sábado, 5 de marzo de 2011

28 F Día de Andalucía. En Cuevas de San Marcos


El pasado lunes 28, se celebró en Andalucía el día de la Comunidad Autonómica (para conocer mejor Andalucía y su historia cliquear aquí). No soy muy dado a celebrar este tipo de eventos, del día de tal o de cual. Aunque estamos acostumbrados a celebrar el día del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo… el de la Madre y de la Mujer, el de la Infancia, el del Trabajo, el de…. No sé, es como si fuera necesario dedicar un día a cada cosa para hacer notar que esa cosa existe. Soy de los que piensan que en el día a día está la gracia de reconocer y dar justa existencia a todas las cosas, sin necesidad de tener que dedicarle un día al año, pues merece todos los días del año tener en consideración esa existencia de Andalucía, del padre, la madre o lo que fuere. El problema surge cuando hay algo que está marginado, que necesita ser reivindicado para darle toda su valía y protagonismo, para llamar la atención sobre ese hecho injusto y reclamar la justicia y el trato que se merece. A veces la marginación la hacemos nosotros mismos y lavamos la conciencia con la celebración de estos días de…Lo malo es lo que implica, puesto que, en ese día, nos acordamos más de ella, como si centráramos en él toda la energía y después volver a las andadas, es decir, a seguir olvidando su existencia, y/o a actuar con se ha ido haciendo hasta ahora…

Eso no quiere decir que no comparta la emoción que mucha gente siente en estos actos. Es la exaltación de una comunidad, de un grupo, que, a veces disperso, se encuentra identificado en esa fecha, aunque luego, cada cual, siga con lo suyo de siempre. A mí me importa mucho Andalucía, también Castilla la Mancha, Cataluña, el País Vasco, Galicia o cualquier otra comunidad. A la par que España en su conjunto, Europa y el resto del mundo… Me importa su gente… En momentos como estos, tal vez habría que centrarse más en el día del hambre, de la miseria, de la pobreza, de la injusticia, del amor y del encuentro entre los pueblos, todo ello tan presente en la vida de los afectados. No están las cosas para tirar cohetes, lo que se vive y se avecina no deja de ser desesperanzador para este mundo, donde los intereses de unos pocos se superponen a los de la mayoría, desde la codicia y la avaricia, sin pensar en las consecuencias que puedan tener para el resto de los humanos.

Pero, dicho esto, a modo de reflexión personal, como es bastante habitual en este mi blog de Cosas de Antonio, he de reconocer que el día 28, en mi pueblo, Cuevas de San Marcos, se vivió, por parte de un grupo de vecinos del lugar, un acto emotivo que acercó al colectivo social que integran esa comunidad local.

Los actos se iniciaron con una actuación, en la plaza del Ayuntamiento, de la banda de música del pueblo. Tras interpretar algunas piezas típicas y populares, sonó el himno de España y, como colofón final, el de Andalucía, mientras la gente entonaba su letra, concluyendo con algún viva que otro, incluso el “Viva Andalucía Libre”.

Posteriormente, en el salón de plenos se formó una mesa especial, con vecinos de edad junto a los concejales del municipio. Se leyó el discurso institucional y se recitaron poemas alusivos a la Comunidad Andaluza y sus ocho provincias. El grupo de lectura de la Biblioteca Municipal, en plan rapsoda, levantó aplausos de los asistentes. El recital lo inició su coordinadora, Mª del Carmen Durán, con un poema de José Antonio Muñoz Rojas, que tan bien exaltó el costumbrismo andaluz, sobre todo la zona de Antequera, su ciudad natal. Posteriormente, cada integrante del grupo recitó un poema dedicado a cada una de las provincias andaluzas.

Posteriormente se le entregó un presente al director de Tilodisa, la residencia de la tercera ubicada en la localidad. Fue una reciprocidad, según entendí, por su obsequio de un trabajo de los residentes, al propio ayuntamiento, con motivo de tal celebración.

El colofón fue la interpretación del himno de Andalucía cantado por los presentes cogidos de la mano. Hubo alguna lágrima de emoción, aunque no desvelaré en que ojos…

Lo cierto es que, al acudir al acto por primera vez y hacer, como siempre, fotos de mi pueblo (acabaré convirtiéndome en uno de los cronistas de la villa, aunque hay otros muchos, y mejores, por ahí), me pidieron que colgara las fotos en mi blog para presentárselas a aquellos que me visitan y me leen habitualmente. No puedo negarme, sino más bien al contrario, dejar constancia del hecho es un placer por mi parte. Por tanto, en este slide van algunas de las fotos de nuestro pueblo, del acto y de los almendros en flor de sus campos, que capté esa misma tarde. Para visionarlas bien aconsejo cliquear en “Ver todas las fotos” que aparece debajo del slide y cuando cargue, volver a cliquear en Full Screen. Es mi pequeña aportación a ese día vivido por mis paisanos.







19 comentarios:

Cayetano dijo...

Me parece muy bien que haya un día de Andalucía, sobre todo porque así mis paisanos de por allí han tenido un día de fiesta. Por otro lado detesto que se dedique un día a cosas que deberían ser recordadas siempre sin necesidad de que alguien nos lo diga. Lo más tonto que he visto en esto de días para recordar es el ya pasado dedicado a san Valentín. Vaya chorrada.
Un saludo.

Myriam dijo...

Tienes razón en lo de las fechas y festejos. Igual a veces, vienen bien estos recordatorios, sacándoles desde luego, el lado comercial.

Un abrazo

ana dijo...

Tampoco soy de días de nada, los días y las cosas, y las personas siempre están ahí y se recuerdan con el sentimiento, el día de mi madre es siempre, el día de los enamorados es siempre....todo es siempre, pero si lo has pasado bien, bueno está celebrar el día de Andalucia.

Un abrazo.

emejota dijo...

No resultaria raro estar de acuerdo con Cayetano. Como no tengo acentos sere breve. Me gusta la ubicacion de tu pueblo. Tiene un aspecto super limpio. Lo mejor de las fiestas es ver los rostros felices de las personas implicadas. En mi caso lo digo por las fallas. Un fuerte abrazo.

Antonio dijo...

Jajaja... Cayetano, lo de San Valentín no lo entiendo muy bien, si era santo lo más normal es que fuera virgen y eso se da de frente con el amor de pareja, si hablamos de San Valentín obispo...
Una gran ventaja de estas fiestas es el ocio y el encuentro entre la gente, eso sí es cierto...
¿Cuando hablas de mis paisanos es que eres de esta tierra andaluza?
Un saludo

Antonio dijo...

Myriam, el sistema consumista, como bien dices, se encarga de crear señuelos para atrapar a la gente e incrementar las ventas.
Un abrazo

Antonio dijo...

La verdad es que todo es siempre, como dices, aunque a veces no está presente en nuestra mente.
Un abrazo

Antonio dijo...

Emejota, yo soy un amante de mi pueblo, me gusta y ando siempre cámara en ristre dejando constancia de todo lo que me apetece. La foto de presentación está hecha desde la provincia de Córdoba, al otro lado del río, que separa las dos provincias. A mí esa vista me encanta. Si ves, la montaña parece un león echado cubriendo el pueblo, tal vez por eso cambiaron el nombre de Cuevas Altas a Cuevas de San Marcos, tomando como patrón al evangelista del león.
Un abrazo

Thornton dijo...

Ya está la anteprimavera en Cuevas de San Marcos.

Un abrazo.

Belkis dijo...

Pienso igual que tu Antonio con respecto a las celebraciones, pero ya que participaste de ésta, te agradezco el que nos hayas dejado tus maravillosas fotos que nos sirven para nutrirnos de parte de las costumbres de esas maravillosas tierras andaluzas.
Un abrazo enorme Antonio.

Antonio dijo...

Supongo, Thonrton, que te refieres a la flor del almendro, que como cada año anuncia ya la primavera antes de su llegada. Es una flor temprana que me atrae. Cada año voy a contemplar su floración y disfruto con esa eclosión primaveral.

Un abrazo

Antonio dijo...

Es curioso, Belkis, cuando se habla de los pueblos la gente suele pensar en las casas y sus calles. A mí me gusta pensar en su gente, que son los portadores de la cultura popular tan olvidada a veces y siempre tan sabia…
Un abrazo afectuoso

belijerez dijo...

Me alegro don Antonio que pueda cargas las pilas o mejor que pueda grabar en su mente experiencias tan positivas. A mi gustaría a su edad poder decir lo mismo, pero no se.... no parece el horizonte de futuro muy rosa.

salud.

María dijo...

Somos amigos de Paco el que era párroco de ahí.
Él fue un luchador en su momento, algún día se sabrá de la lucha de estos hombres metidos en la iglesia y que no son reconocidos.
Pero esa es otra historia.

Saludos

maria rosa dijo...

Aunque como muchos no soy de dias, agradezco el que compartas con todos nosotros tu bien saber hacer y estar.

un abrazo.

Antonio dijo...

Gracias, Belijerez. Es verdad no todos tenemos la misma evolución en la vida, pero al menos deberíamos tenerla parecida en lo referente a la tercera edad. Para eso deberían estar los Estados, para garantizar la calidad de vida de sus ciudadanos.
Un saludo

Antonio dijo...

María, yo también conozco a Paco. Supongo que te refieres al que ahora, o hace algún tiempo, estaba en Mijas. El Paco de Genalgualcil. Un luchador de izquierdas en un mundo de derechas.

Saludos

Antonio dijo...

Gracias María Rosa, ya sabes que mi verbo preferido es el compartir.

Un abrazo

María dijo...

En efecto, el que sigue en Mijas.
Y sigue siendo un gran luchador.

Besos