lunes, 29 de junio de 2015

El caso de Grecia


Parece que nos andan confundiendo o nos quieren confundir, con lo que está pasando en Grecia. Quieren hacernos ver que el malo es Alexis Tsipras y Syriza, que ellos han traído todo el mal a ese país y lo van a llevar a la desgracia, cuando, en realidad, no han gobernado hasta ahora.

Aquí, Rajoy y su gente, están cansados de decir que los males de España los trajo Zapatero… otra forma de manipular y no asumir su responsabilidad, ya que gobernaba en la mayoría de las autonomías y ya son casi cuatro años de desventura y recortes, de desigualdad e incremento de las diferencias entre pobres y ricos. Los males, señores, los trajo la banca con sus políticas de ingeniería financiera, de economía especulativa, que siguen sobre la mesa o, mejor dicho, sobre la bolsa.

El hecho, volviendo a Grecia, es que quienes la dejaron como unos zorros, en la más absoluta miseria y desgobierno, en una profunda crisis económica con la deuda insufrible y pesada como una losa, fueron los gobiernos anteriores que manipularon hasta las cifras para entrar en el euro, y que, estableciendo un paralelismo, son los homólogos  del PP y el PSOE nuestros. Pero, una vez en la trampa, tampoco tomaron iniciativas soberanas para preservar al pueblo griego y sus intereses y se sometieron a los designios de la troika y sus adalides, antes de dejarse llevar por la parte humana que identifica al ser (eso) humano.

Tsipras y los griegos, en su desesperación, se están revelando contra esa losa, contra esas cadenas que les quieren colocar y parece coherente que rechacen las exigencias de la UE, no por ser más o menos injustas, que ya lo son, sino porque están hipotecando a toda Grecia y a sus generaciones venideras y, además, la deuda es impagable. La asfixia mata y antes de morir se pelea para liberarse de la mano que te aprieta. Por eso mandaron a freír espárragos a los partidos responsables del desaguisado y eligieron a quienes les prometían, dentro de esa desesperación, la defensa de su dignidad como pueblo.

Hay momentos en que la política debe imponerse a los intereses del sistema financiero, a la banca, que siendo promotora de la crisis, se le ha salvado y rescatado con el dinero de todos los ciudadanos a través de los Estados… y así pagan ahora. Pero cuando los gobernantes no hacen políticas orientadas a los beneficios y desarrollo de las personas, sino que son servidores del sistema financiero, no cabe esperar mucho de ellos, salvo que el sistema financiero, o sea, sus amos, vean que el negocio no les sale y pidan a sus políticos cambios de estrategia para no perder.

Esos es lo que se está negociando en este momento. A los mandatarios de la UE no les interesa que salga Grecia del Euro, pero sí que se someta a los criterios del sistema que representa el FMI y el BCE, por muy duros que sean… los unos y los otros lo saben y tensan la cuerda esperando que no se rompa, pues si se rompe ambos bandos caerán a un vacío donde la desconfianza llevará a la quiebra de toda la organización.

Yo me pregunto: ¿Tienen almas determinados sujetos que defienden los intereses del dinero en contra de las personas? Cuando veo a esa señora del FMI, que me recuerda una garza con su prestancia y prepotencia, con su cara marmórea a modo de esfinge egipcia, percibo, a modo no verbal, que no tiene sentimientos humanos, que solo piensa en los beneficios de la economía de mercado financiero, que es más especulativo que productivo. Yo creo que anda cabreada por las declaraciones de Yanis Varoufakis, ministro griego de economía, que calificó al FMI de criminal. Lo curioso es que su antecesor en el FMI, el señor Dominique Strauss-Khan, acaba rompiendo una lanza a favor de Grecia planteando que se asuma la deuda por una vía política a través de los bancos y los estados… ¿Será una estrategia del palo y la zanahoria, del poli bueno y el poli malo?

En resumidas cuentas: Cuando al fin un gobierno, con mayor o menor riesgo, asume que los ciudadanos soberanos son los que deben decidir sobre un asunto de tamaño interés, como es las exigencias de la UE, solicitando un referéndum, le saltan encima los responsables del desaguisado, como son los partidos que gobernaron antes, y se ponen las manos en la cabeza. No los comprendo… o mejor dicho, sí los comprendo, pues ellos no pidieron la opinión del ciudadano para cambiar algo tan importante como es, en nuestro caso, el artículo 135 de la Constitución, lo hicieron solitos, a hurtadillas, sin explicar claramente lo que ello significaba. Yo creo que Tsipras es más demócrata que ellos, al menos pide la opinión de su pueblo antes de tomar una decisión de tan importante trascendencia.

Ahora bien, hay un peligro inminente para el sistema que se ha dado el mercado europeo. Puesto que Europa se ha construido por y para los intereses de los grupos económicos y se ha dejado en segundo término los intereses de la ciudadanía, que anda condicionada a la evolución de los grupos de poder establecido, se presenta, con el caso de Grecia, una especie de Caballo de Troya, donde pueden anidar las ideas de compromiso social, de justicia distributiva, de un nuevo contrato social europeo que centre la gestión económica en un mayor equilibrio entre los intereses de las personas y del capital. Les temen a que proliferen los defensores de la línea griega; de los que, hartos de tanta especulación, corrupción, venta y sumisión de los políticos a los designios de las oligarquías dominantes, pidan una cambio radical en la economía y las finanzas.

Tsipras sabe que tiene en frente a poderosos enemigos de la idea de la justicia distributiva. Los usureros de la banca han demostrado su posición a lo largo de la historia… (ya lo decía el mismo Thomas Jefferson, que no era, precisamente, del partido comunista). Ellos le intentarán poner de rodillas y calcularán fríamente cómo actuar para seguir ganando, pero, también para dar un escarmiento a los que pretendan seguir su ejemplo.  Posiblemente, en esta etapa, la luche esté entre los pueblos y la banca y quien consiga dominar en los estados y gobiernos ganará la guerra. ¿Se impondrá la dictadura en la sobra de las economías, o conseguiremos desarrollar una democracia real donde prime la soberanía ciudadana? ¿Arrasarán las multinacionales en el control del mercado y, por ende, conseguirán la sumisión de los pequeños y medianos empresarios que tendrán que trabajar para ellos y sus grandes empresas de distribución? ¿Se impondrá el capitalismo salvaje en contraposición a una economía humanista?

La batalla está servida, las piezas están colocadas para abrir fuego y los medios se controlan. Cuando digo medios me refiero a los medios de comunicación, pues esta guerra es una guerra de opinión, de posicionamiento, de defensa de modelos, de control del pensamiento y de inocular ideas, principios y valores que consoliden su política económica. Si vemos las tertulias políticas iremos descubriendo a sus artilleros más afamados e intransigentes, de piñón fijo y machacón, que no ceden ante nada, con pensamientos enquistados, resistentes a cualquier argumentación por mucha lógica que tenga.

Ante tanto fuego de artillería pesada, a través de la tele, de la prensa, de la radio, etc. es complejo mantener las ideas claras, la mente sosegada y crítica y no dejarse llevar por las emociones y los sentimientos partidistas clásicos. Es dificultoso hacer una reflexión profunda de cara a una nueva etapa donde la estructuración del sistema sea más justo y equilibrado… y eso cuesta muchas desazones y desconsuelos. Para ello hay que dejar de ser gregario y procurar la independencia de criterio, razonando, para salvar la propia identidad aunque se clame en el desierto. Cada sujeto pensante, bajo el paraguas de la argumentación, debe decir lo que estime para establecer sinergias.

Me preocupa Tsipras, me preocupa Grecia, pero, sobre todo, me preocupa Europa en su conjunto y España en particular. Porque, en el fondo, Grecia, Europa y España, solo deben ser las patrias de sus habitantes y estos la esencia de las políticas que se desarrollen. La U.E. se ha creado desde el interés del mercado y no desde los intereses de sus ciudadanos, desde el poder de sus economías más fuertes, como la alemana que pretende colonizar y dirigir al resto de la UE. ¿Serán capaces nuestros políticos de reorientar sus miradas hacia sus pueblos, o habrá que desarrollar otra camada de políticos que vean y orienten la cuestión de forma diferente?

Grecia necesita una salida económica, pero desde la política al servicio de las personas no de las instituciones financieras. Después de Grecia nos toca a nosotros y otros más… la Comunidad Económica Europea (CEE) sembró su semilla desde el mercado y sus intereses, hasta llegar a la UE, pero… ¿hemos evolucionado hacia los intereses del ciudadano o se han afianzado los iniciales?  


Tal vez, haya una esperanza. Qué se redefina todo el sistema, que la economía se racionalice, que se asuman las deudas desde el conjunto de  los estados y que se parta de cero dentro de un marco más racional, más humanitario. Si se empobrece el conjunto de Europa, si el euro se devalúa, será para dar sensatez a una Europa de los pueblos en sinergia con su sistema económico al servicio de su desarrollo.

10 comentarios:

Josep dijo...

Hola, Antonio. Tu artículo es a mi modo de ver la realidad de lo que pasa. Votará el miedo y será que Si.
Me gustaria que no fuese así.Pienso que si, que hable el pueblo griego! Es lo justo y necesario: una decisión tan grave no la puede tomar un gobierno democrático sin consultarlo a quienes le mandan y a quienes se debe. En cuanto a los Dueños del Capital, que anteponen sus ganancias a la construcción europea, les diría aquellas palabras de Pablo Neruda dirigidas a los ricos que empobrecían España:

Malditos sean,
malditos, malditos los que con hacha y serpiente
llegaron a tu arena terrenal, malditos los
que esperaron este día para abrir la puerta
de la mansión al moro y al bandido:
Qué habéis logrado? Traed, traed la lámpara,
ved el suelo empapado, ved el huesito negro
comido por las llamas, la vestidura
de España fusilada.
Malditos los que un día
no miraron, malditos ciegos malditos,
los que no adelantaron a la solemne patria
el pan sino las lágrimas, malditos
uniformes manchados y sotanas
de agrios, hediondos perros de cueva y sepultura

Del libro España en el corazón, en Tercera residencia.
Extraído de Antología fundamental. Santiago de Chile. Pehuén Poesía. 1988. Selección de Jorge Barros. 1.ª ed., pp. 69-71.

Grecia es la Patria de Europa, la Patria de los demócratas.

Un abrazo muy grande, Antonio.

Antonio dijo...

Josep, poco que añadir a lo que dices. Ya hace tiempo que vengo intentando centrar el problema de este maldito conflicto que se da entre los de arriba y los de abajo. Lo malo es que ellos siempre ganan cuando consiguen enfrentar a los de abajo... y lo siguen haciendo. El pueblo europea, antes que enfrentarse entre ellos, han de conseguir fraguar un futuro común donde exista una justicia distributiva verdadera y una democracia real, lo demás es distraer fuerzas para beneficiar a ellos.
Un abrazo

Prudencio Cabrera dijo...

Intento seguir tus pasos por esos mundos de Dios y me alegro de que sigas teniendo esa sensibilidad con los que sufren,en este caso el mal del dichoso ,dinero ,.
Ningun pais tiene derecho a pisar a otro por que es antinatural por principios y si nos ponemos a pensar lo que significo Grecia en la historia del Mundo no deja de ser una paradoja,en fin ,te reitero mi alegria de tenerte como amigo y te mando un abrazo desde Asturias.....ah ? y si tenemos un David con una onda y le da una ''pedra'' al Goliat de turno ¿o aquella historia no existio.

Gianfranco Battistutti dijo...

Pregunta: este es un "juego" (quiero decir lo de Grecia)solo europeo o -por detras- el objetivo es undir el Euro a favor de un Dolar USA super (y unica!) star? Nunca (NUNCA) Estados Unidos han visto con ojos positivos el Euro, todo lo contrario. Ahora, que como dice Papa Francesco, es en curso ( y lo es!) la terzera guerra mundial, hay que hacer "danos" a los demas, sea Europa, sea Russia y a todos los demas ( llegarà tambien Cina en el objetivo!!).Grecia es un "casus belli" y sabremos solo en futuro cual serà el resultado!!!Se està combatiendo por la supremecia MUNDIAL de Estados Unidos (consejo escuchar una entrevista que dio George Friedman al Chicago Council for foreign Affairs del pasado Febrero; ILUMINANTE!)

Darío dijo...

Lo peor es que si Tsipras blogra arreglarlo un poco, vendrán los buitres a querer comerse un bienestar precario que costó sangre, sudor y lágrimas. Siempre están atentos para desangrarnos. Siempre está al acecho el verdadero poder, no los gobernantes, el poder de la economía, de la hiena. Como nos pasa en Argentina, que después de salir del infierno, otra vez el FMI intentando meter cuña. Un abrazo.

Antonio dijo...

Gracias Prudencio. No es solo sensibilidad sino realismo y posicionamiento político y social. Siempre entendí que el ser humano es un proyecto, desde que nace, para elevar el desarrollo de la humanidad a través de la potenciación de su inteligencia y su capacidad de entender, comprender y conocer su entorno y las leyes que lo rigen. Loma lo es que también puede ser un esclavo al servicio de intereses espurios, como se ha demostrado a lo largo de la historia. Maslow, con su pirámide sobre la motivación, dejó claro que el camino del desarrollo solo se consigue garantizando las necesidades básicas, pero a su vez, también quedó de manifiesto que esas necesidades podían atrapar al ser humano en la esclavitud para seguir viviendo.
¿Qué hacemos, pues?
Un abrazo

Antonio dijo...

No, Gianfranco, no es un juego. Es una estrategia perfectamente orquestada para seguir ganando la guerra y conseguir el dominio y la sumisión de los seres humanos a los designios de los grupos de poder mediante el dominio del motor de la economía mercantilista, que es el dios dinero. Grecia puede ser un avatar que hay que superar para ellos y seguir atornillando a la gente. Por eso están moviendo todos sus peones que, curiosamente, coinciden con sus servidores en los gobiernos y en los medios de comunicación, a los que ya tiene bajo su nómina.
Seguimos para bingo...
Saludos

Antonio dijo...

Sí, Dario, la guerra no tiene fin desde los tiempos pretéritos en que el poder de dinero, en manos de los poderosos que conforman la oligarquía dominantes, combatió por el dominio mundial. Solo cabría etapas de paz cuando las fuerzas están muy equilibradas... y solo se conseguirá que prevalezca el dominio de la gente sobre el dinero cuando se cambie la cultura, los hábitos y los valores hacía una concepción más humanitaria, al menos eso pienso yo...
Saludos

Prudencio dijo...

Mirando algunas noticias,internacionales,europeas,y nacionales,el auge del cambio,la oposición de Grecia a la humillación,los atisbo de cambio en España, otra forma y maneras de gobernar, que tenemos un Papa como dios manda,me dan a entender nuevos tiempos. Los ciudadanos parecemos despertar. Nuestro voto decidirá, y está vez para bien.
Un abrazo Antonio?

Antonio dijo...

Creo, amigo Prudencio, que a pesar de las descalificaciones de los partidarios de la derecha y del sistema neoliberal que andan por estas Españas y que puede que no se paren mucho a analizar la situación real del asunto, a pesar de ellos, digo, a la ciudadanía europea en general, a la clase media incluso, le interesa que Tsipras saque provecho de esta negociación y se planeen nueva formas de hacer política más orientadas a los ciudadanos. En el fondo, en este conflicto y en su planteamiento más extremo, Tsipras representa los intereses d el agente y la Troika los de la banca y el mercado financiero.
Los pueblos europeos, o sea, su gente de a pie, han de despertar y tomar conciencia de que están en manos de sujetos que andan doblegando a los estados, que son los verdaderos representantes de la ciudadanía, para desmontar el entramado público y hacerse con todo lo que signifique prestación de servicios y control de la economía estratégica y de los medios que sustentan la estructura social de esos estados. Si se toma conciencia de ello andaremos en mejor posición para acercarnos más a una justicia distributiva. Es una cuestión de modelo social y productivo que hay que equilibrar.
Un abrazo