jueves, 21 de mayo de 2015

Reflexiones para antes de votar


Hoy, cuando se aproximan las votaciones del próximo día 24, me quiero parar a reflexionar. Sí, a practicar ese extraño deporte tan ausente en nuestro cultura española sometida y secuestrada por los grupos de poder oligárquicos y religiosos, que nos llevan, desde tiempo inmemorial, por la senda de sus intereses, por el camino del sufrir y el servir a Dios, a la Patria y al Rey. Buscan y cultivan gente sumisa, y los llevan a su misa para comerles el coco desde el púlpito o tribuna, para hacerlos seguir en el redil predicando el sufrimiento, la obediencia, la pobreza… como forma de elevar el espíritu que ganará el cielo. Qué osadía la suya, que solo se sustenta desde la ignorancia de los pueblos.

Pero, en fin, darle más vueltas a eso no tiene ya casi sentido, pues el sumiso ha sido sometido mediante la inoculación de un pensamiento enquistado, resistente a la argumentación lógica, basado en el dogma y en la fe inquebrantable en sus ideales irrefutables. Son permeables a la prédica de sus amos, pero no a la de los otros, que son grupos y sujetos totalmente rechazables, anatemizados y proscritos como herederos de los males de la España Imperial, contrarios al orden y los principios que sustenta nuestra sacrosanta cultura.

Yo quiero romper con eso y, exigiéndome un acto de libertad responsable, iniciar un proceso racional que me lleve a clarificar y separar a la buena gente, que también la hay en política, de la chusma manipuladora que me engaña. Lo malo de todo esto, y hemos de aceptar como demócratas, es que un impresentable se nos colará porque otros sujetos, más o menos impresentables, cómplices o indolentes, lo acabarán votando. Una democracia que se preste debería establecer normas claras para eliminar de la batalla democrática que se libra con programas, contratos sociales y compromisos con los ciudadanos... evitando que el incompetente acabe siendo elevado a la categoría de representante de la ciudadanía. Si la señora Aguirre, por poner un ejemplo, ha demostrado su incompetencia eligiendo a sujetos corruptos en su equipo, que han succionado las arcas públicas en beneficio propio, debería ser inhabilitada para el ejercicio de la administración pública. Si ha defendido, según ella, la transparencia exigiendo las declaraciones de hacienda a los demás, no cabe que se irrite y denuncie a quien haya filtrado la suya, donde consta que ganó 369.000 euros por "cazar talentos" (curioso, el talento era una moneda que circulaba desde tiempos anteriores a los romanos)… y así todos los demás. Decía Felipe González que hay que diferenciar entre el político que mete la pata con sus decisiones equivocadas y el que mete la mano para robar. Cierto, pero mientras que el que mete la mano ha de ir a la cárcel y devolver la pasta, el que mete la pata ha de ser inhabilitado por incompetente. Lo malo de esto es que quien vota a otro asume como es el otro, es decir, se identifica con él y se hace cómplice  y corresponsable político de sus actos. El que vota  un incompetente a sabiendas muestra su incompetencia, pero el que vota a un corrupto a sabiendas, muestra su calidad de corrupto.

Pero, centrándonos en el asunto, ahora andamos sometidos a un continuo bombardeo por parte de los políticos de turno. Los medios de comunicación, la propaganda, sus discursos, sus tertulianos afines, sus militantes, etc. se empeñan en hacernos ver blanco lo que es negro. Alerta pues, amigos, que nos quieren engañar con promesas falaces, con propósitos utópicos, con discursos demagógicos, con… poca vergüenza. Buscan alianzas insospechadas, pagadas o no, quién lo sabe, para contar con el apoyo de gente que tenga la credibilidad que no tienen ellos. No deja de sorprender que una moja que se define "mosca (monja dice ella) cojonera", como Sor Lucia, esa argentina que domina el histrionismo escénico, muchas veces cargada de razón, acabe comiendo en la mano y en la mesa de un Mas claramente contrario a su prédica (esperemos que no en la cama, en sentido figurado, pues acaba de pregonar que está enamorada de él). Qué barbaridad, que incongruencia... las moscas (monjas) cojoneras, también en sentido figurado, sirven para tocar los cataplines a los que ejercen el poder, no para alabarlos… para mí, sor Lucia ya no luce, ha pasado a formar parte del elenco de sujetos que buscan la fama a través de la tele para dar satisfacción a su egocentrismo, a su narcisismo (en este caso argentino) tan propio de los predicadores “salvapatrias”, encantadores de serpientes, que gozan de su poder de influencia sobre las masas. La borrachera de éxito predicador le ha causado una mala pasada y se le vio el plumero. El señor Mas, para mí, es un claro representante de la derecha más conservadora y defensora de los intereses capitalistas, un neoliberal que defiende y gestiona las políticas de mercado en contraposición a los intereses de la ciudadanía, sea catalán o no, se identifique con España o no. Eso es secundario en este caso. Al PP y a CIU les separa la concepción administrativa del Estado, pero no las ideas de mercado que comparten.

Esta mañana he decidido dar un paseo por mi ciudad. Está bonita Málaga… vamos, me refiero al centro y a la zona del puerto… limpia adornada, incitando a pasear entre carteles sobre el cáncer y la AECC en la calle Larios. Mucho dinero se ha invertido para lograrlo. La gente solo ve lo que hay a la vista, pero no ve lo que hay detrás. No obstante, negar que esa zona de mi ciudad es espléndida, que es un maravilloso reclamo turístico, que da gusta deambular por ella y gozar de la oferta de ocio que hay localizado allá, sería insensato y estúpido por mi parte. Los comerciantes y lugares de ocio, como bares y restaurantes, están de suerte pues les han dado un marco potenciador de su oferta, a costa, claro está, del resto de ciudadanos de Málaga, ya vivan en el centro o en la periferia. Málaga y su centro han ganado bastante y yo, al igual que muchos de sus ciudadanos y visitantes, disfrutamos de esa imagen que, en comparación con la que tenía hace 30 años, ha cambiado radicalmente. Otra cosa sería ver si se podría haber hecho aún mejor... Cuando he vuelto a mi barrio, me he topado de nuevo con la cruda realidad. Papeles y colillas por el suelo, cacas de perro (a pesar de que se ha mejorado la limpieza en tiempo de elecciones, como suele pasar), aceras con un pavimento en mal estado y un muy mal gusto decorativo con el mobiliario urbano y su arquitectura... no es lo mismo un árbol frondoso que te ayuda a combatir el calor del verano malagueño con su sombra placentera, que no es poco, que un macetón con un arbolito enano que solo sirve de adorno en plan maceta de patio. 

En fin, volviendo al tema, en las elecciones, solo se nos quiere presentar los logros, pero no el coste y los fracasos. Luego, uno, tiene que aventar el trigo de la paja y ver lo que hay detrás de todo para que no te engañen. Un alcalde, como el de mi ciudad, puede salir por la tele todos los días y dar su discurso partidista, pero es nuestra responsabilidad verlo con espíritu crítico, y leer entre líneas… y para leer entre líneas, bajo mi punto de vista, se han de fraguar una serie de preguntas que nos sitúen en la realidad:
  1. ¿Quiénes son los más beneficiados con su política de gestión e inversión?
  2. ¿Qué grupos y tendencias ideológica, religiosas y de ocio acapararon el mayor monto de subvenciones y ayudas municipales?
  3. ¿Cómo está el Centro y los lugares donde viven los pudientes y cómo está la periferia donde viven los trabajadores y clase media y baja?
  4. ¿Cómo evolucionó la plantilla de trabajadores municipales y quienes fueron copando los puestos de trabajo?
  5. ¿Cuánto inepto, incompetente e innecesario sujeto acogen esas plantillas?
  6. ¿Hay nepotismo en la adjudicación de las plazas utilizando subterfugios, enchufes y apadrinamientos?
  7. ¿Cuántas plazas se han creado y se pagan de asesores y consejeros del ayuntamiento y sus miembros para ejercer la administración? La capacidad y competencia de un político es inversamente proporcional al número de consejeros y asesores que necesite. Por tanto si necesita de consejeros es mejor que se plantee su incompetencia y no se presente a las elecciones, sino que lo haga el otro competente.
  8. ¿Cuánto ha costado la gestión de todo ello?
  9. ¿Se observa sospecha de favoritismo o trato preferente a grupos afines en la contratación de obras o servicios?
  10. ¿Se sospecha que pudiera haber utilizado el dinero público para financiar a su partido, favorecer a su grupo, a sus amigos o para enriquecerse personal o familiarmente?
  11. ¿Qué deuda encontró el alcalde en el ayuntamiento y qué deuda nos deja?
  12. ¿Qué pudo hacer con ese dinero mejor que lo que hizo? Es lo que en economía se llama coste de oportunidad.
  13. ¿Existe una administración transparente que despeje la sombra de la sospecha sobre los gestores y garantice su integridad y honra?
  14. ¿Está cerca de la ciudadanía en su conjunto, y no de su partido, recogiendo las sugerencias e inquietudes de los vecinos para resolver mejor su problemática?
  15. Y finalmente… ¿Es un sujeto, o sujeta, manipulador, demagogo, sospechoso de mordidas tanto él como su equipo,  que engaña y no cumple con el programa que pactó con la ciudadanía que lo votó?

Estas quince preguntas que me hago y que os propongo haceros, aunque seguro hay muchas más que cada cual debe asumir para clarificar sus ideas, son extensibles a todas las ciudades de España y a toda actividad política administrativa. Yo, de momento, tengo mi balance elaborado y os aseguro que son pocos los alcaldes que se escapan de una revisión crítica de su gestión. Tal vez haya llegado el momento del cambio, pues nuestras ciudades y nuestro país han mostrado que se le dio la espalda al ciudadano y sus intereses, beneficiando a determinados grupos en detrimento de otros.

En todo caso, podríamos reducir tanta pregunta a dos exigencias:

  1. Que sean honrados y cumplan sus programas sin robar, pues ejercen su función por delegación de la soberanía popular.
  2. Que piensen en los ciudadanos antes que en cualquier otra cosa, pues son los que les votaron.
Dado que existen tantos elementos de análisis con un componente subjetivo, por falta de datos comparativos que pudieran ayudarnos a comprender la situación y dirimir nuestro voto, me permito colgar algunos respecto a las ciudades más importantes de nuestro país, incluyendo, muy especialmente, la mía. Esta información, correspondiente a la deuda de los seis ayuntamientos más poblados de España, está sacada de internet y es referida a finales de 2012.  (para verla con más precisión Cliquear aquí)

Deuda per cápita:

Obsérvese la deuda de las principales ciudades de España a finales de 2012. Sorprendentemente, mi ciudad está la segunda detrás de Madrid. Entre mi señora y yo debemos más de 2600 euros.

Deuda global por ciudades. (Evolución de 2000 a 2012):



Mi ciudad ha pasado de 198 millones de euros en el año 2000 a 748 en 2012. Ha sufrido un incremente de un 377 %. Es decir que cada euro se ha multiplicado por 3,77.

Y para finalizar, presento cómo ha evolucionado la deuda de Málaga en los últimos 12 años, siempre desde la fuente de referencia mencionada.



En fin, dejo los datos y que cada cual saque sus propias conclusiones, no es mi intención influir tendenciosamente en nadie, sino ayudarle a pensar y razonar sobre su voto y su compromiso social con el resto de la ciudadanía y convecinos de su lugar de residencia, sea el que fuere. 



9 comentarios:

María A. Marín dijo...

Estupenda entrada Antonio.
Leyéndote me ha venido a la cabeza lo que he leído de Maruja Torres hoy; que por edad comprendo muy bien.
Te dejo el enlace de su entrada por si te apetece:http://www.eldiario.es/zonacritica/votar-Humanidades-gente_6_389921051.html

Saludos y a votarlo bien.

Antonio dijo...

Excelente artículo el que refieres. No podía ser menos siendo de Maruja Torres.
Gracias María, por compartir esta reflexión conmigo.

Un abrazo y a botarlos fuera, que es lo mismo que a votarlo bien, al menos para mí...

Chelo Buriz dijo...

Gracias a los dos.....
menos mal que aún n quedan personas que reflexionan...
bicos.....
Chelo

Prudencio dijo...

Tal como estamos de corrupción lo primero que pido son políticos honrados.Sería la primera clave para la recuperación económica y la vuelta de la ciudadanía a la afección a la política. ¿Dónde los encontramos? Quizá una forma sea por descarte. Ser corrupto en España sale muy barato, según vemos como actúa la justicia, y da pié a ello. En política no hay verdades, sino puntos de vista, y tendremos que poner toda nuestra atención en los electos. También habría que poner las listas abiertas. Cada uno puede poner su granito de arena. Por ejemplo, la nómina la pongamos en las entidades que no desahucian.
La cabeza me bulle de cambios. La Constitución se debe modificar. La justicia también. Los particos que prometen y no lo hacen. En fin, creo que España necesita un gran cambio, con gente preparada, que la hay, y empezar a remediar tantas cosas que conservamos de viejos tiempos. Un abrazo, Antonio

Prudencio dijo...

Estupendo análisis para votar correctamente. En este país parece no funcionar nada bien. Ni la justicia, no he visto nunca un fiscal que defienda, ni corruptos que no entran enseguida en la cárcel, pero si el robagallinas, que a lo mejor roba para comer, ni el congreso, ni los sistemas de controles, ni los políticos tienen honradez,etc. Hace falta un cambio de mucho calado en la política española. Tenemos los jóvenes mejor preparados de nuestra historia,y , según creo, están volviendo a interesarles la política. Veo porvenir por este lado. No lo veo en la gente a la hora de votar. Cada uno mira por si mismo, no por la mayoría. Del 24 de mayo , la vetdad, espero mucho bueno. Un abrazo, Antonio.

Prudencio dijo...

Me olvidé de poner mi nombre.

Antonio dijo...

Gracias a ti, Chelo, por compartir tu pensar y leer el mio.
Bicos

Antonio dijo...

Prudencio, hoy es un día para votar y botarlos...
Un abrazo y gracias por tus reflexiones.

Jesús Esteve Yagüe dijo...

Los resultados yo creo que han sido esperanzadores... el poder se reparte entre más partidos, con lo que las licencias que se tomaban ya no podrán tomárselas. Veremos cómo va la cosa.

He escrito sobre esto en mi blog: http://deacuerdoqueno.blogspot.com.es/

Si quieres puedes añadirme a tu lista de blogs Antonio, yo te añadí a la mía.

Un saludo!