lunes, 18 de agosto de 2014

78 aniversario del asesinato de García Lorca



En la madrugada del 18 al 19 de agosto de 1936, asesinaron a  Federico Garcia Lorca unos desalmados que preferían hacer correr la sangre en lugar de la palabra, imponer la idea única y someter a la gente ante el dictado de sátrapas que pensaban que España era suya y de los suyos. 
Tocaba el piano y componía. Tiene espléndidas y populares canciones, de las que os dejo una grabación de la Argentinita.
Hoy quiero darle mi pequeño homenaje con este poema:
 -----------
A Federico García Lorca
(78 aniversario de su asesinato)
 ------------------
Ay, mi amigo Federico
maestro donde los haya
líder de verbo y poema
amante de la fragancia
que van sembrando los aires
en las huertas de Granada.

Contigo se fue la vida,
sensibilidad dorada,
que va sembrando el sentido
que solo percibe el alma
de poetas y juglares
que entre los olivos verdes
mecen su cuna gitana.

Tu sangre en la tierra yerma
hizo brotar la esperanza
del amor entre los pueblos
sin distinciones ni casta.

Pero también tu asesino
acecha desde su casa
imponiendo su dominio
y frustrando la palabra.

Hoy siguen tus enemigos
escondidos tras las jaras
con sus ideas enquistadas
deseando darte muerte
en cuanto florezca tu alma.

Sus pistolas van cargadas
con balas de intransigencia
de sumisión y autocracia
para rendir a quien quiera
luchar por la democracia.

No se han ido,
se cambiaron de camisa
para seguir siendo ellos
los que dirigen y mandan.

Siguen con su beaterio
su boato y añoranza
de tiempos de buen recuerdo
para los de su calaña.

Los muertos que te acompañan
siguen sobre las cunetas
allí donde los mataran,
sus huesos están perdidos
sus familias desoladas
y la gente del gobierno
le va negando la gracia
de reposar en sus tumbas
para no sacar a flote
tantos crímenes de guerra,
llanto, atropello y vileza
como los que ejecutaran.

Los curas hacen beatos
a frailes asesinados
en la guerra que avivaron
creando tanta desgracia,
siguen, como han sido siempre,
barriendo para su casa
sin reconocer siquiera
las desgracias que causaran
arropando a los rebeldes
y bendiciendo su causa.

Somos muchos los que hoy
recordamos la desgracia
que significó la muerte
de una mente tan preclara
por dementes asesinos
vasallos de intolerancia.

Autor: Antonio Porras
Málaga, 18
de agosto de 2014




lunes, 11 de agosto de 2014

La luna, mi musa...


La luna es una de las musas más influyentes del cosmos. Despierta en el poeta mil sentimientos y emociones que se transforman en poesía con diferente temática y argumento. Esta noche, desde mi terraza, se veía esta imagen de luna tan llena que me llevó a escribir el primer poema. Os dejo otro de diferentes calado polisémico.

Luna llena el 11/08/14 en Málaga
-------------
Luna llena

Esta noche la luna está llena,
su pálida cara es puro destello,
destellos de sombra de gélida plata.

Está llena…
con sangre de gente inocente
que fueron muriendo.

De lobos hambrientos,
vampiros sedientos de sangre caliente,
de dolor y miedo,
de Gazas y Ucranias, de persas y medos
que siguen sangrando sin ver el remedio.

Se tapa la cara de tanta vergüenza
que siente ante el odio
que siembra de muerte su nítido cielo.

Pobre luna llena
¿Por qué no te escondes?
¿Por qué no te apagas
y no le das luz a este desafuero?

Y tú, cómplice de amores,
aterrorizada
vives el perverso juego
de sangre y de guerra
al que juegan ellos.

Los fuertes aplastan al débil
el débil no tiene consuelo
al ver como mueren sus hijos
y sus casas rodar por el suelo.

Esa pugna maldita entre dioses
puede que no acabe
hasta ver que esos dioses han muerto.

Foto tomada de internet
-------------------
La otra cara de la luna

Luna de frígida plata
mi luna de pergamino
que vas sembrando en la noche
tantos amores furtivos.

Que proteges con tu manto
los amoríos escondidos
para dar rienda a pasiones
de ese mundo tan prohibido.

Que sellas con tu presencia
esas promesas de amor
que sustentan los delirios
en noches de enamorados
entre besos y suspiros.

Ay, luna tan celestina,
me pregunto dónde has ido
que no te veo en mi camino.

Antonio Porras

Málaga, 11-08-2014

sábado, 9 de agosto de 2014

Hiroshima, 69 años ha…


El 69 siempre fue un número mágico, con simbología sensual, es el número que, si lo miras bien, parece que cierra el círculo de la sexualidad al juntar dos cuerpos en uno… y sexualidad bien entendida tienen una connotación de felicidad absoluta. Felatio-cunnilingus, placer prohibido que busca ser descubierto desde el tacto y el contacto de mucosas cargadas de sensibilidad extrema, donde las terminaciones nerviosas están más a flor de  piel, donde el sentir y el estímulo es más intenso y placentero, donde los puntos esenciales, de receptividad desmedida, te elevan al clímax en una comunión deliciosa y orgásmica que une las almas de dos seres que se quieren y desean. La mucosa es una piel fina, un velo cobertor que permite la conexión entre dos mundos externos sin la frontera rígida y estructurada de la piel endurecida por la vida, por la prohibición y la norma encorsetadora que nos fueron forjando y fraguando hasta ser lo que somos, piel rugosa y curtida que nos hace insensibles al entorno o, al menos, nos lo acaba condicionando. ¿Por qué escribo esto como preámbulo a lo que viene después? Será porque siempre se ha de conjugar Eros y Tanatos... Amor y Muerte forman parte de la vida.

Por tanto, no quiero, en este momento, hablar de ese 69 y lo que pueda tener de connotación en el sentido que he expuesto, sino de otras evocaciones que tiene ese número en el día de hoy. Es curioso, como en este año, pasamos del 69 del placer al 69 de dolor y de la muerte. Hoy hace 69 años que unos asesinos masivos, decidieron arrojar un arma mortífera de incalculables consecuencias, no ya por sus efectos inmediatos, que eran aterradores, sino por las secuelas y patologías cancerígenas que se desencadenarían a medio y largo plazo. Para mí ha sido el mayor crimen contra la humanidad que se ha perpetrado de una sola tacada. La excusa que ponen sus defensores es que acortó la guerra y evitó otros sufrimientos que se habrían dado de prolongarse el conflicto. Lo malo es que fue a costa de 120.000 muertos civiles y 360.000 heridos de muerte y horror, sin olvidar Nagasaki. Ello nos dio el verdadero rasero por el que pueden medirse los instintos asesinos del ser humano, la quiebra de valores y el desprecio a la vida ajena. Truman nunca debió dar esa orden y sacrificar, a modo de omnipotente dios menor, la vida de tantos inocentes. Dio el pistoletazo de salida para quienes quisieran, en el futuro, usar el terror civil como arma de guerra, como estamos viendo en la actualidad. Se confirmó la desaparición de la caballerosa concepción de los conflictos bélicos para convertirlos en crímenes de lesa humanidad. La historia deberá juzgar tamaña iniquidad, pero, claro, ese juicio solo tendrá lugar cuando se redefinan los principios humanos o el país que cometió el atropello sea una potencia de segundo orden sin capacidad de manipular y reconducir las opiniones de la gente.



No debieron de tener muy claro la bondad de su acto, pues cayeron en la torpeza de darle la gloria de la nominación del avión al propio piloto asesino que lanzaría la mortífera arma y, qué desfachatez, en un alarde de devoto hijo, le puso el nombre de su madre, Enola Gay Tibbets. ¿Qué idea de madre debería tener ese sujeto que asimiló la bomba asesina con su propia madre en sentido simbólico? Pero es más, le ponen a la bomba el nombre de Little Boy (pequeño niño o niñito). Juegan, pues, con dos cosas sagradas, para sembrar la muerte, la maternidad que es símbolo de vida, de creación y desarrollo del individuo y, a la vez, juegan con la inocencia y candidez de la infancia. Es como si inconscientemente quisieran redimir su pecado consciente a través de esta simbología. Pero esta simbología construía una metáfora implacable, un constructo cuyo mensaje era aterrador: “la madre da a luz, lanzándolo desde su vientre al abismo, a un pequeño niño que destruye la vida de 120.000 personas y deja heridos a otros varios cientos de miles”.

Era una premonición de cómo sería la vida en el planeta en un futuro. Solo el terror controlaría la guerra entre las grandes potencias, aunque se mantendrían con su máxima crudeza en otros lugares donde el ser humano pasaba a ser de segundo orden, para dilucidar conflictos locales. Muerte y hostilidades en fronteras de influencia, armas convencionales para dirimirlos, pero siempre la espada de Damocles de la guerra nuclear para neutralizar el conflicto a gran escala, para persuadir al poderoso enemigo…

Lanzaron la bomba a las 8.15 de la mañana del 6 de agosto de 1945. Cuando el capitán Robert Lewis, copiloto del bombardero vio el efecto dijo: “Dios mío ¿Qué hemos hecho?” Pero Dios, como siempre que hay una guerra, estaba ausente. El destino del mundo lo había dejando en manos del hombre y el hombre, arropado por el odio y la sinrazón lo entregaba a los militares expertos en la gestión de la muerte y la destrucción.


Pero el hombre, dentro de su vileza, también es portador de valores superiores y es capaz de reconvertir y reconducir las cosas hasta volver a crear vida y belleza donde solo había muerte y destrucción. Ante la muerte siempre hay un canto de construcción y de vida...



domingo, 3 de agosto de 2014

Hay cosas que matan más que el virus Ébola y no hacemos nada.


Afectado por el virus Ébole en África
Acaba de aterrorizarme la TV. El Ébola se extiende. Un médico estadounidense ha vuelto a su país infectado, por lo que se han tomado medidas espectaculares para su traslado e ingreso en un centro asistencial. Creo que esta espectacular puesta a punto acaba creando una tremenda alarma social. Los americanos ya dicen que pondrán en circulación una vacuna específica, aunque no está suficientemente contrastada, para frenar la epidemia. Han muerto cerca de 700 personas en África.

Me ha venido a la memoria el caso de la Gripe A, el trasiego que se montó, la alarma que se creó,  el miedo que se propagó y la cantidad de vacunas que vendieron los laboratorios a los acojonados Estados, ante el temor de que la población se volviera contra sus gobiernos y les acusara de irresponsabilidad por dejar a la ciudadanía indefensa ante tal amenaza. Luego, tras comprar millones de vacunas a estos laboratorios, no se usaron ni la cuarta parte. Todo acabó oliendo a chanchullo, a chantaje de las multinacionales farmacéuticas, para ganar unos cuartos y dar salida al producto. Incluso hubo quien dijo que era una maniobra orquestada por ellos para ostentar y utilizar el poder que se desprende del miedo. El chantaje a los gobiernos es una realidad que sigue estando a la orden del día, chantaje que se facilita cuando los gobiernos juegan al mismo juego, cuando son de los suyos y no de los nuestros. También lo hace la banca y el mundo financiero, como se está viendo con la crisis. El neoliberalismo es el marco perfecto para hacerlo, ya que se somete a los Estados a esa ley de mercado libre que lo define como regulador del sistema, neutralizando la actividad reguladora que todo gobierno debe ejercer sobre la organización comercial que lleve a un comercio justo y razonable.

Pero volvamos al tema. La verdad es que la gripe común, según que datos se manejen, acaba con la vida de entre 250.000 y 500.000 personas al año en todo el mundo, algo así como 500 veces más que este Ébola. En España entre 1.500 y 4.000 fallecimiento al año. A uno le sorprende la forma de tratar estos temas y, siendo sanitario y psicólogo social aún más, en tanto se sospecha de intereses ocultos, de extrañas manos que mueven los hilos para crear las condiciones sociales que permitan, mediante el miedo y la alarma social, justificar cualquier gasto o actuación que lleve a llenarse las arcas de las multinacionales. La inversión para neutralizar esta incipiente epidemia, aunque el virus se conoce desde 1976 en que se aisló la cepa en Zaire, es un negocio prometedor para los laboratorios si se propaga al mundo civilizado, pues será cuando la alarma social sea más efectiva para presionar a los gobiernos occidentales. Hasta ahora han caído varios cientos de sujetos africanos. Es curioso, y líbreme dios de ser mal pensado, que todos estos inventos se suelen dar en África, un excelente campo de cultivo para la investigación. Pero ahora ya tenemos un contagiado dentro de los EE. UU. que, por cierto, era un luchador contra esta epidemia, uno de los que están en primera fila y caen antes que los demás.

Pero no seamos suspicaces y volvamos a otra comparativa. Fijémonos en lo que dicen en la página web de la WFP referido al Programa Mundial de Alimentos: La desnutrición contribuye con la muerte de 2,6 millones de niños menores de 5 años, un tercio del total global. La ONG Acción contra el Hambre en su nueva campaña en España, denuncia que actualmente 10.000 niños mueren de hambre al día. Y luego, Unicef denuncia que 19.000 niños mueren al día por causas evitables. Mirad que estamos hablando solo de niños. Pero las armas ilegales matan a 245.000 personas al año. Los errores médicos, las medicinas ilegales y las legales, las drogas, el tabaco, los accidentes de tráfico y de trabajo, la guerras y conflictos internacionales y civiles, las… las… las… En Gaza ya van, en menos de un mes, más de 1700 muertos y más de 7000 heridos... 

Afectados por el virus de la guerra en Gaza
Qué curioso, montamos un dispositivo impresionante para presentar lo malo que es el virus Ébole, que es malísimo sin duda, pues acaba con 700 personas al año, pero apenas damos crédito a lo demás. Hablamos de vacuna contra el virus, pero no cortamos de raíz el hambre y la miseria de los pueblos del tercer mundo, los conflictos bélicos, las muertes evitables a lo largo y ancho del globo terráqueo.

Me da pena. Me da pena porque veo en todo ello intereses ocultos, marginalidad según los grupos afectados, indiferencia por parte del poder ante los desamparados. Parece ser que el dios dinero, que mueve la economía, la inversión y los principios de actuación del mercado, no pondrá nunca su ojo en esta gente, ya que no es rentable para sus intereses. Deberán morir de hambre, de enfermedad, de  frio o de calor… qué más da, si no son de los nuestros, si no tienen nada con qué pagar el esfuerzo que hemos hecho para conseguir el medicamento que les cure, o el nivel de desarrollo de nuestra industria y economía. Es su sino, su Karma, si ellos no consumen, nosotros lo consumiremos por ellos.

Dios ha muerto, lo mató otro dios menor llamado dinero. Quienes creen en su Dios verdadero, en el de la justicia, el amor, la igualdad, el que defiende al ser humano contra las atrocidades del sistema irracional que nos embarga, debería fortalecer la lucha para matar al dios menor y hacer que reine el Dios mayor, el que hace del hombre un ser humano, fraternal y racionalmente integrado en el sistema de vida del planeta. No importa que ese Dios sea uno u otro, o que uno sea agnóstico o ateo, si en el fondo dios es una energía que llevamos todos dentro a la que hay que despertar librándonos de quienes lo raptaron y lo hicieron suyo de forma excluyente.

Busquemos la vacuna contra el Ébola, pero también contra Israel que va matando más que el propio Ébola, contra Hamas que cultiva el odio sembrado por Israel, contra el integrismo, el fanatismo y la soberbia, contra el egoísmo desmesurado que desprecia la vida ajena, contra todo aquello que lleve a la muerte de gente que no hayan cumplido su proceso de vida creativa. 

"El ser humano merece vivir para crecer, evolucionar y morir en paz".




sábado, 2 de agosto de 2014

Entre mentira y verdad


Hoy, una vez más, hemos de convivir con la mentira, con la falacia, de quienes nos creen idiotas, de aquellos que por estar donde están, por ostentar el poder aquí o allá, se siente con la capacidad de manipular, con el cinismo de tergiversar, falsear, desnaturalizar, adulterar, corromper y alterar la verdad. Su verdad no deja de ser una entelequia goebbeliana, es decir una mentira repetida hasta la saciedad para convertirla en verdad percibida por quien no quiere devanarse los sesos con su propio pensamiento y razonamiento, en discernir libremente, leyendo entre líneas y desmontando argumentos insostenibles.

Miente el político rastrero que sirve a otro señor que no es quien le vota, el cínico corrupto, el gobierno con su demagogia sobre la crisis, el periodista vendido, el tertuliano torticero cuando no mercenario que quiere manipular la opinión pública.  Mienten Israel y Hamás en el conflicto, pero no las imágenes en general que se ven con los muertos y heridos, con la destrucción y la debacle. Miente y manipula, en función de su interés, todo el que ostenta el poder y quiere arrimar el ascua a su sardina.

Estamos en un mundo de mentira y manipulación y ellos lo saben, por eso tienen el poder y el control sobre la información y sus medios. Las mentes mediocres caerán ante sus “verdades” sujetadas por miedos y egoísmos, por la indolencia de esas mentes alienadas que solo verán su entorno inmediato, su bienestar relativo, proyectando frustraciones en el fútbol o en su credo. Emplean la técnica del palo y la zanahoria… si andas hacia donde ellos dicen te darán la zanahoria, o sea un pequeño sueldo para poder subsistir, pero si no lo haces acabarás apaleado… apaleado por la miseria, la pobreza, el paro, la desigualdad y la injusticia.

Ahora, estamos saliendo de la crisis, nos dicen. Qué cinismo más aberrante. Nos han metido en ella hasta conseguir que los sueldos sean una miseria que devengan en ventajas para la empresa y el capital. En todo caso nos están instaurando en ella definitivamente. Nos vamos a quedar aquí porque ya no podemos ir más abajo sin que salten las alarmas de la tolerancia social y la gente se rebele. Nos han dejado caer al abismo sin hacer valer los derechos constitucionales básicos. Derecho a la vivienda, a la educación, a la salud, etc. Nos están desmontando el Estado del Bienestar ganado durante tantos años de lucha y trabajo para entregar las empresas públicas, que son de todos, a la privada, a las de sus amigos donde serán recogidos y admitidos en sus consejos de administración mañana, como premio a su trabajo de caballo de Troya.

La masa se controla y tienen medios y conocimiento para ello. Solo quedarán cuatro chalados que claman en el desierto, pero cuando empieza a calar el discurso del desencanto y afloran grupos que pueden arrebatarles el poder, se echan a temblar y solo saben seguir manipulando con sus mentiras para denostar al contrincante, como está pasando con la cabeza visible de Podemos. “Podemos” crece y eso es alarmante. Si vieran que pierden el poder, posiblemente, llamarían a los salvadores de la patria para evitar que el “populismo” (despectivamente “populacho”) se adueñe de la calle. Mientras tanto dirán que el pueblo descontento es bolivariano, castrista e, incluso, iraní, en un acto de desmesura antidemocrática que deja al descubierto su verdadera catadura política.

Y yo me pregunto: ¿Tendremos que aguantar estoicamente sus excesos, sus falacias y engaños, sus corrupciones y manipulaciones? ¿Cuándo se acabarán los Pujoles, los Bárcenas, los EREs, los Fabras y demás? ¿Cuándo tendremos unos políticos de convicción democrática real que nos representen y dirijan dignamente? ¿Cuándo contaremos con gobiernos que nos digan la verdad, que nos informen de las cosas como a adultos, que no siembren la sospecha con sus actos, que cumplan sus programas y gobiernen para el pueblo y no para sus amigos? Tal vez no los tengamos hasta que no seamos capaces de crearlos, sostenerlos y controlarlos.

Concluyo con que no se es librepensador si no tienes la capacidad y la actitud de serlo. Los grandes librepensadores fueron los que tuvieron una visión humanista del mundo y no ejercieron como gregarios en grupos de poder, sino que fueron críticos con ellos dificultando su manipulación. Pensar libremente no solo es un derecho, sino una obligación del ser humano que viene a este mundo a desarrollar sus potencialidades a pesar de quienes quieran poner zancadillas y reconducirlos como un rebaño, bien desde el punto de vista político o religioso.


No estamos muertos: ¡PIENSO, LUEGO EXISTO!

VE LOS INFORMATIVOS CON CRITERIO