domingo, 29 de abril de 2012

Homar el Monfí (la otra cara de la leyenda del diablo de la cueva Belda)


Cueva Belda

Existe una leyenda en mi pueblo que sustenta la tradición de atar el diablo en la romería de San Marcos, su patrón. Esa leyenda la podéis ver en una entrada anterior en mi blog donde la transcribo. Es una de aquellas historias increíbles que debió tener un fundamento real, pero desvestido de esa parafernalia milagrera que caracteriza a las leyendas de contenido religioso. Yo, trascurrido el día de San Marcos y su romería (25 de abril), vengo a escribir este relato que pudiera acercarse más a la lógica de los hechos, pero desde la elucubración de mi propio pensar libre y mi fantasía más o menos racional.

He intentado hacerlo en prosa rítmica, aunque no métrica, o algo que se la parece, pues su pretensión no es el ritmo sino el contenido del relato. Eso sí, puede que ese ritmo ayude a hacer más amena su lectura. Al fin y al cabo no deja de ser un ensayo en este aspecto.


La historia de Homar el Monfí

Moriscos en lucha
En la cueva Belda, asomado a un risco viejo, anda Homar ben Zegri, apellidado el Monfí, vigilando con denuedo por si viene el enemigo, por si pretenden prenderlo y llevarlo a la justicia por ser monfí y guerrillero, que defendiendo su tierra lucha contra el extranjero. Ya han sido muchas andanzas de confrontar y degüello en batallas con cristianos que le salieron al medio.

No ha pasado tanto tiempo, pues lo recuerda su abuelo, que lucharon contra huestes que de Antequera vinieron y destrozaron sus casas, campos, haciendas y prendieron a su pueblo. Le sometieron por fuerza, a sangre y fuego lo hicieron. Arrasaron todo al paso hasta dejarlos hambrientos, pobres y desesperados sin comerlo ni beberlo. Les destrozaron sus huertas, les talaron sus almendros, les quemaron las cosechas, les robaron sus becerros y hasta sus caballerías se las llevaron con ellos. Fueron tropas de Narvaez, el mal nacido guerrero que derramó tanta sangre, que inmolando a la inocencia mató a niños y mujeres, sin olvidar a los viejos. Por eso juró venganza, por eso sigue sufriendo el acoso del cristiano que le arrebató hasta el sueño.

Su astucia le ha protegido y Alá, en su sabiduría, con vida le ha mantenido para luchar contra ellos. Les tendió muchas celadas, trampas y mil emboscadas donde le fueron cayendo hasta hacerles mucho daño, hasta pasar a degüello. Ya puso por las calzadas las cabezas bien cortadas, clavadas sobres sus picas, de tanto y tanto guerrero que se atrevió a provocarlo y adentrase en su terreno. Desde Osuna, de Carmona, desde Castilla vinieron tropas para reforzar a las hueste de Antequera, que formando sus patrullas vienen en acometerlo.

Y ahora a sus sesenta años, rey de la sierra y su pueblo, sigue mostrando batalla al que se atreva a prenderlo. A lo largo de su vida dio muerte a tanto guerrero que le pusieron por nombre “el diablo del infierno”. Sabe que los campesinos, musulmanes sometidos y cristianos que vinieron, le tienen terror y miedo y se santiguan al acto de mencionar su recuerdo. “Sálvenos Dios del diablo que en la cueva Belda habita y nos proteja de él llevándolo al mismo infierno” suelen decir a la par en petición a los cielos.

Pero no todo es violencia, ni maldades y crueldades propias de los desencuentros. A veces surge una parte del humano corazón que ablandando la razón hace brotar la emoción cuando se tiene un encuentro. Ya conoció a mucha gente entre cristianos y moros que le causaron respeto, aunque el ambiente cargado de tanto y tanto tormento no condujo en ningún caso la relación a buen puerto. Y es verdad que encontró gente, gente buena, caballeros, con los que pudo entenderse si no fuera por aquello, porque la guerra es la guerra y ha de ponerla primero, desechando sentimientos que ablanden al buen guerrero.

Aparecieron amores que, por prohibidos, murieron como deben de morir los sentimientos que amarran el deber y lo hacen preso. Aún recuerda con ternura a la hermana de Lomana, capitán no pendenciero, de la Castilla del norte que luchaba en otro ejército, sintiéndolo su enemigo por razones que vienen muy bien al cuento. A la vista de sus ojos de un azul no descubierto, le arrebató el corazón inundando el sentimiento. Noches en vela pasaba, bloqueado el pensamiento, sin saber por donde ir ni dar salida a tal acontecimiento. Al final se impuso el hombre y el deber de su camino que le fue a marcar su sino sin hacer reparo en ello. Mató el amor que sentía rompiendo su corazón, haciéndose más violento a base de frustración. Hoy hace ya tanto tiempo que debiera de olvidarlo pero le persigue en sueños a la menor ocasión. Luisa Fernanda se llama en el caso de que viva, pues se marcho a Carrión donde tenía su familia, casada con caballero natural de aquella villa.

Ahora que ya le conocen y se descubrió su engaño, que saben que no es quien dicen y su disfraz desvelado, entiende que ya está muerto pues se la tienen jurado. Huestes guerreras se acercan dispuestas a condenarlo y arrebatarle la vida compensando así su daño. El diablo del infierno que en la cueva se ha instalado tiene los días contados. El capitán Benavides delante de sus soldados, acompañado de un fraile, viene por él, a buscarlo. Sus leales hacen piña y se aprestan a presentarles combate como hicieran el pasado. Mas lo que tienen delante no son ya cuatro soldados sino todo un regimiento de pertrechos bien dotado.

Hoy la cueva es fortaleza que ofreció desde hace año la propia naturaleza como se vio en el pasado. Por el frente no entrarán, ni tampoco en el costado. Tenemos piedras bastantes hasta para destrozarlos. Preparad fuego y azufre, que quemaremos con ello a quien pretenda asaltarnos. Gritad y haced gran ruido y al final acobardarlos que sepan quien manda aquí: El diablo del infierno que ellos mismos han creado.

¿Qué ha pasado? ¿Decidme por donde entran si está todo controla? Se descuelgan desde arriba con cordeles del diablo que les dejan en la puerta y nos van acuchillando. Ya dan muerte a los que encuentran, sean mujeres o niños, viejos, heridos o mancos. La sangre corre a raudales y Homar así es capturado. En ese momento, tras el jefe Benavides, entra un fraile que, con capucha, viene rezando un rosario y con el agua bendita la cueva va santiguando. Homar henchido de ira, su santuario profanado, grita con fuerza de rabia que se escucha en el poblado. La gente canta contenta, admirada del milagro. El agua bendita, arrojada por el fraile, a Homar ya ha derrotado, con una jaculatoria amarró al mismo diablo. Ha dejado de testigo, para que pueda la gente amarrarlo cada año, un jaramago trabado en señal de la victoria sobre el moro dominado. Y a Homar, que sigue gritando, le atraviesa el corazón el capitán Benavides y le lanza al precipicio sin la menor compasión.

----------------------------

Esta historia me la invento desde el uso de razón, pues no acabo de creerme la leyenda a la ocasión, que se cuenta por la iglesia que todo lo aprovechó para difundir leyendas sin la menor precisión.

-------------------------------------


A mí me parece más verosímil que la leyenda que existe, sin ser pretencioso, claro, pues, al fin y al cabo, no deja de ser una invención mía, como ya dije, sin saber de quien es la otra. Nuestra tierra, Cuevas de San Marcos, fue nido de monfíes y bandoleros durante muchos años, al amparo de esa sierra y su alejamiento de los caminos importantes. La cueva es un excelente refugio que dio cobijo al hombre primitivo y, por ende, a todo el que tuviera que aislarse y defenderse de agresiones o persecuciones. 

Para quien no sepa que son los monfíes diré que la RAE los defines como: Moro o morisco que formaba parte de las cuadrillas de salteadores de Andalucía después de la Reconquista. Pero para los moriscos, su gente, eran guerrilleros luchadores por defender a su pueblo y su libertad, musulmanes huidos a los montes como consecuencia de los desórdenes y la represión. (Ver) hipervínculo para quien quiera mayor información.

sábado, 28 de abril de 2012

La soledad del desamor



Soy incapaz de planificar mis entradas y cumplirlo. Hoy, aunque pensaba colgar otra cosa, me encontré con esto que escribí hace algunos meses y andaba guardado en uno de esos archivos perdidos de este diabólico invento... y esto es lo que os ofrezco. Lo titulé 

Añadir leyenda

"La soledad del desamor"



Ay, amigo mío!
Qué amargor me dejas en la boca.
Qué ardor se cuela en mi estómago vacío.
Qué nube me nubla el pensamiento
cuando ante la soledad,
la ausencia de la amada,
sumido así en la nada,
se busca en la botella
la huída del llanto y del penoso frío.

Leyendo, como siempre, lo que escribes,
despiertas un vuelo imaginario,
que desgrano como cuentas de rosario,
hasta llegar a comprender el desafío.

Y entiendo que al notar la dependencia
de amores y sentires fantasiosos
dejamos hacia un lado la solvencia
del adulto maduro y bien juicioso.

El amor que esclaviza el sentimiento
no es amor sino tormento,
y a ese invento
no se ha de dar cuartel,
ya que presiento
que solo trae dolor y no placer
a lo largo de la vida y al momento.


lunes, 23 de abril de 2012

Día del libro. Homenaje a la lectura


El libro es luz

Hoy, 23 de abril, no es posible olvidarse del libro. Este es mi pequeño homenaje a tan preciado invento y a la rosa roja que aporta la sensibilidad y la poesía:
--------------------------------------------

Líbreme el libro del mal de la incultura
Hágame libre, de pensamiento libre,
No me atrape el libro en dogmas ni credos
No me encorsete en normas leguleyas
Ni me oprima con leyes represoras

El libro es la estrella del camino
Que te guía en su deriva hasta ser libre
Por la senda de la grandeza del espíritu,
Del conocimiento y desarrollo personal,
Hacia nuevos horizontes del futuro.

El libro es un lugar de encuentro
Un campo de cultivo compartido
El surco en sementera de la vida
El abono de una promesa del fruto del mañana
Letra, sílaba, palabra, verbo de papel…
Para llevarnos siempre al libro de la vida
Rompiendo las miserias y prejuicios
Haciendo germinar un novel marco
Que dé sentido a un nuevo mañana
Que hoy nos quieren yugular
Para llevarnos a la nada
Mientras otros, en mísera codicia,
Se suben al tren de la abundancia
Dejando sumidos en pérfida ruindad
A la inmensa mayoría desesperada.

Hoy canto al libro redentor de mi mañana
Que traiga nuevas formas y alianzas
A través de la lectura y su palabra
Para que surja un nuevo mundo
Para que se imponga la justicia
Para que los ojos se nos abran
Para que sembremos en su campo
El huerto que traiga el alimento en alborada.

Rosa roja de pasión y de amor a la lectura

viernes, 20 de abril de 2012

¿Y si nos sale tonto?


Felipe IV

Cayo Lara acaba de aludir a la posibilidad de que saliera tonto el heredero de la casa real, cosa que podría ser, dado que el caso se dio en su día. Les recuerdo al inefable (comprendan mi sorna) Carlos II, el hechizado, que puso el broche de oro a la Casa de Austría, introducida por su ascendente Carlos I, por sangre real (sangre poco sana por lo que se ve, pues su madre era Juana la Loca) y a sangre y fuego, pregúntenle si no a Bravo, Padilla y Maldonado, junto a sus seguidores castellanos, que en su intento de resistir al extranjero en un movimiento “popular” (lo pongo entre comillas, pues estamos en el siglo XVI y las movidas estas siempre las lideraba la nobleza y sus intereses) acabaron ejecutados en el patíbulo. Hablo de los comuneros, claro…

Nuestra historia está jalonada de reyes incompetentes, con sangre contaminada de tanta boda entre primos, de cariz pseudoincestuosa. Esto me recuerda la historia de aquel sujeto, tonto del haba, cargado de idiocia, que decía con ostentosidad de su limitación gangoso y mal hablado: “Mi opá y mi omá pimos hemano y yo tan nomal…” El asunto, amigos lectores, es que nos quejamos y le echamos la culpa de todo a sus validos que se dedicaban a gobernar mientras el rey andaba de caza mayor o “cazando” conejos de cama en los arrabales, cuando, por lo general, estos solían ser bastante incompetentes para la gobernanza y soltaban el mochuelo al valido ansioso de poder y de influencia para enriquecerse. Además, por lo que se ve, muchos de nuestros reyes son de tiro fácil, tanto desde el hombro como de la entrepierna. Lean la historia de Felipe IV, por ejemplo, cargada de hijos extraconyugales, además de los legítimos. Todo, al final, para dar al trono un hijo tonto.

Tampoco le anda a la zaga Isabel II, según diversas leyendas y escritos alusivos a su concupiscencia y lujuria. Casó con su primo Francisco de Asís de Borbón, al que se le adjudica un exceso de plumaje y que ella refiere con su expresión: ¿Qué podía esperar de un hombre que en la noche de bodas llevaba más encajes que yo? Se dice que tenía tantos amantes como ella. El asunto llega tan lejos que hay quien adjudica la paternidad de Alfonso XII al militar Puig y Moltó o a José María Ruiz de Arana (el pollo Arana) que fueron sus amantes. En todo caso su historia es una de las más interesantes, tanto por su conflictividad social con las guerras carlistas, como por su material del cotilleo morboso para la salsa rosa.

[De los más recientes no digo nada, aunque hay un dicho que refiere “de tal palo tal astilla”, no tiene por qué cumplirse en este caso… lo dejo en interrogante, pues la vida sexual privada es absolutamente respetable. Si bien, como decía Plutarco, “La mujer de César no sólo debe ser honrada, además debe parecerlo”. Pero en política se ha cambiado el ser honrada por solamente parecerlo, y con todo y con eso se vota hasta quienes han demostrado que no son honrados, como puede verse en las elecciones.

Pero volviendo al tema regio, lo cierto es que, como ya dejé anotado en mi entrada República Vs. Monarquía, dado que su gobierno era por la gracia de Dios, a ver que dios le quitaba esa gracia. El pueblo estaba obligado a morir por Dios, por la Patria y el Rey, tres conceptos difusos y poco limitados según la ideología e intereses de cada cual. Esa ciega veneración a un rey, aunque fuera estúpido, es irracional. Lo lamentable es que sigue habiendo mucha gente en esa misma disposición de lealtad suprema al rey, si bien, en esto momentos, la cosa es diferente en tanto tenemos una constitución y la función y el poder real está muy diezmada respecto a la de entonces.

Otros países tuvieron la “suerte sangrienta” con su dosis de drama y tragedia, de producirse un conflicto que redefinió el sistema, como en el caso de Inglaterra (con Oliver Cronwell, por ejemplo) y de Francia, de mayor calado y  trascendencia a nivel mundial, con su revolución francesa. Estos fenómenos dieron al traste con al absolutismo monárquico, cuyo representante más significativo, bajo mi modesta opinión, fue Luis XIV de Francia (el rey Sol), con su ostentosa frase: “El Estado soy yo”, abuelo de nuestro Felipe V, depresivo y apático donde los hubiera, que nos introdujo la casa de Borbón. Este sujeto lujurioso, hiperactivo sexual, de conciencia culposa y remordimientos sistemáticos, andaba, a menudo, del tálamo ajeno al confesionario,  quedando atrapado de su culpa en largas depresiones, que Farinell, con su canto y voz de eunuco, le aliviaba.

Pero volvamos al eje principal del tema. La concepción sociológica de un sistema de súbditos de su “graciosa majestad” en el caso de Inglaterra, (graciosa porque es por la gracia de Dios, no por sus dosis de humor, supongo) o católica majestad en el nuestro, les atrapaba en una relación asimétrica donde el poder y la soberanía eran del rey, pero, tras los enjuagues democráticos de la burguesía y su acceso al poder, la soberanía pasa al pueblo y la figura del rey pierde su sentido. El poder se vuelve algo más simétrico en el conjunto social.

España pasó por estados de distinta suerte “sangrienta” en la pugna entre pueblo y monarquía, entre súbditos y soberanos para revertir el sistema. Sangre, mucha sangre, corrió por estas tierras en múltiples ocasiones sin llegar a resolver el desencuentro entre unos y otros. Liberales y fernandinos absolutistas, isabelinos (liberales) y carlistas (conservadores) con sus guerras civiles, leyes sálicas, remanso de paz pactada entre Cánovas y Sagasta y, al final, mierda… otra gran guerra entre las ansias de libertad de un pueblo y los deseos de atornillarlo por parte de los de siempre, el clero comprometido con los conservadores (ellos querían conservar también su dominio e influencia), el ejército golpista y bananero, la nobleza anacrónica y el poder fáctico del capital y sus intereses.

Dilema habemus: Yo quiero rey…, pues yo no lo quiero… ¿Pactamos? Vale, ponemos un rey descafeinado para que el símbolo se mantenga y a la vez no mande mucho. Eso sí, su jefatura del Estado es incuestionable. ¿Pero y si alguno de sus herederos nos sale tonto? Lo incapacitamos desde el parlamento y le damos a otro de sus descendientes la primacía de Estado. ¿Pero eso no es una atadura que no nos permite elegir democráticamente al Jefe del Estado? “Sí, pero para lo que sirve…” dirán otros. Bueno, pues en esas estamos. Cayo Lara dice una cosa, el PP y le PSOE otra, por lo que la solicitud de referendum es papel mojado, de momento.

El miedo o alegato de Cayo Lara sobre un posible, hipotético, imaginario y todo lo que se quiera, heredero tonto hay que matizarlo. Decía Forrest Gump que “tonto es el que hace tonterías”. La RAE lo define como: “Falto o escaso de entendimiento o razón”, lo que le sitúa en sinónimo de Imbécil (Alelado, escaso de razón) o necio (Imprudente o falto de razón), amén de otros muchos sinónimos de nuestra tan rica lengua. Yo creo que no es tono el que hace tonterías de cuando en cuando, pues todos las hacemos, pero sí el que no sabe hacer otra cosa que tonterías. No, nuestro rey, ni su heredero, son tontos, ni muchísimo menos, bajo mi opinión. Lo que no quiere decir que no hagan tonterías de cuando en cuando. Si fueran tontos no habrían construido su fortuna desde donde partieron, según bibliografía que corre por ahí. Por ejemplo, hace unos años, la revista británica EuroBusiness publicó que Juan Carlos I tenía un patrimonio estimado de 1.790 millones de euros, si bien, como puede verse en el video final, su fortuna no está cuantificada, al menos por lo que yo tengo entendido.  Ello demuestra que son buenos gestores, al menos para sus intereses personales y familiares, lo que los aleja de calificativos despectivos sobre un bajo nivel de inteligencia. Concluyo, pues, que el rey y su descendiente, de momento y mientras no se demuestre lo contrario, son inteligentes.

Pero el problema no está ahí, sino en que, institucionalmente, se nos ha bloqueado la posibilidad de elegir a un Jede de Estado de forma democrática. No vale aquello de que ya se eligió en la Constitución, pues las generaciones cambian, al igual que las opiniones, en función de cómo van las cosas, por lo que cualquier rol en la gestión y representación pública debe ser elegible para adecuarlo al momento. No podemos, parafraseando a Luis XIV de Francia, caer en aquello de “la constitución soy yo”, o yo soy inherente a la misma constitución…

De todas formas, y concluyendo, no deja de ser interesante el análisis de esta familia en base a diversas teorías. Ya he relatado algunos aspectos históricos sobre la monarquía española, por lo que podemos hacer casi un mapa de la historia familiar y, si ahondamos un poco en la teoría de las constelaciones familiares, podremos orientarnos también. Es evidente, al menos para mí, que toda visión y concepción sobre lo monárquico es anacrónica, como mínimo a la vista de esa evolución y su influencia en la misma. De todas formas, solo he pretendido plasmar mis ideas lo más documentadas posible y dejar al libre albedrío del lector la conformación de su opinión al respecto, como no podría se de otra manera. Por tanto, la opinión sobre nuestra peculiar situación anda cambiando tras los últimos acontecimientos reales o, al menos, siendo motivo de reflexión popular, a pesar del intento descarado de dirigir a la opinión pública dando por cerrada la crisis con esa forma infantiloide de pedir perdón que se nos ha regalado. Las cosas cambian, se evoluciona y no existe la reversibilidad total, sino nuevas situaciones del continuo caminar…


lunes, 16 de abril de 2012

El “cole” de mi nieto. (“Chapeau” por Jacaranda)

Colegio Público Jacaranda. (Foto de su web)

Hablar hoy día de la calidad de la enseñan pública parece en desuso, incluso muchos lo entiende como nadar contracorriente, pues andan denostándola como de segundo orden, haciendo apología de la privada. Esta tendencia de la ideología neoliberal, que pretende privatizar toda actividad para hacerla jugar en el amoral mundo del libre mercado, no deja de tener su estrategia. Su mensaje de: “lo público es malo y costoso y lo privado competente”, no deja de ser una aberración interesada para hacer negocio hasta con los elementos más sagrados de los servicios públicos.

El gobierno, acólito de esa ideología, recorta recursos en educación y sanidad, las dos estrellas de estos servicios, y los lanza al abismo, al tobogán del deterioro de su financiación, mientras la privada es protegida. Podemos estar ante un acto de demolición del sistema educativo público.

Pero aquellos que creemos que el Estado ha de ser dueño y gestor de los servicios básicos que la Constitución otorga a la ciudadanía, nos rebelamos contra esta actitud interesada en comerciar con ellos, donde el compromiso primero es ganar dinero y el segundo el propio servicio, como es natural en un mercado.

Pero lo cierto es que la educación pública no ha sabido venderse, en plan marketing, resaltando sus valores y poder ofrecer al ciudadano una visión más justa en esta pugna de calidad que determinará su orientación en el voto. Craso error que puede significar su puntilla si los profesionales no defienden su institución contra viento y marea. El crear nueva opinión sobre los servicios públicos no es un problema exclusivamente de los políticos, sino del conjunto de la institución, de la que su parte más importante es, precisamente, los profesionales que la viven y la ejercen como objeto de su actividad  laboral y garantía de sus recursos económicos. Hoy día, en muchos casos, tal vez haya que luchar contra los intereses de los propios políticos que comulgan con el neoliberalismo y, diciendo defender lo público, andan abriendo, traicioneramente, las puertas a lo privado.

La lucha por la supervivencia de lo público tiene un matiz importante en la calidad de su prestación en contraposición a lo privado, más orientado al negocio. Por tanto, cuando uno ve un colegio que muestra su creatividad para hacer llegar mensajes de humanismo a sus alumnos, para crear solidaridad y formar sujetos en ideas, conciencia y justicia social, que son los valores humanos por excelencia, se quita uno el sombrero y grita “chapeau”, sintiéndose orgulloso de esa gente y satisfecho.

Esta entrada la escribo como homenaje al colegio donde estudia mi nieto. El colegio Jacaranda de Benalmádena (Málaga - España). Dentro de su actividad han realizado un video estupendo sobre la igualdad con la participación de la totalidad del colegio, profesores, personal de administración y alumnos. El resultado lo podéis ver en este enlace a youtube que espero os guste. Ojalá el espíritu de servicio público al ciudadano se instaure en estas y otras instituciones y puedan y sepan trasmitirlo como un acto de educación ciudadana aséptico, sin adoctrinamiento de grupos dominantes que llevan, a los niños, a una socialización interesada en su propio beneficio, como se da en muchas instituciones privadas. Por eso defiendo lo público…

Una de mis frases favoritas: "La mente es como un paracaídas, solo funciona cuando se abre". Abre tu mente...


“CHAPEAU  POR  JACARANDA”. 




domingo, 15 de abril de 2012

Republica vs. Monarquía


¿Cuál es la más adecuada para la democracia?

Por problemas de agenda se me pasó escribir algo sobre la república en un día tan señalado. Pero eso no impide que lo haga ahora, pues más vale tarde que nunca.

El 14 de abril es un buen día para reflexionar sobre la idea de república en contraposición a la monarquía. Básicamente por su significado, al ser cuando se proclamó la segunda república española, que, dadas las circunstancias, no cuajó en absoluto, sino que denotó un enfrentamiento criminal entre dos tendencias o ideas de España que vienen divergiendo desde hace siglos y que siguen sin encontrar el punto de convergencia.

Aparte de un análisis económico sobre el coste y la eficiencia de una Jefatura de Estado en la modalidad que fuere y que, parece, a primera vista, bastante más costoso el sostenimiento de una casa real que una presidencia de república, aparte de eso, digo, existen otros elementos de trasfondo ideológico y democrático que pueden ser más determinantes, si cabe, a la hora de decantarse por una u otra solución, admitiendo como imprescindible, que ya es mucho admitir, que deba existir la figura de un Jefe de Estado.

Para mí es evidente que la simbología es importante. La monarquía tiene su significado, fraguado a través de la historia, cargado de juicios, prejuicios, tópicos, arbitrariedades y un amplio etc. que mana de una trayectoria histórica suficientemente contrastada. En todo caso, podemos detraer la clave de su significado en la palabra soberano, que según la RAE quiere decir: “Que ejerce o posee la autoridad suprema e independiente”. El concepto independiente se traduce, en este caso, por no tener que dar mayores explicaciones a nadie, o le que es lo mismo, hacer de su capa un sayo, o lo que le salga de los cataplines, eso sí, por ser nombrado “Rey de España por la gracia de Dios”. Es curioso, amigo lector, las monedas de Isabel II aparecen con la inscripción de por la gracia de Dios y la Constitución, mientras que en su hijo y su nieto (los Alfonsos) desaparece lo de la Constitución y vuelven a reinar por la gracias de Dios.

Existe otro sujeto que gobierna por la gracia de Dios, un intruso que consigue el mando por las armas y la sangre derramada, pero es la Gracia de Dios, la que le otorga el poder al ser el campeón de la cruzada, al salvar la fe y el culto al ínclito dios que le hizo jefe de los cruzados para eliminar a los enemigos de la iglesia. A estas alturas supongo que sabrás a quien me refiero… sí, a ese, al caudillo, el que ponía en las monedas “Francisco Franco Caudillo de España por la gracia de Dios”. En este sentido podemos desprender otro concepto más tremendo aún, como es el Absolutismo que tanto se dio en las monarquías europeas siglos atrás y que nuestro pretérito inmediato nos recuerda con el llamado caudillo.

Está claro, pues, que una monarquía tiene un componente hereditario que detrae al ciudadano la posibilidad de ejercer su elección democrática. En nuestro caso, amén de lo hereditario de la sangre, existe la herencia del caudillo. En el asunto de la república implicaría la posibilidad de evaluar la actuación del Jefe del Estado de forma periódica y decidir si se ajusta o no a los deseos y objetivos de la ciudadanía, o sea, ejercer la democracia en su forma más íntegra pues el soberano ya no es el rey, sino el pueblo.

Un presidente de república corrige ese aspecto y permite su elección siendo evaluada su actuación de forma periódica, como ya he dicho, lo que deja en manos del pueblo soberano hasta las más altas decisiones a través de esa elección. En el caso de las monarquías se suele establecer una censura más férrea para tratar que la institución quede blindada ante la crítica y no se desgaste con el tiempo, lo que permite actuaciones, cuanto menos sospechosas, que puede rayar en lo delictivo, al menos aplicándole la ley de la ciudadanía común, y al amparo de la opacidad que se le otorga. Esta idea estaría anclada a la de poder independiente al que aludía anteriormente. El presidente de gobierno israelí, el alemán o cualquier otro elegido democráticamente ha de responder ante sus actos, incluso pueden ir a la cárcel.

En conclusión, la república permite un nivel mayor de democracia al elegir por sufragio universal al presidente, cosa que no ocurre con las monarquías. Claro que si hay sujetos políticamente inmaduros que necesitan de un papá rey que les ordene y guíe, al que adoran y siente como soberano y se identifican, a la vez, como súbditos suyos, estaremos chocando con un déficit democrático que solo se salva con la educación ciudadana. En todo caso, para contener a estos, mientras no se consigue esa madurez democrática, podría ser interesante sostener la monarquía vaya a que se nos echen de nuevo a la calle fusil en mano reivindicando el viejo orden y nos agujereen aunque se a los pies... lo digo con cierta sorna o ironía. Todo esto sin entrar en los dineros, dada la crisis en la que andamos, pues creo que el coste de una casa real es muy superior a una presidencia de la república donde el protocolo, el boato y sus componentes familiares establecen la diferencia.

Claro que, en el caso de España, últimamente están sucediendo cosas que ponen en jaque a la monarquía borbónica. No se trata ya de la sospecha velada sobre su actuación tardía en el 23F o de legitimación como heredera del franquismo y transgresora de la línea normal de sucesión, sino de conductas que no pueden ser obviadas, dado que las mismas son hirientes con determinadas sensibilidades ciudadanas. Sin volver hacia atrás, ahora nos enfrentamos a varios malos ejemplos para la ciudadanía, como son la actuación presuntamente delictiva de Urdangarín, el autodisparo de Froilan en su pie y el lamentable espectáculo de un rey cazando elefantes en África, cuando las cosas están tan jodidamente mal por estos lares. No sabemos tampoco si había cumplido con el deber constitucional de tener informado al presidente del gobierno de su aventura africana, aunque por las declaraciones de Tomás Gómez, cuando dice: "Debe elegir entre sus responsabilidades o la abdicación", anda uno con la mosca detrás de la oreja, pues si ha abandona su puesto de trabajo sin permiso debería ser despedido o abierto un expediente disciplinario, como se hace ante cualquier trabajador que se marcha sin permiso a cazar elefantes a África desatendiendo su trabajo, cosa bastante improbable, no porque el trabajador no quiera hacerlo, sino por el coste que representa esa correría cazadora.

Lo curioso es que este incidente se diera el 14 de abril, día de la proclamación de la segunda república española. Parece que la historia no perdona y dejó en evidencia, en tan sonado día, a la monarquía. En fin, hoy habría que gritar ¡VIVA LA REPÚBLICA! aunque sea en su sentido más literal o etimológico de la “res pública" o cosa pública, que también anda en el alero y a punto de caer por el precipicio si no nos espabilamos…

sábado, 14 de abril de 2012

Respuesta a la entrada de Valores


¿Tenemos el cerebro averiado?

La entrada anterior, sobre los valores y el escándalo de las imágenes, ha tenido una interesante aportación en comentarios en su publicación en Factbook, por lo que he colgado una reflexión más para aclarar algunos puntos bajo mi concepción. Los dejo aquí para compartirlos con los amigos y amigas del blog.

Me satisface el número de comentarios que ha despertado mi anterior entrada y agradezco vuestras aportaciones. Me gustaría responder a cada uno de forma personal, pero coloco el me gusta para dar mi conformidad con muchos ellos. No obstante, a modo de vuelapluma pretendo hacer otra pequeña reflexión que amplia la idea y aclare mi posición al respecto:

El amigo Juan Benítez, lamentablemente, solo comenta el aspecto de la sodomía, cuando, para mí, eso es una posible consecuencia lógica del proceso de amor entre dos seres humanos, donde el compartir la identificación y el placer, al igual que el sufrimiento, es una muestra de ese amor entre ambos. Si el culo está hecho para cagar… el sexo solo se debe practicar para reproducirse, hablando de su función fisiológica, claro…

Lo siento, no comparto el comentario de Juan Francisco, si va en el sentido que lo interpreto, cuando dice “Nada tiene que ver el amor con las miserias” .Creo que la miseria es producto del desamor, si bien existen varios tipos de amar, en este caso amor hacia le prójimo.

Pero en este sentido yo planteo el escándalo que producen determinada conductas y cojo estos dos ejemplos de conductas sociales, donde la del amor es un acto íntimo y personal, mientras que el hambre y la miseria es social. Es decir, nos atrevemos a criticar conductas de sujetos en las que no estamos implicados y corresponden a su soberana voluntad, mientras que obviamos otras conductas injustas socialmente, donde SÍ estamos implicados en el sostenimiento de las mismas y en las que deberíamos intervenir para hacer justicia, al menos distributiva de recursos materiales. O sea, deberíamos paliar el sufrimiento de otros, pero criticamos el uso del placer sexual de los demás si no se adapta a nuestra convicciones… ¿No tiene esto algo de cinismo, cuando no de mesianismo?

Si el sexo entre iguales, practicado libremente por otras personas, crea problemas de conciencia a alguien y no se los crea el hambre y el sufrir de pueblos marginados y explotados para sostener nuestro nivel de vida, ese alguien debería revisar sus valores humanos, pues, posiblemente, ande inmerso en un razonamiento perverso para limpiar la propia conciencia proyectando lo injusto en lo que no lo es, mientras lo verdaderamente injusto sigue persistiendo. ¿No es esto un trastorno racional del pensamiento?

No sé si me he explicado bien, queridos amigos y amigas de Factbook. De todas formas este espacio sigue estando abierto para vuestras opiniones.

No obstante, para los interesados/as os ofrezco otras reflexiones que publiqué en su día sobre el tema en mi blog a las que podéis acceder a través de estos link:



En el segundo caso la canción del final era “Mujer contra mujer” de Mecano, pero está retirada de youtube, por lo que la puedes oir en este otro link:


Besos a todas y abrazos a todos… bueno, estas son mis preferencias, jejeje….

viernes, 13 de abril de 2012

Valores


¿Qué imágenes son escandalosas?


Escándalo

Hoy, mi corazón divaga
en busca de verdades inconfesas,
pretendiendo comprender el alma humana
a la par que entender incongruencias.
Hay gente que condena y demoniza
el afecto y el amor entre los hombres
entre dos del mismo sexo
y vive impávido lo injusto
el hambre desnutrida de niños y de adultos
la muerte y su guadaña
que arrebata las vidas inocentes
debido a la injusticia y la avaricia
de grupos de poder que manipulan
buscando su opulencia.

Conciencia iluminada
que se siente rayo justiciero
portavoz de su dios y de su clero
pretendiendo en su locura
que el credo supere al ser humano
dejándolo en la nada
lavando en caridad
conciencias de injusticias
de muy fácil colada.

No, no es lógico ni válido
que un beso entre dos hombres
o deseo carnal de dos mujeres
escandalice en alharacas
a mentes trastornadas
que andan impertérritas
ante el hambre y la miseria
que siembran la muerte y el dolor
en toda la esfera de la tierra.

Su dios, si fuera cierto,
le acabará arrojando hacia el averno
por no entender afectos
y dar la espalda a la miseria
dejando tanto hambriento y muerto…

miércoles, 11 de abril de 2012

Poema para Eva

Eva Henriquez

A mi amiga Eva Henríquez, encantadora mujer natural de Puerto Rico y residente en Pensilvania de los EE. UU., le dediqué en su cumpleaños un poema cargado de afecto y reconocimiento personal. Hoy, cuando se ha marchado de nuevo a casa, tras pasar esta Semana Santa con nosotros en España, le publico el poema como agradecimiento a su visita junto a su esposo a esta casa nuestra...





FELIZ CUMPLEAÑOS
(A mi amiga Eva Henriquez)



La vida te fue fraguando
con sus verdes esperanzas
con sus penas y alegrías
siempre jugando en balanza.

A la gente que tocaste
le traspasaste tu gracia
le ofreciste tu amistad
y le atrapaste su alma.

Tu corazón tiene puertas,
además de las ventanas,
que abres para que la gente
pueda pasar a tu casa.

Y en esa casa soñada
siempre se encuentra el amor,
el calor de buena gente,
que es compartir un honor.

Si tuviera que dar puntos
que valoren tu bondad
seguro que te daría
lo máximo a puntuar.

Una sonrisa que atrapa,
unos ojos de verdad
donde se abre la ventana
que conduce a la amistad.

Tus gestos y tus modales
potencian las relaciones
facilitan la hermandad
y abren los corazones
sembrando fraternidad.

Hoy,
que vas cumpliendo tus años,
aunque en el cuerpo se nota,
ves como tu alma crecida
mantiene una juventud
que por dentro te rebrota.

Por eso, mi buena amiga,
quiero ofrecerte esta prosa
que aunque en verso te presente
solo procura una cosa
que es mostrarte mi amistad
pretendiendo solamente
que dure una eternidad.


Eva y su esposo Frank en Ronda 

(Antonio Porras Cabrera
Málaga, 3 de Diciembre de 2011)