domingo, 5 de julio de 2009

Al Quirófano



Queridos amigos y amigas, estaré unos días fuera de combate. Se le ha ocurrido a un importante y hábil cirujano meterme en el quirófano y hacerme una pequeña reparación mañana…son esas cosas de la ITV que con la edad se han de ir limando para que las molestias no se vayan agrandando.
El asunto tiene su parte de ventaja, pues todos los miembros de mi familia tendrán algún día de asueto para acompañarme. ¡Qué importante que es uno! Je, je, je…
El hecho es que marcho tranquilo y pausadamente, pero cumpliendo los requisitos que se me han indicado, y una vez el asunto resuelto volveré a casa… Mientras tanto podéis seguir aportando vuestros enriquecedores comentarios, que yo, gustosamente, leeré y contestaré cuando esté en condiciones de uso.
Dado que es la quinta vez que entro en un quirófano como paciente (de profesional he entrada muchas veces) y conociendo la situación y el pronóstico, me he colgado un saco de tranquilidad a la espalda, en mi mochila, y los nervios los he tirado por la ventana… creo que le he dado a un señor que pasaba por debajo, pues ha empezado a gritar improperios diciendo que cada uno debe apechugar con sus nervios y él ya tenía bastante con los suyos, je, je, je… Me lo estoy tomando con humor, como siempre… recordad: “Bienaventurado el que se ríe de sí mismo porque nunca le faltarán motivos”…

13 comentarios:

JUAN dijo...

Suerte que tenéis algunos.
Yo fui al médico y le dije: Doctor, me duele aquí
Y él, me miró muy serio y me dijo:
¿te duele ahí?Pues ponte allí.
Y me señalaba otro sitio.

Pues nada amigo, ánimo y regresa pronto con otra clase magistral de las que nos tienes acostumbrados.
Un abrazo.

JUAN dijo...

Ah, los dibujos están muy graciosos, ¡ja,ja,ja!

JUAN dijo...

Ah, los dibujos están muy graciosos, ¡ja,ja,ja!

Ana Márquez dijo...

A mí me gusta uno también de Forges en el q sale un médico en su consulta con un atribulado paciente.

El médico: Usted no tiene absolutamente nada.

El paciente: ¿Y este hacha que llevo clavada en la cabeza?

El médico: Nervios.

Y es q muchos médicos cuando no saben con qué se andan, te sueltan un "nervios" y tan ancho q se queda :-) Por cierto, hoy he ido a revisión y me ha tocado un morenazo sudamericano de dulce acento que me ha piropeado un poquillo. Tengo alegría ya hasta pasado mañana... No se entere mi cántabro. Qué poco trabajo cuesta ser amable y qué poco lo son algunos, como si les cobraran por serlo.

Antonio, eso no é ná. Ya verás como en dos días estás aquí otra vez deleitándonos con tus microensayos. Un beso muy fuerte y todo el ánimo del mundo que ya tienes. Bueno, pues un poquito más. Hasta muy pronto!!!! Muacs!!

Dragon de Azucar dijo...

Mucha suerte, ya nos cóntaras como quedaron las branquias nuevas que quería agregarte a la carrocería..

Saludos

Iris dijo...

He descubierto este blog y me ha encantado;lamento llegar en un momento en el que el autor está algo indispuesto para felicitarle, pero ten por seguro que volveré a estas páginas a menudo porque vale la pena. Te felicito!, y que todo te salga bien. Un saludo.

JUAN dijo...

¡Venga!, que ya ha pasado el tiempo del descanso y ahora queda la segunda parte: celebrar la vuelta de Antonio con una copita de Cartojal fresquito y unas aceitunas. A ésa invito yo; los mariscos, el ibérico y las sardinas enpaladas a la brasa lo dejo para otro, no hay que ser egoísta.
Abrazos

Antonio dijo...

Gracias Juan por tu preocupación y tu sentido del humor, pero el Cartojal y los pescaitos los pago yo si vienes por Málaga, tú o algunos/as de nustros amigos/as blogueros/as.
Un abrazo

Antonio dijo...

Gracias Ana, pasaron los dos días que tu dijiste y ya estamos aquí de nuevo.
Un besazo y seguimos en la brecha, con humor y seriedad...

Antonio dijo...

Dragón, solo fue una hernia umbilical y te aseguro que no he hecho muchos esfuerzos para merecerla. De todas formas reparada está.
Gracias y un saludo

Antonio dijo...

Hola Iris. Bienvenida. Bonita tu tierra para ir a recuperarse en el postoperatorio y dar una vueltas por Somiedo, o por cualquier otro lugar de esos tan maravillosos que tenéis en Asturias, en contacto con la naturaleza. Mi blog siempre estará abierta para ti y, con tu permiso, pasaré a visitar el tuyo. Estoy seguro que el intercambio de comentarios nos enriquecerá.
Un saludo afectuoso

Sílice dijo...

Antonio, aunque tarde, me entero ahora de tu operación, pero me alegro de que ya haya pasado y estés bien.
Tengo muchos cosas que leer tuyas atrasadas. ¡Ojú, niño, qué prolífico eres!
Un abrazo muy fuerte.

Inma

Myr dijo...

Por lo que pude apreciar del relato de tus vacaicones , te recuperaste muy bien de esta operación.

Me alegro.


Abrazo