miércoles, 9 de noviembre de 2011

Economía humanista


En mi entrada anterior aparece un poema donde, en los últimos versos, hablo del “intento de fraguar otro escenario”. Este es un esbozo simple, falto de mayor análisis y reflexión, sobre ese posible escenario que, entiendo, es imprescindible desarrollar para escapar de esta fuga hacia adelante en que nos ha metido la crisis, antes de que se produzca el colapso definitivo del mundo.

Hace algún tiempo, en una conferencia de una buena amiga mía, catedrática de economía, junto al también catedrático Juan Torres, se planteó la idea de una humanización de la economía ante la crisis actual. Alguien defendió el concepto de capitalismo humanista en contraposición al capitalismo salvaje, mercantilista y darvinista en sentido competitivo.

Yo creo que el capitalismo, por definición, no puede ser nunca humanista, salvo para limpiarse la cara y presentarse, en plan bonanza, como caritativo, que, al fin y al cabo, es lo que ha venido haciendo hasta ahora de la mano de los principios y valores de nuestra cultura judeo-cristiana, separando lo espiritual de lo material, como si ello fuera posible… “Al Cesar lo que del Cesar y a Dios…hasta mañana”.

La economía humanista, que propongo, rompe con el capitalismo y su estilo de producir y gestionar las empresas, en su forma de competir y de manipular para colocar el producto en el mercado y ser vendido para obtener beneficios económicos sin importar otra cosa. No van por ahí los tiros en la actualidad. Este sistema ha colapsado y andamos influidos por el grito de ¡¡SÁLVESE QUIEN PUEDA!! El problema es que estamos en un mismo barco y este hace aguas. El Titanic se hunde y, tal vez, los que lleguen primero a las balsas, o consigan un salvavidas, puedan jugársela con mas garantía, pero… ¿dónde encontraremos otro barco? Puede que el que no se hunda con el Titanic acabe muerto de frío en las oscuras y heladas aguas de la noche económica…

Por tanto, mi alternativa, que no deja de ser la de un idealista pensador sin grandes conocimientos económicos, pero amparado en su concepción social, desde la perspectiva que me ha otorgado mi formación en psicología social y mis propias convicciones, fraguadas y consolidadas a lo largo de mi vida en su sentido más amplio, pretende vislumbrar un nuevo marco de relación social, un nuevo contrato social que haga cambiar la cultura organizacional de esta sociedad a la deriva.

Pienso que hay dos elementos básicos en toda organización, sea de tipo social, empresarial, religioso, etc. Uno es el sustento o soporte ideológico, donde se define su misión, los objetivos básicos que justifican su existencia, donde se enmarcan las ideas y pensamientos que fraguan su cultura organizacional y que establecen los cauces por los que debe discurrir la organización para conseguirlos. Es, por tanto, la parte de la filosofía que da cuerpo doctrinal a la organización. Por otro lado estaría la parte operativa, la instrumental, el cómo se estructura y organiza para poder implementar esos objetivos. Esa estructura social debe hacer viables los fines para que se cumpla la misión que abona el dinamismo de la sociedad. Veamos qué elementos conformarían, para mí, esa economía humanista:

Marco ideológico.- Como he comentado se trata de la filosofía que define la cultura organizacional, las formas, los principios, los valores, los macro objetivos... en suma, lo consustancial del grupo social en la línea del progreso colectivo hacia la misión que se define y acepta como básica y primigenia del desarrollo personal y social, del desarrollo humano.

Paro, ¿Cuál sería este marco? Entiendo que las constituciones que rigen a los estados son la base donde se definen las leyes de la convivencia, pero estas han demostrado sobradamente ser injustas e incapaces de dar respuesta a las necesidades de un nuevo mundo, de una nueva forma de relacionarse desde la madurez social. Por tanto habría que redefinirlas, cambiarlas, hasta hacerlas más justas, más democráticas y más sociales, escapando de la trampa que les ha tendido el sistema capitalista. Sugiero algunos puntos a considerar:

1. El ser humano es el elemento clave de la sociedad, sobre el que pivota toda decisión y orientación, para buscar su desarrollo personal como valor enriquecedor del sistema.

2. La sociedad está fraguada por las personas antes que por las cosas o los territorios. Por tanto se cultivará el SER sobre el TENER.

3. La propiedad privada está limitada y sometida al bien de la sociedad en su conjunto.

4. Toda actividad empresarial ha de ir orientada a satisfacer las necesidades humanas en la línea del desarrollo humanista.

5. El motor de la sociedad es la actividad humana y no el dinero, que solo es un instrumento simbólico del valor del intercambio.

6. El dinero no es el dueño de la empresa, sino el trabajo que la desarrolla y las personas que lo realizan.

7. Se ha de educar en la libertad responsable e integradora, que lleva a la madurez personal y social, hasta la implicación activa y democrática en los proyectos sociales y empresariales en que se involucren.

8. El mundo es un todo, donde las fronteras no pueden resquebrajar los derechos universales del ser humano.

9. Estamos inmersos en un sistema amplio, como es la tierra, donde el equilibrio es lo que avala la supervivencia de la especie y su desarrollo, por lo que se ha de garantizar el respeto y la no agresión al medio ecológico

10. La constitución, por definición, y los gobiernos que administran, han de garantizar la cobertura de las necesidades básicas elementales de todo ciudadano, a la par que definir y concretar las leyes que desarrollen la filosofía social.

Estructura organizacional.- Hace alusión al entramado organizativo que establece las formas, leyes, roles, dependencias y relaciones entre los sujetos, que faciliten la obtención de los objetivos marcados. En el caso de los Estados consideramos tres niveles organizativos independientes, como son el legislativo, el judicial y el ejecutivo, pero habría que limpiarlos, en este nuevo escenario, de toda dinámica aberrante, malévola, impúdica y corrupta, con ejemplaridad punitiva.

En este sentido el poder ejecutivo no puede permitir que el mundo empresarial y el capital dominen esferas de influencia con la que puedan chantajear y someter voluntades, incluso, de los mismos estados. El capital, el dinero, ha de estar sometido al servicio de la ciudadanía en su conjunto, puesto que es esa propia sociedad y su trabajo la que lo ha generado.

En esta línea de nuevos escenarios también sugiero algunas cuestiones a considerar, como:

1. Constituciones donde se someta la economía al ser humano y no a la inversa, donde se establezcan sistema de control que evite la perversión de los mercados.

2. Desarrollo de los bancos centrales como banca pública que potencie la inversión de grupo sociales en el mundo empresarial y controle de forma efectiva los flujos financieros.

3. Organismo de gobierno universal que controle y exija a los estados someterse a leyes sociales de obligado cumplimiento en relación a los derechos universales del hombre.

4. Eliminación de entes que posibiliten la especulación económica y financiera, como la bolsa y supervisión eficaz de las entidades crediticias y de finanzas.

5. Estados fuertes, comprometidos y coordinados para universalizar derechos y sistemas sociales justos

6. Establecimiento de límites razonables a la propiedad privada, pues los bienes son colectivos y están al servicio de la sociedad. No es comprensible que un sujeto, mediante su trabajo y acciones éticas y racionales, acumule un capital desmesurado, salvo que haya especulación, explotación y manipulación del mercado.

7. Instauración sistemática de empresas mixtas donde prime el trabajo sobre el capital y la propiedad sea compartida con los que están implicados en la producción.

8. Adecuada estructura de servicios públicos, controlados por el propio Estado Democrático, que garanticen la sanidad, la educación igualitaria y la calidad de vida del ciudadano.

9. Democracia real, donde un Estado fuerte y representativo sea el garante de la gobernanza y someta y controle las actividades dentro del nuevo marco constitucional.

10. Dado el avance de las tecnologías, establecer un sistema informático de voto que permita participar a la ciudadanía en las decisiones del congreso, reservando un peso específico en la toma de decisiones para este tipo de votación.

25 comentarios:

Cayetano dijo...

Comparto contigo casi la totalidad de lo que expones. Hay que cambiar el "chip" y elegir el SER frente al TENER.
Para cambiar el modelo actual solo hay un camino, el radical, el darle la vuelta a esto como se hace con un calcetín. Lo malo es que las aventuras revolucionarias siempre han terminado como el rosario de la aurora y a veces ha sido peor el remedio que la enfermedad. Porque hay un factor muy importante a tener en cuenta y es que pasar las ideas del papel a la práctica lo tenemos que hacer las personas y nosotros somos el problema.
Creo que hoy me levanté pesimista.
Un saludo

Antonio dijo...

Amigo Cayetano, la clave está ahí. El objetivo ha de consistir en el desarrollo del SER; el tener solo ha de servir para ese desarrollo.
Un saludo

María dijo...

Conforme voy "creciendo" (no me gusta decir envejeciendo) me doy cuenta que soy cada vez más rica.
Sí, amigo Antonio, cada día necesito menos cosas (objetos, propiedades,etc) para ser feliz, cada día necesito menos, luego soy más rica.
No he logrado llegar a SER mejor, pero estoy en ello.

Saludos

Maripaz Brugos dijo...

Antonio vivimos en una sociedad en la que prima el tener sobre el ser de forma brutal. Es una manera muy habitual de concebir la vida en todos los estratos sociales, y nos hemos habituado a ello, por lo tanto es dificil el cambio, pero no imposible.
Está muy mal la situación, solo me queda la esperanza.

Lola Mariné dijo...

No entiendo de economía, pero creo que es criminal que unos despilfarren y otros mueran de hambre (literalmente).
Tampoco es de recibo la situación que vivimos ahora en nuestro pais mientras los ricos se benefician hasta de la crisis.
Tienes razón, humanismo y capitalismo son antagónicos.
Saludos

El Joven llamado Cuervo dijo...

Puedo imaginarte como un Quijote contra molinos de viento? Así y todo, hoy tengo muchas más esperanzas. Estoy seguro que en las calles, se le devolverán a la sociedad, valores que tienen que ver con lo "humano", y no, con la mera disputa material. Un abrazo.

MarianGardi dijo...

Antonio, esta bien eso del capitalismo humanista.
Podemos seguir especulando, o debatiendo, las cosas y los hechos seguirán su curso.
Conoces el proceso del efecto dominó? Eso sucederá, cada efecto tiene una causa que ni el pensamiento, ni la palabra puede frenar.
Eso sí, los que vengan detrás, tanto Gobiernos como pensadores libres, o filósofos aprenderán a ser más previsores.
Un abrazo y gracias por no olvidarme

belijerez dijo...

Salud y paz.

Antonio dijo...

Tal vez, María, porque la verdadera riqueza anda en el interior y lo demás es solo envoltura.
Saludos

Antonio dijo...

Por eso, Maripaz, creo que el trabajo que le toca a cada cual pasa por ir cambiando uno mismo, aprendiendo a SER.

Antonio dijo...

Amiga Lola, creo que es momento de la conciencia personal, de ir fraguando otro sistema de vida que sea más justo para todos y basado en una filosofía que abra las puertas del desarrollo de las personas y a una interrelación más limpia.
Saludos

Antonio dijo...

Marian, creo que el humanismo pasa por una toma de conciencia personal. Entiendo que el efecto dominó en los seres humanos es algo más complejo que un proceso mecánico al tratarse de seres racionales, pero es evidente que la comunicación es la que sustentaría ese proceso y eso es lo que está pasando. Las ideas, que son las que mueven el mundo, se transmiten por la comunicación y quien la domine podrá difundir mejor las suyas.
Un abrazo y ya sabes que no te olvido, aunque a veces no deje comentarios en tu blog.

Antonio dijo...

Beli, el deseo de salud y paz lo comparto contigo. Un abrazo

Antonio dijo...

Ahhh, mi buen amigo Joven Cuervo, cuánto molino hay que nos engaña… La esperanza a que te refieres, en mi caso, se basa en la capacidad de racionalizar las cosas, de ver algo más allá de lo que nos muestran.
Un abrazo

RGAlmazán dijo...

Ojalá se llegara a conseguir. Hoy por hoy es una utopía. Sin embargo, muchas utopías de ayer hoy se han hecho realidad.

Salud y República

Josep dijo...

Antonio, ojalá se pudiese hacer, pero creo que actualmente la gente no es capaz de estos cambios. Pienso que para ello tendríamos que tener un lider de verdad, pero mientras veamos cosas como estas desde los mismos políticos:...
Aquí en Catalunya los partidos pequeños propusieron la simple idea de mandar la publicidad electoral todos juntos en un mismo sobre a los domicilios, incluso hubo quien dijo de no mandar nada. El PP y PSOE se negaron. Creo amigo mio que a veces el problema es la misma persona.
Te dejo este video que me han mandado hace 10 minutos. Vale la pena verlo.

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=2yRm3GCZ2U4

Un fuerte aberazo.

Antonio dijo...

Pues sí, Rafa, las utopías se pueden hacer realidad con el tiempo, si son razonables, pues lo que hacen, como tú bien sabes, es fijar el punto en el horizonte hacia donde debemos remar.
Un saludo

Antonio dijo...

Josep, no soy yo muy confiado en los líderes. Acaban siendo los amos del cotarro, como se ha visto a lo largo de la historia.
Tal vez el futuro esté en la independencia del pensar de cada sujeto, pero orientadas hacia sinergias constructivas en lugar de la orientación mercantilista y egoísta que sostienen hoy. O sea, para mí, es un problema de toma de conciencia, de cambio de cultura organizacional y de educación en una línea humanista e integradora. Cosa harto difícil de conseguir, como se está viendo.
Un abrazo

m.eugènia creus-piqué dijo...

Unabrazo muy fuerte,Antonio.

Antonio dijo...

Igualmente, Geni. Otro cargado de afecto para ti...

Isabel Martínez Barquero dijo...

Sí, Antonio: una economía humanista que, por supuesto, excluye al capitalismo.
Forjemos un mundo humanista, intentémoslo.
Un fortísimo abrazo, mi querido colega, que tus cosas siempre me gustan.

JUAN dijo...

Es bonito lo que sugieres, Antonio.Otra cosa es que lo veamos algún día.Un abrazo

Antonio dijo...

Gracias, Isabel, por tus palabras. Te reitero mi felicitación de los dos años blogueros en tu cobijo.
Un abrazo

Antonio dijo...

Juan, los cambios sociales rápidos acaban en chasco. Los lentos, los que van cambiando las culturas y los valores, suelen ser más duraderos, pero tal vez no lo veamos dada nuestra edad...
Un abrazo (Quedan dos semanas)

Camino a Gaia dijo...

Coincido en buena parte de lo que planteas.
Sin embargo creo que deberíamos diferenciar entre el modelo distributivo y el modelo productivo, aunque ambos estén interrelacionados.
El motivo por el que estamos atascados en cuanto a las alternativas, es que tanto izquierda como derecha comparten el mismo modelo productivo. Antes de repartir recursos hay que plantearse cuales pueden ser esos recursos y los límites físicos en su obtención.
Hemos superado ya con creces la capacidad de carga del planeta y si nos mantenemos en esa situación el colapso de toda nuestra sociedad está asegurado y el humanismo puede que desaparezca con la misma humanidad. La crisis que debemos temer es la que está a punto de tocarnos.