martes, 26 de abril de 2011

La saeta y el día del libro


(El monaguillo alto de la derecha soy yo con 12 años... ¡Cómo cambian las cosas!)

Terminaba mi entrada anterior, titulada “Esta semana”, diciendo que “Para no ser tan pesado dejo para mi próxima entrada la continuación de este relato o reflexión”. Es cierto, a veces me voy por los cerros de Úbeda (por cierto, preciosa la ciudad de Úbeda). Lo que en un principio pretendía ser una lectura conjugando el día del libro, con la semana santa, acabó en confesión pública y reflexión sobre dicha semana y lo que despertaba en mí. De todas formas me han pedido que cuelgue algunas fotos del viaje y dejaré un slide con una selección de ellas.

Y ahora a lo que iba. La simbología de la rosa, el libro y la cruz de la pasión tienen cierta dificultad en incardinarse a una misma filosofía de vida. Por eso, el día 23 busqué una forma de conjugar lo bello (la rosa) con la literatura (el libro) y el sentir popular (la Semana Santa) y acabé entrando de lleno en la Saeta de Machado, que como todos sabéis, dice así:


¿Quien me presta una escalera
para subir al madero,
para quitarle los clavos
a Jesús el Nazareno?
(Saeta Popular)

¡Oh, la saeta, el cantar
al Cristo de los gitanos,
siempre con sangre en las manos,
siempre por desenclavar!
¡Cantar del pueblo andaluz
que todas las primaveras
anda pidiendo escaleras
para subir a la Cruz!
¡Cantar de la tierra mía,
que echa flores
al Jesús de la agonía,
y es la fe de mis mayores!
¡Oh, no eres tú mi cantar!
¡No puedo cantar, ni quiero,
a ese Jesús del madero,
sino al que anduvo en el mar!

Para mí, Antonio Machado, en este poema, hace un canto a la rebeldía, al rechazo a ese Jesús del madero, que simboliza el martirio, el dolor, la liberación del pecado mediante el sufrir, el echar flores al Jesús de la agonía. Esta filosofía induce al culto del sufrimiento como elemento de expiación. El mensaje es que sufrir es bueno, que el dolor dignifica y que Dios recurrió a él para salvarnos del pecado original. Dos cuestiones a bote pronto: una es que tendremos que agradecer que nos hagan sufrir, puesto que nos abren el camino de la salvación, si ese sufrimiento lo ofrecemos por los demás (no era algo así lo que nos decían?) y eso duele… otra nos llevaría a la sumisión ante aquellos que nos provocan el sufrimiento, que nos hunden en la pobreza y la miseria, que mantienen las clases y se adueñan de la riqueza… venimos a sufrir en este mundo… ¡qué bien! Ese Jesús del madero, que refiere Machado, nos lo recuerda cada año, para que no se nos olvide. ¿De qué te quejas? Tu miseria y sufrimiento no es nada comparado con lo que pasó aquel Jesús… Toma dosis de humildad y aceptación del sufrir… ya estás dispuesto a aguantar lo que te echen, tanto en la explotación como en la injusticia social que fuere. Sufrir te acerca a Dios… demos gracias a Dios por haber creado a quien nos haga sufrir y servirse de ellos para allanar el camino de la salvación eterna, esos señores que ostentan el poder “por la gracias de Dios”. Culto al sufrimiento…Den una visual sobre los nombres de las distintas cofradías y verán sus increíbles, complejos y estrambóticos títulos.

Pero la vida de Jesús, de ese Jesús crucificado, tiene otras lecturas, al menos desde lo que nos ha llegado a nosotros, que ha sido bastante manipulado y redefinido a lo largo de la historia. Machado dice que prefiere al que anduvo sobre la mar. Yo, para no ser menos, con todo mi respeto al maestro Machado, propongo tres escenas distintas: El que anduvo sobre la mar, el que repartió el pan y los peces entre los asistentes a su sermón y el que echó los mercaderes del templo. Veamos por qué:

El primero es signo de autoestima, de seguridad, de capacidad para resolver problemas, de fe en sus potencialidades, de dominio de las circunstancias y, por qué no decirlo, de utopía, de hacer posible aquello que es imposible. Es el que dota al sujeto de una personalidad firme, fuerte, asertiva, de confianza en sí mismo, capaz de enfrentarse a la problemática de la vida, aunque sea en solitario, con garantía de éxito.

El segundo es de solidaridad, de compartir con los demás lo poco que se tiene, cuando los demás tienen menos aún. Implica una actitud de justicia social, distributiva, que aumenta el humanismo de la persona. Es un toque a este mundo asimétrico, donde unos tienen mucho y otros nada. Donde solo llega a la mesa del pobre lo que cae de la del rico, tras haberle arrebatado a este sus recursos propios. Es una forma de reivindicar esa justicia distributiva: Esto es lo que hay, y es para todos…

El tercero es de fuerza, de rechazo a la especulación, al mercadeo y la engañifa. Los mercaderes, los cambistas, son arrojados del templo aludiendo a que lo habían convertido en una cueva de ladrones. Este es de actualidad palpable, indignante. La crisis la han producido esos mercaderes, esos cambistas especuladores que nos arruinan llenándose ellos los bolsillos de dinero, haciendo del sistema una cueva de ladrones. Lamentablemente no tenemos agallas para coger el látigo, para sacudirles y arrojarlos de nuestras vidas. Nuestros políticos no están a la altura de las circunstancias y se dejan llevar por los intereses de ellos en lugar de los del pueblo al que representan, plegándose al chantaje del dinero, les dejan en el templo manejándolo todo.

Yo, que no soy creyente, aunque pasara por un seminario, o tal vez por eso, reitero que rechazo el sufrimiento como forma de vida y alabo el enfoque que lleve a la felicidad desde la libertad, desde el desarrollo personal de cada cual, creando y fraguando formas de interacción, para que todo sea sumatorio y clarificador en el proceso evolutivo de la sociedad y del ser humano en primera instancia, por tanto estoy mucho más cerca de los tres supuestos que he mencionado que de la parafernalia y rituales atrapadores en el sufrimiento que se nos ofrecen en las religiones. Por tanto, de decidirme por alguno, prefiero al que anduvo sobre la mar, al que dio de comer y al que arrojó a los mercaderes del templo. El que buscó la mejora y felicidad de su pueblo… tal vez por eso lo crucificaron, como lo crucificarían ahora, o lo siguen crucificando en el día a día… si no miremos a nuestro alrededor y veremos a los fariseos, a los romanos y los judas… creo que no hace falta que se los identifique, pero igual le suena a religión, poder y banca…

Los mercaderes en el templo me recuerdan al cardenal Paul Casimir Marcinkus y sus devaneos con las finanzas del vaticano, la mafia y extraños negocios que acabaron con la bancarrota del Banco Ambrosiano y su director general, Roberto Calvi, colgado debajo de un puente en Londres (ver
http://es.wikipedia.org/wiki/Banco_Ambrosiano). En todo esto se observa una cierta y elevada dosis de cinismo, hablando de ayuda al pobre a la vez que se juega en el malévolo mundo de las finanzas y de los Estados. Entonces qué mejor para ellos que colocarnos en el club de los sufridores y masoquistas, que lleva a la sumisión y el conformismo.

22 comentarios:

JUAN dijo...

Hago mías todas y cada una de tus palabras y te toco más palmas que las que tocaban los gitanos en la cueva de la Canastera.
Yo me quedo con la imagen de Jesús con el látigo echando a los mercáderes de los templos,y a los fariseos infiltrados en el Congreso y ayuntamientos. Yo también fui monaguillo y pasé varios años de mi vida entre monjas y curas: sé de lo que hablo.
Un abrazo

mariajesusparadela dijo...

Me gusta ese trio.
Y suscribo lo que dices.

RGAlmazán dijo...

Pues sí han hecho de la figura de Jesús una caricatura y un icono que les sirve para lo que quieren. Si dios existiera les daría su merecido.

Salud y República

Roberto R Bravo dijo...

No puedo menos que suscribir, yo también, todas tus palabras. Excelentes instantáneas de quien supuestamente fue el núcleo de tanta creencia absurda y hechos tergiversados, y excelente elección la de esas imágenes, que también comparto. Gracias por esta breve versión de la fe cristiana que me habías anunciado. Ha valido la pena leerte.

Anna Jorba Ricart dijo...

Antonio, yo tambien suscribo lo que dices...
A nuestra edad y habiendo estudiado en colegios religiosos,(yo hubo una época en que creía tener vocación y me queria hacer monja)...siempre teniamos la sensación de estar en pecado, nos hacian creer que todo era pecado por obra,por pensamiento....con la culpa encima y en el temor de Dios...
Y vaya secuelas nos fué dejando...hasta que una se ha ido despojando de tanta presión, ha visto la realidad, ha aprendido a vivir con menos miedos, con más seguridad...
En el fondo siempre queda algo pero por suerte los tiempos han cambiado...y fué una suerte rebelarse...

belijerez dijo...

Buena elección la que hace don Antonio, yo hago la misma. La utopia, la solidaridad y la indignación por la justicia.
Jesús si algo dijo fue que no hubiese privilegios, y mira ellos, los jerarcas viviendo de la injusticia y de la explotación.... que triste Señor!!!

LUNA LLENA dijo...

Querido amigo, me ha gustado mucho tu escrito, el poema de Machado es precioso, yo tambien me quedo con ese Jesús, él es mi ídolo su mensaje está vivo y los ejemplos que pones lo demuestran. Yo tambien pienso, que cada día matan a Jesús muchas veces en este Mundo en el cual vivimos.
Durante 12 años de mi vida, vivi muy estrechamente por mi trabajo, en una institución religiosa, puedo decir que convivi con angeles y demonios nunca me doblegaron.
Aunque digas que no eres creyente, tú puedes ser mejor cristiano que muchos "Por sus obras los conocereis"
Grandes hombres del siglo pasado poseian una educación cristiana:John Kennedy,Martin Luther King y Gandhi se inspiro en el Sermón del Monte para promover la no-violencia y la desobediencia civíl, ya sabes que creia que eran los mejores metodos para alcanzar, objetivos políticos y sociales.Los tres murieron asesinados.
El camino de la Verdad y la justicia no pasa por las altas esferas del Vaticano.
Un abrazo.

ana dijo...

Antonio hijo, escribes que da gusto, tienes mas razón que en un santo, yo que no creo que dios haya existido nunca, si hubiese existido, han manipulado todo lo que se supone que él dijo, no tenemos mas que mirar a esa papa Benedicto que va consentir venir a España con el motón de dinero que cuesta su visita, y con la crisis que tenemos encima, de él tendría que salir la decisión de quedarse en el chiringuito del Vaticano con su servidumbre que bien lujoso lo tiene. Todo es el montaje de un negocio al que llaman iglesia para vivir sin dar un palo al agua a costa de los ignorantes que le siguen sin darse cuenta de lo mal que etá el mundo mientras que la iglesia vive a cuerpo de rey. Por otra parte,yo no me quedo con nigún dios, ni con el del madero ni con el de la mar, simplemente porque no creo en las utopías.

BUENÍSMA ENTRADA, GENIAL MAS BIEN.

UN ABRAZO. POR CIERTO, EL MONAGUILLO MUY GUAPO.

Antonio dijo...

Gracias Juan. Si miramos, en el fondo, ambos somos hijos de esa generación condicionada por aquellos hechos e influencias. El resultado del análisis, en este caso, puede ser parecido.
Un abrazo

Antonio dijo...

Me place coincidir contigo, María Jesús.

Antonio dijo...

Rafa, es que hablamos de los fariseos modernos, de los sacerdotes del templo. Se alían con el poder y persisten, con sus cambios de camiseta, a través de los siglos
Un saludo

Antonio dijo...

Roberto, gracias por tu visita y comentario. Para mí es un placer coincidir en el análisis y la opinión al respecto.
Un saludo

Antonio dijo...

Anna, estamos marcados por el pecado y los malos pensamientos de los curas y monjas de aquellos tiempos. Eran ellos los pecadores, jejeje… Nosotros solo sufrimos la proyección del castigo a su maldad. Pederastas y perversos salen de la represión.
Soltar lastre fue complicado y no se acaba, pero las cadenas rotas te permiten ver de otra forma.
Un abrazo

Antonio dijo...

Beli, la elección se hace desde el razonamiento y la evolución del pensamiento, desde la lógica de un deseo de sociedad justa y no manipulada en beneficio de ellos. Ahí estamos muchos, como tú, para intentar una sociedad mejor y más libre.

Antonio dijo...

Lula Llena, pienso que los cristianos, los creyentes, que en su mayoría parecen estar en la línea que tú dices, deberían reivindicar ese papel y oponerse a la parafernalia del negocio procesional y adoración del becerro de oro, pedir la iglesia que hago lo que dice y deje de hacer lo que hace.
Sobre la espiritualidad, te doy la razón. Me considero más espiritual que muchos que se dan golpes de pecho y creen en religiones, porque mi búsqueda es más real que la suya, si bien la mía es sin cortapisas externas ni dogmas que me domen. Puede que yo llegue donde ellos no llegarán nunca en la comprensión d la esencia del ser humano. No sé, esa es mi duda, pero soy un militante de la duda hasta encontrar la verdad, que casi siempre es relativa.
Un abrazo

Antonio dijo...

Gracias Ana. Lo que dices me motiva. Es imprescindible una visión crítica de las religiones para ponerlas en su sitio. Sé que hay gente que necesita creer y lo respeto. Tal vez sea necesario llegar a un nivel de razonamiento y entendimiento de la vida y de las cosas antes de saltar al abismo del librepensamiento, que requiere una madurez mental y racional de asepsia y descontaminación.
Un abrazo

José A. García dijo...

Antonio: Sobre lo que comentaste en mi blog: No sé qué habrá sido la reforma médica en Andalucía, ya que no la conozco ni tengo información sobre ella. Pero soy partidario de la idea de que la realidad supera, con creces, a la ficción.

Siempre fue así, y siempre lo será. Por que por más cosas que imaginemos, el hombre va a superar en crueldad toda fantasía.

Gracias por la visita y el comentario.

Saludos y Suerte

J.

Antonio dijo...

Pues sí, José, superaba con creces cualquier idea que yo pudiera tener de la injusticia con el enfermo mental.
Un saludo

m.eugènia creus-piqué dijo...

Machado siempre me ha gustado, al ir leyendo el poema lo iba cantando con la música de Serrat.Un beso.

Alma dijo...

Me encanta la foto :)

Pasé muchos años interna en las monjas porque no había escuela en mi pueblo, osea si había pero la cerraron. No tengo fe, me da envidia la gente que la tiene o la gente que intenta vivir de acuerdo a las enseñanzas de un carpintero pobre que andaba descalzo por los caminos hablandoles de amor a los parias de la tierra y de ese hombre, que ellos dicen que era Dios, la verdad que yo no encuentro ni rastro en lo que proclama la iglesia católica.

Un beso, Antonio

Antonio dijo...

Geni, Machado y Serrat, qué dos fenómenos de la poesía y la canción...
Un beso y espero que estés muy bien...

Antonio dijo...

Alma, de ese Cristo ham hecho ellos un dios a su imagen y semejanza, a su conveniencia y la de sus amigos del poder.
Besos