sábado, 22 de febrero de 2014

A la memoria de Antonio Machado



A la memoria de Antonio Machado
(En el 75 aniversario de la muerte del gran poeta
y humanista le dedico este poema como mi
particular homenaje)

-----------------------

Caminando hacia el destierro
junto a su madre ya anciana
se fatiga don Antonio
por tan larga caminata.

Los caminos de la vida
le llevan por las montañas
preñadas por el invierno
con sus cúspides nevadas.

Frío, penuria y destierro,
tres musas que le acompañan
para arrojarle a la cara
el mundo de desaliento
de la perdida batalla.

No son caminos de estelas
que se fraguan por la mar
sino caminos de odio
que matan la libertad.

Las armas matan las almas
destrozan la inteligencia
y llevan hasta el cadalso
el libro de la esperanza.

Se impusieron los fusiles
al valor de las palabras,
fueron sembrando de odio
los campos de toda España
mientras la sangre corría
en luchas desesperadas
hasta hacer brotar del hombre
sus intenciones villanas.

Ay!
qué será de mis Españas,
qué tristeza y qué desgracia
pues traidores asesinos
mataron la democracia.

Largo camino nos queda
para fraguar el mañana
juntando todos las manos
y vencer esta autocracia.

Y Colliure,
ese pueblo que está en Francia,
le prepara en sus entrañas
el lecho definitivo
donde descanse su alma
de tanto y tanto sufrir
por el amor a su patria
a su gente y a su pueblo
y a las tierras de su España.

Mientras  tanto,
en la Soria desolada,
lloran temblando los olmos
a las orillas del agua.


2 comentarios:

Josep dijo...

Fantástica poesia , Antonio.
La España “de cerrado y sacristía” de sus poemas vuelve o quizá nunca se fue. Sigue adorando los toros y la religión más fanática.

A él, que siempre defendió la libertad de cátedra, no le gustaría ver cómo una Ley de Educación retrógrada nos devuelve a las nieblas del autoritarismo, a la imposición, a la falta de pensamiento libre, a la segregación por sexo, al clasismo.

Lloraría al ver partir al exilio a la España nueva, la del “cincel y la maza”. La de la investigación y el pensamiento. Las generaciones de jóvenes cultos que nuestros gobernantes desprecian.

Al hombre bueno y dialogante, le espantaría ver cómo se insulta por pensar diferente, cómo se sigue embistiendo al contrario, cómo se ahoga la libertad de expresión, cómo se compran voluntades y cómo se miente sin recato. Él siempre defendió la honestidad y la coherencia. La sensatez, la concordia y la lucha de ideas, nunca de personas.

Al cristiano agnóstico, que “buscaba a Dios entre la niebla” y lo encontraba en el prójimo cercano, le espantarían las imágenes desoladoras de personas migrantes muertas en la playa por el único delito de querer una vida mejor.

Y clamaría contra ministros y directores de las fuerzas del orden que lo justifican.

Un abrazo.

Antonio dijo...

Cuanta razón tienes, amigo Josep. Para mí hay tres grandes poetas sacrificados directamente por al contienda como son Lorca, Hernadez y Machado. Luego hay otros muchos, que no cabrían en esta página, que tuvieron que exiliarse.
El franquismo y el nacional-catolicismo impusieron el odio y la segregación durante 40 años, en lugar de buscar el reecuentro... Así nos va, con un gobierno heredero de los vendcedores, arrogante por esa misma causa y pendenciero como dueño y señor del a Españas. No entienden de diversidad ni de la policromía enriquecedora de los pueblos porque para ellos solo existe su verdad alienante.
Un abrazo