domingo, 26 de febrero de 2017

Carta a Pablo Ráez: Luchador por la vida hasta la muerte…


Querido paisano Pablo:

Yo no te conocía, salvo por los medios de comunicación, por internet y sus redes sociales. Sabía de ti por esa lucha que planteaste, ese reto con cierto descaro propio de la juventud, a la siempre amenazante parca. Todos tenemos esa guerra perdida y lo sabemos, pero también sabemos que nuestro ser se fragua en un campo de batalla donde el enemigo, que intuimos triunfador, nos irá permitiendo sentir la vida hasta el propio momento de su éxito, cuando nos segará con su guadaña de este huerto, donde se nos vino a sembrar para crecer y morir, haciéndonos notar esa nimiedad que somos, a pesar de nuestro orgullo y soberbia tan propia de los seres humanos. Todo tiene su tiempo y es justo que a cada cual se le de ese tiempo que el dios Cronos le otorga para lidiar con la parca, para burlarla y engañarla, hasta que nos gane el combate final. Eso sí, el final tiene sentido cuando ya hemos crecido, aprendido, procreado y dejado justo testimonio de nuestra existencia y trascendencia, que, en cierto sentido, es una forma de burlarla, pues nos morimos cuando queda de nosotros un testimonio de vida, cuando tras nuestra partida dejamos un legado, a modo de notario, que da fe de nuestra existencia pasada.

A veces y a traición, la parca no respeta nuestro tiempo y, urdiendo mil engaños o trapisondas, con sus artimañas, nos tiende celadas para arrebatarnos de este infausto mundo, robarnos nuestro tiempo y llevarnos a Hades de la mano de extraños Carontes que, en su barca, nos trasladen al inframundo donde habita. A ti, amigo ausente de cuerpo y presente de espíritu, te envió a un Caronte singular, que enmascarado en la Leucemia, quiso aprisionarte en sus garras, subirte en su barca y diluirte en los brazos de Hades, ese dios mitológico hijo de Cronos y de Rea que reina en el inframundo, mientras sus hermanos Zeus lo hace en los cielos y Poseidón en los mares.

Pero no se percató de que eras un rebelde, de que querías bailar en los cielos de Zeus y navegar en los mares de Poseidón, junto a tu Marbella querida.  Te infravaloró sabedor que el poder del inframundo es omnímodo y que al final todo acaba allí mediante el eterno contrato existencial que firma el ser humano cuando nace. La Leucemia entró en tu vida queriendo rescindir ese contrato, como suele hacer a su antojo en tantos casos. No supo, en el tuyo, con quien se la jugaba y en lugar de encontrar a un joven sumiso y resignado, se topó con un luchador, con alguien que le exigía su tiempo, que injustamente querían arrebatarle.

Le plantaste cara, sí. En plan amenazante procuraste burlarla y dejar escuela para que otros la burlaran. Aliado con la medicina buscaste soluciones que desarmaran a la parca, que le privaran de su pérfida guadaña. En un acto sobrehumano comprendiste que a la muerte, aunque no se le pueda vencer definitivamente, se le puede pedir y arrebatar el derecho que tenemos a vivir hasta que el dios Cronos nos lleve a la senectud que da la sabiduría de lo vivido, hasta recorrer el camino que nos llene de vida en un tránsito enriquecedor que nos haga dignos de una muerte sosegada, al amparo del cansancio y la fatiga de los cuerpos que fueron soportando tanto avatares en el tránsito. La muerte, aunque nunca le encontremos sentido, lo tiene por agotamiento, por haber transitado el camino de la vida en todo su recorrido experimental y haber acumulado y desarrollado nuestro saber dejando testimonio de nuestra existencia.

Luchar contra un espíritu joven, marcado por las ansias de la vida, no le es fácil ni a la parca. Te revolviste como una fiera acorralada por la injusticia del cazador asesino, y te rebelaste contra sus designios. Es más, sabedor del riesgo que conlleva la batalla, formaste un ejército de afectados y amenazados de leucemia y, en un clamor solidario, pediste a la gente su ayuda para acometer la lucha y ganar la batalla o, al menos, ayudar a que otros la pudieran ganar si tu caías en el combate.

Hoy, a esta hora, deben estar dando sepultura a tus restos. Tu cuerpo ha muerto. Las células de tu organismo, tocadas por el pérfido veneno de tu cáncer, han claudicado y no darán soporte ya a ese espíritu de lucha que mostraste, la parca ha vencido y Caronte en su tétrica barca, te hace cruzar el río hacia el inframundo lejos de los cielos celestes que iluminaron tus ojos y de los mares azules que te embelesaron con sus olas y brisas cargadas de perfume marinero. Caronte está contento, cobrará su moneda y te entregará al insaciable Hades como símbolo de su poder sobre la vida.

Él, Caronte, en su terquedad y obtusa mente, no comprende que solo lleva la nada en su bajel, que tú no has muerto, que solo te has desprendido de lo material que soportaba tu esencia y te has quedado libre en los pensamientos y el recuerdo de la gente. Miles y miles de ciudadanos se han aliado contigo, se han hecho donantes de vida mediante sus médulas, para que la batalla, que tú perdiste ahora, se convierta en la victoria de una guerra de cara al futuro. Un ejército de gente se ha implicado en esa lucha y los otros afectados, los que deberán batirse en primera fila en el futuro, podrán contar con más recursos para afrontar esa batalla y poder ganarla. Tu fuerza, tu decisión y combatividad han sembrado escuela y estarás presente en todos y cada uno de los luchadores, de los que se rebelan contra la injusticia de un dios que no respeta el contrato existencial y pretende yugular el proyecto de vida al que todo ser humano tiene su derecho.

Tal vez tu batalla y tu guerra, aunque la hayas perdido, te ha convertido en un dios menor que, desde ese poder acumulado en la experiencia vivida y la solidaridad y apoyo recibido del conjunto de la ciudadanía, sea la que te otorgue la capacidad de enfrentarte a ese otro dios del inframundo que no respeta el tránsito sosegado y constructivo del ser humano por el largo camino de la vida. Tú, pequeño dios, no has muerto, vives en la memoria de los vivos como ejemplo de tesón y lucha contra el sino inmisericorde que nos amenaza a caballo del cáncer, de la enfermedad y la miseria. Tu fuerza ha estado en aglutinar la energía de los demás, en establecer sinergias que confluyan en la batalla definitiva contra la injusticia de la temprana muerte.

Descansa en paz, que en tu lucha hay relevos para coger esa antorcha del derecho a la vida contra lo injusto de la prematura muerte.

Autor: Antonio Porras Cabrera
Psicólogo y enfermero, profesor jubilado de la UMA

martes, 14 de febrero de 2017

El futuro se acerca a la vuelta de la esquina


Es curioso, cuando empecé a escribir este post quería titularlo “Solo nos salvará el amor”, pero antes de entrar en profundidades quise hacer una pequeña introducción sobre la situación actual y, cuando me di cuenta, estaba inmerso en una serie de consideraciones que iban mucho más allá de mis planteamientos iniciales. Luego vi que si quería hablar de una salida a la situación debería clarificarla y evidenciarla para tener una idea más precisa de dónde estamos y de dónde partimos. Entonces decidí cambiar el título, hacer una primera parte para enmarcar el escenario actual y después tratar el tema en otra segunda.

Realmente, queridos lectores, estamos en un momento muy difícil y trascendente. El mundo evoluciona a tal ritmo que el vértigo no nos deja pensar. La tecnología nos agobia en una relación perversa de amor odio, pues si bien nos enamora facilitando la comunicación y divulgando el conocimiento, también nos amenaza con controlarlo todo, con ser un instrumento perverso en manos de desaprensivos que lo pueden usar para dominar y fiscalizar a la gente. La amenaza del Gran Hermano que todo lo controla y domina está a la vuelta de la esquina. Nuestros datos más íntimos en cuanto a hábitos, pensamientos, deseos, compras, nivel adquisitivo y de gastos en general, etc. los tienen disponibles en sus bases de datos alimentadas mediante el uso de tarjetas de crédito, de nuestros celulares o teléfonos móviles, de los bancos o nuestros movimientos en viajes y desplazamientos de ocio. Ya no es posible cobrar un salario sin pasar por el banco, sin que sea sometido a control por el sistema. Hemos pasado del sobrecito con la pasta contante y sonante (qué placer era contar el dinerito del sobre cuando se cobraba) a la tarjeta del banco; sí, ese banco que lo controla todo y lo chivatea a hacienda, que te cobra comisiones y que no te da ningún rédito por el dinero que tienes allí, pero te cruje con unos intereses tremendos si te lo deja él. Sí, ese banco que paga a sus directivos inmensos sueldos, bastante menos a sus trabajadores y desahucia a sus deudores; que gana dinero a espuertas, pero cuando pierde tenemos que darle nosotros para que salga a flote en lugar de renunciar a sus prebendas. Socializan las pérdidas y privatizan las ganancias. Pero sus defensores, los que están en el gobierno para consolidar sus intereses, incluso atreviéndose a cambiar el artículo 135 de la Constitución de forma furtiva, usan eufemismos para disimular con rodeos una realidad, por ejemplo: La banca no ha sido rescatada con el dinero de los españoles, que avalan y pagan su deuda, sino que se le llama “apoyo financiero” o “línea de crédito en condiciones muy favorables”. Thomas Jefferson, el visionario presidente de los EE. UU. en 1802 ya advertía sobre la banca: “Pienso que las entidades bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que todos los ejércitos listos para el combate...”. Es bueno que, visto lo visto, empecemos a pensar que los gobiernos democráticos, y los no democráticos, están al servicio de sus intereses económicos, en tanto el progreso se ha confundido con el desarrollo económico y, para más inri, lo controla la banca y el mundo de las grandes corporaciones que expanden sus tentáculos por doquier. Progresar un país parece que es enriquecerse sus grandes corporaciones y multinacionales, aunque el pueblo esté sumido en la miseria. El poder económico, visto desde las macrocifras, es lo importante; lo malo es que se van adueñando de todo a través del libre mercado y acabarán controlando, con sus bases de datos, toda nuestra existencia.

Pero, volviendo al tema y desarrollando algo más lo último dicho, cada vez más se recurre al control de los desplazamientos, de las actividades que realizamos, de nuestras vidas, para conseguir el control y dominio sobre la gente. Estamos aceptando intromisiones en nuestra vida privada que eran impensables hace unos años. Hemos renunciado a parte de nuestra privacidad en aras de la seguridad y el miedo al terrorismo. El miedo está siendo el gran aliado de los que quieren controlarnos, de los que pretenden establecer un sistema de dominio centralizado para definir quienes se adaptan y quienes no a las normas de convivencia, a la ética y moral, a los criterios mercantilistas de la sociedad de consumo, para determinar el perfil de ciudadano ejemplar que será potenciado como modelo en un futuro no muy lejano. Si renunciamos a las leyes que nos protegen de los abusos de autoridad, si dejamos en manos de un colectivo político administrativo el control de nuestras vidas, estaremos renunciando a la libertad, a la dignidad, al derecho individual frente al poder.


El miedo, sí, el miedo es el gran aliado de nuestros enemigos, de quienes quieren someternos a su dominio validando la instrumentalización de los datos que acumulan en sus bases, de quienes pretenden imponernos un nuevo orden donde se rompa el esquema funcional actual para poner otro de calado más universal. El miedo es el arma más poderosa para someter a la gente, pues nosotros mismos renunciamos a nuestros derechos en aras de la seguridad, como bien decía el insigne José Luis Sampedro. Despertar el miedo es fácil, sobre todo en las personas inseguras, más dependientes, de bajo discernimiento, pues todo hecho tiene diferentes prismas por donde verlo y valorarlo, solo es necesario hacer hincapié en aquello que sea lesivo para los intereses de la gente, en despertar el recelo, la duda, la turbación, el desasosiego en la frágil mente humana. En sujetos líquidos, incluso gaseosos, por usar la idea del recientemente fallecido Zygmunt Bauman, donde define la sociedad contemporánea bajo el concepto de “modernidad líquida”, es aún más factible ya que no tienen principios y valores claros y sólidos, o un proyecto de vida estructurado, viviendo al día en todo, llevados por la corriente del rio con rumbo impreciso hacia el mar, que es el morir, parafraseando a Jorge Manrique… estos sujetos son más permeables a la influencia de los mensajes manipuladores y buscan en el líder la salvación, aunque tengan que asumir el coste de la sumisión. Es la vieja teoría de la ética del amo y el esclavo, tal como ya se dio en la etapa feudal que, en el fondo, sigue existiendo de forma más o menos solapada en el alma y disposición de algunos.

Y para implantar el miedo, qué cosa mejor que el terrorismo, como su propio nombre indica. El terrorismo usado de forma inteligente como inductor del miedo es de gran efectividad. Al terrorista le interesa sembrar el terror y para ello lo ejerce, pero la sociedad no gestiona adecuadamente estos actos y, mediante el trato y la alarma social, lo eleva aún más. Determinadas tendencias políticas, gobiernos o intereses de poder, se acaban aprovechando para, en un clima social de demanda de protección, consolidar y modificar las normas y leyes en beneficio propio o de un ejercicio del poder más absoluto.

Lo curioso es que en EE. UU. mueren al año más de 11.000 personas por el uso de armas de fuego, mientras que por el terrorismo el promedio es de 31 fallecidos (excluyendo el 11S). Con estos datos lo lógico sería que el pueblo americano votara a quien propusiera eliminar el uso de estas armas, pero, curiosamente, se vota a un señor que hace de la lucha contra ese eximio terrorismo, su bandera. No hablemos ya de accidentes de tráfico, laborales, etc. a cuya previsión se le dedican presupuestos económicos ridículos, proporcionalmente muy inferiores, y no nos causa terror salir a la carretera, cuando tenemos mil veces más posibilidades de morir en ella que en un acto terrorista.

Ciertamente el problema del terrorismo se da, sobre todo, en los países en guerra donde se combate por su dominio. Allí se vive el terror en las calles, en el día a día, y son cientos de miles los muertos que se han llevado, y siguen llevándose, por delante esos conflictos de intereses espurios difícilmente identificables. El cultivo del miedo siembra el odio y el cultivo del odio lleva a la guerra, a la confrontación y la muerte, denigrando a los seres humanos y elevándolos a sus más altas cotas de perversión, de egoísmo codicioso insolidario. Es terrible ver cómo los países que se rasgan las vestiduras cuando hay un acto terrorista en su territorio, muestran una absoluta pasividad ante el terror que se vive en esas guerras y cómo cierran sus puertas a los que huyen de ellas, muchas veces con la excusa de que entre los refugiados pueden venir terroristas. Todo esto se traduce en una desconfianza absoluta, en inseguridad manifiesta, en desasosiego… en suma en miedo.

Pero hay otros factores más que consolidad ese miedo, como son el miedo a quedarse parado, miedo a no poder pagar la hipoteca, miedo a la pobreza, la miseria y la imposibilidad de dar techo, alimento y cuidados a los hijos, miedo a perder esa dignidad que nos arrebata la pobreza. Contra el miedo, y algunos poderosos lo saben cultivar, puede aparecer la receta de una elevación de la autoestima, de una manifestación de poder y el convencimiento subjetivo de nuestra superioridad grupal, lo que lleva a una dependencia y asunción de las estructuras de poder que conforman ese grupo ideológico, país o cultura, capaz de acabar con el enemigo sin piedad ni escrúpulos. Todo ello echa por tierra los valores y derechos humanos que tanto han costado instaurar en las sociedades libres… en aras de la seguridad entregamos los derechos, para que el miedo no vaya a más nos acabamos sometiendo al poder de quien dice defendernos, a nuestro mesías particular.


Hasta ahora parecía que teníamos un contrato social firme, que el Estado del Bienestar estaba garantizado y que el sistema democrático nos permitiría elegir a aquellos gobernantes adecuados para enfrentarse a las crisis y sacar adelante a la sociedad. Pero de golpe se presentificó el terrorismo, después la crisis, con ella el paro, los sueldos de miseria, los desahucios, el incremento de la pobreza de los pobres y de la riqueza de los ricos… en suma, el caos. Pero un caos controlado y enfocado para el cambio, para que ganaran los de siempre.

En este contexto, los muy ladinos, supieron jugar con la teoría de las expectativas de la gente. Ante una caída libre al abismo sabían que afloraría el temor a perderlo todo y se conformaría con perder solo parte, esa parte que ellos tomarían para enriquecerse más, creando un nuevo marco que modificaría el teatro de operaciones. Miedo, más miedo, miedo hasta que pidan a gritos que vengan un Trump, un Hitler o un mesías que les conduzca a la salvación, eso sí, a la suya aunque dejen el camino lleno de cadáveres, pero en otro lugar, fuera de su casa. Solo oyeron palabras, promesas de soluciones inviables, de acciones que embrollarían más las cosas. Se creyeron que los 11.000 muertos por armas de fuego las producían los inmigrantes, que todos los musulmanes eran terroristas, que había razas inferiores que eran un impedimento para el buen funcionamiento del país, que el mundo empresarial estaba corrompido e instalado en el establishment enriqueciéndose a manos llenas, que lo era en buena medida en ese mundo de los gatos que gobernaban a los ratones, pero, lo curioso es que quien decía eso también era un gato redomadamente rico, con una vida sospechosamente infecta, con infinidad de recursos comunicacionales a su servicio para modificar y crear opiniones, para manipular y falsear las verdades relativas que existen en esto mundo, con un discurso agresivo, prepotente, descalificador. Tomaron cuerpo los manifiestos y actos histriónicos, con gran parafernalia, en discursos infantiloides sin contenido racional, aunque sí emocional. Y la gente, como en los años 20 y 30 del pasado siglo, se aferró al clavo ardiendo, se entregó ante los mesías que los harían más grandes, más ricos, y protegería sus intereses aunque fuera mediante una guerra que los llevaría a dominar el mundo, a eliminar el terrorismo, a volver a ser los más poderosos, como si ya no lo fueran.



En ese interdicho fueron apareciendo confrontaciones con los viejos aliados, se instauró el descontento, la falta de respeto a la libertad de los demás, se cambió la diplomacia por las bravuconadas, la negociación por las amenazas y el chantaje; y el pueblo llano, confundido, empezó a ver a sus amigos y aliados como enemigos potenciales, y perdieron la confianza y afloró el desencuentro. Lo que antes era bello y gratificante ahora se cuestionaba y el valor de la amistad se confundió con la lealtad a intereses comunes del grupo, acabando sometido a sus normas impositivas, cosa preferible antes que terminar segregado y arrojado a la gélida sombra de la marginación y la indiferencia. Ahora el nuevo y mesiánico líder, al sembrar la desconfianza, los hizo más suspicaces, hasta llevarlos a la paranoia que cultiva el odio y desencuentro. Se convirtieron en dogmáticos para aglutinar sus filas, en integristas intransigentes e irracionales para defender sus principios inalienables y solo veían por los medios que hablaba el líder, la otras televisiones eran corruptas, regentadas por periodistas venales, que solo pretendían denostar al adalid del proyecto para hacerlo fracasar y seguir ellos controlando el mundo.

Y se fue cerrando el círculo. Ya no debías fiarte de tu vecino porque podía ser un infiltrado. Tenías que acudir a las reuniones del partido para no levantar sospecha de que fueras un traidor, acudir a sus actos, vestir según sus normas, mostrar las conductas e ideas adecuadas en defensa del grupo sin fisuras, incluso ejercer la violencia contra aquellos que no apoyaran la ideología del grupo, acusándolos de traidores a la patria y al orden, para darles el escarmiento merecido. Entonces, inmersos en una espiral de locura, se abolió la conciencia individual y se supeditó a la colectiva, ya no eras responsable de tus actos pues el líder era el que asumía la responsabilidad de las decisiones, tú solo eras un mero ejecutor para sostener el buen funcionamiento del sistema y veías con muy buenos ojos todo lo que fuera establecer controles, usar la más alta tecnología y procesos formativos para conseguir ciudadanos ejemplares como el modelo definido.


Ya puestos, pidamos que se identifique a la gente con un chip para evitar que nadie atente contra nadie, y de camino conocer lo que hacen y piensan esos locos que se aprestan a romper el sistema, los que siembran ideologías del caos, los enemigos del orden establecido y la convivencia… Es fácil, pongamos cámaras en las calles para vigilar, lectores de códigos de barras o chip para saber en cada momento dónde está y qué hace cada cual, eso facilitará el tránsito de la gente de bien, el pase por los aeropuertos, las compra en los supermercados, los viajes, la identificación para cualquier trámite… todo será para preservar la seguridad, el beneficio y progreso de esta sociedad enferma de paranoia y desconfianza que se va cultivando desde la propia escuela, la familia o la tele con su selección de noticias tendenciosas. Queremos un sujeto que solo confíe en el Gran Hermano y ya hay conocimientos científicos que permiten influir en el pensamiento, las actitudes y conductas de la gente, la ciencias nos avala y la ciencia es de la empresas porque se la hemos robado a la universidad. Además, el Gran Hermano, tiene de su parte a los medios de comunicación, que son suyos y puestos astutamente a su servicio…

Este mundo, que yo planteo como imaginario, aún no existe, amigo lector, pero si no nos espabilamos acabarán imponiéndolo y nosotros, o nuestros hijos o nietos, defendiéndolo. Hemos subido la escalera y se nos ha situado arriba del tobogán que, con velocidad de vértigo, puede llevarnos al barro de esa miseria humana de la mano de la tecnología y la  manipulación interesada, donde la sumisión sea un hecho incuestionable, el orden el estado superior, el idealismo un anatema, el ser humano un mero instrumento de producción y consumo, la tierra una masa a explotar hasta acabar con todos sus recursos, la ciencia un instrumento que tutele la fuga hacia adelante encontrando medios de resolver hasta los desastres más grandes mediante cambios de vida, producir y comercializar oxígeno para combatir la contaminación, crear alimentación sintética, medicinas selectivas para cada enfermedad según el genoma (eso sí caras y solo al alcance de unos pocos) que, además, depurará la raza, etc. etc. etc.

Y ahora, finalmente, si la función de la tierra es la nutrición de la vida, tanto humana como animal, lo coherente sería procurar el desarrollo de las personas sin excepción dentro de un ecosistema facilitador del mismo, buscando su creatividad y su elevación intelectual o espiritual, acercándolos al conocimiento y a la autorrealización. Pero, por lo dicho, parece que no van por ahí los tiros, sino por crear herramientas o instrumentos de la mayor perfección que les vayan sustituyendo en sus labores (robótica), lo cual sería magnífico siempre que se liberara al ser humano para centrarse en esa autorrealización. Aunque parece que tampoco vayamos por ahí, y ciertas tendencias de futuro se orienten más a considerarlo un mero elemento más del mercado, consumidor irracional que satisface la codicia del sistema capitalista consumista. Si el sujeto entra, o cabe en el juego, les sirve, pero si no, les sobra… o sea, si es productivo vale y si no lo es ya le pueden ir dando muchos por donde amargan los pepinos…

Por tanto, si se andan potenciando los valores humanos negativos, como la codicia, la insolidaridad, el desencuentro, el desprecio a lo diferente, la intolerancia, la avaricia, el dogmatismo y los credos que encapsulan el pensamiento, etc. tal vez “solo nos salvará el amor”, pero ese es otro tema para reflexionar.





martes, 7 de febrero de 2017

El cóndor pasa


Hoy, mientras navegaba por internet, me deleitaba con los sones de la América profunda, con las imágenes de sus montes, ríos y bosques mientras el espíritu de sus antiguos pobladores danzaba por los aires a caballo de las notas musicales de la música andina. Llevado por ese baile, volando con la brisa, en una caricia imaginaria con el cóndor, que surcaba por los cielos de los Andes, quedé suspendido en ese extraño éxtasis que te arrebata del mundanal ruido y te devuelve a la esencia de la naturaleza, de la madre tierra que nos da la vida, el sostén y los sentires y emociones del espíritu ancestral de nuestra génesis. Y me acordé de los primitivos habitantes de América en toda su extensión, de su filosofía de vida, de cómo asumen como hermano a todo ser viviente o no, pero presente en su mundo. Ellos, siguiendo el espíritu de sus dioses, en una identificación cósmica, estaban en comunión con la naturaleza, con el hermano sol, la hermana luna, la hermana águila, etc. pues todo formaba parte de la creación donde fueron evolucionando juntos, de la mano y en armonía, haciendo el camino de la vida que a cada uno le tocó vivir, pero con el respeto y el rol de cada cual.

Y mientras esta melodía me sumía en la dulzura de un pensamiento sosegado, dejando volar mi mente como si de un viaje astral se tratara, irrumpió, en la tele, la imagen de un sujeto agresivo, verborreico e histriónico, que me devolvió a la realidad. Un sujeto elegido recientemente presidente, que quería hacer muros, impedir la llegada de otra gente a aquella tierra que en su día les fue arrebatada, por sus ascendientes, a los nativos que tanto la querían y respetaban.  Entonces comprendí cuán diferente concepción de la vida y su armonía con el mundo que los rodeaba, tenían los nativos americanos en comparación con quienes les invadieron para dominar su hábitat y reducir su cultura y sus dioses a la nada.  

América fue un mundo de sorpresas, de riquezas incalculables, de tierra no explotada, y eso sorprendió y asombró a los europeos, a los que fueron desde aquí para enriquecerse, para dominar la tierra y sus productos, para explotarla y sangrarla hasta agotarla, para conquistarla. Los inmigrantes de este lado del Atlántico no tenían esa visión cósmica y sagrada de la vida, veían las cosas con otro prisma.  Su credo religioso llevaba implícita la soberbia y el dominio sobre todo. Tenían fe ciega en que su Dios creador les había otorgado el poder sobre todo bicho viviente y la totalidad de la creación. Al sexto día dijo Dios: «Ahora hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza. Tendrá poder sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y en toda la tierra. Reinará sobre los animales terrestres, y sobre todos los que se arrastran por el suelo».  Qué curioso, siguiendo con esta explicación metafórica de la creación, no dijo que los eliminaran, que los explotaran, que los masacrara… Dijo que reinaría, que tendría poder sobre ellos. Pero el hombre, en su falaz interpretación, como hace siempre en beneficio propio, quiso ponerlos a su servicio, esclavizarlos y explotarlos como seres inferiores, dando rienda suelta a su codicia y egoísmo dentro de una cultura estratificada de dominio de todo el entorno. El indio gestionaba bien la relación sostenida con el entorno, el blanco no, pues a medio y largo plazo resultaría como el caballo de Atila.

Me quedé reflexionando si vale la pena esta tecnología para usarla como se está usando. Si tiene sentido este ritmo endiablado de consumismo atentatorio contra la propia naturaleza. Si no estaremos perdiendo la esencia del ser humano equilibrado para convertirnos en meros saprofitos, que se alimenta de un mundo en plena descomposición al que secan y destruyen. Sí, es la soberbia del dominio tecnológico, del poder de las armas de guerra, de delirio megalómano de gente inmadura psicológicamente, que solo pretende reafirmarse desde su inseguridad manifiesta, desde su analfabetismo existencial, desde su puerilidad inmersa en una cultura de confrontación que busca el poder de unos sobre otros para dar satisfacción insaciable a su codicia.

Trump ha reavivado las conciencias de mucha gente de bien. Ahora nos preguntamos, tanto o más que antes, dónde nos lleva esa política egocéntrica de dominancia. ¿No estaremos abocados a un conflicto irresoluble, o de muy mala solución, donde el desencuentro acabe con el más mínimo atisbo de paz entre esos pueblos que, en su día, convivieron pacíficamente? Si queremos un mundo de paz, coherente y en respetuosa convivencia no podemos prescindir de la sensatez en nuestros dirigentes, de la madurez psicológica, del sentido común que es el que defiendo los intereses comunes de todos los hombres y mujeres de la tierra en relación con su entorno. Los dirigentes impulsivos, cuyo vínculo predominante con sus votantes es el emocional y no el racional, ejercen la demagogia y la engañifa para conseguir sus objetivos personales, que en muchos casos no dejan de ser superar sus frustraciones y dar satisfacción a sus ansias de poder…

Creo que voy a volver a escuchar esa linda música y dejarme llevar por sus notas para volar como el cóndor sobre valles y montañas, ciudades, pueblos, ríos y lagos antes de que esta gente irracional acabe destrozándolo todo. Soy una gota de agua en este inmenso océano que no puede cambiar nada, solo la gota de agua, mientras ayuda a las otras gotas, con las que tiene contacto, a buscar también su camino de purificación intelectual y espiritual en comunión con todo el universo. ¿Me acompañas?