sábado, 17 de julio de 2021

COLONIZAR EL PENSAMIENTO

  

Sé que hay gente empeñada en colonizar mi pensamiento… y el de todo el mundo. Son aquellos que, con su altruista vocación, pretende hacerme comprender que lo que ellos ven es la verdad y lo que yo veo está apartada de ella, por lo que deberíamos (ya generalizo) reconocer nuestros errores e incorporarnos al redil. En su afán caritativo y bondadoso, pretenden salvar e iluminar mi pensamiento con su sabiduría superior, su gran capacidad intelectual y su certera sapiencia… son sabios e iluminados, carentes de argumentos lógicos, pero cargados de principios adquiridos a lo largo de su existencia, comprados en iglesias, partidos políticos, escuelas, grupos o sectas varias de poder o de credo.

No suelen usar argumentos que consoliden sus ideas, pues eso ya lo hace el dogmatismo que las conforman, estructurando un pensamiento enquistado resistente a la argumentación lógica, o sea un integrismo que acaba descalificándolos a ellos. Pero lo peor de todo, muchas veces, es que, cuando no les haces casos y, argumentalmente, les rechazas sus planteamientos aflora la vehemencia en lugar de la razón. Un ejemplo: cuando se ven acorralados por la razón acaban espetando: “Tú no me vas a convencer”, y desconectan acaloradamente del discurso argumental que les planteas para no caer en el debate.

Esa falta de versatilidad en el ser humano es generadora de rechazo y odio al diferente, hasta tal punto que inocula la semilla de la confrontación cainita. En lugar de utilizar su tiempo para pensar en cómo establecer sinergias, cómo acercarnos a través de los acuerdos, que los puede haber en común interés, se aferran a lo discordante y obvian lo concordante; es decir, prevalece la visión de lo negativo sobre lo positivo hasta romper la posibilidad de consensuar esa parte positiva para lograr algo en común que nos acerque como primer paso a dar en un largo camino de mejora de nuestra sociedad. Pero, tal vez, no tengan conciencia, o no quieran tenerla, de que todos formamos parte de un todo convivencial imposible de soslayar, o sea de esquivar o evadir.

Tenemos un defecto, y sálvese el que pueda, la incapacidad de escuchar al otro antes de debatir, parece que lo importante es que, al final, el otro se quede con nuestro pensamiento en lugar del propio, colonizando el suyo con nuestras ideas.

Yo sigo siendo un mar de dudas en muchas cosas, sobre todo en aquellas que tengo un menor conocimiento, y he de decir, con absoluta convicción, que me gustaría poder resolver esas dudas con solvencia, a través de fuentes fidedignas y de mi propio razonamiento para introyectarlas como verdades “relativas”, sin embargo los voluntarios caritativos, que pretenden colonizarme con paparruchas, manda sus mensajes por todos los medios para convencerme de que su insolvente ocurrencia o tontería es la verdad y la mejor de las visiones de la realidad. Televisión con tertulianos, medios de comunicación con sus noticias, argumentos políticos infantiloides, desubicados, irracionales y tendenciosos, cuando no señuelos para evadir la realidad que se ha de ocultar para que no caiga sobre ellos la aplastante evidencia de su corrupción, su malicia y la certera expresión de su perverso pensar.

En todo caso, y volviendo al inicio del texto, esa colonización del pensamiento ha sido el garante del dominio sobre la sociedad y se consigue mediante el adoctrinamiento y la creación de actitudes de sumisión al poderoso, al considerado dueño, incluso, del conocimiento. No nos damos cuenta, pero el propio mecanismo de razonamiento se sustentas sobre premisas que conforma la base de la inferencia, o sea de la conclusión a la que llegamos mediatizada por los sesgos, que no dejan de tener, en muchos casos un componente emocional manipulable, como es un claro ejemplo el asumir la posverdad tan usada en estos tiempos como forma de engatusar al ciudadano a través de sus emociones, disposiciones y sesgo confirmatorio...

El ejemplo más claro de colonización del pensamiento es el religioso. De todos es conocido que en el mundo hay infinidad de religiones con diferentes formas de dar una explicación existencial al presente desde la concepción mágica de la vida. Digo mágica porque escapa al razonamiento, al conocimiento humano y se sustenta en bases hipotéticas que, en sus diferentes formas, pretenden explicar la espiritualidad del ser humano y sus principios existenciales a través de la fe en un ser superior que toma diversas formas según el credo. En todo caso, cada vez más, la ciencia asume el protagonismo explicativo de la realidad que vivimos, dejando en evidencia a las religiones que, casi siempre, pretenden ir adecuándose a los principios explicativos de la ciencia dejando los dogmas cuestionados como formas de expresión adecuadas al tiempo y no como la realidad defendida otrora a capa y espada. Al pueblo que no piensa o no tiene capacidad para hacerlo, se le adoctrina mejor en la sumisión para colonizar el pensamiento, hasta tal punto que se le inocula la idea de que su misión es ser sumiso.

A veces es bueno huir de la “verdad supuesta” de estas personas o medios, tan seguros de lo que dicen que evitan la autocrítica, y seguir con la duda razonable que te lleva al conocimiento, porque ya lo decía Bertrand Russell: “Gran parte de las dificultades por las que atraviesa el mundo se deben a que los ignorantes están completamente seguros y los inteligentes llenos de dudas”.

¡Buenas tardes y que usted lo piense bien!, pero antes de dar crédito a alguien, le aconsejo se siente tranquilamente, se desvista de prejuicios, mire quién, cómo, dónde y para qué lo dice, o al menos intente vislumbrarlo, y luego piense las razones,y argumentes y objetivos que presenta...



lunes, 10 de mayo de 2021

JOSÉ MANUEL CABALLERO BONALD.

 

Imagen de Wikipedia


Al recién fallecido escrito Caballero Bonald, le preguntó Juan Cruz en una entrevista publicada en El País, el 11 de abril de 2011: ¿Contra qué escribe? La pregunta se las trae. Yo hubiera preguntado ¿por qué escribe?, lo que implica una motivación intrínseca, un móvil cuasi subconsciente que te instiga a escribir. No es lo mismo escribir a favor o en contra de algo, dependiendo de qué aceptación social tenga ese algo. Escribir a favor es aceptar, escribir en contra es rechazar, pero, si esta escritura se realiza desde una concepción intelectual, implica compromiso y contribución de ideas para clarificar principios y valores culturales y sociales, ya que, al fin y al cabo, ha de ser uno de los compromisos esenciales de todo intelectual, aportando claridad, ética e ideas constructivas desde su privilegiada inteligencia. 

Me dejó intrigado la preguntita y como esta fuera su respuesta: “…mis últimos libros de poesía van contra los sumisos, los obedientes, los gregarios, los hipócritas…”, me pareció un canto a la libertad y autenticidad. Me interesé aún más por su biografía, porque solo con una rica experiencia y cognición puede sostener esa actitud.

Encontré otra pregunta cuya respuesta también me resultó interesante: ¿Para qué le ha servido escribir?, le pregunta Juan Cruz; él responde: “En primer lugar, para justificarme a mí mismo. Escribir me ha recompensado de todo mi pasado, incluso de mi presente”. Aquí hay un importante componente para los que escribimos, que se muestra a través de la trascendencia que pretendemos con nuestros escritos y el autoconocimiento, surgido del histórico análisis de nuestra conciencia y el conflicto interno, que se da entre la propia concepción de la realidad y las vivencias que la conforman en el proceso de socialización.

Siempre pensé que, intelectualmente, puede ser más rico aquel que más vive, pero no por lo que vive sino por cómo soluciona los conflictos y los aprovecha en el entorno que le tocó existir.

Tuvo Caballero Bonald una existencia cargada de vivencias variadas, su relación con Cela y su señora con la consiguiente ruptura final, su experiencia en Colombia, Paris, Madrid, Mallorca, etc., incluida la depresión, su actitud ante el franquismo y su vínculo a su Jerez Natal, aunque sus padres fueran nacidos fuera (su padre era de nacimiento cubano y su madre era francesa), en sus obras persiste el clima y el magnetismo de la marisma que tan bien describe en su novela Ágata ojos de gato.

Es aconsejable, al menos cuando se van los grandes, acercarse y reflexionar sobre su obra para mejor conocer al que nos deja, potenciando la trascendencia de su legado.

D. E. P. Juan Manuel Caballero Bonald

domingo, 2 de mayo de 2021

HOY TAMBIÉN DEBERÍA SER EL DÍA DE LA MADRE TIERRA.

 


Nuestra civilización se adueñó de gran parte del mundo desde la prepotencia y el dogmatismo religioso y cultural. Se les despojó a los pueblos conquistados de sus credos y culturas sin ni siquiera pararse a pensar o conocerlos. Nosotros, la “Civilización occidental”, al amparo de la cultura judeocristiana, rechazamos cualquier otra fe o credo al que identificamos como falso y, a quienes lo practican, como infieles. De ahí nuestra insistencia en llevar la verdad a los “pueblos equivocados” para salvarlos.

Nos desligamos de la filosofía politeísta de los romanos, en la que incorporaban o toleraban la mitología de los pueblos conquistados como forma de integración de la cultura del vencido, por lo que no imponían sus dioses sino que los incluían en un “Olimpo abierto” junto a los otros, aunque prevalecieran, en la escala de poder, los dioses romanos sobre los conquistados; Júpiter sería el número uno. 

Esto nos privó de conocer y valorar otras culturas, sobre todo en lo referente a la vinculación del ser humano con la propia naturaleza. En el caso de los territorios conquistados en América, se obvió la filosofía, podríamos decir ecológica, de los pueblos nativos. Por tanto no tenemos interiorizado el respeto y amor hacia la Tierra en un sentido amplio, como lo tienen los indígenas mapuches, incas, etc. habitantes del cono sur y centro de Sudamérica. Para ellos, el endiosamiento de la tierra significó respeto y amor, consolidó vínculos emocionales, afectos y de atenciones con ella.

El mundo occidental, claramente en expansión, colonizó las tierras para explotarlas, para sacarles la máxima rentabilidad sin pararse demasiado a pensar en los efectos de la desforestación y la sobreexplotación de sus recursos. Bajo mi punto de vista existe una diferente forma de entender esa relación hombre-naturaleza, mientras que los indígenas la ven como una aliada que nos nutre y alimenta, un ente superior que otorga los nutrientes de la vida a todos los seres de la creación, a la que hay que amar y proteger, ya que no es nuestra sino, más bien, nosotros somos de ella; los occidentales la consideran propia desde las palabras bíblicas del Génesis:

1:29 Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer”.

“1:30 Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así”.

Este mítico planteamiento tiene dos visiones, que se han venido manifestando a lo largo de los tiempos, según la interpretación que se haga del mensaje: Una es “esto es para comer, cuídalo o te quedarás sin nada”; otra es “todo es para comer cómetelo”. La irracionalidad miope del ser humano le ha llevado a creer que su dominio sobre todo le permitía hasta el exterminio, pues no vio la vinculación interactiva, y sostenida en el tiempo, que debe garantizar la perpetuación de la vida en la naturaleza. Nuestro sistema económico y consumista pasa por encima de esa lógica y arrasa con todo en base a esa miopía egoísta y egocéntrica a que me refería. Lo curioso es que, como estamos “hechos a imagen y semejanza de Dios”, pensamos que somos un dios menor y, en nuestra soberbia y prepotencia desmedida, en lugar de crear vamos destruyendo en el beneficio inmediato; o sea, somos como un Demiurgo en negativo.

Desde hace mucho tiempo, en una concepción de panteísmo, reenfoqué mi visión sobre la naturaleza desde otra perspectiva basada en el posicionamiento de los pueblos primitivos aludidos, con su actitud de respeto y consideración hacia la madre tierra: La Pachamama de la mitología inca, o al todavía más profundo concepto de Ñuke Mapu (Madre Tierra) del pueblo mapuche.

No se piense que esa filosofía era exclusiva del sur, pues, en Norteamérica, los indios también mantenían una relación parecida con la tierra. Es famosa, aunque haya creado cierta controversia, la carta, o discurso, del Gran Jefe Seattle, de la tribu de los Swamish, a Franklin Pierce presidente de los Estados Unidos de América, cuando le ofertó comprar la tierra; de ella extraigo estas dos preguntas que el Jefe le plantea al Presidente:

¿Cómo se puede comprar o vender el cielo o el calor de la tierra?, esta idea nos parece extraña. Si no somos dueños de la frescura del aire, ni del brillo del agua, ¿Cómo podrán ustedes comprarlos?

Esta es otra interesante observación que alude a la Tierra: Somos una parte de ella, y la flor perfumada, el ciervo, el caballo, el águila majestuosa, son nuestros hermanos. Las escarpadas montañas, los prados húmedos, el cuerpo sudoroso del potro y el hombre..., todos pertenecen a la misma familia.

Tras un extenso discurso, concluye así: ¿Dónde está el bosque espeso?: Desapareció. ¿Qué ha sido del águila?: Desapareció. Así se acaba la vida y solo nos queda el recurso de intentar sobrevivir.

Jefe Seattle (1855)

Todo esto lo expongo como forma de despertar la necesidad de reflexionar sobre ello para evitar el colapso definitivo de nuestra casa, parta llamar a nuestra conciencia a respetar el ecosistema, para comprender que no podemos montar en el carro de ese progreso egoísta de un neoliberalismo que sobreexplota los recursos para sacar beneficio inmediato, sino que hemos de velar por el desarrollo sustentado en un sistema abierto e interactivo sostenible. En este debate existen dos puntos de interés muy significados: Por un lado está cómo, en qué condiciones, dejamos la Tierra en herencia a nuestro hijos; por otro con qué cultura y actitudes dejamos a nuestros hijos en esa Tierra que los ha de alimentar. Traigo a colación un texto publicado el 29 de abril de 2010, en este mismo blog, cuyo enlace es:

https://antoniopc.blogspot.com/2010/04/que-mundo-les-dejaremos-nuestros-hijos.html

 

¡FELIZ DÍA DE LA MADRE… TIERRA!

jueves, 29 de abril de 2021

A LA LUNA EN SU ESPLENDOR (Soneto)




La Luna en su esplendor sigue su ruta
rielando su bogar sobre la mar
alumbrando en los cielos al pasar
la mirada en la noche que la escruta.
 
Aflora su indulgencia disoluta
conjugando en penumbra el verbo amar
con los tiernos placeres al besar
sus rojos labios de madura fruta.
 
No te marches llevándote la miel
del placer que encontré con tu mirada
y mis besos libaron de tu piel,
 
no me dejes vacío en la alborada
navegando sin rumbo en mi bajel
y esperando otra noche iluminada.
 
© Antonio Porras Cabrera
Málaga, 28 de abril de 2021.

No me mates el amor (Rima Jotabé)



 
Alguna gente, erróneamente, piensa que yo soy poeta; más no me siento digno, o merecedor, de entrar en el Parnaso. Yo, con cierta sorna, digo que soy un ensayista, no de los que escriben ensayos literarios, que también, sino de los que practican un arte ensayando hasta conseguir dominarlo, entonces, cuando su obra se acerque a la excelencia, podrá ser considerado integrante de ese Parnaso, que ahora me niego.
 
Dentro de esa actitud ensayista quiero hoy presentaros un tipo de composición denominada Jotabé, en honor al poeta que la creó y estructuró, llamado Juan Benito Rodríguez Manzanares (JB).
 
Son poemas estróficos compuestos por 11 versos endecasílabos que utilizan rima consonante, divididos en cuatro estrofas. La estructura de estos poemas es la siguiente: A; A / B; B; B; B / C; C / A; B; C. Por tanto, la primera estrofa es un pareado, la segunda un cuerpo monorrimo de cuatro versos, la tercera otro pareado y la cuarta está compuesta por tres versos que riman con la primera, segunda y tercera estrofa respectivamente, como ya he reflejado.
 
Este es uno de los ensayos que he elaborado y que quiero compartir con vosotros, pero me he permitido una licencia especial consistente en usar versos dodecasílabos en lugar de endecasílabos, o sea de 12 sílabas en lugar de 11, ambos de arte mayor,como ya sabéis.
 
NO ME MATES EL AMOR
(Rima Jotabé, dodecasílaba)
 
No me mates el amor de esa manera
apagando mi pasión de primavera.
 
No me prives de gozar de tu hermosura
y del sueño con tus besos de dulzura
que me lleva por caminos de locura
sometido sin valor a tu conjura.
 
Solo quiero que te apiades de este preso
liberando sus cadenas con tu beso,
 
y le otorgues una vida placentera
con abrazos y arrebatos de ternura
atrapándole en amores de embeleso.
 
© Antonio Porras Cabrera
Málaga, 12 de abril de 2021
 
Espero que os haya gustado. Lo compuse el pasado día 12, en plena primavera.

martes, 27 de abril de 2021

Un debate de verdad es un coloquio sosegado

 


He de reconocer que me gustó el debate de anoche. No suelo verlos, por lo general me parecen aburridos, repetitivos, poco constructivos hasta crearme ansiedad y con argumentaciones de confrontación, que poco me aportan, dado que mi visión de la realidad no me la cambia un debate sino la observación personal a lo largo de los días y mi propia capacidad de razonar y analizar los hechos que observo, en función de mis principios, valores e ideas, si bien me ayuda a reflexionar, como es lógico, sobre el tema propuesto.

Pero anoche fue diferente, lo debatientes, ¿o debería decir “coloquiantes”?... bueno, dejémoslo en participantes en el coloquio, se mostraron comedidos, ilustrados, respetuosos con las exposiciones de los otros y fueron desgranando, educadamente, su pensamiento de forma razonada y entendible al auditorio. Entre ellos había un gran respeto y consideración, por lo que no se pisaban el discurso, ni se descalificaban y, por supuesto, nada de insultos, yo diría, incluso, que se admiraban. El sosiego e interés que despertaban sus argumentos, sus exposiciones avaladas por su experiencia como personas doctas en su materia, como intelectuales de reconocido prestigio, potenciaban la atención… yo, al menos, así lo viví.

Los participantes, bajo la moderación, cuasi innecesaria, de Ana Pastor, fueron analizando los problemas de esta España nuestra, de la cosa pública, de los intereses que mueven a los políticos y a los ciudadanos, así como los hechos y circunstancias que se han ido sucediendo a lo largo de nuestra historia reciente. Me sentí identificado con muchas de las cosas que allá se dijeron, comparto y he compartido a lo largo de mis reflexiones muchos de sus planteamientos, y me satisfizo pensar que este tipo de debates o coloquios son los que necesitamos para construir un país y un orden democrático de convivencia.

Solo las formas ya denotan el fondo, es decir que cuando ellos intervenían buscaban el entendimiento, la solución a los problemas tras identificarlos como tales, de forma desinteresada e intentando aporta su propia visión sin imponerla, sino para que se considerara y valorara su propuesta como parte de la solución del problema. Me quedó la evidencia de que el mundo de la política, del que formamos parte nosotros con nuestros posicionamientos, ideologías y votos, en lugar de enfocar el esfuerzo a solucionar el problema lo enfocamos, y sálvese el que pueda, al interés del partido o grupo de referencia que lo sustenta. Nuestra razón ha quedado presa del maniqueísmo partidista y perdemos el norte al apoyar, cual hooligan inglés, al partido con el que nos identificamos, o sea: “Viva el Betis manque pierda”, con lo que perdemos toda credibilidad como entes orientados a la convivencia.

Una de los aspectos que se expusieron, y que yo sostengo desde hace tiempo, es la incapacidad de este país para formar a los ciudadanos en el espíritu democrático, en los principios y valores que define y defiende la democracia. Cuarenta años tras la muerte del dictador no se ha llegado a un acuerdo, a una entente, entre los partidos, para definir el perfil del ciudadano libre, que se pretende formar y socializar como ejemplar, y eso se ve en la imposibilidad de consensuar una ley de educación aceptable y aceptada por todos como cuestión de Estado. Claro que, si consideramos la cantidad de intereses, incluso de componente histórico, que existen en determinados círculos docentes y adoctrinadores de tipo religioso y político, así como el interés en conseguir sujetos maleables y poco críticos, es fácil explicar por qué no se llega a un acuerdo.

El hándicap, para conseguir una sociedad democrática, puede chocar con un subconsciente donde pesa el influjo del modelo de la dictadura como padre protector, al que se ha de obedecer, en contraposición al modelo de sujeto libre y consecuente, que se implica en la gestión de la administración pública mediante el voto responsable y el propio ejercicio de su rol social. Papá Estado decide, papá Estado protege, al papá Estado se critica dado que aún no somos mayores y hemos de confrontar con el padre, pero solo es un paripé, porque al final permitimos y aceptamos la corrupción de los nuestros y criticamos la de los otros. Por tanto, sociedad democráticamente inmadura, que se plasma en las expectativas, de las que el politólogo Víctor Lapuente dijo: "El 'problema' de los españoles es que esperamos mucho de la democracia", aludiendo luego a la frase de John F. Kennedy: “No preguntes qué puede hacer tu país por ti, sino qué puedes hacer tú por tu país”.

Hubo otros planteamientos interesantes, como por ejemplo la incapacidad de identificar el verdadero problema y actuar sobre él; o sea, confrontar conflicto y problema siendo el problema el conflicto y no el problema real. Por ejemplo, ahora el asunto es resolver la pandemia; pues nuestros políticos se dedican a confrontar y pelear entre ellos, en lugar de establecer sinergias para resolverla, ergo lo importante para ellos no es la solución de la pandemia sino acceder al poder o ganar votos, convirtiéndose ellos, con esta actitud, en el verdadero problema.

También apareció una sugerencia interesante respecto al debate político y la forma de ganar votos, por la que Arsuaga propuso implantar una de las leyes existentes en el marketing, que consiste en que tu campaña de venta nunca implique ir contra la competencia y desacreditar el producto de la misma, sino que se fundamente en el valor del producto que tú vendes. En el mundo de la política es complicado hacer eso porque estamos en otra dimensión a nivel mundial, pero sí cabe que el ciudadano rechace, en su ética, estos comportamientos y valore como negativo a aquel que se pase denostando al contrario sin ofrecer su alternativa como elemento de peso y compromiso. Eso también implica educación democrática. Ellos procurarán, si así les interesa, distraer la atención a otros problemas para evitar tratar aquellos que pueden dañarles. Lo estamos viendo en el caso de la campaña electoral de Madrid donde escasamente se habla de los verdaderos problemas de los madrileños.

He hablado del debate, de lo que excepcionalmente me ha gustado este, pero no lo he identificado. Pues bien, se trata del que se ofreció anoche en la Sexta tras anularse el de los políticos. En este coloquio intervinieron cuatro intelectuales de prestigio como son: Victor Lapuente, politólogo y profesor en el Quality of Government Institute de la Universidad de Gotemburgo; Adela Cortina, filósofa, escritora y profesora emérita de la Universidad de Valencia; José Antonio Marina, filósofo, pedagogo y escritor y Juan Luis Arsuaga, paleontólogo, investigador en los yacimientos de la sierra de Atapuerca, Director científico del Museo de la Evolución Humana de la Universidad Complutense de Madrid.

Viendo sus curriculum, a ninguno parece que le haya regalado el título en la Universidad Rey Juan Carlos, y su solvencia la demuestran sus obras y escritos, sus investigaciones y conocimientos. No obstante me gustaría saber cuantos españoles, y españolas, vieron el programa en contraposición a los/as que vieron Telecinco, donde creo que daban Supervivientes: Última hora. He dicho en otras ocasiones que, ante la falta de sentido común de los políticos, se ha de imponer el de los ciudadanos, pero viendo lo que hay, tal vez, deberíamos escuchar más a los intelectuales y aprender a razonar con ellos.

En todo caso, para mí, siempre, en la política, se ha de pensar en el beneficio del conjunto de la ciudadanía, antes que en grupos específicos, para procurar una mayor justicia social, cultivando la igualdad, fraternidad y libertad, objetivos que marcaron la edad contemporánea, desde la Ilustración y la Revolución francesa. Hago mías las palabras de José Luis Sampedro: "Hay dos clases de economistas; los que quieren hacer más ricos a los ricos y los que queremos hacer menos pobres a los pobres" y cambio la palabra economista por la de político, esperando que exista el que quiere hacer menos pobres a los pobres…

En Madrid, de cara a las elecciones próximas, hay dos ofertas encabezadas por Ayuso y Gabilondo. Considerando a la señora Ayuso como un animal político (entiéndase animal como una especie, metafóricamente hablando) y a Gabilondo como un intelectual reconocido, yo votaría, indudablemente, por el segundo, por el intelectual. Necesitamos mentes pensantes, incluso metafísicos, que elaboren análisis racionales de la situación y de los problemas que nos afectan para su mejor solución; en este caso, además, con una base de humanismo de principios y valores democráticos, de tolerancia y poco crispantes, para un mejor entendimiento.

viernes, 23 de abril de 2021

FELIZ DÍA DEL LIBRO 2021

 

23 de abril. Día del libro
(Soneto)
 
La lectura es la llave de la mente,
es semilla de avance y fantasía
que tomada en su dosis cada día
formará tu valor inteligente.
 
Es consejo a tenerlo muy presente
para al fin alcanzar la bonhomía
con el alma colmada de armonía
y respeto a la vida de la gente.
 
Ejerce con encanto esa lectura
que incrementa y potencia tu saber
elevando el nivel de tu cultura
que otorga a tu existencia ese placer
de Quijote a caballo de locura
que transita el camino del deber.
 
©Antonio Porras Cabrera
Málaga, 23 de abril de 2021

miércoles, 7 de abril de 2021

El futuro se siembra y cultiva hoy.


La falacia del neoliberalismo

La libertad para el neoliberalismo es la ausencia de controles del Estado, o la sumisión de este a sus intereses, para que sean la iniciativa privada y el mercado los regidores de la sociedad; o sea, algo parecido al darwinismo económico. Ello implica que los poderosos, los que tienen los recursos, puedan imponer su ley desde la asimetría y el consenso o negociación entre ellos, sin límite salvo el fracaso. Al individuo solo le queda el sometimiento al sistema si quiere sobrevivir en él, lo que implica el servirlos en sus intereses renunciando a su propia libertad, salvo que pretenda vivir en una marginalidad social sin la seguridad que le otorga el sistema. Si les sirve tendrá acceso a todos sus adelantos en el círculo consumista, bajo una nueva concepción de neofeudalismo, donde el señor es la corporación y el siervo el empleado; servirá a su señor y este le otorgará su bendición y amparo para poder acceder, mediante el gasto del sueldo recibido, al consumo de aquellos productos que sus empresas fabrican apoyadas en sus empleados-siervos. Ese podría ser el Nuevo Orden Mundial; una o varias, pero escasas, macroempresas globalizadas, con poder sobre los Estados, dueñas y señoras de los flujos económicos, del conocimiento, de la ciencia y los recursos, con capacidad para hacer caer de rodillas a los gobiernos o gestores de los distintos países, con un PIB inferior al capital que ellos acumulan, mediante el chantaje financiero y la deslocalización de sus empresas de producción, de las que depende el empleo en ese país en concreto, sometido a las leyes del mercado.

 

He aquí el ideal de las grandes corporaciones: globalización, sin Estado con capacidad de legislar en su contra sino sometidos a sus intereses corporativistas, marginando la democracia y su capacidad de modular el sistema, creando una estructura universal por encima de las economías estatales, que quedarían sin capacidad para el control de la moneda (esta desaparecerá, ya estamos viendo el ensayo y auge del bitcoin como ejemplo de criptomoneda, o monedo virtual, sin control de los bancos centrales ni sometimiento al patrón oro de la actualidad) y, en todo caso, estos Estados, tendrán  la función de recaudar impuestos para comprarle a las corporaciones los servicios públicos que le ofrezcan a sus ciudadanos, si bien estas, o las de su holding, se reservarían el poder contratar, directamente con sus empleados, las pólizas y servicios necesarios para su seguridad y subsistencia, como ya se hace en determinadas multinacionales americanas. En resumidas cuentas, un ser humano a la servidumbre de las multinacionales y sus intereses económicos, que generará los recursos para la vida y, por ende, tendrá la capacidad de decidir a quién y cómo se los vende y otorga mediante las leyes de un mercado manipulable por la oferta y la demanda, como ya se puede observar en lo referente a las vacunas de la COVID-19.

 

Ese es el riesgo y ese es el proyecto que se adivina tras los movimientos de la globalización y las nuevas ideologías populistas del neoliberalismo. Se gobierna para la empresa, para la generadora de empleo, para quienes son dueños de los recursos económicos, esperando que se dignen invertir esos recursos para dar trabajo al ciudadano que queda en segundo orden en el entramado productivo, es decir prevalece el dinero sobre el productor o empleado. El objetivo es generar riqueza, pero no la justa distribución de esos beneficios, que se computan como tales en las macrocifras sin bajar al ruedo de la pobreza, generando cada vez más diferencias entre ricos y pobres; decía Balzac que “detrás de toda gran fortuna siempre hay un crimen”, si quieren ustedes cambien la palabra crimen por injusticia social para que sus oídos no se escandalicen, pero la injusticia social es un crimen según la RAE.

 

Desde hace tiempo, a esas empresas, se los otorgan beneficios importantes para que instalen sus fábricas en un país: terrenos, exenciones fiscales, subvenciones, etc. un claro ejemplo lo tenemos en lo que ocurre con ALCOA en Galicia, esa empresa americana, la tercera en producción de aluminio a nivel mundial, que ahora, tras haber obtenido pingües beneficios se larga y deja un regalo emponzoñado.

 

Cuando el neoliberal habla de libertad no piensa en la libertad del ser humano, en el individuo, piensa en la capacidad de decidir de quienes tienen esos recursos para ponerlos en circulación con garantía de obtener unas ganancias suculentas. No se para a pensar en los efectos colaterales, salvo para disimular ante los votantes que le aúpan al poder, en un claro intento de seducirlos con argumentos más o menos estructurados, pero creíbles; la verdad es poliédrica y no se puede conocer con solo ver una de sus cara.

 

Un análisis imparcial, sosegado y desde la reflexión ante los hechos que uno viene observando, te lleva a concluir que podría existir una estrategia, más que menos diseñada, para gestionar el cambia desde el punto de partida hacía el objetivo final. La sociología proporciona datos interesantes sobre las conductas de la gente y los grupos de poder y su influencia social, sobre cómo incidir para controlar el proceso de cambio a largo plazo.

 

Lo primero es controlar los medios o herramientas para hacerlo, como son los políticos a través de los partidos y sus líderes (prácticamente todos son comprables, solo cambia el precio y la forma de presionar), luego establecer acuerdos globales y de libre cumplimiento entre los Estados, con leyes y normas que garanticen una estructuración blindada del sistema; a la vez se ha de aletargar al ciudadano de a pie, que es el votante, y hacerle perder la confianza en el sistema democrático, que acaba desprestigiado, abriéndose el campo a otros sistemas dictatoriales o de sumisión para mejor incidir en la opinión pública, procurando un giro en la localización de la toma de decisiones, pasando de elecciones libres y democráticas a elecciones  condicionadas por las normas y constituciones que se basan en el sostenimiento del sistema neoliberal y en la estructuración ya referida. De eso ya hay bastante evidencia en la actualidad.  Por tanto es necesario controlar, también, a la mayoría de los medios de comunicación y usarlos como poderosa arma para influir en el estado de opinión y en la propia conformación de los valores y principios del ciudadano, reenfocando su atención a nimiedades y cuestiones secundarias, evitando su participación en lo que realmente se cuece. Se sabe positivamente, desde tiempo inmemorial, que es fácilmente manipulable la opinión pública a través de la gestión emocional y la canalización de impulsos. Las falsas noticias y la posverdad amparadas en la disposición al sesgo de confirmación (tendencia a creer aquello que está en consonancia con mi propio pensamiento o ideario) es un buen ejemplo de ello. Decía Goebbels, al jefe de campaña de Adolf Hitler: “Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”. Para Goebbels, maquiavélico en sus planteamientos, el acto de mentir no se ha de analizar y evaluar más allá de moralidad con objeto de extraer de él una innegable utilidad: su influencia en la sociedad. O sea que el influjo que se persigue solo ha de ser tamizado, no condicionado, por la moralidad o la ética, su bondad la determinará el pragmatismo de su resultado en función de los objetivos que se persiguen, aunque sean inmorales o amorales, lo importante es el beneficio de la causa.

 

Estamos viendo, en los últimos tiempos, como se va desarrollando este planteamiento que he expuesto, cómo la política deteriora a la democracia, cómo la gente pierde su interés en ella, cómo muchos medios de información abandonan su esencia informativa y se convierten en instrumentos de manipulación, cómo surge una nueva política populista que intenta despertar una nacionalismo excluyente que aglutina pensamientos de tipo “paranoide” contra la migración, los diferentes, potenciando las fobias a la diversidad y todo lo que no sea el propio pensamiento o ideario, incluso pretende imponer su añeja moral, cargada de hipocresía, para condicionar o limitar los propios derechos personales de los individuos (un derecho individual es, para mí, aquel que conlleva una decisión que afecta en exclusiva al sujeto que la ejerce y que no se impone  a los demás como un acto obligatorio sino opcional y al libre albedrío del individuo, y que, además, es reconocido y protegido por el propio Estado y la legislación; el último ha sido la eutanasia). En resumidas cuentas, se pretenderá infantilizar al ciudadano, evitando su madurez y capacidad de pensar y discernir por sí mismo, para procurar que, en ese infantilismo, pida la intervención y protección del padre omnipotente que le saque del atolladero, que decida por él y que le garantice su bienestar, aunque sea a costa de su sumisión filial, porque quedará demostrado que el Gran Hermano es el sabedor, quien tiene toda la sabiduría y capacidad para decidir en función del dominio de los “Big data”, que le otorga ese conocimiento sostenido en la inteligencia artificial de sus grandes y poderosos ordenadores y la clase tecnológica que los maneja.

 

Una nueva era se aproxima. Yo la vislumbro, aunque no la veré en todo su apogeo, pues ya son pocos los años que me quedan, pero viene como el rayo, a velocidad inusitada, como nunca evolucionó antes la ciencia. En un futuro volverá el alfabetismo, no como el de ahora sino el funcional, pues la tecnología requerirá de conocimientos especiales solo asequibles a aquellos que los desarrollen, quedando una masa ingente sin capacidad de juicio o maniobrabilidad para conseguir la información necesaria para la toma de decisiones, lo que implica un analfabetismo funcional.

 

Entrarán en una dinámica de alta tecnología, de consumo egoísta, exacerbado e irresponsable de recursos, de insolidaridad y aislamiento individual y de especie, de ruptura con el equilibrio ecológico, como ya se va observando… El hombre se creerá un dios menor con capacidad para gestar recursos y afrontar todos los imprevistos a través de la ciencia, del conocimiento de los secretos cósmicos que generan la vida, se consolidará el cambio climático, la desforestación, el deshielo, los tsunamis, alteraciones sísmicas, etc.  hasta que se quede sin nada más que la nada, hasta que lo haya consumido todo, hasta que la propia vida se extinga y se desertice el planeta sin agua, sin flora, sin fauna, sin la armonía de un ecosistema que garantice la vida, hasta que se vaya reduciéndola población al último superviviente. Entonces, una espora hibernada será el testigo mudo de lo que hubo, esperando mejor ocasión para volver a dinamizar el ciclo de la vida a través de miles de años de nueva evolución, si la tierra se regenera.

 

Al cabo de centenares de miles de años, habrá otra civilización que intentará hacer aquí lo que pretendemos nosotros en Marte, explorar y comprender la historia y evolución de este planeta, ya desierto. Descubrirá que fue un planeta azul, de belleza inusitada, un paraíso para vivir en armonía, para disfrutar de un rico ecosistema generador de emociones y de vida; y se preguntará como fueron tan idiotas sus habitantes para acabar con el paraíso que les fue otorgado por la naturaleza o, si usted es creyente, por Dios; en ese caso, me atrevería a decirle que el paraíso terrenal que Dios le otorgó a Adán y Eva fue la Tierra y solo le puso como condición que la cuidara y la gobernara con acierto y respeto, equilibradamente, de lo contrario cometería el pecado original y perdería su esencia de paraíso, teniendo que cultivarla con el sudor de su frente hasta devastarla con su irracionalidad.  

 

“Somos lo que somos por lo que fuimos y será lo que sea por lo que somos. El futuro se siembra y cultiva en el presente”. Con este aserto solo quiero aludir a que, ese mañana que he dibujado anteriormente, ya empieza a vislumbrarse en el mundo de la política, de la tecnología, de la economía y de la propia cultura global. Es una hipótesis, pero que puede ser otro en función de lo que hagamos hoy. Recordemos que, como decía Machado, se hace camino al andar… y si andamos alocados, de forma irreflexiva, egoísta e irresponsablemente, obviando la herencia recibida del pasado y dejada a las generaciones venideras, esa hipótesis que planteo puede prosperar.

 

Por tanto es el momento de pensar más antes de perder el derecho al voto, hemos de saber a dónde nos conduce una u otra política y cómo deberíamos reconducir la situación desde nuestra soberanía popular actual, antes de perderla, para que los lobos disfrazados de corderos, los cantos de sirenas, no nos engañen y lleven a confundir nuestra propia libertad con la de aquellos que nos quieren someter a sus intereses; esa es la batalla, esa es la contienda por la supervivencia en libertad, equidad e igualdad entre los seres humanos. En el humanismo sigue estando vigente la trilogía de la sociedad libre: igualdad, fraternidad y libertad.

 

Pero… estamos perdiendo la batalla, ya nos tienen bastante controlados mediante la tecnología, el iphone y todos los medios que acumulan nuestros datos, que completan el Big Data para que el Gran Hermano los compute y seamos permeables y descifrables mediante complejos sistemas de análisis matemático a través de los, no menos complejos, algorítmicos que utilizan (El Big data es un término que hace referencia a conjuntos de datos tan grandes y complejos que precisan de aplicaciones informáticas no tradicionales de procesamiento de datos para tratarlos adecuadamente). Por tanto el enemigo lo tenemos en casa, entró como un canto de sirena a través de las tecnologías, la tele, el iphone, las alexas, los canales privados de TV, los facebook, twiter, instagram, blog, etc.  se nos regala la autovía para circular por ella, pero los sensores van conociendo nuestra ruta y nuestra forma de conducir, nuestras fortalezas y debilidades, nuestros deseos y frustraciones; el mercado usará esos datos para vender aquello que nuestro propio subconsciente no nos aflora o para controlar o crear estados de opinión que nos atrapen…  y yo, ahora mismo, lo estoy utilizando para el engorde de mi ego; me facilitan decir lo que digo, para saber lo que pienso y eso les permite tener conocimiento de las tendencias de opinión que surgen y que pueden ser prevalentes o maleables para reconducirlas. No es una paranoia, sino un razonamiento desde el conocimiento limitado de cómo funciona el sistema en el que yo, tú, aquel, somos, individualmente, nimiedades pero integrantes de un todo que tiene el poder de la masa. De momento se nos censuran cosas en Facebook que chocan con nuestra forma de ver las cosas, pero que reconducen la conducta hacia un tipo de actuación modelado por otros, tal vez un intento de adoctrinamiento impositivo que no ha sido consensuado con nosotros mismos sino con la moral y la ética de quien lo impone como dueño del medio que utilizamos… como diciendo: “si lo quieres bien, y si no lárgate, que esto no es tuyo”. El palo y la zanahoria de la teoría motivacional de Jeremy Bentham, acoplada al momento evolutivo.

 

Tal vez, el único recurso que nos quede, sin saber hasta cuando, es el voto responsable mientras sirva para algo, si es que sirve aún. Por eso sería bueno que supiéramos leer entre líneas para descubrir el pastel que nos quiere vender cada uno con sus ofertas. El progreso que estamos generando no es malo, en todo caso es peligroso, pero por el uso que le puedan dar aquellos que lo dominan. La tecnología es un instrumento de utilidad impresionante, pero es el objetivo que se persigue con su uso el que puede desacreditarla o hacerla nefasta, pues ella es neutral. El Big data nos permite complejos análisis de datos que nos pueden llevar a increíbles conclusiones en favor de nuestra evolución y desarrollo, pero puede ser mal usada por intereses espurios de sujetos o corporaciones en función de quien y para qué pueda utilizarlo. En todo caso, yo me quedo con que la democracia no es la confrontación irracional sino el intento de entenderse todos con respeto a la mayoría, sabiendo que esa mayoría mantendrá el respeto a la minoría y libertad, para gobernar con sentido de Estado. Mas, a la vista de determinados planteamientos de confrontación, en políticos o “políticas” siempre en campaña, la esperanza se pierde y se adivina que el objetivo de sus actuaciones no son las personas sino el poder en sí mismo para ejercerlo en beneficio de sus grupos de pertenencia y alcanzar intereses personales, ególatras y megalómanos en muchos casos.

 

Nuestra libertad radica en nuestro libre pensar y, el respeto a esa libertad, ha de permitir que el pensador puede ejercerla sin cortapisas ni condicionantes, salvo las justas leyes del humanismo que neutralizan el daño que unos puedan ejercer sobre los otros. Somos metes interconectados que se nutren en comunión del intelecto y esa vía debe considerarse como el instrumento básicos que establece las sinergias que nos permiten evolucionar desde ese humanismo.

 

Concluyo que en política todos tienen razón limitada al mirar solo una parte de la realidad, la cara de ese prisma que mencioné, que tienen más próxima a sus ojos, pero hemos de considerar que esa miopía solo nos permite ver esa cara y desconocer las demás que integran el todo, nuestra obligación como seres pensantes es acercarnos a la comprensión del todo para que no nos engañen viendo solo un cara del prisma.

 

Yo sigo devanándome los sesos para conseguir tener mi propio pensamiento libre de injerencias y manipulaciones, y no lo consigo con la nitidez que quisiera… pero lo intento. El futuro se siembra y cultiva hoy, de lo que hagas hoy dependerá, en gran parte, el mañana.

lunes, 5 de abril de 2021

Décima espinela a Málaga en primavera

 



Décima o espinela. Ideada por Vicente Espinel, es de las estrofas más importantes. Se plantea el tema en los 4 primeros versos y luego, tras la pausa, se completa el pensamiento, en un ascenso y descenso de ideas. Se cultiva desde el s. XVII con gran profusión, y en todos los períodos (en lírica y teatro). Es válida para cualquier tema. Su esquema métrico es abbaaccddc.

 A Málaga en primavera

 
Suave aroma de la mar
que en tu faz siembra sonrisa,
versos de paz y de brisa
con fragancia de azahar.

Cantos manan de juglar
entre el suave rebalaje
que con su espumoso encaje
quiere bañar la ciudad
con su fulgor de beldad
en un lírico lenguaje.
 
Autor: Antonio Porras Cabrera
Málaga, 4 de abril de 2021

miércoles, 31 de marzo de 2021

Sobre la libertad (II)

 


 
¿Por qué me habla usted de libertad,
a qué se refiere en su discurso
si es ausente la alusión a la igualdad
obviando el ejercicio de la fraternidad
y el compromiso de respeto a los demás?
 
Tres palabras dan sentido a libertad
que se embrida a igualdad y fraternidad.
Sin ellas la libertad es aberrante
pues solo nos demuestra el egoísmo
y la codicia de una clase dominante.
 
Libertad no es hacer lo que uno quiere
despreciando el haber de los demás,
libertad es compromiso responsable
con la gente de tu patria y sociedad,
es ayudar a otros a llegar a su destino
compartiendo el esfuerzo en el camino
cultivando el don de la equidad.
 
No es permitir que unos pocos avenidos
en el uso de su fuerza y capital
se impongan al más débil y afligido
olvidando la igualdad y fraternidad.
 
La libertad no es un puñal hiriente
es un derecho innato y soberano
en el libre ejercicio de la mente,
es aquí donde mantiene su sentido
cultivando la concordia en el camino
conjugando el verbo amar entre la gente.
 
© Antonio Porras Cabrera
Málaga, 31 de marzo de 2021

martes, 30 de marzo de 2021

A Miguel Hernández

 


El 28 de marzo de 1942, hace ya 79 años, murió Miguel Hernández en la cárcel de Alicante a los 31 años. Su legado lírico es de los más importantes de la poesía española. Hoy glosamos su memoria con este poema en su honor.

 
----------------------
La Parca en Alicante
busca a su presa
de manos del verdugo
tras de la guerra.
 
Miguel de muerte herido
yace en su celda
vestido con su pena
tras de la reja.
 
La cebolla es escarcha
cerrada y pobre:
escarcha de sus días
y de sus noches,
alimento de sangre
de amor y duelo
por el hijo que sufre
sin su consuelo.
 
¿Regresará del llanto
de su almohada,
con su desierta mesa,
sobre la cama?
¿Florecerán los besos
en el mañana
o vencerá la Parca
con su guadaña?
 
A los vientos del pueblo
mató las armas
y los aceituneros
lloran al alba.
 
Pobre niño yuntero
con ilusiones
por dejar la mancera
con sus canciones,
no podrá liberarse
de las cadenas
que lo traban al campo
como condena
por ser nacido
dentro de la pobreza
de su destino.
 
Y la Parca cobarde
lleva su premio
de roja sangre y muerte
al cementerio,
marcha el poeta
como verso y semilla
para la tierra.
 
Son tristes guerras
con que el odio del hombre
siembra la tierra.
 
Autor: Antonio Porras Cabrera

jueves, 25 de marzo de 2021

Pepe el “Melón” y el mulo

 



(Seguidillas humorísticas)

Pepe el “Melón” camina
tras de su mulo,
con la cara pegada
casi a su culo,
 
que cargados al lomo
tres sacos lleva
de aceitunas maduras
de tierra nueva.
 
Pepe siente el cansancio
de sus labores,
persiguiendo el consuelo
de sus dolores
 
mira con insistencia
al pobre mulo
queriéndolo montar
el muy garrulo.
 
Calcula con su mente
privilegiada
que aquella pobre bestia
ya va cargada.
 
mas su cuerpo le pide
la solución
para subir al mulo
sin dilación.
 
Pero el mulo lo mira
sobrecargado
con su mirada triste
de fatigado,
carga tres fardos
ojalá fueran dos
para montarlo.
 
Al coco le da vueltas
y va pensando
como arreglar aquello
de no ir andando,
 
la cara se ilumina
con su sonrisa,
halló la solución
a su desdicha,
 
si yo me cargo un saco,
piensa el  garrulo,
le quitaré ese peso
al pobre mulo,
 
descarga de la bestia
un solo saco
que carga sobre el hombro
y no en el jaco.
 
El mulo nota libre
la diferencia
y agradece a su dueño
esa indulgencia,
 
mas de golpe percibe
sobre su lomo
un peso insoportable
que cae a plomo
 
Pepe carga su saco
sobre la espalda,
sentando en la montura
ya lo cabalga
 
y le grita a la bestia
con su mandato
una orden imperiosa
para su acato
 
“Yo llevo el saco,
tu  me llevas a mí,
ese es el trato”.
 
© Antonio Porras Cabrera
Málaga, 24 de marzo de 2021

 

martes, 23 de marzo de 2021

El accidente de Patricio Solera



(Romancillo de humor)
 
Iba Patricio Solera
un campesino de bien
montado sobre su carro
circulando en el arcén
de una espaciosa autovía
que le llevaba a Jaén.
 
Era un carro de dos ruedas
tirado por un caballo
con un perrito pequeño
que le acompaña al costado.
 
Patricio con parsimonia
va montado sobre el carro
arreando a la montura
para seguir caminando.
 
El perro con su colita
bate el aire con encanto
mientras el caballo marcha
obediente a su mandato.
 
Era el ocaso en la tarde
el sol iba declinando
y la sombra se imponía
difuminándose el carro.
 
Un alemán despistado
que loco va transitando
con su Mercedes potente
no se percata del carro
 
y lo enviste por detrás
con el coche desbocado
mandándolo a hacer puñetas
entre un olivar cercano.
 
El alemán aturdido
al ver lo que allí ha pasado
salió de su auto Mercedes
a socorrer al paisano.
 
¿Qué ha pasado, se decía,
de dónde salió este carrrro
sin luces ni otras señales
que pueda identificarlo?
 
Se bajó por la cuneta
y encontró al perro chillando
con un sinfín de lesiones
que lo estaban torturando.
 
Pobre perrrro, dijo el hombre,
mi no poder soportarlo
y sacando una pistola
le disparó a bocajarro.
 
Siguió buscando aquel hombre
hasta encontrar al caballo
tumbado sobre la tierra
con el cuerpo destrozado.
 
Y viendo lo que sufría
osó también rematarlo
para evitar el dolor
del moribundo caballo
disparándole otro tiro
que dio de lleno en el blanco.
 
Viendo Patricio Solera
lo que allí estaba pasando
y como el bruto alemán
se cargó perro y caballo
 
salió como pudo el hombre
entre los restos del carro
a pesar de las heridas
que lo estaban lacerando.
 
Tenía una pierna rota,
le colgaba medio brazo
y la sangre le manaba
del cuerpo en distintos lados,
 
observando al extranjero
con el pistolón cargado
le espetó con voz quebrada
y cara de acojonado:
 
“Parece mentira amigo,
a mi nada me ha pasado
yo no tengo ni un rasguño
me salvé por un milagro”.

 
© Antonio Porras Cabrera
Málaga, 23 de marzo de 2021
 
 
  

 

domingo, 21 de marzo de 2021

Día internacional de la poesía

 

Portada de mi último poemario.

Hoy es el día internacional de la poesía, un momento especial para difundirla, darla a conocer e interesar a la gente en esta preciosa y singular forma de expresar un pensamiento, una emoción, un sentimiento, una percepción del entorno elaborada en nuestro interior desde la sensibilidad creativa.

Define, la RAE, a la poesía como: “Manifestación de la belleza o del sentimiento estético por medio de la palabra, en verso o en prosa”. Yo encuentro fría la definición, pragmática y académica. Si bien la descripción es precisa, aparece ausente de la sensibilidad con que la poesía brota.

Me gusta más la descripción cósmica que hace de ella Rabindranath Tagore: “La poesía es el eco de la melodía del universo en el corazón de los humanos”. Le otorga al ser humano (hombre o mujer) una trascendencia especial, una proyección cósmica que le fusiona con el universo que le acoge. La poesía, desde esta visión, nos aboca al panteísmo, a la percepción del todo como la natural divinidad que nos protege e integra. Sí, estamos inmersos en un cosmos ignoto del que solemos recibir, tal vez subliminalmente, mensajes y manifestaciones de su ser. Pero estamos tan sumidos en lo material, en lo inmediato, en aquello que necesita nuestro cuerpo para subsistir, que olvidamos la proyección espiritual más allá de religiones y dogmas, de poder y de dominio sobre todo lo que nos rodea, que dejamos de mirar al cosmos para centrarnos, miopemente, en lo inmediato sin ver más allá del vergonzoso muro de la ignorancia, obviando donde está la sabiduría y las claves del universo. La lógica nos ata a la limitada capacidad de su ejercicio en función de nuestro exiguo conocimiento.

El ser humano no puede ni debe condicionarse por esa limitación, sino hacer volar su creativa mente hasta descifrar los versos que definen la verdad, hasta conseguir que el vuelo utópico de la fantasía le abra las puertas de otras dimensiones, donde habita la esencia creadora de ese cosmos. La ley mágica que lo rige también está en nuestro interior, pues nos tutela a todos con su algoritmo universal. Sí, a través de la creatividad, de la poesía, del arte y del pensamiento abductivo y metafísico, que airea nuestra mente haciéndola permeable al influjo de energías y los flujos que transitan por el éter, podremos conseguir burlar el dominio de lo absurdo sobre nuestra esencia humana y liberarnos de los grilletes que nos atan.

La poesía nos da alas, nos conduce por la senda que se fragua al caminar; si la visión del cosmos es limpia, nítida y sublime, podremos desprendernos de cadenas y conjuras terrenales para elevarnos, hasta fusionar la propia singularidad con el todo; si somos capaces de sentir la melodía de ese universo, si nuestros corazones se hacen eco de ella y la irradian a los demás, estaremos ganando la batalle de la vida, la fusión con la creación, desvestida de credos absurdos y de dogmas que encorseten el camino que cada cual ha de recorrer en su propia espiritualidad buscando la oculta y enigmática verdad.

Yo no soy poeta, soy ensayista, pero en el sentido de ensayar el reto que se asume para descubrir la espiral de potencialidades que se esconde en mi interior; ensayo poesía, carpintería, fotografía, prosa o narrativa… porque la vida es un puro ensayo donde se va aprendiendo en el día a día, mediante el ensayo-error, libre de prejuicios y ataduras. 

 

¡FELIZ DÍA INTERNACIONAL DE LA POESÍA!