martes, 9 de noviembre de 2010

Rosa de amor



El espíritu y la razón requieren alimento. En últimas entradas mis reflexiones racionales dieron alimento a mi razón, más mi sensible espíritu reclama un poco de asistencia, beber de la sutil fuente del poeta que todos llevamos dentro y no sale muchas veces por vergüenza.

Este fin de semana, cuando fui a mi casa del pueblo, encontré una rosa que resistía estoicamente la acometida del clima otoñal en el patio, refugiada en un rincón donde aún podía percibir la cálida luz solar, se mostraba espléndidamente bella, con su singular color amarillo, que no quiero interpretar. Entonces la rapte y la entregué a mi esposa como presente. No quise dejarla morir aterida de frío y le compuse este pequeño poema que os presento. La foto es de la rosa que en el rosal espera…

Rosa de amor

Rosa de amor, que al amor esperas
Y al otoñal empuje te resistes
Al amparo de una falsa primavera.

De apacibles pétalos vestida
Ofreces todo tu esplendor
Con seductor engaño.
Buscando, efigie bucólica,
Un destino imaginario
De un falso mayo en desengaño.

Un gélido noviembre te acomete,
Más tú te refugias en el patio
Buscando el rayo ausente
De un sol fugado indiferente.

Al fin los has conseguido
Y yo me acerco embelesado
Pensando en el milagro habido
En una flor de enamorado.

Amarilla rosa que rompes los esquemas
Que vives refugiada en el otoño
Que retas la razón y pones esperanzas
En artificiales primaveras,
Hoy, prendado de tu encanto,
Me rindo a él y te hago mía
Llevándote en volandas a mi lado
En dulce y amorosa compañía.

(A la izquierda puede verse la rosa amarilla)

37 comentarios:

María dijo...

Hola, Antonio:

He ampliado la foto para verlo mejor, y efectivamente, ahí está la rosa amarilla, además, he podido apreciar que tienes un patio precioso.

La verdad es que es curioso encontrarte con una flor amarilla en el jardín, esta rosa es un verdadero tesoro, ahora que es época de caer hojas, y que todo se seca por el frío, es muy curioso, y me ha encantado el poema que le dedicaste, te ha inspirado, y has sacado tu poeta interior, muy bonito.

Un beso.

carmen dijo...

Yo también he cortado dos rosas amarillas. Las últimas que han resistido a los vientos del norte ...
Un saludo.

almalaire dijo...

Son mis flores favoritas :)

Un abrazo, Antonio

RGAlmazán dijo...

El poema es bello, la rosa preciosa y el patio una maravilla.

Salud y República

JUAN dijo...

Como diría la Esteban: Por un patio así, ¡yo mato!
Precioso el poema, amigo Antonio.
¿Sabes del lV Encuentro de Poesía en Granada? Si te interesa apuntarte, es el 26 de Marzo.
http://ivencuentro de poesia.blogspot.com
Un abrazo

JUAN dijo...

Perdón, lo puse mal:

http://ivencuentrodepoesiaenred.blogspot.com/

Antonio dijo...

Hola María. Me pasó eso que tú dices. Encontré una rosa preciosa en un tiempo que no era apropiado para su crecimiento. Bella es, como puedes ver en la foto superior, y ello me llevó a pensar en otras muchas cosas, en la resistencia a la adversidad, en la fuerza de voluntad para mantenerse vivo contra viento y marea, en la necesidad de mostrarse al mundo en todo el esplendor, etc. mi poema, de aficionado, intenta, en pocas palabras, decir todo esto, aunque se quede corto.
Un beso

Antonio dijo...

Carmen, no sé por qué ahora ese rosal da rosas amarillas, pues creo habérselas visto rojas antes… no estoy seguro.
El hecho es que la simbología de la rosa para el amor es tan explícita que combina la belleza y la fantasía de los sentidos con el dolor del pinchazo cuando no la tratas con delicadeza y la tomas de cualquier forma.
Un saludo afectuoso

Antonio dijo...

No me extraña, Almalire. Está cargada de simbología; eso sin entrar en el significado que le adjudican a cada color, que ya es hilar más fino.
Un abrazo

Antonio dijo...

Rafa, al fondo del patio se ve una puerta con una especie de marquesina, que lleva a la bodeguilla. Entre ese patio y la bodeguilla se crea un excelente espacio de encuentro con los amigos. Este fin de semana hicimos un arroz con conejo y caracoles para 12 personas y lo pasamos de maravilla.
Saludos

Antonio dijo...

Hola, Juan. Tengo constancia del evento, me lo comentó la amiga Marian, pero no sabía con certeza cuando se celebraba. Si es en la fecha que me indicas no podré acudir, pues tengo en casa a mi madre de 90 años y tenemos que quedarnos a su cuidado en este tiempo.
Un abrazo

Ataúlfa Braun dijo...

Que bien huele esa Rosa y que tranquilo y emancipado tienes. Rosa resistente frente a la caída de la irreverencia.
Un beso

Isabel Martínez Barquero dijo...

Es una rosa preciosa, Antonio. No me extraña que te haya inspirado ese estupendo poema, porque el poema es una delicia de principio a fin.
En él, hay un verso que me ha traspasado, bellísimo: "De un falso mayo en desengaño"... Un verso de corte clásico que me evoca toda la hermosura de la primavera ida.
Ya son varias las veces que te he leído versos y eres todo un poeta, sí señor. Y bueno.

El patio de tu casa del pueblo es muy bonito. Se ve muy cuidado y lleno de plantas. Me gusta. No debe estarse mal allí las noches de verano.

Ah, y las rosas amarillas son las favoritas de Gabriel García Márquez. Siempre le ha gustado escribir con una rosa de este color en la mesa.
A mí también me gustan. El amarillo es un color vital, estimulante, como los limones de mi tierra, que me gustan con su explosión de luz en medio del paisaje casi desértico de por aquí.

Un abrazo muy refuerte, querido Antonio, querido poeta.

JUAN dijo...

"Carmen, no sé por qué ahora ese rosal da rosas amarillas, pues creo habérselas visto rojas antes… no estoy seguro."

¿No sería cuando nos dabas envidia mostrando botellas e vino en tu bodeguita?
Dicen que a partir de los 0´75 se ve distorsionada la vista y no se debe de conducir.
Un abrazo y que te mejores.

fiorella dijo...

Que patio...dan ganas de estar en el largas horas. Las rosas amarillas son las únicas rosas que me gustan. Un beso

MAJECARMU dijo...

Siempre he pensado que las casualidades no existen...Esa rosa estaba tu jardín con un presagio de esperanza...y tú lo viste...!
La naturaleza es sabia y no deja de hablarnos y dejarnos sus mensajes.
Te he dejado un comentario en el post anterior.Ahora te dejo mi felicitación por el poema y mi abrazo,Antonio.
M.Jesús

Antonio dijo...

Ataulfa, siempre pensé que la rosa tiene cierta dosis de irreverencia, sin hablar de la simbología socialista, sino por lo que representa de pasión, deseo y desenfreno amoroso…
Lascivia, rosa lasciva y carnal que arrebatas mi corazón y lo lanzas en los brazos de pasiones fantasiosas que me hieren… jejeje…
Un beso también para ti.

Antonio dijo...

Gracias Isabel, celebro que te guste. Eso de la frase que comentas y que sale sin pensarlo, luego te lleva a reflexión. Es totalmente ajustado a lo que pretendía decir, en otoño, engañosamente, queremos vivir la primavera y al final surge el desengaño. El otoño es el otoño para vivirlo y disfrutarlo. Uno, que ya está otoñal, no puede vivir las primaveras de hace treinta años, pero sí disfrutar de ese maravilloso otoño que lo envuelve todo cargado de paz y de sosiega… como te decía en un comentario en tu blog, almándose de nuevo de esa paz interior cargada de bonhomía…
No sabía lo de las rosas amarillas del admirado Gabo
Un afectuoso beso otoñal.

Antonio dijo...

Ah! Juan, viejo zorro, me has pillado, jejeje… Lo del color debería ser por el efecto de los efluvios del alcohol de la bodeguilla… seguro. Lo que pasa es que Carmen, nueva amiga del blog, no sabe de esas actividades trasgresoras…
Un abrazo y me iré a dormir la mona, jejeje….

Antonio dijo...

Fiorella, bienvenida a esta tu casa. Ciertamente es un patio tentador. En primavera y verano, sobre todo, es una delicia. Yo suelo quedarme, cuando voy al pueblo, hasta las tantas de la noche con el ordenador, leyendo o escuchando música. La fuente también canta con la música que brota de sus caños melodías fantasiosas…
Las rosas amarillas dicen que son símbolo de felicidad.
Un beso afectuoso para ti.

Antonio dijo...

Hola M.Jesús. Creo que tienes razón las casualidades son existen, son circunstancias que aparecen para el propio desarrollo personal y que hay que aprovecharlas. Si te inspiran un poema has de escribirlo porque ese poema conlleva reflexión y sentimientos internos que te acrecientan…
Pasaré por el otro post para conocer tu opinión sobre el tema…
Gracias y un fuerte abrazo para ti también.

María dijo...

El regalo es la rosa, el poema y el patio.
No me extraña que te pongas bucólico.
Y tu mujer con la baba caída de tener un hombre así a su vera.
Pues, besos a los dos.

Ana Márquez dijo...

Poetaaaa!! :-)

Qué patio tan bonito, y tan cálido... En mi pueblo hace tiempo q las rosas entregaron sus armas, que son el aroma y la belleza :-( La sierra es mucha sierra para esto de los rigores.

Besazos, Antonio, te voy leyendo aunque no deje huella.

IV encuentro de poesía en Red dijo...

Antonio la fecha del encuentro de poesía en Granada es el 26 de Marzo.
Besos

Eastriver dijo...

Te felicito por tres cosas:

- por la sensibilidad de compañero atento y enamorado

- por los pies acentuales, exactos y precisos

- por ese patio de envidia.

¿Sabes que eres afortunado?

Antonio dijo...

Bueno, María, no es oro todo lo que reluce. Eso sí, llevamos 36 años conviviendo con sus más y sus menos, como es natural, tenemos dos estupendos hijos y dos maravillosos nietos… No es mal balance, creo yo.
Besos de los dos para ti.

Antonio dijo...

Ana. No es necesario que dejes huella donde ya la dejaste. Eso sí, tus visitas la reafirman…
Gracias, maestra de la lírica.

Antonio dijo...

IV encuentro de poesía en Red, no sé si en esa fecha podré acudir debido a compromisos familiares. De poder hacerlo iría encantado.
Gracias Marian

Antonio dijo...

Amigo Ramón, la fortuna es una diosa esquiva que juega con el destino; a veces aparece y otras se esconde por las esquinas…
Gracias por tu triple felicitación.

ana dijo...

Cierto, se vé la rosa amarilla, en esta maravilla de patio, se sienten y se escriben poemas maravilloso, como este que nos ofreces.

BESITOS.

mariajesusparadela dijo...

Precioso todo, Antonio: del patio a los versos y a las fotos.

emejota dijo...

Llego tarde, todos se han adelantado a mis ideas de modo que me toca repetir. Veamos. Las rosas amarillas son mis favoritas. Resuelta genial que te estuviera esperando tan bella flor afortunado varón, dueño de su jardín, mas bién patio andaluz. Se nota que el corazón se te escapa a través de ese poema. Un fuerte abrazo.

Antonio dijo...

Ana, es posible que mañana vuelva a la casa y, según apuntaba, había otra que intentaba salir. Espero que así sea y ver de qué color se presenta. Como me arranque en acompañar semejante rebelión ante el otoño cuelgo otra foto y otro poema, jejeje..
Un beso y no sé si en tu Jaén el frio mata las rosas en estos tiempos o todavía es soportable.

Antonio dijo...

Gracias, María Jesús. El otoño también tiene sus encantos…

Antonio dijo...

Emejota, tú nunca llegas tarde pues tienes la llave de esta casa. Por cierto se te ve muy bien en este cambio de foto que has colocado en tu perfil.
Mi patio andaluz es una delicia en casi todo el año, aunque el frío invernal y el calor veraniego se imponen en determinadas fechas.
Estas pequeñas cosas ayudan a sentirse feliz, sobre todo cuando se comparten con los amigos.
Un abrazo afectuoso

Peter Pantoja Santiago dijo...

...SIMPLEMENTE EXCELENTE!!

Antonio dijo...

Gracias, Peter.
Un abrazo