miércoles, 29 de diciembre de 2010

SIGNOS DE PUNTUACIÓN


He recibido por correo esta interesante aplicación de los signos de puntuación que usamos en nuestro idioma y su importancia. Hay varios ejemplos que conjugan la enseñanza con el humor… Es divertido y quiero compartirlo con los amigos lectores de mi blog… Va para vosotros.

Los signos de puntuación se usan en los textos escritos para intentar reproducir la entonación del lenguaje oral (pausas, matices de voz, gestos, cambios de tono, etc.) con objeto de interpretar y comprender correctamente el mensaje escrito. Los signos de puntuación, por lo tanto, nos permiten expresarnos con claridad y evitar interpretaciones diferentes del mismo texto.
Por ejemplo, el sentido de la siguiente frase:

"Si el hombre supiera realmente el valor que tiene la mujer andaría a cuatro patas en su búsqueda".

(Si usted es mujer, con toda seguridad colocaría la coma después de la palabra «mujer».
Si usted es hombre, con toda seguridad colocaría la coma después de la palabra «tiene»).

En los siguientes ejemplos una coma vale mucho:

"Perdón imposible, que cumpla su condena".
"Perdón, imposible que cumpla su condena".

"No, es verdad".
"No es verdad".

"El maestro dijo: «Javier es un burro»".
"El maestro -dijo Javier- es un burro".

EL TESTAMENTO

Se cuenta que un señor, por ignorancia o malicia, dejó al morir el siguiente testamento sin signos de puntuación:

«Dejo mis bienes a mi sobrino Juan no a mi hermano Luis tampoco jamás se pagará la cuenta al sastre nunca de ningún modo para los jesuitas todo lo dicho es mi deseo».

El juez encargado de resolver el testamento reunió a los posibles herederos, es decir, al sobrino Juan, al hermano Luis, al sastre y a los jesuitas y les entregó una copia del confuso testamento con objeto de que le ayudaran a resolver el dilema. Al día siguiente cada heredero aportó al juez una copia del testamento con signos de puntuación.

- Juan, el sobrino:
«Dejo mis bienes a mi sobrino Juan. No a mi hermano Luis. Tampoco, jamás, se pagará la cuenta al sastre. Nunca, de ningún modo, para los jesuitas. Todo lo dicho es mi deseo».

- Luis, el hermano:
«¿Dejo mis bienes a mi sobrino Juan? No. ¡A mi hermano Luis! Tampoco, jamás, se pagará la cuenta al sastre. Nunca, de ningún modo, para los jesuitas. Todo lo dicho es mi deseo».

- El sastre:
«¿Dejo mis bienes a mi sobrino Juan? No. ¿A mi hermano Luis? Tampoco, jamás. Se pagará la cuenta al sastre. Nunca, de ningún modo, para los jesuitas. Todo lo dicho es mi deseo».

Los jesuitas:
«¿Dejo mis bienes a mi sobrino Juan? No. ¿A mi hermano Luis? Tampoco, jamás. ¿Se pagará la cuenta al sastre? Nunca, de ningún modo. Para los jesuitas todo. Lo dicho es mi deseo».

- El juez todavía pudo añadir otra interpretación:
«¿Dejo mis bienes a mi sobrino Juan? No. ¿A mi hermano Luis? Tampoco. Jamás se pagará la cuenta al sastre. Nunca, de ningún modo, para los jesuitas. Todo lo dicho es mi deseo».

Así que el señor juez, ante la imposibilidad de nombrar heredero, tomó la siguiente decisión:
«... por lo que no resultando herederos para esta herencia, yo, el Juez me incauto de ella en nombre del Estado y sin más que tratar queda terminado el asunto». El Estado siempre gana, jejeje...

COMO CONSEJO, PUES, NO DEJES QUE OTROS INTERPRETEN TUS IDEAS COMO ELLOS QUIERAN SINO COMO TÚ LO PENSASTE.
AL ESCRIBIR, PROCURA USAR LOS SIGNOS DE PUNTUACIÓN CORRECTAMENTE
.

21 comentarios:

Felipe dijo...

Me he reido muchísimo porque es quien haya hecho ésto lleva más razón que un "santo"

¡Qué manera de agudizar el ingenio!

Abrazos

ana dijo...

yo como felipe, también me reido, es una entrada muy curiosa y didactica, gracias Antonio y feliz salida y entrada de año,

Un abrazo

Jose Vte. dijo...

Genial y divertida entrada, hay que ver lo importante que es la puntuación en la escritura.

Un saludo y feliz año

almalaire dijo...

Ay, Antonio, ¡Muchísimas Gracias por las risas! Creo que este post debería ser de estudio obligatorio en las escuelas y seguramente reconciliase a los niños con la ortografía :D

Un beso

María dijo...

Muy bueno.

Puede cambiar mucho una frase si no se ponen los signos de puntuación correctamente.

Te deseo un feliz año 2011 lleno de paz y prosperidad.

Un beso.

Txema dijo...

Verdaderamente gracioso lo de los puntos. En mi caso, es esencial no meter la pata.

Por motivo laborales se entiende...

un abrazo

RGAlmazán dijo...

La anécdota es genial y muy didáctica. Puntuar bien es difícil, pero hay que hacerlo para evitar interpretaciones erróneas.

Salud y República

JUAN dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Myriam dijo...

jejejejeje ¡excelente ejemplo! ¡¡Muy gráfico!!

Pués, ¡a usar los signos de puntuación como s e debe!.

Besos y ¡¡muy FEliz 2011!!

Ana Márquez dijo...

Jaja, pues habrá que tener cuidado con lo q escribimos, no vayamos a meter la pata, la gamba y la coma :-D

Besos, Antonio!

Annick dijo...

Me hago siempre un lio con los puntos . Asi que seguro que más de uno se habrá reido con mis escritos .
Y con los acentos ....peor !

Saludos desde Málaga.

( tened compasión por esta pobre francesa )

JUAN dijo...

Antonio, yo también leí el divertido artículo por azar cuando buscaba en la red información sobre las diferentes modalidades de testamentos.
Gracias por haberme permitido leerlo de nuevo y sacarme una sonrisa.
Saludos

Antonio dijo...

Está visto que no solo hay que poner los puntos sobre las "ies" sino las comas, las tildes y demás signos en su sitio, de lo contrario todo cambia.

Cuando estaba en el seminario, los curas nos decían la frase: "Lo mejor y lo primero para mi compañero" Nosotros colocábamos un acento en "mí" y una coma y el compañero se quedaba sin nada...
Hay también algunos casos de lenguaje con doble mensaje, ambiguo, como el ejemplo que refiere Paul Watzlawick cuando hable de un cartel que había en un restaurante que decía: "Los parroquianos que piense que los camareros son unos groseros deberían ver al gerente". Uno ya no sabe si es más grosero el gerente o si habría que notificarle el caso parta que tomara medidas... jejeje...

Un abrazo a todos y todas

Cayetano dijo...

Me ha encantado esta entrada. Me recuerda aquello de Benavente: "Y resultando que no es culpable", ahora con la coma "Y resultando que no, es culpable". Por una maldita coma le pueden condenar a uno a garrote vil. En una obra de teatro, un actor novato tenía que interpretar un corto papel ante un cadáver y otro actor. Debía decir: "Señor: muerto está. Tarde llegamos." Pero se ve que el hombre, presa de los nervios, se lió un poco y dijo: "Señor muerto. Esta tarde llegamos."
Que el año nuevo que va a comenzar venga cargado de ilusiones y proyectos cumplidos.
Un saludo.

Recomenzar dijo...

Gracias por tener un blog asi
Vendré seguido a visitarte para ponerme al dia con comas puntos y letras
besos

José A. García dijo...

Y pensar que la RAE sólo piensa en modificar las normas básicas de puntuación...

Feliz 2011 Antonio, que la pases con los que más quieres.

Saludos

J.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Antonio!
Interesante, cuestión.
A tener, muy en cuenta.

Saludos de J.M. Ojeda

Camino a Gaia dijo...

Ha sido divertido leerte. Una mala escritura es una fuente de equívocos, aunque pueden llevarnos a situaciones que nada tengan que ver con el humor.

Cris dijo...

Buenísimo, el texto del testamento es muy utilizado para enseñar los signos de puntuación en el último grado del ciclo primario.
Que tengas un 2011 venturoso!
Besos

Cesar LOpez dijo...

Estoy muy agradecido. llevaba cuarenta años tratando de encontrar este texto del testamento, desde que lo leí a los 10 años, siempre lo recordaba; ahora que soy maestro de primaria, lo enseñare a mis estudiantes...

Antonio dijo...

Me alegro, amigo Cesar, de que al fin lo encuentres en este blog.
Saludos