viernes, 31 de enero de 2014

Juntos podemos



Ogros,
vampiros sedientos
de sangre inocente,
de sangre del pueblo
que sufre indefenso.

Pérfida alianza
de oro y codicia
que va a la avaricia.

Dios omnipotente
que lleva a la gente
a la sumisión.

Estados perversos
gestores aviesos
que van doblegando
al hombre indefenso
que marcha impotente
hacia la opresión.

No puedo,
no aguanto,
no quiero seguir
el maldito canto
que van imponiendo
desde su balcón.

Parecen inmunes
indeliberados
capaces de todo
con poder sobrado
para doblegarnos
a la extenuación.

Mas, juntos podemos
si así lo queremos
si con nuestras manos
forjamos un muro
que aísle lo malo
y de paso al halo
que crea el esplendor.

Juntemos las manos
y en plan alfarero
fragüemos un mundo
de un barro sagrado
que dé al ser humano
su gran resplandor.

¿Qué vale el dinero?
Qué tiene sentido
salvo el ser vivido
el largo camino
que vamos andando,
si no nos dirige
a un mundo mejor.




No hay comentarios: