jueves, 10 de junio de 2010

CRÍTICOS Y CIUDADANOS


Hace ocho años, en una propuesta de negociación que participé, decía lo siguiente:


“La filosofía que sustente la Universidad ha de orientarse a la formación de individuos de forma integral, desarrollando valores de trascendencia social y humana, que permitan la evolución de nuestra sociedad en los diferentes campos que articulan el sistema. En este sentido, cabe señalar las aportaciones y novedades que se desarrollan en las empresas vinculadas a cada titulación académica, pero no es menos importante formar en valores humanos donde se oriente al individuo hacia la consecución de su propio desarrollo personal a través del ejercicio de su actividad profesional y sus relaciones sociales en un sentido amplio. Es decir, la Universidad tiene como una de sus importantes misiones dotar a los estudiantes de conocimientos y habilidades o pericia para el desarrollo de su profesión, pero sobre todo conformar sujetos con actitudes orientadas hacia la innovación, el cambio, la creatividad, la investigación, el desarrollo, etc. basado en un espíritu crítico y constructivo, que permita ir más allá de lo que se plantea desde un punto de vista meramente técnico, formando sujetos de “calidad” como garante de esa calidad de la que se pretende dotar el ejercicio de su actividad profesional.”


Hoy, no solo me reafirmo en esta posición, sino que sostengo que la Universidad ha de retomar su papel humanista y evitar convertirse en una fábrica de técnicos al servicio de la empresa y el sistema. Debe prevalecer la formación integral y la búsqueda del desarrollo intelectual de lo sujetos en la dirección de la simbiosis social. El objetivo social no es crear y tener más medios materiales exclusivamente, sino que estos se orienten a un crecimiento integral del sujeto más en consonancia con su entorno.


Debemos formar a personas que critiquen y se opongan a la predación y el egoísmo imperante en el sistema de mercado libre y que apoyen la sinergia simbiótica, es decir, la confluencia de esfuerzos del colectivo social en un objetivo integrador y solidario. La Universidad como abanderada del desarrollo intelectual debe apostar por el ser humano, en un sentido amplio y universal, antes que por los intereses comerciales de las empresas y el sistema financiero, que nos ha llevado a esta crisis irresponsablemente.


Por tanto, entiendo que la Universidad ha de reivindicar su papel de preceptora, para orientar y desarrollar el intelecto colectivo hacia un objetivo humanista, que anteponga el interés de las personas al de las empresas, que entienda toda actividad creativa volcada y sometida a esa premisa. Que introduzca en la actividad empresarial y su gestión de recursos humanos, esa perspectiva humanista donde el capital más importante sea el propio trabajador y su potencial creativo. Pero, sobre todo, que luche para evitar la proliferación del hombre mediocre, que decía José Ingenieros, y potencie el idealismo y la innovación como elemento de crecimiento personal y social. En frente tendrá a la TV y muchos medios, que buscan la alienación social en base en un mercado libre donde el mediocre, falto de criterio, siga siendo presa fácil de su política consumista.


Hoy me ha llagado un manifiesto de mis antiguos compañeros de la universidad, donde se reivindica el pensamiento crítico. Me permito reproducirlo para crear conciencia de una realidad que se nos está escapando de las manos y que puede desembocar en una situación irreversible, donde el ser humano quede esclavizado del sistema, en lugar de que el sistema sirva y sea garante del desarrollo personal del ser humano.
-------------------------------------------------------





CRITICOS Y CIUDADANOS

La Ciencia y la Universidad reivindican el pensamiento crítico

Ante los acontecimientos económicos, políticos y sociales de nuestro país en las últimas semanas, han aflorado voces que ponen en cuestión el papel de los intelectuales en la vida pública española. De hecho, estamos asistiendo a duros ataques y agresivas campañas de desprestigio por el mero hecho de adoptar, públicamente y en el marco de instituciones públicas como la Universidad, posiciones críticas con determinados poderes, en debates sobre nuestro modelo político, económico, institucional o judicial.

La amalgama ideológica liberal-conservadora llevaba ya años intentando relegar el pensamiento crítico al ostracismo, a la inhibición y a la autocensura, abriendo dudas sobre la función social de los intelectuales y tratando de modelar el comportamiento de la ciudadanía en contra de los valores más positivos de una democracia. El debate ideológico parecía haber desaparecido.

La crisis del modelo económico, la decepcionante respuesta política y judicial ante el clamor de las víctimas del franquismo, y el creciente cuestionamiento de la versión oficial de la transición a la democracia, han acentuado aún más la campaña de acoso ante cualquier pensamiento crítico.

Los hombres y las mujeres de la ciencia, parte sustancial del sujeto que denominamos “los intelectuales”, nos hemos instalado en una “neutra” eficiencia profesional olvidando, muchas veces, nuestra ineludible responsabilidad social. La actividad investigadora no puede permanecer encerrada en una torre de marfil, sino que es preciso mirar más allá del propio microscopio y ocuparse de la realidad social en que se asienta el sistema científico.

Nuestra condición intelectual y ética nos exige estar presentes en los debates públicos, en particular en la Universidad y en los centros públicos de investigación, aportando conciencia crítica a los procesos sociales y políticos, venciendo al miedo con la palabra. Es nuestro derecho y nuestra responsabilidad porque en ellos se dirimen principios y valores fundamentales para la convivencia en nuestro país y el futuro del mundo que queremos .

Hacemos ciencia y la difundimos al servicio del nuevo conocimiento y del desarrollo humano de toda la sociedad. Desde esas premisas, afirmamos nuestra voluntad de actuar también como conciencia crítica ante el discurso dominante y como vigilantes de las tentaciones involucionistas que afectan al desarrollo de la ciencia, pero también a los derechos democráticos, al pluralismo ideológico efectivo y al imperio de la justicia frente a toda corrupción o discriminación del diferente o marginado.

Si quieres adherirte a él firma en este link:


http://www.petitiononline.com/ADEC2010/petition.html

33 comentarios:

emejota dijo...

Gracias por la información. No he podido soslayar la invitación a colaborar, es por principio. Un abrazo.

emejota dijo...

Gracias por la información. No he podido soslayar la invitación a colaborar, es por principio. Un abrazo.

RGAlmazán dijo...

Había leído el manifiesto y me ha parecido perfecto. Estoy de acuerdo Antonio, como lo explicas, la formación ha de ser integral y humanistica. La única forma de ayudar a conseguir una libertad y una formación solidaria.

Salud y República

belijerez dijo...

Mi inteligencia es la que es.
En el sistema natural a los animales depredadores los admitimos porque forman parte de la naturaleza.
¿Admitimos también a los depredadores del sistema capitalista, sin más?
En mi opinión depredadores como leones, hienas y demás tienen mi respeto, no así depredadores capitalistas como paraisos fiscales, multinacionales del petroleo y demás.

¿No han sido depredadoras las empresas que han ido jubilando antes de tiempo para ir a otros paises a explotar a otras personas?
Tengo más ejemplos pero son poco inteligentes....¿?

LUNA LLENA dijo...

Sinceramente Antonio,estoy de acuerdo con lo que escribiste, hace ocho años. Ahora las cosas estan peor, este manifiesto me parece poco valiente, podrian denunciar mas contundentemente lo que creo esta sucediendo, solo hay que leer los periódicos y vislumbrar que todos dicen lo mismo, el mismo mensaje filtrao, manipulao, politizao y la TV una mierda (perdona la expresión).
No me imagino a la mayoría de los catedraticos, luchando contra corriente, diciendo la verdad,educando a libres pensadores para que se opongan al Sistema, o no, pero que no se dejen arrastrar por la inercia.
Antonio, cuando llegan a la Universidad, ¿No crees que ya deberian tener, principios, integridad, criterio?
Los intelectuales hoy día estan descafeinados o compraos y los que se atreven a denunciar se les tapa la boca y se les margina.

Un abrazo, desde Barcelona.

Myriam dijo...

Excelentes postulados. La Universidad siempre debe estimular el pensamiento crítico. Siempre.

Besos

Abuela Ciber dijo...

Realmente un placer leerte!!!
Si asi de sencillo un placer.

"....sino que sostengo que la Universidad ha de retomar su papel humanista ...""

Aplaudo calurosamente.

Y pienso que la tecnocracia debería aprender de los juncos no???

Cariños

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

GENIALES ENSEÑANZAS, ANTONIO...

Txema dijo...

Por principio estoy de acuerdo. Pero como ya ha dicho algún comentaristas han pasado nada menos que ocho años de los que los últimos dos han sido una verdadera catástrofe.

Tengo una hija universitaria, en la facultad de Historia, y por lo que cuenta los valores que defiendes no son precisamente los que priman es este momento.

También en este mundo se ha producido una metamorfosis que ha tenido xonsecuencias negativas.

Hace unas semanas tuve que pronunciar una conferencia en la facultas de Ciencias de la Información y la verdad es que el panorama no se parecía mucho a lo que propugnas.

As´que aquí habrá también que pensar en una especie de refundación.

Un saludo

Antonio dijo...

Gracias a ti, emejota.
Un abrazo

Antonio dijo...

Rafa, creo que si la formación es como tú dices, la economía también podría ser humanista. Centrada en el ser humano y no en el dinero y el materialismo. Es una cuestión de principios.
Un saludo

Antonio dijo...

Belijerez, yo creo que el sistema natural de depredación está instaurado en la propia naturaleza. Los depredados asumen su papel y usan los elementos que la propia naturaleza les dio para evadir ese acto, o lo que es lo mismo, toda su capacidad de afrontamiento huída. Este procedimiento es la selección natural de la especie y la garantía de su proceso evolutivo a través del desarrollo de su técnica evasiva.
Lo que no tiene mucho sentido es la depredación entre una misma especie, aunque se mantengan escalas sociales y el uso de la violencia y la imposición para lograrlo. En todo caso, la inteligencia es el arma que tenemos en esta lucha de supervivencia inter e intragrupal.

Antonio dijo...

Efectivamente, Luna Llena, hace falta más arrojo, más fuerza para movilizar las conciencias acomodadas a las prebendas. Peo si en algún momento se da una disociación entre los intereses de la empresa y el sentido humanista de la vida, como se observa en este caso, no dudaré en posicionarme con este último.
Un abrazo desde Málaga

Antonio dijo...

Gracias Myr. Yo creo que no se podrá crecer nunca sin ese sentido crítico de las cosas, sin ese cuestionamiento sistemático de todo lo concluyente, incluso, la revisión continua, de las ideas ya estructuradas, ante las nuevas aportaciones.
Besos

Antonio dijo...

Gracias, Abu, por tu aplauso. Eso refuerza mi motivación. La inteligencia de los juncos se ve en su capacidad de adaptación a los vientos sin moverse un ápice de su raíz. Otra cosa sería la influencia de la tierra en la que nace.
Un abrazo

Antonio dijo...

Gracias, Mariángeles.
Besos

Antonio dijo...

Por eso digo, amigo Txema, que hemos de reivindicar ese papel, porque está perdiéndose en aras de una entrega, del mundo universitario, al mundo empresarial, que ha intentado conformar sujetos adecuados a sus intereses comerciales y productivos, sin importarles un bledo la formación humanista. La universidad no puede ser un centro de formación técnica y profesional en un sentido estricto, sino de formación de sujetos integrales y críticos que permita la evolución del ser humano en su sentido más amplio.
Esa es mi propuesta de refundación.
Un saludo

Peter Pantoja Santiago dijo...

...Todo lo que represente humanismo y su desarrollo, esté como bien lo defines, merece el respaldo total y absoluto!!

Txema dijo...

Pues me parece que tenemos que empezar ya a "refundar".

un saludo

Antonio dijo...

Hola Peter. El problema histórico de la sociedad es los principios que hicieron de motor del mundo. Se antepuso los intereses del poder a los de la gente.
Un abrazo

Antonio dijo...

Para mí, amigo Txema, la refundación es un largo proceso que solo se inicia con un cambio de actitud del colectivo social. Ese cambio se pretende abortar desde los intereses del poder económico. Sembrar conciencia, crear actitud y producir conductas es el camino dede mi punto de vista. La refundación es un hecho dinámico sostenido en el tiempo. Lo importante es cual es el macro-objetivo, la misión, que justifica esa dinámica.
Un abrazo

belijerez dijo...

Atte. Antonio;

"Lo que no tiene mucho sentido es la depredación entre una misma especie,..."

Mi inteligencia me lleva a posionarme contra-depredadores, aunque sean demasiados. Por eso intento siempre estar en grupo, desarrollar nuestras inteligencias, aunque ya tenemos incluso anarcocapitalistas cada vez más sofisticados que no saben de humanismos. Sus universidades ahora sólo enseñan cómo ser emprendedores (capitalistas), cómo diseñar estructuras de poder (capitalistas)...y así seguiriamos, de manera que el capital no es humanista.
Aún asi tengo esperanzas de cambio, intento mantenerme como el junco aquí y ahora.
Gracias por compartir.

Antonio dijo...

Interesante, belijerez, lo que expones. Yo pienso que la naturaleza ha establecido un sistema nutricional depredador de tipo piramidal. Cada especie suele servir de alimento a otra, salvo la humana, aunque exista el canibalismo como excepción. Ahora bien, si ampliamos el concepto depredación a utilización y explotación de otros para mi propio sustento, entramos de lleno los humanos en esa definición. Es más, esa es la idea que sostengo cuando hablo de depredación en el sistema capitalista, pues no entiende al sujeto como un valor humano, sino como un elemento productor a explotar para su propio enriquecimiento. Por tanto, coincido contigo en que, en ningún caso, el sistema capitalista es humanista, aunque lo revistan de ello, pues no busca la realización del individuo como persona, sino como productor y consumista.
Encantado de compartir ideas contigo.
Un abrazo

Abuela Ciber dijo...

Te dejo mis deseos de un hermoso fin de semana

Cariños

El Pinto dijo...

El pensamiento critico unido a la utopía, cuando se pierde, pasa lo que vivimos, tristeza,manipulación y desespero.
Un fuerte abrazo

Antonio dijo...

Como dice, Txema, "Refundación". Yo le digo catarsis social para reencontrar el camino del idealismo constructivo.
Un sabrazo

MarianGardi dijo...

Me parece genial ésta iniciativa.
La educación ideal seria destruir los cimientos y restaurar las columnas que sostienen desde abajo.
Un abrazo Antonio

MarianGardi dijo...

FELIZ DIA DE TU SANTO.
BESOS

Antonio dijo...

Gracias, Mirian. Hoy por ser San Antonio tendremos una excelente oportunidad de comer toda la familia junta. Seremos cuatro generaciones en casa.
Yn abrazo

Camino a Gaia dijo...

Hola Antonio, felicidades en el día de tu santo. Suscribo lo que dices y también he suscrito la petición del link.
Había escrito un largo y sesudo comentario que se ha esfumado en un mensaje de error.
En resumen me lamentaba por la pérdida de imparcialidad de la ciencia al estar condicionada por la rentabilidad final de los estudios científicos, y las limitaciones en cuanto a la refutabilidad de investigaciones realizadas por empresas, al estar también condicionados por la financiación.
Un abrazo

Antonio dijo...

Gracias, Camino a Gaia. Ha sido un día familiar junto a mis hijos y nietos. Me alegra compartir contigo esas ideas. Lamento que s e`perdiera la reflexión inical. A mi me pasa a veces y la segunda nunca me sale tan profunda como la primera...
Un abrazo

Belkis dijo...

Estupendo planteamiento Antonio, me parece correcto estimular el pensamiento analítico-crítico y la formación humanística, y no sólo centrarnos en el aspecto técnico que muchas veces nos hace autómatas.
Gracias por la difusión.
Un saludo

Circe La Hechicera dijo...

Querido Antonio, estoy perdida de estos universos y como que me encanta leerte, empiezo por acá para poder ponerme al día con tus escritos. Desde mi panorama latinoamericano, creo que estos conceptos de críticos y ciudadanos andan un poco divorciados, a mi parecer debería ser un binomio, pero creo que se ha perdido la perspectiva, la conciencia critica ha perdido espacio y por ende la ciudadanía se ha venido a menos, hay que rescatarlos, pero para ello hay que hacer un verdadero esfuerzo, que a mi entender con tanta información que ahora nos ahoga, en vez de capitalizarse, al parecer se diluye. Muy interesante tu reflexión, besos!!!