miércoles, 28 de abril de 2010

Ocurrencia 17 (Cabalgando)


“Montado en el ayer, cabalgo en el presenta hacia el futuro. Según lo que haga hoy será mi cabalgadura del mañana”.

Somos lo que somos por lo que fuimos. A lo largo de la vida nos forjamos y, día a día, vamos conformando ese perfil personal que nos hace singulares. Bebemos de las fuentes que nos encontramos en el camino, digerimos los nutrientes que vamos descubriendo en el entorno y definimos y construimos el carro en el que circulamos. La libertad está en conducir el propio vehículo y no dejarse llevar por otros conductores a su antojo. Es la única forma de ser dueños, dentro de lo posible, de la propia vida y destino, de orientar y gestionar nuestro proyecto vida.

38 comentarios:

Olga i Carles dijo...

Cierto.
El cavalgar puede ser de manera rígida o suave.
El galope ha de manifestarse con una voluntad bien definidad hacia la meta.




Gracias.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

a veces cabalgamos como podemos y como nos dejen las circunstancias...
besotes

Ciberculturalia dijo...

Así es. Hay radica nuestra auténtica libertad: en conducir nuestro propio vehículo.

Un beso

Myr dijo...

Cierto, somos hijosdel pasado, pero nuetsro futuro, lo labramos hoy, en nuestro presente.

Eso les suelo decir a mis apcientes que me preguntan "¿Qué será?" "Qué pasará?" " Y si....."

Besos y gracias por tus cariñosas palabras en mi blog

Marian dijo...

"Somos lo que somos por lo que fuimos." esta frase me parece genial, con tu permiso me la apunto.
Un abrazo

MAMÉ VALDÉS dijo...

El pasado es ya pasado, el presente es ahora, pero el futuro se puede cambiar si se intenta, solo tenemos que aprender el pasado, "Somos lo que somos por lo que fuimos", un saludo.

Antonio dijo...

Olga i Carles, creo que el galope no es buen consejero, a veces es mejor andar al paso, otras al trote y dejar el galope para cuando uno está totalmente seguro del camino a seguir. Hay mucha gente que cabalga al galope y se estrella y otra que va al paso y no llega. El ritmo lo ha de imponer el balance de viabilidad de la marcha, al menos eso creo yo.
Gracias a vosotros por vuestra aportación.

Antonio dijo...

Es cierto Mariángeles, hay mucha gente y cosas que nos frenan o condicionan. Saber y poder caminar es penoso y una ardua tarea.
Besos

Antonio dijo...

Yo creo, amiga Carmen, que la libertad está condicionada por muchas cosas, el vehículo ha de someterse a las normas de circulación y de construcción técnica establecidas, pero es cierto que lo importante es construir el nuestro, con el que nacemos, y desarrollarlo para poder hacer el camino con la máxima libertad, de forma autónoma, responsable y positiva.
Un beso

Antonio dijo...

Creo, Myr, que el futuro solo se puede vislumbrar. Nuestro proyecto anda muy condicionado por circunstancias ajenas que no dominamos o controlamos. Podemos prever, pero no asegurar… Por suerte el futuro siempre tiene una alta dosis de aventura, de incertidumbre. Pero eso creo que lo sabes tú mejor que yo al trabajarlo con tus pacientes.
Besos

Antonio dijo...

La verdad, Marian, es que es complementaria o aclaratoria de la otra. Celebro que te guste. Eso quiere decir que la compartes.
Un abrazo

Antonio dijo...

Cierto, Mamé. El pasado es la escuela de la vida superada. De él debimos aprender y seguimos aprendiendo. El futuro es incierto, pero ligeramente influenciable según nuestra actitud, objetivos y conductas. Del pasado aprendimos el afrontamiento... ¿Será efectivo?
Un saludo

mariajesusparadela dijo...

De acuerdo. Hermoso post. Profundo y corto.

emejota dijo...

Le acabo de contestar a un post de la Abuela Ciber en términos semejantes a los que has escrito. ¡Cómo no estar de acuerdo! A estas alturas nos quedan dos cositas pendientes: intentar soslayar las limitaciones en aumento en la mayor medida de lo posible, cosa que ha practicamos en su día en otros ruedos, y asumir la muerte, no ya con la conciencia tranquila, que es lo más probable, sino ausentes de un dolor físico innecesario y con una sonrisa en la boca. Un abrazo.

Antonio dijo...

Gracias, María Jesús.

Antonio dijo...

Hola emejota, creo que lo que dices forma parte del proceso de maduración. Asumir nuestra propia realidad y esperar la realidad máxima e incuestionable de la muerte física como estadio final de la vida, en paz, si es posible, y sin sufrimiento, con la resignación de la partida del mundo de los sentidos.
Un abrazo

LUNA LLENA dijo...

Hola Antonio,se hace camino al andar, planifico el trayecto para llegar sana y salva a una meta soñada. De pronto! cuando menos te lo esperas, aparece una mariposa que con su aleteo despista al hermoso corcel que asustado me tira, me lebanto de nuevo me hago con las riendas y miro al frente. Me queda un largo camino.

Resistir, no rendirse ante las adversidades, ir tranquilos contemplando el paisaje.

Saludos

__MARÍA__ dijo...

En este camino de cabras que es la vida, nunca se sabe en qué piedra se tropezará.
Vas tan feliz cuan caperucita y de pronto sale un lobo o loba y te pega el bocaito.
Igual te gusta o igual te das el batacazo y a tomar viento.
¡Nunca se sabe!

Antonio dijo...

Hola Luna Llena. Creo que es válido para tu comentario el que le dediqué a Myr, y que a lo largo de los demás comentarios queda clara que estamos expuestos a ese aleteo de la mariposa que tú también describes y según como lo afrontemos tendremos uno u otro resultado. A lo previsto podemos establecer estrategias de afrontamiento, a lo imprevisto solo pueden ser alertas y disposiciones versátiles de afrontarlas.
Un saludo

Antonio dijo...

Muy bueno, María, lo del bocadito es cierto, incluso, puede que te quedes esperando el bocadito y no hagas el camino, por miedo o por deseo.
Nunca se sabe lo que nos depara la vida.

Ramon.Eastriver dijo...

Qué bonito lo que dices y lo que dicen los amigos que te leen. Estoy con Carmen: la libertad es conducir bien nuestro propio vehículo. Un abrazo.

Antonio dijo...

Estoy de acuerdo contigo y con Carmen, tal como digo en el texto. Aunque la libertad puede llevar a coducir bien o mal el propio vehículo. Lo importnate es que lo conduzcas tú y que sepas sacar conclusiones cuando lo haces mal.
Un abrazo y gracias por tu comentario

Peter Pantoja Santiago dijo...

...En cada nueva andanza se define un nuevo rumbo existencial y si se tiene un buen ritmo, se llega a un triunfante final de cada jornada!!

Antonio dijo...

Peter, ciertamente, es el trabajo del día a día el que se acumula en la construcción de uno mismo.
Un abrazo

Abuela Ciber dijo...

Ser libres no es tan sencillo, pero se logra con gran paciencia.

Cariños

JUAN dijo...

Somos lo que somos por lo que fuimos.
Es cierto, no creo que haya mejor definición.
Coincido con Mª Ángeles en que cabalgamos como podemos o nos dejan.
Buena entrada, breve pero provechosa.
Un abrazo.

Maripaz Brugos dijo...

Antonio, veo que la primavera ademas de acentuar tu vena poetica,ha despertado en ti un cúmulo de pensamientos profundos y muy reales.

No se puede decir mas, en tan pocas palabras.

Un abrazo

Lola Mariné dijo...

Llevar las riendas con firmeza y disfrutar del paisaje.
No podemos cambiar lo que fuimos, pero sí lo que somos y lo que seremos.
Un saludo.

Antonio dijo...

Abu, yo creo que la libertad siempre es relativa y sujeta a la responsabilidad de la convivencia con el entorno, lo importante es que las decisiones responsables las tome uno.
Cariños

Antonio dijo...

Gracias, Juan. Sí, estamos sujetos a la influencia del entorno y a los que este nos permita.
Un abrazo

Antonio dijo...

Gracias, Maripaz. Lo bueno si breve dos veces bueno. Aunque no soy un sujeto propenso a sintetizar, de cuando en cuando intento hacer un ejercicio en esta dirección.
Un abrazo

Antonio dijo...

Cierto, Lola. Lo que fuimos ya pasó y nos sirve esa experiencia para sacar conclusiones para el futuro.
Un saludo

Belkis dijo...

Ciertamente se necesita mucha sabiduría para saborear, para digerir, para aprovechar lo nutritivo que vamos encontrando en nuestro caminar. Llegar al destino final de nuestro proyecto de vida de la mejor manera posible y con los mejores resultados.
Un abrazo muy grande Antonio

Antonio dijo...

Belkis, ojalá nos enseñaran desde pequeños a tener esa sabiduría a la que aludes.
Un abrazo

MAJECARMU dijo...

Desde nuestra propia libertad,tomando lo bueno y asimilando la lección de cada día,acumulamos experiencia y rodaje para seguir caminando en positivo.

Buena ocurrencia y balance,Antonio
M.Jesús

Antonio dijo...

Gracias, María Jesús.
Un saludo

Abuela Ciber dijo...

Claro que si, lo podemos hacer, lástima que hay muchos que prefieren las facilidades.

Cariños

Antonio dijo...

Abu, yo digo en un post anterior que hay tres verbos mágicos, son: saber, querer y poder...
Si los conjugamos a la vez el resultado es incuestionable.
Cariños