lunes, 25 de noviembre de 2013

Que no se ponga la noche



Que no se ponga la noche

----------------------------------

Que no,
que no se ponga la noche
que no se oscurezca el día
sin que las estrella den
nueva albor a tanta inquina.

Que son muchas amenazas
que quieren tornar la luz
en los oscuros senderos
marcados por la codicia.

Ya nos quitan los valores
ya nos alienan la vida
ya nos quieren volver tontos
para tragar la inmundicia.

No, no quiero la oscuridad
donde confundan las mentes
donde me maten los sueños
con terrores indecentes
que me lleven a sufrir
la violencia insolidaria
que siembran con la perfidia.

El mundo que están creando
es un mundo de injusticia
donde todo ser humano
ha de hincarse de  rodillas
adorando al dios dinero
y al mundo capitalista.

Ellos, que son sus lacayos
nos engañan cada día
nos prometen mejor vida
a través de felonías,
pero solo es para ellos
los miembros de su partida
los que van chalaneando
entre avaricia y codicia,
los que mienten más que hablan
los que gobiernan y mandan
los que esconden su malicia.

No, antes de llegar la noche
sembrada por este día
quiero que cambien las cosas
quiero que vuelva otra vida
donde el ser humano sea
el dueño de su partida,
quien decida por sí mismo
cómo ha de forjar sus días.



miércoles, 20 de noviembre de 2013

Estamos huérfanos, políticamente hablando…


La verdad es que se nos está desmontando todo. Los años de lucha por la democracia, la fe en el mundo político, las ilusiones de igualdad y equidad, los derechos ciudadanos conquistados, el Estado del Bienestar, la sanidad y la escuela pública, la cohesión social y un amplio etc. de conquistas que se están viendo cuestionadas por la llamada crisis, provocada por los poderes económicos y gestionada en su propio beneficio. Pero, no nos engañemos, esto tiene pinta de estar perfectamente orquestado para establecer un nuevo orden mundial donde el poder del mundo económico anule el sistema democrático, donde todo ser humano esté sometido a la tiranía del mercado, donde todo se vende y se compra. La globalización es la base sobre la que se fundamente este movimiento, que se escapa al poder de los Estados, ya que al desaparecer las fronteras y el control de las transacciones económicas, al existir los paraísos fiscales y el flujo libre de capital, acaban descapitalizando a un país, cuando no lo someten a la opresión del mercado de la deuda y le hace doblegar la cerviz si no se humilla voluntariamente. Pero vayamos por partes. Para comprender lo que está pasando no estaría de más que analizáramos los últimos movimientos habidos en el mundo en materia económica y política. ¿Por tanto, qué ha pasado en los últimos años?

Hasta hace bien poco, antes de la desaparición de la Unión Soviética, había dos mundos enfrentados, con dos modelos sociales diferentes. Por un lado el modelo capitalista, de libre mercado, amparado por un sistema político de democracia universal. Por otro el modelo comunista, dictatorial, donde el Estado lo era todo, padre, madre y protector, mientras el ciudadano, en lugar de soberano era súbdito de ese Estado. Allí la necesidad y el hambre estaban repartidas, mientras ahora la abundancia está arriba y la miseria abajo. Por tanto el poder económico del sistema capitalista está en manos privadas, mientras que en el sistema comunista está en manos del Estado. Eso es clave para comprender lo que ha de venir después.

¿Cómo se desmonta el Estado Comunista? Fácilmente. Lo único que se ha de conseguir es una caterva de políticos corruptos, que abandone el ideario comunista, donde el Estado es el referente de la sociedad, tanto en lo económico como en lo social, capaces de desmantelarlo y privatizándolo todo. El señuelo es la posibilidad de crear grupos económicos al estilo occidental, encabezados por los poderes fácticos del régimen (léase cargos del partido, afines al mismo, KGB, etc.) que se acaban adueñando, en plan mafioso, de la economía del Estado, sobre todo de las empresas importantes en sectores estratégicos como la energía, las comunicaciones, la sanidad, la industria, etc. Esto hace que se caiga el telón y empiece otra obra en otro escenario, donde todo el esfuerzo realizado por la masa trabajadora, explotada por el Estado, acabe en manos privadas a precios irrisorios.

Desaparecida la URSS, desaparece el valedor y la alternativa al mundo obrero en su sentido clásico, donde un Estado poderoso garantizaba la igualdad y la justicia social, al menos en teoría. Por tanto, el miedo o la intimidación que pudiera ejercer la masa trabajadora sobre el sistema capitalista, al amparo de la filosofía comunista, se desmorona, el capitalismo se queda sin alternativa política. Por otro lado, el flujo de la tendencia privatizadora iniciada en esos estados se expande, se propaga la idea de la ineficiencia de lo público y la eficiencia de lo privado, con la intención de relegar al Estado a mero gestor de servicios mientras lo privado ejerce de proveedor. Ello implica desplazar el poder económico desde el Estado al capital privado, pero con garantía de que el sistema funcionará siempre en tanto el Estado es un cliente fijo y seguro y cuando haya pérdidas las absorberá este con los impuestos que pagamos todos los ciudadanos. De ahí viene lo de privatizar los beneficios y socializar las pérdidas, hecho que estamos viviendo en la actualidad con la banca, que no deja de tener una connotación de servicio público en tanto el dinero es la base del progreso económico de cualquier país.

Para conseguir esto, el sistema tiene que modificarse, pues si bien hasta ahora la democracia, con su soberanía popular, era una fuerza ideológica de primera magnitud para oponerse a la dictadura comunista, lo que garantizaba la exclusión de occidente de esa influencia con base en la participación ciudadana, deja de tener su valor y se plantea corromperla desde el poder del dinero, como ya se corrompió el sistema oligárquico del comunismo, llevándolos a adueñarse del entramado empresarial del Estado al que servían. En este sentido, los partidos políticos, que son las estructuras donde se representan las ideologías del pueblo, se apartan de su propio modelo ideológico y se ajustan al sistema capitalista sin demasiada distinción entre izquierda o derecha, entre política económico favorecedora del poder financiero o de la masa social. Por tanto se enfrentan, al menos para mí, dos modelos de priorización económica. Uno basado en el desarrollo del capital como motor del mundo, al que se ha de servir pleitesía, regentado por los poderes clásicos, donde se entiende el progreso como material y al ser humano como actor en la producción y el consumo, que le llevan a la alienación personal, lo que le hace más manipulable y servicial. Por otro lado, la minoría intelectual, entiende que la economía ha de tener un componente humanista, ha de entender el desarrollo como el progreso personal en todas sus dimensiones, tanto desde el punto de vista económico, como intelectual y/o espiritual y social, con valores fundamentados en la concepción humanista de la vida; en este sentido de vida abarco todo el sistema, el contexto, el medio ambiente y el ecosistema en su sentido más amplio.

De fondo tenemos una concepción neoliberal, al amparo de las políticas que iniciaron los neoconservadores, desde el mismo Ronald Reagan en los EE. UU. y su homónima Margaret Thatcher en Inglaterra. Es un nuevo proyecto de marco universal, donde la economía será el motor del mundo y las empresas los agentes del desarrollo mediante el mercado libre, siguiendo los planteamientos de Milton Friedman. En este sentido, y retomando el desmantelamiento de la URSS, se actúa, desde Reagan, en connivencia con Gorbachov y su perestroika, para modificar, en un principio mediante una apertura, el sistema comunista, pero que acaba liderado por un sujeto extraño, como era el extravagante Boris Yeltsin, en cuya etapa se generalizó la corrupción en el desmantelamiento de la URSS.

En contraposición a esta tendencia existe otra filosofía económica, en la que el Estado tiene mayor protagonismo mediante la inversión pública, a través de ella da trabajo al mundo empresarial, mediante grandes obras e infraestructuras que consolidan el entramado de servicios, vías de comunicación, etc. más en la línea del pensamiento económico de John Maynard Keynes y la teoría del keynesianismo. Pero, en fin, esto forma parte de los axiomas de las teorías económicas, que no vienen al caso. De todas formas sí es importante establecer estas líneas de diferenciación teórica para ver hacía donde debemos orientar nuestra tendencia económica.

En resumen, podemos decir que el mundo está girando desde una soberanía popular hacia una soberanía del mundo financiero, desde el poder del Estado y sus gobiernos elegidos democráticamente y bajo principios relacionados con ideologías y programas de trabajo, a un poder de corruptos que engañan al pueblo, que presentan un programa y hacen otro, que en el fondo están al servicio de intereses espurios, propios y de su adláteres, o sea, de la gente que integra el partido y de los poderes financieros que les favorecen personalmente, bien de forma directa o indirecta. Es patético ver a expresidentes del gobierno, a exministros y demás representantes políticos, la cantidad de imbecilidades que dicen al amparo de lo que fueron, pero que no resisten la más mínima argumentación lógica. Pero también es deslumbrante ver como hay gran cantidad de gente que, por servilismo gregario, es decir por pertenecer ideológicamente a esa tendencia, acaba dando pábulo o crédito a tanta necedad. Ese es el tipo de sujeto que le interesa a ese nuevo marco mundial.

Por tanto, podemos decir que hubo un momento en que en la balanza había, por un lado el comunismo y por otro el capitalismo democrático. Que el capitalismo democrático era más idóneo para el desarrollo de las personas, en tanto se respetaba su soberanía,  pero que una vez desaparecido el contrapeso de la balanza, el capitalismo busca perder el calificativo de democrático y caminar por sendas de imposición, bien manipulando a través de sus medios de comunicación o a través de su poder y chantaje económico, pero en todo caso relegando el poder de los Estados y tomando ellos el protagonismo.

Luego surgen otras cuestiones a nivel internacional que son dignas de tener en cuenta para justificar la pérdida de libertad y privacidad de los ciudadanos, lo que facilita su control. Pero ese es otro trema que merece una reflexión pormenorizada aparte.


jueves, 7 de noviembre de 2013

Libación

Imagen tomada de internet

Hace días que no escribo poesía, parece que he estado en dique seco, hoy vuelvo a lanzar mi pluma al aire y dejarla que vuele en busca de unos versos de amor imaginario, libando la esencia de la vida…
-------------------
Libación

Deja que libe de tus labios la esencia de tu alma
que atraviese los mares de tus sueños
que vuele sobre el cielo de tu gloria
que enloquezca en tu fragancia.

Deja que mi estrella guíe tu senda
que mi sol caliente tu invierno
que mi luna ilumine tu noche
que mi aurora despierte tu ensueño.

Deja que mi río inunde tus entrañas
que mi espíritu se aloje en tus adentros
que pueble de pasión tus campos y vergeles
que el soplo de mi brisa cimiente tu mañana.

Deja que en tus ojos se abra la ventana
que pueda entrar por ella
que llegue hasta tu alma
y que al formar un todo
me diluya contigo hasta perderme.