martes, 1 de junio de 2010

El inhumano y cruel gobierno israelí.


Esta entrada estaba pensada para hacer una exaltación de la inteligencia y del conocimiento como medio de progreso y desarrollo personal, pero se ha producido un hecho que pone en entredicho esa inteligencia operativa que debe amparar al ser humano, en su forma de actuar, para garantizar la convivencia en paz y armonía, para llevar al crecimiento del colectivo universal. Mi corazón compungido quiere gritar de rabia y no deja que mi cerebro se evada con temas de segundo orden ante esta situación. Quiero razonar exento de emociones y de esa rabia, salir de la visceralidad provocada por la injusticia y el crimen, y poder hacer un análisis maduro y racional. En esta tesitura estoy y quiero concluir argumentos sólidos y asépticos que descubran y analicen este acto y apunte sus consecuencias, bajo mi punto de vista.

Hoy es un día triste. La actuación desmedida, y previsiblemente criminal, del gobierno de Israel arrastró ayer a la muerte a personas inocentes, que pretendían llevar, a un pueblo aislado y cercado por el hambre, alivio y sustento. Podemos interpretar que era una denuncia de la situación, que Israel lee como una provocación. Pero quien provoca, en todo caso, es el propio Israel con su conducta. Ellos han provocado que un grupo significativo de militantes de ONGs y gente de buena voluntad, se la jueguen para llevar ayuda al pueblo de Gaza.

No sé qué misiles llevarían en el barco atacado, qué bombas, aviones o refuerzos militares y material de guerra camuflado entre comida, medicamentos y material de construcción, aportaban a Hamas. Pero debería ser impresionante para justificar esta actuación desmedida de los israelíes. Es evidente que, una vez más, Israel actúa de forma irracional y cruel matando a gente inocente y desarmada. Si este hecho hubiera sido perpetrado por otro estado podría haber sido “casus belli”, catalogado como acto criminal, como terrorismo de estado y como un ataque al derecho internacional. Evidentemente así es y no debe olvidarse que los actos, vengan de donde vengan, tienen el calificativo que se merecen en función de su legalidad y legitimidad.

Es muy cierto que el pueblo judío ha sufrido, a lo largo de la historia, lo indecible. Los romanos los expatriaron, la diáspora fue un drama, arrojados de España y otros países, perseguidos en Europa, marginados en las ciudades, acusados de crímenes y fechorías por el mero hecho de pensar o creer diferente, apartados en guetos, etc… hasta llegar al holocausto. Ante todo ello se mantuvieron como colectivo, a veces, impermeable y excluyente. Pero tal vez por eso, deberían comprender mejor al que sufre; saber entender y gestionar situaciones injustas y ser más propensos a evitar la discriminación, la iniquidad y la infamia, por haber sido víctimas de ello. Cuesta creer cómo puede pasarse de víctima a verdugo tan fácilmente.

Con la creación del estado de Israel parecía que pudiera hacerse justicia histórica, pero ellos, en lugar de resituarse en el siglo XX, se volvieron a las cuentas pendientes del siglo I y reclamaron el poder y la soberanía de sus antiguos territorios, obviando 20 siglos de historia y de raigambre del colectivo que habitaba Palestina. Occidente lavó su conciencia de mártires del holocausto e Israel fraguó su nuevo estado sin respetar o hacer justicia con sus actuales propietarios.

Dado el conflicto, fueron ganando enteros los extremismos en uno y otro bando y se instaló un clima de paranoia y desconfianza, de imposición a ultranza, de aquí manda el que tiene más poder. Pero el que tiene más poder es al que apoye papa occidente y, sobre todo, EE. UU. como máxima potencia mundial. La estrategia es el escarmiento. Mire lo que le puede pasar si no actúa con arreglo a los designios de Israel. Si usted mata uno, yo le mato cien. Los gobiernos israelitas han ido radicalizándose a la par que la resistencia palestina y en lugar de luchar desde el imperio de la ley, lo han hecho desde las mismas armas de terror del enemigo, pero multiplicado por cien, con todo su potencial militar. Eso sí, los acuerdos de las Naciones Unidas se los han pasado por el forro justificados por el ejercicio terrorista del los otros.

Hay un grupo de paranoicos que pretenden el Gran Israel a costa de lo que fuere. Son los integristas sionistas que han conseguido sembrar, al amparo del miedo al terrorismo palestino, un clima desprovisto de ética, moral y conductas humanas, que justifica cualquier actuación violenta sin importar las consecuencias ni las masacres en el bando contrario. Han vuelto a su antiguo testamento que justifica la matanza y el degüello de los habitantes de Jericó sin importar sexo, edad o credo.

Por suerte hay muchos ciudadanos judíos que se oponen a esta política agresiva y desproporcionada del ojo por 100 ojos y el diente por 100 dientes. Leyendo las entradas de mi amiga Myr en su blog se percata uno de que existe un pueblo judío pacífico, de concepción universal, que entiende la convivencia como un ejercicio de diversidad y tolerancia, y que debería pasar a la acción antes de ser señalados como culpables por acción u omisión, en este caso. Desde aquí rindo homenaje a posiciones en esta línea como las del historiador Ilan Pappé, su colega Yakov Rabkin, la periodista Naomi Klein, o la activista Diana Ralph (http://www.publico.es/internacional/189928/rebelion/judia/ataque/israel). El gobierno de Israel debe ser desacreditado por sus propios ciudadanos y cambiado por otro que tenga una actitud más constructiva, más noble, más dialogante y menos violenta. Formar un gobierno moderado que entienda que Israel no es el de hace XX siglos, sino una nueva construcción de un Estado diferente, que debe compartir espacios con otros pueblos cuya historia se fraguó en Palestina.

El sabio pueblo judío ha demostrado a lo largo de la historia su inteligencia. Ha dado grandes científicos, pensadores, banqueros, gestores, artistas, escritores, etc. Ha sido un pueblo inteligente, tal vez por aquello de la necesidad agudiza el ingenio. Pero los inteligentes, cuando orientan esa facultad hacia un objetivo irracional, son tremendamente efectivos, como se puede ver. Si a ello sumamos el apoyo de importantes lobbys del entramado mundial, la cosa se complica aún más. Por tanto, a ese pueblo hebreo solidario, humanista, inteligente y con sentido de la justicia social universal, reclamo su implicación para llevar a los tribunales a estos irracionales y paranoicos gobernantes que se han dado. La ética, la moral, la justicia y los principios del ser humano están por encima de cualquier posicionamiento de colectivos minoritarios que solo hacen enturbiar y conflictuar la convivencia pacífica. ¡Cambien su gobierno ya! ¡Busquen la paz de forma inteligente y olvídense de los viejos estados del pasado! Estamos en un mundo global y diverso donde, solo con la tolerancia y la comprensión, se podrá gestionar constructivamente el proceso interactivo que tanto se ha potenciado con las nuevas tecnologías. De lo contrario estaremos subidos en un tobogán que, cada día, nos lanza con más fuerza al conflicto final, a la hecatombe.

Y uno, después de esta situación de crisis mundial, acaba dejándose llevar por las reticencias y desconfianzas, llegando a pensar que puede haber alguien interesado en mandarlo todo al carajo para inflarse a ganar con la reconstrucción. Irán montando su arsenal nuclear, Israel intentando evitarlo. Provocar conflictos, desencadenar la guerra y varios millones de muertos, ciudades destruidas, países destrozados, etc…. y a empezar de nuevo desde cero… pero con otro estatus mundial, el estatus del ganador, como en la Segunda Guerra Mundial. ¡Miedo me da!

44 comentarios:

JUAN dijo...

Tema actual y tan interesante que tiene en vilo al mundo entero.
Lo has explicado maravillosamente bien.

La verdad es que estoy enfadado, muy enfadado, con este asesinato múltiple de civiles. Pero me siento impotente y humillado al constatar que Israel puede hacer lo que le dé la gana: nadie será capaz de enfrentarse a él: ni la ONU, que solo saca comunicados suaves, ni la UE, que hace lo mismo y se conforma con las explicaciones del asesino. Explicaciones ya las ha dado el embajador de Israel: "Hacemos bien, todo es legal, son terrorista y traían armas" dice, mientras vemos los tirachinas tirados en la cubierta del barco. Hacen todo lo contrario de lo que les pide Occidente: "Descolonizar los territorios ocupados", ellos van y lo aumentan; construyen un muro convirtiendo Palestina en un gueto como el de Varsovia.
Supongo que habrá grupos minoritarios que estén en contra, pero siempre ganan los mismos cuando hay elecciones y todos sus gobiernos actúan igual, aunque unos con más diplomacia que otros.
Hace cuarenta años que detecto en la mayoría de los ciudadanos el odio hacia Israel en todos los países que me ha tocado conocer: Francia, Belgica,Italia y España,(en Sudáfica eran nazis, amigos de Israel) y es con acciones como ésta del abordaje del buque humanitario que ese odio se justifica por todas partes.
El último párrafo que escribes, también es mi pesadilla: que todo esté organizado para crear conflictos y ganar dinero con la guerra.
¡A saber lo que nos espera!
Un abrazo.

Peter Pantoja Santiago dijo...

"Las guerras seguirán mientras el color de la piel siga siendo más importante que el de los ojos".

(Bob Marley)

MarianGardi dijo...

Me parece algo tan horrible que es incomprensible, aunque supongo que lo que desean es amedrantar a los voluntarios y que no vayan a llevar ayuda humanitaria a los que ellos creen como impostores.
Lamentable y triste muy triste.
Un abrazo Antonio

Felipe dijo...

Son una panda de criminales protegidos por los USA.Ningún atenuente

Saludos

azahara dijo...

Rabia impontencia y mucho dolor, me pregunto como el ser humano puede apretar el gatillo con tanta facilidad.
un abrazo Antonio

emejota dijo...

Uff, mucho me temo que voy a tener que mostrar mi aspecto más cruel para decir que podemos esperar cualquier cosa del género humano. Que corren tiempos donde sobra mucho personal y que las armas están mas desarrolladas que las conciencias. Resultado: Lo peor, lo siento Antonio, hace tiempo que perdí la fe. Nos espera una buena porque el sistema de vida a nivel mundial ya no es sostenible. Mi única esperanza es confiar en mi estupidez natural y equivocarme. Un abrazo.

MAMÉ VALDÉS dijo...

Que pronto han olvidado los campos de concentraciones, los alambres de espinos y "Los pijamas de rayas", que pena que esto siga sucediendo ya en pleno siglo XXI, "TENEMOS QUE DARLE UNA OPORTUNIDAD A LA PAZ" JOHN LENNON, un saludo.

Myriam dijo...

Ya sabes, Antonio, que repudio el accionar del Gobierno, como muchos otros que creemos en los valores de la democracia y la convivencia pacífica.


Un abraso

Abuela Ciber dijo...

Muy bueno leerte.

.....y pensar.....que vivir el bello....no se puede explicar con cordura el porque de tanto desatino.

Saludos.

Antonio dijo...

Amigo Juan, incluso si hubieran portado armas, qué excelente oportunidad retenerlos en el mar y pedir una inspección internacional para demostrarlo al mundo. Pero no, tuvieron que matar y escarmentar. ¿Qué buscaban? Tan tontos no pueden ser. Algo se está cociendo para buscar la escalada.
Un abrazo y gracias por tu aportación.

Antonio dijo...

Cierto, Peter. Pero yo añadiría mientras un dólar valga más que una vida.
Un abrazo

Antonio dijo...

Marian, posiblemente tengan esa intención que refieres, escarmentar para disuadir de ayudar a los palestinos, que andan cercados como en los tiempos antiguos a hambre y sed. Las catástrofes humanitarias nunca podrán ser justificados por mucho argumento que se esgrima, salvo desde la perspectiva del asesino y genocida.
Un abrazo

Antonio dijo...

Felipe, no hay atenuantes, pero el juez que los juzga ya emitió sentencia. Bloquearon la condena en la ONU. ¿A dónde nos llevan?
Saludos

Antonio dijo...

Yo creo, azahara, que el gatillo es fácil de apretar cuando la pistola apunta al de enfrente y no se tiene escrúpulos, sino un espíritu asesino.
Un abrazo

Antonio dijo...

Ciertamente, emejota, la edad nos lleva a conclusiones que la historia nos fue mostrando. Perdida la fe en los gobiernos, intentando salvar la especie humana por la inocencia de los que no tienen poder, solo queda confiar en que la conciencia común cuaje en la gente y se rebelen contra el poder establecido que se aparte de los principios elementales del ser humano… ¡Qué iluso puede ser uno!
Un abrazo

Antonio dijo...

Mamé, A veces pienso que cuando uno sufre tanto, le queda en el fondo un poso de venganza que proyecta en quien puede, usando lo aprendido en la propia experiencia. El que sufre violencia doméstica de niño puede resultar un maltratador de mayor.
La paz es una obra ingente que se hace en el día a día contra los huracanes incontenibles de la guerra.
Un saludo

Antonio dijo...

Myrian, lo sé y por eso te nombro en mi escrito. Hace falta mucha gente en Israel y en el mundo judío que sostenga y luche por los principios que tu refieres de democracia y paz. Ojalá encontréis el camino para tener un gobierno que la cultive.
Un abrazo

Antonio dijo...

Es verdad, Abu. Vivir es bello, pero para el sádico lo bello es vivir haciendo daño. La guerra es injustificable para un pacifista pero es la forma de ejercer la profesión de guerrero..
Saludos

MAJECARMU dijo...

Antonio,es muy triste y desolador lo que ha ocurrido para tantas familias,que sufren por sus víctimas..Todos lo condenamos..!
Sin embargo, el hombre no puede volver atrás,confiemos que,será inteligente y pondrá medidas para no retroceder..
La energía se mueve y existe,pongamos toda la energía positiva en la idea y en la palabra
para que entre todos consigamos mejorar nuestro mundo..!!
Mi gratitud y mi abrazo inmenso.
M.Jesús

Antonio dijo...

Ojalá, M.Jesús, las palabras pudieran destruir las armas y las ideas que las manejan.
Un afectuoso abrazo

Ciberculturalia dijo...

No tienen disculpa porque el terrorismo de estado no es posible defenderlo ni exculparlo en ningún caso. Es sencilla y llanamente "indecente"
Un beso

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

BUENÍSIMA REFLEXIÓN, ANTONIO. EL TEMA ISRAELÍ SIEMPRE SE ME HA ESCAPADO AL ENTENDIMIENTO POR MUCHO QUE LEA
UN BESOTE

Eastriver dijo...

Coincido en tu análisis y en tu queja. Ayer justamente conocí el blog de Myr porque también alguien hablaba de ella. Estamos listos...

Txema dijo...

Somos muchos los que opinamos como Myr. Afortunadamente no está sola, pero si aislada.

Salvo en cuestiones de matiz que no es aquí el lugar para discutir, estoy muy de acuerdo en tu análisis sobre el asunto.

Pero, sobre todo, estoy de acuerdo en la terapia que propones: es la propia sociedad judía la que tiene que reaccionar, ver que no puede dejarlo todo en manos de la acción militar, ese ha sido su gran error.

Israel debe volver a sus orígenes y abandonar la idea de un estado casi teocrático y no integrador.

un abrazo

Antonio dijo...

Carmen, efectivamente. Los Estados deben luchar contra la delincuencia y contra el terrorismo desde la ley. Nosotros tenemos experiencia histórica en ese sentido. Pero el caso es que no eran delincuentes los que iban en el barco, sino voluntarios con ayuda humanitaria. Eso sitúa le asunto en unas ppsiciones distintas y deja en evidencia al estado de Israel y su política opresora y agresiva. Ha secuestrado un barco en alta mar, fuera de sus aguas jurisdiccionales y llevado a puerto a sus pasajeros acusándolos de inmigrantes ilegales… ¡Qué descaro y que poca vergüenza!
Un beso

Antonio dijo...

Gracias, Mariángeles. Es un asunto complejo dado en una tierra de conflicto eterno. Parece que Dios empezó a confundir al mundo desde allí.
Besos

Antonio dijo...

Ramón, creo que Txemo también habla de Myr.
Un abrazo y gracias

Antonio dijo...

Amigo Txema, creo que tienes razón. Myr no está sola, pero sí algo aislada. Es lo que falta para que la gente de buena voluntad de Israel y del mundo judío, se articule y sea capaz de hacerse respetar y actuar, de que prevalezcan los principios y valores del ser humano.
Es el mismo problema que se da en toda sociedad, sea la cristiana, musulmana o laica. Cuando la cuerda se tensa, quien más tira son los de los extremos y el extremismo es enemigo del entendimiento por la propia distancia que los separa. El mundo no puede ser gobernado por las minorías extremistas, sino por la gran masa y sus representantes. El extremismo siembra el odio y arrastra.
Los cambios en este mundo o vienen de la mano del pueblo y de su posición ideológica y racional o no vendrán. Lo que manda son los intereses de pequeños grupos sin escrúpulos que se apoyan donde fuera con tal de conseguir sus objetivos.

Un abrazo y los matices son formas de enriquecer y completar el discurso

Mercedes dijo...

¿Cuándo va a terminar esta sinrazón? Tanto odio, tanto rencor. ¿Por qué? ¿Quién gana con todo esto? No pierdo la esperanza de que un día no muy lejano nos den la grata noticia de que todo acabó en todos los informativos.
Un abrazo.

Antonio dijo...

Querida Mercedes, esta sinrazón es una más de las muchas de este mundo sin razones, cargado de injusticia, egoísmos y deshumanización. Yo creo que Dios inventó la guerra allí.
Un abrazo

Maripaz Brugos dijo...

Antonio, me ha encantado leer esta entrada. Analizas la situación con mucha objetividad, aportando argumentos muy interesantes.

Un saludo

Antonio dijo...

Gracias, Maripaz. Creo que lo que necesitamos ahora es cordura, huir de las emociones impactantes y la visceralidad, apartarnos de los extremismos y centrarnos en la lógica y el análisis racional para poder entender todas las partes y neutralizar la malignidad de cada una de ellas.
Un abrazo

belijerez dijo...

Con la propiedad privada comenzó el capitalismo y la guerra para defenderlo.
Da igual el país que sea, mientras las armas produzcan capitales. El poder económico no entiende de razas, ni religiones...sólo ganar y acumular como sea.

Antonio dijo...

Bienvenida a esta casa belijerez, gracias por tu visita y comentario. En este caso no sé que es primero el huevo o la gallina. No sé si se inventó la guerra para proteger la propiedad o para arrebatársela al otro. Lo cierto es que el gran capital se fraguó siempre con guerras y los negocios colaterales.
Un afectuoso abrazo

Eastriver dijo...

El escritor Henning Mankell ha reconocido que llevaba consigo... una gillete para afeitarse!!! Muy fuerte... para afeitarse dice... estos activistas, no te puedes fiar, se van de crucero con una gillete...

Antonio dijo...

Me creas una duda, Ramón. Si llevaban un cepillo de dientes sería para cepillarse a alguien?

almalaire dijo...

Supongo que las gilletes y los cepillos de dientes son las "armas" de las que hablan insitentemente personajillos como Jiménez-Losantos... También explicarían la oposición del gobierno israelí a aceptar una investigación internacional sobre lo sucedido. Está claro, iban armados hasta los dientes, por algo llevaban los cepillos.

Un abrazo, Antonio.

Camino a Gaia dijo...

Como bien dices Antonio, debe ser el pueblo el que repudie estas acciones. Las victorias militares han cegado a este pueblo. Cada victoria llena un nuevo cargamento de odio. No nos pueden mostrar una foto del holocausto cada vez que arrasan con los derechos humanos. Burlar así, a las personas bienintencionadas que han comprendido su sufrimiento, solo puede traerles aislamiento. ¡Pero tienen las armas! ¡y el dinero! ¡y por supuesto a Dios!
Esperemos que el pueblo israelí reaccione. De qué les vale una victoria si para ello tienen que ir a la guerra.

Antonio dijo...

Querida Almalaire, estamos escuchando tantas idioteces e imbecilidades de sujetos que nos creen idiotas a nosotros, que dan ganas de vomitar. El Jiménez-Losantos, ya ha demostrado de que calaña es. Para mí es despreciable, algo más que no apreciable y nefasto, sembrador de odio y discordia, histriónico al máximo y personajillos con alta inteligencia mal enfocada, lo que le desvirtúa y minimiza.
Ante un hecho como este del ataque a la flotilla humanitaria solo cabe el rechazo y la condena. Este es un conflicto enquistado de difícil solución mientras los extremismos estén en ambos bandos. Solo el sentido común de los dos pueblos podrá dar salida al conflicto. Pero lo que no tiene ninguna justificación plausible, ni siquiera hipotética, es el ataque a unas personas movidos por la voluntad de ayudar a sus semejantes, que pretenden un acto humanitario. Esto hace que el crimen sea aún mayor y que el extremismo ciego se vista de odio para justificarse.
Un abrazo

Antonio dijo...

Efectivamente, Camino, sufrió el pueblo judío, pero por eso deberían saber convivir sin hacer sufrir a otros pueblos. No es lógico que empleen con los palestinos las mismas artes que sufrieron ellos.
Creo que la sensatez del pueblo judío debería poner coto a estos extremistas e integristas que se guían por unas ideas obsoletas de hace miles de años, sin entender que el mundo ya no es el de los filisteos, cananeos y demás.

Cris dijo...

Hola Antonio ! que nos pasa a los seres Humanos , Humanos ? , no poseemos memoria ? , los recuerdos de lo vivido no existen ? nos creemos el Ombligo del Mundo y nos olvidamos del Mundo ? , ajjj èstas cosas me sacan.
Saludo Cordial
Cris//mujeresdesincuentay

Antonio dijo...

Querida Cris, parece que cada generación olvida lo ocurrido en la anterior. No aprendemos o escarmentamos por cabeza ajena. Luego está la maldad y el egoísmo que nos mueve. Nosotros y los nuestros valen más que cualquier otro multiplicado por mil.
¿Cuándo, el llamado ser humano, se comportará como tal?
Un saludo afectuoso

Jose Antonio Cabrera Ramirez dijo...

Hoy mi entrada coincide con la tuya.
Tu reflexión me parece muy acertada y la comparto.
un abrazo

Antonio dijo...

Vi tu entrada y me gustó la alusión al concepto de "Odio bíblico". Sobre ello te dejé un comentario.
Gracias por tu aportación, equilibrada, como siempre.