jueves, 25 de julio de 2013

Triste día



Hoy es un día triste. Por si no tuviéramos bastante sufrimiento en este jodido mundo, con guerras, crisis, paro, injusticias, hambre, pobreza, enfermedades, miseria, insolidaridad, codicia, corrupción y un amplio etc. de maldades, se suma ese trágico accidente de tren ocurrido en Santiago de Compostela, con tanta muerte y dolor.

Es cierto que las escenas nos acercan al sufrimiento de los demás, la empatía entra en juego, y hacemos nuestro el sufrimiento ajeno, como es de humanos. Pero, cada día está plagado de desgracias a lo largo de este mundo y es bueno recordarlo, para que la insensibilidad no se adueñe de nosotros y solo nos haga sensibles cuando vemos lo próximo y palpable.


Sin olvidarnos de todo ello, hoy es día de duelo por lo ocurrido en Santiago y a ellos dedico mi pensamiento y pesar en un acto de solidaridad y duelo.  

martes, 23 de julio de 2013

Anda la verdad y la mentira



















Anda la verdad y la mentira
jugando entre las sombras del destino
guiando por un lado el buen camino
sembrando la mentira el desatino.

¿Dónde está la verdad en este caos?
¿Dónde se encuentra la franqueza?
¿Dónde se esconde la divina providencia
que pueda conducir a la excelencia?

Cada vez se observa más hipocresía
más falacias en un mundo de embusteros
más políticos y gobiernos mal agüeros
que nos van engañando en el día a día.

Lo que era ya no es
y no sabemos ni siquiera si lo fue.
Si acaso un espejismo en el desierto
una ficción en la plena transición
una ilusión de jóvenes ilusos
que buscaron la verdad de los conceptos
que lucharon por cambiar los anatemas
paradigmas, arquetipos e ideales,
que al final resultaron ser quimeras.

Y ahora,
en la soledad de mis propias reflexiones,
me siento sumido en la orfandad
traicionado por la dura realidad
en un mundo de esperpentos y maldades
buscando mi camino y la verdad…



domingo, 14 de julio de 2013

DE DIOSES Y NIÑOS



DE DIOSES Y NIÑOS

En la mirada de un niño descubrí
la desnuda verdad de Dios
ellos son en realidad los únicos dioses
los únicos espíritus libres
no los amaestréis como a monos de feria.

Diógenes Kynikós

Esta reflexión  me crea una duda, unas preguntas que me llevan a un debate:

  1. ¿Hasta qué punto el ser humano lleva en sus genes una forma de desarrollar su intelecto, su conducta y su forma de entender el mundo?
  2. ¿Hasta qué punto la sociedad debe actuar sobre él?
  3. ¿Hasta qué punto esa actuación no es una intromisión para domarlo y someterlo a los intereses imperantes del poder establecido en esa cultura dominante?
  4. ¿Hasta qué punto no están muchas respuestas sobre el ser humano en el interior del sujeto que se reprime en su expresión?


Si el enfoque es de sometimiento servil al sistema, de asunción incontestable a la norma, de sacrificio por los intereses ajenos, ese niño está condenado a la represión, a la rendición a la autoridad impuesta y a la renuncia a su propia esencia… será  amaestrado como un mono para que sus conductas sean las que se esperan de él. Se le indicará qué tiene que amar y odiar, por qué tiene que morir y que matar, qué está bien y qué mal, cuáles de sus impulsos ha de controlar por inadecuados o impropios, cuales son las emociones y actitudes y dónde ha de volcarlas. Esta sociedad siempre ha forjado esclavos de la misma. Los libertadores fueron reprimidos y cuando llegaron al poder acabaron adoptando las conductas impropias que decían rechazar. Esta sociedad no busca el desarrollo de las personas sino el sometimiento al orden establecido. Un orden donde los principios y valores los imponen las religiones, los grupos de poder y las ideologías que los sustentan.

Si se educara para la libertad se potenciaría ese espíritu libre del niño, que emana del Dios que lo crea, para que se desarrollen en un campo de labranza, en este huerto de cultivo del espíritu y la inteligencia, que es la vivencia de la propia vida. En su interior va la semilla, solo hay que cultivarla y ayudarle a crecer, no a reprimirla, dominarla, podarla e injertarla con los intereses de los grupos de poder para hacerlo sumiso y esclavo de los mismos.

La sociedad está en crisis. Es una crisis cultural profunda, donde los valores no buscan la esencia del ser humano, sino su sometimiento; no busca su desarrollo, sino su capitulación para que ese desarrollo no sea intelectual sino servil y condicionado a los intereses del grupo dominante.

El gran problema está un nuestro sistema educativo incapaz de sembrar principios de respeto, tolerancia y aceptación de los demás. De educar a vuestro hijos en la libertad y la responsabilidad que conlleva, en ayudarles a encontrarse a sí mismos. En compartir el conocimiento. A discernir y desplegar su libre albedrio. A madurar como un árbol que al final da su fruto, distinto en cada caso, pero nutriente para los demás. Alguien dirá que para que crezca el árbol derecho habrá que obligarlo, pero olvidan que el árbol siempre busca la luz y a veces le hacemos crecer contranatura, obligándolo a desarrollarse en las tinieblas. Tal vez la luz esté en otro lado distinto al que nos está dirigiendo nuestro entorno, nuestro sistema, nuestra sociedad… Otro mundo es posible, pero habrá que redefinir los intereses de esta sociedad para encontrar la verdadera luz que alumbre al ser humano.

La inteligencia es la madre de la ciencia, de conocimiento, del saber y del bien hacer. Para educar a los niños no se ha de imponer la autoridad por sí misma, por la fuerza, sino por la razón y el sentido, por la convicción de que esa autoridad está revestida por esa razón y por la bondad que conlleva su ejercicio. La autoridad, en un mundo de iguales, se diluye y canaliza en sistemas democráticos donde el poder se delega, por lo que la autoridad no es de quien la ejerce, sino de quien se la ha dado… de todos los ciudadanos que se la otorgaron. Pero sobre el asco que despierta este sistema “democrático adulterado” y los representantes del poder y la manipulación que sufrimos será mejor hablar en otro momento para que la ira no nos nuble el pensamiento.

Esta sociedad no será libre mientras no se nos eduque en la libertad, pero para que esta sea efectiva habrá que ponerle el calificativo de solidaria: Libertad Solidaria y responsable, que busque el compartir el desarrollo de la esencia del ser humano para que cada uno aporte al conjunto de la sociedad lo mejor de sí mismo y no lo que determine un mercado manipulado y controlado por los intereses de los grupos de poder. ¡Ay! Hay que temerle a los grupos y los clubes tipo BELDEBERG que actúan desde la sombra dirigiendo a los gobiernos con su influencia económica. Es el cáncer del sistema: el dinero y cómo se usa por sus propietarios… el sistema capitalista avaricioso e inmoral y el mundo financiero.


Termino con una reflexión de Thomas Jefferson: “Considero que las entidades bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que las fuerzas militares… Si los ciudadanos americanos permiten a los bancos privados controlar la moneda, primero mediante la inflación, y después mediante la deflación, la banca y las corporaciones que proliferen alrededor (de los bancos) despojarán a los ciudadanos de toda la propiedad hasta que sus hijos se queden sin casas en un continente que conquistaron sus padres y a quienes pertenece todo lo que haya alrededor”.

viernes, 5 de julio de 2013

Las cifras del paro

¿La tele idiotiza?

Uno se pregunta por dónde coger las cifras del paro. Según nos informan, en junio el paro descendió en 127.248 personas, lo que debería significar que esa gente encontró empleo y que disminuyó el paro en España en esa cantidad. Qué alegría por esas 127.248 personas que han encontrado trabajo… ¡el paro ha descendido, tenemos más gente trabajando!    Pero hete aquí que si se lee la letra pequeña eso es mentira, es falso y se ve que intenta manipularnos, o lo que es lo mismo, engañarnos. El paro no ha descendido en esa cifra, pues de ser así se habría incrementado la cifra de cotizantes a la Seguridad Social en esa misma cantidad, pero solo se incrementó en 26.853 cotizantes. ¿Qué pasa con los 100.000 largos sujetos que ya no está en la lista de parados, que no cuentan como  tales? ¿Trabajan pero no están dados de alta en la S.S.? ¿Han fallecido? ¿Se han ido fuera de España? ¿O simplemente se han borrado de la lista por estar hastiados de tanto engaño e incompetencia? Posiblemente, en una proporción importante, los han aburrido y se apuntan eso como un triunfo los señores del gobierno, pero siguen en paro. Conclusión los parados no son los que están apuntados en las oficinas del paro, sino los que se desprenden de la encuesta de población activa, con todas sus limitaciones.

Si fueran exclusivamente los que hay apuntados en la oficina del INEM, poniendo trabas para que se apuntaran eliminaríamos el paro. Eso me recuerda a la original aportación de un alumno mío en un seminario sobre la gestión de las reclamaciones de los usuarios en los hospitales públicos, Estábamos en un Role Playing (juego de roles) donde uno hacía de gerente del hospital, otro de representante de los profesionales y otro representaba a los usuarios. El debate era sobre qué medidas había que tomar para reducir las reclamaciones. Resultó bastante interesante ver como cada estudiante había asumido su papel, con una perfección milimétrica, de arreglo a su propia concepción del rol de cada cual. Tras la representación se inició una tormenta de ideas (lluvia de ideas o brainstorming) y alguien dijo: “Lo mejor para resolver el problema de las reclamaciones es quitar el libro de reclamaciones, así no habrá reclamaciones”. Ello quería decir taparse los ojos y los oídos ante el problema, negarlo, pero el descontento y los hechos que provocaban las reclamaciones subsistirían, como es lógico, ahora bien, la estadística no registraría las reclamaciones y su existencia no figuraría en ningún lugar. Posiblemente muchos de esos 100.000 y pico que han desaparecido de la lista del INEM, y no cotizan en la S.S., no hayan encontrado trabajo y sigan en la misma situación lamentable en la que estaban, pero ya no nos martillean en los oídos sus quejas, o al menos eso pretende hacernos ver el gobierno.

Uno ya no sabe si estamos gobernados por gente incompetente de buena voluntad o si son, en gran medida, idiotas; también cabe que sean unos ladinos que nos van engañando tendenciosamente con las cifras y demás; o si piensan que los idiotas somos nosotros… o si, realmente, somos unos verdaderos idiotas la inmensa mayoría de la ciudadanía. El sentido del político manipulador, falaz y mentiroso solo tiene futuro si nos idiotizan y alienan. Sin dudan están en ello…


¿Para cuándo tendremos políticos valientes, que nos digan la verdad sin tapujos, que asuman su responsabilidad y compromiso con el ciudadano y tenga una visión estadista y no partidista de la res pública?