domingo, 22 de noviembre de 2009

Viaje a Madrid


Madrid es una espléndida y maravillosa ciudad donde se conjuga la historia, el arte y la buena vida. Eso sí, en construcción continúa, en obras por doquier, pensando en las frustradas olimpiadas y en no sé qué más cosas… eso lo sabrá el señor Gallardón, su alcalde. Mi visita de tres días ha sido de relajo, ocio y disfrute de familiares, amigos y entorno.

Desde hace dos años tenemos la oportunidad de hacer un recorrido en dos horas y media desde Málaga a Madrid con el AVE. El AVE (Alta Velocidad Española), para quien no lo conozca, no es un pájaro volador, sino un tren de alta velocidad que circula a unos 270 Kms/hora, llegando en momentos, según el caso, a los 300 Kilómetros/hora. La suavidad con la que circula da sensación de ir a 90. Para allá nos fuimos en preferente, donde nos dieron el desayuno, la prensa y bebida, amén de la comodidad de los asientos. La vuelta la hicimos en clase turista que es casi lo mismo salvo el servicio de restauración, atención y precio.

Pensaba que encontraríamos lluvia y frío en la capital, pero nos sorprendió un noviembre primaveral, cálido, incluso caluroso en determinados momentos. Ello nos permitió hacer las visitas programadas, tanto para el día como para la noche.

A destacar la visita al museo Reina Sofía, donde presentaban la exposición “Definiendo el constructivismo” de Rodchenko y Popova, que nos situó en los años post-revolucionarios rusos, mostrando los cambios sufridos por el arte en su adaptación al proceso revolucionario. A parte de la visita al Guernika, pulular por el museo siempre es sorprendente, pues descubres nuevas obras no observadas antes. El edificio en sí, es una magnífica obra arquitectónica, dedicada a hospital en su creación por el rey Carlos III, modernizada y adecuada a su atividad actual.

Otra visita obligada para los amantes del arte, es el Museo del Prado, sobretodo después de su ampliación con los Jerónimos. Tuvimos la suerte de celebrarse el 190 aniversario de su inauguración, con entrada libre, televisión, radio y medios de comunicación en general, bullendo por allí. Visita, también obligada, a la exposición sobre la obra de Maino que se daba en el recinto ampliado. No se tiene perdón si no pasamos a saludar a nuestros amigos Velásquez, Goya, Murillo, Rubens, El Greco, etc… Un sinfín de obras pictóricas, soportadas en una excelente arquitectura, que hacen del museo uno de los mejores del mundo.

Descubrí algo que en mis visitas anteriores no había visto, como es el llamado “Tesoro del delfín”. Es una impresionante muestra de obras de orfebrería, cristalería y ornamentación que heredó Felipe V de su padre Luis, el Delfín de Francia, fallecido de viruela antes de llegar a suceder a su padre Luis XIV (el rey Sol), por lo que, al morir el rey, reinó en Francia Luis XV, su nieto, que escapó de la viruela que se había llevado por delante a su padre, su madre y sus hermanos mayores. Ocupando al trono de España Felipe de Anjou, llamado Felipe V, al morir sin descendencia Carlos II, desplazando la casa de Borbón a la casa de Austria, tras una larga y cruenta guerra civil donde sacaron la mayor tajada los ingleses. Siendo Gibraltar una de sus secuelas históricas.

Bueno, no todo va a ser arte pictórico y orfebrería. Existe otro arte que alegra la vida, como es el arte culinario, de la copa de vino y la tapa. Por cierto, la palabra tapa surge, precisamente, en Madrid, allá por el siglo XIX, cuando para que no cayeran moscas en el vaso de vino se tapaba este con un trozo de pan a modo de tapadera, pasando luego a comerse el pan después de beber el vino. Pues bien, nos fuimos de tapeo, de picos pardos, de pardeo, a echar unas cañas, a tomar copas, etc… existe un amplio abanico de expresiones para definir el acto social de tomar vinos con los amigos.

Madrid es una ciudad especial para el tapeo. Tiene infinidad de lugares donde encontrar diferentes ofertas y variedades de todo tipo, tanto de procedencia nacional como internacional. De todas formas hay lugares clásicos, con solera, que por sí mismos son un reclamo. Aparte de tomar un excelente bacalao y unas exquisitas croquetas en el Labra, de degustar el vino y las gambas de El Abuelo, los mariscos de la Ría, o estupendas cervezas, adornadas de paté y embutidos, en la plaza de Santa Ana, además de otros muchos y maravillosos sitios de nutrientes para el cuerpo y cultivo de la amistad, un buen paseo por sus iluminadas calles cosmopolitas, repletas de gente variopinta, es una experiencia saludable.

La sorprendente cálida noche otoñal, hace que disfrutes de ella con más ahínco y empeño. Es una alianza con la diosa Gea que controla el meteoro y nos ofrece el disfrute y gozo del contacto con un entorno bullicioso y afable para el deleite de los valores que sustentan y promueven el encuentro social en armonía.

No podemos olvidar su rica gastronomía. Nosotros, llevados por el famélico instinto, buscamos los placeres gastronómicos que ofrecía la villa y corte. Avanzando por la Avda. de Barcelona, disfrutamos de El Segoviano y su cochinillo, de la Chelito y su cocidito madrileño, del Royal y su codillo, etc… En suma, de los deleites de la cocina madrileña que rayaba en el puro hedonismo de la gula.

Desde aquí homenajeo a mis cuñados Antonio y Carmen, a los amigos Pepe y Adeli, a Pepe Arjona y Amparo, en cuya compañía todo fue más saludable y reconfortante. Cogidos, simbólicamente, de su mano deambulamos por la noche madrileña y solo nos faltó acudir al teatro para ver Bodas de Sangre, que por falta de tiempo se quedó fuera del programa.

Queridos amigos, Madrid es una de las ciudades que siempre vale la pena visitar, a pesar de las obras que dificultan el tránsito por sus calles. Os dejo un Slide con algunas fotos de la visita.
-----------------

26 comentarios:

Txema dijo...

Querido Antonio, tal vez por sufrir de forma cotidiana esas obras faraónicas y sus consecuencias no soy tan entusiasta de Madrid.

De hecho, hace mucho que vivo en un pueblito cercano, de poco más de 12.000 almas y sólo voy a trabajar y poco más.

Pero claro, de visita todo es muy distinto y si encima lo pasas bien y comes mejor, pues qué te voy a decir.

Me alegro de que lo hayas pasado tan bien.

Queda en pie mi oferta para la próxima vez que vengas.

un saludo

Antonio dijo...

Gracias, Txema, lo tendré en cuenta. Mi gente se ha quejado de que hemos ido muy poco tiempo, lo que me obliga a ir más adelante.
Estoy de acuerdo contigo, cuando se vive el día a día se sufren las obras, cuando se va una vez de turismo se soportan bien.
Un abrazo

Lola Mariné dijo...

Parece que habeis aprovechado muy bien vuestra estancia en Madrid.
Tendré que volver a hacerle pronto una visita.
Saludos.

Naveganterojo dijo...

Lo importante es que has disfrutado, luego el que Madrid te guste mas o menos es secundario.
Pero aun no nos has dicho si has visto a la innombrable, y la has saludado en nuestro nombre,je,je.
Un abrazo.
Salud y felicidad

Ciberculturalia dijo...

Querido Antonio, yo si creo que Madrid es una ciudad que ofrece miles de alternativas de ocio, disfrute y buenísima gastronomía.
Como es la ciudad donde vivo y trabajo no la percibo con tanta fiesta. Pero a pesar de que protesto de ella, si me tiene enganchada. Y también soy disfrutadora suya, a pesar de las obras faraónicas de nuestro ínclito alcalde
Me alegro que lo hayas pasado tan fenomenal como nos cuentas.
Un beso

Felipe dijo...

Ya lo dice el refrán, "de Madrid al cielo"
A los que vamos de provincia nos parece maravilloso.No sé si a todos sus habitantes les parecerá igual.
Es muy distinto ir de visita que vivir allí,pienso.
Sin embargo,sí es cierto que hay muchos madrileños que no sabrían vivir en otro lugar.
Abrazos

Susana dijo...

Últimamente, y supongo que por vivir en esta Barcelona tan ajetreada, no me llaman demasiado las grandes ciudades. Pero a Madrid hay que reconocerle su encanto, sus museos, sus diferencias enriquecedoras... Y si encima allí te espera buena compañía, ¿qué más se puede pedir? Pues eso, que me alegro de que lo hayas disfrutado tanto. Nosotros disfrutamos por delegación con tus explicaciones.

Un abrazo.

Peter Pantoja Santiago dijo...

...2006 se convirtió en el año en que mis amistades de Valencia me adoptaron como hijo de tu amada tierra, España la amo, la siento y respeto como mi segunda patria...

...Posee una gran y excelente gama sensible en todo lugar en que pisas, Madrid tiene color, mucho color, mucha intensidad, sin duda alguna es por eso que no tardo en repetir y poder visitar mi amada segunda patria cuantas veces pueda por año, este festivald e fallas de valencia 2009 fue excelente, aquellas navidades y año nuevo en Playa Cullera Valencia, 2007 y 2008 Sevilla, Madrid en fin, tierra especial, tanto que en unas dos semintas regreso a la Sevilla amada, y por primera vez a Galicia (Vigo), tienen mucho que ofrecer, mucho, bien valen las casi 9 horas de vuelo, deben sentirse muy orgullosos como me siento yo de mi amada patria Puerto Rico, ustedes tienen mucho en España...

...Gracias por compartir tan hermosas fotos que nos insitan a regresar cuanto antes.

Peter

Antonio dijo...

Lola, la verdad es que sí lo hemos aprovechado. A mí siempre me falta tiempo, cuando voy a Madrid o Barcelona, para visitar todo lo que me propongo.
Un saludo

Antonio dijo...

Navegante, sí te contesté en el post anterior. No ví a la Espe, ni a Gallardón, pero lo sentí en el ambiente. Las obras y el caos se perciben... Aunque Madrid es mucho Madrid y no pueden con él y su monumentalidad.
Un saludo

Antonio dijo...

Sinceramente, Carmen, yo prefiero visitar estas ciudades en plan turista. Se ve mejor, y se disfrutan ociosamente. El currelo te condiciona para disfrutar del entorno... Las ciudades pequeñas, con accesibilidad a todo andando, son una forma distinta de vivir la vida.
Un beso

Antonio dijo...

Felipe, es cierto eso de Madrid al cielo... y en el cielo un agujero para ver Madrid. Pero la verdad es que el alcalde ya ha hecho los agujeros aquí por todas las calles...
Un saludo

Antonio dijo...

Susana, yo he vivido 10 años en Barcelona (bueno, Hospitalet)y tardaba todos los días una hora en llegar a mi trabajo en la Sagrada Familia. Eso en Málaga no me pasa, todo está más cerca; pero, las grandes ciudades, tienen otras ventajas como la oferta lúdica, artística y de ocio que puedes encontrar en Madrid y Barcelona.
Mi último viaje a Barcelona, hace un año, me quedó corto de tiempo, puesto que en ambas ciudades tengo familia y amigos que te reclaman.
Un abrazo para ti y tu predciosa ciudad

Antonio dijo...

Peter, eres nombrado ciudadano español por consenso bloguero. Por lo que veo conoces más España que muchos españoles. Eso siempre es un placer.
Un saludo afectuoso

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

magnifico guia eres... me encanta la taberna del abuelo y sus gambitas. estupendas fotos

Antonio dijo...

Pues, cinceramente, Mª Ángeles, me acordé de ti estando allí. Puede que exista esa presencia sostenida en el tiempo cuando se va a un sitio, jejeje... Seguro que cuando vuelvas tú te acuerdas de mí.
Un saludo

Antonio dijo...

Pido disculpas. Se me ha escapado una C en sinceramente y parezco de Málaga con el ceceo...jejeje...

MAJECARMU dijo...

Antonio,lo mejor de la vida es el "arte" y tú lo disfrutaste en varias facetas. Madrid es el mundo,cantidad de contrastes y paradojas,que nos dejan extasiados y perplejos..

Yo vivo en Madrid desde hace 27 años y aún no termino de conocerlo.Estos últimos años los fines de semana nos vamos al pueblo para cuidar a los padres,que ya están mayores..

Te felicito por esta entrada,que muestra tu pasión por la vida y la comunicación. Quizá las mejores vitaminas para vivir plenamente..!

Mi agradecimiento y mi abrazo,Antonio.
M.Jesús

Antonio dijo...

Amiga M.Jesús, ¡Qué suerte tenemos los que somos de pueblo y vivimos en ciudad! Disfrutamos de la urbe y nos refugiamos en la paz y tranquilidad del pueblo. Yo suelo ir al mío dos o tres veces por mes y disfruto de mi casa, de su patio, chimenea, bodeguilla, de su campo y paisaje, de sus bares y amistades...
La vida es diversa y es bueno vivir esa diversidad.
Un abrazo para ti y disfruta de tu estancia en el pueblo aunque tengas que cuidar de tus padres

JUAN dijo...

Enhorabuena, Antonio, por las magníficas fotos y la crónica de tu inolvidable viaje a Madrid.
Madrid, además de ser rica en ofertas culturales, tiene ese don que tanto extraño en otras ciudades: cualquier persona que llega a Madrid, sea de paso o a residir, es acogida con cariño y simpatía: te sientes madrileño enseguida.
Yo no conozco los museos que tú nos presentas ni podía permitirme comer el cochinillo en ese local tan famoso; pero desde los trece años conozco la Casa del Abuelo y sus gambas; el estadio Chamartín, y el Calderón desde que se llamaba El Metropolitano; el Retiro y todas esas avenidas y paseos que nos presentas; Galerías Preciados y El Corte Inglés,la Puerta del Sol, la Almudena, el Palacio Real, el cine Callao, el Principe Pío, ect.El Madrid Costa Fleming de los años 80, Calle Odonnell y también, como no, Montera, Gran Vía y Ballestas.
En Madrid conocí mi primera novia, y desde entonces también digo: "De Madrid al Cielo".
Un placer leerte, amigo.
Abrazos

mariajesusparadela dijo...

Pues seguro que también sabes que "picos pardos eran los oblidaos para la gente que se dedicaba a la prostitución...espero y deseo que no hayais ido de picos pardos...

mariajesusparadela dijo...

Lo que me faltaba a mi era decir "obligaos"...

Antonio dijo...

¡Ohhhh! Juan, veo que Madrid te trae recuerdos de un pasado interesante, jejeje...
La mirada al pasado es un acto de rejuvenecimiento que todos deberíamos hacer de cuando en cuando...
Un abrazo

Antonio dijo...

Ay!! Maria Jesús, no había caido en ello. Gracias por recordarlo. De todas formas eso de ir de picos pardos es un acto lúdico que se realizaba en el pasado, cuando el gozo sexual solo era practicable con la profesional y la mujer era para uso de la reproducción, o los estudiantes se desbocaban en sus salidas. Carlos III, con sus ordenanzas dejo claro lo de los picos y lo del color pardo.
Menos mal que han cambiado los tiempos y el gozo se comparte en la pareja. Al menso eso debería ser...

Pepeaona dijo...

Antonio y Loli, fue un placer compartir con vosotros una tarde de paseo por los madriles. Esperamos poder volver a repetirlo pronto.

Un abrazo,
Pepe y Amparo

PD: Conocemos sitios de "supervivencia" que prometemos enseñaros la próxima vez que vengáis.

Antonio dijo...

Gracias Pepe y Amparo por vuestra compañía y afecto. Madrid se enaltece cuando lo ve uno acompañado de gente como vosotros.
Lo de supervivencia suena a reto, aunque pienso que vosotros nos facilitaréis las cosas para superarlo, jejeje...
Deberíamos organizar más encuentros y viajes por doquier para disfrutar del intercambio al "amparo" de la amistad.
Un abrazo para los dos.