martes, 27 de mayo de 2014

SORPRENDIO PODEMOS

 
Confieso que he pecado, tras votar reiteradamente al que fuera mi partido, donde milité hace tiempo, he sido desleal al mismo,  y he votado a PODEMOS. Me pareció que encarnaba el descontento del ciudadano, que mandaba un mensaje de limpieza, de ética, de moral y respeto a la soberanía popular que sustenta la verdadera democracia; que denunciaba la corrupción, reprochaba los privilegios, descubría el montaje con tufo mafioso que venimos viendo en la televisión y los medios de comunicación; que pensaba en el ciudadano y sus necesidades antes que en los intereses de las empresas; que señalaba las vías de agua que tiene el sistema que ya no le permite navegar si tirar lastre por la borda, el lastre de los salarios y la vida digna de la ciudadanía.

Ahora, tras ver los resultados, observo que había sintonía entre mucha gente, lo que ha permitido sacar 5 diputados… cosa notable, que ha puesto de los nervios a muchos. A los del PP les ha dejado estupefactos y sus tertulianos han  pasado a la descalificación y la insidia, cosa que ya andaban haciendo desde que le vieron las orejas al lobo: que si eran de Maduro, que si Irán, que si qué país nos esperaba si ganaban, etc… Es más, al PP se niega a hacer autocrítica e inicia una campaña de criminalización contra Podemos: Pons recuerda que Podemos es “antisistema” y Floriano afirma que son los mismos que hace poco querían asaltar el Congreso y la “misma gente” que rodeó su casa. Yo no participé en esos actos por razones diversas, pero si no dejan hacer escraches, manifestarse frente al Congreso, expresar públicamente la indignación, al menos, que no descalifiquen a las urnas, puesto que están en el poder gracias a ellas y es la forma en que habla el pueblo definitivamente. He aquí su bajo perfil democrático. Y lo dicen ellos, con su estilo cínico y prepotente, los que han sido protectores y valedores de ladrones, defensores de banqueros corruptos, los “antisistema” que han modificado la propia constitución para adecuarla a los intereses espurios del mundo de la banca dejando en la cuneta a los otros intereses que debían defender, los de los ciudadanos. Ellos, los reguladores del sistema para que la crisis la pague el currante de a pie levantando así la economía del país mediante el fortalecimiento de los poderes económicos y financieros, hundiendo los salarios, sembrando el caos en el mercado laboral hasta orientalizar los sueldos y la relación laboral. Quien entiende el progreso como el tener más cosas acaba sometido al dios dinero, olvidando que el progreso es el desarrollo del intelecto de las personas, la evolución de los seres humanos en su conjunto y no la sumisión a los poderes económicos. La economía está para servir al ser humano y no al revés… ¿Quién es el “antisistema”? y, en todo caso, ¿cual sistema?

Luego está el PSOE, patidifuso ha quedado con la fuga de votos, esa herida sangrante que no saben, o pueden, zanjar. Mucho han tardado en percatarse de que su proyecto político estaba anclado y sometido a los designios de la troika. Eliminaron de sus filas la ideología marxista y la lucha de clases… pero ahora, cuando se vuelve a ver el despunte de las clases, los adinerados, las empresas, el mundo financiero y especulador por un lado, que van ganando la batalla, y por otro las clases asalariadas, los currantes con nómina sean limpiadoras, fontaneros, albañiles, funcionarios, profesores o médicos, las pequeñas empresas, los autónomos, etc. que la van perdiendo, podemos ver la soledad y el abandono en que se encuentran los perdedores, los condenados por la crisis, los candidatos a la exclusión social, el paro y la pobreza. ¿Ahora dónde está el partido que pueda sustentar los deseos, las ilusiones y la esperanza de este colectivo tan maltratado por la crisis?  Rubalcaba se va, pero ¿serán capaces de fraguar una alternativa creíble digna de ser votada?

Ahh, ya, está IU. Pero IU está muy contaminada, su trayectoria es criticable en muchos casos y se les ha asociado, por parte de mucha gente, al entramado que sostiene el sistema de injusticia. De ahí que, habiendo ganado muchos votos, le haya hecho pupa el movimiento social  PODEMOS. Luego están los sindicatos que, de alguna forma, están vinculados a las ideologías de los dos partidos ya mencionados. De ellos han dado, o están dando, buena cuenta los medios y los juzgados, llevándonos a la desconfianza, al desconsuelo de ver cómo quienes tenían que defendernos en estos momentos, están atados de pies y manos, por el pesebrismo y por el descrédito social.

No diré nada de Rosa Diez y su UPyD, que se ha visto adelantado por la izquierda (es normal, ellos van muy a la derecha) por Podemos. Sus declaraciones diciendo que Podemos “Tiene una coincidencia enorme con Le Pen la descalifican, no solo como política, sino como analísta política, lo que no sé que es peor. ¿Dónde ha estudiado ciencias políticas esta señora que confunde un planteamiento “lepeniano” con este de Podemos?  Lo que le duele es haberse quedado por debajo de ellos, cuando ella se las prometía muy felices como tercera fuerza política, y se ha ido a la quinta. Rosa Diez, por su trayectoria y sabiendo y viendo de donde viene y por qué se viene, no es alternativa válida para la gente que votó podemos. Es más de lo mismo… 

¡Dios, que solos se quedan los muertos! Por eso antes de morir buscamos alguien que nos salve, aunque sea con cánticos de sirenas. Tal vez, sabedores de que estamos ante una muerte inminente de la democracia real y verdadera, de que nos están asesinando ideológicamente desde la televisión y los medios al servicio de las multinacionales y de los poderes fácticos del mundo financiero, andemos buscando alguien que nos salve, que recoja nuestras inquietudes y nos dé algo de esperanza, que respete nuestras ideas y procure una sociedad donde se fragüen verdaderos valores humanos, donde se defiendan los inquietudes de las que ya dejé constancia en mi entrada anterior, donde la soberanía popular vuelva a tener su valía y no pretendan llevar al ser humano a la sumisión y al consumismo exacerbado, a una mediocridad donde el mediocre sea el rey y el idealista la excepción.

En mi entrada anterior, como he referido, terminaba manifestando que: “Aunque de momento, solo diré que podemos votar, ¡¡¡PODEMOS!!!  Luego veremos…” Me refería, tras una amplia exposición de deseos a ejecutar, si podríamos llevar a término esos deseos, sabiendo que era tremendamente difícil conseguir la fuerza suficiente para poder hacerlo desde el poder que emana de la expresión democrática de los ciudadanos.

Dicho esto, solo me queda añadir que es justo y democrático lo que ha pasado y si los partidos perdedores, sobre todo el PP y el PSOE, no son capaces de hacer una autocrítica, como se está viendo hasta el momento (tal vez el PSOE se salve con la salida de Rubalcaba, aunque va muy lastrado), sino que andan descalificando al agente de la sorpresa, lo único de demuestran es su frivolidad democrática, su falta de respeto al sistema de libertades, su intolerancia y prepotencia y su incapacidad para gestionar un sistema democrático. Confirma su intento de manipular mediante declaraciones destructivas, en lugar de hacer un análisis sosegado del porqué se ha dado esto y qué es realmente lo que quiere la ciudadanía, aunque ello vaya en contra de sus patrones y amos, los de la banca y el entramado económico. Piénsenlo, señores perdedores, hagan para la próxima una mejor oferta y, antes, demuestren que la pueden llevar a cabo y que no nos traicionarán con el programa, haciendo lo contrario de lo que dijeron.

SALIO PODEMOS, ahora veremos si tiene alguna repercusión en la consecución de los ideales que dicen defender. En todo caso, los partidos en general deben aprender la lección, si quieren recuperar los votos perdidos. El pueblo está desengañado en una importante proporción, solo quiere volver a tener políticos honrados, comprometidos con sus programas, defensores de los intereses generales de la ciudadanía, valedores y veladores por la democracia, respetuosos con las diferencias y cargados de un importante contenido humanista, donde la persona esté por encima de lo material. Estas son las razones por las que he decidido dar mi voto a quien se lo he dado, es mío y, por esta vez se lo entregué a Podemos. 

Mi confesión no es de pecado, sino de libertad…



3 comentarios:

Modesto Reina dijo...

Bueno Antonio, leí hasta el final y no procede darte la absolución, je,je,.- sino lo contrario la bendición del humanismo, ya que comparto al 95% la entrada. Solamente , para no hacer muy largo mi comentario, en cuatro cuestiones que entresaco, discrepo algo. A saber la primera " al menos que no descalifiquen las urnas ", bueno..., pues de momento...¿ urnas vacias ?, creo que poco a poco estas ( la sesatez del pueblo llano)iran llenando de sentido común la pérdida de tiempo y dinero que se pierde en votar. VEREMOS O PODREMOS , llenar de realidad el bien-estar de las personas.
La segunda, referencias a la izquierda como " un sueño gramsciano ", de acuerdo, utopía pura y dura.
La que más me gusta es " pesebrismo y descrédito social ", claro, los buenos modos de la derecha se PUEDEN venir al garete.
Bueno, y finalmente la esperada " qué solo se quedan los muertos "..., me gusta mucho,... ya ves que no he mencionado a Dios, aunque soy creyente, SIGO PENSANDO SI PODEMOS hacer que los dioses se sigan apiadando de los más débiles. Pues creo que no. Seguiremos ( de momento ) viendo desahucios bestiales,asistiendo a discursos financieros-demagogos del poder, aberraciones del humanismo en aras del bien hacer ecológico ( por simplificar ), y finalmente, no creas que soy pájaro de más volar,habrá pobres, y el PODEROSOSO monstruo del poder mundial acampará donde le plazca. Disculpa si me extendí más de la cuenta. Lo mejor para ti y los tuyos. Un abrazo amigo.

Antonio dijo...

Gracias por tu comentario. Modesto. Los comentarios cuando son argumentados nunca son extensos si aportan cosas. Yo no soy partidario de dejar las urnas en blanco mientras haya alguien que pueda canalizar mis preocupaciones... si no fuera así creo que sería una buena solución el voto en blanco. Pero, en este caso, el planteamiento que defiende Podemos puede ser un mensaje claro para que los otros sepan que somos muchos los que estamos en otra línea del bipartidismo dependiente del sistema defensor de las oligarquías.
Un abrazo

Prudencio dijo...

He de confesar que yo también he pecado. Por no seguir las campaña electoral ni sabía que existía Podemos. Después he sabido de ellos, de sus expectativas, programas, análisis, y me han encantado. Estos son los míos. Al menos ya se quién votar. Que no es poco. Un abrazo, Antonio.