jueves, 30 de mayo de 2013

Hablando, por ejemplo, de las pensiones…

Jubilados

Se dice que para escribir solo hay que tener algo que contar y ponerse a ello, pero también podríamos decir que solo hay que ponerse a ello porque siempre hay algo que contar. Anoche tenía yo ganas de escribir, pero no sabía qué contar de tantas cosas como tenía… Esta mañana me siento inspirado por una cuestión, sobre todo por haberme encontrado con un joven con el que he hablado sobre el tema de las pensiones y la carga que representan para los que están trabajando. Bueno esa es su teoría, que están manteniendo a los jubilados aquellos que trabajan, con sus impuestos y sus cotizaciones.

Craso error, querido joven. Parece que esta filosofía le está haciendo el caldo a los gobernantes, así podrá siempre decir que se acabó el fondo de pensiones, cuando realmente han gastado lo que no debían donde no correspondía y el dinero que depositaron los ciudadanos durante su vida laboral puede quedar en el aire, lo que sería, francamente, un desfalco o despojo, o sea, un robo descarado de fondos pensados para otro fin, el asegurar la subsistencia del jubilado, de nuestros mayores, que ya colaboraron a levantar esta España, gobernada por tanto mediocre irresponsable y tendencioso, desde la miseria en que nos la dejó una guerra civil miserable y traidora para con la ciudadanía de un Estado de derecho inexistente, y sustraído de la legalidad por grupos de poder que siguen manipulando a su antojo los intereses de la nación.

 Verá usted joven: Durante muchos años, en mi caso 52 años de cotización, hemos estado pagando a la Seguridad Social una considerable cantidad en concepto de jubilación. Es decir, le hemos ido depositando en sus arcas un montante de dinero para garantizar que cuando llegara el momento nos lo devolverían mediante la pensión correspondiente y de acuerdo a las condiciones y bases de cálculo que habían establecidas mediante leyes. La parte de su compromiso consiste en gestionar esos recursos para que, llegado el momento, puedan garantizar esas pensiones contratadas con el ciudadano. En el caso de que fuera una empresa privada se le exigiría mediante juicio, si fuera necesario, que cumpliera con su compromiso contractual, lo que no exime de estar en esas mismas condiciones al propio Estado Español.

El pensionista no es un funcionario al que se le paga por el trabajo que realiza, al que se podrá o no despedir, bajar o negociar el sueldo o exigir compromisos nuevos… En todo caso, el respeto a las clausulas de un contrato debe ser prioritario y, si fuera necesario, negociarlo con los representantes de los trabajadores antes de someterlo a ningún cambio de forma unilateral, lo digo por la alusión que hago al funcionariado y a todo tipo de relación laboral, claro... Pero en el caso de las pensiones, no cabe negociación. Lo que se recibe no es un salario, sino el resultado de un depósito previamente establecido. No dejemos de exigirle a lo público lo que se le exigiría a la empresa privada cuando actúa como parte contratante de un seguro de pensiones. Tal vez, bajo la filosofía del sindicato de clases, deberemos acabar sindicándonos los jubilados como una clase única y singular que requiere un sistema de negociación y acuerdos diferentes, contando, además, con la aportación indiscutible de la justicia y los derechos adquiridos mediante el contrato inicial, o previo, a la propia jubilación. No es de recibo que no se cumplan acuerdos incuestionables y se baje el poder adquisitivo de la pensión porque el señor gobernante de turno y los partidos políticos del arco parlamentario así lo decidan obviando los derechos de una de las partes contratantes que entregó su dinero en depósito en su momento. Ahora bien, lo que no tiene ni pizca de sentido es que para el mundo político exista una sistemática diferente de cálculo y derechos de jubilación, donde se consiga la pensión con un mínimo tiempo cotizado, que las pensiones no estén sometidas a los mínimos establecidos y que se otorguen a distintas edades de al resto de la ciudadanía. Eso es un privilegio fraudulento y tendencioso por su parte; es decir, reprobable y rechazable por injusto, aunque sea legal.


Así que, querido joven, cambie el chip y piense que lo que usted paga no es para que me paguen la jubilación a mí, que ya di el dinero para ello en su momento, sino para que le paguen a usted la suya el día de mañana. De esa forma estará su mente y su actitud en disposición de defender sus intereses personales y no sometida al libre albedrio de los gobernantes de cada momento, que siempre podrían decir no hay dinero, a pesar del que usted les haya podido dar para salvaguardar su pensión de futura jubilación. No sea tonto y no asuma la responsabilidad que de ellos depende. Insisto, usted no paga nada, solo crea fondos para que se los devuelvan el día de mañana. Los pensionistas de hoy ya los pagaron. Espero que me haya comprendido y luche por sus y nuestros intereses que son los mismos con el devenir del tiempo. 

viernes, 24 de mayo de 2013

Transido de dolor

Imagen tomada de internet

Hace un año aproximadamente, un primo segundo mío perdió a su esposa por una penosa enfermedad. Él se llama José Ángel, ella se llamaba Quini. Era joven y llena de vida, cargada de vitalidad y entregada a sus hijos, su casa y su deber como madre y esposa. Hoy le quiero dedicar este homenaje sintiendo la empatía, al pensar, como esposo, en lo que significa la pérdida de la persona amada…


-----------------------
Transido de dolor 
mi corazón sangra a borbotones,
y es tanta su aflicción
que el llanto vuela con la brisa
gritando entre los campos y los mares
su angustia y soledad
su pena y desconsuelo.

Hoy, que ya no estás,
me dejas solo ante la nada,
ante la vida sin sentido que me embarga
ante el caos y la desesperanza
ante un lúgubre mañana
que anida en mis entrañas.

Ya nada será igual
ya nada merecerá ser vivido
con aquellas ilusiones y alegría
con el agua del amor
que brotaba de tu fuente.

Mis noches, cargadas de tristeza,
se baten en tu ausencia
en mar de abatimiento
de penas y agonía
que marca mi existencia.

Tú ya no estás
y yo me siento solo
solo y confundido
sin tu cálida mano
sin hombro que me acoja
sin tus labios generosos
sin tu voz y tu encanto
sin tu aliento y tu manto.

Mas tengo en mi presente tu pasado
tu empuje, vigor y fortaleza
que dio a esta vida la proeza
de vivir un tiempo afortunado.

Tú me das ese valor que necesito
para seguir en la lucha cada día
para poder conseguir el infinito
con que soñamos cuando tú vivías.

No estás,
mas tu esencia está presente
en todos los rincones de mi alma
en cada lugar de nuestra casa
en cada pensamiento que me absorbe.




martes, 21 de mayo de 2013

LOMCE. Lo que hay que Wert…

Imagen tomada de internet


No, no es solamente un juego de palabras con el apellido del tan cuestionado ministro Wert. La ley que ha fraguado tiene mucho que ver con la ideología y el adoctrinamiento, con la segregación y el sistema neoliberal que defienden en el gobierno y su partido. La ley Wert cuestiona muchas cosas cuestionables, pero no da soluciones a ellas, sino que las pueden complicar; es decir, si bien es cierto que el fracaso escolar en España es de tinte cultural, o sea, que está instalado en las conductas y formas de actuación de la ciudadanía, en su tolerancia y el asentamiento de los valores de la diferencia de clases (cultura para el de arriba, ignorancia para el de abajo), no es menos cierto que es imprescindible una salida consensuada a esta situación, pues seguimos estableciendo modelos educativos a conveniencia de cada partido que llaga al poder, lo que nos garantiza que cuando lleguen otros volveremos a sumirnos en el caos de otro cambio como este. Evidentemente ello es porque no se tiene en cuenta el interés en un modelo educativo libre y enfocado a las personas y su capacidad de desarrollo intelectual.

El problema de la educación en España no es el valor de una ley, que acaban pasándosela por el forro las partes implicadas, incluyendo a los padres que ya fracasaron en su escolarización, sino crear la cultura educacional que siembre la semilla en el niño desde su casa a la escuela, desde la calle a la TV, desde los amigos al ocio, desde la lectura al debate… Eso es cambiar esa cultura social, hacer a los sujetos más libres, no adoctrinarlos en valores religiosos, credos y dogmas opresores de la mente, sino en el desarrollo del libre albedrío responsable, en el discernimiento y la razón, en la investigación y el cuestionamiento sistemático de todo lo palpable, en la búsqueda de la verdad y de la ciencia.  

No vayamos de nuevo a dejar en manos del clero ese adoctrinamiento, al que solo ellos se sienten llamados a realizar, al que solo ellos pueden proceder. Si dejamos en la escuela la religión, esta o la otra, la católica o la musulmana, la evangelista o adventista, la judía o la budista (me es igual), estaremos sirviendo a intereses espurios de cualquier creencia. Y si alguien considera que con el dinero de la comunidad tiene derecho a que le formen en su fe, está cometiendo un error de bulto, pues la siembra colectiva de la fe se ha de dar en los lugares diseñados para ello, en las iglesias, en las mezquitas, en las sinagogas o en los salones del reino. Las escuelas no han de estar, bajo mi opinión, para adoctrinar en religión, sino para formar ciudadanos con principios y valores desarrollados desde la laicidad, desde los órganos de poder democráticos establecidos por la ciudadanía en las propias constituciones de los países. Sí es bueno, y lo defenderé invariablemente, que el ciudadano tenga un conocimiento de las religiones, de su historia y sus credos, de sus estructuras y funcionamiento, siempre bajo el sentido del respeto a las creencias ajenas. Pero la religión es patrimonio del creyente nada más y no ha de hacerse proselitismo institucional desde los órganos del Estado. Que evangelicen ellos con sus misiones…

Si llevamos la educación al campo religioso, si sometemos a valores doctrinales y dogmáticos la enseñanza, podremos acabar como el mundo musulmán, formando a la gente es las madrazas y estableciendo un tipo de sharia católica, donde ellos establecen la moral, las conductas, las reglas, lo que está bien y está mal; en suma, lo que se debe hacer… Y eso ya está lejos de nuestra civilización, ya quedó atrás, desbancado por la democracia, que tiene su sentido en un pueblo adulto y capaz de discernir… Tal vez por eso no quieran llevar la educación hacia el campo de la libertad y persisten en su adoctrinamiento. Y ojo, que no estoy en contra de que cada cual intente decir su verdad, sino al contrario, pero sí lo estoy de imponerla con el adoctrinamiento. La constitución es de todos, la religión de unos pocos. Si se ha de “adoctrinar”, de educar en valores sociales, estos han de ser los derechos humanos, los derechos constitucionales, cívicos, de las personas, sean de la religión que sean, sin importar la raza, su credo o procedencia. En suma, educar en el humanismo laico y respetuoso, que sume y no reste, que incluya y no excluya, que ponga al ser humano, en su desarrollo personal, por encima de intereses de grupo, un humanismo laico que no busca la destrucción de la religión, sino el respeto y la libertad de pensamiento. Si alguien cree o no cree que sea por convicción personal.

La fe y la ciencia, diga lo que diga el señor Rouco, no son muy compatibles. La fe es ciega, emanante de un credo, de una convicción intangible, de una verdad hipotética;  la ciencia es luz que se desprende de la razón, de contrastar y evaluar hipótesis, de la experiencia y la experimentación, de leyes contrastadas. La ciencia es empírica, la fe la podemos definir como “la aceptación de un enunciado declarado por alguien con determinada autoridad, conocimiento o experiencia, o como la suposición de que algo reflexionado por uno mismo es correcto aunque falten pruebas para llegar a una certeza sobre ese algo”. La fe va de la mano con la confianza, la ciencia de la contrastación.

Por tanto, la ciencia no es adoctrinamiento sino enseñanza, formación y desarrollo del conocimiento. A ello deben llevar las asignaturas que se den en las escuelas, a ello debe tender el proceso educativo. El adoctrinamiento es un proceso manipulativo del sujeto para formarlo en unos valores sociales, para socializarlo, para integrarlo en la sociedad a la que pertenece y que se sustenta en esos valores. Los valores de una sociedad moderna no son los de las religiones, que quedan para los propios creyentes, sino los que emanan de una evolución social de proyección hacia un futuro más justo y humano, en armonía y convivencia, en paz y alianza para establecer sinergias.

No señor Wert, el problema no lo va arreglar, sino complicar. Esta involucionando, yendo hacia atrás. Fusionando viejos intereses de corte religioso, con los de corte social, que nos recuerdan años pretéritos. La religión debe salir de la escuela y que cada credo se lo monte como mejor vea. Usted es el responsable de forjar sujetos racionales, ciudadanos justos, críticos, respetuosos  y comprometidos con la sociedad, no de sembrar dogmas y credos. Para ello es necesario un consenso final entre partidos políticos para que, de una vez por todas, se despolitice la enseñanza y se piense en las personas y no en los idearios de partidos ni los credos, de unos contra otros. Los españoles tenemos derecho a ser educados desde la asepsia, desde la limpieza y nitidez de las cosas, sin sentirnos manipulados en ese proceso por sus ideas e intereses. Es la única forma de acabar con las dos Españas, esas que se siguen enfrentando, dándose la espalda, cambiando leyes con cada llegada al poder. Hay leyes que se han de sostener en el tiempo para que den su fruto. Si hay fracaso escolar es porque ustedes no saben organizar la educación, porque son unos incompetentes y siempre andan echando pelotas fuera… la culpa siempre es de los demás. Pero a la hora de hacer otra ley no consideran la opinión de esos demás, lo que garantiza el fracaso, la interinidad de esa ley y, lo que es peor, la continuación y siembre de las dos Españas enfrentadas. Una centrípeta, centralista, impositiva, dictatorial, tradicionalista y retrógrada, en alianza y al amparo del palio religioso; otra centrífuga, descontenta, inconformista, con ansias de libertad, de corte humanista y laico… Ustedes quieren un tipo de ciudadano, ellos otro… Mientras, en ese bamboleo, todos perdemos y nuestros hijos son proclives al fracaso escolar, los padres andan despistados, el profesorado desorientado y ustedes, y los otros, verdaderos incompetentes y responsables del desaguisado, dando palos de ciego, cuando no de idiota por no comprender lo que realmente pasa.

No señor ministro, por ahí no vamos bien, es más, vamos al fracaso y la perpetuación de las dos Españas; o lo que es lo mismo, sembramos la desmembración y la falta de identidad común; eso sí, si somos obedientes y sumisos ganaremos el cielo que, al fin y al cabo, es lo importante, la salvación del alma, aunque la miseria, el sometimiento y el sufrimiento del pueblo sea el precio a pagar; a pagar por el pueblo, claro… ¿No cree?

Hagamos una sociedad justa, leal, menos corrupta, con sujetos libres y responsables, solidarios, respetuosos, empáticos, comprometidos con el buen funcionamiento del Estado, críticos y constructivos, más racionales, ecuánimes y lógicos… más humanos. Así tendremos mejores políticos, mejor cuna para que nazcan ustedes con menos fracaso profesional, por el bien de la sociedad... Pues esto es lo que hay que Wert, señor ministro.


Imagen tomada de internet

miércoles, 15 de mayo de 2013

Siento el dulzor de tus besos en mis labios

Imagen tomada de internet

Hoy, huyendo de la odiosa realidad que he denunciado en entradas anteriores, quiero ofreceros un poema, de esos que surgen de la nada, cuando uno toma la pluma y deja volar el pensamiento en pura fantasía, cantando un recuerdo o un deseo de compartir la vida con la persona amada. Ahora cada cual que le ponga cara a esa persona y disfrute del sentir y la pasión que desborda el amor:

--------------------

Siento el dulzor de tus besos en mis labios,
el vuelo de las aves que retornan,
la flor de primavera que eclosiona,
la vida que presenta sus encantos.

Canto a la esperanza que de nuevo surge
pues de nuevo me has mirado
con tus nítidos y sensuales ojos.

Tu pupila, posada en mi mejilla,
ruborizó mi cara.

El roce de tu piel sembró el deseo
y mi mente voló como posesa
en busca del encuentro
que emana vida nueva.

Hoy, como siempre que te tengo,
has vuelto a deshojar la margarita de mi vida
llevándome al sí quiero,
al perpetuo paraíso del amor eterno,
a ese que los años nos fueron conduciendo.

jueves, 9 de mayo de 2013

Hablando claro...


La democracia real nos hace conocer, comprender y criticar todo tipo de opiniones. Hasta ahora solo opinan los políticos, los periodistas, los que tienen los medios, pero internet ha puesto a disposición de la humanidad un medio para que puedan ser oídos los marginados, los “ciudadanos de a pie” que quieran expresar sus opiniones. Eso sí entra en el concepto de democracia real…

Hoy quiero hacer un acto democrático y publicar la opinión de este señor que bajo su identificación, asume la responsabilidad de expresar sus sentimientos, sus razones y opiniones sobre una realidad actual. Es justo escucharlo quien quiera hacerlo y sacar las propias conclusiones. De entrada no se le puede negar las agallas para decir lo que dice y para argumentar lo que argumenta. El resto corre por cuenta del lector o espectador.


martes, 7 de mayo de 2013

Un triste final en Bangladesh



Imagen tomada de internet
He mantenido un penoso silencio en mi blog sobre la triste, lamentable y criminal catástrofe de Bangladesh. A día de hoy van 622 muerte en el más terrible accidente laboral de la historia industrial, según La Tribuna de hoy mismo. El arquitecto, Masood Reza,  que en su día diseñó el edificio, al que se le añadieron más pisos posteriormente, dice que estaba calculado para centro comercial y no para uso industrial. El ingeniero consultor, Abdur Razzak Khan, refiere, una vez producido el desplome, que ya había comentado que debería evacuarse el centro ante la aparición de grietas en su estructura. El propietario, Mohamed Sohel Rana, dijo, a pesar de que la propia policía había emitido una orden de desalojo, que el edifico era seguro, haciendo caso omiso, por lo que los gerentes de la empresas ubicadas en el mismo, obligaron a los trabajadores a seguir en la tarea, obviando las grietas. Consecuencia: Cientos de muertes y heridos, una debacle, una catástrofe humana y social.  

¿Detrás de todo esto qué es lo que hay? Pues mire usted, está la globalización… En una de mis entradas anteriores, hablando del tema, comenté que el sistema capitalista había hecho una conexión de vasos comunicantes en las economías de los países, mediante la cual el flujo económico de los países ricos iba a los más pobres mediante la compra de sus productos manufacturados, pero que ellos había colocado una espita en la tubería y abrían a su antojo la misma para quedarse con el dinero que fluía por el conducto. Es decir, como la producción del tercer mundo es mucho más barata que la del primer mundo, fabricamos en los países subdesarrollados a precio de allá y vendemos en los desarrollados a precio de acá. Diferencia, 20 a 1, con lo que me enriquezco en 19 cada vez que vendo. ¿Qué le importa a El Corte Inglés, Mango, o la madre que los parió, cómo se produce? Por poner un ejemplo salido en la prensa. Lo que quieren es buena calidad y a bajo precio. La calidad relativa se palia con precios más bajos. Uno entiende que así es como afloran las grandes fortunas en tan poco tiempo y cómo, las multinacionales, juegan con la explotación, la inseguridad y la deshumanización de la producción en ese mundo olvidado de Dios, al que parece le haya tocado la lotería con esas trampas mortales, como son esas fábricas sin control en países de laxa legislación laboral, cuando no inexistente.

La vileza del mercado libre, de esta tendencia a magnificarlo que tiene el neoliberalismo, acaba de esta forma. El mercado y el dinero no tienen corazón, tampoco sentido de la justicia. Solo quieren más y más. Es un monstruo insaciable que proporciona pingües beneficios a unos cuantos que observan, dirigen y planifican desde el despacho de un gran rascacielos, mientras el niño, la mujer y el hombre son exprimidos al máximo sin la menor consideración. Cuenta con lacayos avariciosos, cargados de codicia, que les hacen de agentes en esos países para que ellos queden con sus conciencias limpias. Digo conciencias por decir algo, ya que lo que realmente les importa es la opinión que pueda desprenderse de sus actos y que acaben señalándolos como los malos de la película y, consecuentemente,  no tangan ventas sus productos. Mientras todo se quede en cárcel para el señor Sohel Rana, todo irá bien, tienen muchas más ranas para experimentar.  

Hemos creado un monstruo con esto de la globalización, sí señor. La injusticia y la explotación se han instaurado en el otro lado del mundo. Los mafiosos y ricachones se incrementa por momentos de la mano de las multinacionales occidentales. China ha dejado de ser un país comunista para convertirse en un país de corrupción y explotación. India y aledaños, tres cuartos de lo mismo, y así tantos y tantos… La globalización ha conseguido la ruptura de fronteras para el mercado, pero manteniéndolas en lo referente a derechos laborales, a leyes que humanicen la producción y el trabajo. Se ha dado carta blanca para que se mueva el dinero, para que corra por esos vasos comunicantes y poder interceptarlo en el tránsito. Mientras tanto, las conciencias siguen sucias, los derechos humanos y de los niños son pisoteados, las condiciones de producción son terribles y, en esos países, no cabe la protesta que se reprime a golpe de fusta y tiros.

¿Hacia dónde vamos? De seguir así al caos. A descapitalizar a los Estados occidentales, a capitalizar a las empresas multinacionales y a seguir teniendo en la más absoluta de las miserias a los ciudadanos productores de los países subdesarrollados. El discurso que mantiene la empresa es bien claro: ¡Hay que bajar los costes, hay que bajar los costes, hay que ser competitivo…! ¿Competitivos con quién? ¿Con los países donde el salario está por los suelos? ¿Quiere decir que para ser competitivo hay que bajar los salarios hasta la miseria? ¿Quiere decir que hemos de renunciar al Estado del Bienestar y someternos a la explotación que se practica en otros lugares del mundo, en lo que a producción industrial se refiere? ¿No sería más lógico, necesario y justo subir y dignificar los salarios y el trabajo de los otros?

Están bloqueando el humanismo, el desarrollo de las personas, usándolas como mulos de carga, como instrumentos productivos. Estamos retrocediendo y en lugar de llevar el desarrollo a los otros países de una forma clara, se fragua una regresión a estadios de la revolución industrial, cuando el trabajador era el esclavo de la empresa.  

Todo ello es porque el Estado está siendo acorralado por el mundo del mercado, por la empresa y el mundo financiero, esos que produjeron la  crisis, sabedores que no les dejarían caer y podría torpedear la línea de flotación del Estado para hacerse ellos con el poder total, mediante el juego de las finanzas. El Estado, que es el garante de los derechos de la ciudadanía, de la justa distribución del crecimiento económico, ha caído en la trampa. Salvó y alimentó al monstruo que lo devorará… el mundo del dinero. Debió nacionalizar la banca y meter en la cárcel a los responsables de la crisis, pero salieron reforzados. Ello, para mí, solo tiene una explicación: Los gobernantes elegidos por nosotros son caballos de troya, que sirven al capital, que les promete pingües beneficios y excelentes puestos de trabajo cuando dejen la política como pago a sus fechorías y a la entrega del patrimonio social a esos desalmados. El problema es que las reglas del juego que hacen los legisladores les son beneficiosas y el capitalismo salvaje sigue arrasando, con sobres, con prebendas, con chantajes, con compras de voluntades, con corrupción, etc. ¡Y nosotros con estos pelos! ¿Es que no podría existir un sistema productivo humanista, aunque fuese un capitalismo humanista? Claro, para eso el Estado debería ser un agente de ley, de justicia, que garantizara esos principios y no estos otros de explotación y expolio.

Once días hace del desastre de Bangladesh. Once días que vengo pensando en el tema y hoy, al fin, he decidido decir lo que pienso, cuando la reflexión pausada se ha impuesto a las emociones, cuando la razón afloró, una vez modulados los sentimientos.



domingo, 5 de mayo de 2013

Ay, Mariano

Imagen sacada de internet

La entrada que hice ayer me ha provocado este poema ya que, dentro del grupo Coplas de la Crisis, me dio por hacer estas redondillas dedicadas a D. Mariano, que quiero compartir con vosotros al igual que las colgué en mi facebook…
--------------------------

Ay, Mariano
(Canto en redondillas)

Contra el paro no me paro  
y voy reparando al paro,
veré si con tanto paro
me dejan en desamparo.

Dijéronme en elecciones
que el paro se acabaría
y descubrí la osadía
de quien quería dar lecciones.

Ay, Mariano del alma mía
que bien nos has engañado
pues al banquero has donado
lo que nos pertenecía.

Ya no te puedo querer
como tú comprenderás
y diciendo la verdad
no te puedo ni creer.

Andas liándolo todo
nos engañas como a chinos
y nos muestras los caminos
para el bien de tu acomodo.

El IVA nos lo has subido
y también otros impuestos,
a ver lo que te has propuesto
facilitando el despido.

Más tu ángel protector
viene guardando tu espalda
y por mediocres te guardas
como hizo tu mentor.

Y puede que llegue el día
que se nos abran los ojos
y olvidando los antojos
aflore la rebeldía.

El sistema ya se ha roto
o se acaba de romper
eso lo tienes que ver
en este momento u otro.

Y viendo tantos desmanes
hay que echarle más bemoles
para que no meta goles
tus amigos alemanes.

¿Tendrás tus los abalorios
que se requieren aquí
o nos tendremos que ir
a buscar otro envoltorio?


(Antonio Porras Cabrera
Málaga, 5 de Mayo de 2013)

sábado, 4 de mayo de 2013

Ya está claro lo que dijo Mariano

Hoy cuelgo una crítica sarcástica, cargada de humor gaditano. Son Los Gogós de Cádiz en su actuación de los carnavales de este año. 

Al parecer hablan de un tal Mariano que todo lo tiene claro, que nos fue dando su amparo para luchar contra el paro sin tener ningún reparo en mantenerse en su estado a costa de nuestro estado del bienestar... Vean el video, jajaja...


viernes, 3 de mayo de 2013

¿El escrache es un delito, o más bien una denuncia?



Parece que nos intentan hacer ver el escrache como un delito, sobre todo aquellos que son objeto del mismo. La verdad es que yo lo considero más bien una denuncia. En todo caso, pretende hacer notar una injusticia, exigir a los políticos que cumplan lo prometido y que legislen de acuerdo a la normativa europea en el caso de los desahucios. Pero ellos, en lugar de hacer una autocrítica y escuchar el clamor popular, lo rechazan y practican el victimismo, sin pensar en que las verdaderas víctimas son los desahuciados. Quieren hacernos ver que sufren violencia y se olvidan de la violencia que genera poner de patitas en la calle a quien no tiene donde vivir, para proteger la economía de la banca. La soberbia del político le lleva a estar por encima del bien y del mal, para autodefinirse como el todopoderoso que determina la verdad y la justicia, cuando lo que hace es leyes, y la ley y la justicia no siempre van de la mano. Muchas leyes son injustas.

No se nos escapa a nadie que se está favoreciendo, en todos los sentidos, a la banca;  a esa banca culpable de la crisis financiera que nos llevó a la crisis económica y de aquí a la crisis política y social, a la ruptura y, consecuentemente, al desencuentro entre los políticos y la ciudadanía. Lo que es peor, aún no sabemos dónde nos acabará llevando. Estamos hartos de ver cómo, no solo, no se nos escucha, sino que al amparo de los votos se permiten legitimarse para hacer lo contrario de lo que prometieron en un claro fraude de ley democrática.

A mí, personalmente, el escrache me recuerda al cobrador del frac que, al fin y al cabo, lo único que hace es poner en evidencia pública al sujeto que no paga una deuda. En este caso manifiesta el incumplimiento de lo pactado con los votantes y la evidencia de no cumplir la norma europea sobre los desahucios, como ya he dicho. El escrache sin violencia y amenaza, el que usa la prerrogativa de manifestarse, es un derecho constitucional que emana del ejercicio de la libertad de expresión. En este sentido, si un político con responsabilidad de gobierno o de legislar al respecto, se encuentra en su puerta un grupo de gente con carteles que le señalan algún incumplimiento o algún justo deseo del pueblo, ya que, bajo estas circunstancias y normativas solo puede expresarse en las urnas y en listas cerradas la elección de los políticos, lo que condiciona sobremanera sus posibilidades de sufragio, debería hacer una reflexión, dar las gracias por conocer esa opinión y hacer un examen de conciencia para ver si se está desviando de su programa. Pero, me da la sensación de que son conocedores de su patraña, de su cambio de actitud e incumplimiento de programa o contrato social y lo toman como una agresión, lo que les lleva a defenderse como gato panza arriba, intentando, a veces con insultos y manipulación, descalificar al denunciante y usar el victimismo como arma de defensiva azuzando a su jauría contra ellos.

Lo curioso es que el presidente del Tribunal Supremo, Gonzalo Moliner, avaló los escraches antidesahucios como forma libre de expresión. "En tanto no sean violentos, que no lo son, me parecen un ejemplo de libertad de manifestación; si invadieran la intimidad o afectaran a los derechos fundamentales de las personas, serían rechazables", declaró. Clarividente declaración que apoya todo lo que digo. Esta autorizada opinión deja en evidencia a esos políticos que se permiten descalificar esa forma de manifestarse, además de usar artimañas poco ortodoxas para descalificar a quien lo practica, como decía más arriba.

Por tanto: el escrache es la manifestación pública de una denuncia ciudadana sobre algo que no se cumple respecto a la justicia, por parte de aquellos que tienen la obligación legal de cumplirla. Hablo, lógicamente, desde mi humilde opinión que, aunque sea psicólogo social, no soy jurista, pero sí integrante de esa sociedad a la que afecta. Eso sí, como dice D. Gonzalo Moliner: sin invadir la intimidad o afectar a los derechos fundamentales de las personas…

El libro Poemas de Amor y Sociedad


Mi amigo virtual Francisco de Miguel López, excelente poeta, en rima asertiva con su humanismo, ha tenido a bien hacerme llegar su última publicación adornada de su propia dedicatoria.



Hay cosas que no solo se agradecen por el detalle, sino por la riqueza que aportan al espíritu. Sus poemas hacen honor a su arte expresivo, a su profundidad y, como decía, a su humanismo.  El libro se titula: Poemas de Amor y Sociedad, editado por Cultivalibros. Tiene una calidad tan uniforme que decidí abrirlo y transcribir unos versos de allá donde surgiera. De su poema CASTILLA:

Castilla es un desierto
ancho por largo
que linda a campo abierto
con suelo amargo,
con riscos viejos,
con el agua tardía,
con mil pellejos.


Francisco se define: “Mi escuela es la lectura constante, la información continua y el trato con otros poetas y escritores que tanto me han enseñado.”  Su amor es Ana y le dedica varios poemas del que me ha saltado al estrado este soneto de 1976, titulado PRIMER POEMA PARA ANA, que dice en su primer cuarteto:

He buscado la luz y el alimento
y calor de otra carne y potra risa;
he soñado emociones tan deprisa,
pero nada encontré. Pasaba el viento.
----------


Y hablando del libro nos dice: “El libro Poemas de Amor y Sociedad es un tributo a todas las vivencias que tienen en común los seres humanos. El mundo perfecto está en el conocimiento, la salud y el amor.”

Gracias amigo, por tu presente y tu amistad. Espero algún día poder estrechar tu mano y darte un abrazo fraternal.

jueves, 2 de mayo de 2013

La rosa de mi patio


He colgado en mi facebook esta foto y este comentario que quiero ofrecer, también, a mis amigos lectores de este blog:

La rosa de mi patio

Esta hermosa rosa, que cuajó en mi patio, de singular perfume, confirma la primavera y su fragancia, nos colma de color y embelesa a la vista con su candoroso esplendor. Natura juega su ciclo y nos recuerda que la muerte es un tránsito para que florezca otra vida, que la belleza es efímera, inevitablemente cíclica, pero sostenida en el tiempo. 

La rosa roja puede que sea una de las flores más bellas del mundo, que nos indica que el sostén de esa belleza, de la pasión y el amor, lleva aparejado algunas espinas que le otorgan su sentido dicotómico de dicha y sufrimiento...

miércoles, 1 de mayo de 2013

Sal de tu zona de control


Una interesante reflexión que os invite a ver y compartir.