miércoles, 14 de diciembre de 2011

Mis últimos avatares


Esto de estar jubilado no le deja a uno tiempo para nada. Sobre todo en lo referente a escribir en el blog. Hace, como dos semanas, que no cuelgo ninguna entrada, aunque en el Facebook lo haya hecho. Por tanto, como esto son mis cosas “Cosas de Antonio”, me permito compartir un poco lo que me ha tenido en jaque estos días, que tiene su origen semanas antes.

Viaje a Las Alpujarras

El asunto de Internet me ha dado muchos amigos y amigas, entre ellas Carmen-ida, que ya participó en el homenaje que le hicimos a García Lorca en Agosto. A resultas de esta amistad nos invitó a su casa de Mecina, en Las Alpujarras granadinas. Eso fue el fin de semana del 19 de Noviembre. Preciosa zona en la que descubro más belleza cada vez que la visito y aun más en Noviembre, con la otoñal caída de hojas de sus castaños. Todo un recital de coloridos. Anduvimos por Mecina, Pitres, Capilerilla, Atalbéitar, Pórtugos y su Fuente Agria, todo ello al amparo de sus bosques, montes y lugares pintorescos, que te llevaban al éxtasis. Si queréis ver fotos cliquear aquí. Hice 394 fotos, de las que colgué algunas para compartirlas.

Pampaneira. Arriba Bubión y Capileira

Encuentro poético en Córdoba

El fin de semana del 26 tuvimos otro encuentro en Córdoba (I Encuentro de Poetas Andaluces de Ahora), donde nos citamos más de setenta poetas y aficionados a la poesía, como es mi caso, de toda Andalucía, para recitar y compartir nuestros poemas. Excelente fin de semana en una, no menos excelente, ciudad acogedora como es Córdoba. El hotel Mezquita, en plena judería, junto a la catedral, fue un marco para pernoctar, mientras las instalaciones del Museo Arqueológico Municipal lo fueron para celebrar el evento. Aparte del buen tapeo de la zona, resaltar la cena en el restaurante Hammam, donde disfrutamos de una actuación de la danza del vientre a cargo de una bailarina cargada de rítmica flexibilidad.

El acto centrar se celebró de mañana y tarde, dando tiempo a leer cada uno tres poemas de su propia cosecha, con la actuación entremetida de Ricardo del Pino, rapsoda, que nos recitó varios poemas clásicos con su expresiva declamación. Al final del acto nos deleitamos con las canciones de Raúl Gómez y Andrés Berzosa, " Viaje al interior", que fueron muy aplaudidas. También podéis ver las fotos, sobre todo de la ciudad, pues no quiero colgar las personales de la recitación, por respeto a la intimidad de cada cual. (Cliquea aquí).

Interior de la Mezquita

Fiesta del pueblo

El fin de semana siguiente (4 diciembre) celebramos la comida familiar que cada año nos reúne ante unas migas a la cuevacha, o sea, al estilo de mi pueblo, en mi casa de Cuevas. Lógicamente esas migas van acompañadas de otras viandas, pero el fin primordial es reunirse la familia y pasar un buen rato. Esos días la casa se convierte en un hotel con poco orden, donde los niños y adultos disfrutan de los hermanos, de los primos y demás familia.
En la bodeguilla
Y después las migas

Luego, el miércoles por la noche, se celebraron las típicas “candelas” que se suelen realizar cada 7 de diciembre con motivo de la víspera de la Inmaculada. La asociación fuego y purificación tiene una preciosa lectura y a la par que una trágica historia servida por la no tan santa Inquisición.
Una de las hogueras

Alcalá de Henáres

Y ya, para concluir con este relato, en parte justificación de mi ausencia, el pasado fin de semana me desplacé a la Universidad de Alcalá de Henares, para la inauguración de la “Cátedra Francisco Ventosa para el Fomento y la Dedicación de la Investigación en Cuidados en el ámbito de la Salud Mental Comunitaria", dado que me propusieron y nominaron miembro del consejo de pensadores de la misma. El profesor Francisco Megías, con el apoyo de sus compañeros de Facultad y el incondicional de la ANESM (Asociación Nacional de Enfermería de Salud Mental), fue el artífice del hecho. Un precioso y protocolario acto que puso broche a una no menos interesante reunión de todos los miembros del consejo para debatir sobre temas afines a la misma. La disertación de la profesora Assumpta Rigol y las intervenciones de los componentes de la mesa presidencial glosaron la figura del Dr. Franscico Ventosa y su trabajo y dedicación a la asistencia de los enfermos mentales en los centros de los Hermanos de San Juan de Dios, así como a la docencia.

Claustro universidad Alcalá

Ahora solo me queda hacer una lista de todo lo que tengo atrasado, plantar cara a lo que se nos viene encima con estas Navidades y, sobre todo, desearos unas muy felices fiestas y un año excelente con esta última fotografía de Málaga y su calle Larios iluminada.
Calle Larios. Málaga


10 comentarios:

emejota dijo...

¡Qué vida, verdad! Un gusto tener noticia de tanta alegría. Bs.

Myriam dijo...

¡¡Ayyyy!! pobre jubilado jajajajajaa pero que bien te la pasaste y yo aquí preocupada por tu ausencia....

Felicitaciones por la nominación al Consejo de la cátedra y por todo lo demás.

Besos

Myriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Myriam dijo...

Avatariadísimo anduviste, por lo que veo. jajajajajajaja Enhorabuena. Besos a los dos y Felices Fiestas.

RGAlmazán dijo...

Felices fiestas también para tí. Un abrazo.

Salud y República

alma dijo...

Pues muy feliz Navidad y Año Nuevo para ti, Antonio y tiene razón emejota, se siente uno muy bien cuando se le permite compartir tantas noticias buenas.

Un abrazo

María dijo...

¡Madre mía! ¡Qué disgusto tan grande tendrás! Con esa vida...

¿Sabes qué? Que me alegro infinito.

Besos

JUAN dijo...

La verdad es que jubilado yo también tengo menos tiempo que antes; estoy esclavizado al ordenador y no doy abasto.
Tú sí te lo montas bien, ¡menuda actividad interesante y feliz la tuya!Y nosotros preocupados no fuera que estuviesese malusquillo.
Te deseo pases unas felices fiestas con esa tan grande y feliz familia que te acompaña. Abrazos

artadi dijo...

es hermoso el trabajo realizado, cuando no jubilamos la conciencia.

un saludo.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Esos encuentros son de maravilla. Doy fe. Se enciende el fuego y no dejemos que se apague. Un abrazo.