domingo, 26 de diciembre de 2010

Un mundo mejor

Amanecer en el embalse de Iznajer 

Queridos amigos hay algo que he planteado como objetivo diana en la entrada anterior, se trata de definir un acuerdo de mínimos entre todos los que deseamos un mundo mejor, para comprender y entender cual es esa base mínima que debemos respetar como un derecho inalienable que nos ampara desde el momento que nacemos. Hoy me gustaría ir un poco más lejos. Ese derecho, el derecho a la nutrición y a la vida, surge de las entrañas de la propia tierra, del sistema ecodinámico que nos integra, pues el proceso evolutivo ha hecho que vayamos desarrollándonos todas las especies dentro del entorno ecológico, en una interacción nutriente que nos permite disponer de los recursos y sustento que nos dé la posibilidad de desarrollar nuestra otra dimensión, la espiritual o intelectiva. Es una especie de simbiosis que sostiene el ecosistema en progresión evolutiva, salvo que sea agredido en exceso y se sobreexplote los recursos hasta el agotamiento.

Nacemos en esta tierra con la misión de crecer y evolucionar. Ella nos da el sustento, produce todo aquello que necesitamos para cubrir las necesidades básicas. Si alguien controla y restringe ese flujo nutriente de alimentos, aire, agua, etc… que emana de la propia tierra, está robando y saqueando los recursos de los demás, recursos que no le son propios… Está interfiriendo e interceptando el patrimonio que la madre tierra otorga a sus hijos y, consecuentemente, cometiendo el mayor crimen que se puede establecer, al negar derechos que, por definición, son inherentes a la propia vida. Al robo o apropiación indebida, suma el chantaje, la usura, la especulación, la violación de derechos, el homicidio indolente… creo, desde mi modesto punto de vista, que entra a formar parte de un delito de lesa humanidad.

Nuestra cultura es aberrante en lo referente a la propiedad. Se fraguó, a lo largo de la historia, en la rapiña propia de la guerra, en el botín y el sometimiento del vencido, en el expolio y saqueo, en la extorsión y abuso. Creó y se amparó en principios y valores apoyados en estos preceptos que quedaron justificados por la propia pervivencia del grupo organizado, en contraposición a los otros grupos oponentes.

Luego perdió la esencia humanista y apoyó el dominio sobre el hombre y la naturaleza. Para ello creó valores y creencias sustentadas por la propia religión, entendiendo que era el pueblo elegido, que los dioses le apoyaban, que cumplían un cometido divino y mesiánico y que había que dominar y someter al infiel para hacerle entrar en la verdadera religión y a postrarse ante el dios verdadero, llevándole así a la salvación eterna. La propia Biblia establece que el hombre reine sobre la tierra, lo que le da el poder de decidir sobre ella y, por ende, de sentirse su propietario. Realmente, aunque uno no crea en dios, cabe pensar que, de existir y tener algo de sentido el asunto, debió decirle: “Te doy la inteligencia para que gobiernes y sostengas el proceso evolutivo de la tierra en sus justos términos, para que sea gestionada sin destruirla y entiendas que debes respetar y proteger la naturaleza que te sustenta. Porque este es el campo de cultivo, el hogar, donde has de desarrollarte hasta la muerte…”

Debió decirle, también: “Te voy a dar una cierta dosis de egoísmo y egocentrismo para que te motives en la perpetuación de la propia especie, es decir para que cada uno, de forma individual, tenga el estímulo y la conciencia de asumir el deber de procrear y trascender a otras generaciones, para que tengas el valor de luchar por ti mismo y tu sostenimiento sobre cualquier otra cosa. Ello, junto a la inteligencia, deberá ser suficiente para que crees sociedades o grupos capaces de sobrevivir a los elementos adversos que puedan presentarse”. Entonces el egoísmo y el egocentrismo le llevaron a considerarse el dueño o propietario de la tierra y a usar su inteligencia para reivindicar el derecho a gobernarla: “soy el más listo, el que tiene el poder de la fuerza que emana de mi inteligencia y, por ende, el derecho a decidir lo que es mejor”. Claro que esto es mucho suponer y lo planteo desde mi propia lógica, infiriendo libremente desde el razonamiento deductivo que el entorno me fue proporcionando…

Y dicho esto, a uno le queda preguntarse también: ¿Es lícita la propiedad privada respecto a la tierra? A la par que ¿Hasta que punto es justificable una propiedad privada sobre algo que no ha sido creado o producido por el propio sujeto, salvo que sea producto de un intercambio justo por otras cosas que sí lo fueron? ¿Es moralmente sostenible, pues, la propiedad privada desorbitada, o estamos ante un claro caso de amoralidad cuando nos adueñamos de los resultados del trabajo de otros mediante el pago de un salario inferior a su valor real, que debería determinarse por el precio de las cosa producidas?

¿No es el sistema de salarios una forma evolucionada de la esclavitud a que se sometía a los vencidos, o apresados contra su voluntad? “Si quieres vivir tienes que trabajar para comer, pero como yo tengo la comida que necesitas has de trabajar para mí… Ya veremos cuanto te doy para comer, puesto que yo soy el propietario de la tierra que trabajas o de la empresa donde produces, en suma de lo que resulte de tu trabajo…”

¿Se debería de considerar un tope o límite a la propiedad privada que impidiera el acumulo excesivo de capital y de poder? ¿O bien sería interesante que esa propiedad, sobre todo entendida respecto a los bienes de la naturaleza, solo fuera usufructuaria y condicionada al cultivo y productividad de la misma, dentro de unas normas de conveniencia social, preservando la nuda propiedad para el conjunto de la sociedad? ¿O, tal vez, se debería legislar para que toda empresa fuera propiedad compartida entre el capital y las fuerzas productivas o empleados? Tengo, también, otra duda; ¿la herencia como tal es de justicia cuando tiene una magnitud desproporcionada? ¿Cuántos terratenientes tienen propiedades provenientes de la rapiña y del botín de guerra de sus ancestros…? que, al fin y al cabo, no deja de ser un robo impresionante a mano armada, usando la sangre y fuerza de sus siervos…

En fin, tengo otras muchas preguntas, dudas y cuestiones que me hacen pensar en otras alternativas organizativas que mejoren el mundo, pero de lo que estoy cada vez más seguro es de que nadie, absolutamente nadie, debe arrogarse la propiedad de la tierra, que es del colectivo social, y solo la tiene en usufructo; de que nadie, absolutamente nadie, puede bloquear el acceso del resto de los seres humanos a los nutrientes y a los elementos básicos que garantizan la vida; de que cualquier estado, o forma de organización social, tiene como misión el proteger y ayudar en el desarrollo de sus propios ciudadanos haciendo prevalecer el bien común sobre el individual, pero respetando la iniciativa privada que no entre en colisión con los intereses de la comunidad.

Por último, ¿cabría la posibilidad de que los gobiernos, democráticamente elegidos, pudieran contar con el apoyo legal para llevar a efecto estos planteamientos, por lo que se debería cambiar el orden y las leyes para adecuarlas a una nueva filosofía de vida y de justicia? Pero todo ello cabe solamente en una sociedad madura, responsable, comprometida, asertiva, que trabaje y exija trabajar por ello, que tenga actitudes coherentes con esa filosofía de vida y no se deje llevar o comer el coco por predicadores y embaucadores con intenciones de dominio y gestión de recursos para su personal provecho… En suma, este mundo tiene poco arreglo si no hay un cambio sustancial, profundo y sostenido en el tiempo, fraguado sobre una nueva dimensión de filosofía de vida, que lleve a un desarrollo sostenible y justo para asegurar que cada ser humano tenga la posibilidad de afrontar su vida con garantía de una evolución personal, mental, intelectual, espiritual, o como se quiera, pero que le lleve a su autorrealización…

¿NOS LO TRAERÁ LA ERA ACUARIO? Los reyes ya se sabe que no…

20 comentarios:

emejota dijo...

Ay Antonio, no me menciones a la Era de Acuario, tan manida ella. Estamos en ella, inmersos con todos sus ventajas ¿globalización? e inconvenientes o contrapartidas ¿nacionalismos acendrados? En astrología es el eje Acuario-Leo con todas sus virtudes y defectos. Da para escribir largo y tendido. Hace años que en ciertos círculos se veía venir, lo interesante ha sido verlo tomar cuerpo y afianzarse. Lo malo es que las emociones humanas permanecen bastante primitivas y la tecnología no sirve para mejorarlas, sino más bien lo contrario. Un fuerte abrazo.

Abuela Ciber dijo...

Deseo que este año que comienza te traiga todas ellas!!!!!!!!!

Tres cosas irrevocables para la Vida son:Tiempo…Palabras…y Oportunidades

Tres cosas que no debes negarle a tu Vida son …Serenidad …Honestidad …Y Esperanza …

Tres cosas que son tu Elección …Tus Sueños …Tu Exito …Y tu Destino …

Tres joyas que se tienen en la Vida son…Amor …Autoestima …y Verdaderos Amigos …

Buen año 2011 para ti y tus seres queridos !!!!!!!

RGAlmazán dijo...

Profunda reflexión Antonio. Y estoy de acuerdo contigo en que la propiedad privada es el germen de todos los males, pues provoca la desigualdad y crea subordinaciones. Me he acordado de Rousseau quien, como sabes, achacaba los males sociales a la propiedad privada.
En base a la propiedad se ha forjado el poder, y ahí es donde empiezan los problemas serios, los conflictos, las rapiñas, las relaciones de poder y su desarrollo.
Habría que poner límites, sin duda, pero ¿quién pone el cascabel al gato y cómo? Tremenda cuestión.
El planeta se ha parcelado, se ha maltratado y se utiliza para fines propios, sin importar los medios.
En fin... es una reflexión que da para mucho y que difícilmente se puede exponer en un comentario...

Salud y República

Antonio dijo...

Hola emejota. Son momentos de confusión pues el desarrollo tecnológico nos arrebata y sobrepasa. No sabemos como usar la ciencia para que sea positiva para la ciudadanía en su conjunto, pero sospechamos que esa ciencia puede ser usada para beneficio de unos pocos solamente. Una vez más el poder lo controla todo y decide como se ha de organizar el mundo. Solo queda la libertad de no dejarse organizar el mundo propio, el individual e interior. Tal vez esa era acuario haga alusión a la búsqueda de la libertad individual como gota de agua que purifique el océano de la vida, de la sociedad…

Un beso con mis mejores deseos

Antonio dijo...

Ay, Abuela Ciber, si todo fuera tan fácil. Si todos esos buenos deseos se pudieran realizar…

Ojalá se cumplan para mí, para ti y para todos…

Antonio dijo...

Amigo Rafa, creo que hay un momento en que la razón divaga, que pulula por la mente intentando explicar las cosas desde la asimilación que se ha ido haciendo a lo largo de la vida, de cómo se ha vivido, pensado y sentido el mundo y sus consecuencias. Entonces, uno, como ser pensante, acaba confluyendo en una lógica, que entiende aséptica, y que hace pensar que este es el camino mejor. Para ello, tal vez, haya que desprenderse de prejuicios de esquemas establecidos en el proceso educativo y volar desde el ejercicio del librepensador para romper el sistema y buscar alternativas.

Poner el cascabel desde donde estamos y con quien estamos es complejo, puede que haya que cambiar a los responsables, pero cómo… Ahora bien, los responsables somos todos que votamos y ponemos gobernantes, por tanto o cambiamos todos, o al menos la mayoría, o todo seguirá igual. La pelota puede estar en nuestro tejado y no saber jugarla.

Un abrazo

ana dijo...

tal vez no dejando de hablar, de escribir, de gritar, de patalear, de mostrar el desacuerdo, de enseñar nuestra rebeldía, algú día las cosas cambien. Es sólo un sueño, porque la realidad de presenta desnuda y difícil.

un abrazo.

ana dijo...

Muchas gracias por visitar mi blog de poemas, es un honor para mí que alguien como tú me regale su presencia y sus comentarios.

Un abrazo grande.

Ricardo Miñana dijo...

Que pases unas felices fiestas y que la armonía, la paz y la felicidad entren en tu hogar.

un abrazo.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Hola Antonio paso a dejarte un abrazo y desearte que pases un buen fín de año.Un petonet.

ARO dijo...

Tus planteamientos son maravillosos y absolutamente asumibles por cualquier hombre o mujer de buena voluntad; pero me parecen utópicos y creo que esta sociedad en que vivimos no esta por esa labor, no por voluntad sino por imposibilidad.

Buen fin y buena entrada de año. Saludos.

Anónimo dijo...

Antonio, me conoces demasiado, sabes cuales son mis ideales,mis sentimientos,mis logros,mis fracasos y mas cosas.Tus reflexiones me llevan a pensar,que el humano es el único ser viviente que desconoce la moderación. Olvidemos el tópico de un mundo mejor,los afortunados verán un mundo nuevo.
Juan L.

JUAN dijo...

Antonio, ya que citas la Biblia te digo que en ella leo lo mismo que dices en esta entrada:
En el libro del Génesis, capitulo 1 y versículos 27 y 28 habla de la misión de procrear para llenar la Tierra y cuidarla.
En el versículo siguiente nos dice que la propiedad de la Tierra no es del hombre sino del Creador.
En el 2º capítulo versículo 15 dice que el hombre debe cuidar de la Tierra.
La Biblia sostiene que existió el jubileo porque la tierra era la posesión YHWH, y sus inquilinos actuales eran simplemente los arrendatarios y por lo tanto la tierra no debe ser el vendido por siempre
El Jubileo se ordenó porque los hombres no son todos iguales ni tienen los mismos vicios ni la misma capacidad de gestión. Unos se enriquecerían y otros se arruinarían con los desastres naturales o su mala gestión gastando sus dineros en putas o en vino, y se verían obligados a vender sus tierras e incluso a venderse ellos mismos como esclavos. Por eso cada cincuenta años el esclavo debería ser liberado y la tierra comprada debería de ser devuelta al vendedor.
También habla de un nuevo orden mundial, destruyendo completamente el sistema de mardaje entre la falsa religión(Babilonia la Grande) y sistemas políticos (La bestia Salvaje) en el Apocalísis.

La Biblia tiene respuestas para muchos problemas, por eso es tan valorada, no en vano continúa siendo un Best Sellers, vendiéndose 25 millones de ejemplares cada año.
Lo que pasa es que la Iglesia se ha apoderado de ella y la tergiversa diciendo que la gran masa no entiende el significado y sólo ellos tienen el conocimiento. Incluso fue prohibida en 1229 en el Concilio de Valencia y estuvo prohibida durante todo el tiempo que duró la Inquisición, alegando que si la gente supiera se rebelaría contra la Iglesia, pues sus doctrinas no aguantarían a la luz del Libro..

Y volviendo a tu excelente exposición, con la que concuerdo plenamente, la pregunta es quién, cómo y cuándo será capaz de llevar a la práctica un cambio tan radical del sistema en que vivimos.
Saludos.

Antonio dijo...

Ana, creo que ese es el camino. Hablar, decir lo que se piensa, aportar soluciones, ideas y enfoques nuevos que cambien las cosas, dar ese punto de rebeldía que nos hace más libres y capaces de discernir sin interferencias… Mente abierta e ideas claras…

Un abrazo muy afectuoso con mis mejores deseos y mi felicitación por tu vena poética.

Antonio dijo...

Gracias, Ricardo. Es un hermoso deseo que generalizo a toda la humanidad y especialmente a ti y los tuyos.

Un abrazo

Antonio dijo...

Gracias, Geni. Recibo tu abrazo con afecto y te deseo lo mejor para este y todos lso años de tu vida.

Besos

Antonio dijo...

Hola Aro. Es posible que sean utópicos, no cabe la menor duda, pero la utopía es el objetivo del idealista y el “praxismo” es la forma de llevarla a término. Esa conjunción es difícil, pues el realismo, a veces, nos separa del idealismo y nos somete a la realidad desde el conformismo…

Saludos y un excelente año para ti y todos tus seres queridos

Antonio dijo...

Juan Luis, me da miedo eso de “los afortunados verán un mundo nuevo…” ¿Será un mundo completamente diferente, será una evolución del actual, será otro mundo… el del más allá? Jajaja.. Quien sabe lo que nos depara el futuro, pero es cierto que todo será en función de lo que se haga en el presente, en el día a día… Cada uno con gotita de agua y su potencial, pero el resultado final dependerá da tantos que no sabemos como será…

Un abrazo para ti y los tuyos

Antonio dijo...

Juan, gracias por esa interesante aclaración sobre lo que dice la Biblia. Celebro que la lógica rija los principios divinos y coincidir con ellos.

Lo lamentable es que esta jerarquía eclesiástica ande más preocupada por el uso del preservativo en lugar de preservar la naturaleza, más en aspectos de intereses de grupo que en la vida del sistema ecológico que nos abraza.

¿Se habrán leído la Biblia y habrá descubierto que están fuera de ella, como tú dices?

El cambio solo puede venir de la concienciación de la sociedad, del conjunto de seres humanos que habitamos la tierra. Meter una asignatura especial de Educación al ciudadano, enfocada a hacerlo más libre y más pensante para integrarlo desde la individualidad en el colectivo y no imponer el colectivo de forma represora y castrante de ideas, sometiéndolo a credos y a políticas y formas estructurales obsoletas y perniciosas es una mala cosa. Cambiar la ignorancia por el conocimiento, la dejadez por la implicación, el odio y el resentimiento por el amor y el respeto a la naturaleza y todos sus seres, etc… Ese podría ser el camino inicial, alternativo, pero el resultado sigue siendo impredecible.

Un abrazo y feliz año

Camino a Gaia dijo...

Son muchas las cuestiones que planteas a cual mas interesante.
En cuanto a la propiedad privada creo conveniente ante todo definirla con nitidez y sin subterfugios.
El derecho a la propiedad privada es ante todo el derecho a NEGAR EL ACCESO a un determinado bien por parte del que lo ejerce. En la naturaleza se manifiesta por el instinto de territorialidad, pero tiene unos límites. Su función no es otra que evitar la sobreexplotación de un recurso, garantizar los medios para la propia subsistencia y evitar que otros parasiten o saqueen aquello que ha sido conseguido con el propio esfuerzo. Algunos roedores suelen acumular despensas para el invierno, existen territorios como los del lince pueden variar de tamaño según la abundancia de alimento, etc.
Con la llegada del dinero la capacidad de acumulación de riqueza se hace ilimitada y no perecedera, el símbolo se convierte en objeto mismo. Y en pocas palabras eso nos trae a donde estamos. Permitir la acumulación ilimitada de dinero, nos lleva a la acumulación de poder en muy pocas manos, y a grandes desigualdades que en modo alguno tienen que ver con el mérito o aportación social de los individuos. En las democracias, la fiscalización a las rentas y patrimonios mas grandes ejercían un mecanismo de control. La eliminación de estos mecanismos en aras de una supuesta autoregulación nos devuelve a la esclavitud.