilmente nos dan las órdenes para que el político de turno actúe según su conveniencia. Lo malo es que tienen cogido por los cataplines a ese político, al que le prestan o dan, sagazmente, financiación  para sus campañas. La banca y las empresas dan dinero a los partidos pero no a cambio de nada. Creo sinceramente, que las bombas que se andan lanzando por esos mundos de guerras tienen mucho que ver con decisiones políticas que benefician a las empresas de armamento y sus negocios, tras su aportación a las campañas electorales. Por tanto, mercado es sinónimo de poder sobre el mundo político actual, manipulación, deslealtad y chantaje.

El político no tiene agallas ni es capaz de legislar para yugular ese poder y someter el mercado a los intereses generales de la ciudadanía, sobre todo al financiero. Prefiere sostener a la banca corrupta con miles de millones de euros, antes que proteger al sufrido parado, diciendo que si no hay banca sana no hay posibilidades de crear puestos de trabajo… Serán cínicos!!! Pues a nacionalizar la banca o a vigilarla con mayor empeño para evitar esas situaciones, y si el problema es de pasivo inmobiliario, que a cambio entreguen las viviendas para que la gente siga hitándolas hasta que se remonte la situación y se las paguen al Estado. Y si fuera necesario a cambiar la Constitución si la actual no permite esas cosas. Cuanta razón tenía el visionario Thomas Jefferson cuando advertía, a principio del siglo XIX, de la malignidad de la banca, que nos dejaría sin tierra y sin casa, además de empeñados.

Por otro lado, creo que la salida de esta situación solo es posible, sin derramamiento de sangre, desde la propia política. Pero cómo hacerlo con un mundo político tan desacreditado. Si el sistema de mercado ha promovido su corrupción, la compra de voluntades, la sumisión a sus principios, la creación de la propia U.E. desde esa perspectiva mercantilista, obviando los intereses de la ciudadanía desde la orientación humanista.

La cuestión estriba en recuperar la ética política, y si nunca la hubo habrá que crearla. Habrá que sembrar esa ética en todos y cada uno de los ciudadanos, para que sean ellos los que sepan usar su voto sin alienación. Crear esa ética implica hacer al conjunto de la ciudadanía consciente de la importancia de la política y de sus derechos y obligaciones, de implicarles en el destino, no solo del país sino de la propia humanidad, y hacer de cada ciudadano un sujeto político, capaz de saber y comprender como se ha de gestionar un sistema y del papel que ha de jugar cada uno, asumiéndolo. El político profesional debería tener formación, en un amplio sentido, de todo lo relacionado con la gestión de la cosa pública, para lo que habría que prepararlos mediante una formación reglada que abarcara esa ética referida,  la economía, sociología, leyes y gestión, etc… Sin embargo se le da más importancia a enseñar en la escuela pública el misterio de la Santísima Trinidad, difícilmente masticable, que a aspectos mundanos y reales de la vida y la convivencia responsable. En resumen, si queremos regenerar la política, además de lo ya dicho, tenemos que conseguir que el político advenedizo se convierta en un verdadero valedor del ciudadano, comprometido con su programa, teniendo mecanismo para que, ante un incumplimiento, la ciudadanía pueda reprobarlo y degradarlo.

Con estos ciudadanos y políticos podremos crear otro sistema alternativo desde la fuerza de los votos y la confianza entre la ciudadanía y la gestión política. Un nuevo tipo de  empresas donde la propiedad sea compartida entre el dinero y el trabajo, donde los resultados beneficien a todos y no a unos cuantos, donde los salarios sean adecuados y no escasos por un lado mientras por otro son desorbitados; un consejo de dirección donde todos tengan su voz para elegir a los gestores en función de resultados. O sea, democratizar la empresa desde la implicación del sentido de la propiedad que debe emanar de todos y cada uno de sus componentes. Este modelo debería sembrarse, potenciarse como alternativa a la crisis y ser mimado por los gobiernos para ensayar y conseguir un mejor resultado que lo consolide, a la par que ir legislando al respecto.

Lo curioso es que, en la actualidad, es muy habitual escuchar conversaciones de salón o de barra de bar, donde se pone a parir a los demás y uno se queda como víctima maltrecha y propiciatoria, cuando no se entra en dislates que provocan enfrentamientos entre las bases sociales, que son las más perjudicadas por la crisis. Se critica a los políticos, a la banca y a todos dios, pero nadie se para a pensar qué se podría hacer para mejorar esto. Si no damos opciones acabaremos siendo lo de siempre, sujetos guiados por iluminados que nos engañan como a chinos (los de antes, estos no se suelen engañar tan fácilmente), cuando no pidiendo un dictador o caudillo que nos guíe a cambio de entregarle nuestra libertad.

Hay otro asunto que habría que retomar desde la inteligencia y la flexibilidad que ello conlleva, me refiero a la prolongación de la actividad laboral, que a la larga deberá considerarse como imprescindible, pero revolucionando los roles sociales, la propia ergonomía laboral relacionada con las capacidades puntuales de los trabajadores. Un sujeto mayor es un pequeño tesoro en conocimientos, por lo general. Si no sabemos sacarle el máximo provecho sin agobiarlo, desde su responsable implicación, y hacer que su experiencia sea un libro para los que vienen detrás estaremos desperdiciando una excelente oportunidad de dignificar al mayor y sacarle un rendimiento a su conocimiento. La imaginación debería darle salida para que su actividad final fuera adecuada a sus posibilidades en esos años de prolongación de su vida laboral.


Si bien el asunto tiene para rato, lo dejo aquí, de momento, y resumo mi visión del objetivo: Conseguir un Estado moderno capaz de ser el referente de la voluntad de la ciudadanía, sin opresión, con propósito de servir al ser humano en lugar de usarlo como mero elemento productivo, entregándolo al mundo empresarial y del mercado bajo las condiciones que nos andan exigiendo. El Estado no puede acabar siendo una mera empresa gestora de servicios en función de cómo vaya la economía, sino como un garante de los derechos de la ciudadanía ante las agresiones externas, incluyendo las del propio mercado y el mundo de las finanzas. Para mí, su función principal sería que todos y cada uno de sus miembros, los ciudadanos, pudieran desarrollar sus potencialidades, crecer personal  y humanamente hasta sus máximas posibilidades, satisfaciendo la cobertura de sus necesidades básicas, su formación y salud para compartir de forma solidaria los recursos que se fueran generando. Entonces me pregunto: ¿Somos sus protegidos o sus empleados? Dejo la reflexión aquí…

7 comentarios:

Modesto Reina Terron dijo...

Antonio, estas cargado de razón. Pero lástima, que algunas de las ideas que suguieres no se puedan poner en práctica. Soy de la opinión, de que este desbarajuste tiene arreglo. Tenemos la materia prima, unas de las mejores del mundo, hay buenas ideas y ganas de ponerlas a trabajar, entonces qué es lo que falta. Mejor sobran iluminados que embaucan al personal, no estamos ya hartos de los mismos. Hay que ver la cantiad de energía que perdemos hablando y haciendo lo que no debemos.Pero volvemos a caer en la humana condición que va inherente en nosotros, lease miedo, ignorancia prepotencia, envidia y un largo etc.; qué hace falta para empezar a funcionar debidamente. No se,a lo mejor tenemos que seguir, por no se que regla karmica, un tiempo padeciendo este tipo de aberraciones. De todas formas, tu bien sabes, que parte de la solución está en las edades tempranas, educación y fórmación.Yo espero que nuestra generación vea el principio de la sensated, tanto cuesta pensar con la cabeza. En fin por lo menos sigamos con las ideas, motivando a los demas y haciendoles pensar, a saber decir que "no", en resumidas cuentas, a vivir,dejar vivir e intentar ayudar a vivir a los demás.
De algo estoy seguro, este sistema se arreglará y ya queda menos.
Un abrazo, buen hombre-

Antonio dijo...

Gracias, Modesto, por tu comentario que comparto. Por eso digo que hace falta formación política desde la base ciudadana,para saber y poder exigir a los profesionales de la política una forma de actuación leal y justa.
Un abrazo, amigo

JUAN dijo...

Un tema muy interesante. El análisis que haces de la situación que vivimos es realista, Antonio, pero la solución esa de crear “Un nuevo tipo de empresas donde la propiedad sea compartida entre el dinero y el trabajo, donde los resultados beneficien a todos y no a unos cuantos, donde los salarios sean adecuados y no escasos por un lado mientras por otro son desorbitados; un consejo de dirección donde todos tengan su voz para elegir a los gestores en función de resultados” creo que ya se intentó aplicar y nunca llegó a ponerse en práctica. Era lo que el General Degaulle proclamó tras vencer en las elecciones siguientes al mayo del 68 y que él llamaba “Coparticipación”.

La educación cívica, política y ética debería iniciarse en las escuelas primarias y continuar a lo largo de toda la etapa estudiantil para concienciar a las futuras generaciones de que ellos como individuos son parte de la sociedad y si cometen fraude se hacen daño a sí mismo. Pero contrariamente a eso, desde siempre y por medio del cine con películas como “Los tramposos”, se ha incentivado y aplaudido la picaresca, que no es otra cosa que el fraude generalizado, en todas las situaciones a que nos enfrentemos:
Vas al dentista y no te da factura y te callas porque te ahorras el IVA, sin pensar que te ello revierte en la reducción de ingresos para mantener el sistema de bienestar. Lo mismo pasa en la consulta privada del médico.
Necesitamos un fontanero o albañil y elegimos uno que está cobrando el paro porque supuestamente cobra más barato, aunque en realidad (comprobado) te cobra lo mismo o más que una empresa o autónomo que paga sus seguros e impuestos.
Vas al veterinario y te da un recibo sin sello y ni identificación, si dices algo te dice que una factura legal te cuesta 20 euros más y que no hace falta, que si el animal empeora lo vuelves a traer y ya está.
Tienes alguna fuga de agua en la casa y llamas al seguro y te envía un fontanero que trabaja para ellos cuando lo necesitan, pero que sabes que está en el paro.
Y así funciona todo. Por eso está todo corrompido, se empieza desde abajo y cuanto más sube de categoría más fraude y de mayor cuantía.
Como dice el dicho: “De esas aguas surgieron estos lodos”.
Esto produce una reacción en cadena, pues uno dice: si ellos defraudan ganando más o siendo más ricos, ¿por qué yo, que apenas tengo para comer, voy a ser honesto?
Pobres, pero no gilipollas, es el pensamiento general.
Y así llegamos a los políticos y todos nos escandalizamos y nos encendemos de odio y de ganas de guillotinar; pero deberíamos hacer examen de conciencia para ver si en realidad no estamos haciendo lo mismo en menor escala, pues en tal caso pensamos lo mismo que los políticos corruptos. Y si no nos enriquecemos como ellos es porque no nos dan la oportunidad.
Son contados los casos de honradez en determinadas circunstancias entre la población y cuando eso sucede sale en la televisión. Cito por ejemplo el caso de la persona que se encontró una valija con varios miles de euros y lo entregó en la comisaría sin faltar un solo euro. La de la peluquera que se dio cuenta que una clienta se había dejado el bolso con mucho dinero y salió corriendo a buscarla para entregárselo.
Pero lo común es que la gente se quede con el dinero.
¿Cómo educarnos para evitar esas cosas? ¿Si alguien conoce que sus vecinos o amigos realizan trabajos ilegales o comenten fraude debe denunciarlos? Es muy difícil y está mal visto en la ciudadanía, pues se ignoran las circunstancias en que vive el defraudador. Si un ministro que cobre 90mil euros anuales necesita de otros sueldos públicos y cargos en empresas privadas para vivir, ¿cómo no entender que un padre de familia que cobra 500 euros como parado no deba buscarse otros ingresos?
Por eso digo, Antonio, que aunque vemos meridianamente claro el tema del fraude, la solución se convierte en utópica, algo que se desea pero no se alcanzará nunca pacíficamente.
Un abrazo

Antonio dijo...

Veo, amigo Juan, que eres, como yo, de pluma fácil y que nos enrollamos escribiendo en cuanto nos ponemos delante del ordenata.
Solo se me ocurre, tras leer tu comentario, decir a los visitantes que lo lean, que es la visión de una persona que vivió mucho y variado.
Pero lo de la "Coparticipación,, al igual que todo lo que ya se experimento y no tuvo éxito en su tiempo, puede que hoy lo tuviera si los gobiernos editaran leyes adecuadas que la estableciera como modelo estructurado de sistema empresarial.
Un abrazo

pintura dijo...

Amigo Antonio,te has movido en un monton de profesiones y esas vivencias son las que te han formado y curtido para llegar a donde has llegado,solo te falto una y creo que ya la tienes en tu historial laboral y personal que se llama....futurologo,si, te has adelantado por que ese es precisamente los momentos que estamos viviendo,ahora te queda predecir lo que va a `pasar de aqui en adelante con el panorama que tenemos.En fin,oscurillo lo tenemos .Un saludo.

Anónimo dijo...

Esperamos que nos sigas promosticando que futuro de los años venideros .Un saludo

Antonio dijo...

Pintura, solo me faltaba eso; pero en mi blog pronostiqué bastantes cosas de las que están sucediendo, o puede que sean las mismas que ya se presentaban y que han evolucionado hacia su tendencia natural en esta guerra de intereses.
Saludos