sábado, 28 de abril de 2012

La soledad del desamor



Soy incapaz de planificar mis entradas y cumplirlo. Hoy, aunque pensaba colgar otra cosa, me encontré con esto que escribí hace algunos meses y andaba guardado en uno de esos archivos perdidos de este diabólico invento... y esto es lo que os ofrezco. Lo titulé 

Añadir leyenda

"La soledad del desamor"



Ay, amigo mío!
Qué amargor me dejas en la boca.
Qué ardor se cuela en mi estómago vacío.
Qué nube me nubla el pensamiento
cuando ante la soledad,
la ausencia de la amada,
sumido así en la nada,
se busca en la botella
la huída del llanto y del penoso frío.

Leyendo, como siempre, lo que escribes,
despiertas un vuelo imaginario,
que desgrano como cuentas de rosario,
hasta llegar a comprender el desafío.

Y entiendo que al notar la dependencia
de amores y sentires fantasiosos
dejamos hacia un lado la solvencia
del adulto maduro y bien juicioso.

El amor que esclaviza el sentimiento
no es amor sino tormento,
y a ese invento
no se ha de dar cuartel,
ya que presiento
que solo trae dolor y no placer
a lo largo de la vida y al momento.


12 comentarios:

ana dijo...

Muy cierto lo que dijes, amores así no son amores porque matan la alegría y el gozo. El poema es precioso.

Un saludo y buen fin de semana.

Antonio dijo...

Gracias, Ana, comparto contigo esa apreciación. El amor no puede ser nunca dependencia unilateral sino compartir la libertad de cada uno haciendo de fuente de desarrollo bidireccional.
Besosss y buen fin de semana para ti también

eme jota dijo...

¡Pero que bien lo expresas amigo! Eso del desarrollo bireccional es tan real, tan real que quien no lo quiera ver está ciego.... es decir el enamoramiento. Bss.

Antonio dijo...

jajaja... emejota eres genial. Quien no lo quiera ver es porque está enamorado, o sea, sumido en un delirio que adjudica irracionalmente virtudes no contrastadas y demás....
Un beso

María dijo...

El amor tiene las dos caras de la moneda, como la misma vida, el amor se puede sentir como un puñal en el pecho y también como una caricia al alma.

Un beso.

Antonio dijo...

María, el amor verdadero siempre es más o menos una caricia, al menos para mi entender, hasta en lo malo, en la desgracia y en el dolor, cuando hay amor todo es más llevadero. Lo que no evita que sea doloroso cuando las expectativas no se cumplen, cuando no se da lo que queremos y esperamos,cuando no somos correspondidos en el enamoramiento (que no es amor), cuando el amor tiene altos componentes de posesión y de relación objetal. Al menos eso pienso yo desde mi racionalidad...
Un beso

Lola Mariné dijo...

Hermoso poema, aunque triste, pero tambien real.
¡Cuantas veces el amor es dolor y no queremos aceptarlo!
Feliz domingo.

Antonio dijo...

Gracias, Lola. Una amistad mía sufrió un desengaño y empezó a coquetear con la botella para huir de la situación. El alcohol anestesia hasta el dolor del amor...
Un beso

Rita dijo...

Mucha razón tiene Alberto, el vino saca muchas cosas pero que lindo es el vino cuando se sabe beber. El poema muy bonito, dice mucho y no merecía estar tanto tiempo guardado, "el amor que esclaviza el sentimiento no es amor sino tormento", si señor
Bsss

Antonio dijo...

Pues sí, Rita, eso es lo que pienso, que el amor nunca debe ser tormento ni prisión que ahogue el propio crecimiento.
Gracias por tu comentario y visita

Myriam dijo...

Buscar el vino -oh el alcohol- como desahogo o companía, solo conduce a mas vacío y soledad, como tan bien lo ahs retratado en tus versos.

¡Qué grande Alberto Cortez!, gracias por traerlo.

Besis

Antonio dijo...

Ciertamente, Myriam, el poema es precioso y acertado... el vino es eso, lo que comenta el poema.
Besos