viernes, 25 de marzo de 2011

¿Somos imbéciles... o quieren hacernos?


Llevo varios días improductivo en lo referente a escribir en mi blog, salvo las respuestas a comentarios que vais colgando. Mi viaje a París, dos conferencias esta semana, problemillas de salud y alguna otra tontería que requiere tiempo, me impidieron escribir, a pesar de mi intención y de los temas previstos, por lo que los he dejado para dentro de unos días. No obstante, a modo de compensación, os invito a leer la entrada que colgué recientemente en Grito de lobos, a participar con vuestros comentarios, desde la posición que defiendo en mis últimas aportaciones a los mismos, en busca de un mejor entendimiento y corrección que nos lleve al encuentro, y a compartir ideas y reflexiones. Podéis entrar en:

13 comentarios:

almalaire dijo...

Vaya, pues se te echa de menos, Antonio. Cuídate mucho. Voy a ver el grito. Un beso

emejota dijo...

Ya decía que me sonaba la entrada, que la leí con los lobos. Ahora cuídate mucho, que ya sabes lo que hay. ;) También yo ando liada, a medio conectar y llegando tarde o nunca a muchas de las entradas que me gustaría leer. Un fuerte abrazo.

Geni dijo...

Cuidate mucho ¡porfi!tu salud es lo primero.
Besitos guapo.

María dijo...

Antonio, cuídate mucho, amigo, lo importante es la salud.

Un beso.

Myriam dijo...

VOy al enlace, gracias. Ahora comprendo tu asusencia por mi casa. Espero que estes mejor de salud.

Un beso y muy buen fin de semana.

Ana Márquez dijo...

Las dos cosas, Antonio, porque también somos idiotas por permitir, en parte, el gorroneo político.

Yo también le veo mala solución.
Un besazo.

Antonio dijo...

Gracias por vuestra preocupación por mi salud y vuestro apoyo. No es bueno que el hombre, o la mujer, anden demasiado ocupados sin tiempo para sí mismos. La esencia la encontramos en la meditación y la reflexión. Desconectar de cuando en cuando de lo que nos agobia es importante. Ahora, tras haber estado en Paris, mis obligaciones contraídas y mi estancia en el encuentro de poetas virtuales de Granada, espero poder ocuparme más de asuntos más en consonancia con mi blog.
Besos Almalaire, Emejota, Geni, María, Myriam, Ana…

MarianGardi dijo...

Antonio, se me ha quedado grabada tu sonrisa en la memoria.
espero que hayan llegado bien, ya están subidas las fotos del IV Encuentro de poesía en la Red en Granada.
Muchas gracias por vuestra estimada presencia y besos.

LUNA LLENA dijo...

Antonio yo estuve en Paris en 2002 en mi 25 aniversario, guardo un recuerdo maravilloso, seguro que os ha gustado.
Ya sabes que el estreés nos enferma, te lo digo por experiencia supe parar porque escuché a mi cuerpo, cuídate.
Sobre la entrada y su pregunta, creo que somos y quieren que sigamos imbéciles.
Pase por los lobos...aullaban y siendo yo luna llena no quise dejar comentario por si la cosa se ponia peor, mi humilde opinion es que para que el mundo cambie primero tenemos que cambiar nosotros, ser mejores personas, educar en:tolerancia, empatía,solidaridad, respeto a la Naturaleza.
Un abrazo.

Antonio dijo...

Gracias, Marian, en todos los sentidos. Nos hemos sentido muy a gusto y nos ha encantado conocer a tanta buena gente.
Un beso y que la sonrisa siga siendo un presente en nuestros labios.

Antonio dijo...

Como siempre, amiga Luna Llena, aportas cordura y sensatez. Eso es signo de madurez personal y psicológica.
Paris, bien vale una misa (puede que sea mi siguiente entrada). Tomado con mesura, sin estresarse y caminando según las posibilidades, se puede conocer una de las ciudades más hermosas que he visto.
Sobre lo de imbéciles... creo que nos quieren hacer, y lo conseguirán si no nos oponemos a ello. El cultivo está servido.
Un beso afectuoso

Abuela Ciber dijo...

Por tus respuestas se te ve animado, lo que va mitigando la preocupacion por la salud.

En espera que recobres el ritmo habitual, recibe mi cariño.

Ah y si somos imbéciles, porque tenemos todo a nuestro alcance para no serlo y, optamos por esconder la cabeza como el avestruz.

poetapijo dijo...

Al Encuentro fuimos y allí nos encontramos.

Un abrazo