viernes, 20 de agosto de 2010

Viaje a EE. UU. (II) (Filadelfia)

----------

Filadelfia (Pensilvania)


Es una ciudad sorprendente. Ya la visitamos la noche anterior, pero desde el coche, viendo sus edificios iluminados y sus calles, pero sin parar, de tránsito. Volvimos al día siguiente, dos de julio, para disfrutar de sus calles, sus plazas y su gente.
Eran los preparativos del día de la independencia, el 4 de julio. Ese es el día más grande que se celebra en los EE. UU.

Filadelfia está en el estado de Pensilvania, aunque no es su capital, pues ésta radica en Harrisburg, una pequeña ciudad de unos 50.000 habitantes en el año 2000, es la ciudad más importante del Estado, no solo por su tamaño sino por su historia.

Pensivalnia formó parte de las treces colonias que constituyeron los Estados Unidos de América en 1776 con la redacción de su Constitución y en Filadelfia se reunió el Primer Congreso Continental en 1974. Por tanto, Filadelfia tiene un peso específico muy significativo en la historia de los EE. UU.

Es curioso como se fragua Pensilvania. El rey Carlos II de Inglaterra le debía 30.000 libras al almirante Penn, por lo que le otorga a su hijo William Penn, una carta de derechos sobre ese territorio en compensación a la deuda, dando lugar al nombre como contracción de Penn y selva. Es frondosa y selvática su orografía.

Hay una interesante condición que la hace singular, referente a la tolerancia religiosa.
Refiere Voltaire, hablando de William Penn, que: “El nuevo soberano también decretó varias leyes sabias y beneficiosas para su colonia, que han permanecido invariables hasta este día. El mandatario está, no para maltratar a ninguna persona debido a su religión, sino para considerar como hermanos todos aquellos que creen en un Dios”.
Dado que Penn era cuáquero (Sociedad Religiosa de los Amigos), se entiende esta posición. Esta es la base que permitió encontrar un pequeño paraíso a las diversas religiones perseguidas en Europa. Los Amish y/o Menonitas de raíz anabaptista, están muy arraigados en el lugar, sobre todo en el condado de Lancaster. Si acaso, más adelante tocaremos el tema y presentaré alguna foto “robada” de su forma de vida.

En la visita tuve deferentes sensaciones. Por un lado la arquitectura paradójica de sus barrios y su centro. El barrio de casas bajas, entrada al sótano para el carbón, dos plantas con balcones cerrados en semicírculo para el ojeo, su llamativa fachada y su bandera americana en gran número de ellas. Curiosamente, los cables del suministro eléctrico solían estar al aire, como en los viejos tiempos. El centro colmado de altos edificios, bien urbanizado y monumental, con amplios jardines y limpias avenidas. El río, que desemboca en la Bahía de Delaware, está cruzado por varios puentes, pero sobre todo me llamó la atención el de Benjamín Franklin, que une Filadelfia con Camden, en Nueva Jersey. Otro aspecto son los cementerios abiertos en medio de la ciudad, como un jardín más, perfectamente urbanizados y limpios.

Su original bus turístico, llamados patos, reclama la atención. Son vehículos anfibios de desembarco, que fueron desechados por el ejército y convertidos en un medio de transporte que pasa de tierra al agua en un santiamén. Por tanto, paseas en ellos por las calles y después te lanzan al río en plena navegación para ofrecerte otra visión de la ciudad. Muy espectacular el viaje. Tuvimos suerte, pues al día siguiente de nuestra experiencia se produjo un accidente, por colisión en el agua, y un pato se hundió dejando dos desaparecidos, de los que se encontraron los cadáveres más tarde. Es curioso que la conductora debería tener cerca de los 70 años, charlaba y animaba, dando información del recorrido de forma directa y nos hacía tocar un pito que imitaba el graznido del pato. Música de fondo y ¡oh sorpresa! la Macarena y los Pajaritos… como en casa, vamos…

Otras cosas a reseñar: la campana de la libertad, el lugar donde se reunió el congreso y donde se redactó la constitución, los graffitis en alguna calle del centro como forma de expresión artística, la acampada comemorativa de la independencia delante del National Constitution Center, la pluriculturalidad y diversidad de razas, el contraste de los barrios pobres de la periferia y un largo etc. inexplicable… pero sobre todo, el orgullo de la gente de ser los fundadores de los EE. UU. y su idiosincrasia, incluso en el lenguaje a lo Pato Donal del guía que explicaba la historia del primer congreso.

El día tres por la noche, después de visitar Atlanti City, volvimos a cenar a la ciudad y ver los fuegos artificiales en la bahía desde un restaurante japonés en alto y acristalado. Fue un excelente espectáculo, no solo por la maestría que mostraba en cocinero sobre la plancha incorporada en la mesa, que a veces acojonaba con las llamaradas, sino por la visión privilegiada de los fuegos.

PD: Para ver bien las fotos es aconsejable clicar en "Ver todas las fotos" y una vez cargadas hacerlo en "Full Screen". Elimínese la propaganda en la crucesita de la misma y déjense pasar o contrólense a gusto del consumidor.





33 comentarios:

Eastriver dijo...

Antonio, lo describes tan bien que hasta una ciudad que me cuesta situar en el mapa se convierte de repente en apetecible. Me gustan sobre todo las sensaciones, es lo mejor de los viajes, porque es lo que no sale en las guías. Y es tan subjetivo... pero a la vez se suele coincidir bastante pues las nociones de seguridad, peligro, belleza, monumentalidad, confort, etc. suelen ser bastante generalizadas, aunque también son muy interesantes los matices que dependen de cada uno. Me sorprendió lo del coche anfibio, lo del nombre del estado, las casas (en NY me parecieron un poco así, en Village y eso) y desde luego vi las fotos mejor que en la primera entrada.

Circe La Hechicera dijo...

Querido Antonio, te he leido rescatando el tiempo que he estado extraviada,y encantada con tu narrativa histórica y geográfica que nos haces recrear imágenes en nuestra memoria. Me imagino que te ha impactado el modernismo de las ciudades estadounidenses, que contrastan con la majestuosidad histórica de Europa, son ciudades hermosas, donde la naturaleza está siempre presente. Besos caribeños feliz fin de semana

Antonio dijo...

Ramón, esta fue la primera ciudad de EE. UU. que vi. Las fotos son imágenes percibidas por el sentido de la vista, pero la tridimensionalidad, el olfato, la brisa, el sonido, etc... solo se viven en la presencia... describir esas sensaciones es tremendamente complicado, al menos para mí.
Me sorprendió, en todo el Estado y en los anejos, las casas parecidas, salvando diferencias, muchas de ellas en madera, de dos plantas, con porche y butacas, la entrada exterior al sótano y casi todas con la banderita americana.
Abrazos

Antonio dijo...

Efectivamente, Circe, ese modernismo me llamó la atención, pero la historia arquitectónica urbana de EE. UU. es muy reciente.
En Europa se palpa la historia en sus monumentos, sus edificios y sus calles. Allí se vive la energía de una nueva era...
Gracias por tu visita y comentario
Besos transatlánticos

aniki dijo...

Gracias por compartir esta experienia. Ha sido agradable leerte.

Besosssss.

Txema dijo...

Bueno, te noto muy entusiasmado con la visita a los EE.UU.

Como ya no viajo más llá de las fronteras hispanas aprovecho vuestras experiencias para conocer mundo, aunque sea indirectamente.

saludos

Abuela Ciber dijo...

Se nota por tus palabras que has gozado la estadía.

Que tengas un hermoso fin de semana!!!

Cariños

emejota dijo...

Me lo has hecho pasar muy bien recordando viejísimos tiempos, durante el viaje fin de curso aquel 1966, estuvimos alojados en Harrisburg, precisamente. Voy a ver si tengo alguna foto del lugar. Pennsilvania me dejó impactada por su frondosidad. Un abrazo.

MarianGardi dijo...

Interesante viaje Antonio
he visto las fotografias también.
Besos

Antonio dijo...

Aniki, gracias por tu visita y comentario. Paso a visitar tu blog.
Besos

Antonio dijo...

Hola Txema. Es la primera vez que salto el charco. Fueron muchas sensaciones y reflexiones las que me produjo la visita.
Saludos

Antonio dijo...

Gracias, Abu. Gocé del viaje y de los amigos, una buena pócima para vivir mejor.
Cariños

Antonio dijo...

Emejota, de la frondosidad de Pensilvania hablaré más adelante, pues a mí también me impactó.
Un abrazo

Antonio dijo...

Gracias, Marian. Ciertamente, a mí me resultó muy interesante.
Besos

Peter Pantoja Santiago dijo...

...Good Travel!! Realmente frase que nos motiva cuando nos remontamos a brazo partio a comernos un nuevo viaje, es grato disfrutar de esas fotos!!

AROBOS dijo...

Un lindo paseo he dado contigo. Y las fotos son estupendas. Estas experiencias viajeras me fascinan.

Antonio dijo...

Peter, a mí me gustan los buenos viajes aunque sean virtuales. Me encantan los pps de viajes con fotografías.
Un abrazo y good travel!!

Antonio dijo...

Arabos, seguiré relatando el viaje y presentando fotos.
Un saludo

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

estupendo reportaje, gracias Antonio

Antonio dijo...

Gracias a ti, Mariángeles. Encantado de verte por aquí. Este verano me tiene trastocado un poco y disperso.
Un besote

belijerez dijo...

El poder...siempre el poder. Y los pobres dónde estaban. No. Los pobres estan en Africa.


Salut.

Anónimo dijo...

Es una gran satisfaccion, que alguien extranjero haga estas observaciones de este pais tan maravilloso para mi. Impacta a muchos, y a mi tambien me impacto, pero se le cree mas al visitante que a los que hemos vivimos en el.
Gracias Antonio, y seguire tu relato...muchos cariños......T.J.C.

Antonio dijo...

Querida Belijerez, ya hablo del contraste de los barrios pobres de la periferia. Eso quiere decir que allí también hay pobres, muchos, demasiados, no tantos como en el tercer mundo, pero en EE. UU. hay otro tercer mundo que habita en la periferia de las grandes ciudades, desde Nueva York, a Washington, pasando por todas las que visité, como una muestra más del contraste que existe en el reparto de bienes en este mundo. No, no todo es de rosa. Lo que pasa es que el turista no va a ver esa pobreza, sino a disfrutar de otras cosas, y eso es comprensible, pero no se escapa esa realidad social.
Un abrazo

Antonio dijo...

Teresa, EE. UU. es policrómico. Depende de donde se fije uno ve una realidad u otra, pero el hechos es que esa diversidad convive en un sistema, a veces, desequilibrado en lo económico...
Un abrazo

Lola Mariné dijo...

Estupendo relato de tu viaje, Antonio.
La verdad es que sentia cierta curiosidad por conocer Philadelfia.
Es que hace unos años conoci a un chico de allí y estaba como un queso (jeje, que chiste mas malo, pero es verdad).
Feliz semana.

Abuela Ciber dijo...

Deseandote una semana amable , te dejo cariños.
.
.
El verdadero sabio sólo es riguroso consigo mismo; con los demás es amable.
Plutarco
.

ana dijo...

Fantásticas fotos, me alegra que hayas vivido una experiencia tan maravillosa.

JUAN dijo...

Me encanta la forma en que has descrito la ciudad, su historia y las fotos. Te agradezco mucho la información que compartes con nosotros pues tengo la sensación de conocer esa ciudad como si te hubiera acompañado en el viaje.
Un abrazo.

Antonio dijo...

Qué bueno, Lola. No sé si conoces que Filadelfia es la cuna de los donuts, por lo que aquí cabe decir aquello de comerse un rosco con el de Filadelfia. También me gustó el típico Philadelphia cheesesteak, carne con queso en plan bocata con guarnición. Podemos aplicar lo del queso a su carne, jajaja…
Después comprendí por qué se veía tanta gente pasada de peso. Con tanta carne y queso bueno, se dan situaciones “embarazosas” jejeje…
Feliz semana

Antonio dijo...

Abu, siempre dejas una frase interesante para la reflexión. El sabio sabe que cada uno tiene su capacidad y solo se exige a sí mismo… los demás se han de exigir ellos a su ritmo.
Feliz semana

Antonio dijo...

Gracias, Ana. La fotografía me gusta y soy un gran aficionado a ella, aunque no un gran experto.
Saludos

Antonio dijo...

Amigo Juan, estas cosas te obligan a conocer más de los sitios donde vas. Después del viaje he andado documentándome y eso ha completa mi conocimiento del lugar visitado. Creo que es un buen sistema para conocer mejor el mundo.
Un abrazo

Daniel Prado dijo...

Buenas tardes,

Hace un par de meses he estado en Philadelphia, la verdad que la ciudad es muy bonita.

De entre todo os aconsejo que visiteis su impresionante ayuntamiento que destaca por ser el más alto del mundo y cuyo diseño es espectacular.

También destaca el instituto Científico Franklin y el museo de arte de Philadelphia muy conocido por su escalinata de la pelicula Rocky.

Al final he realizado una mini-guía, os la dejo, supongo que os puede ser útil.

Guía de Philadelphia