domingo, 22 de mayo de 2011

Atentado a la inteligencia humana… Indignaos!!!

La palabra indignación está a la orden del día. No porque la usara Hessel, sino porque se ha generalizado y provocado indignados en diferentes frentes. Por ejemplo, hoy me ha llegado un correo de una conocida virtual, que no en persona, que me manda un escrito del irracional, al menos para mí y en este caso, Antonio Burgos, donde se proclama indignado por la indignación que muestran los indignados del 15M, lo que acaba indignándome a mí mismo. Entiéndase este galimatías de tanta indignación, al que reviste de no se cuantas connotaciones para presentarlo como le interesa a la derecha.

La simpleza de su análisis me parece de parvulario. Cuando la gente está protestando y muestra su indignación con el sistema, él entiende que hay que mostrarla contra ZP, como si ZP fuera el dios todo poderoso que ha causado la catástrofe por nuestros propios pecados al votarlo. Parece mentira que un señor que aparenta identificarse como intelectual, no sea capaz de llegar un poco más allá en su análisis y acabe atrapado en las consignas denigratorias del propio PP y la derecha que lo cubre. Sorprende esa no tan sutil sospecha que muestra, de que detrás de todo está el PSOE para no peder las elecciones, como si ahora se juzgara a Zapatero. Es la técnica de la conjura judeo-masónica exhibida por el viejo régimen. Me trae a la memoria la conjura de los necios: Es una necedad crear conjura donde solo hay una reacción importante. Sostiene la tesis del presidente de Egipto, el de Siria y todos los afectados por los movimientos populares en los países árabes; salvando las diferencias en los niveles de democracia real, aquí poco real y allí casi nada real.

La crisis, para que me comprenda el Sr. Burgos y quien me lea, la entiendo proveniente de un sistema perverso de relación de poder, donde el mundo financiero, a través de leyes constitucionales, que lo amparan en una sociedad de mercado libre, acaba dominando las esferas de ese poder que, en teoría, emana del voto del pueblo, y lo somete a sus exigencias, atrapando a los gobiernos en un pérfido juego de deudas, premios y castigos; lo que se hace más evidente cuando sus medios de comunicación y sus modernos e intelectuales siervos, como el referido y quienes se asoman por determinadas cadenas insultantes y demagógicas, usan esos medios para confundir al pueblo en su justo análisis de la realidad, llevándole a la simpleza de la unicausalidad Zapatero-desastre. Como si el mundo, de por sí, no fuera lo suficientemente complejo en su pluricausalidad. Es de una estupidez supina el centrar todas las culpas en un solo elemento sin analizar e identificar los otros factores que la determinan. Ello solo se entiende desde el intento de buscar un chivo expiatorio que se cargue el marrón, mientras los demás salimos ilesos y, encima, quedamos como dios, listo, astutos y satisfechos, encubriendo nuestra propia cobardía y huyendo de la realidad. Eso sí, el grado de histrionismo que se maneja hace que, en ese propósito, se arrastre a otra mucha gente que comulga con la simpleza analítica que lleva a la aludida estupidez.

Tal vez habría que recordar, a estos analistas, que la crisis se fragua por la especulación, sobre todo en el ladrillo, no solo aquí, sino en los propios EE. UU., con las famosas hipotecas subprime. Es, pues, la construcción la primara afectada, y las economías que más se fundamentan en esta actividad las más perjudicadas, como es nuestro caso. El 70% del paro en España está causado por la crisis en la actividad de la construcción. Alguien, sin pensar demasiado, se lanzó a promover esa edificación y el consiguiente manejo de la especulación del suelo, de los precios y de la demanda de viviendas, llevando a refugiarse en el ladrillo a muchas economías familiares. Mientras tanto, las corrupciones entre políticos y amiguetes fueron cuajando hasta convertirse en práctica usual (Caso flagrante del famoso Gürtel). Fluía el río de los dineros de forma desorbitada y los pescadores andaban a la pesca en la orilla, sin mojarse. Allí estaban algunos políticos y el facineroso especulador, el uno guardándole la espalda mientras el otro pescaba, para repartir el botín. Quien se mojaba era quien firmaba el contrato de la hipoteca y se comprometía de por vida a pagar, mientras los prestamistas tenían asegurado el capital, bien por la expropiación de la vivienda, bien por el compromiso legal de su pago hasta el último céntimo… y si no, a la cárcel…

Con esto no quiero centrar la culpabilidad en los políticos de la etapa expansiva (PP e inicio del PSOE) que tanto facilitaron esta actividad, ya que el pueblo español no se ha caracterizado por ser, en su conjunto, una sociedad planificadora, pertinaz y creadora de estructuras productivas sólidas, sino del oportunismo picaresco que nos caracteriza en nuestra conducta cotidiana, propia de una sociedad que se fraguó a lo largo de los siglos del imperio, en la comodidad del oro que se trae y se entrega para que los demás países trabajen. Que inventen ellos… Flaco favor nos hizo el expolio irracional de las Américas. Nos ha quedado un estigma que siempre ubica la calidad fuera de casa. Somos excesivamente reacios a reconocer, comprar y usar nuestros propios productos y acabamos ayudando a levantar la economía alemana, francesa y ahora china, mientras dejamos caer la nuestra. Pero lo que está meridianamente claro, al menso para mí, es que, en el sistema, se primó la codicia, como instrumento o motor del progreso mal entendido, y se dio la espalda a la justicia y la solidaridad social, que justifica todo estado que se precie, en una estructura de democrático real.

Pero, volviendo al tema, lo curioso es que los pescadores de la orilla, cuando se vieron en dificultad, fueron arrastrados por la corriente y clamaron a los gobiernos, a los políticos que estaban con ellos en la orilla mientras pescaban, pues si ellos se ahogaban se acababa el sistema, todo se iba a la mierda (con perdón) y la organización se hundía. Los gobiernos, acojonados por la inmediatez de la catástrofe, ya que siempre anda cortos de miras por aquello de que el voto se da ante esa inmediatez de resultados y no a largo plazo, les lanzaron cantidades ingentes de dinero en barcas salvavidas que les permitió el reflote, mientras la masa realmente comprometida se ahogaba hundiéndose en la deuda y la desesperación. Curiosamente, cuando el pequeño y mediano empresario, los trabajadores endeudas e hipotecados, les pidieron ayuda para salvarse también, rogándoles algo de los fondos que les entregaron los gobiernos, ellos se pusieron fuertes y se negaron en redondo, aduciendo que el solicitante era insolvente; qué casualidad, el primer insolvente se convierte en solvente y deja en la insolvencia a quien lo hizo solvente a través de su gobierno.

Qué cinismo!!! Eso sin contar con la terrible trampa a que someten a los gobiernos que fueron sus salvadores. Cuando las cosas fueron mal para los estados, porque ya les habían salvado a ellos y se ahogaban sus maltrechas economías por haberles prestado ese apoyo, los analizan y determinan importantes riesgos mediante sus agencia evaluadoras, sospechosas de parcialidad (algunas entidades eran calificadas con la máxima puntuación de solvencia tres meses antes de su derrumbe), tal como refiere Juan Hernández, del Instituto de Estudios sobre Desarrollo y Cooperación Internacional, cuando comenta que el poder de las agencias tiene mucho que ver “con la complicidad de los Gobiernos que aceptan su autoridad y de la clase política por las deudas de los partidos a los bancos y también por el permanente trasvase de políticos del sector público al privado”. Son estas las que declaran los riesgos de insolvencia de los estados y les obligan a vender parte de su casa (léase servicios públicos) para engordar el patrimonio empresarial en detrimento del social o estatal. Eso sí, si de camino el amiguete de turno es nombrado gerente de la nueva empresa privada, ya tenemos el eslabón de la influencia establecido; ahora medrarán ellos y sus adláteres, véase las distintas empresas públicas que se fueron privatizando y quienes quedaron a su cargo.

Ese es su plan, desmontar el estado para adueñarse de los bienes comunes, de lo que es propiedad de un pueblo en su conjunto. No olvidemos que el estado somos todos y que, mientras que tengamos opción al voto, tendremos capacidad para incidir en las decisiones que se tomen y en su gobierno. Las decisiones que se toman en los despachos de las multinacionales y grandes empresas solo pueden ser reguladas por leyes, pero no por nuestro voto directo. Por tanto, podríamos deducir que nos están saqueando con nuestro propio consentimiento y a través de la instrumentalización de nuestros políticos. Su ideal sería que el Estado asumiera el gasto, que ellos dieran el servicio y que, ante una crisis, el propio Estado socializara las pérdidas, mientras que, en la bonanza, quedan privatizados los beneficios, como ya se ha visto.

Cuando me he referido al consentimiento, hago alusión a nuestra pasividad y sumisión argumental a los pensadores y manipuladores que colocan en sus propios medios de comunicación. Nos falta criterio, pues para tener criterio hay que pensar, y pensar es un ejercicio complicado para el que no hemos sido preparados. Pensar, en este caso, implica conocer elementos de incidencia, establecer un proceso cognitivo de análisis del mismo y concluir unos resultados con mayor o menor acierto, por lo que nunca llegaremos a una verdad absoluta. Por tanto es más fácil delegar el pensamiento en quien nos parece más acertado o convincente, con lo que caemos en su trampa felona y nos dejamos llevar por lo emocional en lugar de lo racional. Pero como el hombre, por propia definición de racionalidad, tiene que pensar para sentirse persona, acabará dilucidando y estableciendo criterios sobre otras materias a las que nos desvían, léase futbol, crítica rosa, o cuestiones de otros conflictos de interés extraño… ¡Qué listos son!

Concluyo, pues ya hace dos horas que empecé a escribir y, aunque quede mucha tela que cortar, el tiempo y le espacio son limitados. Por tanto, quiero decirle a este señor y a todos esos otros de análisis simplista de la situación, que, bajo mi punto de vista, el movimiento 15M es un movimiento reactivo a un proceso histórico de injusticia; que se ha percibido cuando el nivel y el conocimiento de un importante colectivo social ha madurado hasta poder pensar por sí mismos; cuando el ciberespacio ha dado la oportunidad de poner en conjunción múltiples ideas e inquietudes afines; cuando nos estamos percatando de la engañifa que el propio sistema ha establecido para su sostenimiento desde la asimetría social; cuando vemos las orejas al lobo y empezamos a comprender la dinámica perversa que se sigue para sostener un sistema de intereses de grupo, marginando y empobreciendo a la mayoría, para tener un mejor campo de cultivo y enriquecer el rico adueñándose de los recursos… Pero, sobre todo, cuando vemos que los políticos que hay en el poder real y potencialmente, son afines o esclavos de las políticas beneficiosas para el neoliberalismo montaraz que sustenta el poder del mercado, del dinero, de la codicia, a la par que destruyen los principios elementales de convivencia universal del ser humano.

Ahora solo queda ver cómo este movimiento es capaz de sobrevivir a los ataques sin romperse y conducirse hacia un modelo alternativo que existe y es viable. Empecemos pues a definirlo, a presentarlo y razonarlo desde la sinergia y no desde la discordancia. De momento tenemos el derecho al voto y el voto decide quien gobierna. No lo perdamos descalificando la política, sino que busquemos dignificarla con un rearme ético e ideológico, que elimine a quienes nos traicionan y coloque a quienes nos represente de verdad. Eso sí, si delegamos el voto, habrá que exigir que cumplan… Bueno, con todos los respetos a cualquier otro planteamiento bien argumentado, esta es mi opinión y mi análisis personal, aunque sometido a la compresión que requiere esta presentación en blog.

20 comentarios:

JUAN dijo...

Son camaleones, amigo Antonio, camaleones. Se revisten del color del entorno que les protege: antes eran directores y columnistas de los medios de comunicación que llevaban en su portada el emblema del yugo y las flechas, acérrimos defensores de Régimen fascista; ahora se les llena la boca al hablar de democracia y nos quieren dar lecciones de lo que significa.

Me gusta escuchar programas en la radio "La Brújula" y "Hora 25", y a veces me producen náuseas las opiniones de algunos de estos contertulios, estómagos agradecidos.
"Puedo prometer y prometo" (la frase obviamente no es mía; pero permíteme usarla)que el pasado domingo me uní a la manifestación de los Indignados en Cádiz, y lo que allí se decía, se gritaba, se exigía, no era sólo contra el PSOE de Zapatero sino también contra Rajoy Y su P.P, y contra toda la clase política.
Exigían una verdadera democracia en la que cada voto sea contabilizado equitativamente.
Exigían la devolución al estado de los préstamos concedidos a la Banca y que se ayudara a los ciudadanos, algo de lo que ya debatimos aquí en tu blog cuando se concedieron esas ayudas a los bancos. Que se cumplieran los artículos de la Constitución referentes al derecho al trabajo y la vivienda. Equiparar al de todos los ciudadanos los requisitos de los diputados en cuanto a los años de cotización para obtener una pensión,la cantidad a cobrar y el porcentaje del impuesto a abonar a Hacienda.Que la entrega de las viviendas desahuciadas den por liquidadas las hipotecas, y etc, etc...
La lista de reivindicaciones está publicada en varios medios y en la página web del grupo Democracia Real Ya.
Por tanto, no sé a quienes quieren engañar Antonio Burgos, Martin Ferrand, Antonio Herrera y Cía.
La ciudadanía de a pie aprende más en la calle directamente que escuchando las partidistas y difamantes opiniones que expresan ellos cómodamente sentados en la emisora de radio o ante un teclado.
Ojalá que para las elecciones generales se haya consolidado este movimiento ciudadano y sea la alternativa a votar de todo el que se sienta indignado con la actual situación, para que sus propuestas sean debatidas y aprobadas. Un abrazo

emejota dijo...

Genial análisis. No podías haber expresado mejor el sentir general y emocional. Si amigo, tocan tiempos de cambio y no necesariamente tranquilo, para nada, que nos encontramos exactamente igual que nuestra corteza terrestre: Resquebrajados y lo que nos espera a lo largo de la próxima década.
Para una persona que tiene instinto analógico y profundamente biológico como una servidora, me consta que habran grandes cambios estructurales, lo cual no nos librará de nuestros fantasmas particulares, pero efectivamente, es lo que hay y lo menos que podemos hacer es reconocerlo y poner nuestro granito de arena por el bien de eso que hemos dado en llamar conciencia. Beso.

Cayetano dijo...

Estupendo y completo análisis de la situación.
Está para mí muy claro que cuando gente intelectualmente capaz hace esos análisis simplistas de achacar el total de la crisis a la impericia de un solo gestor público, en este caso Zapatero, está incurriendo en una absoluta falta de rigor, demostrando un partidismo infame y un servilismo sin límites por encima de la objetividad que se presupone entre gente de cierta preparación. Aparte de tratarnos como imbéciles crónicos que no tenemos acceso a otras fuentes de información.
Un saludo.

Myriam dijo...

Como sabes y así lo manifesté en mi blog, adherí al clamor de mis hermanos españoles del 15 de mayo, momento histórico desde el que soplan aires de renocación y cambio tan necesarios.

Como dices, si los corruptos fueran cesados en su función polítca, se podría empezar a Hacer Política con mayúsculas en pro del bienestar del pueblo y no, como hasta ahora, de intereses particulares mesquinos.

Por lo cual, mis mejores deseos al pueblo español para que encuentre el camino de forma pacífica de los pasos necesarios para lograr sus objetivos. Porque está claro que el sistema tiene y debe cambiar para bien.

Un fuerte abrazo

Eastriver dijo...

Estoy de acuerdo... ¿Cómo no estarlo? Se te nota indignado. La indignación que nos recorre me concilia con una realidad que no me gusta. Nos queda la esperanza, aunque me temo que queda camino largo por recorrer. Pero por algo se empieza.

Maripaz Brugos dijo...

Antonio,despues de mi viaje a Sevilla por fin puedo visitarte con calma. Me ha hecho mucha ilusión que hayas conocido a blogeros de la zona donde vivo, quizá algun dia tambien nosotros nos podamos conocer personalmente.
Te envio un abrazo y te agradezco tus cariñosas palabras en mi blog.

Julia dijo...

Bien hecho Antonio, muy bien incluso, diría yo.
Lo de el Sr. Burgos es sabido y conocido desde hace muchos años, ¿por qué le leéis? bueno, ya sé que porque estáis en vuestro perfecto derecho pero la salud mental y la otra no lo aconsejan.

Ramón (Eastriver) me alegro de encontrarte aquí.

Gracias por este estupendo análisis, Antonio, y saludos para todos.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Magnífico ejercicio de pensamiento, querido Antonio. Con la hondura que te caracteriza, pones el dedo en la llaga. Queda mucho por recorrer, es preciso vertebrar, pero el primer paso ya se ha dado. Hace muy poco nos quejábamos muchos de la pasividad ante tanta ignominia. Al menos, hemos dejado de ser pasivos y alzamos nuestra voz. No perdamos la esperanza en un futuro mejor.
Un fortísimo abrazo.

Antonio dijo...

Gracias, Juan, por tu extenso comentario. Sigo pensando, como tú, que esta serie de manipuladores, que se proponen orquestar el pensamiento colectivo desde las ondas de sus amos, no nos ayudan ni enseñan a pensar. Nos intentan vender el producto fabricado por sus medios.
Comparto contigo la idea de que surja un nuevo movimiento que aglutine a todos aquellos que pensamos en un cambio justo y real que nos entregue la democracia real, la del poder de gestionar nuestro propio futuro e intereses colectivos.
Un abrazo

Antonio dijo...

Querida emejota, a mí me dan miedo los cambios, no por el cambio en sí mismo, sino por la orientación que se le de y la contrarreacción que genera. Hemos tenido una excelente oportunidad de poner contra las cuerdas a la banca y ha salido reforzada, de reorientar el sistema y se ha consolidado en una huída hacia delante.
Es necesario un cambio, pero habrá que definir sus bases y cómo se articula. Y aquí es donde me pierdo, no yo, que cada día tengo las cosas más caras, sino la confianza que tengo en que se lleve a buen término. Son muchas las variables que se presentan y muchos los intereses que se enfrentan, muchas las potencialidades, además de otraos elementos de contenido sociológico y educacional que complican la cuestión. Largo camino nos espera…
Besos

Antonio dijo...

Amigo Cayetano, estos análisis simplistas son muy efectivos para crear y establecer consignas y enfocar las culpas en plan chivo expiatorio, como digo. Ellos lo saben y lo ejercen. Hay mucha gente, y a la vista está, que se deja atrapar en esta simpleza, incluso muchos de aquellos que se definen intelectuales, aunque, en este caso, me parece que juegan a sus intereses personales como servidores de un sistema que los mima.
Un saludo

Antonio dijo...

Hay, querida Myriam, nos han echado un jarro de agua fría, aunque se esperaba eso de este pueblo tan singular que estructura las dos españas. Los corruptos e imputados que se han presentado a las elecciones han salido reforzados por el voto, sobre todo del PP.
Es desalentador. Esperemos que ese movimiento sea sostenido y sostenible, con ideas claras y capacidad de comunicarlas.
De todas formas, a mí me lleva a otra reflexión que puede que comparta con mis amigos en este blog más adelante.
Un abrazo trasatlántico

Antonio dijo...

Ramón, mi indignación siempre fue contenida, o al menos lo intento, desde que me convencí que la indignación, como toda emoción, condiciona la racionalidad he procurado neutralizarla lo más posible para no perderme en argumentos viscerales.
El largo camino que nos queda es lo que nos queda de vida a cada uno, porque esto no se acaba nunca, a cada etapa le sigue otra, eso es lo interesante, hasta que fallecemos. Esperança i força
Un abrazo

Antonio dijo...

Maripaz, posiblemente vuelva por la zona en septiembre, ya que contaré. Puede que entonces podamos encontrarnos.
Un abrazo

Antonio dijo...

Julia, gracias por tu visita y comentario. Ya sabes, no lo suelo leer, lo que pasó es que me lo han enviado por correo y me pareció un discurso cargado de patetismo que merecía una reflexión más profunda.
Un abrazo afectuoso

Antonio dijo...

Querida Isabel, han convertido a la ignominia y la denostación como deporte nacional en la política. La conciencia social debe ser la que limpie y rearme a la política de sus valores éticos e ideológicos. Se está fraguando un proceso de creación de conciencia y de un nuevo espíritu de los tiempos más acorde con la realidad, pero queda un largo camino por recorrer…
Un abrazo afectuoso

MarianGardi dijo...

A mi me indigna que la gente especule. Aunque lo cierto es que somos muy especuladores en términos generales.
Con la lengua no arreglamos nada, pero movemos a la masa y esto ya es mucho.
En mi opinión:
Una nota de humor aunque sea irónica es muy divertida en tiempos donde la indignación pone la nota.
Acabo de leer algo que me ha hecho mucha gracia: que si ZP tuviese 25 años estaría en la Puerta del Sol manifestándose contra su propia política.
Un abrazo Antonio ¿Ya no comentas a los amigos?

Antonio dijo...

Gracias por tu aportación, amiga Marian. Te visité en tu blog y dejé un comentario.
Un beso

Camino a Gaia dijo...

Ademas de la visión cortoplacista se nos quiere imponer una visión sesgada y absurda de la crisis.
La búsqueda de poder ha sobrepasado toda decencia porque son los grupos de poder los mas conscientes de que esta crisis no terminará nunca, porque no es que el sistema tenga goteras sino que se está hundiendo en su propio egoísmo.
La gente todavía no ha tomado conciencia de la gravedad de la situación. No estamos a las puertas de ninguna recuperación sino ante el hundimiento del Titanic. Los grandes capitales lo saben, por eso ya no se habla de recuperar el consumo para que el sistema funcione, se trata lisa y llanamente de procurar que los mas desfavorecidos sean los que se hundan primero.
La Agencia Internacional de la Energía y ha reconocido que el pico del petróleo ha pasado ya y ahora estamos frente a un colapso generalizado del sistema. Cuando se salvó a los bancos se firmó la sentencia de muerte de media humanidad.
No tardaremos en oir hablar del rescate de España y creo que ni siquiera tendrá lugar. La derecha está jugando a enfrentar a las víctimas contra sí mismas. No tiene propuestas porque no hay salida dentro del mismo sistema.
El movimiento del 15M quizá sea nuestra última oportunidad.

Antonio dijo...

Como siempre, Camino, tu comentario pone puntos a algunas ies con toda la razón. Comparto tu opinión y gracias por tu aportación.