jueves, 7 de enero de 2010

Money, Money (Interacción mente-cuerpo y me llevo una) (II)


En el ser humano se dan dos dimensiones que interactúan para su desarrollo. Por un lado está el cuerpo o soporte físico, que elabora y convierte las materias o nutrientes en la energía necesaria para subsistir, y por otro la mente, la psique, donde se produce el proceso cognitivo que sustenta el procedimiento del razonamiento, las emociones y las vivencias que se van desarrollando a lo largo de la vida. El cuerpo es un organismo tremendamente complejo, una máquina rayando la perfección desde el punto de vista funcional. Eso sí, está en interacción con otros organismos vivos con los que compite por sobrevivir.

Ello implica la lucha, el interés por arrebatar la energía que poseen los otros, para alimentarse, para desarrollarse y crecer, aunque entrañe la destrucción de los demás. Lo primero es su propia subsistencia y proyección, la conservación y evolución de su especia. En este contexto nos alimentamos de otros seres, a la vez que existen otros depredadores nuestros, eliminados en su mayoría a través del uso de la fuerza e inteligencia desarrollada en grupo, de la invención y utilización de herramientas. Quedan depredadores microscópicos, agentes patógenos que pretenden alimentarse de nuestra energía, colonizar nuestro interior para desarrollarse a nuestra costa. La investigación médica y biológica está en la lucha por eliminarlos a ellos en defensa propia. La conjunción de una mente sana, capaz de desarrollar todas las potencialidades del ser humano, solo es posible cuando está soportada por un cuerpo sano en el sentido funcional.

En todo caso, la mente es la encargada de elaborar, analizar y racionalizar todos los estímulos que recibe del exterior, de realizar la función primordial y diferenciadora del ser humano, mediante el uso de la inteligencia, hasta llevarlo al sumo y gran objetivo de la autorrealización, que, entiendo, entroncado con la sabiduría. Por ello, podríamos comprender aquella famosa frase de Decimus Iunius Iuvenalisen: “Mens sana in corpore sano”.

Por tanto, el cuerpo es el soporte de la mente, es el encargado de su mantenimiento y nutrición energética. Todo está ordenado y organizado para que el ser humano evolucione mentalmente, psicológicamente hasta la autorrealización, hasta el máximo nivel posible del conocimiento y de la sabiduría en su sentido más amplio.

La mente, en justa correspondencia, sabe que sin él no puede subsistir y prioriza sus esfuerzos y su interés en conseguir que funcione esa máquina, que le alimenta de la energía necesaria para su funcionamiento. Existe una alianza tácita: Yo te alimento, pero tú priorizas las necesidades básicas que tengo para poder hacerlo. Es decir, tu principal interés, como ser inteligente, ha de ser mantener vivo ese cuerpo, proporcionar la satisfacción de las referidas necesidades básicas para que pueda cumplir con su cometido.

Por consiguiente, lo primero es el cuerpo. La mente se vuelca en su sustento antes que en otras cosas y, una vez cubierto ese objetivo, se plantea otros menos materiales o biológicos. Cuando se han cubierto las otras necesidades la mente desarrolla el intelecto con mayor fertilidad. Ello no es caprichoso, bajo mi punto de vista, sino producto de la lógica liberación de las energías e interés que antes se enfocaban a la alimentación y sostenimiento del cuerpo.

En este sentido, hago una llamada de nuevo para analizar la pirámide que Maslow nos propone y dejé reflejada en la entrada anterior. Supongamos que cada sujeto tiene un potencial energético para desarrollarse. Esa capacidad la deberá emplear en aquella actividad que priorice, en función de la cobertura que haga de las necesidades ancladas en cada una de las fases anteriores o escalones de la pirámide. Mientras más energía tenga que emplear en cubrir sus necesidades básicas de alimentación, menos posibilidades tendrá de actuar sobre las otras y más se centrará en la actividad manual y de producción de los bienes que satisfagan ese déficit. El escalón primero (fisiología) y el segundo (seguridad) tienen un claro componente corporal, mientras que el componente intelectual se va fraguando en la consecución de los posteriores hasta llegar al vértice con la autorrealización. Como ya he dicho, lo principal es la subsistencia del cuerpo para poder avanzar en lo demás a posteriori.

Concluyo, en primer orden, que esta alianza mente-cuerpo, formando la unidad funcional que representa el ser humano, tiene como objetivo único y específico la autorrealización de este, de forma individual y, por ende, colectiva, mediante el proceso de socialización. Por tanto, la estructura social debe y ha de responder a este gran objetivo general, priorizando la evolución individual y libre de cada sujeto, articulando una sociedad respetuosa y potenciadota de los valores individuales, orquestados hacia una mejora social compatible con la evolución intra e intersujetos.

Una sociedad justa, bajo mi punto de vista, antepone el desarrollo de todos y cada uno de sus miembros en igualdad de condiciones; crea las estructuras sociales al servicio del ciudadano y no lo subyuga, a esta, de forma esclavista, sino racionalmente, mirando el progreso y evolución colectivos del que se nutran todos sus miembros. La historia nos ha engañado... claro que, la historia siempre la escriben los vencedores, los que ostentan el poder y, por ello, pueden manipular y conformar sujetos en función de sus propios intereses.

Los inteligentes poderes de la política económica y social que, a lo largo de la historia, han ido ejercitando el mando y la administración de la cosa pública, han sabido situarse en un plano superior de la pirámide, al tener cubiertas sus necesidades básicas, lo que les ha permitido una mayor capacidad de desarrollo intelectual. Esto, a su vez, ha sido usado perversamente. Manteniendo a la clase productiva, la que crea o cultiva los elementos necesarios para satisfacer sus necesidades básicas, en un plano de inferioridad, de mayor necesidad y sometidos al esfuerzo de cubrir sus propias necesidades elementales de subsistencia, los han embrutecido, subyugado y controlado bajo parámetros sociales injustos.

Si mantenemos enredado y ocupado al colectivo social inferior en la cobertura del primer nivel de la pirámide, en el sustento, el pan y el agua, con una dosis de palo complementaria, podremos controlarlo. No le dejaremos acceso al conocimiento, a la cultura y a desarrollar su nivel intelectual. No podrá, ni se preocupará de ello, dado que estará ocupado en cosas más terrenales. La pobreza y la riqueza serán estados admitidos socialmente, no exentos de resignación y fraguados en el clasismo, y potenciados por creencias y esquemas que merecen otra reflexión propia, singular y extensa.

El premio a la pobreza es diferido. Recordemos: “es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja a que un rico entre al Reino de los Cielos”... y el pobre cree que ahí esta su salvación, su premio diferido, su tarjeta de presentación en el Reino de los Cielos. Por tanto, resignación que estos, los ricos, irán al infierno y nosotros, los pobres, entraremos en la morada divina. Dios nunca perdonará el papel de sostén que están ejerciendo las religiones que hablan en su nombre. Claro que, si a ese Dios se lo inventaron ellos mismos para controlar, estructurar y consolidar, desde un punto de vista moral, esta sociedad injusta, pero tremendamente rentable para ellos, deberá ser su aliado y nos dejará a los demás con el culo al aire... ¡Qué injusta es la vida....! De ahí lo de me llevo una, en el título de la entrada.

31 comentarios:

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

El hombre necesita creer para seguir viviendo mientras la otra clase de hombres se aprovecha de esas creencias...

MarianGardi dijo...

La Biblia habla de Dios, pero como tu dices yo creo que a Dios lo han reinventado las religiones.
En cuanto a que el cuerpo es cuerpo y mente.
Mi opinión es que hay otros cuerpos además de estos dos, existe el cuerpo energético y está demostrado científicamente que a todos los cuerpos de la naturaleza les rodea un cuerpo llamado Aura que es el cuerpo energético.
Luego hay otros cuerpos sútiles como el cuerpo emocional, que pertenece más al desarrollo de la inteligencia del corazón que a la inteligencia calculadora de la mente.
Con estos dos cuerpos añadidos ya tenemos cuatro cuerpos y aún dicen los sabios que hay más cuerpos sutiles en el hombre.
Se dice que el hombre tiene siete cuerpos sutiles o energéticos que rodean al cuerpo físico como si fuera una cebolla, según la psicología son análogos a los múltiples Yoes de la personalidad.
Respeto todas las opiniones, y no me gusta ir de maestra, así, que esto no es una cátedra.
El conocimiento, la cultura y la sabiduría ya están servidas, para que cada uno coma con su propia cuchara, suficientes cultivos he imposiciones hemos tenido desde el nacimiento.
Ahora el hombre que ha desarrollado su conciencia, él conoce, él sabe, todo está dicho, todo está expuesto
y entenderlo o no, comprenderlo o no, es cuestión de nuestro cultivo tradicional, racial o cultural.
Por ello es importante aprender a manejar la analogía junto a la inteligencia emocional, cosas diferentes al intelecto que se rige más por el lado mental y racional.
El mejor maestro está en nuestro interior, aunque le desconozcamos.
Es mi opinión.
Un beso Antonio

Y

Susana dijo...

Antonio, tus entradas son tan interesantes que una siente que habria que leerlas tomando notas: de lo que dices pero tambien de lo que quisiera apuntar una... Como siempre ando corta de tiempo y, ademas, no soy del todo disciplinada, apunto solo dos cosillas de las que se me han ido ocurriendo mientras leia.

- Una vez mas, me ha llamado mucho la atencion de hasta que punto somos en gran parte quimica tambien en lo que llamamos "alma". Debido a un problema de salud de un familiar, me documente un poco acerca del cancer de pancreas, y descubri que es otro de tantos problemas fisicos que nos puede conducir a una depresion. Es decir, nuestra mente, que solemos considerar tan poderosa, fuerte e independiente, depende tanto de la quimica y del estado del cuerpo, que casi habria que considerarla como un higado o una rotula. Y cuando decaemos en animos, nos decimos que somos desgraciados o que nuestra vida es un desastre, tendriamos que mantener la disciplina de no creernos nunca del todo, y pensar que algo no va bien organicamente, como cuando tenemos una digestion pesada, pero en esta ocasion nos fallan los jugos digestivos de la realidad.

- Tener que ocuparse del pan y del cobijo funciona magnificamente bien en paises en vias de desarrollo. Pero aqui, y que rabia me da, creo que nos dan otro tipo de zanahorias para hacer caminar al asno: nos convencen de que la felicidad reside en tener un coche nuevo, el ordenador mas potente o la casita en las afueras. Con ello nos entrampan hasta las cejas, ellos se enriquecen, y nos creemos quien sabe que por lo que tenemos y dejamos de luchar por todo a lo que nunca podremos acceder. Por si no fuera ya mucho mas complicado acceder, por ejemplo, a una carrera universitaria a los modestos hijos de trabajadores (suponiendo que tengan trabajo), con los precios de las matriculas, de los libros, con la obligacion en muchas ocasiones de trabajar al mismo tiempo... Resulta que nos meten con calzador el plan Bologna y sus criterios economicos. Deben pensar que no importa que no estudien: que sea fontanero, que aun asi podra comprarse un buen coche; que sea cajera de un supermercado, que sera la mas fashion (aunque sea a base de outlets) y a sus churumbeles, aunque les falte la presencia materna, no les va a faltar sus wii. Malditos pasos atras. Malditas zanahorias. Maldito el pan-pan y el pan-posesion que encubre lo que debieran ser derechos.

(perdona el rollo que te he pegado, Antonio! si es que es culpa tuya por hacer entradas que dan tanto de si!!). Un abrazo ;o)

Antonio dijo...

Es verdad Mª Ángeles. Las creencias se tienen y se crean, se adoctrinan. El adoctrinamiento es un proceso donde se delimitan, orientan, controlan y dirigen las creencias. Son muchos los que se interesan por controlarlo, por modular las creencias a su antojo y beneficio, los ostentadores del poder.
Un saludo

Antonio dijo...

Hola Marian. Interesante la ampliación del debate hacia otra dimensión corporal que planteas. Yo me considero agnóstico, en el sentido de no creer en nada salvo lo demostrado, pero sin negar su existencia excepto que haya elementos contundentes que lo prueben. También, por convicción, soy ecléctico. Creo que es una posición receptiva que me lleva a considerar todas las visiones, sacando mis propias conclusiones. No me gustan los “ismos” pero sí sacar conclusiones de sus ideas y soportes. Eso hace que no sea demasiado gregario y sí bastante dialéctico.
He pretendido plasmar en este post dos dimensiones básicas que interactúan en lo material y en lo espiritual o psíquico. El cuerpo como soporte material que permita el proceso de elaboración y crecimiento de la psique (si quieres llámale espíritu).
Lo existencia del aura, con cuyo tema flirteé en mi juventud, yendo a congresos de parapsicología, incluso, me parece un fenómeno probado, pero lo veo como consecuencia de la irradiación energética de una fuente, que es el cuerpo humano en su proceso de funcionamiento, donde incluyo esa interacción mente-cuerpo; es decir, el cuerpo mantiene la función fisiológica para facilitar la función suprema del pensamiento y elaboración de ideas, emociones, vivencias y cuantos elementos se procesan en nuestra mente. Ello desprende una energía, como toda batería energética.
Es curioso, pero este flujo energético puede llevar hasta diagnósticos de salud. El aura sufriría alteraciones según la parte afectada del organismo. Lo curioso es que lo más detectable es las alteraciones de los órganos que se implican en el proceso de elaboración de la energía que necesita el cuerpo, como el hígado, por ejemplo.
Por otro lado, no dejan de ser interesantes las creencias budistas en cuanto a los niveles espirituales, los cuerpos sutiles o energéticos como las capas de la cebolla, etc. Y me parece especialmente llamativa la teoría de la Energía Cósmica Inteligente, pero su problema, al menos para mí, está en su intangibilidad. Para un agnóstico como yo, esto representa una contrariedad... me pregunto dónde está la verdad y hasta qué punto no me están comiendo el coco cuando me lo plantean. Puede que aún no esté en la dimensión de aceptación de estos planteamientos, aunque no los rechace o niegue su existencia, no estoy en condiciones de aceptar esas creencias, sin negarlas, claro. O puede que no se hayan descubierto las vías adecuadas para demostrármelo.
Es eso que tú dices, mi cuchara come lo que hay en mi plato, que es lo que voy cocinando en el día a día. Hoy pones un condimento diferente al guiso de mi pensamiento y retomo el proceso de cocción. Mi principal preocupación es procurar ser un buen cocinero y no dejarme llevar por los guisos que cocinan otros, aunque intente cocinar con recetas elaboradas por ellos. Mi decisión final sobre el guiso será cuando lo pruebe y valore... entonces decidiré... y créeme, todos los días guiso en mi mente y como, porque solo me quiero alimentar de lo que yo cocino aunque los ingredientes y la receta la pongan los demás.
Para mí la inteligencia es la inteligencia, y no hay inteligencia en el corazón diferenciada de la menta, salvo que hagamos alusión a la inteligencia intuitiva, a la valoración subconsciente de los elementos estimulares, dando como resultado una opinión, emoción o sentimiento resultado del procesamiento subconsciente de esos estímulos, con base en las vivencias acumuladas a través del tiempo, incluso la influencia de la filogénesis. Llamémosle inteligencia emocional, porque son las emociones las que dirigen, en gran medida, nuestras conductas.
Esto tiene mucha tela que cortar y daría para un amplio e interesante debate.
Gracias por tu aportación tan enriquecedora.

mariajesusparadela dijo...

Voy a tener que venir con el cuaderno. Entre el autor y los comentaristas, es más interesante que muchas conferencias.

Antonio dijo...

Hola Susana. Bueno, mis entradas dan mucho de sí, como tú dices, pero lo que me más me gusta es lo que dan de ti, de mí y de los demás. Esa es su función.

Es verdad que la química rige nuestra función corporal, nuestra vida y la interacción con el entorno en sus relaciones más íntimas. Lo curioso es si los estados mentales son producto de de esas reacciones químicas o al revés. Al fin y al cabo es lo del huevo o la gallina, para mucha gente. De todas formas, en el caso de la depresión se puedan dar las dos cuestiones. Los clásicos diferenciaron entre depresión endógena y exógena y eso da que pensar en la bidireccionalidad. No quiero entrar en más profundidades sobre el tema de la química, el calor, la energía y las necesidades energéticas, vayamos a concluir que cuando hay química entre dos personas es porque se intercambian energía positiva o necesaria para cada uno de ellos... jejeje... Entonces el beso es tan sutil, tan placentero, porque se produce ese intercambio en mayor medida al fluir más libremente la energía por la mucosa, en lugar que por la piel.

Creo que la fragilidad de nuestra mente tiene una relación directa con su capacidad de afrontamiento, incluida la enfermedad y su reacción ante ella.

Ciertamente, el nivel de necesidades es variable en función de la cultura y de la propia creación del entorno competitivo. Los comerciales son muy hábiles y nos crean “necesidades innecesarias” relacionadas con sus productos. Los derechos de los seres humanos deberían incluir el derecho a no ser engañados y anteponer el interés propio sobre el de la empresa productora de los bienes materiales.

Eso si, si se piensa en el bien de la producción y de los bienes materiales, buscarán formar al sujeto como productor y consumidor, no como ser humano independiente, pensante y libre.

Sobre la cuestión de la universidad hay una cuestión que me rebela. La universidad no puede ni debe estar al servicio de la empresa, de la riqueza material, sino del desarrollo del ser humano desde una perspectiva integral. En todo caso debe reconducir la investigación hacia ese desarrollo cargado de humanismo y no potenciar el poder del dinero y el estatus quo injusto que nos rodea.

Bueno, yo también me explayo. Como dice María Jesús, vamos a acabar montando una conferencia entre todos. A veces creo que soy un coñazo y que eso desvirtúa la efectividad de mi discurso... enredo demasiado.
Un abrazo y buen fin de semana

Antonio dijo...

Hola María Jesús. Gracias por tu comentario. Es sumamente explícito, si bien corto.
Un abrazo

RMC dijo...

Extenso texto, muy bien escrito
interesanto, la persona humana neceista de las dos dimensiones
el cuerpo y la mente.
un placer leerte.

Que tengas un feliz fin de semana
RMC

Antonio dijo...

Gracias RMC por tu vista y comentario. Es un placer recibirte en esta casa virtual.
Un saludo

María dijo...

Así es, Antonio, la vida es muy injusta.

Es triste que unos a costa de otros, crezcan, y los otros, tengan que ser destruídos a costa de sus intereses.

Un beso.

Antonio dijo...

Acertado y compartible tu comentario, amiga María. Lo malo es que los intereses de los unos no dejan crecer a los otros.
Un abrazo

MarianGardi dijo...

Antonio,sobre la inteligencia emocional hay muchos libros escritos por agnósticos.
La postura del agnóstico es muy fácil, no es fría ni caliente, es templada, según ellos dicen no negar nada, ni aseverar nada, pero bien se imponen a la no creencia de que haya un Dios. Conozco a algunos agnósticos de muy cerca.
Yo, creo en la transcendencia del Ser, como bien dicen los físicos la energía se transmuta, cambia, no desaparece. Yo creo en este tipo de creencias que contemplan unidas: Mística y Ciencia.
Mística seria el hombre y sus creencias en toda la historia y ciencia seria la demostración final de ésta creencia.
En cuanto a la verdad, de momento, sólo conocemos la relativa verdad de los hechos, no hay nadie que tenga la verdad absoluta, cada uno tenemos nuestra pequeña parte de la verdad conforme al proyector de nuestro ojo, no, ojos físicos, sino ojo vivencial y experimental, o sea, de vida, por lo tanto de conciencia.
En cuanto a conciencia sabemos que tenemos un 18 % de consciente, un 7%de subconsciente y un 75 de inconsciente, aproximadamente.
Por lo tanto el potencial que aún nos queda por descubrir en nuestro cerebro es de un 75 % Que tenemos latente.
Así que la verdad total y absoluta aún esta por descubrir.
Hablar de la verdad es especular sobre la verdad.
Y el hombre es un gran especulador, siempre está especula con todo y sobre todo, en vez de intentar descubrir lo que está latente, está ahí esperando a ser descubierto.
No se necesitan ganas de creer, lo que se necesita son las ganas de descubrir y es ahí cuando entra en juego la inteligencia emocional.
Un beso

MarianGardi dijo...

Perdona se me quedaba una cosa pendiente respecto al mencionar que cada uno come con su propia cuchara, quise decir que nadie come por boca ajena, que por mucho que uno quiera que las personas razonen o comprendan algo, si ellos no lo conciencian por sí mismos, no se les puede convencer de nada (a esto me refería con lo de comer cada uno con su cuchara).
Por ello en los debates tanto políticos, religiosos o de otra índole, hay que ser tolerantes, no intentar querer llevar la razón, porque entonces demostramos nuestra ignorancia y pequeñez.
A mi no me gusta la gente que por euforia, o pasión del tema que domina, sea cual fuese, intenta quedar por encima de los demás en los debates.
El respeto es fundamental.
Un beso

Antonio dijo...

Gracias Marian, por tu nueva aportación y la aclaración. Tu visión del asunto es muy interesante y sólida.
La actitud del agnóstico, bajo mi punto de vista, es bastante crítica. Es un posicionamiento de partida intentando estar libre de influencias y prejuicios para poder elaborar mejor las ideas y las convicciones tras el proceso de razonamiento basado en una diversidad de fuentes, tal vez por ello no sea fría ni caliente. Una vez que han elaborado esas ideas son tan sólidas y sostenibles como las demás, por lo que pueden y deben escribir libros y publicar sus conclusiones sobre los temas que fuere, incluido la Inteligencia Emocional, con la misma credibilidad que otro, que al fin y al cabo es la que emane de sus razonamientos. La gestión de las emociones es un arma o herramienta según se utilice para entender y manipular a los otros o para conocerse a sí mismo. Este es tema interesante para otro debate específico.
Abres otro tema muy interesante, como es la trascendencia del Ser humano, que otros interpretan como la transmigración de la filosofía india que sustenta la inmortalidad y los no creyentes van más hacia la transmutación, en sentido figurado, por ser nutrientes orgánicos que dan vida a la tierra. Otro tema para debate.
Totalmente de acuerdo en cuanto a tu planteamiento sobre la verdad. Yo diría más, la duda es la madre del conocimiento, la autopista que lleva a la verdad, sabiendo que esta relación es asintótica, puesto que “la verdad total y absoluta aún está por descubrir” como tú bien dices. Pero la inteligencia emocional no descubre nada más que lo que expresan los sentimientos y la emociones de la gente y de uno mismo, su substrato, y cómo gestionarlas para buscar en el interior de cada uno los elementos que le hacen singular en función de sus propias vivencias, tendencias, creencias, principios, valores y todo aquello que hace funcionar su mente y, por ende, sus emociones.
Entendí lo de la cuchara en esa línea, por eso dije que como lo que yo cocino aunque los condimentos o ingredientes sean aportados por otro.
Yo sostengo que en los debates se ha de ser asertivo. Defender y razonar la ideas propias respetando las de los demás y siendo abierto a las aportaciones que puedan hacer los otros si son razonables y asimilables... de un debate sabes como entras, pero no como sales, en el sentido ideológico. Lo importante es que salgas con las ideas más claras.
Reitero mis gracias por tu interesante aportación al debate. Creo que estos temas los hacen más interesantes los comentarios posteriores que la exposición del propio tema.
Un beso afectuoso cargado de energía positiva y mi enhorabuena por tu vasto conocimiento.

MarianGardi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MarianGardi dijo...

Gracias Antonio, he dispersado o ampliado la idea nuclear de tu entrada respecto a las dos dimensiones principales del hombre, que interactuan para su desarrollo, como son el cuerpo físico y la mente.
Y así es, el cuerpo físico necesitado de nutrientes, producto de su pobreza,no puede pensar en otra cosa que no sea en llenar el estomago, el hambre no produce energía a la mente para que ella pueda meditar, mi opinión es que por mucho que digan las religiones, como por ejemplo en la India sobre las castas, o en la religión católica, eso de que los ricos no entraran en el reino de los cielos. Yo no comulgo con estas ideas que han influido tanto a los pueblos para seguir dentro del subdesarrollo intelectual como cultural.
En esto estoy totalmente de acuerdo contigo.
Las religiones y sus gurús en todo el Mundo han manipulado lo que han querido y han mentalizado a las masas.
¡¡Que Dios les perdone, si puede!!
Besos y siento haber extendido tanto mi participación.
El tema de la Psique me apasiona y ahora me viene al recuerdo las palabras de Hercules cuando Zeus le preguntó quienes eran sus padres, él contestó: "Mi padre sé que es divino, pero no le conozco y mi madre se llama Psique".
El Mundo abstracto de las ideas la Psique, para mí la Psique puede ser el hermano gemelo del Espíritu, pero son energías que se cualifican de formas diferentes.
De nuevo más besos y pido mis excusas a los comentaristas

Shanty dijo...

Me encantan tus reflexiones Antonio, siempre tan enriquecedores tus puntos de vista.
Te dejo un abrazo.

ISABEL MIRALLES dijo...

Hola Antonio, tienes mucha razón todo lo que dices.

Personalmente necesito creer que existe algo más que la "nada"; de otra forma la vida, sería un broma de mal gusto. Tampoco creo en el cielo, y por supuesto tampoco en el infierno. El infierno ya existe en este mundo.

Soy cristina, creo en Jesucristo y en sus enseñanzas; no creo en la Jerarquía de la Iglesia. Estoy convencida que Jesucristo los echaría a todos del templo, como ya hizo en otra ocasión.

Para mí existe sólo una cosa básica para que el mundo fuera menos agresivo:
-Ama al prójimo como a ti mismo-

Si todos los que nos llamamos cristianos, practicáramos esta enseñanza, el mundo sería diferente.

Por desgracia los dirigentes de las grandes religiones, han olvidado (o no les interesa recordarlo) las verdaderas enseñanzas de sus respectivos maestros. Por amor al poder, lo han manipulado todo y, desgraciadamente, lo siguen haciendo.


Feliz año 2010 y un fuerte abrazo. Isabel

Antonio dijo...

Marian, veo que hay gran cantidad de pensamientos e ideas que nos unen. Yo estoy convencido de que a todos los eres humanos nos unen más cosas de las que nos separan. No puede ser de otra forma, puesto que saltamos al ruedo en las mismas condiciones y con los mismos objetivos intrínsecos. Deberíamos de aliarnos más para ayudarnos a crecer, pero existen sujetos que priman objetivos banales y más mundanos y materiales sobre los otros. Ellos son los que manipulan al mundo. Lo pretenden incauto, inculto, irracional y sumiso para aprovecharse del esfuerzo de los demás. Las religiones juegan en el bando del control y la manipulación de la experiencia “espiritual”, de la tendencia de todo sujeto hacia el conocimiento y la verdad, dándosela servida, cocinada y dogmatizada.
Tus comentarios siempre serán bien recibidos si van acompañados de esa delicadeza y respeto que manifiestas, no importa su extensión, sino su argumentación.
Un beso afectuoso

Antonio dijo...

Recojo tu abrazo, Shanty, y te doy las gracias por el precioso paseo virtual que me diste en Diciembre a través de tu blog Bitácora de viajes.

Antonio dijo...

Gracias, Isabel, por tu comentario. Como le decía a Marian, nos unen muchas cosas a los seres humanos, seamos o no creyentes. El problema es cuando ese credo se utiliza para someter la gente al poder, para crear estructuras sociales basadas en principios de desigualdad e injusticia… y de eso saben mucho las religiones. Sería interesante montar una entrada sobre ese tema de las religiones.
Yo añadiría a tu frase: “Ama al prójimo como a ti mismo”, la otra tan acertada: “No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti”. Hablando de mentes normales, claro, no de masoquismos y sadismos…
Un abrazo afectuoso que el próximo y todos los años te sean propicios

Maripaz Brugos dijo...

Antonio, que interesante lo que planteas. Es una estupenda clase que se complementa con los comentarios y las distintas opiniones.

Por cierto, que me han encantado tus totografias...que bonito se vé desde Gibralfaro. Viví al lado de la plaza de toros.Ha sido para mí, un maravilloso placer, pasear con la imaginación pos calles de Malaga la bella. Mil gracias.

Te anímo a que estrenes tu maravillosa cámara de los Reyes y pongas otro montón de buenas fotografias. Muy agradecida de antemano-

Un abrazo

Maripaz Brugos dijo...

Perdón, queria decir fotografias...jejejeje

Antonio dijo...

Gracias, Maria Paz, por tu comentario. He hecho bastantes fotos estas Navidades con mi nueva máquina. Colgaré algunas más.
Hoy me acordé de ti pues un amigo de Carrión de los Condes me mandó unas fotos con el pueblo nevado y pensé en el frío que tendríais en tu pueblo. Abrígate bien.
Un abrazo totográfico, quiero decir fotográfico, jejeje...

LUNA LLENA dijo...

Antonio,he leido tu entrada y los comentarios, y he disfrutado con el debate y los comentarios tan diferentes, pero con sumo respeto, entre todos. Me pierdo con tanta cultura, pues soy una mujer sencilla con estudios primarios,encantadora Marian Gardi e Isabel, yo tambien creo en Jesus de Nazaret, no en estas iglesias que sirven al poder económico Jesus les diría de nuevo "Habeis convertido la casa de mi Padre, en un mercado de ladrones"

Y todos sabemos que unos cuantos nos tiranizan , manipulan nuestras mentes, las bien y mal alimentadas, y yo me pregunto Antonio, si esto no hay quien lo cambie ¿Seria mejor quedarse en el primer escalón, con la mente mal nutrida para no darse cuenta, de lo injusta que es esta sociedad?

Quizas sea lo que quieren, los poderosos, mientras tanto como decia el poeta "DEJADME LA ESPERANZA"

Un saludo afectuoso

Antonio dijo...

Luna Llena, estoy de acuerdo contigo: "DEJADME LA ESPERANZA" porque mientras hay esperanza hay fe en que se podrán cambiar las cosas. De todas formas yo no renuncio a mi responsabilidad de realizar mi proyecto personal, a mejorar mi granito de arena particular para mejorar el conjunto. Yo también creo en muchas cosas que dijo Jesucristo, al igual que Zaratrusta, Confucio y otros muchos sabios y pensadores de la historia, aunque no comparta la fe religiosa y menos aún el reconocimiento de las estructuras religiosas. En el fondo, los seres humanos tenemos un interés y objetivo común, pero no hay que dejarse llevar por las formas sino mirar al fondo de cada persona como unidad. Entonces veremos que hay muchas más cosas que nos unen de las que nos separan. Aunque el poderoso busca la confusión y el enfrentamiento para aparecer como liberador y protector ante la adversidad.
Gracias por tu aportación. Por cierto la universidad de la calle, bien entendida, es tan buena o mejor que la oficial.
Un beso y espero que el frío sea benévolo por tu Barcelona.

Un

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querido Antonio.
Aquí tocas temas muy interesantes. ¿De veras crees que en todos los momentos de la historia, los señores mantuvieron en un estado de pobreza a sus súbditos para mantenerlos sojuzgados? Aunque creo que eso ha funcionado así, no creo que en todas las épocas históricas eso se haya hecho así, de manera premeditada. Tal vez hoy en día estemos más cerca de eso.

Luego, el tema de Dios. Yo creo que Jesús realmente dijo lo que dijo, y aunque los ricos puedan aprovecharse de que los pobres calmen sus anhelos soñando con un mundo mejor en el más allá, la realidad es que el equilibrio natural se da.
Desde el pensamiento de los maestros de sabiduría oriental, el discurso que recibimos es el mismo dado por Jesús.
Los ricos no entrarán al reino de Dios. Ahora bien, no es porque Dios los castigue, porque Dios no existe como un ser castigador y reprimidor. Él único Dios verdadero es la Gran Ley que rige y mieve el universo, o los universos. Según esa gran ley, los ricos están más apegados mentalmente y emocionalmente a la riqueza, y por tanto, esos pensamiento y emociones actúan como un imán que encadena a esas almas al plano físico de donde proceden esos objetos de deseo.
Por tanto, las almas no se elevan hasta que consiguen romper esas cadenas. Desde luego, el pobre pasa al mundo de los espíritus, en mejores condiciones para liberarse de todo lo material.
En mi casa, siempre que hacemos sesiones espiritistas y llamamos a nuestros seres queridos para que se comuniquen a través de mediuns, siempre ocurre que el primer espíritu que llega es el espíritu de una señora que era una criada de la familia. Luego, y sólo entonces, es que puede venir el resto de la familia. Un abrazo:
Tadeo

Antonio dijo...

Amigo Tadeo.
Creo que sí. En mayor o menor medida siempre se fraguó el poder sobre la asimetría de recursos; es decir, entre la riqueza y la pobreza. Incluso entre el saber y la ignorancia.
Por otro lado, lo que dijo Jesús está bastante manipulado por los jerarcas religiosos. Durante muchos concilios fueron interpretando, bajo mi punto de vista, las escrituras a su conveniencia en esos momentos. Jesús, al igual que otros grandes pensadores que entendieron la esencia de las leyes cósmicas y las virtudes que deben acompañar una convivencia justa y saludable, puede ser un claro exponente de la necesidad de cambiar el orden de sumisión intersujetos, de romper con los sepulcros blanqueados y los poderosos…
La interpretación que haces de los ricos y su entrada en el reino de los cielos, me parece muy interesante y mucho más ajustada a un proceso lógico de razonamiento desde una creencia en los términos que lo planteas, pero la interpretación que la religión católica le dio al asunto se acerca más, bajo mi punto de vista, a los planteamientos conformistas en la pobreza que a una concepción razonada del hecho. La alianza de la religión con el poder se establece para mutuo beneficio. El poder la ampara y ella entra en el poder y su sostenimiento, cuando no su usurpación.
Un abrazo y gracias por tu siempre interesante opinión

Belkis dijo...

Interesantísimo el tema que planteas hoy Antonio y muy buenas las aportaciones de los visitantes. Tema profundo y en el que se requiere de una buena dosis de respeto y tolerancia porque las discrepancias puede surgir a borbotones, aquí noto mucha altura.
Yo creo en un poder superior, que lamentablemente ha sido tergiversado y/o manipulado a conveniencia por los diferentes grupos religiosos. Lograr el equilibrio mente-cuerpo es fundamental. El cuerpo no solo está conectado consigo mismo, está relacionado con la mente, y así cuerpo y mente -psico y soma- están conectados con un alma trascendental. Cuando se logra conseguir ese equilibrio, todo lo demás fluye.
Un abrazo muy grande Antonio

Antonio dijo...

Gracias Belkis, los comentarios elevan el nivel de la propuesta al debate. Ese es el objetivo de la exposición. Yo he percibido una gran cantidad de convergencia en muchos aspectos, aunque haya cuestiones que no son compartidas. Lo importantes es que la divergencia nunca debe ser excluyente y marginadora, sino respetuosa y abierta al entendimiento. Luego que cada cual saque sus propias consecuencias.
Un saludo