miércoles, 16 de septiembre de 2009

Cerrando el tema...


El pasado julio empecé una serie de escritos en mi blog sobre el tema del amor y la relación de pareja, se trata de tres poemas, cuatro reflexiones, un relato en dos partes y la última incitación a la reflexión como respuesta a las catorce preguntas que planteo:

Hoy te he visto: 9 de julio
Y después… desamor: 12 julio
Frases para la reflexión y soneto de amor: 15 julio
La relación amorosa según una interpretación libre de la pirámide de Maslow: 18 julio
La teoría de con-juntos en la relación de pareja: 21 julio
La perspectiva mercantilista del amor: 27 julio
La berrea (I): 31 julio
La berrea (II): 2 agosto
Otra visión del asunto: 5 agosto
Delirio de amor: 14 septiembre

Dejo en el tintero, para no ser pesado, pues me da la sensación de que me estoy pasando diez pueblos con el tema, un análisis sobre cómo podemos entender la relación en base a las teorías del análisis transaccional y una reflexión sobre “la casa de mi corazón” en plan símil explicativo de la cobertura de nuestras necesidades relacionales . En otro momento, cuando la saturación desaparezca, si no se me va el santo al cielo, me plantearé colgarlas.

Han sido, prácticamente, dos meses y un verdadero placer contar con los comentarios de todos y cada una de las personas que se han dignado participar y aportar su granito de arena a la comprensión del complejo fenómeno de la interrelación humana, pero fundamentada en la pareja y su relación afectiva. Lo considero un fenómeno tan abierto que, su conceptualización, permite conjugar pensamientos, sentimientos, emociones, expectativas, percepciones, sensaciones, intuiciones, juicios, conjeturas, creencias, etc… en consonancia con nuestras vivencias y experiencias propias o vicarias.

Ello nos permite un caleidoscopio de visión heterogénea, donde cada cara del prisma arroja una tonalidad, un color y una visión singular. Es decir que cada uno de nosotros estamos condicionados por nuestra personalidad, historia y entorno cultural para emitir un juicio y que, al ser tan complejo el asunto y resultante de tantas variables, podemos divergir desde la sana discrepancia, o converger en nuestras opiniones. En todo caso, he pretendido hacer un razonamiento interno y compartirlo, a fin de conseguir un debate y despertar en cada cual el interés por los mecanismos que rigen, o pueden regir, este tipo de relación. Evidentemente, todas las opiniones tienen, para mí, el mismo nivel de respetabilidad, pudiéndome identificar con una u otra, estar de acuerdo o desacuerdo, pero lo importante es que las reflexiones personales sean clarificadoras y que nos ayuden a entender el fenómeno, sus trampas y sus bondades.

De la relación amorosa se pueden desprender conductas aberrantes, de sumisión, dictatoriales, sadomasoquistas, incluso justificadoras de los malos tratos y de la violencia de género; la cuestión es cómo se viven estas situaciones y cuales son los mecanismos para escapar de ellas, cómo determinadas culturas potencian y avalan conductas que otras culturas identifican como perversas.

Pero, lo importantes es entender y potenciar los mecanismos que nos alejen de estas y nos acerquen a las otras conductas, las constructivas, positivas, las de cooperación y encuentro, las que ayudan a crecer a ambos cogidos de la mano, las que dan estabilidad emocional para vivir en desarrollo e igualdad. En todo caso, depende de la gestión que hagamos del periodo de enamoramiento, orientaremos nuestra relación final hacia el amor en libre compromiso o a la dependencia o imposición irracional del uno sobre el otro. El contrato que, tácitamente, se va estableciendo, día a día en la convivencia cotidiana, ese contrato no escrito, pero que establece conductas en función de los afectos y desafectos que se generan, es el que definirá nuestra relación, en forma y fondo, hacia la satisfacción o hacia la frustración y el desengaño.

El enamoramiento es un periodo de fantasía, ilusión, embeleso, arrebato, enajenación, encanto, embrujo, éxtasis…una esperanza de futuro rayando en la utopía… sucumbir a un flechazo de cupido de forma incomprensible, con cierta dosis de irresponsabilidad al escapar al control de nuestra propia conciencia. Un sentimiento indescriptible que nos eleva por encima de cualquier otra vivencia del entorno, nos ocupa y arrebata el pensamiento, el sueño y nos vuelca en la obsesión. Yo creo que es la situación ideal para hacer crecer y forjar un amor duradero, nos sitúa en una excelente disposición de partida para el entendimiento mutuo, para la gestión de una buena relación, como ya he reflejado anteriormente; porque enamorarse no es amar, tiene, bajo mi punto de vista, más relación con el desear y el querer, y amar es mucho más que todo eso.

Me permito trascribir un comentario que dejé en el blog de Isabel Miralles, con su permiso:

¿Y si amar fuera procurar, ayudar y acompañar al otro a ser cada día más libre, más adulto, más persona, a alcanzar la autorrealización personal y, en ese tránsito, beber de esa misma fuente, compartir las experiencias, y crecer en compañía intercambiando ideas, pensamientos y vivencias, objetivando el común desarrollo como personas…? Es decir: “te amo y por eso quiero que ante todo seas tú, aunque el resultado no sea el que más me interese a mí, sabiendo que si tu creces yo crezco y tu desarrollo es el mío, siempre que seamos capaces de intercambiar y compartir las energías que nos hacen crecer y mantengamos la evolución paralela y/o convergente”.

Yo diferencio entre querer y amar. Querer es necesitar y conlleva cierta dosis de egoísmo y posesión… Amar es comprender, respetar, compartir el crecimiento en régimen de igualdad… La cuestión está en que ambos aspectos se dan en la relación y se ha de conjugar y gestionar esa cohabitación.

Cada uno tenemos una misión en este mundo y esta es el autodesarrollo, la realización personal, desenrollar la espiral del potencial con que la naturaleza nos ha dotado.

Finalmente, creo que hay que procurar no dejar las cosas del amor en manos exclusivamente del corazón, como dice Javier de las Heras en un excelente artículo que os incito a leer y que considero muy interesante como completo a todo lo que hemos venido tratando sobre el enamoramiento. Lo podéis visitar en:
http://www.fluvium.org/textos/familia/fam433.htm

32 comentarios:

Peter Pantoja Santiago dijo...

¡Saludos!

Simplemente el amor se resumira siempre en estar vivos, es saber vivir y simplemente buscar siempre crecer en cada momento que nos ofrece la vida!!

Peter

Abuela Ciber dijo...

Nos vemos en tu próximo proyecto!!!

Cariños

Abuela Ciber dijo...

Nos vemos en tu próximo proyecto!!!

Cariños

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Buenas reflexiones Anyonio... yo aún no sé definir el amor y sus fases.
Buen día, amigo

Felipe Medina dijo...

Muy buenas reflexiones
El amor y su 'indefinición'
El amor y la búsqueda enfermiza en lo efímero.
El amor como 'arte' de la vida
El amor como sustento de existencia


Un saludo

María dijo...

El amor es un sentimiento muy amplio, por eso se puede escribir cientos y miles artículos sobre ello, es un tema muy bonito, y ójala siempre tengamos abiertas las puertas del corazón ante el amor a la vida, ante el amor hacia todo lo bello, hacia nuestros seres queridos, hacia la ilusión...

Saludos.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querido Antonio:
Más allá de lo que dices, me encanta la manera en la que te acercas a las cosas. Me asombra como tienes el don del intelecto, una mente despierta que usas como arma para encontrar verdades. Eso es muy interesante y loable por tu parte.
Sabes, yo envidio eso en ti porque mi mente nunca funcionó así. Siempre he sido mucho de la intuición, del corazón más que de la razón, aunque también me considero una persona a la que le va razonar y meditar.
Sin embargo, siento que me inclino muchas veces por acercarme a los fenómenos desde su lado mágico y subjetivo. Mi mente anda muchas veces fabricando versos en vez de meditando sobre cosas objetivas, que también, pero tal vez, estar en contacto con artistas, me ha enseñado a que se puede ser subjetivo y que no pasa nada. O bueno, pasa, pero se le puede sacar partido incluso, si te dedicas a alguna manifestación artística, y puede ser hasta cómodo en ciertas circunstancias de la vida.
Luego, por mis creencias filosóficas tendentes a la espiritualidad oriental tiendo a mirar las cosas de la vida, también de una manera un tanto sui géneris para el pensamiento occidental.
A mí me gusta mirar el AMOR, como una gran fuerza que todo lo acerca, una gran fuerza de atracción, y lo veo como Dios mismo, Dios se manifiesta en los universos conocidos y desconocidos a través de esa fuerza, de esa energia que es el AMOR.
Luego, veo que todos, como hijos de Dios que somos, y como compartimos con él esa facultad de emanar amor y de ser receptáculos de él, pues interactuamos con todos a través de intercambios de energia amorosa, o de lazos de amor, y de ese modo establecemos contactos sutiles con todo lo que nos rodea.

(continuará)

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Desde luego, el vínculo puede ser más fuerte o menos fuerte, y es posible que existan afinidades o falta de afinidad entre las personas, y existirán un destino que marcará nuestras relaciones con las personas en función de las relaciones que con ellas hayamos tenido en otras encarnaciones pasadas. En fin.
Creo también que como el amor a la pareja es un sentimiento y una emoción tan fuertes, tendemos a sentirnos tan unidos a esa persona, que nos hacemos egoistas y posesivos con ella. Es como si sintiéramos a la otra persona, como un pedazo de nuestro propio cuerpo, y pensar en mantener a esa persona distante de uno, es como pensar en que podemos despojarnos de nuestro propio cuerpo.
En el amor, la mente no es lo primario, porque uno puede estar sintiendo amor por alguien, aun cuando la mente no entienda por qué, o aún cuando la mente diga que esa persona no nos conviene.
Ahí están las famosas razones que el corazón tiene y que la mente no llega nunca a comprender.
Luego el cariño, es un sentimiento más débil y más facilmente dominable. Aunque queramos mucho a una persona, sabemos que no estamos destinados a compartirlo absolutamente todo con ella.
Incluso, está eso que llaman el amor de la amistad, que es un amor que se despierta por alguien que sabes que nunca será tu pareja, porque llega a tu vida en unas condiciones en las que ambos entienden que sólo podrán llegar a una amistad, pero no porque falte el amor. Incluso, a veces un amor difiere del otro en que en uno se comparte el espacio vital, la casa, por ejemplo, se tienen hijos, y en el otro no. No digo que en uno hay sexo y en el otro no, porque muchas veces pasa que hay sexo también en el otro, aunque sólo sea algo puntual. Lo cierto es que cuando dos personas se aman de verdad, el sexo no tiene por qué ser el centro de las relaciones.

(continuará)

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Y bueno, está claro que cada persona es un mundo. Yo creo que hay personas más apegadas a lo material, espiritus menos evolucionados, y que serán más propensos a ver a la pareja como un cuerpo, más que como un alma, y por tanto, la buscarán vistosa corporalmente y tendrán una relación más estrecha con ese cuerpo. En cambio, otros, serán seres más espirituales, y buscarán una mujer con luminosidad espiritual y compartirán con ella más a nivel de almas.
Incluso, hay mujeres que encuentran en determinada persona una especie de alma gemela, pero saben que si se casarían con él, se morirían de hambre, entonces se prescinde de ese amor, de manera racional y se busca el sustento, porque ahí está lo maravilloso del ser humano, y es que es mente, un montón de ideas, pero también tiene un cuerpo que lo ancla al plano material y por tanto, eso implica una serie de exigencias a cumplir, y de necesidades primarias.
Algunos seres espirituales sufren y se desgastan mucho a la hora de conseguir el sustento material. Algunos consiguen que su talento les dé de comer, y otros no lo consiguen, asi que les toca llevar una especie de doble vida.

Bueno, que me he alejado del tema.
Luego podríamos hablar de como evoluciona el sentimiento. Yo estoy de acuerdo contigo en que de el enamoramiento conseguimos un buen caldo de cultivo para que surja ese otro amor racional.
Yo no diré que el otro no es amor. Creo que también lo es, sólo que tiene otra naturaleza. Creo que cuando amamos desde el corazón, la intensidad del sentimiento, llega a ser máxima, y luego se va rediciendo y se convierte en algo que es alimentado por nuestra mente, pero la intensidad es menor, aunque es también más estable, y aqui nos metemos en otro tema.
¿Está bien o no, que luchemos por esturar nuestras relaciones de pareja?
Yo pienso que la mente racional como instrumento de aprehensión del conocimiento tiene fecha de caducidad. Creo que el ser humano aprenderá a interactuar con otras realidades que no dependen de su percepción racional. Creo que miraremos más hacia afuera con nuestra mente irracional, esa que hoy despreciamos y no desarrollamos, pero que está ahi y que algún dia tiraremos de ella. Ese día, el amor sufrirá una gran revolución y las relaciones de pareja serán diferentes. Creo que las relaciones íntimas, dejarán de ser relaciones de parejas, para convertirse en relaciones de trios, de cuartetos, quintetos, etc, etc.
Y creo que el ser humano se reproducirá cada vez menos. Es decir, que esa ecuación mediante la cual casi todo el que se casa, busca tener hijos, creo que todo eso va a cambiar.
Bueno, lo dejo aquí, perdona la chapa, jejeje.
(Tú te lo has buscado)
Un abrazo:
Tadeo

JUAN dijo...

Qué pena que pongas el punto final a esta serie. Te agradezco que la hayas compartido con todos, no sabes cuánto he aprendido de ella.

Sobre el amor, que no sé exactamente qué es pero todo lo cura, y a veces por su locura no cura nada sino que mata, te diré que me he dado por aludido en algunos de los supuestos de este último artículo(que no te digo cuál es, ¡je,je!)y que es cierto eso de que amar es desear la felicidad del otro antes que la nuestra.
"El amor todo lo puede, todo lo soporta, no hace daño, no es celoso(el enamoramiento sí. Cualquier don que tengas: hables idiomas, conozca leyes, cures enfermos... si no tienes amor, no sirve de nada, eres como una címbala que resuena".
Saulo de Tarso.

Un abrazo.

Dragon de Azucar dijo...

Leí por ahí (o tal vez la inventé y no recuerdo): 'El amor... esa fantasía que, por suerte, se termina'.

Habrá que ver qué sucede. En el mundo del sur está llegando la primavera, tal vez sirva de algo.

Saludos

Cris dijo...

El AMOR es el motor del mundo y muy bien lo describe este soneto de Lope de Vega:

«Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde, animoso;

no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;

huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor suave,
olvidar el provecho, amar el daño;

creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño:
esto es amor: quien lo probó lo sabe».
Un saludo cariñoso

Circe La Hechicera dijo...

Querido Antonio: Como observo que te apasiona el tema, dificulto que pases mucho tiempo retirado de él, asi que no amenaces, porque no vas a poder cumplir. A todos nos gusta hablar del y sobre el amor, porque es el GRAN sentimiento, que todos queremos que se vierta sobre nosotros como una lluvia indetenible. Leí tu comentario en el bellisimo poema de Isabel y me adoso en tu opinión, porque aunque nos arrebatemos de amor, consumirlo al unísono sin medida, hace que el mismo se deteriore. El amor es compartir, y construir un espacio de dos, pero sin abandonar los propios, porque ésa es la parte de donde se retroalimenta. Es respetarnos en nuestra propia esencia y dar lo mejor de uno al otro, aunque estemos inundados de magia y fantasía. Es una fusión en muchos sentidos, pero no diluirse en la existencia del otro. El amor tiene mil maneras de mostrarse, de sentirse, de expresarlo y cada vez que se presenta es reinventar un mundo. En el universo de cada uno, se vive como cada quien lo elija. Besos Caribeños!!

marian dijo...

Tras estos meses de planteamientos interesantes acerca de este tema, que es imposible cerrar pues esta inscrito en cada una de las partes de nuestro ser, sentir, vivir, etc, tan solo puedo agradecerte que con tus publicaciones hayas movido esa duda generosa y fertil.
Un saludo, y espero se abran otros temas...

azul dijo...

Me parece estupendo el post que has escrito ...para leerlo muy despacito y reflexionar sobre el tema y el artículo de De las Heras me ha gustado tambien mucho

Es muy complicado porque todo depende de muchas cosas...hay gente que es enamoradiza pero creo que jamás llega a enamorarse de verdad con un amor adulto ...

Creo que para seguir adelante en una relación es el dialogo ...mucho dialogo y respeto ya se que puede sonar típico pero es que lo veo asi...

A mi marido y a mi a veces algunas personas nos han dicho ...pero vosotros de que teneis tanto de que hablar ...porque yo con mi mujer lo tipico que hay de cenar, como estan los niños y que hay en la tele...

A nosotros nos importa lo que pensamos...y nos descubrimos muchas veces en cosas que nos sorprendemos y ya llevamos 22 años de casados ...

eN FIN que me ha gustado el post y me ha hecho pensar ...

Un saludo grande

Antonio dijo...

Me siento satisfecho, contento de haber podido contar con todos vuestros comentarios sobre el tema. Por ello os doy las gracias. Mi intención ha sido intentar comprender los mecanismos que rigen el proceso de la interación amorosa y compartirlo con todos… como eso de compartir lo asocio al amor ¿será que os amo? je, je, je…
De todas formas no os conozco personalmente, físicamente, a casi nadie de los que habéis comentado. En muchos casos nos separan miles de kilómetros. Pero la esencia del ser humano está en su mente, en su pensamiento, principios y valores, y ello se conoce, en parte, a través de la palabra. Internet nos ha acercado en la palabra. Supongo que, ahora, tras el debate, la mayoría hemos elaborado más nuestras ideas sobre el tema, las hemos modificado en cierta medida y las hemos afianzado, o se nos han abierto nuevos interrogantes para dudar y seguir creciendo.

Permitidme que os responda a todos los que habéis colgado algún comentario en este escrito con mi agradecimiento personal:

Peter:
Yo creo, como tú, que el amor es calidad de vida.
Un saludo

Abuela Ciber:
Muchos cariños, nos seguimos leyendo.

Mª Ángeles:
He de confesar que yo tampoco lo sé, pero sigo intentando comprenderlo para vivirlo conscientemente.
Buen fin de semana

Felipe:
La concepción politópica del amor… seguimos buscando?
Un saludo

María:
Cuando las puertas del corazón, como bien dices, están abiertas entra el aire fresco que oxigena nuestro crecimiento.
Saludos

Tadeo:
Te has explayado bien, has aportado una visión amplia del tema. No puedo decir que esté de acuerdo con todo lo que dices, aunque comparto bastantes cosas. Al fin y al cabo de eso se trata. Ahí queda lo que dices para reflexionar…
Un abrazo

Juan:
Gracias por aportar siempre tu comentario para completar las ideas que nos ocupan. De acuerdo, el enamoramiento es celoso, posesivo… el amor no.
Un abrazo

Dragón:
Creo que “…esa fantasía que, por suerte, se termina” le encaja mejor al enamoramiento, pero no al amor, bajo mi modesta opinión.
Saludos

Cris:
Precioso y expresivo soneto, pero creo que Lope de Vega confundía amor con enamoramiento.
Un saludo cariñoso

Querida Circe:
Comparto lo que dices. Seguro que volvemos al tema, pero eso no es malo, pues se suele hablar de lo que existe y nos preocupa y de lo que añoramos también.
Besos desde el sur de España

Marian:
Formas parte de es elenco de personas, además de otras muchas, que he descubierto a través de Internet, con las que he percibido que hay química. Compartimos inquietudes y por eso hemos disfrutado tratando este tema… seguiremos con este y otros temas.
Un saludo

Azul:
Yo me pregunto si el sujeto enamoradizo, ese que se enamora y se desenamora, no tiene un déficit de madurez. No sé si conoces esas sevillanas que dicen algo así como: “Si me enamoro algún día me desenamoraré para tener la alegría de enamorarme otra vez”. Ese tío es un juerguista que no pretende el amor sólido, sino la diversión y el disfrute pasajero…
Enhorabuena, si después de 22 años vais labrando el diálogo tendréis una madurez cronológica apacible. Cuando la pasión va cediendo terreno, es bueno buscar las mieles de la conversación y el entendimiento.
Un saludo afectuoso

Lola Mariné dijo...

Diferimos en la idea del querer y el amar.
Yo lo entiendo al contrario que tu: querer se quiere a los amigos, a tus mascotas, en fin, que es mas abierto y abarca mucho mas.
Amar es mas exclusivo y egoista, se ama a la pareja, a los hijos.
Por eso la estupenda reflexión que haces sobre lo que debería ser amar me parece que solo es posible en lo que se refiere a los hijos; el amor de una madre, un padre, es incondicional y desea lo mejor para sus hijos.
No sé si me he explicado...

Antonio dijo...

Hola Lola:
Yo lo entiendo de otra forma, pues querer es posesivo e implica relación objetal, mientras que amar es una relación más objetiva. Esta idea la intento dejar clara en mi artículo: Relación objetiva vs. Relación objetal, que puedes ver en: http://antoniopc.blogspot.com/2009/01/relacin-objetiva-vs-relacin-objetal.html
En la relaciones, bajo mi punto de vista, se suelen conjugar las dos acepciones en mayor o menor medida, con relación a los amigos, la pareja, los hijos… los queremos porque los necesitamos y los amamos en tanto nos identificamos con ellos y su desarrollo es el nuestro, de ahí el apoyo incondición al a los hijos que aludes. Que prevalezca más uno u otro enfoque dependerá del tipo de relación que se forje.
Bueno, estas es mi opinión, que entronca bastante con la tuya, pero tiene matices de cierta trascendencia. Interesante tema para debatir tomando un café.
Un saludo afectuoso

MarianGardi dijo...

Antonio, querer destripar las intenciones y deseos u objetivos del Amor con mayusculas no es tarea facil.
Respecto al Amor yo opino que hay que encontralo en todas sus facetas dentro de nosotros primero para luego poder reconocerlo fuera, si no, es imposible y nos dejamos engañar por la ilusión.
Saludos afectivos Antonio y gracia spoe entrar en mi blog

Antonio dijo...

Gracias por tu visita y comentario, MarianGardi. Según mi opinión, los mecanismos que mueven al sujeto pueden comprenderse y analizarse, pero las variables que confluyen en cada caso nos hacen singulares. Por tanto, para cada uno, sus propias vivencias y el enmarcarlas en sus concepciones, permiten una opinión específica y diferenciada de los demás. En todo caso, bajo mi opinión, existe una macrovisión, que puede ser compartida y generalizada, y una microvisión concreta, de cada sujeto, cargada de intuición, que le hace diferente. Respetar las diferencias e intentar comprenderlas y aceptarlas permite entendernos.
Un afectuoso saludo

mariajesusparadela dijo...

Yo también entiendo como tu las diferencias entre querer y amar.

Contestando a tu sugerencia en mi blog, evidentemente, siempre que se hacen grupos heterogéneos, el que más sabe enseña al que sabe menos de forma inconsciente o consciente ,según lo que desees conseguir en cada momento). Eso está reflejado en el texto , de forma implícita. De todas formas, no era tanto una búsqueda de respuestas como una invitación a la reflexión sobre las dificultades de la enseñanza, para aquellos que no son enseñantes y ven todo sencillo, con exigencias en uno u otro sentido, según el tipo de hijos que tengan.

Belkis dijo...

Este tema ha sido fabuloso y sobre todo el intercambio de opiniones al respecto ha sido muy fructífero. Me alegro de que hayas tenido esa iniciativa. Como bien dices, amar no es sólo querer, sino comprender. El amor nos da fuerzas para afrontar todo los contratiempos que se nos presenten en la vida, el amor ilumina nuestras vidas. Tanto se puede decir sobre el amor que yo entiendo que te hayas extendido sobre el tema. Aunque yo particularmente lo he disfrutado. Como dice la canción de José Luis Perales:
"El amor es una fruta para dos...es perdonarme tu, es comprenderte yo..., es crear un mundo para dos..."
Un cariñoso saludo Antonio

roxana dijo...

Muy bueno tu articulo!!! Creo que amar es CUIDAR y tener empatia con el otro, ponerse en el lugar del otro y acompañar con el amor y el cuidado y la contencion y el oido y las caricias sobre todo. un abrazo y un gusto. buen domingo!

maria rosa dijo...

Hola Antonio.
Ha sido un placer tu llegada a mi blog.
Acabo de aterrizar después de un verano lleno de niños, mis nietos, a eso me dedico en verano.
Ahora vuelvo a mis quehaceres, estudiar yoga y practicarlo, cojines, meditar, escribir....
Interesantisimo tu blog y todo lo que en el expones, pero necesito tiempo y empezaré como bien dices desde el principio.
Gracias por acercarte.
Un abrazo desde Barcelona

Antonio dijo...

Hola María Jesús:
Reconozco que la docencia en la universidad tiene características diferentes. Mis alumnos habían elegido su carrera, habían entrado con altas notas y su actitud solía ser colaboradora, mostrando gran interés por los temas de estudio.
Esa criba me permitía contar con un alumnado homogéneo y con buena disposición.
El Asunto de la enseñanza merece un debate intenso, sin echar pelotas fuera nadie, desde la familia, hasta el Estado, pasando por los medios de comunicación y el profesorado.
Un saludo afectuoso

Antonio dijo...

Gracias, Belkis, por tus palabras y encantado de compartir ideas. El tema no está agotado, se me queda en el tintero una reflexión muy seria, pero prefiero dejarlo aquí y saltar a otro tema. Más adelante lo podremos retomar.
Un saludo afectuoso

Antonio dijo...

Querida roxana, si hay algo que me haya satisfecho de este debate sobre el amor es el acercamiento que hemos hecho todos los tertulianos virtuales en nuestros planteamientos, manteniendo diferencias lógicas, pero comprendiendo la posición de todos y cada uno de los participantes. En suma, yo me he enriquecido y espero que los demás también.
Un abrazo

Antonio dijo...

Hola María Rosa:

Gracias por tu visita y siempre serás bien recibida en esta casa virtual de expresión libre y responsable.
Mis reflexiones y escritos son abiertos, para compartir, comentar y enriquecernos todos con las aportaciones de todos.
Un abrazo a ti y a esa preciosa ciudad a la que tanto quiero

MAJECARMU dijo...

Gracias por tu visita,Antonio..!

Mi felicitación por tus interesantes temas..

El amor va paralelo a la madurez y al crecimiento espiritual de la persona.. El tiempo y la constante superación van modelando el sentimiento..!

Un abrazo y un placer conocerte.
M.Jesús

Antonio dijo...

Bienvenida a esta casa, María Jesús.

Gracias por tu visita y comentario. Te seguiré visitando y si puedo visitaré ese pueblo del que creo te sientes orgullosa: Corral de Almaguer.
Un abrazo

Pedro Garcia Millan dijo...

ALERTA!

La estafa automotriz mas grande en el territorio Mexicano…

Para MAS informacion pinche:

http://expoauto.blogspot.com/

Gracias

Dragon de Azucar dijo...

Opiniones, y realidad, hay muchas Antonio. ¿No es lo mejor de la vida?

Saludos