miércoles, 15 de julio de 2009

Frases para la reflexión y soneto de amor



Estas frases, extraídas de la obra de E. Fromm, "El arte de amar", las presento como propuesta para la reflexión. Los dos poemas, colgados con anterioridad, y el soneto de amor que sigue, completan la propuesta para que participes en los comentarios, si te apetece, con tu propia reflexión sobre tan interesante cuestión. De aquí espero surja otro "microensayo".



"El amor maduro significa unión a condición de preservar la propia identidad".

"El amor es la preocupación activa por la vida y el crecimiento de lo que amamos".

"El amor es hijo de la libertad, nunca de la dominación" (vieja canción francesa).



---------------------------------

Soneto de amor

Ahora que el amor nos atenaza
y somos capaces de entendernos
podemos empezar a comprendernos
y así evitaremos la amenaza.

Ya sabes que nos une la esperanza
de fomentar los amores eternos
y a lo largo de la vida vernos
sellando cada día la alianza.

Paso a paso va dando el corazón,
en combate con la convivencia,
cambio en la relación a la razón

Poniendo en juego la paciencia,
se busca el resultado con tesón
que lleva dirección a la avenencia

(Estrambote)
Así, dame la mano amada mía,
hagamos el trayecto dulcemente
evitando en lo posible la porfía.

(Antonio Porras, Julio 2009)

He presentado el poema "Hoy te he visto" como símbolo, más o menos acertado, de un enamoramiento apasionado, donde el corazón se impone o, incluso, anula a la razón, fantaseando y elevando al otro al altar del ideal.
El segundo poema, “Y después… desamor”, manifiesta el desencanto cuando las expectativas del amor se frustran y se acaba rompiendo la relación. La singularidad de los avatares de la vida y su gestión harán el resto.
El “Soneto de amor” pretende indicar la vía del encuentro y la maduración para hacer el camino juntos, desde la perspectiva de la evolución en alianza. Las frases de E. Fromm vienen al pelo en función de su consonancia con mis planteamientos.

(Estás invitado/a a comentar)

18 comentarios:

ISABEL MIRALLES dijo...

Hola Antonio, felicidades por el soneto y por tus reflexiones sobre al amor. Es enriquecedor leerte. Gracias.

Borré mi último poema de mi blog; siento que con el poema haya desaparecido también tu comentario, te ruego me disculpes, pero el poema no era bueno...

Un abrazo.

Ana Márquez dijo...

Llegar a este punto en el que la pasión deja paso al apego, la ternura y la necesidad de estar "al lado de" no "encima de" (tú me entiendes) es lo más difícil y lo más hermoso. No todo el mundo llega a ese estatus, conozco parejas que aunque no dicen nada, se nota a la legua que están tan separados el uno del otro como si hubiera un océano entre ellos, aunque se acuesten en la misma cama. Basta verles en el bar, sentados uno frente al otro, la mirada en cualquier cosa menos en el ser que tienen en frente, sin el que hace sólo unos cinco años creían que no podían vivir. Muchos siguen juntos por... bueno, por evitar el escándalo de una separación, por sus padres y sus suegros, por los niños, porque no se ven ya solos, porque... por costumbre, en definitiva.

Yo creo q el sexo es hermoso, pero es también una cortina de humo, Antonio, que no deja ver la realidad tal cual es, sino abrumada por su influencia cuaternaria. Cuando la pasión se va (y se va en dos años o menos), y la cortina se desvanece, lo que queda es lo que realmente "fue", lo vieran o no al principio. Si sigue siendo amor, bendito sea. Si resulta que después de la cortina no hay nada (como ocurre tantísimas veces), es que todo fue un fracaso, antes y después.
El poema perfecto, niño.

Oye, a ver si alguien me hace el favor de pasarse por mi blog y decirme si lo ven normal o lo ven con las letras pequeñas, lento y con una franja blanca a la derecha. Creo que me he cargado algo, glups!!

Besos y gracias, Antonio.

Antonio dijo...

Ana, gracias por tu extenso comentario que comparto y que he ido desgranando a lo largo de las reflexiones colgadas hasta ahora.
Visité tu página, como todos los días, y no observé alteración alguna. Puede que sea de tu ordenador, bien de su capacidad de memoria RAM, que haya quedado insuficiente, o de cualquier otra cosa que desconozco.

Besos y suerte en la solución del problema

Destellos de esperanza dijo...

HOLA, somo dos peruanos, Marivic y Karlitos, de profesión Docentes Universitarios, puedes linkearnos desde tu blog?, Nosotros lo hemos hecho porque nos pareció magistral lo que haces...
Gracias
http://alucinasoyfeliz.blogspot.com

Antonio dijo...

Gracias por tus palabras y apoyo, Isabel. Mi cometario a tu poema era para ti y por tanto tuyo.
Un abrazo

Antonio dijo...

Gracias destellos de esperanza por vuestra visita y comentario. Por cierto ¿qué encierra ese nombre? No encontré vuestro perfil cuando os visité.
Un saludo

Elisa dijo...

¡Cuantas veces he pensado en las últimas semanas que el amor es mentira! ¿Merece la pena amar? Si se puede ser feliz estando solo, ¿para que complicarse? ¿No es mejor evitar el desamor? ¿Sería posible evitar el amor?
Lo siento, pero solo puedo aportar preguntas, pero tengo que reconocer que en este blog siempre encuentro respuestas.
Un saludo, y siempre gracias por compartir sus conocimientos y experiencias.

JUAN dijo...

Hola,Antonio:

Comparto la opinión de Ana por completo, yo no me habría podido explicar mejor.

Referente a las dos primeras frases que citas, entiendo que eso que llamamos Amor y que no es otra cosa que atracción o deseo de poseer a otra persona, se torna con el paso del tiempo en esa clase de sentimiento que llaman amor platónico.
El que una pareja se mime y se cuide a pesar de los largos años transcurridos viviendo juntos y sientan al mismo tiempo deseos amorosos por otra persona, como sucede más veces de lo que nos gusta reconocer, denota que esa relación de amor tranquilo y respetuoso con la pareja no es otra cosa que conformidad con la vida que nos toca vivir, ya que los años no pasan en valde y no tenemos quizás otra alternativa que la de vivir juntos para no acabar muriendo de soledad.

La frase de la canción francesa, esa de que el amor significa libertad... No sé, el amor más bien esclaviza, te retiene junto a la persona amada y sufres cuando no la consigues, incluso enfermas si se va con otro o te deja.Qué libertad hay en eso, o dicho de otra forma: ¿libertad para quién? En toda pareja hay uno que ama y otro que se deja amar; el uno hará todo por mantener ese amor; el otro sabe que es amado y, sin duda, es el que se siente libre de admitir o rechazar.

Muy interesantes los temas que nos presentas, Antonio, se aprende muchísimo de ellos y de los comentarios de tus lectores.
Un abrazo.

Antonio dijo...

Elisa, tendremos que empezar a hablar de qué es amor en realidad. Creo que tú leíste la reflexión sobre la relación objetiva vs. relación objetal, donde daba algunas ideas de qué es lo que yo entiendo por amor. El amor existe, cuando hay, o se vive, en simetría. La asimetría hace que se de lo que dice Juan, la dependencia de uno sobre el otro, la sumisión y aceptación de una situación no enriquecedora en demasía, o más bien anuladora de una de las partes. El primer poema habla del enamoramiento, de la fantasía y las expectativas que genera, que, al final, siempre son desmesuradas, pues ese delirio dónde se le otorga al otro tanto valor, no es más que eso, un delirio irracional que se va desmontando con el tiempo. Lo importante es saber aprovechar esa situación, por ambas partes, para generar una relación perdurable, evitando la ruptura que aparece en el segundo poema y tratando de encauzar la relación en la vía que plantea el soneto. La ruptura es buscar la posibilidad de llevar a término un nuevo ensayo arropado por lo que ya has vivido, pero ¡cuidado! Que no te condicione y determine en exceso la percepción de los otros candidatos a la relación amorosa. El drama de una ruptura se mide por las consecuencias que tiene, que pueden ser nefastas, si no se sacan las conclusiones adecuadas, o nutriente si se sabe analizar desde la madurez y la racionalidad.
Para mí siempre es un placer contar con tus comentarios y con el intercambio de ideas.
Un abrazo

Antonio dijo...

Gracias por tu importante aportación y comentario que compartimos, en parte. En la primera frase entiendo que, cuando te enamoras, no has de perder tu propia identidad y someterte a la de otra persona, por tanto te unes en alianza para crecer y disfrutar la vida juntos, no para someterte y darle al otro lo que necesita él sacrificando lo tuyo. Estoy hablando desde un punto de vista de la objetividad; cuestión que se pierde en el enamoramiento.
En la segunda, aprecio la idea de que si amo algo le he de ayudar a crecer, a ser más libre, a pensar y desarrollarse, incluso yendo contra mi propio beneficio, compartiendo con esa persona el camino de la evolución conjunta. En todo caso, me permito ayudarle pero no suplirle o anularle. Es aquello de si te piden de comer y le das un pez, le quitas el hambre ahora, pero si le enseñas a pescar se la quitas para siempre.
Hay otra cuestión de fondo que, bajo mi opinión, debería diferenciarse. No es lo mismo amar que querer. Amar se acerca más a lo que he dicho antes, querer es necesitar algo para satisfacer una necesidad. Lo cierto es que en la relación de pareja se dan las dos cosas, pero debe prevalecer el amor sobre el querer. Es una alianza para crecer, pero también para dar respuesta a los problemas que se presentan en la relación con el entorno y dentro de la propia estructura familia creada.
Si uno tiene un amor que le esclaviza, o desarrolla el síndrome de Estocolmo y empieza a amar al carcelero, con toda la carga de masoquismo y morbosidad infantiloide que pueda llevar, o redefine y/o rompe la relación que no le deja crecer. Otra cosa es el balance que se haga entre todo lo que aporta la relación de positivo y negativo y se decida, por lo que fuere, que vale la pena aguantar. Esa situación persiste en muchas parejas donde hay condicionantes muy específicos que la sostienen.
A veces creo que nos gusta ser esclavos, no nos gusta pensar y nos asusta la libertad y romper con los esquemas educacionales que nos colocaron en tiempos pretéritos. La evolución de los roles de pareja van encajando de forma muy singular en cada uno de los casos y cada pareja es un mundo con relaciones específicas que se ha n generado con el paso del tiempo, a veces por acuerdos tácitos no verbalizados, como consecuencia de un conflicto latente no afrontado.
Bueno, lo dejo aquí, que cuando me pongo a hablar contigo se me va el santo al cielo. Si algún día nos vemos y entramos en diálogo profundo puede que nos falte tiempo.

Un abrazo y que te vaya bien en Montellano. Ya nos contarás.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Antonio:
He venido a devolverte la visita y a conocer un poco más de ti. Me encuentro un espacio abierto a la reflexión y pones sobre la mesa un tema sobre el que he reflexionado mucho y he dejado mis ideas en alguno de mis 4 blogs.
La relación entre el amor y la libertad es muy interesante, aún cuando son dos conceptos de máxima generalidad.
Pero creo que mirando el concepto del amor del modo en que lo hagamos, siempre resulta liberador.
Muy interesante.
Un abrazo:
Tadeo

Antonio dijo...

Gracias Tadeo, por tu aportación y comentario. Me haré seguidor tuyo para tener cumplida información de lo que cuelgas y leerlo.
La comida está en el exterior, en lo que los demás escriben, la digestión en el interior, en como vas asimilando lo que lees para crecer humana e intelectualmente.
Beberé de tu fuente como otro aporte nutriente más.
Un afectuoso abrazo

mariajesusparadela dijo...

"El amor es la preocupación activa por el crecimiento de lo que amamos"(creo que esa es la frase.).
Para mi, perfecta: la hago mía, con tu permiso.
Así entiendo yo el amor, todo el amor. El amor a los hijos, a la tierra, a los animales, a la naturaleza. El amor a la vida,`propia y ajena.

Antonio dijo...

Maria Jesús, gracias por tu visita y compartir conmigo la frase haciéndola extensible a todo lo que amamos.
Un saludo

SÍSIFA dijo...

Querido Antonio: quisiera contribuir a tan interesante reflexión con un poema hijo de la libertad:

Yo no amo tus ojos
Es tu mirada
Y no es tu piel
Es tu calor
No son tus labios
Son tus melodías
Y no es tu lengua
Es todo el mundo que se mete en mi boca con tu aliento de hombre
No es tu pecho fuerte
Es tu respirar
Es algo mucho más grande y más humano que tu belleza
Más profundo y eterno que la pasión
Yo no amo tu nombre
Amo tus huesos
Tu esencia
Tu olor
Y no sé por qué
Así como no pedí existir
Tampoco pedí amarte
Me hicieron nacer y me dejaron en la orilla
Algún día vendrán a buscarme
Y no volveré
Por eso yo tampoco te pido eternidad
Ni llevo cuentas del tiempo
El amor se vive por sí mismo
Sin cuentas y sin fines
El final es lo único que no acaba nunca
Y el amor tiene el suyo
Más qué puede importarnos
Si llegara mañana
Aún estaría lejos
Hay demasiada vida en este instante
No puedo hacer otra cosa que vivir
Empezar a olvidarte es imposible
Todavía.

Con sincero afecto
María Gabriela Caminos
alias Sísifa

Antonio dijo...

Ay! Maria Gabriela, Sísifa, gracias por tan bello poema. No amamos lo que es la otra persona sino lo que interpretamos y sentimos con ella. Somos sujetos subjetivos por definición, entendemos lo que interpretamos de la realidad que nos rodea. ¿No será que interpretamos aquello que en cada momento nos interesa o necesitamos interpretar? ¿Hasta qué punto el enamoramiento no es una interpretación interesado del otro en función de lo que nos gustaría tener?
Mis dudas son las que me lanzan a las reflexiones que cuelgo en este blog. La idea, con su duda a cuestas, entra en mí y durante un periodo de gestación la maduro y reflexiono, cuando está servida y gestada, cuando ha llegado a término de viabilidad, la paro y arrojo al exterior para darle vida propia, para que se enfrente a otras realidades y crezca y se desarrolle como idea.
Gracias por ayudar a crecer esas ideas. Los comentarios de mis amigos y amigas lectores enriquecen las ideas que cuelgo.
Besos mil

Alma Mateos Taborda dijo...

Reflexiones sobre el amor muy buenas y excelente soneto. Felicitaciones, felicidades y un abrazo

Antonio dijo...

Gracias Alma. Mi intención ha sido presentar una buena idea adornada por un buen envoltorio. A mi también me gustado el resultado, aunque sea de un aprendiz de poeta, y por eso la publico. Te debo una visita a tu Córdoba argentina.
Un abrazo